Issuu on Google+

Instituto de Formación Docente Continua Villa Mercedes (S.L.) Año: 2014

Trabajo Integrativo. Recursos Didácticos y TICs Profesora: Lic. Mariana Reinoso Alumnas:   

Videla Alicia: Muñoz Norma Bazán Daiana

37.138.335

1


Contexto de actuación

La práctica estará dirigida al grado 5”A” de la escuela n°41 “Mariano Moreno”. La docente a cargo es la señorita Cristina. El grupo de alumnos está compuesto por 25 alumnos/as, de los cuales 10 son masculino y 15 son femeninos, con un promedio de edades que van desde los 10 a 11 años. El grupo no cuenta con niños con capacidades diferentes. La asistencia por lo general es buena con un promedio del 80% de alumnos presentes por día. En cuanto a la situación socioeconómica de los alumnos, éstos pertenecen a una clase media- alta. En relación al espacio, el aula presenta un tamaño no muy apropiado para la cantidad de alumnos que asisten, es importante resaltar que el grupo de niños no tiene un aula propia, sino que a medida que cambian de área, cambia de aula. La distribución de los bancos es tradicional, es decir, en filas pero por cada mesa se ubican dos alumnos, entre las cuales hay poco espacio que dificulta la circulación del docente como así también de los alumnos, el escritorio de la docente es de un tamaño adecuado , ubicado en una de las esquina del aula , precisamente al lado del pizarrón. Un problema diario respecto a las instalaciones del aula son la falta de bancos, a causa de esto los alumnos pierden minutos de clase en la búsqueda de pupitres en otros espacios La escuela cuenta con proyector, alargues y parlantes. Posee una biblioteca que se casi no se utiliza.

Fundamentación

2


La siguiente clase forma parte de una secuencia donde el tema central será el género literario: “La Fábula”, que forma parte de unos de los núcleos de aprendizaje prioritarios de 5° grado, del eje “Comprensión y producción oral”. Esta propuesta se basa en la importancia de brindarles a los alumnos una gran variedad de tipos textuales literarios, donde uno de ellos es la fábula, entre otros. A pesar de que actualmente hay una fuerte crítica a la dimensión moralizante de la literatura, y en especial de la literatura didáctica para niños, no podemos desconocer que aún perviven entre nosotros aquellas fábulas de antaño y sus consabidas moralejas, como una forma de memoria cultural compartida. Además tiene como finalidad plantear un tipo de conversación en el aula a través de la cual se puedan poner en evidencia puntos de vistas diferentes, a partir de un tema provocador, que en este caso son las enseñanzas morales de cada fábula.

Clase n° 1 Área: Lengua 3


Curso: 5°

División: “A”

Día: 05 de junio Tópico generativo: •

La Fábula: “La hormiga y la cigarra” y “Federico”.

Metas de comprensión:  Que los alumnos comprendan e interpreten las fábulas dadas para

reconocer las principales características de dicho género. Desempeños de comprensión: La practicante ingresará al aula, saludará a los alumnos y comenzará haciendo un breve comentario sobre lo que se verá en la clase de lengua. Iniciará la clase mostrando un video sobre la fábula de la cigarra y la hormiga: https://www.youtube.com/watch?v=E7oi8QvsAus . Una vez visto, se harán distintas preguntas para observar de qué se trata, cómo termina, etc. Además se preguntará que piensan ellos mismos sobre la moraleja ¿Están de acuerdo o no? Luego se dará otra fabula, a través de un movie maker. La fábula será la siguiente: Federico Había una vez un viejo, pero muy viejo pueblo. En las afueras, había un viejo, pero muy viejo muro de piedra, que pertenecía a un granero. En un hueco de este muro vivía una familia de cinco ratoncitos del campo. Todos los años, los granjeros del lugar, vaciaban el granero y partían llevando el trigo a sus casas. En esos momentos, los ratoncitos se daban cuenta de que debían almacenar sus provisiones: maíz, nueces y trigo. Todos trabajaban, menos Federico, uno de los cinco ratones. Cuando pasaban a su lado, atareados, cansados, le preguntaban: —Pero, Federico, ¿por qué no trabajas? —Yo trabajo –decía Federico– almaceno rayos de sol para los días fríos y oscuros del invierno. Y nuestro ratoncito se quedaba, ensimismado, con los ojos cerrados, soñando… Nuevamente, los hermanos preocupados le recriminaban:

4


—Federico, y ahora ¿qué haces? –le decían viéndolo sentado tan quieto–. —Yo también trabajo, almaceno colores, porque el invierno es gris. Otra vez, vieron a Federico medio dormido y le preguntaron, un poco aburridos de que no hiciera nada: —¿Estás soñando, Federico? —¡Oh, no! –dijo él– almaceno palabras. El invierno es muy largo y las vamos a necesitar para contar cuentos, hablar y cantar. Llegó el invierno y con él la nevada. Los ratones se metieron en su cueva entre las piedras del muro. Al principio, estuvieron muy entretenidos: había grandes provisiones y se divertían contándose historias de gatos y de zorros. Todos eran muy felices. Pero al cabo de un tiempo, comenzaron a aburrirse. Comían todos los días las mismas cosas: maíz, nueces y trigo. Ya ninguno tenía ganas de hablar. Fue entonces que Federico les dijo: —Vengan, vengan todos aquí, yo tengo rayos de sol, colores y palabras que almacené en aquellos días.

Federico se sentó en una gran piedra y sus hermanos lo hicieron a su alrededor, y dijo: —Cierren, cierren todos los ojos –y chasqueando los dedos les habló–, ahora les envío los rayos de sol… Ya caen, tibiecitos y dorados, ¿los sienten? Y los ratoncitos sentían que se les esponjaba el pelo porque el sol los calentaba cada vez más, a medida que hablaba Federico. Entonces, los hermanos animados, le preguntaron: —¿Y los colores, Federico, dónde están? Federico, nuevamente, los hizo cerrar los ojos, y chasqueando los dedos comenzó a hablar del color de las flores, del dorado de los trigales… —¿Ven el verde de las hojas y ese cielo tan azul? —¿Y las palabras, Federico? Federico esperó un momento y comenzó a hablar de una manera nueva, como si fuera un poeta: —¿Quién hace caer los copos de nieve, quién la endurece y la convierte en hielo? ¿Quién hace brotar el trébol de la suerte en octubre? ¿Quién oscurece el día y enciende la lámpara de la luna? Todo esto lo hacen cuatro ratoncitos del campo como ustedes y como yo que viven en el cielo y piensan en nosotros. El ratón de la primavera es el que hace reír la lluvia; el ratón del verano es un pintor de flores y trigales; el ratón del otoño nos manda en el viento un saludo cariñoso entre hojas que corren y molinos que dan

5


vuelta; el ratón del invierno, que tiene las patitas frías, usa pantuflas y bolsa de agua caliente. Cuando Federico terminó de hablar, todos lo aplaudieron y gritaron: —¡Bravo, Federico, eres un poeta! Y Federico se puso colorado de vergüenza. En esos momentos, los ratoncitos sintieron un perfume y un calorcito suaves que se colaban por entre las hendijas del muro. Salieron y vieron que se estaba derritiendo la nieve. Habían pasado el invierno entre rayos de sol, colores y palabras. “Federico”, versión libre del Club de Narradores de Tandil sobre un cuento de Leo Lionni, en: A. Castronovo y A. Martignoni, Caminos hacia el libro, Buenos Aires, Colihue, 1994.

Una vez leída esta fábula se charlará sobre el tema, los personajes y cómo termina. ¿Tiene alguna enseñanza moral? ¿Qué piensan al respecto? Partiendo de las dos fábulas se llevará a cabo la siguiente actividad: en un franelógrafo se hará el siguiente cuadro: Fabula “La cigarra y la Fábula “Federico” hormiga”

Características de los personajes.

¿Qué es lo que sucede con los personajes?

Enseñanza

6


Los alumnos se dividirán en grupos de cuatro integrante y un grupo de 5 (6 grupos) a cada grupo se le dará un pedazo de afiche donde se les entregará una consigna diferente a cada uno de ellos. Las consigas serán: 1) ¿Quiénes eran los personajes en la fábula “La cigarra y la hormiga”? 2) ¿Quiénes eran los personajes en la fábula “Federico”? 3) ¿Qué sucede con los personajes en la fábula “La cigarra y la

hormiga? 4) ¿Qué sucede con los personajes en la fábula “Federico”? 5) ¿Deja alguna enseñanza implícita o explícitamente en la fábula “La

cigarra y la hormiga”? ¿Cuál? 6) ¿Deja alguna enseñanza implícita o explícitamente en la fábula

“Federico”? ¿Cuál? Un representante de cada grupo pasará y pegará su producción en el cuadro donde corresponda. Para finalizar se preguntará… si observamos las dos anotaciones en franelografo, ¿Qué aspectos comunes podemos encontrar? En función de lo dicho y de las características en común se explicará a través de un prezi (http://prezi.com/bgspv9buirjm/la-fabula/) las características principales de la fábula. Definición: Luego se les entregará la definición en fotocopia a los alumnos. La fábula

Es un relato escrito en prosa o verso. La mayoría de sus personajes, usualmente son animales que presentan características o capacidades

7


humanas por ejemplo: un elefante que habla. Las fábulas suelen tener una enseñanza moral llamada “moraleja”. Ésta normalmente aparece al final, al principio o no aparece porque se encuentra en el mismo contenido del escrito.

Para finalizar la practicante les propondrá a los alumnos, con la pareja de banco, que confeccionen una moraleja diferente para cada fábula. Consigna: escribe otra moraleja para la fábula “la hormiga y la cigarra” y otra para la fábula “Federico”. (La misma debe ser diferente a la moraleja del relato original). Luego de esto se hará una puesta en común de las moralejas realizadas.

Evaluación diagnóstica continúa Capacidades:

Preguntas:

Interpretar

¿Los alumnos lograron interpretar las fábulas dadas por la practicante?

¿Los alumnos lograron reconocer las características comunes de la fábula?

Reconocer

8


¿Los alumnos lograron construir algunas moralejas para las fábulas dadas?

Construir

La secuencia se evaluará de manera sumativa, es decir al final del proceso. Y también a través de una evaluación procesual teniendo en cuenta el proceso del alumno.

9


fabula