Issuu on Google+

CAPÍTULO III   Sugerencias Generales y Retos para el  Avance en la Armonización de una  Agenda Legislativa con las Disposiciones  de la Convención Iberoamericana de los  Derechos de los Jóvenes. 

69 


70 


La  Convención  Iberoamericana  de  Derechos  de  los  Jóvenes  (CIJ),  la  cual  fue  firmada  por  18  países  en  Octubre  de  2005  en  España,  ya  cuenta  con  la  ratificación  de  los  países  que  necesitaba  para  entrar  en  vigencia.    Como hemos visto, sólo Honduras y Costa Rica la han ratificado hasta ahora, de los países objeto  de estudio en este documento.     Para los países que ya la han ratificado y aquellos que la ratifiquen en el futuro, es importante  recordar  que  cuando  un  Estado  ratifica  la  CIJ,  significa  que  se  adopta  el  compromiso  de  incorporar,  de  manera  progresiva,  medidas  concretas  para  avanzar  en  la  protección  y  promoción  de  los  derechos  reconocidos en ella.    Los Estados deben ser leales a los compromisos asumidos, buscando adecuar su  ordenamiento  interno  a  los  instrumentos  internacionales  y  estimular  acciones  políticas  que  favorezcan  la  plena  realización de los derechos reconocidos en ellos.     Los artículos 26 y 27 de la Convención de Viena sobre los Tratados de 1969, dispone que un país  no  podrá  invocar  las  disposiciones  de  su  derecho  interno  como  justificación  del  incumplimiento  de  un  tratado y que “todo tratado es obligatorio para las partes del mismo y debe ser respetado de buena fe”.    A partir de ese principio, se puede afirmar que la responsabilidad no se limita a la ratificación del  tratado,  sino  a  la  realización  de  acciones  concretas,  en  el  ámbito  de  las  políticas  públicas,  decisiones  presupuestarias,  formulación  de  programas  y  por  supuesto  adopción  y  modificación  de  legislación  en  consonancia con la CIJ.     Así,  lo  establece  la  propia  CIJ  en  su  preámbulo,  cuando  afirma  que  “…debe  avanzarse  en  el  reconocimiento  explícito  de  derechos  para  los  jóvenes,  la  promoción  de  mayores  y  mejores  oportunidades  para  la  juventud  y  la  consecuente  obligación  de  los  Estados  de  garantizar  y  adoptar  las  medidas necesarias para el pleno ejercicio de los mismos.”           

71 


Además  de  la  adopción  de  legislación  adecuada,  para  lograr  la  plena  vigencia  de  los  derechos  reconocidos en la CIJ, los países deberían entre otras cosas:    •

Disminuir la brecha entre la legislación vigente y la implementación operativa, 

Fortalecer  el  ámbito  institucional  y  de  las  áreas  de  gobierno  relevantes  para  mejorar  las  condiciones de vida de los y las jóvenes,  

Establecer, institucionalizar y coordinar las políticas públicas orientadas a ellos y ellas,  

Articular  esas  políticas  entre  el  gobierno,  las  organizaciones  no  gubernamentales,  sociedades  científicas  y  sector  empresarial  y  darles  sustentabilidad  a  las  políticas  de  Estado  más  allá  de  la  gestión de gobierno, 

Garantizar el presupuesto necesario para la ejecución de las políticas y programas. 

  Básicamente, respecto a los Derechos Humanos reconocidos en un tratado como la CIJ, un país  se compromete a tres tipos de obligaciones:    •

Obligación de Respetar los Derechos:  

  El  Estado  asume  la  obligación  que  podemos  llamar  negativa  de  no  obstruir  en  la  esfera  individual  protegida por los derechos fundamentales. (Por ejemplo, no obstruir el acceso de los y las jóvenes a los  servicios de salud, por ejemplo por ser menores de 18 años y concurrir sin sus padres o representantes  legales).    •

Obligación de Proteger los Derechos:  

  Que consiste en las acciones y medidas que debe tomar el Estado para prevenir o remediar la violación de  derechos  por  parte  de  terceros  privados,  sean  personas  o  instituciones.  (Por  ejemplo,  tomar  medidas  para asegurar el acceso en igualdad  de condiciones a la educación, por ejemplo  que una adolescente o  joven no sea expulsada de un establecimiento educativo privado por estar embarazada).    •

Obligación de Hacer Efectivo el Ejercicio de los Derechos:  

  El Estado debe realizar prestaciones positivas, para  que el ejercicio de los derechos no se torne ilusorio.  Se trata del deber de asegurar la efectividad de los derechos con todos los medios a su alcance. (Implica    

72 


la  adopción  de  medidas  positivas  y  activas  para  promover  los  derechos  de  los  y  las  jóvenes,  como  accesibilidad  y  existencia  de  servicios  de  salud,  de  educación,  medidas  de  promoción  para  el  acceso  al  empleo, etc.).                  “Esta  obligación  implica  el  deber…  de  organizar  todo  el  aparato  gubernamental,  de  que  sean  capaces de asegurar jurídicamente el libre y pleno ejercicio de los Derechos Humanos…”. 38   

  Como se afirmara en el Informe de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social de Copenhague,39 

“es  esencial  incentivar  a  los  países  para  que  ratifiquen  los  instrumentos  de  Derechos  Humanos  que  no  han  ratificado,  que  implementen  las  disposiciones  de  aquellos  que  sí  han  ratificado,  y  asegurar  que  los  Derechos  Humanos  sean  respetados,  protegidos  y  observados  a  través  de  la  legislación  apropiada,  la  diseminación  de  información,  la  educación,  el  entrenamiento  y  la  puesta  a  disposición  de  mecanismos  eficientes para que la sociedad pueda obtener la protección de sus derechos o el resarcimiento adecuado  en caso de incumplimiento”.     

Por eso la revisión de leyes y el diagnóstico comparativo de la situación de los países realizados 

en los capítulos I y II, sirven para ver en qué etapa se encuentra cada país, y priorizar lo temas de mayor  urgencia en cada uno de ellos.      

Así,  claramente  en  el  caso  de  Guatemala,  El  Salvador,  México,  Panamá  es  importante  y  está 

pendiente la ratificación de la CIJ.       

En  el  caso  de  El  Salvador,  Guatemala  y  Panamá  sería  también  conveniente  la  adopción  de  un 

marco legal rector y específico para la juventud.     De  todas  maneras, no  siempre la mejor  estrategia  es la  búsqueda  de  la  adopción  de  un  marco  específico de Juventud, dependiendo de la situación de cada país. En algunos casos puede que sea más  exitosa  la  estrategia  de  abogar  porque  se  incluyan  normas  específicas  sobre  adolescentes  y  jóvenes  o  reformar  las  existentes  en  las  leyes  de  salud  sexual  y  reproductiva,  educación,  VIH,  violencia  sexual,  empleo y demás temas específicos.    38

Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso Velásquez Rodríguez 29 -7- 1988.

39

Informe de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social de Copenhague, Marzo 6-12 1995, Copenhague, Dinamarca. Naciones Unidas A/CONF.166/9.

73 


En aquellos casos donde existe un marco normativo bastante completo, como por ejemplo Costa  Rica, se debe asegurar la existencia de los  mecanismos institucionales y presupuestarios que faciliten el  pleno goce y ejercicio de los derechos ya reconocidos a los y las jóvenes, y que los y las constituyan como  ciudadanos de verdaderas sociedades democráticas.      Para evaluar la pertinencia de una ley, es importante tener en cuenta ciertas características como  las que son identificadas en el cuadro 1 del capítulo II del presente documento respecto de las leyes de  juventud.     Así es importante analizar:    •

Si es sólo declarativa y qué derechos incluye (Cuadro 2 – capítulo II),  

Si la  misma crea un sistema  institucional para la aplicación de la ley, como el caso de la ley de  Costa  Rica  que  crea  el  Sistema  Nacional  de  Juventud,  o  la  creación  de  Institutos  de  Juventud  como el caso de México y Honduras.  

Si prevé que la descentralización sea regional y/o municipal, como son los casos de los Comités,  Comisiones y Consejos en las leyes de juventud de Costa Rica, Honduras y Nicaragua.  

Si  prevé  una  asignación  presupuestaria  específica.  La  implementación  de  una  ley  puede  estar  limitada por no tener una asignación presupuestaria específica como ocurre en la mayoría de los  casos de las leyes de juventud aquí analizadas.  

Si  prevé  la  participación  activa  de  la  sociedad  civil  y  de  organizaciones  de  jóvenes.  Como  es  el  caso de la Red Nacional Consultiva de la Persona Joven en el caso de Costa Rica y Comisiones de  Juventud en Honduras.  

   

En aquellos países, que sí tienen leyes de juventud, o por ejemplo en el caso de las leyes de VIH‐

SIDA,  es  necesario  prestar  atención  a  la  necesidad  de  reformas  de  aquellas  disposiciones  que  puedan  entrar en conflicto con la CIJ y/o la Convención de los Derechos del Niño. Por ejemplo, la restricción que  significa que un menor de 18 años no pueda prestar consentimiento por sí mismo para realizarse el test  del VIH.            

74 


Recordar que la propia CIJ, en el artículo 1 remite a la Convención de los Derechos del Niño, al  establecer  que  “…esa  población  es  sujeto  y  titular  de  los  derechos  que  esta  Convención  reconoce,  sin  perjuicio  de  los  que  igualmente  les  beneficie  a  los  menores  de  edad  por  aplicación  de  la  Convención  Internacional de los Derechos del Niño”.     La  adecuación  del  marco jurídico  es un mandato  directo  que  la  CIJ impone a  los Estados en  su  Art. 8, al establecer que “Los Estados Parte, reconocen los derechos contemplados en esta convención se  comprometen  a  promover,  proteger  y  respetar  los  mismos  y  a  adoptar  todas  las  medidas  legislativas,  administrativas y de otra índole, así como a asignar los recursos que permitan hacer efectivo el goce de  los derechos que la convención reconoce.”      

Para  lograrlo  se  deberán  utilizar  estrategias  de  abogacía.  Es  decir  el  proceso  de  apoyo  a  una 

causa,  de  ejecutar  acciones  de  diálogo  y  de  convencimiento  para  lograr  un  resultado.    Se  trata  de  un  esfuerzo organizado por medio del cual los ciudadanos, las organizaciones de la sociedad civil y también  de gobierno vinculadas con el tema abogan y ejercen influencia en  el proceso de adopción de medidas  legislativas.       En lo que respecta a la adopción y/o modificación de legislación el objetivo de una estrategia de  abogacía primario son los decisores en el ámbito legislativo (parlamentarios, con particular énfasis en los  miembros de comisiones específicas al interior de las cámaras), más allá que dependiendo de los temas se  pueden  necesitar  diferentes  estrategias  conjuntas  de  influencia  sobre  diferentes  actores  del  gobierno,  como se ejemplifica en el siguiente cuadro.  

75 


POSIBLES VÍAS PARA UNA ESTRATEGIA DE ABOGACÍA EN EL ÁMBITO LEGISLATIVO

TEMAS

Presupuesto

Elaboración de un Proyecto de ley/ Aprobación Proyecto de Ley

Jerarquía y/o Debilidad Institucional de la Secretaría/Dirección/ organismo dedicado al tema Juventud

SECTOR Ministerio fr Economía y Finanzas; Comisiiones Parlamentarias de ambas Cámaras o una Cámara (sistema unicameral o Bicameral) Secretaría y/o Dirección de Finanzas y/o oficina a cargo del Presupuesto y finanzas dentro del Ministerio de Acción social y/o Desarrollo y/o Ministerio de Educación, etc. Secretaría de Presidencia Asamblea Legislativa y/o Congreso. Ministerio de Poder Ejecutivo que está a cargo de la redacción del Proyecto. Comisión Redactora Asesores Legisladores

Presidencia Ministerio del cual depende orgánicamente la Secretario y/o Dirección Asamblea Legislativa y comisión del parlamento que trate el tema Juventud (Generalmente Derechos Humanos, Acción social, Familia, etc.)

Aprobación de la Convención

Presidencia

Iberoamericana sobre la Juventud

Ministerio del cual depende orgánicamente la Secretario y/o Dirección Asamblea y Comisión de Relaciones Exteriores. Cancillería

Básicamente una legislación debe contener una perspectiva de derechos, es decir abandonar la  estrecha visión de las personas jóvenes como problemas para reafirmar que son sujetos de derechos. La  aplicación del enfoque de derechos en la formulación de la legislación las ubica en el marco de derechos  exigibles, cuyos beneficiarios deben ser vistos como ciudadanos que exigen sus legítimos derechos.     La CIJ reconoce a los jóvenes y las jóvenes de entre 15 y 24 años como: a. Sujetos de derechos, b.  Actores estratégicos  del  desarrollo  y  c. Personas capaces  de  ejercer con  responsabilidad  sus derechos  y  libertades.       

76 


En ese sentido es recomendable que cualquier legislación referida a ellos y ellas, debería tener en  cuenta los siguientes principios:    •

Universalidad:  El  reconocimiento  de  las  personas  jóvenes  como  personas  titulares  de  derechos  y  obligaciones  sin  distinción  de  condición  socio‐económica,  étnica,  de  religión,  sexo, idioma, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, nacimiento, edad o  cualquier otra condición social.   

Basada en los Derechos Humanos: Sobre la base del enfoque de Derechos Humanos, se debe  estructurar  en  torno  al  conjunto  de  derechos  exigibles  de  carácter  político,  civil,  cultural,  económico, político y social. 

    •

Efectividad:  este  principio  involucra  el  establecimiento  de  mecanismos  y  garantías  que  aseguren la vigencia de los derechos, a través de la creación de mecanismos administrativos  de  control  y  acceso  a  la  justicia.  Establecer  claramente  quiénes  son  los  obligados  (ministerios, secretarías etc.) para el cumplimiento de promoción de derechos y remoción de  obstáculos para el cumplimiento.   

Principio de afirmación positiva: identificar a los grupos que dentro del grupo de jóvenes, se  encuentran  en  condiciones  de  mayor  vulnerabilidad  y  exclusión,  y  la  consecuente  formulación  de  acciones  a  fin  de  restablecer  sus  derechos  que  les  han  sido    negados  para  promover su inclusión en el sistema. 

    •

Participación: Se debe promover la participación juvenil, involucrando a los y las jóvenes en  la planificación, ejecución y evaluación de las diferentes acciones.   

Género  e  interculturalidad.  Se  debe  tener  en  cuenta  un  enfoque  diferencial  que  permita  visibilizar  la  lógica  de  acciones  afirmativas  desde  las  perspectivas  de  género  y  étnico‐ culturales. 

         

77 


En todo caso, importa tener en cuenta que la idea de contar con legislación específica con base en 

un instrumento internacional es importante para romper con la invisibilidad de un sector de la población  que  ha  quedado  históricamente  excluido  de  los  derechos  y  oportunidades  o  se  ven  sometidos  a  discriminación  y  a  establecer  no  sólo  normas  declarativas  de  derechos,  sino  también  que  identifiquen  instituciones  rectoras  de  juventud  responsables  de  la  formulación  de  políticas  y  programas  para  la  efectividad de esos derechos.       Sin embargo, la idea de especificidad no debe hacernos perder de vista la necesidad de trabajo  en  forma  transversal  de  los  distintos  sectores. La  integración y  la  transversalidad  deben ser asumidas y  practicadas como prácticas y estrategias fundamentales de cualquier legislación y política de juventud.     Adicionalmente, es imperativo que las leyes existentes formulen mecanismos concretos y viables  de exigibilidad de los derechos que establecen.     En conclusión, es muy importante,  pero no suficiente que los derechos estén declarados, pues es  necesario  construir  los  mecanismos  legales  que  hagan  efectivo  su  ejercicio  y  exigibilidad,  como  nos  demuestra que cada vez son más los y las jóvenes que no pueden realizar sus proyectos de vida, excluidos  de oportunidades en el ámbito de la salud, la educación o el trabajo, que están por fuera de los espacios  de decisión o –lisa y llanamente‐ totalmente excluidos de ser ciudadanos y por lo tanto, privados de ser  sujetos de pleno derecho. 

78 


GLOSARIO 

Convención: El uso genérico de la palabra “Convención” abarca todos los acuerdos internacionales,  de la misma forma que lo hace el término tratado. 

  •

Declaración: Es cuando un país hace una “declaración” sobre cuál es la forma que debe entenderse  o  interpretar  una  norma,  concepto  y/o  compromiso.  A  diferencia  de  las  reservaciones,  las  “declaraciones” simplemente clarifican la posición de ese país y no intenta modificar el efecto legal  de  un  tratado.  Sin  embargo,  muchas  veces  los  países  realizan  “declaraciones”  que  constituyen  verdaderas reservas pero las denominan declaraciones para disimular la verdadera intención, que es  “eludir” el compromiso adquirido. 

  •

Derecho Internacional Consuetudinario: Se refiere a la costumbre como origen de normas legales.  Consiste  en  una  serie  de  reglas  adoptadas  por  el  uso  y  por  una  larga  y  continuada  costumbre  aprobada por el consentimiento de aquellos que la usan. 

  •

“Entrada en Vigencia”: Los tratados se abren a la firma, se aprueban y entran en  vigencia un tiempo  después. Por eso se dice que, por ejemplo, la Convención sobre los Derechos del Niño fue adoptada  por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de Noviembre de 1989 y entró en vigencia el 2  de Septiembre de 1990. En el caso de los tratados entre muchos países –multilaterales‐ es común y  generalizado  acordar  que  el  tratado  entrará  en  vigencia  a  partir  de  un  número  fijo  de  países  que  expresen  su  consentimiento.  Incluso,  en  algunos  tratados  no  sólo  se  fija  un  número  mínimo  de  ratificaciones sino que además se requiere que ciertos países en especial deben también expresar su  consentimiento. La CIJ entra en vigencia con la ratificación del quinto país.  

  •

“Estado Parte”: Esta expresión muy usada, simplemente señala que se trata de un país que ha dado  su  consentimiento  al  tratado  y  que  por  lo  tanto  ese  instrumento  internacional  es  aplicable  a  ese  país. 

  •

Protocolo:  A  los  efectos  de  este  trabajo,  el  término  “protocolo”  se  refiere  a  un  instrumento  que  establece derechos y obligaciones adicionales a los establecidos por un tratado. Este instrumento es  sujeto a una ratificación independiente. Estos “protocolos” permiten a ciertos Estados Partes de un  

79 


tratado  el  establecer  entre  ellos  un  marco  de  obligaciones  que  va  más  allá  de  lo  dispuesto  por  el  tratado. Obligaciones que no todos los países que son parte del tratado están dispuestos a asumir.  Un  buen  ejemplo  son  los  Protocolos  Opcionales  al  Pacto  Internacional  de  Derechos  Civiles  y  Políticos.    •

Ratificación: Es el acto por el cual un país presta su consentimiento y queda obligado por el tratado  si así lo indica en ese acto. 

  •

Reserva: Es una declaración unilateral hecha por el país con la intención explícita de  excluir o alterar  el  efecto  legal  de  ciertas  disposiciones  del  tratado  y  su  aplicación  con  respecto  a  ese  país  (Convención de Viena sobre los Tratados, 1969). En principio, una reserva le permite al país que la  hace, el aceptar un tratado en su conjunto pero reservándose la aplicación de ciertas disposiciones  que no puede o no quiere cumplir. Estas reservas no deben ser incompatibles con el objeto y esencia  del tratado, documento o programa de acción. 

  •

Tratado: El término “tratado” ha sido regularmente usado en forma genérica para llamar a todos los  instrumentos de derecho internacional de carácter obligatorio, más allá de su designación formal. La  Convención de Viena de 1969 define a los “tratados” como el acuerdo internacional concluido entre  Estados  en  forma  escrita  y  regido  por  el  derecho  internacional,  cualquiera  fuera  su  designación  particular y la característica saliente es que todos ellos son obligatorios para los Estados que los han  ratificado.  Es  importante  destacar  que  las  diversas  denominaciones  tales  como  “convención”,  “pacto”, “tratado” o “protocolo” no influyen en nada en sus efectos jurídicos o en su obligatoriedad. 

80 


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 

CEPAL. Juventud, Pobreza Y Desarrollo En América Latina y El Caribe Primera Reunión Técnica Preparatoria  22  al  25  de  julio  de  2003.  XII  Conferencia  de  Primeras  Damas,  Esposas  y  Representantes  de  los  Jefes de Estado y de Gobierno de las Américas 15 al 17 de octubre de 2003    CEPAL – OIJ. 2004. La Juventud en Iberoamérica: Tendencias y Urgencias. Presentado en la XII Conferencia  Iberoamericana de Ministros de Juventud, México.    CEPAL‐OIJ. 2003. Juventud e Inclusión Social en Iberoamérica. Santiago y Madrid.    CEPAL‐OIJ.  2000.  Adolescencia  y  Juventud  en  América  Latina  y  el  Caribe:  Oportunidades  y  Desafíos  en  el  Comienzo de un Nuevo Siglo. Santiago.    CEPAL‐UNICEF‐SECIB.  2001.  Construir  Equidad  desde  la  Infancia  y  la  Adolescencia  en  Iberoamérica.  Santiago.    Krauskopf, Dina. Dimensiones Críticas en la Participación Social de las Juventudes.    Maddaleno  M.,  Kastrinakis  P.  1998.  El  Ambiente  Legislativo  y  de  Políticas  Relacionado  con  la  Salud  del  Adolescente en América Latina y  el Caribe. Organización  Panamericana  de  la  Salud, Fundación K.  W. Kellogg, Washington DC.    Morlachetti,  Alejandro.  “Situación  Actual.  Obligaciones  de  Latinoamérica  y  el  Caribe  ante  el  derecho  internacional de adolescentes y jóvenes. Con revisión de los documentos actuales.” Publicado por  la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud. Washington. Marzo  1999. (http://www.paho.org/Spanish/HPP/HPF/ADOL/situacion.pdf).    ONU. 2004. Informe sobre la Juventud Mundial 2005. (A/60/1 – E/2005/7). Ginebra.    Rodríguez,  Ernesto.  2004h.  Políticas  Públicas  de  Juventud  en  América  Latina:  del  Año  Internacional  de  la  Juventud (1985) a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (2015). X Congreso Latinoamericano de  Ciencias Políticas, San José de Costa Rica.    Rodríguez, Ernesto. 2003a. Políticas Públicas de Juventud en América Latina: de la Construcción de Espacios  Específicos  al  Desarrollo  de  una  Perspectiva  Generacional.  Revista  Latinoamericana  de  Ciencias  Sociales, Infancia y Juventud Volumen 1, Nº 2, CINDE y Universidad de Manizales, Manizales.    Rodríguez, Madaleno, Kastriñakis. 1998. El Ambiente Legislativo y de Políticas Relacionado con la Salud del  Adolescente en América Latina y  el Caribe. Organización  Panamericana  de  la  Salud, Fundación K.  W. Kellogg, Washington DC.    Rodríguez, Ernesto. Políticas públicas y Marcos Legales para la Prevención de la Violencia Relacionada con  Adolescentes  y  Jóvenes.  Estado  del  Arte  en  América  Latina  1995‐2004.  Pan  American  Health  Organization (OMS) ‐  2006.       

81 


UNFPA,  Fondo  de  Población  de  las  Naciones  Unidas,  Equipo  de  Apoyo  Técnico  para  América  Latina  y  el  Caribe.  Políticas  Públicas  de  Juventud  y  Derechos  Reproductivos:  Limitaciones,  Oportunidades  y  Desafíos en América Latina y El Caribe. Diciembre 2005.    UNFPA  ‐  Políticas  de  Población  para  Adolescentes:  Diagnóstico  de  Situación  y  Políticas  de  Salud  Sexual  y  Reproductiva1 5ta Reunión Ministerial sobre la Niñez y las Políticas Sociales Kingston, Jamaica 9‐13  De Octubre 2000.    UNFPA,  Equipo  de  Apoyo  Técnico.  2005.  Pobreza,  Salud  Sexual  y  Reproductiva  y  Derechos  Humanos.  México DF.    UNFPA. Balance de la Institucionalidad de la juventud en Costa Rica / Consejo Nacional de la Política Pública  de la Persona Joven. – 1 ED. – San José, C. R.: Fondo de Población de las Naciones Unidas, 2003.    UNFPA, Equipo de Apoyo Técnico. 2005. Salud Sexual y Reproductiva de Adolescentes, al Comienzo del Siglo  XXI. Pantelides E. A. México DF.    UNFPA. 2005. The Case for Investing in Young People, as Part as National Poverty Reduction Strategy. New  York.    UNICEF. 2004b. La Infancia Amenazada: Situación Mundial de la Infancia 2005. Nueva York.    UNICEF. 2003. Adolescencia: Una Etapa Fundamental. Nueva York.    UNICEF. 2002. Adolescencia en América Latina y el Caribe: Orientaciones para la Formulación de Políticas.  Nueva York.    UNICEF. Adolescencia en América Latina y el Caribe: Orientaciones para la formulación de políticas. Oficina  Regional para América Latina y el Caribe. Bogota, diciembre 2001.         

82 


pol pub inicia capt 3