Issuu on Google+

Aviso importante: actualidad ● entrevistas ● reportajes opinión ● experiencias ● cultura ● cómics

revista de información cercana

13 de septiembre de 2013 número 05

contenidos que pueden modificar tu visión de la realidad

La cultura rehabilita Zorrozaurre Igeldo quiere ser pueblo

Durango, la vida después de EITB pág.18

El comercio vasco necesita oxígeno

pág. 16

Entrevista a Tomás Arrieta

Los comerciantes aseguran que la crisis ha supuesto una bajada de ventas de casi un 40% respecto a hace cinco años.

El presidente del Consejo de Relaciones Laborales asegura que “el escenario es fráncamente difícil” y aboga por el diálogo como única solución a los efectos del 7-J.

pág.12

pág. 22


Sumario EDITORIAL

3

REPORTAJE: ZORROZAURRE, UNA ISLA DE CULTURA

4-5

ENTREVISTA: RUTH MAYORAL, COORDINADORA DE ZAWP

6-7

PACO LARRAÑAGA, SIN RENDICIÓN POSIBLE

8-9

EL RINCÓN DEL DIRECTOR ONG: A PAS.O.S. EL COMERCIO EN EUSKADI EL BLOG DE PGD

10 11 12-13-14 15

DURANGO DESPUÉS DE EITB

16-17

IGELDO DA LA ESPALDA A LA CONCHA

18-19

ARTIUM, EL MUSEO VASCO INCOMPRENDIDO

20-21

ENTREVISTA: TOMÁS ARRIETA, PRESIDENTE DEL CRL

22-23

REPLIKOMIK

24-25

LA IMAGEN

26

EDITA: EL DIARIO NORTE SL Director: Igor Marín. Redacción: Aitor Guenaga, Patricia Burgo, Alberto Uriona, Eduardo Azumendi, Natalia González de Uriarte, Gorka Ascorbebeitia, Leyre González Grande. (redaccion@eldiarionorte.es). Cómics: Revista Replika y Amaia Gómez Marzabal Publicidad: Txema García Crespo (publicidad@eldiarionorte.es) Maquetación: Nexus Creativos (nexuscreativos@euskalnet.net) I2I


Editorial La cultura no es solo una forma de expresar y entender el mundo. No es solo un capricho filósofico, una válvula de escape o una maravillosa locura que nos abre la vista ante otras perspectivas y rompe las líneas lógicas para entender la realidad. La cultura es además una poderosa herramienta de transformación social. Invertir en cultura es hacerlo en humanidad, en ciudadanía, en sociedad. El ejemplo de Zorrozaurre, basado en el programa de fábricas de creación impulsado en la pasada legislatura, es esclarecedor. Donde el tiempo arrasó con la industria, allá donde la huella de la crisis dejó un decorado yermo de vida, llegó ZWAP y convirtió lo inerte en expresivo, la oscuridad en color, la cultura en puerta a una nueva utilidad a una isla, la de Zorrozaurre, olvidada para lo humano. Es necesario, más que nunca, invertir en cultura. Pero no solo en obra, en creadores contrastados. Es el tiempo de apostar por una nueva generación de autores. que basa su crecimiento en la colaboración. Cultura entre todos.

Foto: Taller de flamenco en Zorrozaurre.

El ejemplo de Zorrozaurre se puede sentir en Gernika, se acerca a lo que algún día pueda ser Tabakalera en Donosti, pero es una muestra de una forma de apostar y creer en la cultura por encima de identidades. Una forma de entender la cultura como suma de ideas.

I3I


Zorrozaurre, una isla de cultura Por Patricia Burgo

La trasformación del Bilbao industrial a la ciudad moderna de hoy en día, mundialmente reconocida por el Guggenheim y el Palacio Euskalduna, va más allá de la antigua zona de los muelles y astilleros de la capital vizcaína. La península de Zorrozaurre, esa lengua de tierra del distrito de Deusto construida entre los años 50 y 60 para facilitar la navegación en el estuario de Bilbao, ha sabido impregnarse del espíritu de reconversión que desde hace años ha ido transformando la ciudad. Con el declive de la época industrial, las fábricas que poblaban el barrio situado a orillas del Nervión han ido cerrando, y Zorrozaurre se estaba convirtiendo en un cementerio de enormes naves industriales y pabellones vacíos. La asociación ‘Hacería arteak’ vio en este declive, junto con proyecto urbanístico puesto en marcha por el

Ayuntamiento de Bilbao, una oportunidad de dar vida al barrio y acercarlo a sus vecinos donde actualmente viven unas 470 personas. Así nació `ZWAP’ (Zorrozaurre Art Work), un proyecto creativo que también ha contado con la colaboración de la asociación de vecinos . ’ZWAP’ trabaja en cuatro líneas: la creación cultural, la social que busca acercar el barrio a la gente, la de conservación de la memoria histórica para que no se olvide su pasado industrial, así como la de crear sinergias entre las diferentes actividades artísticas que allí se realizan. Para ello cuenta con proyectos residentes, que tiene que permanecer más de un año, y que ocupan algunos de los pabellones que se encontraban en desuso. En estos espacios se pueden encontrar

I4I


Consiste en cesión de espacios temporales que permiten el desarrollo de actividades culturales a bajo precio e inversión. actividades tan dispares como la producción musical, teatro, ‘fengshui’, talleres infantiles, o la creación de videojuegos, de la mano de Delirium Studios, Pabellón 6, Children’s lab o Crazy town. Además la oferta cultural de ‘ZWAP’ incluye proyectos transitorios en lo que ellos llaman laboratorios. Todo ello bajo el paraguas de un plan de cesión de espacios temporales que permite el desarrollo de estas actividades con alquileres a bajo precio y reformas que requieren una inversión mínima para poder adaptarlas a las necesidades de sus inquilinos pero conservando su estructura original. Algunos de los proyectos están gestionados por ‘ZWAP’ como ayuda en el inicio de los trabajos, pero la filosofía es ir retirándose de la gestión para que cada una de las

iniciativas recorra su camino de forma independiente.

Fábricas de creación ‘ZWAP’ es el proyecto con más recorrido dentro de lo que se denomina ‘Fábricas de creación’, un programa impulsado en la anterior legislatura por el Departamento de Cultura del Gobierno vasco para fomentar el desarrollo de nuevos proyectos artísticos. El concepto de fábricas de creación, muy presente en Europa, se ha extendido en varias ciudades como espacio-laboratorio para la experimentación artística multidisciplinar y para el apoyo de nuevos creadores. Los ejemplos más conocidos son El Matadero en Madrid, Fábricas de creación de Barceloa o Radyalsystem en Berlín. Aquí poco a poco surgen nuevos proyectos enmarcados en esta filosofía, como Alfa Arte, en la antigua fábrica de máquinas de coser de Eibar, la casa rural Azala en Lasierra, Harrobia Eskena, en la antigua iglesia de Otxarkoaga, o la antigua fábrica de armas de Gernika Astra.


entrevista Ruth Mayoral Coordinadora ZWAP

“ZWAP no tiene que ver con lo urbanístico, sí con lo urbano” ZWAP (Zorrozaurre Work Art in Proyect) es un proyecto que ante todo cuenta con el trabajo de mucha gente, diferentes colectivos que se esfuerzan por dinamizar y revitalizar una península en plena reconversión. Una de las responsables de este proyecto es Ruth Mayoral, ella no solo es su coordinadora, es además vecina del barrio y como tal conocedora de sus carencias y sus virtudes. Vive su labor al frente de ZWAP desde dentro se esfuerza porque el barrio no quede paralizado mientras dure la reconversión urbanística en la que está inmerso.

Por Patricia Burgo

Pregunta: ¿En qué consiste ZWAP? Respuesta: ZWAP son las siglas de Zorrozaurre Art Work in Progress y es un proyecto que nace en 2008 de la asociación’ haceria’, que empezó en 2007 con ‘haceria aretoa’ una sala polivalente que comenzó con artes escénicas .Y con la misma filosofía de esta sala que era la de hacer, de ahí el nombre, nace ZWAP que mezcla la filosofía de ser una plataforma para creadores con la revitalización de la zona.Tiene una vertiente más artísitica de apoyar la creación, y una vertiente más social de revitalizar la zona y de hacer que lo poco que queda no muera. P: ¿A qué te refieres con la revitalización de la zona? R: Zorrozaurre está inmerso en el plan urbanístico y desde la asociación cultural no queríamos ser testigos pasivos de lo que iba a ocurrir allí y decidimos echar a andar un proyecto que es Work in progress, tratando de acercar la gente al barrio. Porque Zorrozaurre es un gran desconocido dentro de la ciudad, y queremos que la gente se acerque y conozca todas las cosas que aquí pasan, y a la vez revitalizar un poco la zona, es decir, reaprovechar viejos espacios, generar actividades… P: ¿Podemos decir entonces que aprovecháis la reconversión para dar un impulso cultural al barrio? R: Sí, entendemos que las transformaciones generan grandes oportunidades y en ese sentido aprovechamos la transformación para esto. Es un proceso de transformación muy a largo plazo, y tal y como se había pensado el proyecto el barrio se paralizaba. Se paralizaban las licencias de actividad…Las empresas iban desapareciendo. Y un barrio no se puede paralizar durante 50 años simplemente porque va a transformarse. Pero el nuestro, a diferencia de cualquier proyecto urbanístico es un proyecto efímero, que nace con la tendencia de desaparecer.Y de lo que trata es de dar vida al barrio, y de mostrar lo que hay en el barrio al resto de la gente, mientras ocurre toda la reconversión urbanística.

Ruth Mayoral en un momento de la entrevista.

I6I


P: ZWAP forma parte de la Fábricas de creación, un proyecto que en Europa está muy asentado, pero aquí la filosofía cultural se diferencia respecto a la europea ¿En qué lo habéis notado vosotros? R: Sobre todo en lo que se refiere a la relación con el espacio. En Europa tienen una relación con su creación no con el espacio, aquí es de otra manera: se genera una relación con el espacio, que lo consideran como suyo. Aquí queremos un espacio propio, nos importa el ladrillo más que la obra.Tampoco existe la mentalidad de ceder el espacio. En Zorrozaurre hay muchos pabellones en desuso, que se están perdiendo y están amortizados, pero sus dueños prefieren dejarlos morir antes que cederlos para un uso cultural. Sin duda vamos años por detrás, pero eso ya lo sabemos y por algún lado hay que empezar. P: ¿Y notáis esa diferencia cultural en la respuesta del público? R: Nosotros estamos muy contentos, la acogida de las actividades es muy buena, de los conciertos, el teatro. Pero por otro lado embargo es sorprendente como la gente sigue sin conocerlo. Seguimos teniendo un problema de comunicación. No sé si el error es nuestro, o hay mucha oferta con el Guggenheim, la Alhondiga y demás, pero sorprende que

mucha gente en tu ciudad no te conozca. Sin embargo viene gente de Londres por ejemplo, que nos dicen que nos toman como referencia para sus futuros proyectos allí. Pero insisto en que estamos muy contentos con la respuesta que estamos teniendo.


Paco Larrañaga, sin rendición posible El Gobierno español tramita el indulto para este vascofilipino, condenado a muerte por violación y asesinato en Filipinas en 2004 y ahora preso en Martutene.

Por Aitor Guenaga

La vida de Paco Larrañaga se truncó el día que el apellido Chiong se cruzó en su vida. Justo cuando estaba estudiando hostelería en Manila. El 16 de julio de 1997 las hermanas Jacqueline y Maryjoy Chiong desaparecieron. No tenían ni 22 años. Fue como si se las hubiera tragado la tierra. La comunidad filipina de Cebú, una isla situada a más de 500 kilómetros de la capital Manila, estalló. La indignación inicial dio paso a la ira y a la sed de venganza. Meses más tarde, ocho personas fueron detenidas, entre ellos un estudiante de hostelería de 19 años de madre filipina y padre vasco que no entendía por qué la policía había irrumpido en su escuela. Tras conocer exactamente la acusación que pesaba sobre él – violación y asesinato de las dos jóvenes cuyos cadáveres nunca llegaron a ser hallados e identificados- pensó que todo era cuestión de tiempo. Que la confusión y el malentendido durarían apenas unos días. 16 años después, todavía cumple una condena de 40 años en la prisión de Martutene.

Es cierto que casi parece un hotel de cinco estrellas si se compara con el hacinamiento y las

I8I

condiciones que Larrañaga tuvo que soportar en la prisión filipina.Y que ya no está en el corredor de la muerte. El mismo ha recordado alguna vez, en una de sus salidas esporádicas de prisión en 2012 para acudir a alguna proyección del documental sobre su vida ‘Give up tomorrow’ (Ríndete mañana), el apoyo de los capellanes en un lugar como ése, en el que ves desaparecer gente poco a poco mientras esperas la llamada para enfrentarte a tu último viaje. “La noche antes de alguna ejecución teníamos una vigilia en la que los presos cantábamos y rezábamos junto a quien iban a ejecutar. En una ocasión logramos tener una reliquia de Santa Teresa de Calcuta y justo al día siguiente el Gobierno concedió una moratoria de un año en la pena de muerte y poco después se abolió la pena capital”. Ahora casi todo ha cambiado, salvo la falta de libertad. Ha podido hacer realidad esa vocación suya por los fogones al matricularse en la escuela de Karlos Arguiñano, lo que este año le ha permitido salir de la prisión de lunes a viernes para asistir a las clases. Pero la condena sigue ahí y salvo que de nuevo la Presidencia de Filipinas muestre su lado más amable y acepte la petición de indulto que el Consejo de Ministros ha aprobado el pasado 5 de julio, Larrañaga seguirá en su celda de Martutene por muchos años.Ya tuvo suerte una vez, cuando la presidenta de Filipinas anunció en abril de 2006 la conmutación de la pena de muerte por la cadena perpetua a un millar de presos. Él era uno de ellos. Ahí empezó a cambiar su vida otra vez. Esta vez, a mejor. En el momento de la desaparición de las hermanas Chiong, en julio de 1997, Paco Larrañaga se encontraba entre fogones en Manila, a más de 500 kilómetros de la isla donde se habían producido los hechos. Numerosos testigos podían probar ante el tribunal que aquella noche cenó en la capital filipina y era materialmente imposible estar en ambos sitios a la vez.


Pero los meses fueron pasando. A septiembre, fecha en la que entró en prisión, le siguió octubre y así hasta que llegó el momento de enfrentarse al juicio. Su madre, Margot González, siempre ha confiado en la justicia filipina, por eso ha declarado en varias ocasiones que no pediría el indulto de su hijo porque eso “implicaba reconocer la culpabilidad de Paco”. Fue la propia Margot la que aconsejó a su hijo que no se le ocurriera poner tierra de por medio huyendo del país. El juicio estuvo plagado de irregularidades, según han coincidido en denunciar diversos organismos, entre ellos el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Garantías procesales básicas como el veto a declaraciones de testigos propuestos por la defensa o el propio testimonio de Larrañaga durante el proceso, que no llegó a declarar, son solo algunos ejemplos. Los abogados de las defensas ni siquiera pudieron interrogar al principal testigo de cargo, algo inédito. Los medios de comunicación, partícipes de un juicio paralelo que reportaba crecientes audiencias, hicieron el resto del trabajo. La presunción de inocencia se quedó olvidada en un perolo de la Escuela de Artes Culinarias de Manila donde un joven de 19 años soñaba con ser algún día un gran cheff. Pero todo en la vida es susceptible de empeorar. De hecho, la vida de Larrañaga ha sido una carrera de obstáculos interminable. Su recurso ante el Tribunal Supremo filipino empeoró todavía más las cosas. La sala endureció las penas y condenó a Larrañaga a la pena de muerte. Próxima estación: el corredor de la muerte.

El juicio estuvo plagado de irregularidades, según han coincidido en denunciar varios organismos. Todavía tendría que esperar un tiempo a que llegara la primera ola de solidaridad, desde el otro lado del charco. Campañas exigiendo justicia, denuncias. Hay un documental, Give up tomorrow (Ríndete mañana), del realizador Michael Collins, que desgrana con precisión de cirujano la historia de un caso que sigue a falta de un final feliz. El Gobierno socialista de Zapatero, no sin esfuerzos, pudo arrancar del Ejecutivo filipino la autorización para que Paco Larrañaga cumpliera la pena de 40 años en España, gracias al convenio firmado entre ambos países en 2006. Fue la penúltima alegría para sus padres, Manuel y Margot, que desde entonces viven la vida de otra manera y valoran la nueva situación. “Aunque sigue dentro de la cárcel”, como recordó con cierta tristeza su madre a finales de 2011 cuando Larrañaga acudió al pase del documental en la muestra de Derechos Humanos del Ejecutivo vasco Zinexit. "A ver si con ésto podemos tener a Paco no sólo cuatro días, sino para siempre", dijo entonces Margot, en referencia a la petición de indulto por parte de España que finalmente se ha hecho realidad. Paco lo ha declarado muchas veces: “Soy inocente”. Ya solo espera poder decirlo en libertad las 24 horas del día.

I9I


El rincón del director

El acuerdo de Euskadi Por Igor Marín

El PNV y el PSE-EE han alcanzado un ‘Preacuerdo para conseguir una Euskadi más moderna, solidaria, sostenible y competitiva’. El entendimiento, que marcará la política vasca de los próximos meses, ha sido anunciado por los dos partidos con una intensidad diferente. Mientras el PNV se ha mostrado más frío y resignado- sin el apoyo de los socialistas tendrían que plegar velas y asumir un sonoro fracaso político y la evidencia de su incapacidad de gestión en solitario-, en el PSE han lanzado las campanas al vuelo como si hubiesen obtenido el premio gordo de la política vasca. Es cierto que lograr que los jeltzales asuman su soledad es un paso importante para la sociedad y la política vascas. Todavía resuenan algunas declaraciones altisonantes de aquel PNV herido por la presencia de López en Ajuria-Enea, de aquellos 'burukides' que sentían que Euskadi era su parcela y que ellos, y solo ellos, podían gestionar. Los hechos, tan tozudos como cuando demostraron al propio López que sin el PP su Gobierno era incapaz de avanzar, han demostrado que Euskadi se apoya en cuatro columnas políticas más o menos robustas y de mayor o menor peso, pero cuatro al fin y al cabo. En esta tribuna he expresado muchas veces que necesitamos política con mayúsculas y eso exige entendimientos, acuerdos, cesiones y grandes pactos que solucionen la difícil situación de muchas personas, familias y empresas. Y la entente entre socialistas y nacionalistas es una buena no-

I 10 I

ticia, pero insuficiente. Los acuerdos tienen que tener un sentido más allá de lo coyuntural y entrar de lleno en una reforma estructural imprescindible. Es cierto que en materia fiscal las propuestas son de cierto calado, pero no dejan de ser intenciones que no están cerradas sin el apoyo de, al menos, un tercer grupo. Y que se menciona una posible reforma de la LTH, pero sin entrar en contenidos concretos ni fechas exactas. Euskadi necesita repensarse, simplificar su estructura institucional y reducir las ventanillas. Ese es el gran pacto que necesita este país. No se podrá avanzar hacia una Euskadi más moderna si no se reduce el peso actual de las diputaciones; no podremos vivir en un país más solidario y sostenible sin que una fiscalidad igual en toda la comunidad esté garantizada y sin que las inversiones territoriales sean coherentes con una estrategia social y económica. Para ello se necesita el apoyo del mayor número de formaciones. En la capacidad de todos de sumar fuerzas a una auténtica modernización de Euskadi, especialmente del Gobierno que para eso lo es, veremos la altura de nuestros políticos. Porque ese gran pacto, con puntos concretos y fechas fijadas, habría sido un acuerdo de calado y razonable. El que se ha esbozado, aparte de demostrar que el PNV vaga sin programa ni ideas, suena más a una estrategia para evitar unas elecciones cercanas y en las que la marca electoral de los socialistas no se haya recuperado todavía.


ONG: ApaS.O.S.

Amores perros Por Natalia Glez. de Uriarte

Hace diez años se sacrificaban sólo en Vitoria entre 700 y 1.000 perros al año, una cifra que fluctuaba en función del número de abandonos registrados cada temporada. Actualmente sólo se pone fin a la vida de unos pocos, aquellos animales que no pueden ser recuperados para convivir con las personas o bien porque sufren enfermedades contagiosas o porque son de carácter agresivo. El resto de los que van a a parar a la perrera municipal porque sus dueños se desentienden de ellos, son adoptados gracias al empeño de los voluntarios de la Asociación Protectora de Animales, Apasos, en funcionamiento desde el año 2004. Las 73 personas que colaboran en la protectora deVitoria ofrecen una segunda oportunidad a los ejemplares que, en muchos casos, llegan en condiciones deplorables a los retenes municipales.“Algunos sufren malos tratos, otros hambre y cautiverio continuo, pero por muy mal que lo hayan pasado en su mayoría los perros son animales muy honestos, fieles a sus cuidadores y te devuelven con creces el cariño que les das”,asegura Martín Molinero,el portavoz de ApasosVitoria. Gracias a un convenio de colaboración con el Ayuntamiento gasteiztarra los voluntarios trabajan mano a mano con los empleados públicos de la perrera. Dedican su tiempo libre a pasear a diario a estos animales, fuera del recinto donde permanecen confinados, con el fin de que se sociabilicen con las personas y con otros animales. Los acogen temporalmente en sus casas si necesitan de cuidados especiales, los asean y se ocupan también de trasladarlos a las clínicas veterinarias. Y compaginan esas labores que permitirán la recuperación del animal con la no menos ardua tarea de localizar un hogar adecuado para ellos.

I 11 I

A través de su web surge el flechazo entre perros y dueños.Los voluntarios cuelgan en la página digital los retratos de los canes junto a una escueta descripción del animal y planean los encuentros. Una vez han conocido al ejemplar personalmente se refuerza el sentimiento que despertó la fotografía. Rara vez se produce un rechazo por ninguna de las partes. “Se enamoran de una cara, de una mirada indefensa.Hay gente que han venido desde Málaga porque se han quedado prendados de un ejemplar por las fotos y ya no pueden olvidarse de él”, relata Molinero. La organización deVitoria estableció además un convenio de adopción con Alemania que ha permitido colocar entre 200 y 300 perros al año en el país germano.“ Nos ocupamos del acondicionamiento de los trasportines, colocación de los mismos en los vehículos,control del listado de animales para que las identificaciones sean correctas. El traslado se realice en las mejores condiciones posibles y siguiendo las directrices marcadas por el Reglamento europeo”, asegura el portavoz. Sus homólogos en Bilbao han conseguido la misma hazaña, que cientos de perros y gatos abandonados en Bizkaia encuentren un hogar cada año o,en su defecto, una familia de acogida a la espera de su adopción definitiva.Actualmente, colaboran con dos centros de recogida donde no se sacrifica.También mantiene perros en una residencia pagada con fondos procedentes de donaciones. Los perros rescatados por ambas asociaciones se entregan bajo contrato de adopción, vacunados, desparasitados interna y externamente y con el microchip de identificación.También intentan entregar a los ejemplares esterilizados siempre que la edad y el estado de salud psíquica y física del perro así lo permita.


El comercio busca oxígeno Por Alberto Uriona

Los comerciantes aseguran que la crisis ha supuesto una bajada de ventas de casi un 40% respecto a hace cinco años. El comercio vasco sigue a la búsqueda de oxígeno para sobrevivir. La larga crisis que cumple ya cinco años ha retraído el consumo que, según los datos de las agrupaciones empresariales, ha supuesto una bajada en las ventas de casi un 40% respecto a 2008, el año de comienzo de la recesión económica. Los datos del Eustat, referidos solo al comercio minorista, sitúan la disminución

I 12 I

en un 11,8%. “Llevamos 37 meses consecutivos de descensos en las ventas”, afirma, con evidente preocupación, Pedro Campo, presidente de Euskomer, la confederación vasca de comercio que agrupa a 71 asociaciones y a cerca de 18.000 empresas y autónomos de Euskadi. Los empleos han disminuido en un 11,9% en los últimos cinco años, según el Eustat, en el comercio minorista.


El cierre de la financiación bancaria ha obligado a los comerciantes a recurrir a su patrimonio. El empleo se ha reducido casi en un 12%. “No se ve el final del túnel”, apunta José Andrés Cebrecos, presidente en Bizkaia de Euskaldendak, federación de asociaciones de comerciantes vascos que representa a casi 4.500 tiendas de Bizkaia, Gipuzkoa y Álava. Como ha ocurrido con la economía vasca en general, la bajada en la actividad en este año es superior a la del resto de España, “si bien es cierto que el desplome en el comercio también había sido menor”, precisa Campo. En Euskadi existen ahora cerca de 44.000 empleados en el sector del comercio, cuando en 2008 superaban los 49.300, 5.500 más que en la

I 13 I

actualidad. El 93% del sector es pequeño comercio con menos de diez trabajadores en plantilla. La crisis ha variado también su manera de financiarse y muchos se han asfixiado económicamente. “Antes de la crisis la compra del calzado se hacía para el pago a 90 días. Pero con la crisis, muchos proveedores han cambiado y los nuevos te exigen un adelanto del dinero de entre un 30 y el 50%”, explica José Andrés Cebrecos. En el sector textil, la adquisición de la ropa se realiza con un año de antelación. “Al hacer el pedido, abonas el 50% y la otra mitad, al recepcionar el género”, afirma Pedro Campo. Si el comerciante no tiene liquidez, no le queda la alternativa de la entidad financiera, “que es una misión imposible”, agrega Campo. 2014 ha sido el peor año en la larga crisis, con un retroceso del 7% en el negocio del comercio al por menor, según los datos de Euskomer. En 2012, las ventas bajaron un 5,5%. El equipamiento del hogar, con una disminución del 60% en relación a 2008, y los electrodomésticos, con reducciones entre el 40 y el 45%, han sido los negocios más castigados. Euskaldendak también apunta a gremios como los joyeros, “que están


El sector apela a que consuma “todo aquel que pueda” para ir reflotando el comercio y la economía en general. muy tocados y que si viniera una gran firma a comprarles, el 90% vendería su negocio”, y a la alimentación, “que ha tenido un agosto nefasto”. Nadie tiene la varita mágica para revertir la situación. Pedro Campo se refiere a “lo que no se debe hacer”, como la subida de impuestos. “El alza del IVA fue un mazazo”. Aunque no existe ningún informe ni estimación oficial, en Euskaldendak calculan que ha supuesto una merma superior al 4% en sus ingresos. “La mayoría ha terminado por asumir esos tres puntos, que se traduce en un menor margen”, asegura José Andrés Cebrecos,Y junto a los tributos, Pedro Campo censura la supresión de las pagas extraordinarias de navidades. A la bajada del consumo se ha unido la asfixia financiera con la que se encuentran los comerciantes. Desaparecieron las líneas de crédito y solo queda la petición de préstamos, que casi siempre llevan aparejados la exigencia de avales por parte de los bancos. El empresario se ve obligado así a responder con su patrimonio. Las instituciones intentan ayudar aunque los efectos son mínimos. La Diputación de Bizkaia ha realizado campañas como el bonodenda y el bonodeco, que suponen ahorros para el consumidor, y, según Euskomer, han propiciado

siete millones de euros de ventas adicionales. El Gobierno vasco ha destinado una partida de 20 millones para la financiación del comercio, se han puesto en marcha varios planes renove para electrodomésticos, ventanas y calderas domésticas y otras ayudas para dinamizar áreas comerciales y modernizar los establecimientos. El director de Comercio del Gobierno Jon Zarate considera “evidente” que sin mejora de la situación económica “es difícil que se genere consumo”. Destaca que el Ejecutivo vasco mantiene, “en respuesta a la demanda del propio sector, una normativa comercial propia para Euskadi que garantiza la competencia de los diferentes formatos comerciales y una oferta diversa que responsa a las necesidades del consumidor”. Los comerciantes tienen “mucho temor”, señala el presidente de Euskomer, para lo que resta de año. “Los datos que tenemos no invitan al optimismo”. El presidente de Euskaldendak percibe “poca ilusión” entre los comerciantes y lamenta que el consumo se realiza “ya por pura necesidad”. Pero ambos creen que hay que romper con la barrera del miedo del consumidor. “Aquel que pueda consumir que lo haga”, señala Campo. “Que el ciudadano consuma, es una rueda que repercute además en el resto de la economía”, enfatiza Cebrecos.

I 14 I


La opinión de PGD

Encender el interruptor Por Pedro Gómez Damborenea

Cuando me levanto de la cama tengo la mala costumbre de encender el interruptor. La verdad es que me manejo mejor con la luz para elegir la ropa, para desayunar e incluso para despertar. El día que le doy a la bombilla y hace puf o que se corta la electricidad por algún problema del distribuidor me entran ganas de incitar a alguno al suicidio. Tengo la mala costumbre de estar en casa calentito en invierno y con luz. Imagino que a ustedes, a la inmensa mayoría les pasará lo mismo. Pero claro, si me pongo a pensar cómo es posible este lujo, igual me llevo una sorpresa. Detrás del interruptor, de la calefacción y de la gasolina del urbano o la del coche hay un mundo complejo, el de la energía. Una central nuclear, una planta de gas por ciclo combinado, una parque eólico, un pozo petrolífero, una planta de extracción de gas, sea por fracking o por el sistema tradicional de pinchado,… ¡Horror! Resulta que yo quiero seguir encendiendo el interruptor, pero no quiero ninguna de estas cosas y menos cerca de casa. Por definición, son malas y el que lo discuta es un perverso irresponsable que odia el medio ambiente, al parecer. Me debo confesar como uno de estos señores tan malos y despiadados porque no sé vivir sin encender el interruptor. Soy partidario de la energía renovable y la prueba es que mi calefacción es de biomasa, pero la pregunta es si es suficiente. La biomasa funciona pero su alcance es limitado. La eólica funciona pero no es estable.

I 15 I

Por desgracia si no hay viento no hay generación y yo quiero seguir encendiendo el interruptor. Por no hablar del impacto visual de los molinos. Y la solar está aún en pañales. Lo peor es que las renovables aún son caras y tampoco queremos que nos suban el recibo de la luz. Por cierto, tenemos suerte porque nos queda la hidráulica en la que España es potente gracias a los pantanos franquistas que hoy no se construirían, y además, cuenta como renovable. Vamos que no queda otra que contar con la eficiencia energética y con fuentes de generación no renovables si queremos encender el interruptor a un precio razonable y les aseguro que quiero seguir haciéndolo. Soy culpable, pero no quiero destrozar acuíferos, verdes praderas, fauna o biodiversidad. Me gusta que se hagan las cosas bien y se verifique que se respeta el medio ambiente. Lo que no me gusta es que cualquier proyecto que garantice mis necesidades básicas reciba un no y los argumentos sean los que circulan en Internet o similares. Ni puede ni debe ser. Menos aún que la excusa sea que no me pongan el ingenio cerca de casa o que si lo ponen un poco más lejos importa menos y si es en un país lejano pues nada de nada. Porque aunque me digan lo contrario, estoy seguro que ninguno de ustedes desayuna a oscuras. La energía merece un debate un poquito más serio del que por desgracia habita en Euskadi donde somos más verdes que los prados y todo, por definición, nos parece mal.


EITB, de Iurreta a Bilbao: la mudanza que hoy no tendría cabida A punto de cumplirse seis años desde que la televisión pública vasca completó su traslado, trabajadores y directivos hacen balance de la nueva ubicación.

Por Gorka Ascorbebeitia

Dos pabellones del antiguo edificio de la feria de muestras dieron cabida a los alrededor de 600 trabajadores que hasta ese momento se repartían por las diferentes sedes de Bizkaia. Comerciantes y hosteleros del Duranguesado notan la falta del medio tanto por el consumo de los profesionales como por la pérdida de presencia de la comarca en sus informaciones.

Dos pabellones del antiguo edificio de la feria de muestras dieron cabida a los alrededor de 600 trabajadores. “Ahora mismo sería imposible hacer el traslado de sede de Iurreta a Bilbao”, admite Andonio Aranburu, director de estrategia y comunicación del grupo EITB. A comienzos de la década de 2000, cuando se empezó a gestar la mudanza de la radio televisión pública vasca, Aranburu también ocupaba un cargo de responsabilidad en el ente, era director de calidad. Después de varios años de contención del gasto para afrontar la crisis de la década anterior, había llegado la hora de volver a hacer inversiones para renovar el medio: Dejar atrás la tecnología analógica que todavía seguía usando y pasar a la nueva era digital que rápidamente se estaba convirtiendo en un estándar. Lo llamaron el plan Digibat. Mientras tanto, los gestores de la televisión se encontraron con un problema: la sede de Iurreta se había quedado pequeña. Además, el edificio era una construcción muy compartimentada que no se ajustaba a las características de las redacI 16 I

ciones modernas. “La pregunta que surgió fue si ampliar Iurreta o trasladarnos a otro lado”, apunta Aranburu. “Tuvimos claro que si nos quedábamos allí habríamos tenido que hacer una obra parecida al nuevo San Mamés mientras seguíamos trabajando”, añade.También entraron en juego otros factores como que en aquel momento EITB tenía 5 sedes diferentes (Donosti, Gazteiz, Bilbo, Iurreta y Zamudio) y los directivos veían la necesidad de simplificar la estructura. Así, en abril de 2002 se hizo oficial el proyecto de traslado con los votos a favor de todo el consejo de administración salvo la abstención de los representantes del PP. Llegados a este punto, la salida de la feria de muestras a Barakaldo liberó sus antiguas instalaciones de Basurto, una ocasión “perfecta” desde el punto de vista de los directivos de la radio televisión vasca. El resto lo pusieron la Diputación y el Ayuntamiento de Bilbao, este último incluso llegó a un acuerdo con el Gobierno para hacerse con un 10% del accionariado del BEC a cambio de la cesión de los antiguos pabellones 7 y 8 a EITB. Después de un arduo proceso en el que tanto la ingeniería como el diseño de la sede estuvieron directamente supervisadas por los profesionales del ente, a finales de septiembre de 2007 pudieron inaugurarla oficialmente. Entre los primeros años de la década 2000 y el momento en el que se pudo ejecutar el traslado, la cadena pública vivió una de las épocas más complicadas de su historia. “Fueron momentos muy críticos porque en todo ese periodo de tiempo decidimos no gastar nada en digitalización y tuvimos que vivir del mercado de segunda mano para estirar el uso de la tecnología analógica”, detalla Aranburu. La nueva sede se ubica en dos de los antiguos pabellones de la feria de muestras de 31.000 metros cuadrados en total, más del doble que los


El Duranguesado nota la falta del medio tanto por el consumo como por la pérdida de presencia en sus informaciones.

que ofrecía Iurreta. Con la unión de los trabajadores de la televisión, llegados desde Iurreta, los del área digital, antes situados en Zamudio, los de la radio y los de los servicios centrales, la nueva sede dio cabida a más de 600 trabajadores en total. Dispone de una espectacular redacción conjunta de 3.000 metros cuadrados y tres platós de informativos, dos de 275 metros cuadrados y uno de 350. Radio Euskadi, a su vez, tiene 400 metros cuadrados para sus instalaciones propias. La reforma costó 43 millones de euros, 24 de obra civil y 19 para actualizar todo el equipamiento de analógico a digital.

Oposición de los trabajadores Dentro de EITB, los únicos que no parecían estar contentos con la decisión fueron los propios trabajadores, cuyo comité de empresa lideró una oposición a la mudanza que todavía hoy acarrea secuelas. Andoni Basabe, sindicalista de LAB, presidente del comité de empresa en la actualidad y parte del mismo desde hace 27 años, está de acuerdo con Aranburu en lo básico. “Hoy en día el traslado no se habría hecho”, sentencia. Pero a partir de ahí todo son discrepancias. Basabe cree que la decisión no se tomó únicamente desde la dirección de la televisión. “Había muchos intereses políticos de por medio, de la Diputación y del Ayuntamiento”, concreta. En su opinión, la muI 17 I

danza fue “quemar el dinero” y sus consecuencias todavía las siguen notando hoy.“Porque mantener esta mole sale caro, por ejemplo tenemos una redacción enorme que hay que enfriar, hay que calentar y acondicionar”, apunta el presidente del comité. La nueva ubicación presenta algunos ahorros en los costes de producción de ETB, ya que más del 20% de las ENGs(salidas de los equipos de televisión) se producen a la capital vizcaína. También ofrece ventajas a la hora de traer a invitados a sus programas al resultar más sencillo que la gente acceda a desplazarse hasta la nueva sede. Sin embargo, los costes de mantenimiento del nuevo edificio, más elevados que los que soportaba el de Iurrreta, sumados al fondo de 1.000.000 de euros que tuvo que crear la dirección para resarcir a los trabajadores que se vieron perjudicados por el traslado deslucen este ahorro. Desde la perspectiva de la comarca del Duranguesado la marcha de EITB ha sido “una gran pérdida”, especialmente para el sector de la hostelería.“Aunque estaba un poco alejado,los trabajadores bajaban a Iurreta y Durango a comer y todavía hoy en muchos restaurantes se les echa en falta”, explica Santiago Reyes, presidente de Dendak, asociación de comerciantes y hosteleros de Durango.


Igeldo busca convertirse en el municipio vasco nº 252

El barrio donostiarra reactiva el proceso de desanexión iniciado en 1995 cuando la crisis lleva ahora a plantearse la fusión de municipios.

Por Leyre González Grande

18 años después de las primeras gestiones, el barrio de Igeldo ha activado el proceso de desanexión de San Sebastián. Parece un proceso contracorriente: cuando, en plena crisis, el Gobierno español impulsa planes para reducir las estructuras administrativas y fusionar municipios y en Euskadi las desanexiones que proliferaron en los años 80 ya se han olvidado. Incluso las instituciones han frenado algunos intentos en los últimos años. El último caso fue el del municipio vizcaíno de Bolibar, que tras su anexión a Markina en 1969, recuperaba su independencia el pasado 1 de enero de 2005, adoptando la denominación oficial de Ziortza-Bolibar con apenas 400 habitantes. Se convirtió así en el municipio vasco número 251. En Gipuzkoa, desde principios de los 80, son ocho los nuevos municipios guipuzcoanos que han logrado conformarse de manera autónoma I 18 I

con procesos similares al que está desarrollando el barrio de Igeldo, conocido fuera de San Sebastián por las inmejorables panorámicas de la ciudad y su emblemático faro. El proceso de desanexión de Igeldo se inició en 1995 “y aún está en vigor”,dice José Ignacio Galparsoro desde Itxas Aurre, la asociación de vecinos favorable a la independencia del barrio. No es un dato intrascedente. La norma foral de 2003 impediría a los promotores solicitar su independencia por no contar con el mínimo de población establecido para ello, 2.500 habitantes (Igeldo cuenta con aproximadamente 1.100 vecinos). Pero si está en vigor el proceso iniciado en 1995, se aplicaría el Real Decreto de 1986 (vigente al inicio del proceso), que omitiría este detalle de la población. La asociación vecinal desoye así el informe del primer secretario del Ayuntamiento de Donos-


tia, Juan Carlos Etxezarreta, que alude a la falta de legalidad a la hora de solicitar la consulta, y recuerdan que “en el pasado ya ha emitido otros informes al respecto” y “han sido los tribunales los encargados de quitarle la razón”, sentencia Galparsoro. No son pocos los vecinos que se muestran favorables a la desanexión, pero también existen los que muestran abiertamente contrarios por temor a las subidas de impuestos. Itxas Aurre avala con un estudio la viabilidad económica del proyecto de segregación y asegura que el barrio “siempre ha funcionado como pueblo”. De momento, la consulta continúa sin fecha concreta, aunque desde la Diputación Foral –impulsora de la misma–, ya adelantan que si la previsión se cumple, se celebrará a finales de noviembre sin previa aprobación del Gobierno central. La Subdelegación en Gipuzkoa hizo llegar al ayuntamiento donostiarra un informe que advertía que el permiso de Madrid es imprescindible para convocar la consulta. La Diputación ha hecho caso omiso: "No necesitamos ni tutelas ni permisos del Gobierno español para realizar consultas no vinculantes que permitan al Consejo de Gobierno Foral conocer la opinión de la ciudadanía guipuzcoana antes de tomar decisiones".

El Gobierno municipal de Bildu ya adelantaba que “respetaría el resultado de la consulta”, sin “obstaculizar la decisión de los vecinos”. El anuncio lo hacía el alcalde, Juan Karlos Izagirre, que es uno de los férreos defensores de la independencia de Igeldo: encabezaba la defensa de desanexión de su barrio natal, presidiendo la asociación Itxas Aurre durante años hasta ser elegido alcalde de la ciudad. Esta postura ha motivado las críticas de la oposición cuando en julio, en el pleno el que se abordó la desanexión, Izagirre se ausentó de la sesión. Mientras el portavoz de Bildu, Josu Ruiz, defendió la “neutralidad” del ejecutivo local en el asunto, los socialistas le tildaron de “intermitente” por ausentarse de la sala, el PNV censuró su “pasividad” y el PP dijo que quería “romper la unidad de la ciudad”. Una oposición que en cualquier caso no niega a los vecinos de Igeldo la posibilidad de manifestar su postura, pero que, aprovechó para recordar a Bildu que extiendan y apliquen esta actitud también a otras materias como el polémico sistema de recogida de basuras Puerta a Puerta, descartado ya para San Sebastián pero aplicado en una quincena de municipios guipuzcoanos gobernados por Bildu con opiniones vecinales contrarias casi de manera masiva.


Artium, un museo incomprendido Por Natalia Glez. de Uriarte

El Centro de Arte Contemporáneo de Vitoria se ha consolidado como un punto de encuentro de diferentes disciplinas artísticas, desde plásticas, musicales, cinematográficas a teatrales gracias a una intensa programación con más de 3.000 actividades en su primera década de vida y más de 150 exposiciones. Sin embargo este proyecto, que nacía hace once años con marcada vocación didáctica, con el objetivo de atraer hasta sus salas de igual manera al profano que al erudito apegado al arte y la cultura, no ha conseguido seducir a una parte de esa sociedad vitoriana y de localidades vecinas que pretendía cortejar. Son muchos los que confiesan no haber pisado su interior y otros tantos los que revelan que tan sólo conocen las dos sonadas adquisiciones del museo

en sus comienzos, la centelleante escultura de piezas de cristal de Javier Pérez, ubicada en la entrada del centro y el obelisco de metal de más de 40 metros de altura, obra de Miquel Navarro, que preside la plaza de acceso. Y ese público desencantado alimenta rumores infundados que señalan al Artium como proyecto fracasado. Y quizás sea cierto y no ha cumplido esas expectativas que algunos depositaron en él, pero por desatinadas: la misión de este museo incomprendido nunca ha sido la de captar turistas. “Hemos nacido en un momento en el que se estaba dando un cambio de modelo de los muesos en todo el mundo. El Efecto Guggenheim ha provocado que muchas personas piensen que un centro de arte tiene que ser exclusivamente una atracción de tu-

I 20 I


rismo generadora de visitas. Pero el 98% de los museos tienen otra función: generar conocimiento, divulgar el arte e ir formando para enseñar a pensar sobre el futuro y desarrollar un sentido crítico. Nosotros pretendemos contribuir en nuestra medida a modificar la sociedad desde esa visión de las manifestaciones creativas contemporáneas.Y creo que los estamos consiguiendo. El Artium es un centro muy prestigioso a estos niveles dentro del país”, asegura el director del centro, Daniel Castillejo.

Las exposiciones temporales no han logrado arrastrar al recinto al público potencial en masa.

han estrechado lazos, la local y la foránea. Hemos desarrollado programas para que todos los años artistas locales expongan en nuestras salas. Posiblemente seamos uno de los museos españoles de este nivel que más contacto tiene con el arte local”, asegura Castillejo. La capacidad del Artium de albergar multitud de experiencias alternativas y de desenvolverse con soltura en esos ámbitos ha favorecido la creación y crecimiento progresivo de una dinámica vida cultural plagada de variopintos eventos. “Somos lo que se denomina un centro integral de arte. Los artistas se relacionan con otras disciplinas diferentes a las plásticas. Para hacer sus creaciones suelen ver cine, leer libros, acudir a conferencias, estudiar en la universidad. Eso que rodea al artista lo intentamos plasmar aquí también de una manera muy natural.Todo lo que interesa al artista nos interesa a nosotros, la única manera de explicar el proceso creativo de un artista es incorporar también todo lo que ha influido al artista en la creación de su obra”, declara Castillejo.

Ni las obras almacenadas en el Museo de Bellas, una de las más importantes de arte español y vasco de este país, que gracias al Artium salieron de los sótanos, ni tampoco las exposiciones temporales han cosechado éxitos entre multitudes. No han logrado arrastrar al recinto al público potencial en masa. Pero lo que es innegable es que el museo sí recibe visitantes, siempre por encima de los 90.000 anuales, unos números que manejaban las instituciones en los estudios previos a la inauguración. Luego las previsiones de visitas se han cumplido.

El retraimiento inicial de un público que no se atrevía con la apuesta arriesgada de un arte contemporáneo comprometido, con una gran carga de investigación, se ha visto compensado con estas actividades que han registrado una importante participación ciudadana y han acercado a los indecisos al museo. En el último año, con un presupuesto castigado por los recortes, pero que no ha mermado en calidad, según defienden los comisarios de las exposiciones, el Artium consiguió aumentar las visitas hasta llegar a las 102.000 entradas.

Sí quedaba pendiente una tarea eliminar distancias entre el recinto artístico y la sociedad, crear vínculo. “Una de las faltas que le veíamos al museo es que no terminaba de conectar con la sociedad. De ahí que situáramos ese punto como eje central del último plan estratégico. Pero este plan ha coincidido con la crisis y no hemos podido desarrollarlo en su totalidad. Aunque sí hemos logrado generar cierta sensación de amistad con los ciudadanos, una relación fluida y una influencia en el desarrollo de Vitoria y al mismo tiempo hemos trabajado un contacto permanente con aquellas entidades y empresa que nos financian. Se han hecho esfuerzos por intentar fidelizar y el 50% de las personas que viene al museo son del entorno local. Los amigos del museo se han multiplicado, ahora son casi mil 1.000 personas, colaboran no sólo económicamente sino que vienen a las actividades permanentemente. Con la comunidad artística también se

Ahora encara un futuro incierto. Empezó el 2013 con una reducción del 25% de la partida económica, un ERE finalmente rechazado por el Gobierno vasco cuyo desenlace final se saldó con tres despidos y recorte de salarios. Imbuidos en esa vorágine preparan el siguiente asalto, el nuevo plan estratégico del centro de arte contemporáneo. “El futuro está borroso y tormentoso, repleto de rayos y truenos. Pero esa visión de incertidumbre tiene que ser superada. Ahora estamos intentado centrar cuáles van a ser los puntos de discusión y definir su duración. El anterior plan se diseño con una vigencia de cuatro años y la crisis se desplomó sobre él desbaratando algunos de nuestros planteamientos. Ahora seremos más cautos, más cuidadosos. Jugaremos con otros plazos”, confesaba Daniel Castillejo que espera tener establecidos para el próximo mes de enero los ejes que vertebrarán el nuevo plan estratégico del Artium.

I 21 I


entrevista Tomás Arrieta, Presidente del Consejo de Relaciones Laborales

“Estamos en un escenario de alta conflictividad” Por Aitor Guenaga

Tomás Arrieta (Bilbao, 1958) encara su segundo y último mandato al frente del Consejo de Relaciones Laborales (CRL). No ve nada fácil que patronal y sindicatos alcancen un acuerdo antes de fin de año y cree que la judicialización, tras el decaimiento de la mayoría de los convenios, solo dará una respuesta parcial al conflicto en las relaciones laborales en Euskadi, y “no contribuye a crear un clima favorable a las negociaciones”. Arrieta advierte que “estamos ya en los límites del ajuste de las condiciones laborales” y constata que “nos espera un otoño caliente y un periodo de conflictividad creciente”. Pregunta. Los sindicatos han avisado de un otoño caliente. Pero en julio y agosto se han acumulado los conflictos en el Preco. Los datos evidencian que lejos de enfriarse el efecto 7-J, la conflictividad crece. Respuesta. La conflictividad sigue, efectivamente. Se acumulan las reclamaciones en el Preco y en su práctica totalidad están derivando a los juzgados de lo Social. Estamos ante un escenario de alta conflictividad. P. Y solo desatascando un sector como el Metal, que acumula en el Preco 252 conflictos que afectan

I 22 I

a 154.000 trabajadores, o los cuatro conflictos que afectan al sector público, con 30.528 trabajadores, las estadísticas bajarían un montón. R. El escenario es extraordinariamente difícil y da la sensación de que no hay una modificación mínimamente significativa frente a las posturas anteriores al 7 de julio. Pero hay vida más allá del 7 de julio y hay margen de negociación y de llegar a acuerdos que retrotraigan la situación a antes del decaimiento de los convenios por efecto de la reforma laboral. Claro que a medida de que el tiempo pasa, eso es cada vez más difícil. P. De alguna manera el lehendakari buscaba con su propuesta prorrogar las negociaciones más allá del 7-J. ¿Les sorprendió la posición de la patronal de negarse de manera rotunda? R. No fue tanto sorpresa, como la constatación de que nos acercábamos a una fecha fatídica y que el margen era cada vez más reducido. Más que sorpresa aquello fue una decepción. P. De alguna manera la posición de la patronal y los efectos de la reforma laboral van en contra del mantenimiento del marco propio de relaciones laborales en el País Vasco. R. No me centraría en la patronal. Pero es un dato


objetivo que en la medida de que perdemos convenios que se negocian aquí, que han sido el núcleo de nuestro sistema de relaciones laborales, evidentemente perdemos el control de la situación y de gestionar el modelo que hemos conocido en las últimas tres décadas.Y desde ese punto de vista el modelo vasco de relaciones laborales está sometido a una amenaza innegable. Serán los agentes estatales los que fijen el marco y las reglas del juego. Y eso es malo y claramente negativo. El mantenimiento de ese marco propio interesa a los sindicatos y a la patronal. P. La salida de la crisis y la recuperación del empleo exigen una estabilidad también en las relaciones laborales que ahora no existe. R. La situación de las relaciones laborales ahora en Euskadi nos hace pensar que, efectivamente, nos espera un otoño caliente y un periodo de conflictividad creciente. Es cierto que en el nuevo contexto que propicia la reforma laboral, la patronal ha puesto encima de la mesa el elemento de la flexibilidad. El punto esencial es cómo hacer compatible cierto grado de flexibilidad interna razonable y negociada en las empresas. Adaptaciones eficaces y rápidas, pero con el mantenimiento de un marco seguro de condiciones de trabajo que es imprescindible para crear un clima favorable a una actividad económica normalizada. P. No parece que sea el marco en el que nos estemos moviendo. Y las apelaciones tanto del consejero Juan Mari Aburto como del lehendakari a que esperan que los empresarios “no hagan barbaridades” son planteamientos preventivos ante las cartas que han enviado algunas empresas a sus trabajadores en relación a los cambios en las condiciones laborales. R. No es fácil que un empresario que pueda mantener determinadas condiciones de trabajo vaya a modificarlas a la baja de modo unilateral solo porque el contexto normativo se lo permite. No creo que las cosas vayan a ser así, en términos generales. Al menos de los empresarios razonables y adaptados a los tiempos.Actuaciones concretas puede haberlas, claro. Gran parte de las comunicaciones que se están enviando desde las empresas no dicen que se van a cambiar las condiciones laborales ya, sino que se las puedo cambiar en un futuro inmediato. P. Pero introduce un elemento de miedo en las relaciones entre trabajador y empresario. R. En efecto. Eso introduce un elemento de miedo y de falta de seguridad y de certidumbre.Y eso es muy malo. Lo que hay que hacer es establecer bien las condiciones y requisitos a través de los cuales -si hay que adoptar decisiones para adaptar las condiciones de trabajo-se haga de manera pactada y con garantías, con instrumentos para resolver los

bloqueos, con apoyo del Preco. Diseñemos todo. P. También es cierto que hay responsabilidades compartidas. Y que en algunas negociaciones y en determinadas empresas, algún sindicato ha planteado imposibles a sabiendas, fuera de la realidad. Y hay una lucha sindical clara. R. La responsabilidad es de todos. Y esto puede sonar a discurso políticamente correcto. También del Consejo, que no ha sido capaz de encontrar y trabajar fórmulas… P. Pero avanzamos a una judicialización clara. R. Pues si estamos esperando a que los jueces nos arreglen esto, estamos profundamente equivocados. No porque los jueces no sean capaces de dar respuestas, sino porque las respuesta judicial no es la adecuada a los problemas que tenemos.Y mucho menos. P. El consejero Aburto plantea la posibilidad de reunir la mesa de diálogo social, donde no participan ni ELA ni LAB. R. Del que tenemos en la mesa, ese instrumento me parece el mejor.Aunque acepto que se me diga: oiga, si ustedes han fracasado, ¿por qué se va a poder retomar el diálogo ahí? Lo entiendo. Pero la propuesta no pierde valor. O somos capaces de establecer los elementos básicos del modelo o lo vamos a pasar muy, muy mal. Peor de lo que lo estamos pasando hasta ahora. Por eso coincido con esa propuesta. No veo alternativa. P. Esta misma semana, PNV y PSE se han puesto de acuerdo. Un pacto que parecía impensable hace unos meses y que va a generar certidumbres políticas. ¡Qué contraste con el mundo sociolaboral! R. En términos personales, yo estoy por el pacto y por los pactos. Me parece bien. Si ensanchamos la base de lo que vamos a construir, lo que construyamos será más sólido. Sin duda.Y es innegable que no perjudica al mundo sociolaboral, todo lo contrario; aunque tampoco se trasladará de manera rápida. Cuantos más acuerdos se establezcan, estaremos poniendo unos pilares más sólidos. Tenemos que tratar de conseguir un edificio en el que quepamos todos. En ese sentido, me parece una buena noticia. P. Y noticias como las que hemos conocido este verano de planteamiento del FMI de rebaja de salarios en España o peticiones de nuevas reformas laborales, ¿cómo se perciben desde el CRL? R. Sobre las recomendaciones continuas de la Troika de que la devaluación interna nos va a sacar del lío, pues no la comparto. La devaluación de las condiciones laborales no nos hace más competitivos y refuerza nuestra presencia en los mercados internacionales.


Replikomic

I 24 I


Mikel DĂ­az de Corcuera

I 25 I


LA IMAGEN

Sinergias. La sinergia es la acci贸n de dos o m谩s causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales. Lo dice el Diccionario de la RAE y lo ratifica la realidad. Se ponga el burro por delante o no.

I 26 I


eldiarionorte magacine núm. 5