Page 1

ALACRÁN REVISTA DE CREACIÓN

Enero-marzo MMXVIII EDICIONES ONDINA 5


Nº 0

ENERO-MARZO 2018

Editorial, 3 Artes Plásticas, 5 Poesía, 14 Filosofía, 65 Astronomía, 71 Cine, 78 Libros, 81

Director: Fernando López Guisado Diseño de portada: Manuela Soriano Ilustración portada: Ricardo Ranz Edita: Ediciones Ondina (c) DERECHOS DE EDICIÓN ENTER S.I

6


EDITORIAL

TRANSARTE

Editorial

En la mitología griega las musas eran las ninfas inspiradoras de las artes, la música y de las diferentes clases de poesía. Consideraban que eran nueve, y a cada una de ellas se las dio un nombre. Con el tiempo el culto a estas musas fue desapareciendo, quedando solo como referencia a la falta o exceso de invención artística. Nueve por tanto consideraron los clásicos que debían ser las artes, si ellas eran inspiradas por las diosas habitantes del Parnaso. No obstante, ¿podemos hablar de artes o solo de Arte? Si consideramos el Arte, aparte de disquisiciones de artistas y estudiosos, como la forma de manifestación de la creatividad humana, no sería erróneo establecer que es el singular el que corresponde. Luego, cada uno de los sujetos buscará en las manifestaciones artísticas cómo y de qué manera vehicular esa inspiración, llegando por el tanto el Arte a ser un elemento transversal a esas expresiones, es decir, llegar a convertirse en Transarte. Decía el gran Leonardo Da Vinci que la poesía era pintura ciega y que la pintura era poesía muda. Alguien tan polifacético como él, epítome del hombre renacentista, no podía ser ajeno a la relación que estamos señalando. Al fin y al cabo, ambas disciplinas, pintura y poesía comparten la creación de lo que debe remover el alma y el sentimiento, a través de los ojos, a través de los oídos. Qué decir, también, de la relación existente entre la música y la poesía. En ambas la armonía, el ritmo, juegan un papel primordial, para que la composición musical y la composición poética consiguen conmover a quien escucha o lee. 7

3


Podríamos seguir, de una manera exhaustiva, encontrando relaciones entre las diferentes disciplinas artísticas. Baste resumir en la que es, sin duda, el delta en donde confluyen todas: el cine. Diríamos, sin temor a equivocarnos, que es el llamado séptimo arte el ejemplo más palmario de Transarte: literatura-guión, música-banda sonora, fotografía e iluminación-cuadros. Pero también, a margen de la obra, nos encontramos con eventos artísticos que en sí mismos son manifestaciones de transarte: exposiciones de pintura junto con recitales de poesía, presentaciones literarias con actuaciones musicales, danza, etc… Y es todo este espíritu descrito el que queremos recoger en esta publicación que ahora nace: ALACRÁN. No es solo una revista de creación (literaria y de las artes), como en su subtítulo se recoge, sino un lugar de confluencia de artistas donde encontrarse, donde conocerse y donde por qué no, hallar vías de colaboración en un momento en el que la cultura, más que nunca, necesita de unión para poder ser fuertes a través de ese concepto que, aunque nuevo, ya tiene raíces: Transarte.

8

4


ARTES PLÁSTICAS RICARDO RANZ Es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, especialidad pintura, llevando a cabo cursos de doctorado en dicha Universidad. Master de Museografía y Exposiciones por la Universidad Complutense de Madrid, de la que también ha sido becado. En la actualidad trabaja para varios proyectos editoriales siendo la figura del poeta Fernando Pessoa el tema central de su obra. Colaborador en otras publicaciones de Ediciones Ondina, es autor de la ilustración de la cubierta de esta revista.

5

9


“Mi mano es un árbol en el que cada noche cantas” 30x30, tinta y carbón sobre papel. 2017

10

6


Ningún arte que posea la capacidad de llegar a lo más profundo de los demás surge del trabajo o de la inspiración, sino de vidas anónimas ocultas dentro de nosotros, y cuando sentimos que se acerca el final de cada una de ellas, necesitamos dejar una huella que permanezca imborrable fuera de nosotros, para que todo lo que nos rodea forme parte de lo que nunca supimos comprender.

**** Todos tenemos una parte que nos ama y otra que nos esclaviza. De eso en definitiva trata el arte, de decirle te quiero a ese otro que somos y no nos acepta.

****

El arte es la paciencia domada, la montaña más alta cuando regresas al pasado, el corazón cansado arrastrando la herencia de unas manos, aquello que era insignificante para unos ojos y ahora se eleva por encima de ellos convertido en otra mirada.

11

7


ARTES PLÁSTICAS

MARÍA ESTHER FLÓREZ

Artista plástica hispano colombiana, es licenciada en periodismo y comisaria de exposiciones. Le gusta experimentar con elementos externos, fusionando en cada cuatro sus emociones, sus sueños, sus anhelos, contando con cada cuadro una historia. Los colores vivos e intensos, son parte de sus raíces como artista y reflejan parte de su personalidad, el optimismo, la alegría, la energía y el amor influyen sin duda en sus obras.

12

8


“El jardín de mis deseos”. Técnica mixta sobre lienzo.2017

9

13


El arte es una manera de expresión, es crear algo, partiendo de lo real o imaginario, mediante recursos plásticos, lingüísticos o sonoros. Permite expresar sensaciones, ver lo bello, el sufrimiento, la historia, que son manifestaciones del ser humano.

***** Es establecer una conexión con el espectador, es una forma de comunicar algo, permite visualizar ideas. El arte puede ser realista, pueden ser formas significativas, puede ser abstracto. Cada artista lo expresa según las diferentes técnicas, los diferentes estilos, la inspiración, la creatividad, el momento personal que atraviesa el artista. Esto influye en cada artista y varía según la época, la cultura y el país.

***** El arte no solo es la belleza artística, también es la belleza emocional. Es transmitir sentimientos, emociones, que al ver una obra esta no pase desapercibida, sino que dejemos algo, una huella, un vestigio. Cada obra es una pedacito de nuestro ser, y, guste o no guste, una obra es llegar a que el espectador sienta algo. Es ahí cuando el artista cumple su objetivo. 14

10


ARTES PLÁSTICAS ELENA MUÑOZ

Nacida en Madrid, es licenciada en Historia del arte. Escritora y poeta, reconoce que en su alma siempre subyace el sentimiento arraigado del amor por las artes plásticas practicadas desde la infancia Su carrera literaria no la ha impedido dedicar gran parte de su tiempo al dibujo y la pintura de manera privada en estos últimos años, pero con la intención de sacarlos a la luz próximamente. Ejemplos de su creatividad en este campo los encontramos en algunas de sus publicaciones dedicadas al público más joven (Prohibido levantarse después de medianoche. Ediciones Ondina, 2017), en los que las ilustraciones han salido de su mano.

15

11


Mujer anรณnima 2. Lรกpiz y rotulador sobre papel. 2017

1216


No encuentro ningún sentido en intentar convertir la historia del arte en una sucesión de nombres y obras. Realmente cuando contemplamos un cuadro, una escultura o un monumento nos encontramos ante el resultado de la suma de emociones que han llevado al artista a esa obra y no otra, porque no podría haber sido sino esa, en es momento exacto.

***** Un cuadro se lee igual qe un libro porque siempre contiene una historia, explícita o implícitamente, y, a veces, mucho má allá de lo que somos capaces de percibir con los ojos. La mano que impulsa el trazo obedece a lo más íntimo del artista. De no ser así, la obra solo es un conjunto de recursos técnicos más o menos acertados. ***** Hay que dejar que la obra de arte nos hable, nos mire. Hay que entregarse a ella desnudos de prejuicios, con la sensibilidad abierta de par en par, como cuando nos enamoramos. Dejar que nos ame o nos rechace: sólo así podremos comprenderla.

17

13


--

POESÍA ANTONIO DAGANZO Antonio Daganzo (Madrid, 1976) es poeta, narrador, periodista y divulgador cultural y musical. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Premio de la Crítica de Madrid 2015, en la modalidad de poesía, y Premio “Sarmiento” de Valladolid en 2017, por su libro Juventud todavía (2015). Anteriormente vieron la luz sus poemarios Siendo en ti aire y oscuro (2004); Que en limpidez se encuentre (2007); Mientras viva el doliente (2010; 2ª ed., 2014; 3ª ed., 2015; reeditado en Ecuador en 2014), Libro recomendado por la Asociación de Editores de Poesía; y Llamarse por encima de la noche (2012), editado en Chile, Mención de Honor “Luis de Góngora y Argote”. En 2014 apareció su primer ensayo, Clásicos a contratiempo, divulgativo de la música clásica, y en 2017, su primera novela, Carrión.

18 14


--

AQUEL VACÍO Lo sufristeis. El débil cabeceo del ramaje os dolió entre los hombros, como un vencido pájaro. Y al reanudar la marcha os invadió el temor: caminar fue legar, los pasos se entregaron ya a sus huellas sin solución de rimas inocentes ni señuelos. Os sobraba la fuerza, sin embargo, y muy pronto pisasteis la arcilla clamorosa, la cuesta de probar donde yo os esperaba con la resignación curtida. Desengañados, lóbregos, en noches que parecen pergaminos os preguntáis aún por la razón de aquel vacío ineludible que sobrevino diestro. No podéis recordar el juego de la infancia -amañada trompetaen que una vez, al fin, ya no os fue permitida la victoria. De Juventud todavía (2015). 19

15


--

EL BESO DE BRANCUSI La mineral franqueza, la mineral entrega, el mineral crecerse. Apenas esculpir: descubrir. Comprender el ansia por entero en su remoto origen sin placer ni derrota; más que creación, puro apetito del crear y el universo aquí, pequeña piedra, abrazo a punto de abrazarme. Instinto de la roca para arrancarse humana anterior a los sexos y a los años, toda amor, nunca pueden mentir dos miradas tan fijas: la sola boca es alma de un beso sin otoño.

20

16


EL DIRECTOR DE ORQUESTA Vigilar la blancura ese es mi oficio

(Miguel Hernández) La de acabar el aire: ésa es tu gloria. Miradas, gestos, manos como un urgente añil narrando el horizonte, tu batuta, sólo anécdota del pulso, me recuerda la exactitud de las hazañas: su historia verdadera va desnuda, detrás. Que abraces ahí el alma me predice, y aún más que el alma dejes suelta entre compases cual amor confiado de la altura, cual corazón hermano. En música me sabes, me obstinas sin el peso de los cuerpos y las ansias: resurgiendo perduro, resonando regreso a la total esfera de lo jamás escrito, y por pudor acallo este segundo extremo, la más cruda delicia de vivir sin la muerte. Acábame, no dudes. ¿Es que me ves aún, es que aún recelas? ¿Acaso no soy aire entre tus manos? 21

17


POESÍA JOSÉ ELGARRESTA Hablar de José Elgarresta es hablar , sin duda, de uno de los poetas más brillantes de habla hispana. Nacido en Madrid en 1945, es autor de una extensa obra de poesía, habiendo escrito también obras de narrativa y ensayos. Aunque es de sobra conocido en España, su poesía ha sido publicada en el extranjero, teniendo mucha repercusión en Estados Unidos, donde figuró en la Anthology of Magazine Verse and Yearbook of American Poetry de 1988, o en Argentina, donde fueron reeditados varios de sus libros. En 1993 le fue concedido el premio "Europa" en Pisa (Italia) por el conjunto de su obra y en 2011 el premio de la Asociación de Editores de Poesía de España al mejor poemario publicado en dicho año.

22

18


Elegía de la luz Toda la luz viene de dentro. ¿ Quién sabe qué claridad ilumina la mañana, cuando los fósforos del recuerdo se encienden y, dispersando la bruma, que brota de las cosas, nos las acerca y pinta con palabras, nunca antes oídas? ¿ Y qué es el canto de los pájaros, si la luz no canta en ellos? ¿ Y qué la pared blanca, que antes era nada y ahora es mano tendida, que por primera vez sentimos nuestra? Cuando en el mundo amanece, no es el mundo que amanece, sino nosotros y luego la claridad se esparce y pone un rostro en cada objeto y levedad en el corazón, pero, al ser tan nuestra, no tiene nombre y la llamamos alumbramiento. Toda luz es incendio.

23

19


El gorrión

Cuando salgo a la terraza ¡cómo ríe la nieve! Un relámpago pardo no deja caer ni una miga de la mesa. Es capaz de derrotar al Invierno, pero no a la soledad.

24

20


POESÍA ALBERTO RIVAS

Alberto Rivas es fotógrafo de publicidad y poeta pero no necesariamente en ese orden. Madrileño de la quinta del 83, comenzó su andadura poética en el Bukowski Club de Malasaña, formando parte de la primera antología. En 2015 publicó su primer poemario, Cartas a Gilgamesh con la editorial La vida Rima. Ha participado en numerosas jams y ha sido el coordinador de la Jurassic Jam de El dinosaurio todavía estaba allí además de participar en "Poesía o Barbarie" en 2015, el Sanfest del monasterio de Monsalud en 2016, en el Poetry Slam de Halloween 2016 y en la noche de los libros de 2015 y 2016. Su última participación ha sido en la revista literaria Oculta Lit.

25

21


MADRE DE LA MULTITUD En Llannerch-y-medd tu blanca inconsistencia. Rosa de tu maestría acaricia ríos y también montañas, la lengua alfombrando terrenos pantanosos ¡ay, Avalón! desdichada Avalón y también muriente rosal de tu alegría; sabemos apenas nada de tus manzanares y la tez blanca de tus blancas mujeres. En Llannerch-y-medd se pone el sol como no se pone en ningún sitio; en Llannerch-y-medd se postra un rey, y a sus pies blanca madre se rebosa.

26

22


QUO SITA EST MORT TERRUM

Un dragón en la llanura escucha una canción por cada bosque, mis manos la tocan, la piedra de mis hijos y mis padres muere en flor, a la derecha de los [hombres. Me enamoré de un mañana en sombra, del fondo del lago y su comisura en rebeldía; llantina de palabras hiriendo un metálico mordisco y una lluvia. Cuando consigamos renacer enaltecidos quedará maltrecha la rueda de mi carro, la tierra en el futuro, un invierno de dedos largos y cansinos caerá de su vientre, de su pecho y su melena. Reducidos fuimos todos a personas ¿a quién sirve esa Copa? si es la visión de nuestro grito lo que temo, hay un filo en cada letra que pronuncias

27

23


HIJO DE LA VIUDA Caminante de la vieja Caledonia, la estepa de este pecho es durmiente reloj de arena, sombra del sol que alarga la luz un roce de princesa. He construido un muro de silencio siendo un loco inmortal que se rebela en obelisco; no quiero luchar desde la lengua y el futuro una guerra entre abejas y dragones, pero la guerra es la tierra de los hombres —novia enamorada— un siglo, tan descalzo todavía en la carreta el Héroe olvida la Palabra. Al encuentro de la luz, beberemos del lago iridiscente, copa de oro que hunde su espada en la carne de estos árboles, tibio sabor de sangre jalonada, trompetas tocando a asesinato, somos todos un hombre inacabado, perfecta soga al cuello.

28

24


POESÍA

JAVIER DÍAZ GIL

Diplomado en Profesorado de EGB y Licenciado en Geografía e Hª. Premios: XI Certamen de Poesía E.U. Magisterio Guadalajara, 1998. En 2000: 1º Premio Humberto Tenedor para el poemario Humo. 2000: Premio Nicolás del Hierro al poemario Hallazgo de la visión. 2008: Seleccionado en el Premio de Poesía Experimental Diputación de Badajoz. 2010: Finalista Premio de Poesía Addisson de Witt. 2013: Premio Manzanares el Real. En 2010 publicó su tercer libro que reúne dos poemarios con la ed. Poeta de Cabra: Vivo extramuros y El ángel prometido. Y en 2016, su cuarto libro La palabra y la carne, publicado por Ruleta Rusa ediciones. Ha aparecido en diversas antologías. Acaba de publicar en la editorial Latura en diciembre 2017 su quinto libro: Regresar a Chile. Coordina desde 2006 la Tertulia Literaria Rascamán de Madrid.

29

25


1. Iré a la infancia de la Tierra. Al lugar donde nace el Hombre nuevo. La sombra de los Andes abraza la ciudad, me abraza, y hay una música de guitarra, y la voz profunda del Poeta -la oigoque me está llamando. Iré a mis manos de niño, a mis manos de hombre descubriendo el mundo. Las manos que te acarician, levantarán la copa de vino rojo que mojará mis labios, que calmará la sal de mis labios. Se escucharán mis versos en una calle de Santiago, la luz será más luz y los días se alargarán como se alargan las sombras y la ausencia. Es posible regresar a lugares a los que nunca fuiste. Regresaré a mi sangre, a recorrer tus Alamedas, a las calles en las que crecí, a tus sombras acogedoras. El tacto febril 30

26


del alerce. El azul hielo de los glaciares. La sal y la sangre de Atacama. Regresaré a Chile al fin, como quien regresa a una boca amada. 

“Regresar a Chile” (Ed. Lastura, Madrid 2017)

31

27


6. El río Mapocho, espíritu de barro, atraviesa el tiempo. Lava los ojos de Santiago, se lleva el dolor, los cantos tristes, los animales muertos de sus orillas, las manos mutiladas, los hijos arrancados de sus madres. El odio lava el río, el odio y la vergüenza. Atraviesa como rayo la espalda de la ciudad. (Huye de mis ojos abiertos).  

“Regresar a Chile” (Ed. Lastura, Madrid 2017

32

28


POESÍA JUDITH RICO Eescritora placentina nacida en San Sebastián en 1986. Ha participado en las antologías Porciones del alma y Relatos de Terror, de la editorial Versos y Reversos, así como en la antología europea Microrrelatos de Fantasía, de la editorial Diversidad Literaria, todo ello en el año 2015. Publicaciones: La cajita Judith Rico y otras Pastillas(2016), de la editorial Zoográfico, con una segunda edición tres meses después bajo el título Judith Rico y otras Pastillas. Edición Forte. Cada pedazo en su sitio (2017), en la colección "La Bolsa" de la editorial cacereña Letras Cascabeleras,Acaba de publicar en diciembre, nuevamente de la mano de la editorial Zoográfico, Calibre 38, un poemario prólogo de Itziar Mínguez Arnáiz, actual Premio Nicanor Parra. Colabora en diversas revistas y blogs.

33

39


A veces, la cuerda floja, también son las grietas de un desierto en las aurículas, ballenas muertas en los ventrículos dando vueltas al sentido contrario del corazón, como el agua de las cisternas de no sé qué lugar que no va evitar que algún día, dibujen con tiza blanca mi silueta en el suelo de cualquier barrio de La vieja Habana, mientras unos vecinos cantan

34

30


Mi vida en tus jarrones La vida se me hace agua para tus flores, y tú no estás ahí para decirme que las margaritas no toleran la sal o que odias cuando escribo poemas y los sujeto con mis horquillas a los tallos que quedan atrás acariciando el mármol. No vienes, pero sigues estando. No estoy, pero seguiré viniendo hasta que el corazón se me haga agua y muera evaporándome en tus jarrones

35

31


No es que el llanto me abra el pecho y parezca una perra abandonada que se lame sola las heridas. No es que haya quedado lejos la lluvia de enero y el paso del tiempo me haga un nudo en la nostalgia. No son los niños que nunca tuvimos ni los perros que hemos abandonado sin haber tenido, no es el gato muerto que nunca adoptamos ni las plantas del balcón que nunca regamos. No es que odie mi cuerpo porque ya no sea agua para tu fuego, no odio mi lengua por no rozar con su punta el cielo de tu boca. No es que me sepa el paladar a plomo cada vez que pronuncio tu nombre, tampoco los cortes que llevo en los pulmones desde que no respiro el aire que a ti te sobraba al respirar. Es lo que fuimos, lo que nunca seremos, lo que decíamos que nunca seríamos y ahora somos. Son los poemas que te escribo a diario aunque nunca te los enseñe, son las veces que te convierto en verso evitando que seas tachón. Y es que, si lo más difícil era encontrarte entre 7000 millones de personas, y eso ya ha pasado, 36

32


si mientras respires, aĂşn estamos a tiempo.

37

33


POESÍA MERCEDES CARRILLO Psicóloga, escritora, guionista y poeta. A Mercedes Carrillo le gusta definirse como jugadora de palabras. Guionista premiada en el festival de Málaga y La mostrar de cine de Valencia tiene una gran experiencia en televisión y guión cinematográfico con productoras como Canal +. En 2015 publica de La cuadrícula en la editorial Vitruvio.

34

38


Estoy esperando a la muerte con menta y tequila llevo un año de morgue un año de sangre cada uno de los puntos de mi cuerpo es un conducto hacia la vida me hurtan me invaden me esconden escucho las uñas en el suelo pesadas como un diamante estoy abocada al intruso al intercambio al juego de bolas asumo mi responsabilidad en el asunto si esto es el camino al infierno habrá un coche de luces esperando para llevarme a ti Quien eres? No te conozco Soy un sujeto que intriga que sucumbe purpúreo como el oeste y tus sueños que llegan cada vez más lejos detrás de la vitrina soy la maraca la golondrina tu océano de Dios 39

35


Oigo las cigarras una después mil oigo mis tripas los insectos los aviones oigo mi miedo y los latidos el agua refleja mi susto el sol me columpia y siento la oruga en mi orquesta de sal comienza la fiesta del odio atenta al juego del otro bruma acuchillada saltos al vacío por dentro de las venas oigo siento como si fuera nueva me doy cuenta de que no quiero hablar de mi observo la agonía del pasado no me salen las miradas siento tristeza ira coches que se cruzan por delante como para matarme oigo las cigarras de nuevo una después mil ayúdame hay alguien dentro

36

40


A veces cuando tengo un buen orgasmo lloro un poco se me junta la cordura con la minusvalía de ser humano me siento sola me hago estragos el viento zurra fuerte en la ventana no hay cosquilleo solo pelotas me huelo los dedos para reconocer que soy yo misma un anticipo de mi propia muerte no necesito a nadie para hacerme daño nací así con el placer de una canción bailable luego me templo observo mi cara mojada resbalo por el tobogán de la melancolía me posee mi memoria acaricio todas las superficies como si fueran otro me echo la siesta sueño con almas y ya es de noche me espera el desierto de las paraguayas hoy voy a buscar un símbolo entre todos vosotros y si lo encuentro me haré mujer que es lo que toca no me olvides 41

37


por favor

y apรกrtate de mi camino.

42

38


POESÍA PAZ H. PÁRAMO

Paz H. Páramo, (Madrid, 1983) aparece publica-

da en Antología del Desamor, Poética Armilar, Dos poemas y un café, Postales al viento y Último Ahora. El amor es un lugar común, publicado en 2015 y reeditado en Junio de 2017, es su primer libro en solitario. Fue columnista en la revista cultural Morder el Polvo y actualmente colabora en la revista cultural Liberoamérica y trabaja como redactora en prensa local.

43

39


HERMANO MÍO, POR FIN HEMOS LLEGADO es esta la inmensa playa donde podrás beber de las nubes límpidas, reponerte en el ruido blando de las olas tranquilas descansar por fin en el olor de las flores de los manzanos Aún no hemos envejecido conservamos la fuerza hemos ganado valor y sabemos contemplar con ternura el pasado Hermano mío, este es el paraíso que te prometí -aquí los hombres son dueños de la creación de sus menteshay inmensos llanos donde jugar como antaño y están los bosques y las orillas esperando a quién las camine Recogeremos conchas y piedras juntaremos la alegría suficiente para construir un castillo luminoso que nos de cobijo En la noche veremos el baile cósmico en primera fila mientras grillos y lechuzas improvisan su canto

Hermano mío, no me dejes hablar más camina conmigo déjame ver en tu frente el brillo del sol vayamos a subir a los árboles contémosle nuestra increíble historia a las golondrinas

44

40


ERES UNA NIÑA, MADRE porque te acercas a los árboles casi de puntillas y como una mariposa revoloteas entre las ramas fue ayer cuando tu padre te traía tesoros a la vuelta de sus viajes y tu le sonreías Era un niño el abuelo ayer mismo dormía en el pajar de sus padres y con su pequeña navaja Abría el pan del bocadillo Somos nosotros No el tiempo el que pasa ¿Lo ves? Soy una niña, madre porque me acerco al pozo a pedir deseos y el pozo mana y mana

45

41


EL DESAFÍO DE LA HUMANIDAD ES SIMPLE Cuidarás la belleza con bondad Amarás con asombro - No dañarás-

46

42


POESÍA JAVIER RODRÍGUEZ DEL BARRIO

Nacido en Madrid en 1974 es periodista. Estudioso de la obra de Fernando Pessoa y autor del libro inédito ‘Manía de la duda’

47

43


Hablo del primer hombre, de su grito primigenio, de los balbuceos con cierto ritmo, que hoy llamamos música para entendernos, para entenderle. Aquel alarido, más suave de lo habitual y el desconcierto, provocado en él, por la novedad. Quiero hablar del primer hombre y de su grito primigenio. Me obsesiona pensar en aquel hombre, el violento, cruel, hasta caníbal que descubrió en sí una emoción inexpresada hasta entonces. Hablo también de mí, de mi grito primigenio, de mi violencia, mi crueldad, de mi desconcierto, en definitiva. Pretendía hablar del primer hombre y de su grito primigenio, y sin embargo aquí me tienes, con la voz articulada pero incapaz de exhalar más allá de otro alarido. Ni primero, ni caníbal.

48

44


Tropezaron en la calle y él sólo acertó a decir "parece que fui tu ayer cuando nos vimos"

49

45


Dibujo ventanas cuando pretendo escribir poemas. Delimito torpemente el perímetro y trazo la cruz en su interior como una tumba. Guardo por un instante un silencio mínimo -casi de duelopor un instante y para siempre; desconozco si estoy en uno u otro lado del cristal. Mis últimas ventanas están reforzadas en la franja superior -basta con pasar de nuevo el lápizpara creer que así aguantarán mejor el peso del muro. Hasta ahora nunca había dibujado ventanas sin pared, suspendidas en el aire, sin casa, en definitiva. A veces creo empañar el cristal con el aliento sin atreverme a borrarlo con la palma de la mano; por no descubrir si estoy en uno u otro lado del cristal.

50

46


POESÍA IVAN ROJO

Nacido en Valencia en 1976, es autor de los libros de relatos Pantano (Sven Jorgensen, 2014) y La vida salvaje (Rasmia, 2015), así como de la novela Ultraligero (Rasmia, 2016). Tiene además dos poemarios publicados: 10.000 caballos de guerra (Versátiles Editorial, 2016) y Finlandia (Jámpster eBooks, 2017). Ha participado en la antología Música de ventanas rotas, Homenaje a John Fante (Dalya, 2016).

51

47


RASKOLNIKOV EN LA RUTA HACIA EL ALCOHOLISMO MODERNO Acude a los recitales como acude al colegio el hijo del guardia civil recién destinado a la costa da morte. Sin amigos. Sin conocidos. Acude con la posibilidad de mentir sobre ti. Y decir la verdad sobre lo demás.

52

48


BUSCANDO OPONENTE Hay un Iván Rojo en Jiutepec. Tiene cara de niño. Sale sonriente en todas y cada una de sus fotos de perfil, siempre abrazado a una chica regordeta como él. Me gustaría dar un discurso en su boda, me gustaría ser el padrino de todos sus hijos. Hay un Iván Rojo en Corea, Corea del Sur. Trabaja en la Universidad de Seúl. No hay imágenes en su cuenta. Me lo imagino prematuramente calvo y con gafas. Me lo imagino en bata de laboratorio, matando ratones, bebiendo soda de lima-limón, no, de cereza, buscando la cura del Parkinson. Hay un Iván Rojo en México D.F. Tiene pinta de buscavidas, posee encanto callejero. Emite cierta luz propia, como una gasolinera o un puticlub o un bus nocturno remontando la avenida. Hay un Iván Rojo en Badalona. Es boxeador. Peso gallo. Cuelga vídeos de los combates que gana. Investigando un poco encuentro los de sus derrotas. Tiene buen perder y la nariz rota, me cae bien. Sería su entrenador personal, gratis. Haría de él el campeón del cinturón industrial de Barcelona. El día menos pensado le mando un privado. Hay un Iván Rojo en Lodz, Polonia. Tiene el Facebook sellado, sin info ni fotos. Puede que sea un ingeniero de minas. Puede ser cualquier cosa. Pero me apetece que sea un ingeniero de minas porque no conozco a ninguno. Es natural de Torre del Mar. Los lunes por la noche, además, patina a ritmo de salsa en la pista de hielo de la calle Ogrodowa, hace piruetas delante de las chavalas, intenta entablar conversación con ellas, 53

49


sin éxito. Hay un Iván Rojo escritor en Iquitos. También es dentista, con "agradable consulta propia". Ha publicado seis libros, todos de temática zombi, todos de poesía. Comparte a menudo sus poemas. No he pasado del segundo verso de ninguno de ellos, por miedo a que sean buenos. Hay un Iván Rojo negro en Toledo, Ohio. Es alto y atlético y joven. Su página no indica a qué se dedica pero podría ser cualquier cosa, este sí, desde astronauta hasta, claro, escolta de los Cavaliers. En su foto de perfil posa en la Plaza Roja en chándal. En la de portada aparece frente a la Casa Blanca, de esmoquin. Sí: podría serlo todo. Hay un Iván Rojo charcutero en Badajoz. Perdón, lo había. Deduzco de los comentarios en su muro que murió en verano, de modo fulminante, mientras jugaba al frontenis. Era pelirrojo. Tenía 43 años. Me dan ganas de escribir a su familia, decirles: Nunca olvidaré a Iván, era un gran tipo, ojalá lo hubiera conocido.

50

54


CAMEO EN STREET VIEW Paré en un semáforo justo detrás de un volkswagen Passat. En la luna trasera una pegatina decía: Poesía eres tú. Cuando se iluminó el verde echamos a rodar por la avenida. Recé por que el coche se desviara en la primera intersección. Pero no lo hizo. Ni en la primera ni en la segunda ni en la quinta. Así que reduje y me retiré poco a poco a un lado de la calzada. Puse las luces de emergencia y me encendí un cigarro.

55

51


POESÍA MARISOL SANTIAGO

Nacida en Madrid en 1981 es actriz, cantante y escritora. Está finalizando los estudios de Lengua y Literatura Españolas. Actualmente se encuentra preparando un libro de poemas.

56

52


Soy viento que estremece tus hojas doradas, lluvia que pellizca tu rostro. Mar en guerra, trueno estridente araĂąando el cielo. No me amanses. Tu mirada benevolente, tenue luz, no apaciguan mis llamas inconexas. Ciega tu mente. Aunque me temas, no apagues mi ser.

57

53


Amistad que deja a solas. Ya no me recuerdan. Aunque la soledad nos carcoma, Es su paso obligado, esperable. Peldaño a subir, predecible. Entorno asfixiándonos a poses. Sentada en mi faro de fe fundida los observo salpicada por un mar de angustia, Sobrecogida por ellos. Yo ya sé qué verdad aguarda. Ya sé cómo acabará todo.

2

54


Raspan con nostalgia, tus Recuerdos. Se mofa tu ausencia. Estrangula mi paz. Prisionera y mordaza, mi sed de ti. Escalo el eco de tu nombre. Busco un vano refugio. Entre la lluvia espero a que el otoño de sueños me devuelva al frío acogedor. Ojalá nevase mi vida. Ojalá congelase un instante feliz.

3

55


POESÍA Calaveras y calaveritas, una tradición muy mexicana Cristina Rodríguez Padrón

D

esde antes de la transculturación de los Estados Unidos Mexicanos y los españoles, en el bello México existía una tradición que sobrevive aún en nuestros días, la colocación de ofrendas a los muertos. La idea de la ofrenda en su momento surgiría por la creencia de que los difuntos volvían a sus hogares para convivir con sus familiares y disfrutar los alimentos que les preparaban. Actualmente las fechas señaladas para tales actos son el 1 y 2 de noviembre. Tal es el auge que resuena el día de los fieles difuntos, que en México es común regalar Calaveritas de Dulce, que emulan los cráneos humanos; hechas de azúcar y adornadas con colaciones de colores llamativos, incluso, con la modernidad, las hay de todo tipo: Chocolate crujiente, cacahuate con leche, azúcar y más azúcar; los indígenas nativos las hacían de amaranto y miel. Estas Calaveritas normalmente llevan escrito el nombre de una persona y se regalan con el propósito de recordar que, en este mundo, lo único seguro es la muerte. Para los pueblos antiguos mesoamericanos, la muerte era tan solo la conclusión de una etapa para el alma, creyendo que la “vida” después de la muerte, se extendía a otro nivel. En su práctica era común conservar cráneos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban el término de ese ciclo. Por ejemplo, los Mexicas 4

56


creían que la vida ultraterrena del difunto podía tener cuatro destinos: 1)Tlalocan o paraíso de Tláloc, dios de la lluvia. A este sitio se dirigían aquellos que

morían en circunstancias relacionadas con el agua: los ahogados, los que morían por efecto de un rayo, los que morían por enfermedades como la gota o la hidropesía, la sarna o las bubas, así como también los niños sacrificados al dios. El Tlalocan era un lugar de reposo y de abundancia. 2)Omeyocán, paraíso del sol, presidido por Huitzilopochtli, el dios de la guerra. A este lugar llegaban sólo los muertos en combate, los cautivos que se sacrificaban y las mujeres que morían en el parto. El Omeyocan era un lugar de gozo permanente, en el que se festejaba al sol y se le acompañaba con música, cantos y bailes. Los muertos que iban al Omeyocan, después de cuatro años, volvían al mundo, convertidos en aves de hermosas plumas multicolores. 3)Mictlán, destinado a quienes morían de muerte natural. Este lugar era habitado por Mictlantecuhtli y Mictecacíhuatl, señor y señora de la muerte. Era un sitio muy oscuro, sin ventanas, del que ya no era posible salir. 4)Chichihuacuauhco, lugar a donde iban los niños muertos antes de su consagración al agua donde se encontraba un árbol de cuyas ramas goteaba leche, para que se alimentaran. Los niños que llegaban aquí volverían a la tierra cuando se destruyese la raza que la habitaba. De esta forma, de la muerte renacería la vida. El camino para llegar al Mictlán era muy tortuoso y difícil, pues para llegar a él las almas debían transitar por distintos lugares durante cuatro años. Luego de este tiempo, las almas llegaban al Chicunamictlán, lugar donde descansaban o desaparecían las almas de los muertos. Para recorrer este camino, el difunto era enterrado con un perro llamado Xoloitzcuintle, el cual le ayudaría a cruzar un río y llegar ante Mictlantecuhtli, a quien debía entregar, como ofrenda, atados de teas y cañas de

57

5


perfume, algodón (ixcátl), hilos colorados y mantas. Quienes iban al Mictlán recibían, como ofrenda, cuatro flechas y cuatro teas atadas con hilo de algodón. Con la llegada del pueblo español, dichos rituales al ir contra los de la religión católica y la moral, fueron prohibidos. Algunos, ante la resistencia de los pueblos indígenas por eliminarlos, se sustituyeron por otros. En los altares que se diseñan hoy día para los difuntos, existen aparte de las calaveritas de dulce, otros elementos igual de singulares e importantes: La Comida, normalmente compuesta por el guiso preferido del difunto, sin que falten los frijoles, tortillas, tamales y atoles. La flor de Cempasúchil o Cempoalxóchitl, nombre que proviene del Náhuatl “cempoal”, veinte, y “xóchitl”, flor. Simboliza el sol que sale victorioso del inframundo, por lo que ayuda a los difuntos en su trayecto de una vida a otra. El Copal, una piedra que se quema a manera de incienso, utilizado para ahuyentar a los malos espíritus, permitiendo que el alma entre a su casa sin peligro.

El Agua, que calma la sed de las ánimas y les da fuerza para emprender el viaje de regreso al inframundo. El Petate, una especie de sábana tejida con este elemento, sobre el que descansan las visitas y también sirve como mantel para colocar la ofrenda en el piso. Las Velas, que simbolizan tanto la fe como la esperanza. Su flama guía a las almas en su camino y pueden ponerse en las cuatro esquinas de la ofrenda. LA Sal, en el altar, limpia el cuerpo del difunto durante el recorrido y lo purifica para el del siguiente año. Pan de muerto, de incursión más reciente al altar, para alimentar las ánimas.

586


La Fotografía del Difunto, que se agrega durante la segunda mitad del siglo XIX, cuando el invento llegó al país. El Papel Picado, da color y vida al altar, “La Catrina”, un peculiar personaje de una calavera, creada por el artista José Guadalupe Posada a principios del siglo XX, es su figura más tradicional.

Bebidas alcohólicas, las que fueron del gusto del difunto, generalmente son “caballitos” de tequila, pulque, cerveza y mezcal. El Día de Muertos en la ficción La historia narrada en la novela Bajo el volcán, de Malcolm Lowry, se escenifica en México durante este día. La trama de la película Macario (1959), protagonizada por Ignacio López Tarso, tiene lugar durante la víspera de un Día de Muertos. En el juego de computadora Grim Fandango de Tim Schafer

7

59


(1998), el personaje Manny Calavera habita en la tierra de los muertos y debe realizar un largo viaje lleno de aventuras para alcanzar el descanso, e incluye muchas alusiones visuales y temáticas a la celebración. De hecho, el título original del juego era Deeds of the Dead ("Voluntad de los muertos"). El clímax de la película Once upon a time in Mexico se ubica en medio de un desfile durante el Día de Muertos. La novela Days of the Dead, de Barbara Hambly, se desarrolla un Día de Muertos, en 1835. En la novela El árbol de la noche de brujas, de Ray Bradbury, los personajes contemplan la forma en que se celebra el Día de Muertos. En la película The Crow: City of Angels, segunda parte de El Cuervo, se maneja la trama durante la celebración del Día de Muertos. En un episodio de la serie animada Maya y Miguel se hace referencia al Día de Muertos. La película mexicana de animación La leyenda de la Nahuala narra una historia que tiene lugar el 1 de noviembre de 1807. En la película Blood in Blood Out (Sangre por sangre), la matanza que desatan los chicanos contra los blancos y los negros en la cárcel, por el control de ésta lo hacen a partir de esa fecha en honor a los muertos. El cortometraje Hasta los huesos, de René Castillo, hace alusión al culto de la muerte en México. La serie animada El Tigre: las aventuras de Manny Rivera, transmitida por la cadena Nickelodeon, tiene un capítulo especial dedicado al Día de Muertos. 8 60


La serie animada ¡Mucha lucha!, tiene un capítulo especial dedicado al Día de Muertos. El episodio de inicio de la telenovela La Reina del Sur muestra la celebración del Día de Muertos. La película animada Scooby-Doo y el monstruo de México, los personajes principales son invitados a celebrar el Día de Muertos en Veracruz. En el videojuego Little Big Planet hay un nivel llamado la ceremonia de la boda, basada en el Día de Muertos. La trama de la película All Souls Day (Día de los Muertos) de Jeremy Kasten, transcurre íntegramente en México durante la celebración del Día de Muertos. The Walt Disney Company anunció en 2012 que trabajaba en una película animada con la temática del día de muertos e intentó patentar el nombre "Día de los Muertos" en 2013 para comercializar la película, juguetes y hasta alimentos.1617 Sin embargo desistió de esta última acción días después. En la serie Mentes criminales se pueden ver referencias en dos capítulos. El capítulo 19 de la primera temporada, "Machismo" transcurre en México y en el capítulo 6 de la novena temporada, "En la sangre", Penélope prepara un altar de muertos en el que participa todo el equipo. Las películas animadas El libro de la vida y Coco poseen una temática relacionada con esta festividad. En la serie de televisión Señorita Pólvora, el 2 de noviembre es cumpleaños del personaje protagonista Valentina Cárdenas interpretada por Camila Sodi. En el capítulo 2 se hace la fiesta de cumpleaños basada en El día de los Muertos donde fue muerto su padre Octavio Cárdenas (Saúl Lisazo), y en el capítulo 70, un año después en ese mismo día Valentina se muere junto con su novio Miguel Galindo, alias "M8" (Iván Sánchez). 9

61


Al principio de la última película de James Bond, Spectre, aparece el protagonista (Daniel Craig) en un desfile y una fiesta de disfraces en el Día de los Muertos.1819 En la película del 2016, Batman v Superman: Dawn of Justice, se muestra una escena donde Superman salva a una niña de un edificio en llamas, en Ciudad Juárez, mientras todos los demás estaban en festejos del Día de Muertos.20 Recientemente la película infantil Coco, describe muy fehacientemente esta tradición, rescatándola y posicionándola en el corazón del pueblo mexicano.

Calaveritas Literarias Se denomina Calaverita Literaria, a la costumbre mexicana que tiene sus orígenes en la época colonial y se encuentra relacionada, con ciertas expresiones de religiosidad de la alta Edad Media, como la Danza Macabra o Danza de la Muerte, igualmente se enriquece en estas tierras con los elementos prehispánicos arriba señalados. Generalmente las calaveras literarias se componen de versos jocosos, que van acompañados de dibujos caricaturescos de descarnados, huesudos o cadavéricos. En la época novohispana, las calaveras literarias se ha-

62

10


llan casi por antonomasia vinculadas a la célebre madre Matiana, a la que se atribuían profecías y epitafios que se transmitían oralmente. Por lo que se sabe, ella era natural de Tepozotlán, y era llamada Madre Matiana o del Espíritu Santo; entró en el Convento de San Jerónimo (donde también profesó Sor Juana Inés de la Cruz) pero no como religiosa sino para servir de criada a una monja que sufría de demencia. Sin embargo, su “santidad” estaba fuera de dudas, se decía que hacía milagros y avisaba sucesos futuros. Sin embargo, hasta el S. XIX, las calaveras empezaron a circular de nueva cuenta impresas. Las más antiguas aparecieron en 1849 en el periódico El Socialista, que editaba en Guadalajara, Jalisco el médico italiano José Indelicato. Suelen repetirse o componerse en forma de epitafio humorístico, satirizando los defectos o las virtudes en forma de vicios de los personajes vivos, presentados como difuntos. Lo usual en estas composiciones es que sean ligeras o muy irreverentes, sin consideración a la jerarquía social o a la importancia política de los personajes representados. En estas rimas, la muerte personificada, bromea con personajes de la vida real, haciendo alusión sobre alguna característica peculiar de la persona en cuestión. Finalizan con frases donde se expone que se lo llevará a la tumba. Es muy común dedicar las "calaveritas" a personajes públicos, en especial a políticos en el poder. En muchos casos la rima habla del aludido como si estuviera ya muerto. Cómo escribir una Calaverita Generalmente se piensa un tema, para qué o a quién va dedicada, enlazando versos simples y la creatividad, sin olvidar la situación graciosa o extravagante, con un poco de picardia, inclusive hasta una grosería bien dicha y en el contexto adecuado no ofende y es hasta cierto punto, cómica. Aunque no exige medida, si que se procura que todos los versos tengan la misma medida, no hay límite en el número de versos, normalmente de 7, 8 y 11 sílabas. 11

63


Ejemplo: Da igual ser pobre o ser rico, seas roto con redrojos, o muy pobre en tu miseria, joven, viejo, vejestorio, o un hombre de edad madura, pa’ la muerte todos somos, abono de sepultura. Catrina de gran belleza, te espera en la tumba fría, ni tus ruegos, ni tu oro, di adiós a tu lozanía. ***** Erika Cristina Rodríguez Padrón, oriunda de Camargo Chihuahua, radica en Villahermosa Tabasco desde el 88. Licenciada en Administración por el ITVH, se ha desempeñado como administrativa, docente universitaria, instructora y locutora de radio en línea. Escribe desde hace 15 años, poesía, relato y cuento. Ha ganado concursos de declamación y poesía en México y España. Sus obras han sido publicadas y difundidas de manera impresa, digital y/o audiovisual en México, España, Argentina, India y Colombia, de las que destacan: Púrpura y Azul Antología Poética 2015, Cósmico Antología Poética 2017. En conjunto, ha publicado 11 poemarios, 5revistas, en blogs y páginas literarias. Ha sido prologuista de 3 ediciones y jurado en certámenes de poesía, declamación, oratoria, canto y baile, en diversas instituciones del Estado de Tabasco (INAPAM, COBATAB, CBTIS Y CTIS).

64

12


FilosofÍA ¿QUÉ ES EL TERROR ONTOLÓGICO? Juan Manuel Romero Martínez U.G.R. Introducción. En este breve opúsculo intentaré explicar de manera breve y concisa qué es aquello a lo que llamamos terror ontológico y cuales son sus presupuestos filosóficos. Para ello deberemos recorrer de la forma más resumida posible, a riesgo de dejar grandes problemas en el tintero, el tránsito del pensamiento contemporáneo desde la fenomenología de Husserl hasta la analítica existenciaria de Heidegger como fenomenología-hermenéutica para, finalmente, desembocar en la disposición afectiva fundamental que es la angustia o terror ontológico. Seguidamente pasaremos a caracterizar algunos ejemplos literarios de eso que ya habremos definido previamente como “terror ontológico”. La fenomenología y la desconexión del mundo natural (Epojé) Si nos remitimos brevemente a la fenomenología de Husserl descubriremos que el lema de su doctrina, "a las cosas mismas”, tiene como centralidad un principio: el de la intuición del fenómeno (1) . La voz “fenómeno”, que comparte la misma raíz que las palabras “fantasma” y “teofanía”, proviene del “fainein” griego, un verbo que podemos traducir como “aparecer”, “mostrarse” o 13

65


“surgir”. En Husserl el fenómeno designa, precisamente, el aparecerse mismo de las cosas mediante la intuición a la conciencia. Pero las cosas en la fenomenología no se aparecen de cualquier manera, no. Debe haber una actitud que reduzca y aparte el mundo "natural" para que ese aparecer se dé esencialmente a la conciencia. Esto quiere decir que el modo originario y cabal del aparecer de algo ocurre cuando ponemos la "realidad empírica" o "la cotidianidad" entre paréntesis, de manera que ese aparecer de las cosas no esté contaminado por creencias o conocimientos naturalizados de lo real. Uno reduce y se desconecta (epojé) de la experiencia científica observacional (empeiría), de la naturalización progresiva del mundo entero como saber físico-matemático, biológico u antropológico, además del cotidiano “se dice”, “se hace” y “se piensa…”, dado que todas estas experiencias empíricas y cotidianas están contaminadas por una visión del mundo de fondo por una, en definitiva, metafísica. La fenomenología es una actitud radical de desconexión de todo lo que pretenda postularse como lo que real y esencialmente es el mundo para, de una manera menos pretenciosa, describir los fenómenos de conciencia. Esto es: se pasa de una ontología realista de las esencias de las cosas a una ontología trascendental de la consciencia como condición de posibilidad de la vivencia de los fenómenos como cosas. ¿Que quiere decir esto? Que se atiende al modo de aparecer de la cosa como fenómeno, no a la esencia misma de la cosa más allá de la intuición o aprehensión del fenómeno. La cosa, si es, es "cosa-sentido": fenómeno mismo. No hay pretensión alguna de buscar los entes como son tras su fenómeno de sentido (como sí sería el noúmeno de Kant). Es más, la esencia, lo que la cosa misma es, la impone una estructura trascendental y universal llamada sujeto trascendental. No hay esencia ni ente sin sujeto trascendental, garante en definitiva de un conocimiento universal de la esencia del fenómeno. “A las cosas mismas” significa a la esencia del fenómeno en su modo de darse desde sí y por sí mismo; pero no al ente real cosa que sea, “ahí fuera”, independiente de nosotros, el cual sólo podría justificarse gracias a obsoletas categorías metafísicas como son la “substancia” o la “continuidad” en el tiem-

66

14


po. A esta peculiar relación entre conciencia trascendental y fenómeno la llama Husserl "a priori de correlación". Así, el fenómeno lo es siempre de una conciencia y la conciencia lo es intensivamente de un fenómeno. La conciencia tiene siempre como objeto un fenómeno y el fenómeno se da en la conciencia invariablemente. El discípulo díscolo de Husserl y su vuelta de tuerca a la fenomenología en la temporalidad. El discípulo más famoso y controvertido de Husserl, Martin Heidegger, propone en Ser y Tiempo una continuación de la fenomenología que atienda a la experiencia vivida, pero no de un fenómeno intuido que se aparece a la conciencia de un sujeto trascendental universal y eterno, sino desde la experiencia auténtica de la temporalidad, que es la existencia como modo fundamental de ser del Da-sein. Para Heidegger, la concepción subjetivo-trascendental de Husserl cae en los mismos errores que pretende criticar, en una metafísica de lo universal e inamovible que no toma en consideración la experiencia humana del cambio, el tiempo y el devenir: el existir (Ex-sistenz). Así que ahora, en vez de partir de la intuición de una subjetividad trascendental,

15

67


Heidegger comenzará un proyecto que quedará inconcluso y que tendrá como origen el Da-sein: la existencia fáctica determinada, el ahí-ser, la finitud. De la finitud de la existencia humana será desde donde partamos para encaminarnos a la búsqueda del sentido, no sólo de lo que aparece como fenómeno, sino del sentido del aparecer mismo: el ser. El ser como fundamento o fuente de donación del sentido de los entes, de los fenómenos. Pero el sentido de las cosas requiere de una tonalidad afectiva (Befindlichkeit) previa (2), una atmósfera en la que se encuentra ya el Da-sein, que empapa el desvelar del ente en su esencia. Aquí la afectividad cuenta para la vivencia del sentido del fenómeno/ente. Pero no cualquier vivencia afectiva es válida para hallar lo significativo de la totalidad de los fenómenos y del aparecer mismo; deberemos buscar una disposición afectiva fundamental y radical, anterior a otras y de orden ontológico. Heidegger la encontrará en el Angst(3) , el terror o miedo ontológico sin objeto alguno.

La disposición afectiva de la angustia o el terror ontológico como desconexión del mundo natural y la cotidianidad. Para no entrar en más detalles iremos al fondo de la cuestión sobre el miedo. Heidegger identifica en esta obra fundamental, Ser y Tiempo, un terror con objeto, un miedo hacia algo determinado. Es lo que podríamos llamar terror óntico (4) : “temo que alguien venga”, “temo que algo se haga realidad”. Este terror se diferencia de otro que Heidegger entiende como más radical y fundamental y del que deriva el primero. Lo llamaremos “terror ontológico”. El terror ontológico es una disposición afectiva radical, más allá de cualquier patología empírica, que no se encuentra referida a ningún objeto. No se teme nada en concreto; más bien se teme en la nada. Se trata de una afección que rompe la causalidad natural y te desconecta de la cotidianidad, como hace la actitud fenomenológica de la epojé de Husserl, pero de manera que hunde al mundo en la asignificatividad; provoca el 16

68


quiebre de las categorías metafísicas de unidad y totalidad, de manera que retira el mundo de su sentido total para mostrar un desfondamiento ontológico (AbGrund) (5) : te expone violentamente ante la nada en tu más propio ser esencial. Así pues, la desconexión husserliana de la epojé del mundo natural deviene ahora en un terror des-fundamentador del mundo. Eso es en definitiva el terror ontológico, una disposición afectiva en la cual se retrae el mundo como totalidad de sentido, a la par que indica el fundamento de lo ente como la nada, lo no ente, lo no significativo y te expone ante ello, ante el abismo del sagrado misterio de lo indisponible. Expresiones literarias del terror ontológico: lo inhóspito. Esta clase de terror se expresa, por ejemplo, en lo que la tradición romántica alemana entiende por Un-heimliche (6) , que podríamos traducir como lo “in-hóspito” o, de modo menos afortunado como “lo siniestro”. Lo inhóspito hace referencia a la cercanía o familiaridad del ámbito significativo que encierra en sí lo extraño o ajeno, lo otro de sí. Así ocurre, por ejemplo, en los relatos de E.T.A Hoffmann, cuando un extraño no invitado, pero vagamente familiar, irrumpe en la casa o, por qué no, cuando el Hombre de Arena se cuela en la intimidad del dormitorio para depositar la arena sobre los ojos de los niño. Otro ejemplo de las letras francesas es El Horla de Maupassant donde encontramos un terror sin nombre, sin contenido, sin materia ni forma determinada, que proviene de lo atávico y primordial en el origen del ser humano y que, en los momentos de inconsciencia del protagonista, desarticula la familiaridad circundante a este. También ocurre en ciertos relatos contemporáneos de Ligotti, en su teatro de lo grotesco y sus marionetas; lo mismo podemos notar en Lovecraft, cuando el terror cósmico y materialista, cruelmente ajeno e indiferente a la humanidad, amenaza la totalidad de la existencia y del sentido de lo ente. Tanto es así que lanza de manera inadvertida la pregunta filosófica fundamental: “y por qué el ser y no más bien la nada”. 17

69


(1)Cf. Husserl, E. Ideas relativas a una fenomenología pura y una filosofía fenomenológica. Trad, J. Gaos, F. C. E., Méjico D. F., 1993, p.58. (2)Heidegger, M., Ser y Tiempo, Tr. Jorge Eduardo Rivera C., Ed. Trotta, Madrid, 2009., pp. 153-159. (3)Ibid., pp. 203-209. (4)Ibid., pp. 159-161. (5)Ibid., p. 206 y ss.

(6)Ibid., pp. 206-208.

******

Juan Manuel Romero Martínez nació en Cádiz a finales de

los setenta. A día de hoy ha vuelto a las aulas de los institutos como profesor de filosofía y psicología en la enseñanza secundaria. Licenciado en filosofía y máster en filosofía contemporánea por la Universidad de Granada es, además, autor de una conjunto de artículos para revistas académicas de filosofía como Thémata, Differenz o Eikasía. Actualmente compagina su oficio como profesor con la finalización de su tesis doctoral sobre ontología política.

70

18


ASTRONOMÍA DE ASTROS Y DIOSES JESÚS S.GINER

S

iempre hemos percibido el Universo de un modo muy cercano. Lo hemos vivido tan íntimamente, desde los albores de nuestra especie como tal, que incluso llegamos a darle una realidad propia, más allá de la que trasmitían las propias luces que de él nos alcanzaban. En la antigua Grecia, y para sus habitantes, los dioses no moraban allende el mundo terrestre. No eran los creadores directos del Universo, ni siquiera de los propios hombres, pero sí estaban, al igual que éstos, sometidos al destino. Intervenían sin cesar en asuntos humanos y todos se inscribían en una jerarquía muy clara. Como es lógico, había una correspondencia entre los dioses griegos y los fenómenos naturales, de forma que se asociaba a éstos con aquellos, en un intento, humano y muy comprensible, de dotar de familiaridad y sentido a lo que sucedía por encima de nuestro mundo. Doce de los dioses griegos más egregios fueron ubicados en la montaña más alta de Grecia, llamada el Monte Olimpo. Desde allí, ejercían la vigilancia de nuestra especie, a veces favoreciéndonos, otras entorpeciéndonos. Ellos también amaban, luchaban y se dejaban llevar por la ira, la pasión o el deseo de venganza. Ellos, pese a la diferencia de poder y alcance, eran como nosotros, con sus fuerzas y sus debilidades. En realidad, casi podría decirse que ellos éramos nosotros. El Olimpo era, pues, el hogar de los principales dioses del panteón griego, que moraban en espléndidas mansiones de cristal, según se creía. Sólo hay un monte 19

71


Olimpo en la Tierra, pero existe otro más allá de nuestras fronteras. En efecto, en el rostro de nuestro vecino planetario Marte, de un intenso color rojizo, destaca una cumbre volcánica tres veces más alta que el Everest a la que hemos bautizado así. Si el Olimpo terráqueo era la montaña con más altura de Grecia (su nombre significa precisamente “el más alto entre los más altos”), el Olimpo del mundo rojo es, no solamente el mayor volcán de Marte, sino de todo el Sistema Solar.

El Monte Olimpo de Marte (Ares), un antiguo volcán. Su diámetro, de extremo a extremo, cubriría la distancia entre Valencia y Mérida (más de 600 kilómetros) (NASA-JLP)

En el Olimpo moraban, como hemos dicho, doce dioses, los que mayor rango o jerarquía poseían. El culto a este gremio divino seguramente arrancó hacia el siglo VI antes de Cristo y lo componía como líder, por así decirlo, el gran Zeus (el Júpiter romano). Hera, Poseidón, Ares, Hermes, Hefesto, Afrodita, Atenea, Apolo y Artemisa aparecen siempre fijos, y la lista a veces la completaban unos u otros dioses (Hestia, Démeter, Dioniso, Hades, Perséfone, Hebe, Asclepio, Eros, Pan 20

72


y Heracles), pero nunca más de doce. Veamos algunos de ellos. Resulta sorprendente que la luz del planeta Júpiter invitara a los antiguos griegos a considerarle el rey de los dioses, porque no es el planeta más brillante. Sin embargo, su luminosidad serena a lo largo de toda la noche debió causar la suficiente impresión de majestuosidad y elegancia para que lo coronaran como el poderoso Zeus. Lo realmente curioso, empero, es que Júpiter es el mayor mundo del Sistema Solar; por tanto, literalmente, es el Zeus planetario de nuestro entorno.

Vista de Júpiter (Zeus) desde su polo Sur. Se aprecian perfectamente las diversas bandas de nubes que discurren paralelas al ecuador, con gigantescos óvalos blancos y cinturones gaseosos multicolores. No hay otro mundo mayor que este Zeus en todo el Sistema Solar. (NASA)

Si Zeus es el Rey de los Dioses, Hera lo es de las Diosas. Es la divinidad del Cielo, hermana y esposa de Zeus al mismo tiempo. Vengativa, fácil de ofender y muy celosa, no soportaba las infidelidades de su esposo. Pero Hera también es la diosa de la fertilidad. Cuando Hermes 21

73


(Mercurio) llevó al infante Heracles (Hércules) junto a Hera, que dormía en ese momento, con el fin de que ésta le amamantara para convertirlo en inmortal, la diosa se despertó de repente. Como sus pechos almacenaban tanto líquido, al empujar al niño para evitar la succión un gran chorro de leche salió despedido, diseminándose por el cielo. Ese gran chorro de leche es visible en el firmamento como la Vía Láctea, nuestra galaxia, un torbellino de miles de millones de astros como el Sol.

Porción de la Vía Láctea, nuestra galaxia vista desde el interior. En noches claras se aprecia como una banda lechosa, blancuzca y nubosa. Para los griegos, era la leche que escapó de los pechos de Hera, la diosa del cielo (A. Fujii)

Cuatro de los dioses olímpicos, aparte de los mencionados, tienen su correspondencia celeste en forma de planeta en el Sistema Solar. Se trata de Hermes (Mercurio), Afrodita (Venus), Ares (Marte) y Poseidón (Neptuno). 22 74


Hermes era el mensajero de los dioses. Como todo buen mensajero, debe ser rápido y eficaz, y así es también el Mercurio planetario, el cuerpo más próximo al Sol, al que orbita raudamente, como excitado por la energía que recibe de la estrella. Afrodita (Venus), por su parte, representaba el amor, la belleza y el deseo. Nacida quizá de la espuma que brotaba de los genitales de Urano (Caelus, el cielo) castrados y arrojados al mar por su hijo Cronos (Saturno), esta diosa personificaba como nada ni nadie la hermosura, la pureza y el hechizo. En perfecta consonancia con su alter ego mitológico, el astro que llamamos Venus y que despunta por la mañana o en el crepúsculo posee un brillo diamantino, inmaculado y, tras el Sol y la Luna, no tiene rival en luminosidad ni en capacidad de sugestión.

Venus (Afrodita), bajo la Luna creciente, mostrando su brillo de diamante, puro y sereno. Venus es el astro más brillante del cielo nocturno, tras Selene. (Jay Ouellet)

23

75


No en vano dotado de un color rojo intenso, el Marte celeste evocaba para ciertas mentes el enfrentamiento, las guerras, el derramamiento de sangre (no hay nada más rojo en el firmamento), la lucha y todo lo opuesto a la paz y placidez que irradiaba Venus. Ares, en efecto, era la personificación de la violencia, un guerrero que fue despreciado por casi todos sus homólogos divinos. Hoy, Marte (como cualquier otro mundo) carece de las connotaciones que le adscribimos, pero su poderoso tono rojo puede resultar igual de perturbador. Dios de los mares, Poseidón carecía de representación celeste en la época antigua. Esto cambió en 1846 cuando se descubrió el octavo y último mundo del Sistema Solar, Neptuno. Muy acorde con el ámbito de dominio del dios, el planeta tiene una destacada coloración azulada intensa, fruto de los gases de metano que constituyen su atmósfera gaseosa. Neptuno, como los mares antaño, marca la frontera planetaria del Sistema Solar, e impele a explorar más allá.

Poseidón, el mundo azul por antonomasia del Sistema Solar, en una imagen de 1989. Salpicado por manchas y óvalos nubosos, su color oceánico recuerda al reino gobernado por el “señor de las aguas. (NASA-JPL) 24 76


Podríamos extender la lista de la relación mitología-astronomía (por ejemplo, mediante la relación Apolo-Sol, Démeter-Ceres, Hefesto-Vulcano, Heracles-Hércules, etc.), pero quizá con los casos mencionados sea suficiente para comprender el modo en que el Universo y el ser humano empezaban a tejer una relación, una conexión de proximidad, de familiaridad. Por mitológica, exagerada o artificiosa que parezca, es la mejor manera de iniciar el vínculo con algo que, por entonces, era un absoluto misterio. Al mirar el cielo, de un modo vago pero elocuente, podemos sentir que venimos de allí, del reino de las estrellas. Y es, absolutamente en modo literal, una percepción auténtica. No somos más que los restos de la grandiosa formación de astros resplandecientes, estrellas y planetas que, reunidos y bien dispuestos en nuestros organismos, han alcanzado la consciencia: reflexionamos y formulamos preguntas acerca de cómo vivir y descubrir nuestro papel en el Universo. Papel, en modo alguno baladí, que nuestros antecesores, los antiguos griegos, trataron de entender a través de los dioses del Olimpo. ****** Nacido en Gandía en 1980, Jesús S. Giner es educador ambiental y en la actualidad cursa el Grado en Filosofía por la UNED de Valencia. Su afecto por la astronomía, tema del que ha publicado más de cincuenta artículos de divulgación y sobre el que imparte talleres en la Universidad Popular de Gandía, junto con su pasión por la literatura tendrá como fruto un próximo libro que espera ver la luz en 2018 bajo el sello de Ediciones Ondina. Ha sido finalista del Certamen internacional de microrrelatos Ameib Pachamama cuyo fallo tuvo lugar en noviembre de 2017.

25

77


Cine THE BANSHEE CHAPTER Y EL EXPERIMENTO MK ULTRA Nieves Guijarro

Durante

los años 50, la agencia central de inteligencia de Estados Unidos, C.I.A, llevó a cabo uno de los experimentos más crueles de la historia: la operación MK ultra. Iniciado en el año 1950 por Allen Welsh Dulles, director civil de la organización en aquel entonces, el programa consistía en una serie de procedimientos bioquímicos y psicológicos destinados a lograr que cualquier ser humano dijese toda la verdad durante un interrogatorio. La segunda piedra ángular de este proyecto fue el químico y también psiquiatra Sidney Gottlieb, encargado de la formulación de una droga lo suficientemente eficaz para lograr este objetivo. El proyecto consumió cerca de un 5 o 6% del presupuesto de la C.I.A, y su programa fue ampliamente modificado hasta el punto de contener actividades que aún a día de hoy permanecen en el más estricto anonimato. Ante la imposibilidad de encontrar reclutas que participasen de motu propio en en el proyecto, se decidió recurrir a la experimentación con indigentes, criminales, prostitutas, y un largo etcétera que fueron sometidos a todo tipo de torturas (electroshock, aislamiento, pruebas con LSD...). La operación no finalizaría hasta el año 74, año durante

26 78


el cual se revelaron publicamente escalofriantes datos sobre la crueldad e ilegalidades de las que fueron víctimas miles de seres humanos. A día de hoy poco más se sabe. El el año 2013 el director Blair Erickson utilizó esta premisa para la realización de su debut cinematográfico: The Banshee Chapter, una cinta a medio camino entre el terror y la intriga que cuenta con tintes Lovecraftianos: La periodista Anne Roland decide investigar la desaparición de su amigo y compañero de proyecto, un universitario que consigue acceso al DMT-19, la sustancia con la cual se llevó a cabo la investigación. Durante la búsqueda, logra contactar con un excéntrico escritor que fue el enlace mediante el cual su amigo tuvo acceso a la droga. Durante el camino descubrirán una verdad mucho más escalofriante de la que esperaban. Rodada en clave Found foutage, la ópera prima de Erickson muestra cierto estilo sobre todo en los momentos iniciales. Su presentación es prometedora, igual que la representación de las supuestas imágenes de archivo donde se muestran los efectos de la investigación. Pero no hay que confundirse: la pretensión de Erickson no ha sido, ni mucho menos, crear un thriller científico, hecho que parece haber sido el germen de las críticas negativas de las cuales ha sido pasto. De hecho, buena parte del film está influenciado por from beyond, un relato escrito por H.P. Lovecraft en los años 20 en el cual se habla de la percepción sensorial desde la perspectiva filosófica que aseguraba que la epífisis cerebral funciona como “asiento del alma”, denominación procedente de la teoría Descariana. Dicho de otro modo que viene a significar lo mismo, la epífisis o glándula pineal podría ser un portal intermedio entre la realidad concebida y otros universos inexplorados. No en vano, parece ser que esta perspectiva tiene cierto grado de verosimilitud, pues en unos estudios llevados a cabo entre los años 1990 y 1995 en la universidad de Nuevo México, se revelaron resultados asombrosos. Para llevar a cabo estos experimientos se utilizó DMT, el mismo preparado de origen vegetal utilizado por la C.I.A en sus programas. Este preparado con propiedades alucinógenas fue administrado por vía 27

79


intravenosa a 60 voluntarios. Todos ellos aseguraron haber sufrido encuentros con entidades ultraterrenales a las cuales dieron diferentes interpretaciones (ángeles, demonios, fantasmas...), incluso algunos afirmaron haber sufrido experiencias relacionadas con encuentros extraterrestres. Rick Strassmas, el profesor que llevó a cabo esta tesis, se postula al respecto afirmando que durante el sueño REM se produce en la glándula pineal una liberación de DMT, igual que sucede cerca del momento del fallecimiento, y esto explicaría tanto estas experiencias como las denominadas cercanas a la muerte. Es cierto que acompañar a Anne Roland en su viaje no es ni mucho menos sencillo, que existen fallos de ritmo y que, sobre todo, la segunda parte del film se torna algo confusa y vacía. Sin embargo, la presencia de Ted Levine, magistral como “Buffalo Bill” en la película El silencio de los corderos (1991, Jonathan Demme), en el papel del transtornado escritor Thomas Blackburn, logra que el producto se consolide y adquiera unos magníficos y delirantes niveles. Seguramente sea esta otra de las razones por las cuales la cinta ha salido perjudicada, ya que no se ha sabido comprender muy bien cual ha sido la intención de Erickson ni el porqué en la in+clusión de elementos sobrenaturales. A pesar de ser un trabajo que pasará sin pena ni gloria, The banshee chapter es una original iniciativa, algo compleja y fallida por momentos pero diferente al fin y al cabo. Sólo hay que abrir la mente un poco.

80

28


Libros

RECOMENDACIONES DE NUESTROS EXPERTOS ALBERTO ÁVILA SALAZAR (Escritor y ensayista, experto en cultura alternativa). Nihil desencadenado. (Ilustración y extinción) de Ray Brassier. (Materia Oscura) – Es un fascinante texto filosófico en el que el autor se enfrenta a gigantes como Adorno, Horkheimer, Heidegger, Deleuze, Nietzsche o Lyotard para construir un corpus seco y abstracto que en ocasiones alcanza altas cotas de poesía desquiciada. Interesará también a los amantes del terror por las conexiones que establece con Cronenberg o Lovecraft. Nihil desencadenado enfadará a muchos, pero encantará a una selecta y bizarra minoría. Un libro de culto. Los poderes de la oscuridad de Bram Stoker y Valdimar Ásmundsson. (Ediciones B) – Todos los que aman Drácula amarán este libro. Se trata de la versión islandesa del mismo, que se publicó serializada en 1900; guarda muchas diferencias con respecto al texto canónico, ofrece una primera parte es mucho más extensa, aparecen nuevos personajes y desaparecen buenas parte de las cartas y diarios. No se sabe hasta qué punto interviene Stoker o es Ásmundsson el responsable de las variaciones. En todo caso es una deliciosa curiosidad. El valle asesino. Sobre el origen de los mitos de Frank Westerman. (Siruela) – Estupendo e intrigante ensayo periodístico acerca de la catástrofe del lago Nyos. Una noche de 1986 todos los humanos y animales 29

81


que habitaban las cercanías del citado lago amanecieron muertos. Casi dos mil personas murieron aquella noche nefasta. Westerman hace una investigación de décadas sobre el asunto y consigue un libro donde verdad, mentira y leyenda se funden de manera indistinguible. El alfabeto de fuego, de Ben Marcus. (Catedral). Los niños desarrollan una enfermedad en el habla, un virus en el lenguaje que altera y enferma gravemente a sus mayores. Esta es la inquietante premisa de El alfabeto de fuego, una novela cautivadora, primorosamente escrita y repleta de subtextos. Una historia existencial, casi de horror cósmico y sutil en su simbología. Probablemente la mejor novela de 2017 que ha llegado a mis manos. El vuelo de la forma, de Alexander Nemerov. (Sd Edicions - Mudito & Co). Minúscula y deliciosa colección de ensayos estéticos del hasta ahora inédito catedrático norteamericano Nemerov. En sus páginas Otra vuelta de tuerca de Henry James se yuxtapone a la guerra de Cuba, el más bien oscuro artista Arthur Putnam esculpe la noche y el poeta W.H. Auden ve caer el Ícaro de Pieter Brueghel el Viejo en las aguas de la abstracción. Unos textos poéticos, e imaginativos que pueden ser vistos casi como un relato de ideas y conceptos. Espero que este libro sirva para que se publiquen más textos de Nemerov. Aunque no menciona a autores españoles, por no levantar suspicacias, sirvan como menciones especiales La hora atómica de Rubén Lardín y Estabulario de Sergi Puertas. NIEVES FERNANDEZ RODRÍGUEZ. (Escritora y columnista) Todas las despedidas son imperfectas, CRISTINA DÍAZ ARAGÓN, Ediciones Puertollano, Puertollano (Ciudad Real), 2017 (Poesía). Una preciosa obra primeriza basada en el amor y en el desamor, un amor expresado al límite por una joven poeta licenciada en Derecho, a modo

82

30


de una obra romántica que sobrecoge en sus 67 poemas en su mayoría breves pero intensos como una declaración de amor o la expresión del dolor inevitable. El libro se compone de un Encuentro y de una Despedida. Pero entre tanto requiebro amoroso la juventud rebelde escala por los botones de una camisa y conjuga el verbo amar como nadie lo había hecho antes en papel. Cuando las muñecas me negaron el saludo, CArmen Manzaneque, Editorial Círculo Rojo, Almería, 2017 (Poesía). Las muñecas, y eso lo saben todas las niñas que por generación jugaron con ellas como símbolo, hablan, piensan, exigen respuestas, nos hacen expresar nuestros sentimientos y hasta saludan, todo eso hasta que dejan de hacerlo de forma repentina y nos enfrentan a la dura realidad de la adolescencia. Carmen lo sabe y hasta se olvida en sus versos de que las muñecas hablaron una vez. Menos mal que antes de darse cuenta se entretuvo en bordar mil mariposas que la hicieron más libre. Amigos de Rafa, VVAA, Ediciones Babilonia, Navarrés (Valencia), 2017 (Poesía visual). Rafa es hermano del editor de Babilonia, pero es reconocido por su hermano como el jefe de tan creativa empresa. Reúne a una treintena de amigos poetas y pintores para realizar una obra de poesía experimental, poesía visual donde el protagonista es Rafa, con sus logros y sus miedos, sus visiones más positivas de la realidad, con su alegría y ternura natural Rafa acaba conquistando el corazón de los lectores-visitadores. Creemos que le damos una obra, un favor y es él quien nos la da a modo de respuesta-corazón. Locus poetarum, Francisco Caro, Editorial Polibea, Madrid, 2017 (Poesía). El poeta de Piedrabuena se hace maestro, siempre lo ha sido en poesía, para inspirarse en unos apuntes de clase y ejercicios, comenzará con la prueba de ingreso, ingreso de poetas que han de llevarnos a todos a ejercer primero de lectores con algunas obras recomendadas. Por sus páginas desfilan todos los que para él, para todos han sido, como su propio aprendizaje de poeta, una muestra internacional y sabia de 31

83


experiencia maestral llamada el lugar de los poetas, el lugar comparado con un yunque y un fuego para dar golpes, y pregonar con fuerza palabras necesarias. Ida y vuelta, Alfonso González Celero, Almud Ediciones de Castilla – La Mancha, Toledo, 2017 (Poesía). El contacto del autor con los libros y el mundo de la cultura hizo que la noticia de la publicación de su primer libro de poemas fuera sorprendente, no ya porque Alfonso sea algo así como una institución o una biblioteca andante, un hombre del Renacimiento, sino por su valentía creadora y silenciosa. Son varios libros de poesía inéditos prologados por el poeta José Corredor Matheos, con poemas entre 1985-2015 dentro de la Biblioteca Literaria Añil. La sorpresa del año, un editor publica tras tener muchos años guardada su escondida obra. DIEGO SÁNCHEZ AGUILAR. (Escritor) América de Manuel Vilas. Círculo de tiza. Parece un libro de viajes. Este es un género que no suele atraerme, a no ser que, como esta, ofrezca mucho más que una simple descripción de experiencias vividas en unas cuantas ciudades americanas. Empecé a leerlo con cierta pereza, con ese prejuicio de que se trataría de una obra menor, anecdótica. Pero es una maravilla de las que solamente Manuel Vilas puede hacer. Una reflexión melancólica y celebratoria a la vez sobre lo que significa ser un escritor español en el siglo XXI, sobre el tiempo, sobre la muerte, sobre la fama y el olvido. Un cruce imposible entre Jorge Manrique y Walt Whitman. Célula de oro de Sharon Olds. Bartleby. Traducción Óscar Curieses. Oscar Curieses traduce para Bartleby este maravilloso libro de la ganadora del Pulitzer de poesía de 2013. Una mirada sin metáforas, en la que su biografía, su familia, queda retratada con una dureza de la que no quedan excluidas la belleza y el milagro. Una confesión personal y familiar personal que se convierte en retrato de toda una sociedad. Mejor que mis 32

84


comentarios, dejar aquí un poema: “Los veo en pie, en la puerta principal de sus universidades,/ (...) están a punto de graduarse, están a punto de casarse, / son unos críos, son tontos, todo lo que saben es que son / inocentes, jamás harían daño a nadie. / Quiero alcanzarles y decirles Parad, / no lo hagáis; ella no es la mujer adecuada, / él no es el hombre adecuado, vais a hacer cosas / que no podéis imaginar que haríais, / vais a hacer cosas terribles a los niños, / vais a sufrir de maneras completamente desconocidas, / vais a querer morir. Quiero llegar / hasta allí con esta luz de finales de mayo y decírselo, / la cara bonita y hambrienta de mi madre volviéndose hacia mí, / su lastimoso cuerpo precioso y puro, / la cara arrogante y bella de mi padre volviéndose hacia mí, / su lastimoso cuerpo precioso y puro, / pero no lo hago. Quiero vivir. Los / alzo como muñecos de papel / macho y hembra y los junto / por las caderas, como pedacitos de sílex, como si / fueran a salir chispas de ellos, y digo / Adelante, hacedlo, que yo lo contaré.” Un paseo por la desgracia ajena de Javier Moreno. Salto de Página. Último libro de relatos de Javier Moreno. Como ha demostrado en sus novelas, en sus libros de poesía y en anteriores libros de relatos, es un escritor tremendamente ambicioso, capaz de abordar cualquier género y tema, sin miedo a etiquetas como “pedante”, “difícil”, “raro”. Yo valoro esa ambición. Prefiero, antes que el virtuosismo y la perfección, la valentía para intentar hablar de lo que importa, aunque eso pueda negarte cierto público. Y, como Javier Moreno sabe y demuestra libro tras libro, lo que importa es lo que está fuera del tópico, del lugar común, de la trama previsible, del dibujo de personajes efectivo y académico, es decir, de la repetición de lo mismo. Estamos ante un gran libro de relatos, muy variado en su temática, pero siempre exigente y original, con algunos cuentos que estarán sin duda en antologías del género (“La criada”, “Selfie vamps”, “Ello”...) y, además, un libro de Javier Moreno, con todo lo que eso conlleva de atrevimiento, inteligencia y audacia narrativa y filosófica. 33

85


Fragmentos de un mundo acelerado de José Óscar López. Balduque.El último libro de relatos de José Óscar López tiene todos los ingredientes para convertirse en un clásico de ese género tan difícil del microrrelato. La ambición de este libro es otro de sus aciertos: no se trata, como suele suceder con el género hiperbreve (de hecho no todas las piezas del libro son “micro”), de una sucesión de ocurrencias más o menos ingeniosas: hay toda una cosmogonía, un mundo filosófico, fantástico, que desborda los límites de la imaginación y nos ofrece mil y un universos paralelos que funcionan como espejo múltiple del nuestro. Un derroche de imaginación y una prosa exquisita son los dos pilares de esta enciclopedia maravillosa de lo posible y lo imposible: “¿Fue con un estallido, que comenzó el universo, o terminó con él y nosotros tan solo somos su demorado eco?” 2096 de Ginés Sánchez. Tusquets. Esta distopía sobre un mundo futuro marcado por la sequía y el cambio climático es mucho más que otra visión desastrosa sobre el mundo que cabe esperar para el hombre. Por la temática puede parecerse mucho a otras obras que imaginan un futuro apocalíptico, y tal vez “La carretera” de Cormac McCarthy sea la primera que venga a la mente de los lectores. Pero el trabajo que Ginés Sánchez realiza a nivel de lenguaje es una maravilla: porque la creación de un mundo es también aquí la creación de un idioma empobrecido, endurecido, seco como la tierra que los personajes recorren en busca de una esperanza que es pura supervivencia. EDUARDO KAHANE. (Intérprete y poeta) Al compás literario del tango, Manuel Guerrero Cabrera, Cuadernos del Laberinto.Si el tango, que nace como género instrumental, y en particular sus orígenes musicales, ha sido objeto de numerosos estudios, no ha sido así con las letras de tangos, que nacen tardíamente pero se consagran como una “Comedia Humana de Buenos Aires”, al decir de Borges. Este es un libro colorido, 34

86


poco al uso en la península, que indaga en la raíz culta de sus letras, aflorando la insospechada presencia de Darío o de Lorca detrás del disfraz lunfardo. El capítulo sobre las “milonguitas” es un cuidado fresco de la imagen cambiante de la mujer en el mundo prostibulario y machista donde fermentó el tango. Mac y su contratiempo, Enrique Vila-Matas, Seix Barral.Un narrador genial, ya lo ha demostrado casi todo, se enzarza en las preguntas elementales que suelen ser las definitivas. La lectura como invención de lo vivido y también como reescritura . Mas allá de las citas literarias, Barnes, Borges, Carver, Poe y de personajes y situaciones hilarantes, Mac hace un diario de su gris cotidiano al que da sentido reescribiendo la ficción , tal vez la vida de otro y así, la suya propia. Poesía completa, Idea Vilariño, Lumen. Acertada, esta cuidada edición que hace Lumen de una poeta visceral que marcó una generación en su Uruguay natal primero y luego en América. Versos cortos, de desarmante naturalidad, libres de ataduras, ritmos solo pautados por el fluir de su intensa materia. Mencionaría en particular la desesperanza de la sección Nocturnos, y su pasional Poemas de amor, entre los más desgarradores que haya leído. Una gran poeta. Asimetría, Adam Zagajewski, traducción de Xavier Farré, Acantilado. Reciente ganador del Princesa de Asturias de las Letras, Zagajewski nació en Lviv, Polonia en 1945, ahora Ucrania. No se trata de un detalle biográfico baladí sino la semilla de una poesía de errancia, desarraigo y añoranza. Una ironía amarga recorre su escritura que asoma en calles, ciudades ensombrecidas, amigos que ya no están, en el recuerdo de su madre y de la ciudad de Lviv, perdida por sus padres y que su verso obstinado y lúcido reconstruye como un paraje de su propia memoria. Los diarios de Emilio Renzi, Los años felices, Ricardo Piglia. Ricardo Emilio Piglia Renzi, vivió ba35

87


tiéndose por su literatura, que no podía ser la de Dostoievski ni de Borges, una escritura que tampoco podría comulgar con Arlt o Puig, ya que ninguno era imitable. En la literatura, Piglia buscaba a Piglia o estaba dispuesto a inventarlo. A pesar de sus extraordinarios Respiración Artificial, El camino de Ida o ensayos como El último lector Piglia fue anotando en unos cuadernos sus vicisitudes y frustraciones así como una visión crítica de la literatura y la sociedad. Esos 327 cuadernos han terminado por componer su obra cumbre. Los Diarios de Emilio Renzi son 3 tomos, Años de formación, el primero, Los años felices el segundo y el tercero, acaba de salir. Imprescindibles.

ALBERTO DAVILA VAZQUEZ. (Escritor y lector voraz) Los poemas de Horacio E. Cluck, Luís Miguel Rabanal Huerga & Fierro col. La Rama Dorada. Es un libro de una mística surrealista, casi rayana en lo ritual, vigía de la memoria urgente de los condenados. Testigos de la utopía,Julio César Galán. Como toda la obra poética de Julio César es un libro que no se presenta amable con el lector y le hace trabajar más allá de una lectura atenta como cooperador necesario. Una joya. El jardín de la señora D. Luís Arturo Guichard. Obra de intensas imágenes y metáforas va de lo autobiográfico a esos recovecos que están más allá de la palabra. W, Javier Pérez Walias Pre-textos. Hiperión. Poemario de ritmo alucinado cuyo vigor se centra en la familia para urdir en las posibilidades del ser y la naturaleza. Muerte y amapolas en Alexandra Avenue. Eduardo Moga. Vaso Roto. De nuevo nos encontramos con un autor de lúcida agudeza, que presta la mirada al parto en el exilio. Como un hombre despojado a veces, desposeído otras "porque sabe/que la muerte es siempre. 36 88


FERNANDO CÁMARA. (Cineasta y escritor) Canción dulce, Leila Slimani (Cabaret Voltaire) Yo tenía una sinopsis idéntica para cine, pero no habría sido capaz de perfilar personajes y detalles al nivel de Slimani. Simplemente envidiable. La expulsión de lo distinto, Byung-Chul Han (Herder) La hipercomunicación, en vez de pluralidad de pensamiento, genera bloques excluyentes. El último libro de Han explica la autocensura opinativa que nos estamos imponiendo. Y si no estás de acuerdo, unfollow pa ti, capullo. Patria, Fernando Aramburu (Tusquets) Por su galería de personajes y, sobre todo, por la magistral Arantxa, que apenas mueve la cabeza tras un ictus pero mantiene una vitalidad que te desarma. Alucinante capacidad la de Aramburu para contar ese mundo interior. La resistencia íntima, Josep Maria Esquirol (Acantilado) Ahogados en tanta comunicación tecnificada, hemos perdido la proximidad con los demás, incluso con los que convivimos en el hogar. A través de momentos tan sencillos como compartir mesa, charla y pan con alguien, Esquirol nos promete una vuelta al sentir humano de sencilla plenitud. Desaparecer de sí, David Le Breton (Siruela) Quién no ha deseado estar ausente de todo alguna vez, incuso de sí mismo si pudiera. Gente que se marcha de casa sin decir nada, que hace road movies imposibles, o que se retuerce en su introspección. Por aquí transita Bartleby, Simenon, El hombre que duerme de Perec... Magistral ensayo sobre nuestras crisis transtorias. Asuntos de identidad. ¿Existe acaso otro tema?

90

37


91

38


COLABORADORES Alberto Ávila Salazar Fernando Cámara Mercedes Carrillo Antonio Daganzo Javier Díaz Gil José Elgarresta Nieves Fernández Rodríguez Jesús S. Giner Nieves Guijarro Ricardo Ranz María Esther Flórez Elena Muñoz Paz H. Páramo Alberto Rivas Judith Rico Javier Rodríguez del Barrio Cristina Rodríguez Padrón Ivan Rojo Marisol Santiago Juan Manuel Romero Martíez Diego Sánchez Aguilar

39

92

Alacrán  

Revista de creación literaria y de las artes

Alacrán  

Revista de creación literaria y de las artes

Advertisement