Page 1


Antecedentes Las causas de la Segunda Guerra Mundial más inmediatas al estallido de la misma son, por una parte, la invasión a Polonia por parte de los alemanes, y los ataques japoneses contra China, los Estados Unidos de América y las colonias británicas y neerlandesas en Asia. La Segunda Guerra Mundial estalló después de que estas acciones agresivas recibieran como respuesta una declaración de guerra, una resistencia armada o ambas por parte de los países agredidos y aquellos con los que mantenían tratados. En un primer momento, los países aliados estaban formados tan sólo por Polonia, Gran Bretaña y Francia, mientras que las fuerzas del Eje consistían únicamente en Alemania e Italia, unidas en una alianza mediante el Pacto de Acero. A medida que la guerra progresó, los países que iban entrando en la misma (al ser de forma voluntaria, o al ser atacados) se alinearon en uno de los dos bandos, dependiendo de su propia situación. Ese fue el caso de los Estados Unidos y la URSS, atacados respectivamente por Japón y Alemania. Algunos países, como Hungría, cambiaron su alineamiento en las fases finales de la guerra. Causas de la Segunda Guerra Mundial -La Segunda Guerra Mundial surgió en función del enfrentamiento entre ideologías que amparaban sistemas político-económicos opuestos. A diferencia de la guerra anterior, enmarcada en un solo sistema predominante; el liberalismo capitalista, común a los dos bandos, en el segundo conflicto mundial se enfrentaron tres ideologías contrarias: el liberalismo democrático, el nazi-fascismo y el comunismo soviético. Estos dos últimos sistemas, no obstante ser contrarios entre sí, tenían en común la organización del Estado fuerte y totalitario y el culto a la personalidad de un líder carismático, características opuestas al liberalismo que postula la democracia como forma de gobierno y la libertad e igualdad de los individuos como forma de sociedad. -Problemas étnicos que, presentes desde siglos atrás, se fueron haciendo más graves al llevarse a efecto las modificaciones fronterizas creadas por el Tratado de Versalles, que afectaron negativamente sobre todo a Alemania y a Austria, naciones pobladas por germanos y redujeron de manera considerable sus territorios. Este hecho fue determinante para difundir en esos pueblos el sentimiento de superioridad de la raza germana, identificada por Adolfo Hitler como “raza aria” de acuerdo con una idea desarrollada en la filosofía alemana del siglo XIX. Frente a los grupos raciales, principalmente los judíos que controlaban la economía capitalista, y quienes, según la perspectiva de los nazis, habían dividido a los pueblos germanos e interrumpido su desarrollo económico. -La insistencia de Hitler por evitar el cumplimiento del Tratado de Versalles provocó diferentes reacciones entre los países vencedores: Francia, que temía una nueva agresión de Alemania, quería evitar a toda costa que resurgiera el poderío bélico de la nación vecina. En cambio, el gobierno británico y el de Estados Unidos subestimaban el peligro que el rearme alemán representaba para la seguridad colectiva; consideraban que el Tratado de Versalles había sido demasiado injusto, y veían con simpatía la tendencia anticomunista adoptada por la Alemania nazi, porque podría significar una barrera capaz de detener el expansionismo soviético hacia Europa, calificado entonces por las democracias occidentales como un peligro mayor y mucho más grave que el propio nazismo. A causa de ese temor al comunismo, el gobierno británico


adoptó una política de “apaciguamiento” respecto al expansionismo alemán, bajo la idea de que al hacer concesiones a Hitler podría evitarse una nueva guerra y se obtendría, además, su colaboración contra el peligro soviético. -Aparte de los trastornos ocasionados por la crisis económica iniciada en Estados Unidos, aún persistían los efectos devastadores de la Primera Guerra Mundial, que había producido una enorme transformación en todos los ámbitos de la vida humana y originado grandes crisis en prácticamente todos los países de la Tierra. Además, la secuela de tensiones internacionales que ese conflicto produjo, preparaban el camino para una nueva guerra, no obstante los intentos de la Sociedad de Naciones por evitarla. Por esta razón, puede decirse que la Segunda Guerra Mundial se originó directamente de la Primera; de ahí que ambos conflictos, enlazados por el periodo de entreguerras, constituyan lo que se considera como la “Segunda Guerra de los Treinta Años” en la historia moderna de la humanidad. - También existieron otras causas como: La exaltación nacionalista, los deseos de expansión, un nuevo sistema de alianzas, el rearme de las potencias, la aparición de regímenes totalitarios en Alemania, Italia y Japón. Todo lo anterior establece el período previo al inicio de la Guerra, Europa vivía una etapa tensa en las relaciones diplomáticas donde Francia e Inglaterra aplicaban la política de “Apaciguamiento” la cual estaba orientada a evitar cualquier intento de conflicto armado. Sin embargo, esta situación fue insostenible y el 1° de septiembre de 1939 Alemania invade Polonia dando inicio a la Segunda Guerra Mundial. De esta forma, Alemania rápidamente avanza sobre Noruega, Dinamarca, Holanda, Bélgica y Luxemburgo hasta llegar a Francia. Los blindados germanos, las Panzerdivisionen, ocuparon París, donde el Mariscal Petain estableció un gobierno colaboracionista, mientras en Londres el General Charles de Gaulle encabezaba el gobierno de la “Francia Libre”. Sólo Inglaterra había quedado fuera del alcance de Hitler. Contra ella se organizó un bombardeo constante y sistemático que no perjudicó el ánimo de los ingleses alentados por el Primer Ministro Winston Churchill. Japón, por su parte, se apoderó de la Indochina francesa; la URSS se anexaba Rumania y lo propio hacía Hitler con Hungría y Bulgaria. Italia ocupaba Albania y derrotaba, con la ayuda de Alemania, a Yugoslavia y a Grecia. Como se puede apreciar, esta es la situación de la Europa hacia los inicios de la Segunda Guerra Mundial. Por un lado muestra al Eje Roma – Berlín – Tokio incorporando países, y por otro lado, los Aliados tratando de defenderse y reorganizarse para enfrenta el poderío Alemán.


Evolución del conflicto En el desarrollo de esta gran guerra, uno de los episodios más notables dice relación con el deseo por parte de Hitler de apoderarse de toda Europa. Para tal efecto ejecutó las llamadas “Guerras Relámpago”, las cuales tienen por objetivo invadir un territorio o país en el menor tiempo posible. Uno de los ejemplos claros lo demuestra la invasión a Polonia, Bélgica, Holanda, Francia y Luxemburgo. Hacia 1941 Hitler se proclamó el campeón de la lucha contra el comunismo y avanzó sobre Rusia. Todo lo anterior demuestra el afán expansionista alemán, sin embargo la guerra no se desarrolló completamente en Europa sino también en “otros frentes“como: África del Norte, El Medio Oriente, Yugoslavia y Bulgaria. A semejanza de la Primera Guerra Mundial, la Segunda se presenta en dos fases: a) Desde 1939 a 1941 cuando se desarrolla fundamentalmente en Europa y muestra una orientación favorable a las potencias del Eje; b) Desde 1942 a 1945, cuando la guerra adquiere dimensiones mundiales y paulatinamente pasa a ser favorables a los países aliados encabezados por Gran Bretaña, EE.UU. y URSS.

Desenlace del conflicto - El Ataque a “Pearl Harbour” fue la causa que permitió el ingreso de los Estados Unidos a la guerra. El 7 de diciembre de 1941, Japón sin mediar declaración de guerra atacó la base naval de Pearl Harbour, a fin de eliminar la oposición norteamericana a su expansión por el Pacífico Oriental. Rápidamente ocupó Filipinas, Singapur, Java, Sumatra, Birmania y Nueva Guinea. La entrada de Norteamérica al conflicto transformó en mundial la guerra. - Los aliados, en julio de 1943, ocupan Sicilia y avanzan sobre Roma lo que trae como consecuencia que “Il Duce” sea destituido del cargo y Roma ocupada el 4 de junio de 1944. Al año siguiente en abril un grupo de partisanos ejecutan a Mussolini poniendo término al fascismo italiano - Las últimas victorias aliadas llevaron a que sus lideres (Roosevelt, Churchill y Stalin) se reunieran en Teherán para organizar y planificar la parte final del conflicto a través de un desembarco conjunto. Este hecho histórico conocido como el “Día D” o Desembarco en Normandía (Francia) se efectuó el 6 de junio de 1944 y significó el comienzo de la derrota total de las tropas alemanas. Así, los aliados rápidamente liberaron Bélgica, Holanda. Luxemburgo, Noruega y Dinamarca. - Sin embargo, los alemanes se resistían a ser vencidos, ante lo cual las potencias aliadas acordaron realizar una reunión, en donde se estableció que la Unión Soviética debía atacar a los japoneses siendo compensada con los territorios que ya había invadido (Europa del Este). Esta reunión recibió el nombre de “Conferencia de Yalta”, en Crimea, cerca del Mar Negro.


Tras esto se desarrolló el ataque final y el 2 de mayo de 1945 la ciudad de Berlín fue tomada por los Aliados. Días antes (30 de abril de 1945) Hitler se suicidaba dejando Alemania sumida en una gran crisis económica y de desprestigio mundial. - Con Alemania e Italia fuera de combate, sólo quedaba Japón. Para obtener su rendición, los Estados Unidos lanzaron el 6 de agosto de 1945 una bomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima y tres día después hacía exactamente lo mismo sobre Nagasaki. Consecuencias de la guerra Económicas: Los países participantes quedaron arruinados debido a los continuos bombardeos y ataques de uno y otro bando. Estados Unidos fue el único que pudo desarrollarse sin problemas. Sociales: La población se incorporó a las decisiones políticas, tanto así, que los gobiernos socialistas se imponen en las elecciones populares. Políticas: Las monarquías se reducen y los gobiernos se dividen en tres tendencias ideológicas: El Socialismo Democrático, la Democracia Cristiana, El Partido Comunista. Los campos de concentración El término de la Segunda Guerra Mundial trajo consigo que lentamente el mundo se enterara del horror producido en los territorios que Alemania ocupó. En cada uno de ellos existían campos de exterminio judío que se englobaban en la llamada “Solución Final”. Hitler, para desarrollar su raza superior, decidió eliminar progresivamente a los llamados “elementos extraños”. Para ello los hacinó primero en “ghetos” y posteriormente decidió trasladarlos a campos de concentración con el propósito de realizar trabajos forzados. Sin embargo, dentro de ellos, gran cantidad de judíos fueron asesinados en cámaras de gases, cremados en hornos, acribillados o bien utilizados como experimentos humanos. De estos “Campos de la Muerte” destacan Sobibor, Belzec, Treblinka, Auschwitz , Birkenau y Lublin , Majdanek, entre los más de mil que existían en Europa. Según cifras recogidas, se cree que en ellos se eliminó a más de 12.000.000 de personas, siendo más de la mitad víctimas judías. El costo en vidas humanas durante la Segunda Guerra Mundial perjudicó de sobremanera a la Unión Soviética (hoy Rusia), cuyas bajas entre personal militar y población civil se estima que sobrepasaron los 27 millones. Las bajas de los aliados fueron de 44 millones, en tanto que las de las potencias del Eje de 11 millones. El número de muertos de ambos bandos en Europa ascendió a 19 millones y las víctimas de la guerra contra Japón llegaron a los 6 millones. Estados Unidos, que apenas sufrió bajas entre la población civil, perdió a unos 400.000 ciudadanos. Como consecuencia de estas ingentes pérdidas humanas y económicas, se alteró el equilibrio político. Gran Bretaña, Francia y Alemania dejaron de ser grandes potencias desde el punto de vista militar, posición que fue ocupada por Estados Unidos y la Unión Soviética, inaugurando con ello la llamada “Guerra Fría”


Segunda Guerra Mundial  

Resumen Segunda Guerra Mundial