Issuu on Google+

buenas noches


Alba era una niña a la que le daba mucho miedo la oscuridad. Cada noche cuando salía la luna, Alba sabía que la mandarían a la cama. También sus padres se irían a su habitación. Hasta los peluches se dormirían y empezarían a RONCAR ...


Y entonces ser铆a el momento en el que nadie, s贸lo ella, empezar铆a a ver en las paredes de su habitaci贸n esas sombras que tanto le asustaban...


Alba estaba convencida de que detrás de esas paredes había un mundo lleno de fantasmas y que cada noche, mientras todos en casa dormían, saldrían a por ella, se la llevarían y nunca más podría regresar.


Como estaba tan asustada y no podía dormir, Alba llamó a su madre y le contó su miedo a los fantasmas, a lo que su mamá respondió:

Alba, los fantasmas desaparecerán cuando no les tengas miedo. Si te sientes valiente, el miedo se hará pequeño hasta desaparecer.


Entonces, la niña decidió hacerle caso. Se levantó de la cama y se acercó tanto a la pared que... sin darse cuenta... ¡la atravesó!


¡¡ Menuda sorpresa se llevó Alba cuando descubrió que al otro lado de las paredes de su habitación no era de noche, sino que brillaba un sol gigante y los habitantes de ese mundo eran fantasmas de colores !!


ยกAlba estaba boquiabierta!

ยกGUAUUU!


Al ver a la niña, hubo un fantasma que se puso muy contento... Era el fantasma Sustín. Sustín le contó a Alba que cada noche entraba en su habitación para dormir con ella, ya que le daba mucho miedo la claridad del día.


Alba tuvo que regresar para ir al cole, pero desde entonces, cada noche dejaba en su cama un hueco para su amigo el fantasma. La niña se dio cuenta de que todo este tiempo le había tenido miedo porque aún no lo conocía.


Fue su mejor secreto, ya que nadie los creería. Era una de esas historias mágicas que suceden por la noche, cuando soñamos...



Cuento buenas noches color