Page 1

Proyecto Semanas #1


Índice Escapismos, de Marion...................................................3 Infinito, de Elito............................................................4 Explosión, de Verónica Laeddis..........................................5 El Mundo se deshace, renace, de Carlos García...........6 El Mundo de mis Recuerdos, de Isabel Verguizas..........7 Fin del Trayecto, de Manuel V......................................8 Reencuentros, de Lucero del Alba....................................9


Escapismos Marion fromwild.blogspot.com // @mpaumanok

Se estaba poniendo el sol en aquel extraño mundo. Era una sensación parecida a contemplar un cuadro durante demasiado tiempo, a perderse entre los fotogramas de la ficción. Excepto que este mundo era moldeable, este mundo respondía al tacto de sus manos. Aquí, si decidía que quería levitar, podía hacerlo poniendo un pie sobre el aire y luego otro, y si quería conjurar un océano de titanio, con olas del tamaño de montañas que se deshiciesen al romper contra el suelo, también estaba a su disposición hacerlo. Has estado inconsciente mucho tiempo, había soñado que le decían, y has recorrido un largo camino. A decir verdad, todo se asemejaba más a una pesadilla: el alarido agudo de las sirenas, la luz blanca y deslumbrante de una habitación aséptica, todas aquellas terribles noticias en la televisión y finalmente su voz, la voz de alguien cuyo rostro veía cada vez más difuminado… Había sido una pesadilla, en efecto. Solo una pesadilla. Pero ya no importaba, porque ahora estaba a salvo. Miró hacia arriba, hacia el cielo henchido de estrellas, miró los planetas y vio a lo lejos la Tierra, vibrante, rezumante de vida. Aquí no había dolor, y una tibia felicidad se instalaba en sus huesos.

Se dejó mecer por los sonidos de la noche, durmiendo esta vez sin sueños.

3


Infinito Elito http://piel-de-nieve.blogspot.com.es/ // https://notegraphy.com/Elitoisamoose

Al asomarse a la orilla del universo, ahuecó las manos y vio cómo le cabía el mundo entre las palmas. Todo era suyo: radiante y puro, efímero y salvaje. En sus ojos se arremolinaban dioses impasibles y eternos, los mismos que a veces amenazaban con romperlo todo en pedazos. Y desde aquellas pupilas luminosas, suspiraban y añoraban el hogar que ahora era del hombre y que, si volvían a tocar, temían deformar; despertar un caos que, pese a palpitar a veces en el pecho humano y hacer de la miseria un eco profundo y duradero, hacía siglos que dormía. De pronto se relamió los labios y la cabeza se le llenó de palabras, surgidas de un corazón hecho de jirones y restos de un lugar cruel e imperdonable. Y aunque los latidos a destiempo, torpes como una tos mal curada, traían consigo el desastre, también daban pie a maravillas increíbles que desbordaban por sus dedos. −Hoy quiero ser vida. A su alrededor, el infinito se retorció y transformó, y los colores fueron difusos y el aire se cargo de una euforia extraña y pesada. El mundo volvía a nacer, y de nuevo cabía entre las palmas de sus manos. Todo era suyo: radiante y puro, efímero y salvaje.

4


Explosión Verónica Laeddis http://celebratethepain.blogspot.com.es

Mi carne y mis huesos restan indiferentes ante una explosión de luz silenciosa en este silencio. Este silencio que se hace espeso al tiempo que la soledad va arañando la piel. Yo solo ante el mundo, me digo, y probablemente nada suceda cuando cualquier cosa puede suceder. Explosión de luz inminente que probablemente me expulse de este vacío. Acaso a otro vacío me arrastre. Yo solo ante el mundo, quizá a punto de acabarse, y todo carece de sentido. Igual que antes. Igual que siempre.

5


El Mundo se deshace, renace. Carlos García http://www.loverdades.blogspot.com

Desde su cama, en vigilia, veía la ventana no era muy consciente de lo que pensaba. Sumente pensaba por él. Sus párpados agotados clausuraban su mirada y poco a poco el sueño se apoderaba de él. El Sol entraba por la ventana, le daba en el rostro, pero su sueño no se demoraba. Su mente desmoronada inventaba cosas, cosas extraordinarias. La luz de la ventana entraba en su alma, era único, ese sentimiento, esa ataraxia inefable, no había quietud que la comparara. Soñaba, y el sol entraba por la ventana. Le acogía, le cuidaba y sin ninguna perplejidad, se despertaba.

6


El Mundo de mis Recuerdos Isabel Verguizas @srtanoviembre_ // http://snowoffebruary.blogspot.com.es/

Vagaba sin rumbo, perdido en el entramado mundo que forman mis recuerdos. Suelo de cristal negro que refleja mi silueta. El cielo, un mar de estrellas y constelaciones, y cada pequeño punto de luz, un recuerdo. Algunos brillan más que otros, marcando cuales me hicieron más feliz. A lo lejos, el recuerdo más grande se alza en el horizonte como un sol al atardecer. Dejando, sin lugar a dudas, que ella era y será mi eterna felicidad. Me acerqué caminando con tranquilidad, y allí estaba, ese recuerdo que tengo grabado a fuego en mi mente. Me quedé parado frente a la gigantesca bola de luz y miré en ella. Pude ver su sonrisa mientras bailábamos en aquel claro del bosque. Vi de nuevo su rostro soñando cuando dormía, sus delicadas manos tocando el piano de la casa del lago, y esos bellos ojos de los que me enamoré. Sonreí dejando que las lágrimas brotasen de mi alma. Ella ya no volverá.

7


Final del Trayecto Manuel V. http://notegraphy.com/Nanashi94 // @Nanashi94_

Perdí la noción del tiempo caminando por el sendero de las mil luces. Rodeado de infinitas estrellas y galaxias que susurran en silencio. Y sin saber que camino escogí, dejando atrás todos los cruces. He llegado al punto en el que no hay mas trayecto. Una luz azul se proyecta frente a mi. Bañando mi fatigada tez, coloreando mis oscuros ojos. No se si lo que veo es el reflejo de mi mente o mi alma. O el verdadero fin del universo ante mi ser. Lo que si se es que aquí, donde se acaba el infinito. Donde la lógica y la razón se deshacen suavemente hacia el fulgor azul. Mientras uno por uno los resplandores del sendero se van apagando, anunciando la despedida. Contemplo un bello y etéreo paisaje, cerrando mis ojos lentamente. Y me adentro en la oscuridad.

8


Reencuentro. Lucero del Alba @Lucer0delAlba

Hay vida en otros planetas. Hay muerte. Hay nubes de microbots que follan salvajemente en el primer cráter que encuentran. Hay crisis existenciales y rivalidades entre planetas por temas de no estar en la órbita. Hay niños muertos y bebés haciéndose sin sudor. Hay insectos, hay cucarachas incautas que decidieron emigrar, hay perros muertos, hay gatos muertos, hay naves estelares convertidas en polvo. Hay Clefairys vivos y muertos. Hay basura estelar, meteoritos y estrellas muriendo en silencio. Y lo más importante: siempre habrá planes de invasión alienígena. Por supuesto que hay otros planetas donde se vive bien ¿qué clase de pregunta es esa? Lo que pasa es que la guerra acabará hasta con las esperanzas de los niños que creen que cogiendo una pistola, una espada, o sólo con sus puños en carne vida conseguirán sobrevivir. En este mismo instante habrá planetas muriendo en un estallido. Reinos enteros siendo sometidos bajo el poder de legisladores onmipresentes. Habrá reyes delegando la corona, reyes matando a sus propios hijos, reyes criando bastardos, reyes que besarán a sus reinas y las abrazaban sabiendo el asedio inminente. Morirá en unos días junto a su esposa y se regocijará por dormir con el culo caliente. Maldita monarquía. Hay más. Siempre hay más de lo que cuentan los historiadores: hay renegados ahorcados, hay piratas espaciales tirados al vacío, cazarecompensas en rehabilitación y sirenas sin voz vagando por los confines del espacio. Hay sicarios follándose al amor de su vida para después correrse viendo cómo se desangran. Y todo, por dinero: con o sin amenaza de muerte detrás. Para qué poder vivir si en el mejor de los casos acabarás muerto con el estómago lleno de plomo. No se trata de hechizos, de pociones o de envenenamientos, esto es más crudo: me refiero a ver cómo ruedan cabezas por el suelo pulcro e impoluto de las naves espaciales.

9


El síndrome de la Reina de Corazones lo llamarían muchos de los vuestros. ¡Que les corten la cabeza! Sí –pausa– hacía varios meses que nos buscábamos como sabuesos. No importaba si nos encontrábamos vivos o muertos. Ya sabíamos que las calles estaban empapeladas con nuestras caras pidiendo fortunas por nuestras cabezas. Hubiéramos empapelado habitaciones enteras de hotel con esas fotografías para follarnos la vanidad más fuerte y más deprisa, en el caso de habernos podido permitir un cuchitril que no estuviese lleno de polvo, colchas roídas, sangre en las paredes y cucarachas. Corríamos detrás de nuestra vida como pilotos suicidas intentando encontrarnos el uno al otro a poder ser de frente y sin frenos. En el mejor de los casos el día del encuentro final tendremos las venas inyectadas de psicodélicos que habríamos comprado en cualquier mercado negro de algún planeta donde hubiéramos decidido morir. Ahí, aquí, un poco más allá, qué más da el lugar, lo importante es si la dosis sigue siendo idónea para no despertar durante el tiempo suficiente como para olvidarnos de nuestras vidas de mierda. Como para. Como para qué. ¡Eh!, –pausa– sólo me estoy riendo. No hace falta que me ciegue con ese flexo comprado en unos grandes almacenes y se crea guay por llevar esas gafas de intelectualoide. Lo que decía: Nos daba igual si el lugar tuviera tres soles, varias lunas, una guerra armada, un gobierno coercitivo, cama para dos, calefacción central, servicio de habitaciones o los tejados más bonitos de la galaxia. Al final, las bombas harían una entrada preciosa entre luces, gritos desesperados y escombros en aquel escenario litúrgico de metales, piedra y cristales lleno de actores secundarios. El papel protagonista lo tuvimos nosotros desde el principio ¿me oís periodistas estúpidos? Nosotros siempre fuimos los protagonistas. No-so-tros. No queríamos entrevistas cualitativas, encuestas de afinidad, historias de vida, prensa rosa ni titulares rimbombantes. Lo que queríamos, era morirnos.

10


No metafóricamente claro, ¿cómo se dice? sentirse vivos. O lo que viene a ser lo mismo: que nos dejarais en paz. Quizá el problema sea que estamos enamorados. Ya sabéis; la química, lo biológico de la carne, las glándulas. Aunque seamos especies distintas nos queremos. Y de qué manera os jode. ¿Cómo iban a quererse un cabestro irascible y un escarabajo escuálido?, ¿eh? ¡Y yo que sé! Preguntárselo a Darwin. Y escribid lo que os cuente desde el más allá. Llevamos años mordiéndole a la Muerte las pantorrillas como si fuéramos sabuesos heridos con la boca llena de saliva y los ojos inyectados en sangre. Corriendo con el corazón golpeando como un martillo oxidado en el pecho. Ella, esa niña salvaje con una niña rebelde por naturaleza en tu vientre. Y yo, de su mano, recitando párrafos de escritores ahora ya llenos de gusanos para que fuera más sencillo. Para hacerlo más fácil, para no matar la esperanza en mitad de una oleada de sangre, rayos láser y sentencias de muerte. Para sobrevivirnos cuando el mundo nos quería sepultados bajo tierra. Para enseñar a nuestra hija que antes de la guerra estábamos nosotros. Que antes del disparo está el beso. Que en la tierra yerma hubo una vez que crecieron flores. Las pocas veces que parábamos de correr para coger aliento ella requería: enséñame las heridas. Entonces yo le enseñaba las blancas cicatrices y aprovechaba para pulir el filo de mi espada. Cuánto tiempo ha pasado desde que hicimos como que nos quisimos hasta tal punto de correr de la mano con una nueva vida en tu interior. Cuánto tiempo ha pasado desde los planetas estallando, desde los gritos de guerra, desde la revolución inminente. ¿Cuántos planetas tendré que destruir hasta encontrarnos de nuevo? ¿De cuántas más razas rodarán cabezas? Firmamos nuestra sentencia de muerte cuando decidimos aburrirnos juntos, abolir el ejército, quemar las fronteras, destruir las tradiciones y querernos por encima del qué dirán. Abriría todas las puertas del infierno si en la sala del fondo me encontrara con ella dispuesta a dinamitar los siete reinos de Lucifer.

11


— ¿Y cuánto decís que me vais a pagar por este monólogo que os llevará a la primera página de todos los periódicos de la galaxia?

— Cállate, escoria. Aún no nos has dicho donde está la chica.

Él ríe a carcajadas encorvando la espalda hacia atrás y recostándose en la silla. Lo que ellos no sabían: días antes una niña había entregado a su madre una nota que un desconocido le había dado: Podría abrazarte en los callejones hasta que la guerra se acabase pero amor, tenemos que llevarles ventaja; coge la pistola y apunta siempre al corazón. De cortarles la cabeza ya me encargo yo. Vamos a dejar esto hecho un estropicio para que les estalle la cabeza a esos hijos de puta de periodistas y forenses. Mantente en la plataforma auxiliar de la nave hasta que sepas el momento adecuado y después salta, valiente. Te quiero.

La primera vez que le ve de nuevo, de verdad: sin disfraces, sin trajes de circo, sin narices postizas, ni gorros estúpidos, ni maquillaje, piensa dos cosas: La primera, que ya no es una niña salvaje, aunque parezca que baila como si fuera una diosa egipcia mientras mete balas en las sienes de periodistas, ahora, es una mujer. Una mujer salvaje que ha criado a su hija durante la guerra, con todo en contra y aún así está bien. Están bien. Y la segunda, había imaginado demasiadas veces ese encuentro: corriendo a abrazarse, ella, con un vestido verde con encaje negro y él, de cualquier manera, se hubiera comido la boca hasta desfallecer aunque estuvieran bañados en sangre. Viéndola ahí, en pantalones y camisa, de pie, pistola en alto, en tensión y con una de sus mejores caras de mala hostia, era exactamente como la quería. La quería así. Guerrera. Guerrera hasta la muerte.

12


Creación del Proyecto: Elito.

Blog: http://piel-de-nieve.blogspot.com.es/

Notegraphy: https://notegraphy.com/Elitoisamoose

Maquetación del Proyecto: Manuel V.

Notegraphy: https://notegraphy.com/Nanashi94

Twitter: @Nanashi94_

Gracias a quienes habéis propuesto temas. A quienes habéis votado. A quienes habéis participado. Hemos creado mundos y roto barreras. Y hemos escrito y dado vida. Así que gracias. La primera semana es toda vuestra. Que sigamos escribiendo. Elito.

Proyecto Semanas #1  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you