Issuu on Google+

EL FANTASMA DE LA ÓPERA

Los trabajos que ilustran esta obra fueron realizados por los alumnos del Taller de Artes Integradas del Recreo de las Artes, Dirección General de Enseñanza Artística.


El viejo teatro de la Ópera acababa de reanudar sus actividades, todos en la ciudad estaban muy emocionados porque se haría una audición para elegir a las estrellas de la nueva obra. Victoria, una muy hermosa y joven cantante se preparaba para su prueba de voz. Sin darse cuenta de lo tarde que se había hecho quedó sola en el lugar.


De repente sintió la sensación de que alguien la estaba espiando. Sin embargo pensó que era imposible y continuó con su ensayo. Pero en ese momento escuchó una bella sinfonía que parecía provenir de los sótanos del lugar.


Estaba atemorizada pero su curiosidad y esa melodía fueron más fuertes que su temor y sin pensarlo más, fue a ver quien era el misterioso músico.


Después de recorrer varios pasillos ya no sabía bien donde se encontraba y fue entonces cuando lo vio. Tenía puesta una larga capa negra y estaba de espaldas a ella, los nervios la invadían y de repente el extraño se volteó hacia ella... ¡OH, no! Una impresionante máscara cubría su rostro y sólo se podían ver sus ojos cargados de horror.


Victoria no pudo soportar lo que estaba viendo y se desvaneció, cuando reaccionó se encontraba prisionera de aquel misterioso ser. Trató de huir pero fue inútil, entonces sin fuerzas para luchar se resignó a estar en esa prisión.


A medida que pasaban los días comenzó a darse cuenta de que ese hombre tenía una increíble sensibilidad, y a pesar de su apariencia atemorizante podía inspirar sentimientos muy profundos.


Tenía que averiguar quién se escondía tras esa máscara, esa noche esperó que se sentara a tocar el clavicordio y simuló estar dormida; cuando ese hombre fantasmal estuvo completamente compenetrado con la música, se acercó a él sigilosamente y antes de que pudiera reaccionar arrancó la máscara que le cubría el rostro. ¡Un espantoso grito salió de las profundidades del pecho del hombre, que trató de taparse la cara con las manos!


Los ojos de Victoria no pudieron disimular su espanto y la muchacha salió corriendo y gritando aterrorizada. Él, en su desesperación trató de explicarle que era el único sobreviviente del incendio ocurrido años atrás en el teatro y desde entonces había estado allí escondido, hasta que la escuchara cantar, y al verla no pudo dejar de amarla.


La muchacha no pudo resistir seguir mir谩ndolo, entonces el monstruo le grit贸 que se marchara entreg谩ndole las llaves. Cuando sali贸 del teatro pudo ver que las llamas comenzaban a devorarlo, en ese instante se dio cuenta del dolor del pobre hombre enloquecido, pero era demasiado tarde.


El teatro fue reconstruido nuevamente y se dice que por las noches se suele escuchar una extraĂąa melodĂ­a y se ve un fantasma rondando por el lugar.


Este trabajo se termin贸 de realizar en el barrio de la Boca en Diciembre de 2009


el fantasma de la ópera