Issuu on Google+

Aviso importante: actualidad ● entrevistas ● reportajes opinión ● experiencias ● cultura ● cómics

revista de información cercana

9 de mayo de 2014 número 20

contenidos que pueden modificar tu visión de la realidad

Europa, en juego Jóvenes exiliados laborales

Entrevista a Manu Montero pág. 7

pág. 12

30 años de clicks con label

Las normas que se esconden en el BOE

Euskadi ha sido y es cuna de fotógrafos de prensa. Desde los 80 hasta hoy, varios galardones así lo atestiguan. Artistas que nos hacen ver por sus ojos.

Algunas administraciones ocultan medidas impopulares en los boletines oficiales para impedir que se produzca un rechazo social masivo. Un paso atrás en la transparencia.

pág. 15

pág. 10


Editorial

Sumario

La responsabilidad del voto EUROPA, EN JUEGO

4-6

ENTREVISTA A MANU MONTERO, EXRECTOR DE LA UPV

7-9

LAS NORMAS QUE SE ESCONDEN EN EL BOE

10-11

JÓVENES EXILIADOS LABORALES

12-14

30 AÑOS DE CLICKS CON LABEL

15-17

OLAS DE TURISMO

18-19

LA OPINIÓN DE PGD REPLIKOMIK LA IMAGEN

20

La desafección de una parte de la sociedad hacia la política tiene motivos. Las cosas se han hecho mal en varias ocasiones, aunque posiblemente en menos de las que la turba reclama, y el desgaste es razonable. Y la cita con las urnas se convierte en una cuesta pesada para quienes no encuentran en las propuestas de los partidos encaje a sus inquietudes. Si a esto se le suma la lejanía que se percibe de las instituciones comunes, el riesgo de que la cita del próximo 25 de mayo se convierta en una manifestación de abstencionistas es alto. Además, Europa ha sido el chivo expiatorio de las políticas nacionales en demasiadas ocasiones. Los argumentos cortoplacistas han lanzado a la ciudadanía la imagen de que el viejo continente era la fuente de todas las restricciones y las bondades, aunque fruto de leyes, acuerdos y fondos europeos, eran gracias a la gestión local. Otro grave error de políticos y medios.

21 22

Pero la política es el único camino para cambiar las cosas. Y las cotas de bienestar que ahora corren el riesgo de ser demolidas por el austericidio solo ha sido posible alcanzarlas gracias a la política.Y por ello acudir a las urnas dentro de dos semanas es poco menos que indispensable y, desde luego, un acto de responsabilidad para todas aquellas personas que creen que hay que cambiar y que otra forma de gestionar Europa es posible, que una Unión que ponga a las personas por delante de las instituciones y las banderas es necesaria.

EDITA: EL DIARIO NORTE SL Director: Igor Marín. Redacción: Aitor Guenaga, Patricia Burgo, Eduardo Azumendi, Natalia González de Uriarte, Txema G. Crespo, Laura Murillo, Paola Fernández (redaccion@eldiarionorte.es). Cómics: Revista Replika. Publicidad: (publicidad@eldiarionorte.es). Maquetación: Nexus Creativos (nexuscreativos@euskalnet.net)

I3I


“Lo que está en juego es el sueño europeo, la utopía que nos unió” Europa elige a su presidente y se juega su futuro en la trascendental cita del próximo 25 de mayo

Por Natalia Glez. de Uriarte

Dentro de dos semanas, la ciudadanía europea tiene una cita con las urnas. El 25 de mayo, 413 millones de ciudadanos de 28 estados miembros deciden, por primera vez, quién será el presidente de la Comisión Europea, un cargo ocupado por el portugués Durao Barroso y que hasta ahora lo elegía el Consejo europeo. Es decir, los europeos votamos a nuestro presidente de forma directa por primera vez. Pero ¿qué más se juega Europa en estas elecciones? El complejo entramado institucional comunitario hace difícil entender al ciudadano de a pie qué papel juega su voto en el viejo continente. El elector apenas recibe información sobre qué puede hacer el lejano Parlamento europeo por mejorar nuestras vidas ya que, los candidatos, en su mayoría, se limitan a contraatacar al

adversario. O, lo que es peor y se convierte en una de las grandes cuestiones que ha causado el desapego a las instituciones comunes, la política nacional ha usado Europa para descargar su responsabilidad y centrar sus críticas y jamás he hecho hincapié en los muchos beneficios, sociales y de infraestructuras, que ha traído la Unión a sus países miembros. En especial, a los más pobres entre los que se encuentra España. Aunque cueste creerlo, estamos ante una de las citas electorales más importantes. Y más ahora que la Unión Europea intenta superar la crisis económica y los representantes que elijan los electores serán quienes decidan el camino que debe seguirse. La participación de los electores es crucial para diseñar el futuro de los estados miembros durante el próximo lustro. I4I


Además, el 25 de mayo ocurrirá algo inédito hasta el momento. La cita electoral permitirá a los votantes, por primera vez en la historia, elegir al presidente de la Comisión europea, hasta ahora designado, al margen de la ciudadanía, por el Consejo Europeo, es decir, por los jefes de estado y de Gobierno de los países miembros. La intención de este cambio es dotar de legitimidad a un cargo que debe liderar las posiciones europeas con el respaldo de la ciudadanía y menos atado al parsimonioso consenso necesario en los grandes asuntos europeos. “Durao Barroso ha sido más bien el presidente borroso, porque no se le ha visto en toda la crisis. ¿qué ha hecho? La gente trabaja para quien lo elige y a él no le ha elegido el pueblo. Ahora tenemos una oportunidad única de colocar a un presidente escogido por los ciudadanos y con el que se establecerá un vínculo hasta ahora inexistente. No desaprovechemos esta ocasión”, señala Isabel Aspe, directora técnica del Consejo Vasco del Movimiento Europeo, Eurobask.

El sueño europeo “Lo que está en juego es el sueño europeo. Aquella utopía que nos unió, que defendía una sociedad igualitaria, en la que no había lugar para las disparidades; en la que no interesaban los seguros privados porque la sanidad pública nos suplía a todos; ni los co-

legios privados porque los centros públicos formaban a nuestros alumnos; ni las casas con jardín porque los parques y equipamientos públicos se hacían para el uso y disfrute de los ciudadanos”, declara Aspe. Ese modelo social europeo y que ahora hay que redefinir, es lo que caracteriza a los estados de la unión. Y Europa de debate entre repensarlo sobre unas políticas más austeras o reforzarlo con nuevas medidas que sirvan para protegerlo sin arruinar las arcas públicas. Y ese debate es el que se dirimirá en las urnas.

“La escasa participación dará alas aquellos partidos que no son europeístas, que plantean una vuelta a esa Europa de las fronteras” Pero hay algo más en liza. Se trata del propio avance de la Unión Europea hacia más soberanía compartida o el retroceso hacia países más soberanos y, por lo tanto, menos cohesionados. Y en esta partida, votar o no se interpretará en clave de apoyo a un proyecto que hace no muchos I5I


años era el único deseado en la mayoría de los países. “La escasa participación dará alas aquellos partidos que no son europeístas, que platean una vuelta a esa Europa anterior al bien comunitario, la de las fronteras”, asegura Aspe. Una amplia participación servirá para dar mayor legitimidad al Parlamento europeo y reforzar así una institución democráticamente elegida -la única institución de la UE que se elige por sufragio directo- frente a otras con intereses particulares como el Consejo Europeo.

El votante debe valorar que de Bruselas sale el 80% de la legislación que se aplica en España y en las comunidades autónomas

La importancia de Europa en lo cotidiano A la hora de ir o no ir a las urnas, el votante debe valorar que de Bruselas sale el 80% de la legislación que se aplica en España y en las comunidades autónomas. Los reglamentos y las directivas que cada estado miembros adapta. Los derechos de los consumidores, la neutralidad de la red, la mayor parte de las leyes de igualdad de género o las de seguridad alimentaria y salud animal han germinado en aquellos escaños. Uno de los último plantes de cámara europea lo ha protagonizado ante las compañías telefónicas para derogar el ‘roaming’, recargo tarifario por establecer llamadas con otros países extranjeros incluidos los de la UE. El director de Asuntos europeos del Gobierno vasco, Mikel Antón Zaragoitia, lo mencionaba para convencer al auditorio en una conferencia impartida en Vitoria de la importancia de la participación. “Es una anécdota, una de las cosas buenas que hace Europa, pero hay muchas más y ustedes las han vivido. El progreso, el freno a las guerras y el estado de bienestar que ahora se recorta, es fruto de la Unión Europea”. I6I


entrevista Manu Montero - exrector de la UPV

"El entrenamiento que tenemos aquí para no decir España es prodigioso" El historiador y exrector de la UPV, Manuel Montero, cree que "si desapareciese la palabra ‘proceso’ del diccionario los partidos vascos no sabrían de qué hablar"

Por Aitor Guenaga

El catedrático de Historia Contemporánea y exrector de la UPV, Manuel Montero (Ea, Bizkaia, 1955), presenta estos días su último libro 'Voces vascas', donde ha recogido hasta 365 expresiones que se usan en Euskadi y que dicen mucho más de lo que la propia palabra significa o, por el contrario, esconden o difuminan la realidad que se ha vivido en el País Vasco en relación al nacionalismo, el terrorismo de ETA o la política. "El gran formador del lenguaje durante años ha sido la izquierda abertzale", sostiene.

con un aúpa y pensé: “ya estoy aquí”.

Iba a empezar con un ¡hola Manu!, aunque después de leer su libro ‘Voces vascas’, mejor algo más típico: ¡Aúpa Manu! (Risas) Denota plena inserción social. Me pasó al llegar a la autopista: me saludaron

He usado la palabra aquí y no Euskadi, Euskal Herria. El lenguaje no es inocente. El lenguaje nunca es neutral y aquí no hay un lenguaje neutral. Si una persona dice Euskadi o Euskal Herria está comunicando

I7I

Cada palabra del libro es un mundo, pero aquí en nuestro ‘paisito’ parece aún más. Son universos conceptuales muy cerrados, con ideas que no cambian. Establecen un lenguaje muy obsesivo. Durante muchos años no ha sido un debate, sino una confluencia de monólogos contrapuestos muy intensos y reiterativos.Y no con ideas complejas, sino con la repetición de ideas muy sencillas.


una posición ante el mundo. Se creó una lucha conceptual entre el nacionalismo tradicional y la izquierda abertzale con ambos términos.Y no es una lucha sobre palabras, sino sobre la construcción de un mundo mítico de autor.

no lo son: por ejemplo “impuesto revolucionario”. Es extorsión y un asesinato es un asesinato, no una muerte como “consecuencia del conflicto”. Hay muchos tabúes en el lenguaje, cosas que no se dicen, como “vascuence”, porque suena a franquista.

Es como si lleváramos una mochila cada vez que hablamos. Pero los vascos estamos entrenados. No hay una palabra clara para referirse a esta comunidad.

"Vamos mal si tenemos que consensuar términos como asesinato o víctima. Y nada de eso ha sido producto de un conflicto abstracto" ¿El lenguaje vasco ha hecho de la polisemia una seña de identidad? ¿Qué quiere decir la palabra paz? U otras dos que me parecen las más difíciles de definir: “diálogo” y “negociación”. Todos entendemos que hay dos personas hablando. Pero es más complejo porque no son dos personas que hablan y acuerdan. Aquí hay una persona que habla y otra escucha y toma notas. Es tan ambiguo que cada uno puede entenderlo como quiera. ¿Por qué pesa tanto lo políticamente correcto? Este país es políticamente correcto, el gran formador del lenguaje durante años ha sido la izquierda abertzale. Si estás con un crío en la playa y te dice “papá” sabes que todos te van a mirar.Y el entrenamiento que tenemos para no decir España es prodigioso. Si se nombra algo, se le concede existencia y legitimidad, mientras que si desaparece del lenguaje es como si no existiese. Es lo que pasa con España. Si se dice terrorista, no se habla de lucha armada.Y la palabra terrorista en el lenguaje público vasco prácticamente no se dice. Entre todos hemos consolidado términos que pueden parecer neutros pero I8I

Ha recogido 365 términos y dice que han brotado a partir de la Transición, ¿es por el triunfo de alguna ideología? Es el último mito de la eclosión del nacionalismo. Ahí empieza todo. Es un intento de construcción de un mundo nuevo, con un nuevo lenguaje con el que se quiere crear una nación. Y pone el lenguaje al servicio de esa causa.Y se convierten en “alegres y combativos” o hablan de “normalización”. ¿Hay que pactar ser normales? En cualquier país se es normal. Aquí no, aquí hay que pactarlo. O el término “conflicto”, en singular, con mayúsculas y que debe además resolverse de forma excepcional, cuando los conflictos son lo normal en democracia. Los términos se van estirando hasta llegar a la “fase resolutiva” o aparecen los “mediadores” y “facilitadores”. Mediador es alguien que está en medio, no existen mediadores de parte. Hay una cierta


impostura cuando se habla por ejemplo del “apartheid vasco” o “cárceles de exterminio”. ¿Con esa neolengua nos acercamos más a Humpty Dumpty, el personaje de ‘Alicia en el país de la maravillas’, o a ‘1984’? En el fondo es lo mismo porque Dumpty

no cambian los conceptos: se pasa a hablar del “derecho a decidir”. Y ahora, en el post soberanismo, estamos en el “nuevo escenario”. ¿Nos hemos convertido en una especie

"Este país es políticamente correcto; el gran formador del lenguaje durante años ha sido la izquierda abertzale" de parque temático, con nuestro lenguaje, costumbres, incluso con una película de éxito en España: ‘Ocho apellidos vascos’? En los 90 se hablaba de 'Parque jurásico'. En todo caso, parece que ahora es algo más entretenido que hace cuatro años porque ha desaparecido el terrorismo. Pero no hay un lenguaje término porque la nación sigue en proceso de construcción. Y he dicho “proceso”, si desapareciese la palabra proceso del diccionario, del lenguaje, los partidos vascos no sabrían de qué hablar.

decía que lo importante es saber quién manda, no tanto que las palabras pudieran significar cosas tan diferentes. Y en el libro de Orwell, esa recreación constante del lenguaje con la que se va cambiando el pasado forma parte de lo mismo. Estamos ante una especie de reconstrucción constante. ¿Qué quieren decir cuando hablan de las “viejas recetas del pasado” o de “mover ficha”? como si esto fuera un juego. Y siempre es el contrario el que tiene que moverse. ¿Existen etapas diferenciadas en todo este proceso? A finales de los 80, el lenguaje era de una brutalidad extrema: “carcelero”, o el “algo habrá hecho” para justificar un asesinato o “cipayo los días que te quedan son una cuenta atrás”. Son los años de plomo. A finales de los 90 comienza a suavizarse, aunque

Ahora toca construir el relato de lo que ha pasado en Euskadi y el lenguaje va a ser crucial. No sé si vamos a ser capaces de ponernos de acuerdo en el relato cuando algunos tienen dudas sobre el significado de “asesinato” o “extorsión”. Mientras no quede claro que hay vencedores y vencidos, que ha ganado la democracia y que ha sido derrotada la barbarie, si lo que se pretende es usar un relato para ocultar eso, pues apaga y vámonos. No se puede blanquear lo sucedido. Aquí ha pasado lo que ha pasado: 860 asesinatos, gente que se tuvo que marchar… todo eso ha existido.Y no se puede cambiar con palabras. A las cosas hay que llamarlas por su nombre y no vale hablar del “proceso” y de la “reconciliación”. Vamos mal si tenemos que consensuar términos como asesinato o víctima. I9I


Las normas que se ‘esconden’ en el BOE

Tanto el Gobierno central como las Administraciones autonómicas y locales publican únicamente a través del BOE los cambios de leyes que afectan negativamente a la población

Por Laura Murillo

Si es residente en el Casco Viejo de Bilbao, paga regularmente el servicio de OTA anual y le han interpuesto varias multas por estacionamiento indebido en los últimos meses, seguro que lo ha notado. El Ayuntamiento ha cambiado la ordenanza y los vecinos ya no pueden aparcar por toda la ciudad, como lo hacían hasta ahora. Ni publicaciones en medios de comunicación, ni misivas anunciando la nueva normativa. La acumulación de sanciones económicas es lo que ha llevado a los vecinos de la parte vieja de la Villa a descubrir la nueva norma, que el Consistorio únicamente ha publicado a través del Boletín Oficial del País Vasco (BOPV). “Como si los ciudadanos desayunáramos todos los días leyendo el BOE”, denuncia Javier Ro-

I 10 I

dríguez, portavoz de la asociación Bihotzean ante la falta de información. Y es que en los últimos tiempos tanto las Administraciones locales como el Gobierno central recurren únicamente al Boletín Oficial del Estado (BOE) y sus respectivas versiones autonómicas para publicar nuevas leyes o cambios de ordenanza que, de alguna manera, perjudican a la ciudadanía. En relación a ello, un tercio de las personas que, hasta el momento, percibían los subsidios de Lanbide, debido a la precariedad de sus salarios o la falta de empleo, se quedarán sin la ayuda económica de la RGI (Renta General de Ingresos) y, probablemente, no se enterarán de su retirada hasta que a lo largo del mes


La falta de difusión de la información en medios de comunicación supone “una regresión de derechos” para la ciudadanía observen que la ayuda que recibían por parte del Gobierno vasco, ya no se ingresa más en sus cuentas bancarias. “Se hacen notificaciones a través del BOVP en vez de mandar cartas y luego dicen que la gente está desaparecida y por eso no se entera, cuando no es así”, recrimina Javier Sierra, portavoz de la asociación Posada de los Abrazos. ¿Pero a qué se debe la falta actual de información y difusión desde la Administración? “Obviamente, se pretende dificultar el conocimiento de la norma y restringir el derecho a recurrirla, entre otras cuestiones”, asegura el abogado José Ángel Esnaola, quien afirma que se trata de una “posibilidad legal” en algunos casos, pero contraria a las exigencias de “transparencia, buen gobierno y respeto a la buena fe” que también recoge el artículo 3 de la Ley 30/92, la cual establece que “se notificarán a los interesados las resoluciones y actos administrativos que afecten a sus derechos e intereses”. Sin embargo, esta previsión no está adaptada a la sociedad digital “debiéndose potenciar la publicidad por páginas web, redes sociales y demás medios actuales”, añade. Según Esnaola, la publicidad por boletín no es admisible en todo caso. “Por ejemplo, la tramitación de normas urbanísticas exige también publicación en algún medio de comunicación, así como algunos actos previstos en el artículo 59.6 de la Ley de Procedimiento Administrativo”, señala. Por su parte, “el resto de actos ¬–donde se ubican RGI y multas- deben notificarse personalmente al interesado por carta,

I 11 I

conforme a los artículos de la Ley 30/1992”, afirma. En este sentido, fuera de los casos legalmente previstos para notificación personal, los ciudadanos están desprotegidos. No obstante, Esteban Arlucea Ruiz, profesor del departamento de Derecho Constitucional de la UPV, argumenta que “a nadie le está permitido escudarse en la ignorancia del Derecho para incumplirlo”. Es decir, así como no existe obligación de que leamos el boletín, tampoco es admisible excusarnos en el desconocimiento de las normas. Por ello, “los ciudadanos tendríamos que leer el BOE o estar informados a través de alguien que supiera Derecho”, sostiene Arlucea.

Regresión de derechos A través de estas prácticas, se deja en el lado de los ciudadanos totalmente la responsabilidad de estar informados de la legislación. “Esto es inconveniente porque la Administración tiene que favorecer la vida de la gente y, cuando se ve obligada a tomar una serie de medidas que ella entiende que pueden molestar, es conveniente que también facilite esa información”, indica el docente sobre esta situación que según Esnaola viene sucediendo con todos los Gobiernos. “La Ley 30/92, que se aprobó con el Gobierno de Felipe González y se modificó en 1.999 con el Gobierno de Aznar, recoge una ‘tradición’ del derecho predemocrático”, asegura. Se trata de una realidad que viene acusándose en la actualidad pero que hay a quien le recuerda, en parte, a épocas dictatoriales. “En tiempos franquistas llegó incluso a haber leyes que no se publicaron en el BOE y aun así eran obligatorias. Imaginémonos cómo la gente se podía enterar del contenido de esas normas”, sostiene Arlucea, quien también afirma que en estos momentos “sí hay una regresión en cuanto a los derechos y prerrogativas de la población”.


Jóvenes exiliados laborales

Desalentados ante la falta de ofertas laborales, los jóvenes vascos hacen las maletas para emprender una incierta travesía al extranjero

Por Eduardo Azumendi

Más de 17.000 jóvenes entre 18 y 34 años salieron de Euskadi en busca de otros horizontes profesionales en el año 2012. Se trata de jóvenes en su mayoría formados y que se han visto obligados a abandonar el país desalentados por la falta de oportunidades laborales. Con una tasa de paro juvenil del 36,9%, al afectar a 18.100 jóvenes activos de 16 a 24 años, buscarse la vida en el extranjero se abre como una opción. Pero se trata de una opción incierta y que debido a la dureza de la crisis puede resultar definitiva. Los recortes que, por ejemplo, se han hecho en investigación han convertido lo que antes era una oportunidad para formarse en el extranjero en una obligación. Y España, y por extensión Euskadi, se enfrentan a una auténtica 'fuga de cerebros' que repercutirá tanto social como económicamente. I 12 I

Estos recortes en investigación es lo que llevó a Manu Romero a irse a Chile. Actualmente es investigador postdoctoral en la Universidad de Santiago, en el país andino. “Postulé a un contrato de investigación postdoctoral de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica de Chile y me lo concedieron por una duración de tres años. Llevo aquí desde diciembre del pasado año”, comenta. Manu decidió salir porque actualmente las oportunidades en el campo de la investigación en España son “muy pequeñas”. Tras obtener el grado de Doctor en noviembre de 2012 estuvo un año buscando trabajo en España y el extranjero hasta que me surgió la posibilidad de venir a Chile.


“Mi intención es volver a España, pero a la vez no descarto que mi futuro esté fuera de mi país ya que no sé si en los próximos años se invertirá en investigación o continuarán los recortes como hasta ahora”.

seis meses. Coincidiendo con la finalización del contrato de un año, un amigo que vivía y trabajaba en Suecia contactó conmigo para ofrecerme un puesto de trabajo en su misma empresa, relacionada con la farmacia”.

Iñaki García Andoain, de 30 años y residente actualmente en México DF desde hace cuatro, tiene claro que su futuro no pasa por España. “Todo comenzó en el año 2008 cuando me encontraba estudiando la carrera de Administración y Dirección de Empresas en Bilbao. Allí conocí a una chica mexicana. En el verano de 2008 hicimos un viaje a México y me encantó”.

Desde el primer momento le sedujo la idea y no tardó en dar preferencia a los aspectos de la propuesta que consideraba positivos. “Se trata de un trabajo diferente a todo lo que yo he hecho y, además, tengo la posibilidad de conocer otro país, otra cultura y practicar el inglés, que se me estaba olvidando”.

Un año después y debido a la falta de oportunidades que existían en España debido a la crisis económica (ya se notaban los efectos) decidió partir a México en busca de mejores opciones. “Unos meses después de mi llegada y tras trabajar como vendedor ambulante de seguros de riesgos mínimos encontré mi actual trabajo en una empresa dedicada a asesorar a los restaurantes para que logren los estándares que la normativa mexicana dicta en torno a la higiene y a la correcta manipulación de alimentos”. En la actualidad ejerce como director comercial de dicha empresa. La vida en México DF (con más de 20 millones de habitantes) le resulta “un poco estresante”, pero “a todo se acostumbra uno”. En cuanto al pueblo mexicano, “lo único que puedo decir es que me acogió muy bien desde el primer momento haciéndome sentir como en casa. Tanto es así que la relación con la chica que vine al comienzo finalizó hace más de un año y por aquí sigo”.

El futuro Tanto Manu como Iñaki contemplan el futuro con optimismo. Lo mismo que Jorge García, quien no se exilió de una manera forzosa. “Yo estaba trabajando en Vitoria, en una farmacia. Tenía un contrato de un año y la posibilidad de renovar por otros

“Tengo la posibilidad de conocer otro país, otra cultura y practicar el inglés, que se me estaba olvidando” “Nunca sabes lo que te puede deparar el futuro”, añade, pero su intención es “la de cumplir con el contrato actual de un año y una vez terminado volver a poner pros y contras sobre la mesa. Ya habrá tiempo de decidir entonces”. Llevo solo lleva tres meses en Suecia y aunque las cosas “no siempre son fáciles cuando estás lejos de tu casa y de los tuyos, creo que la valoración es positiva”. En cambio, María G., que vive en Londres desde hace varios años, sí tiene claro que su meta es volver a España, aunque de momento no tiene prisa por hacerlo. “No voy a negar que a veces me planteo el volver a mi país, con mi gente, mi cultura y mi familia. Y es verdad que esa opción siempre es descartada debido a la crisis. Así que mi planteamiento es seguir exprimiendo esta interesante experiencia en el extranjero y esperar el momento en el que pueda volver a España con las mismas perspectivas, ilusiones y oportunidades que tengo ahora mismo en Londres”. El exilio de María G. no es exactamente I 13 I


producto de la crisis, porque su marcha se remonta a 2006, cuando acabó la carrera de Comunicación Audiovisual. Desde entonces ha pasado por varias ciudades (Londres, Dublín, Nueva York) hasta recalar, por ahora, en la capital londinense. Lo peor fueron los cinco meses que se quedó en paro. “Cada semana tenía una entrevista con un funcionario para demostrar que estaba buscando activamente trabajo.También era obligatoria la presencia a cursos impartidos gratuitamente para orientar en la búsqueda de trabajo”. Finalmente, en abril de 2011 encontró trabajo en la empresa Vubiquity. El trabajo de 'Service Delivery Coordinator' no era un trabajo de gran cualificación, pero decidió cogerlo porque “llevaba mucho tiempo en paro”. Con el tiempo fue progresando hasta convertirse en analista de sistemas. “La promesa de futuro que esta empresa me ofrece es seguir creciendo y mejorando”.

La emigración de jóvenes vascos al extranjero también tiene una cara invisible. Preocupado por el aumento de emigración juvenil y con los mensajes institucionales animando a los jóvenes a marcharse fuera, el Consejo de la Juventud de Euskadi (EGK) desarrolló el proyecto 'SOS Gazte: emigración laboral juvenil'. "Frente a la idea generalizada de que irse al extranjero en busca de empleo es siempre una buena solución frente a la precariedad, la emigración juvenil por motivos laborales tiene una cara invisible que conlleva dificultades y pérdida de derechos", advierte la presidenta del Consejo, Itsaso Andueza. Y mientras el éxodo sigue, el fantasma de que la juventud esté condenada al desempleo y a vagar como un generación perdida flota en el ambiente sin que nadie se atreva a responder.


30 años de clicks con label

La fotografía vasca ha saltado de cubrir los conflictos locales a registrar en cuidados reportajes la realidad de los cinco continentes

La foto ‘Sáhara Express’, de Rafael Gutiérrez, ha sido premiada con el Sony World Awards 2014.

Por Txema G. Crespo

Del click solitario y medido -no había que gastar carrete- que soltaba la cámara fotográfica analógica de Santos Cirilo (Santurtzi, Bizkaia, 1956) en 1985 en los Astilleros Euskalduna de Bilbao cuando ganaba el premio Fotopres, a la veloz ráfaga que surge del artefacto digital que maneja Rafa Gutiérrez (Vitoria-Gasteiz, 1981) en 2013 en Mauritania, que le ha merecido el Sony World Awards en España, han pasado casi 30 años de fotoperidismo vasco, de reportaje documental, de testimonio gráfico personal de la realidad. En fin, de plasmar en imágenes fijas parte de la historia cotidiana, de aquí o de allí, a la manera de Robert Capa, Cartier-Bresson o Sebastiao Salgado, y que en Euskadi ha dado nombres de profesionales destacados como Gorka Lejarcegi, Ricky Dávila, Fernando Moleres o Juantxu Rodríguez. I 15 I

No se trata de comparar carreras, sino de mostrar cómo la pasión por captar la imagen justa lleva a estos fotoadictos a dejar su cotidiana vida en Euskadi para vivir en el meollo de dónde creen que hay una historia que contar. Porque Santos Cirilo trabajaba en La Naval, antes de marchar a Madrid o a Bolivia, Ricky Dávila acababa de licenciarse en Biología cuando decide cruzar el Atlántico e instalarse en Nueva York y Fernando Moleres, enfermero de profesión, partió para trabajar como brigadista en Nicaragua al mismo tiempo que enfocaba el objetivo de su cámara. Quizás la experiencia más reciente, y joven, sea de la de Rafa Gutiérrez, recién llegado, como quien dice, de Kiev (Ucrania), adonde se marchó cuando vio que en el levantamiento ciudadano contra el régimen de Viktor Yanukovich había una histo-


Una de las fotos de la serie sobre el Euskalduna con las que Santos Cirilo obtuvo el premio Fotopres.

ria que contar. Sus imágenes pronto comenzaron a circular gracias a las redes sociales y llegaron a 'El periodico' que publicó también sus artículos escritos: "Hago el esfuerzo de escribir para colocar mi trabajo gráfico que es lo que de verdad me interesa", recuerda quien compagina su trabajo en la prensa diaria con un proyecto a largo plazo sobre ciudades y territorios divididos, como Belfast, Jerusalen o Nicosia.

jado de la fotografía documental, pero su trabajo en Chernobil, Uzbekistan o con los pescadores irlandeses de Gran Sol dan fe de su labor pasada en lo que él mismo define como "documentalismo subjetivo". "Eran trabajos a medio plazo, más cerca del ensayo gráfico, desde la voluntad informativa, pero sin la urgencia diaria", recuerda quien reconoce que la escena del oficio ha cambiado mucho: "Hace quince años que los periodistas han dejado de ser dueños de los medios que representan".

"Eran trabajos a medio plazo, más cerca del ensayo gráfico, desde la voluntad informativa, pero sin la urgencia diaria”

Fernando Moleres (Bilbao, 1963), por su parte, se mantiene en la escena internacional del fotoperiodismo, desde su concepción de la fotografía documental como "un compromiso social y hacia los derechos humanos". Su dilatada y exitosa trayectoria (ha publicado en 'Stern', 'Le Figaro Magazine', 'Le Monde', 'La Reppublica', 'The Independent' y 'The Sunday Times Magazine', entre otros medios) le permite trabajar en proyectos a largo plazo sin la presión de la urgencia del fotoperiodismo diario. Como recoge su web, algunas de las historias que trata, como la explotación infantil o la encarcelacion de menores en prisiones para

Este interés por mostrar aspectos de una realidad que la actualidad abandona se puede encontrar también en la obra de Ricky Dávila (Bilbao, 1964), actual director del Centro de Fotografía Contemporánea de Bilbao. Dávila lleva más de 15 años aleI 16 I


adultos (Sierra Leona), denuncian la existencia de situaciones que atentan contra los derechos humanos. En esa tarea se encontraba Juantxu Rodríguez, cuando los disparos de un soldado estadounidense acabaron con su vida en Panamá, en 1990. Estaba cubriendo la invasión de EEUU con la periodista Maruja Torres. "Juantxu fue el primero de los de mi generación que salieron fuera de Euskadi, con la voluntad de hacer un fotoperiodismo militante", recuerda Santos Cirilo, que coincidió con él en la redacción de 'El País'. Es el oficio de quien fotografía la realidad con urgencia o con detenimiento, documentalista e informador, quien desde su objetivo retrata la trastienda y que no pierde, a pesar de lo que ve, el sentido del humor, la ironía, que

tanto irrita al poder. Si Juantxu Rodríguez levantara la cabeza y viera que la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo ha cancelado el curso que lleva su nombre justo porque se dedica al humor en los medios...


Olas de turismo

Fotos: Javi Julio.

En los últimos años el surf se ha convertido en un reclamo más para atraer visitantes a la costa vasca

Por Paola Fernández

Euskadi acoge al año más de 2 millones de turistas, atraídos hasta ahora por su costa, su montaña o su gastronomía. Pero, sin duda, hoy el surf es un reclamo más para atraer turistas a la costa vasca. Lugares como Mundaka, Sopelana, Zarautz o San Sebastián son mundialmente conocidos como capitales del surf por los expertos en la materia. Y ahora, todo aquel que se anime a comenzar a practicar surf tiene la oportunidad de hacerlo, junto con otras muchas experiencias que ofrece Euskadi. Desde la sociedad pública Basquetour, dependiente del Gobierno vasco, se ofertan diferentes experiencias relacionadas sobre todo con la gastronomía, pero también con la montaña o la costa. Dentro de esta opción podemos disfrutar de la experiencia ‘Surfing Euskadi’, un producto I 18 I

elaborado la pasada legislatura y que cuenta con numerosos seguidores. Pero la oferta solo se limita a la costa guipuzcoana con ofertas de clases de iniciación en Zarautz y un paquete de cursillo con alojamiento en San Sebastián. También existe una oferta de alojamientos tradicionales que incluyen en sus servicios facilidades para los aficionados al sur, además del parte de olas diario. La elección de Zarautz como punto de partida no es casual ya que cuenta con la playa más larga del litoral guipuzcoano y en la misma se forman olas famosas en el mundo entero, lo que ha sido desde hace años reclamos para surfistas que llegan de todos los rincones del mundo. Hoy en día, el municipio cuenta con más de 8 escuelas que ofertan cursillos durante todo el año y para todos los públicos.


En Bizkaia, la práctica de este deporte también se extiende a muchos municipios. Bien conocida es por los aficionados, la ola izquierda de Mundaka o playas para surfear como la de Laga, enclavada en un entorno tan espectacular como la Reserva de la Biosfera de Urdaibai. No obstante, aunque en estos municipios, además de en otros muchos, se practique el surf, la marca Bilbao-Bizkaia no ofrece experiencias ni paquetes específicos para atraer a los aficionados a este deporte. Son escuelas como la Mundaka Surf School o Laga Camp Surf las que ofertan las reservas turísticas. Ambas escuelas ofrecen cursos desde dos días hasta una semana con alojamiento.

El Cluster del Surf San Sebastián es uno de los referentes en Gipuzkoa y en Euskadi de cómo el surf puede crear toda una industria del turismo a su alrededor. Así en el 2010, Fomento de San Sebastián creó el Cluster

Surf City Donostia con el objetivo de profesionalizar el sector, que actualmente aporta 8,3 millones de euros al PIB local y atrae a unos 6.500 turistas al año. En la capital guipuzcoana hay cerca de un centenar de empresas dedicadas a este deporte, desde escuelas hasta ingenierías. Actualmente, en este 'cluster' participan más del 60% de los agentes del sector localizados en San Sebastián y su entorno. De las tres playas con las que cuenta San I 19 I

En San Sebastián el sector del surf aporta 8,3 millones de euros al PIB local y atrae a unos 6.500 turistas al año Sebastián, la Zurriola hace años que se ha convertido en un referente del surf. De este modo, el barrio de Gros, donde está ubicada esta playa, gira en torno al surf. Casi todas las tiendas del paseo están dedicadas a la venta y reparación de tablas, neoprenos y demás accesorios que se pueden ver en sus escaparates, además de múltiples escuelas de surf. Una de las más conocidas y que más años lleva es Pukas Surf School. Se trata de la escuela que más antigua de España, data de 1982, y hoy cuenta con sucursales en pueblos de la costa vasca como Zarautz, Getaria y Sopelana, pero también en Barcelona. La escuela de San Sebastián atrae a alumnos de todas partes del mundo, pero sobre todo de Europa. Además, gracias a la colaboración con el hostal Green Nest de San Sebastián, consiguen que otros visitantes que no venían con el objetivo de surfear se animen a practicar este deporte por primera vez. Precisamente, en esta playa ha surgido en los últimos meses una polémica relacionada con esta industria, ya que tras los temporales que se sucedieron este pasado invierno, se anunció que la playa de La Zurriola permanecería totalmente cerrada durante 15 días para el vertido de arena. Pero las escuelas de surf manifestaron su descontento, ya que esto les podría ocasionar perjuicios por las reservas hasta el momento realizadas. Finalmente, no se cerrará por completo, por lo que se actuará en tres fases, por tramos de 200 metros.


La opinión de PGD

La excusa es el sistema Por Pedro Gómez Damborenea

La excusa es el sistema. La superestructura nos atenaza, nos paraliza, nos subyuga, nos impide avanzar, nos humilla, nos enfrenta... Es un mundo oscuro, plagado de bancos, multinacionales, políticos, eurócratas, burócratas, narcotraficantes, tratantes de personas, mafias, señores de la guerra... Un mundo en el que solamente habita el dinero y ante el que un individuo solo es un ser insignificante, carente de voluntad e incapaz de cambiar nada. El mundo, como el fútbol, parece ser así. O nos puede parecer conveniente que sea así. Es fantástico ver cómo ayuda contar con un sistema responsable de todo lo que acontece. Me siento en casa y enchufo la tele. Me trago el ‘Sálvame’ de turno y amanece un nuevo día; uno menos que me queda por vivir. No nos damos cuenta y la cuenta atrás pasa inapelablemente sin mover un dedo. Maldecimos contra ese sistema infecto que nos oprime y que enriquece a unos cuantos y vemos pasar las horas. Nos contagiamos de superestructura y decidimos no pagar las facturas y, si lo hacemos, obviar el IVA porque es lo que hacen todos. Otro día más, otro año y nada. No confiamos en nadie porque nos ampara la culpabilidad del sistema. Si eres cura, porque seguro que eres pederasta. Si eres político, porque solo buscas enriquecerte. Si eres voluntario, porque te gusta ser protagonista. Si eres perio-

I 20 I

dista, porque eres un manipulador. Si eres empresario, porque eres un explotador. Si eres sindicalista, porque solo quieres medrar. Malos tiempos para los que deciden hacer. Malos porque se convierten en colaboradores del sistema y el sistema es perverso y malicioso y descompone lo que toca. No hay mejor refugio que el sofá y ver pasar el tiempo. Bonita excusa para no hacer lo correcto, para no hacer algo, para criticar y esperar. Bonita excusa la del enemigo exterior fuente de todos los males. Es liberador no ser responsable de nada, pero es mentira.Todos, cada uno de nosotros, somos responsables de lo que pasa porque el sistema se construye con las aportaciones y los gestos de cada individuo. Marcar los días del calendario sin hacer nada es convertirse en el sistema. El número de sinvergüenzas y de gentes honradas es una constante independiente del oficio al que uno se dedique. Las generalizaciones son absurdas y las excusas, el mal de nuestro tiempo. Me declaro responsable, que no autor, de las cosas que pasan, de las buenas y de las malas. Me declaro culpable de hacer y de no hacer. Soy responsable y puedo decidir aceptar las cosas que pasan sin mover un dedo o no, pero lo que no puedo es ampararme en una superestructura para reivindicar una pureza que no tengo.


Replikomic

Rubén García Sedano

I 21 I


LA IMAGEN

Diversidad La realidad es una suma de percepciones distintas. Una conjunción de visiones que se unen para ofrecer un espacio común. Aunque a veces parezca increíble...


eldiarionorte magacine núm 20