Page 1

Simbolismo y Consagración de la Arquitectura,  El Templo de Luxor  Elena Alfaro Alvarez                                                                                             


En este ensayo se realiza un análisis del aspecto del Templo de Luxor,  consagrado al culto de  Amón.   Una lectura simbólica de algunos de los elementos de este monumento egipcio; la evidencia  de lo sagrado detrás de cada detalle, irregularidad, o aparente imperfección de su  arquitectura.    Schwaller de Lubicz autor de El Templo en el Hombre, libro sobre el que se basa este ensayo  realiza un estudio de la temática simbólica y la interpretación iconografía del templo de Luxor.   A partir del conocimiento del egiptólogo y su reinterpretación de los símbolos egipcios, se  brinda una nueva visión  a la egiptología; una visión esotérica pero al mismo tiempo  comprobable, que brinda una explicación a muchos de los misterios escondidos detrás de las  irregularidades del templo y ofrece un testimonio del gran dominio de esta cultura antigua  sobre la criptología y sobre el conocimiento del cuerpo humano.  Antes de pretender entender este templo hay que partir por conocer la concepción de la  mentalidad faraónica, su forma de entender el universo por tanto al hombre, la manera de  transmitir los conocimientos, y su absoluta dedicación a lo simbólico y lo mítico.  Los antiguos egipcios entendieron los templos como entes vivos, estructuras orgánicas en  movimiento y crecimiento. Eran lugares dedicados a una elite especialmente dotada de  conocimiento científico sobre el ser humano y las leyes de la vida.  El templo de luxor está dedicado el Microcosmos humano, a la consagración de lo terrenal con  lo divino. No solo tienen un significado mítico si no  que es también un medio de comunicación  didáctica donde se plasman los secretos de las funciones de los órganos y centro nerviosos del  ser humano.     Para los maestros constructores egipcios el simbolismo dirige toda la arquitectura del templo,  y en este caso tiene el propósito de explicar las funciones vitales.  Los bajos relieves, los  arquitectónicos y los detalles constructivos pasan de ser objetos de culto para representar  órganos y funciones del hombre. El hombre representa el Universo en sí mismo. Es un ser  supremo y por lo tanto el Templo de la vida universal.  Se entiende le universo como conciencia, y la conciencia como la experiencia de la naturaleza  por medio de la comparación. La vida como la capacidad de reacción o resistencia ante una  acción.    Los textos funerarios desarrollan el mito transcrito a través de imágenes. El lenguaje  convencional nos permite expresarnos a través de conocimiento de conceptos definidos por  los diccionarios. Las ideas con limitadas a las palabras y aunque parezca haber una número  infinito de combinación de palabras hay un límite significativos de los conceptos que estas  engloban.  Por el contrario las imágenes permiten expresar ideas abstractas, transmitir un pensamiento  sin imponer nuestra propia mentalidad. No se reducen el concepto al tiempo y el espacio más  si a su función.    Solo a través del simbolismo se puede entender el pensamiento de los pueblos antiguos. Para  los cuales el verdadero significado del símbolo es  Medu‐Neteru, que son los principios  transmitidos por un signo.  De esta manera un símbolo no solo representa la idea por analogía  sino que se proyectan una  serie de pensamiento, la idea proyectada en el objeto representado.  Es imprescindible antes de tocar temas como el canon egipcio, o su concepción de las medidas,  conocer el significado de la bóveda craneal para esta cultura.  La bóveda craneal es cuidadosamente representada en el arte egipcio, ya sea por medio de  una cinta, corona o diadema; o mediante una junta en la piedra mediante sorprendente  precisión constructiva. 


La cabeza es el santuario del cuerpo humano y encierra el control de todos los componentes  del cuerpo.  Esta división del cerebro representa la dualiazacion del pensamiento, por un lado está la  inteligencia cerebral que trabaja por comparación y por otro la Inteligencia del corazón que  ofrece un concepto directo.  Simbólicamente esta separación representa la caída del hombre divino a la tierra, momento en  que el este doble cerebro forma el principio de sexualizacion del mundo creado.  El hombre divino sin la bóveda craneal, representa el Neter (el principio) y vive ejecutando  impulsos sin poder de elección. Los lóbulos que representarían esta parte del cerebro cumplen  la función de memoria y elección en el ser humano.  El hombre que cae en la naturaleza es forzado a experimentar y aprender de las consecuencias  de sus actos, la reacción ante cada acción. Este hombre adánico utiliza el instrumento del  cerebro y su nuevo poder de elección como una herramienta de conocimiento, a travez del  cual desarrolla una conciencia del mundo. El desarrollo de esta conciencia lo llevara a la  perfección desde la cual no necesitara utilizar mas este instrumento. Es por esto que el  hombre sin bóveda craneal representa tanto el hombre divino sin elección, es decir al hombre  pre natural, como al hombre después de haber superado la naturaleza.    La representación de la cabeza en el templo cubierto del templo es la base de todo el  simbolismo analizado. Es a partir de sus medidas y proporciones que se localiza el resto el  cuerpo en el templo y se completa el Microcosmos.  Es a partir de esta creencia de la bóveda craneal que se aclara una de las principales  diferencias entre el pensamiento del canon griego y el egipcio.       Un análisis de la disposición simbólica de la arquitectura a partir de claves constructivas y  estudios de los bajos relieves revelan el grado de precisión simbólica‐ constructiva de los  maestros faraónicos y su manejo de la criptologia. Encontramos ejemplos como la  transposición y  la transferencia que fusionan partiendo del complemento de las imágenes en  ambos lados de un muro.  Dejando de lado los bajos relieves analizaremos la arquitectura del templo, en donde las  formas regulares nunca lo son, lo que parece ser rectangular es en realidad romboidal, las  desviación continua del templo y la desigualdad de sus muros responde a 3 distintos ejes que  son la base de su movimiento. Cada irregularidad responde a una función simbólica.  De tras de la disposición de los mosaicos irregulares de un pavimento encontramos el perfil de  una cabeza excluyendo la bóveda craneal y dando un significado sagrado al hombre.  La proyección de un corte sagital del cerebro comprueba que las aberturas y puertas   corresponden a los diferentes conductos del cerebro. Es a partir de la posición de esta cabeza  que se disponen los restantes elementos en el templo, las clavículas marcadas por paredes, el  pecho en la sala hipóstila, el abdomen representado por el patio del peristilo, los fémures y  muslos por la columnata de Amón, las tibias en el patio de Ramsés y los pies sobre el ángulo  noroeste del pilono.  Por otro lado existen 3 ejes distintitos para la orientación de los muros; un eje geométrico y  astronómico marcado bajo la plataforma cuya influencia es oculta. Un eje general o de  medidas trazado bajo las baldosas de la capilla de la barca de Amón que divide el muro en dos  partes desiguales y el eje de Amón marcado bajo el suelo del enlosado.  Estos ejes sufren 5 deviaciones a lo largo de la longitud de templo y cada muro en aparente  desorden responde a uno de estos ejes.  El canon egipcio utiliza una cuadricula de 19 partes que es la que más se aproxima a ф, y tiene  dos ejes principales. 


El eje estático que pasa delante de la oreja, de la rodilla y termina en la base del pulgar del pie  posterior y el eje movimiento  que pasa por la mitad del iris y termina en la base del pie  posterior.    Es importante mencionar la mentalidad faraónica con respecto a las medidas.  Una unidad de medida se rige a partir de un Neter o principio.  Este modulo de medida a diferencia de otras culturas es variable. Se adapta al contexto de la  edificación, su emplazamiento y su función, pero principalmente responde a una intención  simbólica.   De esta manera un codo, será igual en lo que respecta a una edificación mas no a otras que se  encuentra influenciadas por otros aspectos, en ese caso el codo se adaptara.    El templo de luxor fue construido en etapas y en ellas podemos ver reflejas las distintas etapas  de crecimiento de un niño. Desde el recién nacido hasta el joven adulto de 18 años.    Es de esta manera que se plasmas la naturaleza vital del templo, donde ven claramente que el  templo es un ser viviente que crece y se transforma, que tiene movimiento y que detrás de  cada elemento a una razonamiento simbólico y mítico. 

 

Simbolismo y Consagración de la Arquitectura, El Templo de Luxor  

Simbolismo y Consagración de la Arquitectura, El Templo de Luxor

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you