Page 1

Saint Pierre de Lyon


Catedrático en la universidad de París, religioso franciscano de la línea filosófica de Duns Sctoto y Agustín de Hipona, los alquimistas Gerberto de Aurillac, Anselmo de Aosta, Pedro Abelardo, Robert Grosseteste, Alberto Magno, Tomás de Aquino y Roger Bacon.

Se purificó por la meditación y la oración para alcanzar la perfección en la alquimia y poder descubrir la piedra filosofal para convertir el plomo, símbolo de lo imperfecto, a oro, símbolo de lo perfecto. Su fracaso de convertir el plomo en oro lo hizo descubrir que era más simbólico que real, así que entendió que al tener acceso a lo místico y profundizar en el conocimiento del ente lo llevaría a la estética suprema de la belleza en su alma para convertirla, simbólicamente en oro, ofrenda perfecta para Dios; personaje hermoso físicamente, pero abstraído en la búsqueda de lo que es perfectamente armonioso, disciplinaba su cuerpo para que coincidiera realmente con su belleza externa. Buscador de lo perfecto en su interior como su creador de ser "perfecto como el padre celestial es perfecto", conforme al evangelio de mateo. Sus reuniones nocturnas con los estudiantes más avanzados y algunos otros catedráticos pronto llamaron la atención por el contenido rico en la metafísica cristiana y su relación con el conocimiento y dominio de los elementos mundanos con la frase: "Esa medicina que eliminará todas las impurezas y corrupciones de los metales menores también, en opinión de los sabios, quitará tanto de la corruptibilidad del cuerpo que la vida humana podrá ser prolongada durante muchos siglos", y también "De las tres formas en las que los hombres piensan que adquieren conocimiento de las cosas: autoridad, razonamiento y experiencia, sólo la última es efectiva y capaz de llenar de paz al intelecto". Se tomó bastante en serio el mandato bíblico que se refiere de que el hombre ha de dominar y administrar lo creado...; a pesar de la dura persecución de la Inquisición, siempre sostuvo que la fe es el camino perfecto para llegar a Dios, pero la razón también es creatura de Dios, así que al meditar las cosas creadas desde Dios, es su razón que le explica de que las cosas hablan de él también, ya que en ellos está el sello de su creador.


Fue llevado varias veces a declarar ante el inquisidor de París, pero siempre salió bien librado por manejar muy bien los textos escritos por hombres profundamente religiosos y canonizados como el Papa San Silvestre II y San Alberto Magno. Odiado y amado mantuvo su vida mortal en el filo de la navaja de su tiempo, pero nunca encarcelado o torturado. En una de sus conferencias nocturnas, la burla de un nosferatu (Varros Dominus) de su belleza e ingenio por la búsqueda de lo bello en plenitud, le regalo un don totalmente contrario a lo que buscaba.

El horror de convertirse en un monstruo le permitió descubrir el valor del ser humano por sí mismo. En la oscuridad de las cloacas y catacumbas de París, intenta llevar una vida ascética, refrenando su naturaleza maldita al tragar las ratas, perros, gatos, murciélagos, contaminando su sangre de la peste tifus Murino, bubónica, leptospirosis, rabia, teniasis, cólera, salmonelosis, triquinosis, enfermedad del Ebola, Hantavirus, hepatitis, tuberculosis, es decir, todo lo ordinario de un nosferatu medieval. Sin embargo, extrañamente ninguna enfermedad que posee le hace daño… pero consciente de ser un peligro, evita a como dé lugar el tener contacto con humanos... mientras juega con los elementos alquímicos y la sagrada escritura para recuperar algún día lo que era oro y no lo sabía: ser humano. No es muy sociable, no de que sea grosero e indiferente, antes bien nostálgico, triste; sin embargo cuenta con cuatro amigos íntimos: Godefroy Hermant, rector de la universidad de París, Sir Isaac Newton (masonería escocesa), Sir Thomas Browne y Beckett con el que mantiene correspondencia regular en discusiones ardorosas pero fraternas acerca de los misterios nodistas. Es con Godefroy de quien obtiene ciertos ingresos regulares al enviarle algunos escritos de sus descubrimientos regulares en el campo de la alquimia y libros básicos de estudio para los estudiantes avanzados e iniciados.


Viste sus viejos hábitos franciscanos, aunque ha añadido vendas empapadas en supresores de olor a todo su cuerpo para andar entre los mortales en escasas situaciones. Pero sus manos… siempre sus manos ocultas por ser garras feroces. Prefiere la oscuridad de su refugio. Por alguna razón, odia a los tremeres por corromper la ciencia alquímica al convertirse en plomo, en vástagos, antítesis de lo perfecto y a los toreadores por su burda y cadavérica belleza pseudohumana, burlándose de sus artes espurias. Sin embargo, apuesta más por la senda de la humanidad, ya que cree firmemente que entre más ser humano sea, más cerca de la imagen de Dios está, rechazando la Via Caeli la que juzga de hipócrita e instrumento del mal para consolar de forma ficticia a sus compañeros nosferatu. Una noche, escuchó un grito ahogado muy cerca de su laboratorio; de inmediato se fundió en las tinieblas de las grutas ofuscándose; se movió sigilosamente hasta ver la fuente del alarido; un vástago a punto de ser capturado por un asqueroso Tzmisce; tan distraído estaba que ni siquiera se dio cuenta cuando una espantosa garra le desprendió la cabeza del tronco; Beckett se irguió del suelo con las humedades asquerosas de la gruta; hicieron amistad e intercambiaron saberes por cerca de diez años; fue con él que aprendió Protean, y se dio cuenta que existía su antítesis de sí mismo: Sascha Vykos; “maldito demonio, usurpar la ciencia en sus aspiraciones satánicas, juro por mi alma, que lo convertiré en cenizas a ese sodomita…” le habría dicho el Gangrel… se convirtió su enemigo natural de inmediato. Por Beckett conoció la organización de la camarilla, pero permanece en la distancia, afirmando que el pertenecer a ella le quitaría su movilidad y libertad en el pensamiento y en su cuerpo.


Trasfondo explicado en cuanto a sus nobles (nobles, nobles, es decir de alma pura, el resto… sobra) aliados:

Godefroy Hermant (Beauvais, Febrero 6, 1617-1690 [1]), canon de Beauvais, fue un teólogo jansenista. Fue regente (es decir, profesor) , retórico en el Colegio de Beauvais, de la Universidad de París, desde 1636 hasta 1639 . Se convirtió en el rector de Beauvais, universidad de París, protegido del obispo Nicolás Choart Buzenval.

Sir Isaac Newton (4 de enero de 1643- 31 de marzo de 1727) fue un físico, filósofo, teólogo, inventor, alquimista y matemático inglés, autor de los Philosophiae naturalis principia mathematica, más conocidos como los Principia, donde describió la ley de gravitación universal y estableció las bases de la mecánica clásica mediante las leyes que llevan su nombre. Entre sus otros descubrimientos científicos destacan los trabajos sobre la naturaleza de la luz y la óptica (que se presentan principalmente en su obra Opticks) y el desarrollo del cálculo matemático.

Sir Thomas Browne. Hijo de un mercader en sedas de Upton, Cheshire, que falleció cuando él todavía era joven, estudió en el Winchester College. En 1623, ingresó en la Universidad de Oxford, en la que se graduó en 1626, en el Pembroke College. Amplió sus estudios en varias Universidades


de la Europa Continental, entre ellas Leiden, donde obtuvo el Doctorado en Medicina en 1633. A su regreso a Inglaterra, se estableció en Norwich en 1637, donde vivió hasta su muerte en 1682, ejerciendo su oficio de médico. Durante la Guerra Civil Inglesa, Browne se mostró antipuritano y realista, y tras la victoria de las fuerzas parlamentarias, esperó tiempos mejores. En 1671, tras la Restauración de los Estuardo, Carlos II durante una estancia en Norwich junto a la Corte, visitó la casa de Browne, a sugerencia de John Evelyn. Durante un banquete con las autoridades locales, y viéndose obligado el rey a honrar a algún magnate local, el alcalde fue propuesto para su nombramiento para caballero. Éste declinó el honor, y en su lugar propuso el nombre del learned doctor of European fame (erudito médico de fama europea), obteniendo así Browne el título de Sir. Falleció el día en que cumplía 77 años. Beckett

Vagando por el mundo por lo menos durante 300 años, la exploración de la tradición y la mitología de los Vástagos, Beckett puede ser uno de los más grandes historiadores y arqueólogos Nodista del Mundo de la Oscuridad. Beckett es un Gangrel raro: bien comunicado y educado, que ha cultivado contactos y aliados en todo el mundo desde las filas de los mortales y sobrenaturales por igual, aunque pocos lo conocen bien. Sus aliados más cercanos son sus antiguos compañeros Lucita y el profeta Anatole. Su adversario por mucho tiempo y su competencia es el Tzimisce estudioso Sascha Vykos. Conocido en el mundo entero por su ir y venir como le plazca. Siempre aparece cuando surgen "interesantes" artículos, libros, trozos o historias, Beckett es también conocido entre los estudiosos de los Vástagos en su teoría de que la historia de Caín y Abel es en realidad un mito, lo que representa la civilización humana en el paso del cazador-recolector a la sociedad agrícola. Cómo está conectado con el vampirismo dicho mito, no es seguro, pero si alguien puede encontrar las pruebas y descubrir la verdad, puede ser Beckett. Su conocimiento de la tradición antigua, la lingüística y habilidades de combate se complementan perfectamente con el dominio de una serie de disciplinas fuera del ámbito habitual de los Gangrel, y una más en el conocimiento de la Taumaturgia. Su habilidad con las disciplinas de marcas Gangrel es tal que a menudo viaja como un lobo, y se sabe que corre a lo largo de un campo bajo el sol abrasador. Tiene los ojos rojos como el gato con forma de media luna que brilla débilmente.

La Última Cena  

Personaje del juego de rol

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you