Page 1


Contenido

Editorial.............................................................. 3 La grieta en el tejido social................................ 4 Reforma laboral.................................................. 5 Crisis y estrategias defensivas en el sector Textil-Indumentaria............................................ 9 Género y mercado laboral.................................. 10 Sistema previsional, una historia de vaivenes... 12 Las reformas que se hicieron y las que vendrán............................................... 14 Una nueva crisis de restricción externa en Latinoamérica............................................... 17 Participan de este número Luz Assmann Milagros Pinelli Carla Azpiazu Joaquín Waldman Martín Gropper

Federico Hidalgo Mariano Rey Federico Franzese Agustín Gonzalez Ivo Cortazzo Agustín Astesiano Xavier Olaechea Lobo Santiago Reina

Diseño

Federico Hidalgo Enrique Garcia Galvan

Colaboradores Lucía Converti Eduardo Crespo Javier Ghibaudi Juan Goldman Luis Beccaria

Juan Martín Graña Noemí Giosa Zuazua Mariano Kestelboim Diego Silva Magdalena Méndez


Editorial Desde El Germen creemos que es fundamental la existencia de espacios en los cuales estudiantes y graduadxs de nuestra facultad puedan discutir junto a docentes y economistas, y generar contenidos e ideas propias en un ambiente tan hostil para hacerlo como es la Facultad de Ciencias Económicas. Por eso, hace mås de 13 aùos realizamos la revista Plan H, con el objetivo de poder discutir economía política, con una visión alternativa a la vertiente ortodoxa que se enseùa mayoritariamente en nuestra facultad. Como miembros de la comunidad acadÊmica de Económicas, elaboramos este material, teniendo la oportunidad de repensar y aplicar los conceptos que estudiamos a la realidad argentina, aportando a nuestra formación y a la construcción de una realidad mås justa y equitativa. En esta ocasión, sin embargo, creemos necesario hacernos un espacio para plantear un tema de la coyuntura actual, dada la gravedad estructural a la que conlleva. El conjunto de políticas económicas UHFLHQWHV FRQŰJXUD XQ HVFHQDULR HQ GRQGH VH menosprecia la importancia de una variable que entendemos clave para cualquier economía. Nos urge la necesidad, entonces, de dedicar estå decimoquinta edición a discutir esta cuestión, tan severamente afectada en la macro y microeconomía argentina actual. Esta variable es, desde nuestro entender, la que debe traccionar el crecimiento que, junto con políticas públicas acordes, impulsen el desarrollo de nuestro país. Sin contemplar los vaivenes de Êsta es impensable perseguir la equidad social. La misma es el empleo. En la discusión economía actual, el nivel de empleo estå siendo puesto en cuestión. La política económica del macrismo no estå enfocada a la creación de empleo de calidad, en tÊrminos de estabilidad y formalidad, ni al fomento a los sectores que generan directa e indirectamente SXHVWRVGHWUDEDMRFDOLĸFDGRV La distribución del ingreso y la inclusión social son en gran parte resultado del mercado laboral, que hoy en día estå virando a la concentración en sectores poco masivos. Los incentivos a producir en estos nichos, que no generan externalidades positivas sobre el resto de sectores, amplían las desigualdades entre trabajadores y excluyen a grandes porciones de la sociedad. Como consecuencia de lo anterior, las duras perspectivas respecto al consumo desvían inversiones de capital KDFLD ODV FRORFDFLRQHV ŰQDQFLHUDV KX\HQGR GH OD producción material.

El Germen - Nov 2017

Creemos que este modelo de desarrollo va en detrimento del poder adquisitivo de los trabajadores mediante la reducción del empleo y del salario real. Ademås, detenta una gran vulnerabilidad frente a riesgos internos y externos. Con esta perspectiva explícita, la propuesta no es sino abrir interrogantes. Lejos de cerrar discusiones, nos proponemos generar debates y aportar elementos a comprender críticamente nuestra realidad. Para ese objetivo, este revista cuenta con: •Un estudio de las medidas tomadas por Cambiemos y su impacto en los sectores mås vulnerables de la sociedad. •Un anålisis sobre la reforma laboral de Brasil, que nos permite entender el sesgo hacia donde tiende nuestro país, junto a entrevistas a especialistas en el tema. •Una nota acerca de un sector que núclea un gran número de trabajadorxs y se estå viendo particularmente afectado: la producción textil. •Un artículo de opinión respecto a las diferencias entre gÊneros en el mercado laboral y las brechas que esto genera. •Una desarrollo histórico del sistema previsional argentino, para dar marco a una discusión actual a partir de la comprensión de sus vaivenes pasados •Una puesta en perspectiva de las reformas mås UHFLHQWHV GHVGH XQD ¾SWLFD ŰVFDO SUHYLVLRQDO distributiva y laboral. •Una contextualización regional del empleo en AmÊrica Latina, para dar marco general a la situación, sin escindir nuestro país de su contexto.

3


La grieta en el tejido social La otra cara de la alianza Cambiemos

L

a serie de medidas macroeconĂłmicas adoptadas por el gobierno de Cambiemos desde su asunciĂłn al poder, tales como una fuerte devaluaciĂłn de la moneda nacional a travĂŠs de la eliminaciĂłn del “cepo cambiarioâ€?, la quita de retenciones -disminuciĂłn paulatina en el caso de la soja-, el incremento en el precio de las tarifas pĂşblicas y la Ĺ°MDFLÂľQ GH WDVDV GH LQWHUÂŤV UHDOHV SRVLWLYDV KDQ DIHFWDGR QHJDWLYDPHQWH HO SRGHU GH FRPSUD GH ORV WUDEDMDGRUHV \ trabajadoras provocando un lĂ­mite a la expansiĂłn del mercado interno. Si a esto se le suma el reemplazo de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importaciones (DJAIS) por un sistema de Licencias No AutomĂĄticas (LNA) -que relajĂł el control sobre el ingreso de bienes y servicios provenientes del Resto del Mundo-, y una estimaciĂłn (en base al SUR\HFWRGH/H\GH3UHVXSXHVWR GHXQWLSRGHFDPELRUHDODSUHFLDGRKDVWDHVSRVLEOHYLVOXPEUDUun futuro no muy prĂłspero en tĂŠrminos de generaciĂłn y calidad de empleo(QHVWHVHQWLGRVRQODV3\0H V TXLHQHVKDQ sufrido con mayor intensidad el impacto de las medidas mencionadas anteriormente. SegĂşn datos de la CAME, durante ORVSULPHURVQXHYHPHVHVGHVXSURGXFFLÂľQKDUHJLVWUDGRXQDFDÂŻGDGHFDVLUHVSHFWRDODÂłRHQHOFXDO HO GHVFHQVR KDEÂŻD VLGR GH  FRQ UHVSHFWR DO  y se han destruido mĂĄs de 55.000 puestos de trabajo UHJLVWUDGRVGHQWURGHOUXEURLQGXVWULDOHQHOFXDOODV3HTXHÂłDV\0HGLDQDV(PSUHVDVJHQHUDQDSUR[LPDGDPHQWHHO del total. En el marco de esta coyuntura, y sumado a una tasa de desocupaciĂłn en aumento -especialmente en el Gran Buenos $LUHVGRQGHVHXELFDHQWRUQRDOHVSRVLEOHDGYHUWLUFLHUWDLQHVWDELOLGDGVREUHODVFRQGLFLRQHVGHWUDEDMRGHORV sectores populares de la sociedad. SegĂşn un reciente informe de la ODEP (Observatorio de Empleo, de ProducciĂłn y &RPHUFLR ([WHULRU  OD OHYH UHFXSHUDFLÂľQ GH OD HFRQRPÂŻD GXUDQWH HVWH DÂłR KD YHQLGR GH OD PDQR GH XQD FUHFLHQWH SUHFDUL]DFLÂľQGHODVFRQGLFLRQHVGHWUDEDMR\DTXHODĹ’PRQRWULEXWL]DFLÂľQĹ“KDVLGRHOPHFDQLVPRSULQFLSDOSDUDDWHQXDU ODFDÂŻGDHQORVQLYHOHVGHHPSOHR(VGHFLUKDKDELGRXQSURFHVRGHVXVWLWXFLÂľQGHWUDEDMRDVDODULDGRKDFLDWUDEDMDGRUHV suscritos al monotributo. Sin embargo, las medidas macroeconĂłmicas implementadas por el Gobierno no tienen exclusivamente impacto sobre los niveles y calidad de empleo. El deterioro en las condiciones de trabajo sumado al sustancial aumento de precios del rubro Alimentos y Bebidas (IPC) impacta negativamente en la calidad de vida de los sectores populares. Tal es asĂ­ que, en base al Ăşltimo informe sobre pobreza e indigencia en 31 aglomerados urbanos SXEOLFDGRSRU,QGHFVHHYLGHQFLDXQDXPHQWRGHODLQGLJHQFLDFRQUHVSHFWRDLJXDOSHUÂŻRGRGHODÂłRSDVDGR(VWRTXLHUH decir que alrededor de 400 mil hogares se encuentran incapacitados para satisfacer sus necesidades alimentarias. Se trata de familias que experimentan la incertidumbre de no poder alimentarse acorde a sus QHFHVLGDGHV$VXYH]ODPD\RUÂŻDGHODSREODFLÂľQĹ’SREUHLQGLJHQWHĹ“VHHQFXHQWUDGHQWURGHOUDQJRHWDULRGHDDÂłRV ORFXDOLPSLGHTXHGLFKRVQLÂłRV\QLÂłDVSXHGDQGHVDUUROODUVXVFDSDFLGDGHVHQSOHQLWXGDIHFWDQGRODWUD\HFWRULDHVFRODU HLPSLGLHQGRODSUHVHQWH\IXWXUDLQFOXVLÂľQVRFLDO(QXQSDÂŻVHQHOFXDOORVÂźQLFRVSULYLOHJLDGRVGHEHUÂŻDQVHUORVQLÂłRV estos terminan siendo quienes mĂĄs sufren las dinĂĄmicas de la indigencia. El aumento de la intensidad en la pobreza tiene su correlato en el resquebrajamiento del tejido social. La realizaciĂłn de Ĺ’FKDQJDVĹ“SDUDJHQHUDUXQLQJUHVRTXHSHUPLWDODVXVWHQWDELOLGDGGHODYLGDFRWLGLDQD\HOĹ’FLUXMHRĹ“RĹ’FDUWRQHRĹ“VRQ DOWHUQDWLYDVSDUDTXLHQHVKDQTXHGDGRSRUIXHUDGHOPHUFDGRODERUDO\QRSXHGHQVDWLVIDFHUVXVQHFHVLGDGHVĹ°VLROÂľJLFDV /XHJR GHO FRQWXQGHQWH WULXQIR HQ ODV HOHFFLRQHV GH PHGLR WÂŤUPLQR HO RĹ°FLDOLVPR DYDQ]D KDFLD XQ VHQGHUR GH SURIXQGL]DFLÂľQ(OQRPEUDPLHQWRGHO3UHVLGHQWHGHOD6RFLHGDG5XUDO/XLV(WFKHYHKHUHTXLHQWLHQHGHQXQFLDVSRUWHQHU trabajadores en condiciones de indigencia dentro de sus propios campos- , como ministro de Agroindustria, sumado al SDTXHWHGHUHIRUPDVWULEXWDULD\ODERUDOKDFLHQGRHVSHFLDOÂŤQIDVLVHQORVDOWRVFRVWRVODERUDOHV\HQODĹ’LQGXVWULDĹ“GHO juicio-, no parece evidenciar una situaciĂłn prĂłspera en tĂŠrminos de inclusiĂłn social y generaciĂłn de empleo: cada vez TXHHQ$UJHQWLQDVHÄšH[LELOL]DURQODVFRQGLFLRQHVODERUDOHVORVWUDEDMDGRUHVSHUGLHURQSRGHUDGTXLVLWLYR\ las fĂĄbricas -en especial las PyMes- se fundieron. Estas reformas, que el Gobierno quiere mostrar en las prĂłximas Cumbres de la OMC y el G20, -que se realizarĂĄn en Buenos Aires durante el mes de diciembre-, dan muestras de un modelo de inserciĂłn internacional que depende mĂĄs del visto bueno de los organismos internacionales que de la generaciĂłn de empleo de calidad para el sector mayoritario de la poblaciĂłn.

4

El Germen - Nov 2017


Como bien explica el prestigioso Departamento Inter-sindical de EstadĂ­stica y Estudios Socio-EconĂłmicos (DIEESE) , la reforma laboral apunta despojar al trabajador de la protecciĂłn estatal y sindical antes garantizada por la CLT en EHQHĸFLR GH XQD UHGXFFLĂ?Q GH FRVWRV \ PD\RU ÄšH[LELOLGDG SDUD ORV VHFWRUHV FRUSRUDWLYRV, buscando restaurar las condiciones laborales vigentes antes de la RevoluciĂłn de 1930 que condujo al Varguismo al poder. Con esos objetivos, la nueva normativa se estructura en cuatro grandes ejes: precarizaciĂłn de las condiciones contractuales, IUDJLOL]DFLĂ?Q GH ODV QHJRFLDFLRQHV FROHFWLYDV debilitamiento de las organizaciones sindicales y restricciones al acceso a la justicia del trabajo. Las nuevas condiciones de trabajo contempladas por la ley LQFRUSRUDQ Ĺ°JXUDV H[WUHPDV GH FRQWUDWRV SUHFDULRV como el trabajo intermitente, la tercerizaciĂłn generalizada, trabajos temporarios, etc. AmplĂ­an y ĹąH[LELOL]DQ OD MRUQDGD GH WUDEDMR PHGLDQWH GLVSRVLWLYRV como la sustituciĂłn de horas extra por banco de horas y jornadas contingentes de hasta 12 horas laborales. Facilitan la recisiĂłn de los contratos de trabajo separando a los sindicatos de los procedimientos de GHVSLGR\DPSOLDQGRODĹ°JXUDGHOUHWLURĹ?YROXQWDULRĹ?3DUD Ĺ°QHVMXGLFLDOHVVHUHVWULQJHHOFRQFHSWRGHVDODULRDOD remuneraciĂłn bĂĄsica excluyendo cualquier otra JUDWLĹ°FDFLÂľQ \ EHQHĹ°FLR 6H KDELOLWD HO IUDFFLRQDPLHQWR de las vacaciones en tres partes y los mĂŠdicos

Opiniones

contratados por las empresas adquieren un poder discrecional para evaluar el denominado trabajo insalubre. /DHIHFWLYDLPSODQWDFLÂľQGHHVWDVFRQGLFLRQHVH[WUHPDV requiere, como bien lo contempla la ley, el debilitamiento del carĂĄcter colectivo de las negociaciones, lo que VLJQLĹ°FDTXHORVDFXHUGRVLQGLYLGXDOHVSXHGHQHOLPLQDU derechos contemplados en negociaciones colectivas, LQFOXVR ORV FRQWHPSODGRV EDMR OD IRUPD GH OH\ (Q HO PLVPR VHQWLGR OD UHIRUPD HOLPLQD HO Ĺ°QDQFLDPLHQWR obligatorio a los sindicatos y permite la creaciĂłn de instancias de representaciĂłn laboral independientes de los mismos. Finalmente, pero no menos importante, la OH\ H[SOÂŻFLWDPHQWH FRORFD WUDEDV Ĺ°QDQFLHUDV \ burocrĂĄticas al acceso a la justicia laboral. Una correcta evaluaciĂłn de estos cambios exige comprender que aunque esta reforma fue impuesta por un gobierno de nula legitimidad democrĂĄtica y sea rechazada por la inmensa mayorĂ­a de la poblaciĂłn, se inscribe en un amplio proceso UHVWDXUDGRU TXH DSXQWD QR VĂ?OR D UHYHUWLU ODV limitadas mejoras sociales de la Ăşltima dĂŠcada, sino que se propone cortar de raĂ­z con cualquier WHQWDWLYDHQHVDGLUHFFLĂ?Q, al extremo de restablecer condiciones laborales anteriores a la dĂŠcada de 1930, en un paĂ­s, valga recordarlo, de centenaria tradiciĂłn esclavista.

1RVSDUHFHLPSRUWDQWHSDUDODGLVFXVLÂľQWRPDURSLQLRQHVGHGLVWLQWRVHFRQRPLVWDVTXHDUJXPHQWHQDIDYRURHQFRQWUD GHODUHIRUPDODERUDO3DUDHOORKLFLPRVDOJXQDVSUHJXQWDVVREUHODPLVPDD Luis Beccaria: Dr. en EconomĂ­a Universidad de Cambridge (Inglaterra), Investigador y Docente del Instituto de Ciencias, 8QLYHUVLGDG1DFLRQDOGH*HQHUDO6DUPLHQWR3URIHVRUWLWXODUUHJXODUGH(FRQRPÂŻD/DERUDO)&(Ĺ?8%$3URIHVRU0DHVWUÂŻD (FRQRPÂŻD)&(8%$0DHVWUÂŻDVGH3ROÂŻWLFD6RFLDO\GH'HVDUUROOR+XPDQR )/$&62  Juan Manuel GraĂąa: Dr. en Ciencias EconĂłmicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Investigador Asistente del &21,&(7HQHO&(3(',,(8%$ NoemĂ­ Giosa Zuazua:0JHQ&LHQFLDV(FRQÂľPLFDV3URIGH(FRQRPÂŻDGHO7UDEDMR\'LVWULEXFLÂľQGHO,QJUHVRHQOD 8QLYHUVLGDG1DFLRQDOGH0RUHQR(VSHFLDOLVWDHQHVWXGLRVODERUDOHV

-¿Crees que debe haber en Argentina una reforma laboral como la de Brasil? ¿Por quÊ? Luis Beccaria: No, y seguramente no como la de Brasil. +DEODUGHXQDUHIRUPDODERUDOHVPX\DPSOLRno creo TXH ORV SUREOHPDV GH HPSOHR R ODV GLĸFXOWDGHV que puedan tener las empresas pasen båsicamente por un tema de las regulaciones laborales o que eso sea un prioridad en estos PRPHQWRV 3XHGH KDEHU DOJXQRV DMXVWHV HQ WHPDV menores, cualquier cuestión regulatoria es muy dinåmica porque se tiene que tener en cuenta los cambios que se estån generando.

6

Juan Manuel GraĂąa:3RUVXSXHVWRTXHQRGHEHKDEHU XQD UHIRUPD HQ HVRV WÂŤUPLQRV &ODUDPHQWH HVDV UHIRUPDV JHQHUDOHV FRQVLGHUDQ TXH ORV SUREOHPDV GHO mercado laboral –llĂĄmese desempleo, subempleo, precariedad, etc. – derivan de un costo laboral superior al nivel de equilibrio siguiendo las pautas del modelo de mercado de trabajo neoclĂĄsico mĂĄs elemental. Al analizar una economĂ­a como la argentina –o cualquiera ‘subdesarrollada’– debemos considerar que no necesariamente las problemĂĄticas del mercado laboral surgen de tales regulaciones sino de rasgos estructurales de su economĂ­a. El Germen - Nov 2017


Plan h - N° XV Noemí Giosa Zuazua: Estoy convencida que no. La reforma laboral sancionada en Brasil, es una reforma TXH SURPXHYH OD ŹH[LELOL]DFL¾Q ODERUDO SRU OD Y¯D GH LQFHQWLYDU UHODFLRQHV ODERUDOHV GH FRUWR SOD]R FRQ HOHYDGDURWDFL¾Q6XSULQFLSDOEHQHĸFLRHVSDUDXQ conjunto de empresarios que pueden sacar ventaja de la reducción de costos, pero en ningún caso promueve el crecimiento de la productividad al interior de las empresas.

-ÂżCuĂĄles serĂ­an las consecuencia de esta reforma? L.B.: Las consecuencias de una reforma como la EUDVLOHUDDSXQWDDGLVPLQXLUODFDSDFLGDGGHQHJRFLDFLÂľQ GH ORV VLQGLFDWRV LQFOXVR KDFH TXH OD QHJRFLDFLÂľQ FROHFWLYD SXHGD GHĹ°QLU DVSHFWRV TXH VRQ PÂŁV SHUMXGLFLDOHVSDUDORVWUDEDMDGRUHVTXHORVĹ°MDGRVSRUOD OH\HVGHFLUSXHGHEDMDUHOHVWÂŁQGDUOHJDO\HVDVFRVDV QR SDUHFHQ UD]RQDEOHV \ YDQ FRQWUD GHO HVSÂŻULWX GH OD OHJLVODFLÂľQLa reforma la podes usar para tratar de mejorar el funcionamiento del mercado de trabajo o para distribuir ingresos entre una parte y la otra, SHUPLWLHQGR MRUQDGDV PÂŁV SURORQJDGDV \ GHVSXÂŤV compensarla, reducir ciertas condiciones del ambiente laboral, todas estas cuestiones afectan la calidad del trabajo y el bienestar de los trabajos. Las consecuencias YDQ HQ HVH VHQWLGR ÂľVHD VRQ HQ JHQHUDO PHFDQLVPRV para tratar de reducir la capacidad negociadora de los sindicatos y todas las otras cuestiones que tienen que ver posiblemente con si ciertos mecanismos en los FXDOHV ORV FRVWRV FRVWRV VHDQ H[FHVLYRV VH SXHGHQ UHVROYHUSRURWUDVYÂŻDV\QRSRUXQDUHIRUPDOHJLVODWLYD

“

La reforma la podes usar para tratar de mejorar el funcionamiento del mercado de trabajo o para distribuir ingresos entre una parte y la otra

�

J.M.G.: 3DUWLHQGR GH UHFRQRFHU D OD UHODFLÂľQ ODERUDO FRPRXQDDVLPÂŤWULFDGRQGHQRVRQLJXDOHVHOWUDEDMDGRU y la empresa, las regulaciones son necesarias. Primero porque en el capitalismo la empresa siempre cuenta con LQFHQWLYRV SDUD DEDUDWDU FRVWRV D WUDYÂŤV GH OD SUHFDUL]DFLÂľQ 3HQVDU TXH QR FXPSOH VLPSOHPHQWH porque es “muy caroâ€? es una ingenuidad.

El Germen - Nov 2017

6HJXQGR SRUTXH DQWH XQD VLWXDFL¾Q UHODWLYDPHQWH HVWUXFWXUDOGHGHVHPSOHRODFDSDFLGDGGHQHJRFLDFL¾Q de los trabajadores se debilita habilitando esa SUHFDUL]DFL¾Q 8Q SUREOHPD DGLFLRQDO HV HO ŰQDQFLDPLHQWR GHO VLVWHPD GH seguridad social que el JRELHUQRGLFHTXHVHKDU£FDUJRFRQUHFXUVRVWULEXWDULRV Evidentemente, en el marco de la prÊdica de bajar HOGÆĸFLWQRYDDWUDQVFXUULUPXFKRWLHPSRSDUD TXH MXVWLĸTXH XQ DMXVWH DGLFLRQDO tDO DFWXDO HQ EDVHDOGÆĸFLWSRUHOORVSURIXQGL]DGR N.G.Z: 6LODOHJLVODFL¾QVHRFXSDGHIDFLOLWDUHOGHVSLGR SRUTXH UHGXFH HO FRVWR GH LQGHPQL]DFL¾Q R VL OD OHJLVODFL¾QVHRFXSDGHŹH[LELOL]DUHOWLHPSRGHWUDEDMR FUHDQGRFDWHJRU¯DVFRPRHOŒWUDEDMRLQWHUPLWHQWHœRVL ODOHJLVODFL¾QVHRFXSDGHDŰDQ]DUGHUHFKRVGHVLJXDOHV SDUD WUDEDMDGRUHV R WUDEDMDGRUDV TXH HVW£Q SUHVWDQGR VHUYLFLRVSDUDXQPLVPRHPSOHDGRUEHQHŰFLDULRFRPR HVHOFDVRGHODUHJXODFL¾QGHODVXEFRQWUDWDFL¾QTXHQR HVWDEOHFH OD DSOLFDFL¾Q GHO PLVPR FRQYHQLR GH WUDEDMR para los trabajadores subcontratados y los trabajadores FRQWUDWDGRV GLUHFWDPHQWH VH HVW£Q SURPRYLHQGR relaciones laborales inestables. En todos estos casos el objetivo que se prioriza es bajar costos laborales; la preocupación no estå en mejorar la productividad, ya que todas estas reformas atentan FRQWUDODFRQVWUXFFL¾QGHUHODFLRQHVODERUDOHVHVWDEOHV que son las que pueden permitir un crecimiento del compromiso de trabajadores y trabajadoras con la empresa, y con ello el crecimiento de la productividad. /D UHIRUPD ODERUDO UHDOL]DGD HQ %UDVLO HQ XQ VHQWLGR JHQHUDOIXHRULHQWDGDSRUREMHWLYRVGHŹH[LELOL]DFL¾QGH ODVUHODFLRQHVODERUDOHV\UHGXFFL¾QGHFRVWRVODERUDOHV La reforma en puertas en Argentina, conmuta multas y penalidades a los empresario que no registraron a sus WUDEDMDGRUHV HQ SRV GH XQ EODQTXHR ODERUDO SUHWHQGH EDMDUORVDSRUWHV\FRQWULEXFLRQHVSDWURQDOHVFRQJHODOD posibilidad de reclamos de trabajadores y trabajadoras HQUHODFLRQHVGHVXEFRQWUDWDFL¾QDGXFLHQGRHOFDU£FWHU de responsabilidad solidaria de la empresa principal, en DFWLYLGDGHV TXH HO SUR\HFWR GH OH\ GHŰQH FRPR ŒFRPSOHPHQWDULDVœ WDOHV FRPR OLPSLH]D VHJXULGDG PRQWDMH GH LQVWDODFLRQHV VHUYLFLRV PGLFRV GH emergencia y de higiene, seguridad en el trabajo, JDVWURQRP¯DLQIRUP£WLFDWUDQVSRUWHTXHVHHIHFWŸHQHQ HOPLVPRHVWDEOHFLPLHQWR3URPXHYHODUHGXFFL¾QGHOD EDVH LPSRQLEOH SDUD ODV LQGHPQL]DFLRQHV SRU GHVSLGR (VGHFLUWRGDVUHIRUPDVTXHHVWLPXODODFRQVWLWXFL¾QGH relaciones laborales inestables. Nuestro país ya atravesó la experiencia de los aùos noventa, con UHIRUPDV ODERUDOHV ĚH[LELOL]DGRUDV TXH VL movieron alguna aguja en el empleo, la movió para atrås.

7


-¿Cómo incentivarías la creación de empleo? L.B.: Las políticas que tienen que ver estrictamente con lo laboral tienden a tener poco efecto, lo único que genera empleo es si la economía crece, no obstante, uno tiene algunos mecanismos para tratar o bien aumentar el empleo agregado o incentivar el empleo en ciertos grupos. En general la política de subsidio al empleo no tiene mucho impacto, lo tiene si va acompaùada de otras cuestiones que incentivan al empleador a acceder a mejor tecnología, FUGLWRŰQDQFLDPLHQWR Entonces la cuestión pasa mås bien por el tema de la creación de empleo agregado o de ciertos sectores y en un contexto donde incluso algunos aspectos en una etapa de transición los trabajadores puedan negociar con los empresarios algún tema derivado de, por ejemplo, cuestiones que tienen que ver con la distribución de las horas a lo largo del aùo para hacerlo P£VŹH[LEOHSHURWRGRVLHPSUHFRPSHQVDGRHQDOJXQD medida, tiene que ser en el marco de un programa mås amplio ya que estas medidas aisladas en general lo que hacen es disminuir el bienestar de los trabajadores, los ingresos o las condiciones de trabajo. Yo creo que relativamente hay poco margen para las políticas que son estrictamente laborales, esto no quiere decir que no se deban hacer. Otro aspecto tiene que ver con tratar de controlar muy bien el trabajo no registrado, en este país tenemos un alto porcentaje que parte es debido a que las empresas son de baja productividad y no hay mucho que se pueda hacer sin mejora eso J.M.G.: Para lograr un crecimiento del empleo, una mejora en su calidad y una elevación de las remuneraciones, no sólo se necesita lograr crecimiento económico –condición sine qua nonsino tambiÊn ir transformando estructuralmente la economía para elevar su productividad y redirigirla hacia sector que no compitan a escala mundial en base a malas condiciones laborales –por ejemplo confecciones–. Y a ello, se debe agregar ŰVFDOL]DFL¾QLQWHQVD N.G.Z: La generación de empleo depende, en parte, del modelo de desarrollo que adopta el país. Y esto es en parte, ya que nos encontramos, mås que en las puertas de la cuarta revolución tecnológica, diría que en la sala de estar de esta revolución, que supone una revisión en el mundo del debate sobre el futuro del empleo. A partir de estas características, si la orientación del modelo es exportar agro-industria, y no desarrollar política industrial endógena, política industrial que suponga innovación e industria, la brecha tecnológica

8

FRQHOPXQGRGHVDUUROODGRVHUÂŁFDGDYH]PD\RU\FDGD YH] PÂŁV GLIÂŻFLO GH UHGXFLUOD 6H SXHGH JHQHUDU HPSOHR con una estructura heterogĂŠnea, que demanda empleo de baja calidad, arrastrado por una estructura productiva con bajos encadenamientos. Ello puede bajar la tasa de desempleo en determinados contextos, pero es poco VXVWHQWDEOH HQ HO ODUJR SOD]R FRQ HO FRQWH[WR PXQGLDO que existe. La generaciĂłn de empleo sustentable en el ODUJRSOD]RUHTXLHUHLPSHULRVDPHQWHTXHORVJRELHUQRV en la actualidad se orienten por la generaciĂłn de empleo de calidad, y ello supone en paĂ­ses como el nuestro, que el Estado se comprometa con el objetivo inversor, que comande la creaciĂłn de infraestructura, por ejemplo. De OR FRQWUDULR OD HĹ°FLHQFLD SURGXFWLYD QR OHYDQWD YXHOR Entonces, desde mi perspectiva, la generaciĂłn de empleo requiere este tipo de compromisos y de acciones. La legislaciĂłn laboral no genera empleo.Ahora, el segundo problema son las relaciones laborales. Lo que regula la legislaciĂłn laboral son las relaciones laborales. La legislaciĂłn puede promover relaciones de empleo productivo de calidad, o puede promover relaciones de empleo inestable.6L OD HVWUXFWXUD SURGXFWLYD \ HQ FRQVHFXHQFLD ocupacional, se compone de una proporciĂłn elevada de HPSOHR GH EDMD FDOLĹ°FDFLÂľQ H LQGXVWULDV GH EDMD productividad, probablemente estos empresarios GHĹ°HQGDQ QRUPDWLYDV ODERUDOHV TXH EXVFDQ OD ĹąH[LELOL]DFLÂľQ ODERUDO HQ HO VHQWLGR GH UHGXFLU FRVWRV laborales.

La generaciĂłn de “ empleo sustentable en el largo plazo

requiere, imperiosamente, que los gobiernos en la actualidad se orienten por la generaciĂłn de empleo de calidad, y ello supone en paĂ­ses como el nuestro, que el Estado se comprometa con el objetivo inversor, que comande la creaciĂłn de infraestructura

�

El Germen - Nov 2017


Por Mariano Kestelboim y Diego Silva Economistas UBA

Crisis y estrategias defensivas en el

sector textil-indumentaria

L

a llegada del macrismo supuso para la Argentina un cambio en el rĂŠgimen macroeconĂłmico y en la estrategia de desarrollo de mediano y largo plazo. Ante este nuevo escenario, los sectores industriales mano de obra intensivos, “sensibles“, dentro de los cuales el textil y el de indumentaria son emblemĂĄticos, se han visto perjudicados. En el plano macroeconĂłmico, los Ăşltimos dos aĂąos conjugaron una reducciĂłn del consumo con un aumento de costos y apertura comercial. Es decir, una reducciĂłn de la demanda acompaĂąada por una mayor presiĂłn competitiva. /DGHYDOXDFLÂľQFRQWUDFWLYDFRQVXHIHFWRLQĹąDFLRQDULRMXQWRFRQODOLEHUDFLÂľQGHWDULIDV\HODXPHQWRGHOFRVWRGHO crĂŠdito implicaron una merma en el ingreso disponible de las familias, lo que dio lugar a estrategias defensivas y mĂĄs selectivas en lo que respecta al consumo de los hogares. De esta manera, debido a la contracciĂłn presupuestaria y al cambio de precios relativos en favor de bienes durables, como automĂłviles, las familias postergaron el consumo de bienes como la indumentaria. Al mismo tiempo el sector ya tenĂ­a internalizado el dĂłlar blue como precio de referencia frente a la competencia externa, producto de la alta informalidad de las transacciones y de las restricciones a las importaciones, de forma tal que la devaluaciĂłn, el brusco aumento tarifario y el mayor costo GHO ĸQDQFLDPLHQWR LPSOLFDURQ VXEDV PX\ VXSHULRUHV GH VXV FRVWRV HQ UHODFLĂ?Q D VXV SUHFLRV GH comercializaciĂłn, empeorando en gran medida su competitividad y obligando a las empresas a perder rentabilidad o, en los peores casos, a trabajar directamente a pĂŠrdida. Por otra parte, la caĂ­da en las ventas, en un contexto en el que las empresas en general esperaban una rĂĄpida reactivaciĂłn, obligĂł a las fĂĄbricas, primero, a incrementar sus stocks y, mĂĄs tarde, a afrontar el aumento de sus costos PHGLRVGHULYDGRGHODREOLJDGDFRQWUDFFLÂľQGHODSURGXFFLÂľQWHQLHQGRTXHSURUUDWHDUFRVWRVĹ°MRVHQXQPHQRUQLYHOGH YHQWDV\DODYH]DVXPLUHOFRVWRĹ°QDQFLHURGHPDQWHQHUHOHYDGRVVWRFNVGHPHUFDGHUÂŻDIXHUDGHWHPSRUDGDFRQDOWDV tasas de interĂŠs. En forma inversa, ODXWLOL]DFLĂ?QGHXQDQFODFDPELDULDSDUDFRPEDWLUODLQÄšDFLĂ?QDORODUJRGHO Ăşltimo aĂąo y medio ha supuesto una apreciaciĂłn cambiaria que ha potenciado ese deterioro de la competitividad precio sectorial, favoreciendo ademĂĄs las compras en el exterior por parte de los sectores de mayores ingresos. La consecuencia mĂĄs palpable de la nueva polĂ­tica macroeconĂłmica para la cadena de indumentaria ha sido una caĂ­da sostenida de su actividad desde enero de 2016 hasta la fecha. Si tomamos el EMI como referencia, la industria textil comenzĂł el aĂąo pasado con un volumen de producciĂłn 26% superior al de enero de 2015. La contracciĂłn fue pronunciada durante todo el aĂąo, llegando en diciembre de 2016 a registrar una baja de 27% por debajo del mismo perĂ­odo del aĂąo previo. Es decir que comenzĂł 2016 con un crecimiento interanual de 26% y terminĂł con una caĂ­da de 27%. En 2017, por su parte, el sector acumula cerca de un 10% de baja interanual. (QIRUPDSDUDOHODDODPHQRUDFWLYLGDG\FDĂŠGDGHOFRQVXPRVHREVHUYDXQVLJQLĸFDWLYRDXPHQWRGHODV importaciones. En el primer semestre de 2017 las importaciones crecieron un 57% en volĂşmenes respecto a 2016 y un 94% en relaciĂłn a 2015. En tanto, los precios promedio, en dĂłlares, bajaron un 20% en los primeros seis meses de 2017 respecto al mismo lapso de 2016. La combinaciĂłn de una caĂ­da pronunciada en la actividad y un aumento VRVWHQLGRGHODVLPSRUWDFLRQHVFRQĸJXUDXQDVLWXDFLĂ?QLPSHQVDEOHGXUDQWHHOJRELHUQRNLUFKQHULVWD\SRU eso mismo un claro sĂ­ntoma del cambio de ĂŠpoca. El cambio en la estrategia de desarrollo es el segundo eje que marca la situaciĂłn actual del sector. Durante 12 aĂąos HONLUFKQHULVPRFRQVXVDFLHUWRV\VXVHUURUHVDSRVWĂ?DXQDHVWUDWHJLDGHSURWHFFLĂ?QHLPSXOVRGHOVHFWRU industrial, con eje en la administraciĂłn de comercio, el crĂŠdito blando, el fortalecimiento del consumo interno y la protecciĂłn del empleo, bajo un esquema con muchas similitudes a la estrategia adoptada durante la ISI. El Germen - Nov 2017

9


En contraposiciĂłn, y particularmente desde lo discursivo, el gobierno de Cambiemos promueve una apuesta por el libre cambio, las ventajas comparativas y una inserciĂłn “inteligente“ al mundo. De esta forma la cadena de indumentaria ya no se presenta como un eje central en la estrategia pĂşblica por conservar altas tasas de empleo sino, por el contrario, como una distorsiĂłn cuyo resultado no es otro que la existencia de ropa cara. Es que si bien el macrismo ha entendido que no puede abrir la economĂ­a de un dĂ­a para el otro y barrer la producciĂłn local de productos sensibles con mercancĂ­as chinas, la nueva polĂ­tica apunta progresivamente en esa direcciĂłn y augura que tanto empresarios como trabajadores del complejo textil indumentaria deberĂĄn adoptar estrategias defensivas durante el tiempo que se mantenga el gobierno actual.

gĂŠnero y mercado laboral

Techo de cristal y discriminaciĂłn

E

n el mercado laboral existen marcadas desigualdades de gĂŠnero. Observando las tasas de participaciĂłn, las remuneraciones salariales y la proporciĂłn de mujeres por rama productiva se puede apreciar a simple vista esta inequidad. Entonces resulta que la divisiĂłn sexual del trabajo, que adjudica a la mujer el espacio domĂŠstico y de cuidados LQĹąX\H HQ VX LQVHUFLÂľQ continuidad y ascenso en el mercado de trabajo, siendo la principal fuente de las desigualdades.

similar, si se desagrega por edad, las mujeres jĂłvenes son las que tienen una tasa de participaciĂłn menor en el mercado laboral. Lo mismo ocurre en la tasa de empleo -Ocupadxs/PoblaciĂłn Totalsiendo 42,4% para las mujeres y 63,6% para los varones. La brecha salarial entre varones y mujeres es de aproximadamente 24%. Esto podrĂ­a darse porque los varones alcanzan niveles educativos mĂĄs altos, sin embargo, no es asĂ­: entre lxs asalariadxs del sector privado el 12,9% de los varones tienen tĂ­tulo universitario, mientras que, de las mujeres, un 21,0% hizo una carrera de grado. Siendo las mujeres las que tienen un mayor grado de profesionalizaciĂłn, siguen existiendo diferencias salariales en su contra.

SegĂşn la Encuesta Permanentes de Hogares (EPH), durante el segundo trimestre de 2017 la tasa de desocupaciĂłn - Desocupadxs/PEA - fue de 8,7%. Al desagregar la tasa por gĂŠnero, observamos que afecta a un 9,5% de las mujeres activas, mientras que en el caso de los varones a un 8,2%. De modo

PoblaciĂłn Total

47,9%

52,1%

Tasa de empleo 63,6%

42,4%

Tasa de desocupaciĂłn 8,2%

9,5% 70%

35%

0%

Mujeres

35%

70%

Varones

Fuente: ElaboraciĂłn propia en base a INDEC - Datos a IIT-17

10

El Germen - Nov 2017


Plan h - N° XV

TambiĂŠn existen diferencias en cuanto a las ramas de inserciĂłn: hay una feminizaciĂłn de los sectores relacionados a la producciĂłn de servicios como los de limpieza, trabajos domĂŠsticos, educaciĂłn, salud y cuidados. Esto se debe a que existe una construcciĂłn social que le adjudica a la mujer el rol del cuidado y le imposibilita desempeĂąarse en otros ĂĄmbitos, reservados para los varones. Varixs autorxs llaman a esta tendencia ‘paredes de cristal’, UHĹąHMDQGR OD LPSRVLELOLGDG GH WUDVODGDUVH GH HVWRV trabajos/sectores a los considerados masculinos, debido a resabios culturales en las estructuras laborales que determinan las ideas de trabajos de hombres y de mujeres. TambiĂŠn existen barreras invisibles que impide a las mujeres crecer en sus ĂĄmbitos profesionales o acadĂŠmicos, por exigirles VREUHFDOLĹ°FDFLRQHVUHVSHFWRDORVYDURQHV

mĂĄs riesgo de estar en negro y en condiciones precarias. Aquellas mujeres que logran acceder a trabajos mejor remunerados siguen recibiendo menos salarios que su compaĂąero por el mismo puesto. La maternidad, la responsabilidad de la crianza y del cuidado siguen perpetuando desigualdades de gĂŠnero. De esta forma queda condicionado el acceso, la continuidad y el crecimiento en los ĂĄmbitos profesionales o acadĂŠmicos. En materia normativa son muchas las leyes que se fueron implementando para revertir estos problemas y hubieron avances en la participaciĂłn de las mujeres en la polĂ­tica, en las oportunidades econĂłmicas, en el acceso a la educaciĂłn o en el acceso a posiciones de liderazgo, pero aĂşn queda mucho por hacer al respecto. La reforma laboral que estĂĄ en boga, que DXPHQWD OD SUHFDUL]DFLÂľQ \ ĹąH[LELOL]DFLÂľQ SRQH HQ peligro estos avances y tiende hacia una profundizaciĂłn de las desigualdades existentes. Desde El Germen consideramos de suma importancia visibilizar y problematizar el rol que se le asigna socialmente a la mujer para lograr reconocimientos y transformaciones en los espacios en los que cada unx se desarrolla, pero el verdadero desafĂ­o estĂĄ en generar polĂ­ticas pĂşblicas para lograr un real avance hacia la igualdad de gĂŠnero.

Por otro lado, la organizaciĂłn del hogar evidencia una inequidad sobre cĂłmo se reparten las tareas al interior del nĂşcleo familiar, y cĂłmo las mujeres disponen de menos tiempo para utilizar en el mercado laboral, en actividades recreativas y otras. Observando el tiempo asignado por mes y por semana, con los datos de la Encuesta de Uso del Tiempo (EUT)*, se puede observar que las mujeres destinan una mayor proporciĂłn de su tiempo para las tareas de cuidado en relaciĂłn a los varones, en tanto que las primeras dedican 6,4 horas diarias de su tiempo a estas actividades y los Ăşltimos sĂłlo 3,4. (VWRV GDWRV LQWHQWDQ UHĹąHMDU DOJXQRV GH ORV WDQWRV mecanismos de discriminaciĂłn existentes en el mercado laboral contra la mujer. Son ellas las que sufren mĂĄs el desempleo, la informalidad y la brecha salarial. Les cuesta mucho mĂĄs conseguir un trabajo y las mĂĄs jĂłvenes estĂĄn relegadas de la posibilidad de acceder a su primer sueldo. Cuando lo consiguen tiene

El Germen - Nov 2017

Concepto de cuidado: son todas las actividades y prĂĄcticas necesarias para la supervivencia cotidiana de las personas en la sociedad en que viven. Incluye el autocuidado, el cuidado directo de otras personas como niĂąos y niĂąas, personas mayores, enfermas o con algunas discapacidades (la actividad interpersonal de cuidado), la provisiĂłn de las precondiciones en que se realiza el cuidado (la limpieza de la casa, la compra y preparaciĂłn de alimentos) y la gestiĂłn del cuidado (coordinaciĂłn de horarios, traslados a centros educativos y a otras instituciones, supervisiĂłn del trabajo de cuidadoras remuneradas, entre otros). *Encuesta de Uso del Tiempo (EUT): herramienta estadĂ­stica creada con el objetivo de brindar informaciĂłn respecto a la participaciĂłn y el tiempo destinado a las tareas domĂŠsticas, al cuidado del hogar y al trabajo voluntario

11


Sistema previsional

Una historia de vaivenes

E

l sistema previsional argentino surgió con la creación de las cajas jubilatorias para trabajadores estatales en 1904, como un sistema pequeùo y precario, que sólo abarcaba a algunos gremios. Durante los primeros gobiernos peronistas, se entró en una etapa de expansión y de PDVLŰFDFL¾Q GH OD FREHUWXUD +DFLD ĸQHV GH OD GÆFDGDGHOoHOVLVWHPDSUHYLVLRQDODPSDUDED DOGHORVWUDEDMDGRUHVDFWLYRV\FRPHQ]�D SHQVDUVH FRPR XQ GHUHFKR GHO WUDEDMDGRU FX\R ×QLFR UHTXLVLWR HUD SHUWHQHFHU DO PHUFDGR GH WUDEDMRIRUPDO (Q  VH DEDQGRQ� HO UÆJLPHQ GH FDSLWDOL]DFL�Q HQ HO FXDO FDGD WUDEDMDGRU DSRUWDEDIRQGRVDVXFDMDLQGLYLGXDOTXHSRGUÊD XWLOL]DUHQODHGDGSDVLYD\VHHVWDEOHFL�HOGH UHSDUWR. Así, el sistema previsional DVXPL� FRPR EDVH GH ĸQDQFLDPLHQWR D O[V WUDEDMDGRU[V DFWLYRV, que mediante sus aportes, debían sostener a aquellos que se encontraban en edades pasivas, JHQHUDQGR XQ VLVWHPD VROLGDULR LQWHUJHQHUDFLRQDOPHQWH. TambiÊn se estableció que lxs trabajadorxs peor remunerados obtendrían una Tasa de Sustitución del Salario (TSS) -la relación entre el ingreso de lxs jubiladxs y lxs trabajadorxs activos- mås alta en comparación con los que recibían mejores retribuciones. Posteriormente, esta medida se revirtió cuando Frondizi estableció la TSS en un 82% del salario, igualando las de las distintas actividades. Asimismo, en esta etapa comenzó a crecer la brecha entre el mercado formal de trabajo y el mercado informal. Por lo tanto, HOQ×PHURGHDVDODULDG[VTXH QR SDJDEDQ FRQWULEXFLRQHV DXPHQW� FRQVLGHUDEOHPHQWH SURYRFDQGR ORV SULPHURV SUREOHPDVGHĸQDQFLDPLHQWRde nuestro sistema. 'XUDQWH HO JRELHUQR GH IDFWR GH 2QJDQÊD se incrementaron las restricciones al acceso de las prestaciones y se recortó la TSS a 70%. TambiÊn, se elevó la edad de retiro. Ademås, se incrementó la cantidad de aùos necesaria para acceder al sistema. 3RUŸOWLPRVHŰM¾TXHHOPRQWRGHODSUHVWDFL¾QHVWDU¯D asociado a la historia laboral de cada trabajador, es decir, que la TSS era un paråmetro heterogÊneo que iba a depender de lo que cada trabajador había ganado



durante su vida activa, y no de su rama de actividad. Por otro lado, si bien se mantuvo el rÊgimen de reparto, VHWUDQVIRUP�HOSDWU�QGLVWULEXWLYRH[LVWHQWHHQ IDYRU GH ORV HVWUDWRV PžV HOHYDGRV. El creciente número de trabajadorxs que quedaban por fuera de la estructura formal tuvo como consecuencia no sólo la exclusión de las clases mås bajas, sino tambiÊn LPSRUWDQWHVSUREOHPDVGHŰQDQFLDPLHQWR$VXYH]OD intensidad de la cobertura (valor relativo al salario) se vio profundamente afectada. 'XUDQWHOD×OWLPDGLFWDGXUDPLOLWDU, en el marco de una intensa represión a la organización de lxs trabajadorxs, VH LPSXOV� XQD QXHYD UHIRUPD GHO VLVWHPD: en 1980 se eliminaron las contribuciones patronales, que fueron reemplazadas por la ampliación del IVA, un impuesto regresivo que pesa mås sobre los sectores mås vulnerables. De este modo, hXER XQD PRGLĸFDFL�Q HQ OD ĸQDQFLDFL�Q GHO VLVWHPD HQ SHUMXLFLRGHODVFDSDVPHGLDV\EDMDV. Asimismo, con el congelamiento de las prestaciones, HOYDORUUHDO GH ORV EHQHĸFLRV SUHYLVLRQDOHV FD\� XQ , empeorando la posición de lxs jubiladxs en una magnitud sin precedentes. Esta reforma provocó que el VLVWHPDIXHUDGHSHQGLHQWHGHODŰQDQFLDFL¾QPHGLDQWH recursos no contributivos, lo que la hacía extremadamente vulnerable a variaciones en la recaudación. Esto terminó generando el colapso en los aùos siguientes. &RQODYXHOWDGHODGHPRFUDFLDVHLQWHQW�UHYHUWLU HO GHVDVWUH ĸQDQFLHUR UHVWDEOHFLHQGR ODV FRQWULEXFLRQHV SDWURQDOHV. Sin embargo, por lo grave de la situación, se siguió recurriendo a la WUDQVIHUHQFLD GH UHFXUVRV ŰVFDOHV 7DPELQ VH HVWDEOHFLHURQODVSULPHUDVPRUDWRULDV tendientes a consolidar las deudas previsionales de lxs trabajadorxs autónomos, permitiendo el acceso a los haberes antes de cancelar el total de aportes adeudados. Si bien sentó un importante precedente para las moratorias futuras, debido a la fragilidad del sistema, esta medida empeoró los problemas de ŰQDQFLDFL¾Q /D H[SDQVL¾Q GHO WUDEDMR LQIRUPDO OD HYDVL¾QŰVFDO\HOHQYHMHFLPLHQWRSREODFLRQDOVLJXLHURQ debilitando el sistema a lo largo de los 80, y, como consecuencia, en 986 Alfonsín decretó la Emergencia El Germen - Nov 2017


Plan h - N° XV

Previsional para congelar las demandas y la ejecuciĂłn de sentencias en contra del Estado por haberes adeudados. De este modo, aĂşn en democracia, las jubilaciones siguieron disminuyendo en tĂŠrminos reales.

FRPR IXHQWH GH ŰQDQFLDPLHQWR GH SRO¯WLFDV SŸEOLFDV \ obras de infraestructura. En simultåneo, a travÊs de distintas leyes de moratoria, se incluyeron al sistema jubilatorio a personas que no reunían los aùos necesarios de aportes, por haber trabajado mayoritaria o únicamente de manera informal. Así, se desarrolló un sistema de seguridad social en el cual recibir una pensión a partir de determinada edad es un derecho, y no el fruto de una inversión. Desde 2003 hasta 2015, el número de EHQHĸFLDULRV GHO VLVWHPD VH GXSOLF� (creció 109,5%), y se alcanzó la cobertura mås alta de LatinoamÊrica (entre 90,8% y 99,1%, según la medición que se tome).

En la dÊcada de 1990, en el marco del avance global y regional del neoliberalismo, y con el FMI impulsando reformas estructurales que incluían la reducción del JDVWR\HOGŰFLWŰVFDOVXPDGRDODVGHŰFLHQFLDVSURSLDV de un sistema previsional quebrado, se empezó a cuestionar el rÊgimen de reparto. Finalmente, en 1994 se conformó un sistema mixto, que combinaba componentes de reparto que seguían siendo de gestión estatal, y de capitalización administrado por Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP) y Compaùías de Seguro de Retiro &65 HQVXPD\RU¯DSULYDGDV(VWDUHIRUPDEHQHŰFLDED al sistema de capitalización en muchos aspectos, tales como el cålculo de las prestaciones y la inclusión automåtica de lxs indecisxs en el segmento privado. TambiÊn es importante resaltar que las AFJPs cobraban, en concepto de prestaciones de servicios, elevadas comisiones, que ademås de aumentar los costos de DFFHVRDOVLVWHPDUHGXMHURQVXHŰFLHQFLD$VLPLVPRHQ lugar de invertir su recaudación en el sector productivo, fue colocada en muchos casos en inversiones riesgosas, llevando a muchas AFJP a la quiebra, perjudicando los IRQGRVGHO[VDŰOLDG[VDHVWHUJLPHQ

Actualmente, la ANSES continúa funcionando de esta forma. Sin embargo, llaman nuestra atención los anuncios recientes por parte del gobierno nacional acerca de una nueva reforma del sistema previsional. Siendo aún desconocidos los detalles del proyecto, la misma, en conjunto con la reforma impositiva -que se estå discutiendo en el Parlamento - y la laboral (Ver nota 'Las reformas que se hicieron y las que vendran' en la pågina 13), ponen en SHOLJURHOĸQDQFLDPLHQWR\ODVXVWHQWDELOLGDGGHO sistema de reparto jubilatorio. En este sentido, esta nota tiene como objetivo alertar sobre las posibilidades de que el sistema se deteriore o vuelva a ser administrado por privados. /DGHVĸQDQFLDFL�QGHOD ANSES deja pocos caminos posibles para el sistema de jubilaciones: se elimina el sistema público de reparto, disminuye la cantidad de EHQHĸFLDULRVRVHUHGXFHQVXVWDQFLDOPHQWHVXV ingresos.

Unos aĂąos mĂĄs tarde, en el contexto de la crisis del  \ FRQ OD VDQFLÂľQ GH OD /H\ GH 'ÂŤĹ°FLW &HUR el Ministerio de Trabajo con Patricia Bullrich a la cabeza estableciĂł un recorte del 13% a las erogaciones del rĂŠgimen de reparto que superaran los $500, perjudicando nuevamente a lxs jubiladxs.

El sistema de solidaridad intergeneracional y de cobertura universal que supimos conseguir, despuĂŠs de mĂĄs de un siglo, es un aspecto positivo del Estado argentino que vale la pena conservar y defender, porque es el que garantiza el bienestar de la poblaciĂłn de la tercera edad, sobre la base del aporte de los trabajadores activos. Abandonarlo y reemplazarlo por un sistema de capitalizaciĂłn individual puede tener consecuencias negativas en cuanto al incremento de la desigualdad y puede hacer peligrar los ahorros de los trabajadores.

Posteriormente, en el 2008, se eliminó en nuestro país el sistema de capitalización, estatizando los IRQGRVGHODVGLH]$)-3VH[LVWHQWHV\XQLĸFDQGR el sistema previsional. Los activos que previamente pertenecían a dichas empresas pasaron a formar parte de un Fondo de Garantía de Sustentabilidad bajo la órbita de la ANSES, que había sido creado el aùo previo FRQ OD LQWHQFL¾Q GH DVHJXUDU D ORV EHQHŰFLDULRV GH OD seguridad social y, al mismo tiempo, realizar inversiones TXHSURGX]FDQXQEHQHŰFLRDSURYHFKDEOHSRUHO(VWDGR Creacion del primer rÊgimen previsional para lxs trabajadorxs estatales

1904

Se impone la centralizaciĂłn administrativa, restricciones de acceso a las prestaciones y un patrĂłn distributivo en detrimento de las capas medias y bajas

1954

1969

Se asume la lĂłgica de reparto como base para la estructura del sistema

El Germen - Nov 2017

Se decreta la emergencia previsional

1980 Se eliminan las contribuciones patronales

1986

Se impone un recorte del 13% para las jubilaciones del rĂŠgimen de reparto mayores a $500

1994

2001

Reforma previsional. Se instaurĂĄ un sistema mixto entre el pĂşblico de reparto y el privado de capitalizaciĂłn

2008 EliminaciĂłn del sistema de capitalizaciĂłn y estatizaciĂłn de los fondos de las AFJPs

13


Las reformas que se hicieron y las que vendrĂĄn Por Federico Pastrana y Juan Goldman Economistas Centro-Periferia

¿Por quÊ una ¿QuÊ se hizo en el reforma tributaria? último tiempo? Desde varias posiciones ideológicas se sostiene la idea de que la reforma tributaria es una deuda pendiente en la Argentina. Por un lado, hay quienes plantean como preocupación central que la estructura impositiva actual es fuertemente regresiva. Esto se debe al importante peso de este tipo de impuestos sobre el total, entre los que se destaca el Impuesto al Valor Agregado. Este impuesto representó en 2016 un 28% de la recaudación total y carga en mayor proporción a los mås pobres, que son quienes mås consumen en relación a su ingreso. A nivel provincial, ocurre lo mismo con el Impuesto a los Ingresos Brutos, que tambiÊn grava la actividad, tiene efecto cascada al cobrarse en cada punto de la cadena productiva y representa un 75% de los recursos propios de las provincias, en promedio. La baja proporción del impuesto a la renta y a la riqueza (i.e. bienes personales) es otro aspecto que termina de FRQĸJXUDU OD SRFD SURJUHVLYLGDG GHO HVTXHPD tributario actual. Por otro lado, hay quienes hacen Ênfasis en el GÆĸFLW ĸVFDO \ HQ OD SUHVL�Q WULEXWDULD. La existencia de cuentas públicas GHŰFLWDULDV desde el 2010, un gasto público que creció mås råpido que el PIB en los últimos aùos y una alta presión tributaria en comparación con otros países de AmÊrica Latina se encuentran entre las principales evidencias que explicarían la necesidad de realizar cambios en los tributos. Estos tambiÊn hacen hincapiÊ en la complejidad del sistema tributario, donde la procedencia de los recursos y el destino de los gastos estå GHŰQLGD por un sinnúmero artículos, leyes y clåusulas.

14

Antes de enforcarnos sobre la reforma tributaria, con efectos sobre la laboral y previsional, es importante mencionar que el macrismo ya implementó distintos cambios al Sistema Tributario, los FXDOHVWXYLHURQFRPRSULQFLSDOHVEHQHĸFLDULRVDO escalafón mås alto de ingresos y a los sectores históricamente mås productivos. Estas medidas no representaron una solución a la complejidad ni mejora en la progresividad del sistema. Ejemplo de ello son la reducción y extinción de retenciones al agro y la PLQHU¯DODPRGLŰFDFL¾QHQJDQDQFLDV\ODHOLPLQDFL¾Q paulatina de bienes personales.

Los objetivos de la reforma tributaria

En sintonĂ­a a lo anterior, el paquete de medidas presentado en los Ăşltimos dĂ­as, tiene como principal objetivo bajar la presiĂłn tributaria a las empresas, sin distinciĂłn de tamaĂąo ni sector. Dentro de los cambios mĂĄs destacados, bajo el argumento de la necesidad de reducir la informalidad en el empleo e impulsar la inversiĂłn, se intenta llevar adelante una rebaja generalizada de las contribuciones patronales y una reducciĂłn del impuesto a las ganancias reinvertidas. A pesar que se esgrime que reducir la carga impositiva de las empresas tendrĂĄ como correlato aumentos en la inversiĂłn, una disminuciĂłn del trabajo informal y creaciĂłn de puestos formales (todos puntos que incrementarĂ­an la recaudaciĂłn), hasta en los propios cĂĄlculos del Ministerio de Hacienda se reducen los ingresos del Estado y la ANSES. Como consecuencia de ello, puede esperarse una dinĂĄmica mĂĄs fuerte de reducciĂłn del gasto y deja entrever cambios en al sistema previsional.

El Germen - Nov 2017


Plan h - N° XV

El cambio mås VLJQLĺFDWLYRGHOD UHIRUPDWULEXWDULD El cambio con mayor impacto sobre los ingresos GHO (VWDGR HV OD PRGLĸFDFL�Q VREUH contribuciones patronales. Estas contribuciones las paga el empleador sobre el salario bruto de cada trabajador con una alícuota del 21% (servicios y comercio) o 17% (resto de las actividades). A su vez, hasta un 11,8% de este impuesto puede ser tomado FRPR FUGLWR ŰVFDO VHJŸQ OD ]RQD JHRJU£ŰFD GHO SD¯V donde se realiza la actividad. Los cambios propuestos involucran el establecimiento de un Mínimo No Imponible sobre el salario bruto sobre el que se calcula el impuesto, que alcanzaría los $  GH KR\ HQ  VH LQGH[D SRU LQŹDFL¾Q  Entonces, en cinco aùos, por un trabajador que cobra  GH KR\ HO HPSOHDGRU SDJDU£ FRQWULEXFLRQHV patronales sobre $ 8.000. Esto cobra relevancia en una economía donde parte importante de los

por un empeoramiento de las condiciones laborales acompaĂąado por un aumento del GHVHPSOHRHLQIRUPDOLGDG Esto se deba a que el mercado laboral no responde en la OÂľJLFDSODQWHDGDVLQRDRWUDel aumento del empleo GHSHQGH SULQFLSDOPHQWH GHO QLYHO GH SURGXFFLĂ?Q actual y esperada OR TXH HVWÂŁ PÂŁV DWDGR D ODV condiciones del mercado del bien que se produce que a los costos laborales. Por otro lado, uno de los argumentos que se utilizan para aplicar esta medida es que existe una elevada informalidad laboral en Argentina y ello se reducirĂ­a PHGLDQWHXQDGLVPLQXFLÂľQGHORVFRVWRVODERUDOHV3RUOR tanto, pareciera que el problema de la precariedad laboral estarĂ­a vinculado a las regulaciones y los HOHYDGRV FRVWRV GH FRQWUDWDFLĂ?Q GH OD PDQR GH obra, es decir, un problema del Estado y no de la estructura productiva, social y laboral. Sin HPEDUJR QL HQ OD KLVWRULD QL HQ OD FRPSDUDFLÂľQ internacional esto se evidencia. Por ejemplo, si vemos una fotografĂ­a de la informalidad y las contribuciones laborales, se observa que ODVLWXDFLĂ?QHVGLVSDUHQWUH ORVSDĂŠVHV\QRH[LVWHODUHODFLĂ?QSODQWHDGD

Empleo informal (eje izq) y contribuciones patronales (eje der)

60,0%

35,0% 30,0%

50,0%

25,0%

40,0%

20,0%

30,0%

15,0%

20,0%

10,0%

10,0% 0,0%

5,0% ArgenĆ&#x;na

Brasil

Uruguay Empleo Informal

trabajadores tienen ingresos por debajo de ese monto, aunque la polĂ­tica a implementar afecta lo que se paga por el trabajador de todas las remuneraciones. A su vez, se estipula un camino donde la tasa de contribuciones patronales pase a ser 19,5% para todas ODV UDPDV \ VH HOLPLQD OD GHGXFFLÂľQ GH ODV contribuciones vĂ­a IVA. /D UHGXFFLĂ?Q GHO FRVWR ODERUDO PHGLDQWH OD GLVPLQXFLĂ?QGHFRQWULEXFLRQHVSDWURQDOHVIXHXQ PHFDQLVPR TXH \D VH XWLOL]Ă? HQ ORV p en la EÂźVTXHGD GH DXPHQWDU HO QLYHO GH HPSOHR (Q XQ FRPLHQ]R IXH SDUD OD SURGXFFLÂľQ SULPDULD LQGXVWULD FRQVWUXFFLÂľQHLQYHVWLJDFLÂľQ\OXHJRVHHOHYÂľDWRGRVORV VHFWRUHV DXQTXH HQ XQD SURSRUFLÂľQ GH OD GLVPLQXFLÂľQ menor a la inicial. Ese perĂ­odo estuvo caracterizado El Germen - Nov 2017

Colombia

Italia

Suecia

0,0%

Aportes Patronales

3RU ÂźOWLPR FRPR VH GLMR HQ OD LQWURGXFFLÂľQ HO FDPELR propuesto en las contribuciones patronales no diferencia entre sectores ni ingresos. Esto resulta totalmente LQHĹ°FLHQWHHLQHIHFWLYRDado que ODLQIRUPDOLGDGQR es homogĂŠnea entre sectores ni entre establecimientos chicos, medianos y grandes, de llevarse a cabo esta polĂ­tica se estarĂ­a aplicando una misma medida para situaciones totalmente diversas, En HVWHVHQWLGRSRGUÂŻDWHQHUPÂŁVHIHFWRXQDUHGXFFLÂľQHQ las contribuciones en pequeĂąos establecimientos que en grandes, dado que resultarĂ­a un impulso a la UHJLVWUDFLÂľQQRVÂľORODERUDOVLQRGHOWRWDOGHODDFWLYLGDG $VLPLVPRDĹ°QGHJHQHUDUXQLQFHQWLYRDODFRQWUDWDFLÂľQ GHQXHYRVWUDEDMDGRUHVUHJLVWUDGRVWHQGUÂŻDPÂŁVVHQWLGR XQD UHGXFFLÂľQ GH FRQWULEXFLRQHV VÂľOR D ORV QXHYRV WUDEDMDGRUHV\QRDORVTXH\DHVWÂŁQLQFRUSRUDGRVDOD SODQWD(QHVWHVHQWLGRWDOFRPRHVWÂŁSODQWHDGDOD

15


reforma, los efectos de estas polĂ­ticas implicarĂĄn seguramente mĂĄs una transferencia de ingresos desde el Estado hacia las empresas que un mecanismo para la generaciĂłn de empleo en blanco.

como estĂĄ “Talplanteada la

reforma, los efectos de estas polĂ­ticas implicarĂĄn seguramente mĂĄs una transferencia de ingresos desde el Estado hacia las empresas que un mecanismo para la generaciĂłn de empleo en blanco.

�

Asimismo, la reducción de contribuciones impacta GLUHFWDPHQWHVREUHHOĸQDQFLDPLHQWRGHOVLVWHPD previsional vía ANSES. Para tomar noción de ello, en 2016, un valor cercano al 40% de los ingresos corrientes de la institución provenían de contribuciones patronales. En un escenario de alto grado de cobertura, la GHVŰQDQFLDFL¾Q GH $16(6 LPSDFWD VREUH HO sostenimiento del sistema previsional, en el cual ya UHVXHQDQ UXPRUHV GH PRGLŰFDFLRQHV ORV TXH VH iniciarían con la fórmula de la movilidad jubilatoria.

$GHPÂŁV GH HVWD PRGLĹ°FDFLÂľQ VREUH OD TXH KHPRV hecho foco en la nota, la reforma tributaria incluye

16

otros puntos, entre los que se destacan la deducción del impuesto al cheque a cuenta de ganancias y la reducción de la alícuota de ganancias para personas jurídicas del 35% al 25%. Estos cambios y los restantes, con menor impacto sobre los ingresos del (VWDGR HOLPSXHVWRDODUHQWDŰQDQFLHUDODGHYROXFL¾Q de IVA por inversiones, entre otros) se entienden bajo la ¾SWLFDGHODŒGHYDOXDFL¾QŰVFDOœTXHEXVFDDXPHQWDUOD competitividad de las empresas argentinas a travÊs de la reducción de impuestos, lo cual tiene efectos muy discutibles, en especial mirando la historia. Es importante decir que la discusión sobre la reforma tributaria coexiste con el reclamo de la Provincia de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano, donde la misma demanda una mayor proporción del total de la masa coparticipable. En VLQWRQ¯DDHVWRŸOWLPRHOUHVXOWDGRŰQDOGHOFRQMXQWRGH reformas deberå tomar en consideración cómo se haya UHVXHOWR GLFKR FRQŹLFWR \ FX£QWR LPSDFWH VREUH OD recaudación del tesoro nacional, las provincias y el sistema previsional, lo cual estå siendo debatido en estos días. 7RGDV HVWDV PRGLĸFDFLRQHV TXH WLHQHQ FRPR lineamiento general la reducción del peso del Estado en la economía, bajo la óptica que mejora las oportunidades para el desarrollo sector privado que derivaría en la realización de mayores inversiones y en la creación de empleo genuino, tendrån como consecuencia otro Estado, donde las probabilidades TXHVHPRGLŰTXHQ\RHOLPLQHQGHUHFKRVJDUDQWL]DGRV hasta ahora son altas. Asimismo, las principales PHGLGDVSODQWHDGDVHQODVUHIRUPDVOHMRVGHWHQHU garantizados resultados positivos en el FUHFLPLHQWRGHODSURGXFFL�Q\HOHPSOHRUHVXOWDQ ampliamente cuestionables dado que muchos de sus mecanismos no han tenido buenos resultados en nuestra historia.

El Germen - Nov 2017


L

Una nueva crisis de restricción externa en Latinoamérica Lucía Converti

XHJR GH OD FULVLV ŰQDQFLHUD LQWHUQDFLRQDO HO FRPHUFLR PXQGLDO GHWXYR VX FUHFLPLHQWR $TXHOORV SD¯VHV PRWRU GH OD GHPDQGD FRPR (VWDGRV8QLGRV&KLQD\ODXQLµQHXURSHDFRPR]RQD UHDFFLRQDURQDQWHODFULVLVFRQXQFRQMXQWRGHSRO¯WLFDV SURWHFFLRQLVWDV HQWUH HOODV OD UHGXFFLµQ GH ODV LPSRUWDFLRQHV \ GH OD LQYHUVLµQ (VWD FD¯GD GHO FRPHUFLRQRVµORVHH[WHQGLµDORVG¯DVSRVWHULRUHVDO FUDVK VLQR TXH VX HIHFWR VH H[SDQGLµ HQWUH  \ (QWUHODHFRQRP¯DPXQGLDOFUHFLµXQ  DQXDO PLHQWUDV HQWH  \  FUHFLµ XQ  Esta reducción del comercio no solo disminuyó la exportación de bienes de Latinoamérica a los países centrales sino que produjo un fuerte descenso de los precios de los commodities(O SUHFLRGHOSHWUµOHRHOQ¯TXHOHOKLHUURHO]LQFHOJDVHO FREUHVHGHVSORPDURQUHVSHFWRDORVSUHFLRVDQWHULRUHV DODFULVLV %DMR HVWH FRQWH[WR luego de años de fuerte crecimiento en la región, reaparece la tan conocida restricción externa (VWH SUREOHPD HVWUXFWXUDO SDUD ODV HFRQRP¯DV GH /DWLQRDP«ULFD VH KDFHSUHVHQWHFDGDYH]TXHGLVPLQX\HRVHLQWHUUXPSH HO űXMR GH GµODUHV 'DGDV QXHVWUDV HFRQRP¯DV HVWUXFWXUDOPHQWH GHVHTXLOLEUDGDV OD FD¯GD GH ODV H[SRUWDFLRQHV QR VµOR LPSOLFD PHQRUHV LQJUHVRV VLQR PHQRU GLVSRQLELOLGDG GH GLYLVDV SDUD OD FRPSUD GH ELHQHV LPSRUWDGRV \ SDUD HO SDJR GH VHUYLFLRV GH OD GHXGDH[WHUQDHQWUHRWURV 7RGDV\FDGDXQDGHODVHFRQRP¯DVODWLQRDPHULFDQDV YLHQHQVXIULHQGRHVWDUHVWULFFLµQORV¼OWLPRVD³RV(Q YLVWDVGHXQDUHFXSHUDFLµQGHOSUHFLRGHORVELHQHV\ GHO FRPHUFLR LQWHUQDFLRQDO HV LPSRUWDQWH UHűH[LRQDU VREUHODVKHUUDPLHQWDVGHFDGDXQRGHORVSD¯VHVGH $P«ULFD GHO VXU SDUD VRUWHDU OD FULVLV \ HO IXWXUR SRU YHQLU (QHVWHVHQWLGRSXHGHHQFRQWUDUVHXQDJUDQGLIHUHQFLD HQWUHDTXHOODVHFRQRP¯DVTXHFRQWLQXDURQOXHJRGHORV D³RV v FRQ XQ PRGHOR HFRQµPLFR QHROLEHUDO \



DTXHOODVRWUDVTXHFDPLQDURQODVHQGDGHOLPSXOVRDO FUHFLPLHQWRLQFHQWLYDQGRHOPHUFDGRLQWHUQR A rasgos generales aquellas economías que PDQWXYLHURQ OD DSHUWXUD ĸQDQFLHUD \ OD liberalización cambiaria, fueron año tras año creciendo a base de inversión extranjera directa, exportaciones primarias y endeudamiento externo $ SHVDU GH FRQWDU FRQ ORV RUJDQLVPRV LQWHUQDFLRQDOHV\HOSRGHUHFRQµPLFRPXQGLDODIDYRU OD UHFHVLµQ QR GHMµ GH VHQWLUVH HQ HVWRV SD¯VHV TXH GHELHURQUHFRUWDUIXHUWHPHQWHVXVJDVWRV\DXPHQWDU VX HQGHXGDPLHQWR SDUD UHVLVWLU D OD FULVLV 6HJ¼Q OD &(3$/ HQWUH  \  OD GHXGD H[WHUQD GH &RORPELD \ &KLOH FDVL VH GXSOLFDURQ OD GH 0«[LFR \ 3HU¼ DXPHQWDURQ HQ XQ  \  UHVSHFWLYDPHQWH(VLPSRUWDQWHQRGHMDUSDVDUSRUDOWR TXHHVWHQLYHOGHHQGHXGDPLHQWRQRIXHDFRPSD³DGR SRUPHMRUHVQLYHOHVGHELHQHVWDUSDUDODSREODFLµQVLQR DO FRQWUDULR Los altos niveles de desigualdad y pobreza son las características sociales más importantes de estos países. 3DUD DTXHOORV SD¯VHV TXH WRPDURQ OD GHFLVLµQ GH UHFRUUHU XQ FDPLQR DOWHUQDWLYR OD FULVLV VH YLYLµ GH IRUPD GLVSDU En Argentina, luego de un fuerte desendeudamiento durante la etapa de crecimiento que permitió mayores niveles de libertad de decisión económica, la restricción externa marcó una limitación para continuar ese proceso DO PLVPR WLHPSR TXH GHELµ UHVWULQJLUVH OD FRPSUDGHELHQHVLPSRUWDGRV\HODFFHVRDODVGLYLVDV GHODSREODFLµQ$VXYH]HOFRQűLFWRFRQORVIRQGRV %XLWUHV OLPLWµ OD FDSDFLGDG GH HQGHXGDUVH SDUD DOLYLDQDUODUHVWULFFLµQ$SHVDUGHTXHDÅ°QHVGH ODHFRQRP¯DYROY¯DDFUHFHUODSUHVLµQLQWHUQD\H[WHUQD HMHUFLGD VREUH HO JRELHUQR GH &ULVWLQD .LUFKQHU SDUD Å’YROYHUDOPXQGRÅ“WHUPLQµHQODHOHFFLµQGH0DXULFLR 0DFUL FRPR SUHVLGHQWH \ FRQ «O HO UHJUHVR D ODV SRO¯WLFDVHFRQµPLFDVQHROLEHUDOHVEl endeudamiento externo sumó a octubre del corriente 204.818 millones de dólares, un 15,8% más en dos años de gobierno 3RGHPRV VXPDU D HVWH IXHUWH HQGHXGDPLHQWRODVUHFHWDV\DPHQFLRQDGDV

3HUVSHFWLYDVGHO&RPHUFLR,QWHUQDFLRQDOGH$P«ULFD/DWLQD\HO&DULEH&(3$/

El Germen - Nov 2017

17


previamente de restricción del gasto público, apertura ŰQDQFLHUD\DXPHQWRGHODWDVDGHLQWHUV\DSHUWXUD del mercado con importaciones compitiendo con la industria local. Brasil por su parte, se vió fuertemente golpeada por la FULVLV LQWHUQDFLRQDO \ OD GHUHFKD DVHVW¾ XQ JROSH institucional sobre la ex presidente Dilma Rouseff. El golpe fue acompaùado por una fuerte política de reducción del gasto público, afectando a los VHFWRUHVP£VGELOHVGHODSREODFL¾Q\XQDROHDGDGH privatizaciones tendientes a destruir la fortaleza del estado de Brasil. (O FDVR GH (FXDGRU UHVXOWD PX\ SDUWLFXODU \D TXH OD UHVWULFFL¾Q H[WHUQD VH KDFH SUHVHQWH WDPELQ \ FRQ peores consecuencias, en una economía dolarizada. La deuda que cada uno de los países puede emitir en moneda local en Ecuador implica un aumento de la deuda externa debido a la dependencia monetaria. Asimismo, la caída del precio de los commmodities sumada a la apreciación del dólar provocó un fuerte impacto sobre la economía. Sin embargo, la política de endeudamiento con GLYHUVLŰFDFL¾Q HFRQ¾PLFD GXUDQWH OD UHYROXFL¾Q FLXGDGDQDSHUPLWLHURQTXHHOSD¯VYXHOYDU£SLGDPHQWH a la senda de crecimiento económico en 2016. Venezuela en el intento de practicar una economía VRFLDOLVWD VH HQFRQWU¾ WDPELQ FRQ HVWD IXHUWH restricción de divisas provocada por la caída del precio del petróleo. La dependencia del país de este commoditie no fue superada por la revolución, PžV DOOž GH ORV HVIXHU]RV  GH GLYHUVLĸFDFL�Q económica realizados. La crisis de restricción externa, sumada a la coacción internacional HFRQ¾PLFD \ SRO¯WLFD SDUD DEDQGRQDU HO SURFHVR UHYROXFLRQDULR PHGLDQWH VDQFLRQHV TXH EORTXHDQ ODV KHUUDPLHQWDV GH SRO¯WLFD HFRQ¾PLFD PDQWLHQH XQD IXHUWHSUHVL¾QVREUHODHFRQRP¯DGHHVWHSD¯VTXHKD DOFDQ]DGR ¯QGLFHV GH LQŹDFL¾Q FHUFDQRV D OD KLSHULQŹDFL¾Q 5HFLHQWHPHQWH VH SODQWH¾ XQD UHHVWUXFWXUDFL¾Q GH GHXGD TXH SHUPLWLU£ DO (VWDGR 9HQH]RODQRGDUDLUHDOSDJRGHVHUYLFLRV\FDSLWDOGHOD GHXGD H[WHUQD \ DV¯ DPSOLDU VX FDSDFLGDG GH importación de productos.

GH ELHQHVWDU XUXJXD\R FRPR D SDUWLU GH OD IXHUWH UHGXFFLÂľQGHODSREUH]DODLQGLJHQFLD\ODGHVLJXDOGDG en Bolivia. Como conclusiĂłn, es importante destacar el carĂĄcter estructural que mantiene el fenĂłmeno de la restricciĂłn externa en nuestra regiĂłn. La debilidad de nuestras economĂ­as dependientes de divisas para completar el acceso a bienes de primera QHFHVLGDG \ GHFLVLYRV SDUD HO GHVDUUROOR GH QXHVWUDV LQGXVWULDV GHEH VHU HO HMH D WRUFHU HQ OD SROÂŻWLFD econĂłmica regional. El modelo neoliberal, no apuesta a WRUFHUOR VLQR TXH UHDlimenta constantemente la relaciĂłn de dependencia vĂ­a endeudamiento SHUPDQHQWH(VDSROÂŻWLFD\DPRVWUÂľVXVOLPLWDFLRQHVD Ĺ°QHVGHODGÂŤFDGDGHOv

La debilidad de “ nuestras economĂ­as

dependientes de divisas para completar el acceso a bienes de primera necesidad y decisivos para el desarrollo de nuestras industrias, debe ser el eje a torcer en la polĂ­tica econĂłmica regional

�

0DQHMDU QLYHOHV GH HQGHXGDPLHQWR TXH SHUPLWDQ HO GHVDUUROORGHODHFRQRPÂŻDORFDOIRUWDOHFLHQGRDTXHOODV actividades generadoras de productos para el mercado LQWHUQR\DSRVWDUDODGLYHUVLĹ°FDFLÂľQ\DODXPHQWRGH YDORUDJUHJDGRDODVH[SRUWDFLRQHVSDUHFHVHUHOPHMRU camino tanto para sortear la restricciĂłn externa como SDUDHOEHQHĹ°FLRGHORVSXHEORV

Los dos casos sobresalientes en este contexto, son 8UXJXD\ \ %ROLYLD Ambos expandieron durante HVWRV DÎRV HO ĸQDQFLDPLHQWR H[WHUQR GH VXV economías, logrando con ello fortalecer la producción local y sobretodo en la economía boliviana, desarrollar el mercado interno. En ambos casos, la restricción externa no frenó el FUHFLPLHQWRGHO3,%GXUDQWHODFULVLV\ODVFRQGLFLRQHV VRFLDOHVKDQPHMRUDGRIXHUWHPHQWHWDQWRHQHOHVWDGR

18

El Germen - Nov 2017


Recientemente se cumplieron tres meses de la desaparición, durante la represión a una protesta por parte de la Gendarmería, de Santiago Maldonado. Durante este lapso, asistimos a una puesta en escena por parte del gobierno y los medios de comunicación que nos remite a las peores épocas de nuestra historia. Demonización de la protesta, deslegitimación del desaparecido, maltrato a su familia, circulación de información falsa, defensa incondicional de la fuerza estatal acusada son algunas de las maniobras con las que se intentó quitar la mira de la cuestión central: la búsqueda de Santiago Maldonado. El 20 de Octubre esta historia dio un giro, ya que se reconoció el cuerpo de Santiago, sin vida. Este hecho, sin embargo, no alteró el accionar de quienes, lejos de pretender justicia, sólo intentan embarrar la cancha. Así, vimos durante todo este tiempo cómo el gobierno operó sobre el sentido común, haciendo a la sociedad civil cómplice de la desaparición de Santiago. Frente a la política represiva del macrismo, no convalidemos los avances sobre los derechos adquiridos desde el regreso de la democracia. En tiempos de retroceso, no seamos ajenos a los abusos institucionales y reaccionemos a ellos para no permitir su avance. Desde El Germen exigimos pedimos por Respeto, Verdad y Justicia para Santiago Maldonado y sus familiares.

NUNCA MÁS

desapariciones forzadas por parte del Estado.

Plan [h] Nº XV 2017 - El Empleo  
Plan [h] Nº XV 2017 - El Empleo  
Advertisement