Page 7

El cannabis, caladas entre el bien y el mal Los clubes privados para consumidores de marihuana aspiran a que se regule y legalice su actividad, que se debate entre el uso terapéutico y lúdico de la droga

Por Eduardo Azumendi

Más de 28.000 vascos fuman diariamente algún porro y la cifra de los que consumen, al menos, una vez a la semana se dispara a los 45.000. Con estas cifras, que solo se circunscriben a Euskadi, no es de extrañar que el cannabis sea la droga ilegal más consumida en Europa. A pesar de que su uso se remonta a miles de años atrás, la planta del cannabis se sigue desenvolviendo entre el bien y el mal, entre sus efectos medicinales y sus efectos como una droga pura y dura. En Estados Unidos, algunos estados han I7I

aprobado el uso del cannabis con uso terapéutico y en algún caso incluso para uso lúdico. Una realidad muy lejana de lo que ocurre en España y reflejada en el limbo legal en el que se hallan los clubes privados que gestionan plantaciones colectivas de cannabis para producir la marihuana y el hachís que consumirán sus socios. En el País Vasco, una de las comunidades autónomas más prolíficas en este tipo de asociaciones, existen alrededor de 50 clubes que agrupan a 10.000 personas, que son quienes sufragan las plantaciones a través de las cuotas. Hay dos tipos de socios: los

eldiarionorte magacine núm.13  
Advertisement