Page 13

las cuestiones de interés propiamente juvenil, sino de las propias autoridades. En todo caso, con estos enfoques se alejan de las prioridades de las y los jóvenes, frente a la posibilidad de desarrollar la política con los propios jóvenes, desde el análisis, a la toma de decisiones y la ejecución de actuaciones, como base para que sean los propios jóvenes quienes promuevan sus políticas con autonomía. En la consolidación de la democracia, y entendiendo a las y los jóvenes como ciudadanos en el presente, pero la base fundamental de la sociedad en un futuro más o menos cercano, es imprescindible el desarrollo de políticas con la juventud y desde la juventud, que fomenten el aprendizaje del compromiso democrático y desarrollen la autonomía de las y los jóvenes y de sus grupos. Existen varios retos de la institucionalidad de juventud en casi todos los países de la comunidad iberoamericana. Principalmente la falta de un enfoque integral y transversal de políticas públicas de juventud que facilite la coordinación entre los distintos sectores de la administración pública, disminuya la duplicación de esfuerzos, y que ponga énfasis en actuaciones eficaces, centradas en modificar las situaciones preexistentes en que viven las personas jóvenes y orientadas a la generación de valor público para la sociedad en su conjunto. La Comunidad Iberoamericana debe: -

Crear el Programa Iberoamericano de Recursos de Cooperación en Juventud (PIRCJ). • • •

-

Impulsar la promoción de la perspectiva de juventud en el desarrollo legislativo de cada Estado Iberoamericano. •

-

Apoyar a los gobiernos en la introducción de medidas y actuaciones que permitan mejorar la situación de sus jóvenes, conforme a las prioridades establecidas en el marco de este Plan. Unificar la financiación de donantes públicos y privados de la Región u otras entidades que consideren este proceso como destino prioritario de su cooperación. Priorizar el apoyo a los países en mayor desventaja y/o conforme a los éxitos acumulados en la mejora de sus indicadores.

Animar y asesorar a los Estados miembros en actuaciones normativas, así como favorecer los espacios de encuentro entre ellos para el conocimiento mutuo.

Apoyar el desarrollo de Planes Nacionales de Juventud, elaborados desde los procesos de participación social e institucional, facilitando la coordinación de acciones. •

Prestar apoyo institucional y técnico especializado en los procesos de planificación y seguimiento (cuando fuera requerido).

13

www.oij.org

PLAN_IBEROAMERICANO_JUVENTUD  

Madrid, 2008 PROPUESTA: 3.- Objetivos del Plan 5.1.- Institucionalidad de la Política de Juventud 8.- Período de vigencia 5.3.- Educación de...

PLAN_IBEROAMERICANO_JUVENTUD  

Madrid, 2008 PROPUESTA: 3.- Objetivos del Plan 5.1.- Institucionalidad de la Política de Juventud 8.- Período de vigencia 5.3.- Educación de...

Advertisement