Issuu on Google+

Aviso importante: actualidad ● entrevistas ● reportajes opinión ● experiencias ● cultura ● cómics

revista de información cercana

contenidos que pueden modificar tu visión de la realidad

5 de julio de 2013 número 02

7 de julio

El abismo acecha a las relaciones laborales Inama, dos años de silencio

p.10-11

La basura divide Gipuzkoa

p.16-17

Vitoria, la ciudad de los sueños rotos

p.13-14-15

Todos somos modelos

Festivales sin alfombra roja

Las sesiones íntimas de retrato permiten vivir la experiencia de sentirse modelo y librarse de complejos.

Euskadi aprovecha el verano para ofrecer decenas de certámenes y exposiciones que muestran la cultura a pie de calle. p.22-23

p.18-19-20


EDITA: EL DIARIO NORTE SL Director: Igor Marín. Redacción: Aitor Guenaga, Patricia Burgo, Alberto Uriona, Eduardo Azumendi, Natalia González de Uriarte, Gorka Ascorbebitia, Leyre González Grande. (redaccion@eldiarionorte.es). Cómics: Revista Replika Publicidad: Pilar Benítez (publicidad@eldiarionorte.es) Maquetación: Nexus Creativos (nexuscreativos@euskalnet.net) I2I


Sumario

ENTRAMOS EN UNA FASE DE DESREGULACIÓN

4-5

UNA MARATÓN QUE NO TERMINA EL 7 DE JULIO

6-7

CONFEBASK MANTIENE LA DISCRECIÓN Y NO DESVELA SU POSTURA

8

EL RINCÓN DEL DIRECTOR

9

EL ESPERADO SILENCIO TRAS 20 AÑOS DE RUIDOS Y EMISIONES DE LA FÁBRICA COMISIÓN ANTISIDA: 20 Años de lucha contra el estigma VITORIA, LA CIUDAD DE LOS SUEÑOS ROTOS LA BASURA DIVIDE GIPUZKOA TODOS SOMOS MODELOS LA OPINIÓN DE PGD

10-11

12

13-14-15 16-17 18-19-20 21

FESTIVALES SIN ALFOMBRA ROJA

22-23

REPLIKOMIK

24-25

LA IMAGEN

26

I3I


el fin de la ultraactividad

Eduardo Rojo Torrecilla

catedrático de Derecho del Trabajo

“Entramos en una fase de desregulación” Por Aitor Guenaga

Eduardo Rojo Torrecilla (Barcelona, 1953), catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), analiza las implicaciones de la reforma laboral del PP. Muy activo en las redes sociales y estudioso del Derecho laboral y su aplicación en el día a día, cree que la modificación sustancial que supone la reforma aprobada por el presidente Mariano Rajoy otorga un gran poder a los empresarios. Y advierte de que con este marco normativo, “la desregulación es posible” y que la reforma puede “desmembrar las relaciones laborales y afectar a la cohesión social”.

“La reforma puede desmembrar las relaciones laborales y afectar a la cohesión social” Pregunta. ¿Con la reforma laboral aprobada por Rajoy en febrero de 2012, qué va a pasar a partir del 7 de julio? Respuesta. No es posible dar una sola respuesta a cómo están encarando las empresas la situación económica en el nuevo marco laboral, y tampoco son las mismas políticas en todos los sectores. Aquellas que son partidarias de la búsqueda de acuerdos con sus trabajadores han apostado por políticas de flexibilidad interna pactadas y negociadas, con inclusión de políticas de formación y recualificación para su personal. Lamentablemente, otras han optado por la vía más fácil de la flexibilidad externa: los despidos objetivos individuales y colectivos, con incremento de la productividad basado en un aumento de la carga de trabajo del personal que se mantiene en plantilla, pero sin una perspectiva de cómo mejorar la situación en el futuro. P. ¿El fin de la ultraactividad para aquellos convenios que no se han renovado qué va a suponer realmente? ¿Entramos en una fase de desregulación? R. Con el marco normativo vigente sí, ya que se otorga un amplio poder de decisión a la parte empresarial, que mal utilizado puede conducir a

I4I

un desmembramiento de las relaciones de trabajo, básicamente en pymes, algo totalmente nocivo para la cohesión social y también para la mayor parte de las propias empresas. Ciertamente, la vida laboral puede seguir, y seguirá existiendo aunque no haya convenios aplicables, y esta es una tesis que he oído en sede empresarial, pero afectaría de pleno a gran parte de personas trabajadores que prestan sus servicios en pequeñas y medianas empresas, donde la participación y representación de los trabajadoras es minoritaria y con limitado poder para intervenir en las decisiones empresariales. P. Decaen los convenio y la patronal vasca dice que “lo prudente es esperar”. R. He leído con atención las intervenciones del señor Ayerza y de Gibelalde, Secretario General y Presidente de Adegi, respectivamente. Sus mensajes hacia los miembros de la organización son bastante claros. En primer lugar, hay amplias posibilidades, desde la perspectiva empresarial, de negociar un nuevo marco de relaciones laborales más favorable a la empresa a partir del 8 de julio y debe ser aprovechado, pero siempre tratando de implicar a los trabajadores en ese cambio. En segundo término, puede pactarse con las representaciones unitarias y sindicales todo aquello que se estime oportuno para mejorar ese marco, sabiendo además que en cualquier caso podrían utilizarse las posibilidades ofrecidas por la modificación unilateral de las condiciones de trabajo prevista en el art. 41. En síntesis, piden que se aproveche bien el marco normativo para regular, sin ataduras legales ahora por vía de convenio, las relaciones laborales aprovechando todas las posibilidades ofrecidas por la reforma laboral. P. ¿Para qué sirven las recomendaciones pactadas en mayo pasado entre la CEOE y Cepyme y los sindicatos CC OO y UGT en relación con este asunto? R. Jurídicamente, es un acuerdo de naturaleza obligacional, vincula únicamente a los sujetos firmantes. Para que el texto adquiera importancia práctica, será necesario que las partes negociadoras de cada convenio pacten de manera expresa someterse a lo dispuesto en el acuerdo. Será necesario que las partes acuerden ese so-


metimiento al acuerdo antes de la finalización de la vigencia del convenio, 8 de julio para muchos de ellos o un año desde que se constituyó la comisión negociadora con posterioridad al 8 de julio de 2012. Ya hay acuerdos en Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana y Canarias, en parecidos términos al suscrito el 23 de mayo para toda España. P. ¿Qué pueden y que no pueden hacer los empresarios a partir del 8 de julio? R. Dependerá de cuál sea la situación jurídica del convenio en fase de negociación. La literalidad de la norma aplicable puede llevar a que se aplique inmediatamente un convenio de ámbito superior si lo hubiera, o, en caso contrario, la aplicación de la normativa general y laboral.También pueden mantener, de acuerdo con la representación de los trabajadores, mantener la vigencia del convenio mientras se negocie el nuevo acuerdo. Pueden, igualmente, mantener las condiciones que se aplicaban hasta el 8 de julio, pero ahora a título individual para cada trabajador. P. En Euskadi, los sindicatos no han dado una respuesta unitaria ante la nueva situación que se abre. Mientras ELA, defiende blindar los convenios empresa por empresa el resto de centrales -LAB, CC OO y UGT- apuestan por convenios provinciales o sectoriales. ¿Qué evidencian ambas negociaciones colectivas? R. Evidencian diferentes estrategias negociadoras y la fuerza que cada sindicato tiene en los diferentes territorios y sectores. ‘Blindar’ la reforma empresa por empresa, entendiendo por tal su no aplicación, es posible siempre y cuando el sindicato que plantea esta tesis tenga la fuerza suficiente para lograrlo. Pero resulta difícil pensar que en sectores de actividad con fuerte presencia de empresas de mediana y gran dimensión eso pueda conseguirse si no es por la vía del pacto o acuerdo sectorial; acuerdo que ciertamente se manifiesta de bastante dificultad si nos atenemos a las declaraciones de los dirigentes de Adegi antes citadas. P. ¿La incertidumbre que se abre a partir del 8 de julio se traducirá en una mayor conflictividad laboral? R. Es posible la existencia de una conflictividad “micro” o “difusa”, por la desarticulación de las relaciones laborales que puede darse. Pero como el futuro es ya prácticamente presente, creo que las organizaciones sindicales y empresariales han de negociar teniendo presente la realidad económica y social en la que operan, con políticas de rentas pactadas y una regulación cada vez más importante de todas las medidas que afectan a las políticas de formación y recualificación del personal, en el marco de estrategias de flexibilidad pactadas que redunden en beneficio de ambas partes. P. ¿Hay riesgo de colapso en los juzgados con los casos que pueden llegar a partir del 8 de julio a los tribunales? R. La falta de acuerdo lleva a una mayor conflictividad laboral que se traslada a la vía judicial, algo que no ayuda en modo alguno a una ordenación racional de las relaciones de trabajo basadas en el diálogo.

I5I

Eduardo Rojo Torrecilla


el fin de la ultraactividad

Una maratón que no termina el 7 de julio Por Aitor Guenaga

Los sindicatos censuran a la patronal por evitar cerrar acuerdos ahora y preferir adoptar después medidas unilaterales en material salarial y de condiciones laborales. Como en una maratón, lo más difícil es siempre el último kilómetro. El problema con la aplicación de la reforma laboral del gobierno de Mariano Rajoy (Ley 3/212), aprobada el 6 de julio de 2012 y publicada al día siguiente, es que la carrera va a seguir para muchos trabajadores a partir del próximo lunes 8 de julio. Ese día, teóricamente, un total de 320.000 trabajadores en el País Vasco se verán afectados por la pérdida de vigencia de un total de 418 convenios. 324 son convenios de empresa que afectan a más de 44.000 trabajadores y otros 94 son convenios sectoriales, en los que se ven afectados en toda Euskadi casi 276.000 trabajadores. Pero no todo va a ser tan automático. Es cierto que la nueva redacción del artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores abre la puerta a una re-

I6I

definición de manera unilateral de las condiciones laborales de los trabajadores por parte de los empresarios en aquellos sectores en los que no se hayan cerrado acuerdos, bien sectoriales, provinciales o bien directamente en las empresas. Pero no todo es tan fácil.Y lo que puede suponer para los empresarios una mejora inmediata de la competitividad de las empresas vía rebaja unilateral de los salarios, tiene un reverso muy peligroso para “la cohesión social”, según coinciden en destacar tanto el Gobierno vasco, a través de su consejero Juan María Aburto, como los líderes sindicales. Una bajada de salarios generalizada supondría menor recaudación vía impuestos y retenciones a las nóminas, además de una caída de las cotizaciones a la Seguridad Social. Y espolearía casi con toda seguridad la conflictividad social que ya ha alcanzado niveles muy destacados en Euskadi, con ocho huelgas generales desde que se inició la crisis. Sin olvidar el otro escenario donde se trasladará también la conflictividad que ahora ha estado preferentemente en las calles y en las fá-


bricas: los juzgados. El incremento de algunos asuntos judiciales se constata en los datos facilitados por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para el primer trimestre de este año. En los juzgados de lo Social se han presentado 41.878 demandas por despido, un 24,4% más que en el primer trimestre de 2012.

“Tenemos que trasladar claramente a nuestra gente que tenemos que tener una organización firme” Ante esta situación, ELA ha mantenido una posición alejada de la unidad de acción seguida por el resto de centrales sindicales en Euskadi, incluida LAB. A juicio del sindicato mayoritario en Euskadi, la única forma de “blindar” las actuales condiciones laborales y evitar que entre la reforma laboral es llevar la negociación a las empresas y no a los convenios provinciales o sectoriales, a diferencia de los que opina el resto de centrales.“Tenemos que trasladar claramente a nuestra gente que tenemos que tener una organización firme empezando desde las empresas, porque, de lo contrario, ocurrirá lo que dice Adegi, que negociarán si no hay otra solución. Eso quiere decir que, si no tienen enfrente la fuerza sindical y colectiva, la patronal no va a negociar”, apunta Adolfo Muñoz,Txiki. ELA es muy crítica con la patronal, pero también con el Gobierno vasco y con el Consejo de Relaciones Laborales, a los que ve como instrumentos que soplan en la misma dirección que la patronal: acordar el apoyo a una devaluación salarial. Muñoz está convencido de que Confebask y sus filiales provinciales van a usar todos los instrumentos que les da la reforma laboral. Unai Sordo, líder de CC OO en Euskadi, sabe que el 8 de julio no se hunde el mundo. Pero en las últimas semanas viene advirtiendo de los peligros que puede generar una actitud como la que están manteniendo las organizaciones empresariales de dejar pasar el tiempo y no cerrar acuerdos en sectores, por ejemplo, como el del Metal, con más de 110.000 empleos, donde CC OO, LAB y UGT han puesto una propuesta para pactar un convenio. Por eso ha apelado a los empresarios y al conjunto de las organizaciones sindicales –mirando a ELA- a mantener el sentido común y a “apurar las posibilidades de mantener un marco de referencia de negociación colectiva en Euskadi”. Pero hasta ahora ha cla-

mado en el desierto. Para Sordo es “lamentable” que la patronal guipuzcoana se suba al “carro de la desregulación y de la disminución salarial”. “Discrepamos de la visión de que los convenios colectivos de mayor espacio geográfico, en este caso los estatales, entren directamente a sustituir a los provinciales”, ha subrayado. “Se puede seguir manteniendo la aplicación de los convenios provinciales, que, incluso, como condiciones reconocidas a los trabajadores, deben mantenerse, y es perfectamente reconducible después también con la firma de estos convenios”. El líder de UGT Euskadi, Raúl Arza, dice que es un “error” la huida hacia delante de Adegi de decirles a sus empresarios que “con el artículo 41 se van a poder cambiar alegremente las condiciones laborales de los trabajadores sin cumplir los requisitos que marca la propia normativa”. Arza señala que seguir por ese camino lo único que va a traer es una “judicialización brutal” de la situación. “Se niegan a pactar la ultraactividad en un acuerdo interconfederal, cuando en algunos convenios se acaba de cerrar un plazo de vigencia de convenio de 15 meses más tres. Y luego está el tema que quieren incluir del arbitraje obligatorio, cuando saben que lo tienen por ley ya recogido”. Para Arza, “por unas bravuconadas de Adegi y de ELA nos vamos a jugar lo conseguido en todos estos años. Y si seguimos la tesis de ir empresa por empresa, ya sabemos quién puede ganar y aguantar ahí: el sindicato más grande. ¿Es eso lo que quiere la patronal realmente?”, se pregunta el líder ugetista. La secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide, ya indicó la semana pasada, en consonancia con el resto de sindicatos, que el 7 de julio “no se termina nada” y que los “convenios seguirán vivos”. En unas declaraciones previas a una manifestación en Bilbao, Etxaide avanzó que “el día 8 seguiremos donde estamos y seguirán los convenios vivos porque son los trabajadores los que seguimos apostando por ello. La situación será nueva el 8 de julio, pero no termina nada”, alertaba, al tiempo que criticaba el inmovilismo de la patronal y su nula voluntad de cerrar algún acuerdo. “No vemos por parte de la patronal ningún tipo de movimiento”, reveló. No se descarta una convocatoria del Consejo de Relaciones Laborales (CRL) o incluso que se desatasquen a última hora algunos convenios, como el del Metal en Bizkaia. Hay conversaciones cruzadas, pero nada cerrado. La maratón ha entrado en la última curva, la del 7 de julio, pero hay vida en las relaciones laborales más allá de esa fecha.

I7I


el fin de la ultraactividad

Confebask mantiene la discreción y no desvela su postura Por Alberto Uriona

En Confebask, la patronal vasca, la consigna es la discreción hasta el próximo 7 de julio, sin adelantar cuál será su postura cuando expire la vigencia de los convenios en Euskadi. “Estamos trabajando y seguiremos trabajando hasta el último minuto, tanto si se llega a un acuerdo como en la preparación del nuevo escenario que se abre”, afirma un portavoz oficial.

La patronal es partidaria de prorrogar la ultraactividad frente a la actitud de las organizaciones territoriales El cierre de filas quiere evitar más crispación de la que hay y calmar la situación ya complicada de por sí. Las declaraciones de la patronal guipuzcoana Adegi, la pasada semana, en la que se instó a los empresarios a aprovechar la "oportunidad" que supone "la nueva regulación laboral" no sentaron del todo bien en Confebask. Incluso, algunas fuentes señalan que el presidente Miguel Ángel Lujua, habría sondeado a las tres patronales territoriales la posibilidad de prolongar hasta principios del próximo año la ultraactividad. Pero no recibió una respuesta positiva. El Gobierno vasco también apuesta por esa prórroga para evitar un estallido social y encontrarse con otro frente abierto.

Adegi explicó ante cerca de 300 empresarios de Gipuzkoa que “si no queda más remedio que negociar, no se deben olvidar las líneas rojas; ultraactividad indefinida y descuelgue de condiciones de trabajo". Unos límites que "hay que comunicar de manera clara antes del 7 de julio". El mensaje de la patronal guipuzcoana ha sido el más diáfano entre los empresarios vascos: los convenios colectivos de empresa "tienen prioridad" sobre el resto en temas importantes como salarios y las condiciones de trabajo pegadas a la propia realidad de cada negocio. Para ello ha solicitado a los empresarios que piensen muy bien todos los pasos que van a dar y la propuesta que van a realizar ya que "no es el momento de hacer experimentos ni cometer errores que nos hipotequen de cara al futuro". Adegi ha remarcado que "no hay prisa por ejecutar grandes cambios, pero si por adoptar una decisión estratégica". Por ello, ha señalado que "no hacer nada no es una opción ya que se consolidarán de forma indefinida y sin control las actuales condiciones". Pero, al mismo tiempo, ha instado a los empresarios a que no se dejen llevar por el miedo "por el abismo que algunos agoreros pronostican", en clara referencia a los sindicatos. "En principio todas las modificaciones en torno a las condiciones laborales serán posibles, respetando la legalidad y siempre que se hagan en clave de competitividad empresarial y atendiendo a la situación particular de cada empresa en el mercado". I8I

Nuria López de Guereñu, secretaria general de Confebask.


El rincón del director

¿Qué fue de la cultura? Por Igor Marín

En medio de la rotonda hay una enorme pieza de metal. Mide unos cuatro metros de altura por otros tanto de anchura. Es compacta. Transmite serenidad y cobijo. Simula un abrazo. Recuerdo aquella figura camino del instituto donde tuve un profesor de filosofía en 2º de BUP, que dios sabe qué curso será ahora, que decía que la filosofía es un lujo. Argumentaba que el ser humano solo puede permitirse el placer de pensar cuando tiene todas las necesidades vitales cubiertas. Aquello me marcó porque, sin ser mentira, no me pareció creíble. Pensar no me resultaba un lujo sino lo que nos hace precisamente humanos. Somos humanos porque razonamos, porque somos capaces de dotarnos de un conjunto de conocimientos que nos permite desarrollar un juicio crítico. Hay dos grandes rapaces de la cultura: la crisis y las políticas de derechas. La primera decisión que tomaron tanto el Gobierno de Rajoy como el de Urkullu en nombre de la racionalización del gasto fue suprimir el Ministerio y el Departamento de Cultura, respectivamente, e integrarlos en el laberinto de la Educación. Pusieron, con todos los respetos, a la Cultura a la altura del Deporte. El objetivo era fácil de vender. Reducir el gasto y, encima, crear sinergías, que es el término que mejor justifica cualquier tijeretazo de tomo y lomo. La segunda decisión que compartieron el lehendakari y el presidente fue la de no hacer nada para equivocarse poco, pero eso corresponde a otro artículo. La cultura siempre paga los platos que rompen la avaricia y la sinrazón. La cul-

I9I

tura, que no se levanta con ladrillos, siempre acaba hecha escombros. Ningún gobierno ha sido capaz de hacer políticas culturales de calado, de fijar estrategias perdurables en el tiempo. Nadie apuesta por el creador, por su formación, por dotarle de espacios de creación y conexión con la realidad.Todos han intentado comprar la cultura para que le aplauda y adorne los mítines y anuncios de campañas electorales y para que refuercen su mensaje político de nación, lucha de clases o exclusión del diferente.Y, precisamente, la cultura es todo lo contrario. Pero generar ciudadanía que piensa es peligroso en tiempos convulsos. Por ello, nadie sabe quiénes son los actuales responsables de la cultura patria, ponga la frontera en el Ebro o en Melilla. La cultura rompe las gafas de realidad virtual que construyen los mensajes del poder. La cultura cuestiona. La cultura es como el océano donde millones de gotas de agua conforman un mar de igual forma que la suma de cientos de culturas producen cultura. La gran escultura de hormigón que cubría el centro de aquella rotonda es una escultura de Jorge Oteiza. Se titula ‘Homenaje a Galíndez’, en recuerdo del alavés Jesús de Galíndez que fue asesinado por el totalitarismo, y siempre creí que invitaba a reflexionar sobre la fuerza que tiene ese gesto tan humano, sobre lo necesitada que estaba una sociedad azotada entonces por la violencia de sentir un abrazo de entendimiento y complicidad, de cobijo e incluso refugio. Aquella mole me hizo pensar muchas veces que era necesario darnos un abrazo para sentir lo que el otro siente y para entender lo que el otro entiende. Me hizo pensar. Y la política que gobierna no quiere que pensemos. Prefiere ofrecernos una realidad construida y constituir un Plan de lo que sea que nos aleccione sin que pensemos.


La empresa Inama fue la primera empresa de Euskadi a la que el Gobierno vasco le anuló un permiso medioambiental.

El esperado silencio tras 20 años de ruido y emisiones de la fábrica Por Alberto Uriona

El próximo 15 de octubre se cumplen dos años en los que la vida ha cambiado para dos centenares de vecinos de Muxika, un pequeño pueblo vizcaíno al lado de Gernika. Ese día dejó de funcionar Inama, la fábrica que les ha desesperado en los 20 últimos años por sus emisiones de ruido y humo. “Mi primera sensación cuando volví a mi casa fue el silencio, como un funeral”. José Alberto Barandiarán es uno de los vecinos que dejó su chalet, hastiado por las molestias, y que volvió ahora hace justo un año tras sufrir él y su familia un sinfín de dolencias. Este es el caso nada frecuente de que la lucha por su salud de un puñado de vecinos acaba con la actividad de una multinacional. Finsa Inama es propiedad de la multinacional gallega Finsa y tiene el triste mérito de ser la priI 10 I

mera empresa en Euskadi a la que el Gobierno vasco le ha anulado el permiso ambiental para funcionar, la llamada Autorización Ambiental Integrada exigida por la Unión Europea para las

Inama fue la primera empresa en Euskadi a la que se denegó el permiso medioambiental empresas más contaminantes. Fue en 2010 pero su historia se remonta a principios de los 90, cuando lo que había sido una serrería fue ampliándose hasta convertirse en una empresa de


aglomerados de madera. Las primeras quejas vecinales empezaron en 1995 pero en 2004 tomaron cuerpo organizativo al crearse la plataforma SOS Muxika contra la actividad de la planta. Entonces se difundieron las múltiples irregularidades; superaba el límite legal de ruidos, había focos de emisiones sin legalizar, vertidos de aguas residuales sin permiso y su licencia de actividad databa de la época franquista cuando era una serrería. El Ararteko calificó la empresa de “clandestina” y el Gobierno vasco le impuso dos multas por deteriorar el medio ambiente y las ilegalidades en sus focos de emisión.

La factoría superaba límites de ruido, tenía emisiones sin legalizar, vertidos de aguas residuales sin permiso y su licencia de actividad era del franquismo Un año después, la presión social, la falta del permiso del Gobierno, la crisis económica y la negativa de la dirección a abonar una deuda de 7 millones euros a la Hacienda de Bizkaia por el caso de las vacaciones fiscales llevaron al cierre. “Me acuerdo perfectamente. Fue el 15 de octubre cuando pararon la producción y el 26 de noviembre, la planta de cogeneración, que es la que causaba el ruido de baja frecuencia que te mataba”, relata Iñaki Markuerkiaga, portavoz de SOS Muxika. Hasta cuatro familias habían abandonado años atrás sus viviendas en las cercanías de la fábrica. Tres de ellas han vuelto con el cierre. “La otra ha cogido tanta fobia a lo que pasó que ni han regresado”, afirma Markuerkiaga. “Mi mujer era reacia a volver por el riesgo a pasar por el mismo calvario”, comenta José Alberto. “Te queda la mala leche de lo que has pasado. La salud ahora está bien.Ahora e das cuenta de que hay pájaros; cuando funcionaba la fábrica andaban de paso y no oías a ninguno”, dice el portavoz de la plataforma.

Entrada de las instalaciones de la empresa Inama.

Dos gerentes de Inama tuvieron que sentarse en 2010 en un juicio oral, en lo que fue la primera vista medioambiental en Euskadi importante en toda la década, y en el que los testimonios de los vecinos mostraron los efectos de la actividad de Inama: el ruido impedía dormir por las noches (se midieron 67,2 decibelios en el exterior de las viviendas cuando a partir de 55 la Organización Mundial de la Salud considera que se imposibilita un descanso suficiente), las vibraciones en las casas eran constantes, sufrían episodios de caídas de partículas de serrín procedentes de la fábrica y el humo era habitual. Hasta más de 20 vecinos sufrieron afecciones respiratorias y presentaron denuncias en el juzgado. Los dos gerentes quedaron absueltos por falta de pruebas, según argumentó la juez. Pero Infama quedó tocada en esa vista.

I 11 I

La factoría lleva casi dos años parada pero mantiene a una docena de trabajadores en labores de vigilancia y comerciales. Desde el cierre se han sucedido anuncios sobre la posibilidad de retomar la actividad o incluso reorientarla hacia otra actividad relacionada con la madera: la fabricación de pellets, un combustible cada vez más utilizado para generar energía. “Tuvimos una reunión hace un año pedida por la plataforma con el alcalde de Muxika pero nos dijo que no sabía nada del futuro de Inama. La actividad de entonces no es factible”, aseguran los miembros de SOS Muxika. Finsa también ha abonado la deuda pendiente con la Hacienda. “Nosotros lo que queremos es que se desmantele y esas 6 hectáreas sean para un espacio para la convivencia”, señalan los vecinos.


Las ONGs de Euskadi

20 años de lucha contra el estigma

comisión antisida de álava

Rocío Platero, Mikel Resa, Nerea Ereño y Miguel Ángel Ruiz, presidente de la Comisión.

Por Eduardo Azumendi

1985. Primer muerto por sida en el País Vasco. La enfermedad se expande sin control. Casi todo es desconocimiento en torno al sida, pero ya se sabe que es la primera causa de muerte entre los jóvenes vascos. Octubre de 1987. Se constituye la Comisión Ciudadana Anti-Sida de Álava, una de las organizaciones más militantes contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Su nacimiento representa un antes y un después en la lucha contra esta enfermedad en Álava y en el conjunto de Euskadi, donde a partir de ese momento se suceden las asociaciones de estas características. El sida y el cáncer han simbolizado negativamente el siglo XX como sus enfermedades malditas, al igual que la peste lo hizo en la Edad Media; la sífilis en los siglos XV y XVI o la tuberculosis en el siglo XIX. En estos 25 años, la Comisión ha evolucionado al ritmo que le exigía la enfermedad, que ha pasado de ser una condena de muerte a una patología crónica. “Cuando la Comisión nació”, recuerda Miguel Ángel Ruiz, su actual presidente, “hablar de sida en Euskadi era….hablar desde la confusión y el desconocimiento. Era hablar de heroína, de muerte, de sufrimiento. Fueron momentos complicados, apenas teníamos información para luchar contra el virus, no había esperanza de vida para las personas infectadas”. Además de luchar contra la enfermedad, había que luchar contra el estigma que acarreaba padecerla. “El VIH viene con el estigma. Se asocia a algunos colectivos, las famosas 3 H: heroinómanos, haitianos y homosexuales. Existía mucho miedo a los afectados. Se produjeron situaciones de discriminación reales. La discriminación

empezaba en las propias familias. Es una enfermedad maldita y sus afectados estaban condenados a no hacerlo público, a vivirlo de forma oculta porque si lo decían tenían problemas.Aún hoy pervive ese estigma”. El trabajo de información, concienciación y reivindicación entre la ciudadanía y las instituciones fue clave en los primeros años. Y fruto de aquella fue la sucesiva creación y gestión de diversos servicios de apoyo y acogida. Especialmente delicado fue la apertura en 1995 de la casa de acogida para enfermos terminales de sida, ubicada en un caserío del barrio de LakuaArriaga, en Vitoria. Muchos vecinos se mostraron reacios, pero con el tiempo incluso se convirtieron en voluntarios de la casa. Progresivamente surgen pisos de acogida para presos, la casa abierta, un centro de día, pisos tutelados, el centro de noche aterpe….En la actualidad todos estos servicios, que en su conjunto atienden a más de 200 personas al día, son de titularidad pública y plenamente integrados en la red de servicios sociales de la ciudad. Pero la Comisión Anti-Sida sigue gestionándolos. “Aportamos valores como la cercanía, mayor conocimiento de la realidad y nos permite desarrollar una política integradora, dando prioridad a la contratación de personas en situación de desventaja social (como seropositivas, ex toxicómanas, ex reclusos) capacitadas para el trabajo a desarrollar”, describe Ruiz. Por encima de las mejoras en la atención sociosanitaria, la Comisión ha conseguido garantizar el respeto, los derechos y la dignidad de las personas que tienen que convivir con el VIH.

I 12 I


Vitoria, la ciudad de los sueños rotos Por Natalia Gzl. de Uriarte

La voz rasgada de Chavela Vargas, a quien Joaquín Sabina le cantó ‘El Bulevar de los sueños rotos’, bien podría ser la de la ciudadanía vitoriana ante tanto proyecto ‘faraónico’ que duerme en el cajón del olvido. La capital verde suma, una tras otra, propuestas que buscan ilusionar a sus habitantes y que por falta de consenso o por su nula viabilidad jamás han pasado del papel al asfalto. En ese sentido Vitoria es un poco valenciana: construye sueños vistosos para prenderles fuego en una especie de ‘Nit de la cremá’ que se ha convertido en una bochornosa tradición. Mientras tanto, los debates políticos se quedan en discusiones sobre farolas y baldosas y la ciudad crece sin un proyecto definido, sin una especialización y sin ningún tipo de consenso. Y es que Vitoria atesora una larga lista de proyectos sin cumplir. La mayoría han sido planteamientos de dudosa viabilidad que sólo han servido para generar una ilusión momentánea entre los más crédulos y una retahíla de enredos y discusiones políticas. Fue el caso del BAIC, el colosal equipamiento multidisciplinar diseñado por el arquitecto madrileño Mariano Bayón y el ingeniero acústico japonés Yasuhisa Toyota, que partía de un presupuesto siete veces mayor que el del Artium. Ha sido el proyecto congresual, cultural y expositivo más ambicioso y caro de la historia de Vitoria y que apenas contó con respaldo social. Otras de esas propuestas surgieron al calor de las campañas electorales, en las que agasajan al I 13 I

votante con promesas que requieren esfuerzos hercúleos e inversiones inasumibles para materializarse. El candidato a la alcaldía del PNV, Mikel Martínez, en las elecciones municipales de mayo de 2007 proponía al electorado sustituir la base militar de Araka por un circuito de alta velocidad que a su vez iba a hacer las veces de pista de pruebas. Incluía en su maqueta bucólicos estanques artificiales y al mismo tiempo circuitos cerrados para quads y todoterrenos, sin olvidar un camping y un hotel. Otros ambiciosos planes han carecido de anclajes suficientes con la realidad, así que acabaron por no tomarse en demasiado en serio como las cubiertas acristaladas para Dato y San Prudencio que tantos vitorianos pusieron en solfa. Estos sueños frustrados han supuesto en muchos casos algo más que una decepción para los ciudadanos. Se ha perdido mucho dinero en el camino. Las arcas municipales han empleado importantes cantidades para costear informes profesionales, campañas informativas o actos promocionales de proyectos que acabaron atascados. Sólo en la promoción y estudios sobre el Auditorio Baldeweg se invirtieron casi tres millones de euros durante casi cuatro años de trabajos. Las pruebas acústicas del equipo del ingeniero japonés Yasuhisa Toyota iban a costar al erario público un millón de euros. Es un enigma cuánto le llegó a pagar el Ayuntamiento de Vitoria al experto por los servicios prestados antes de que se paralizara el proyecto. El Diario Norte Magacine hace un repaso de la lista extensa de delirios y fracasos.


Edificio empresarial

En la parcela adyacente a la Comisaria de la Ertzaintza de Lakua Gregorio Rojo, el presidente de la Caja Vital, visualizó un único edificio para albergar la Cámara de Comercio de Álava y el Sindicato Empresarial Alavés, entre otros. El proyecto no tuvo más recorrido que la idea inicial de su artífice.

BAI Center

Arakamendi

Un complejo propuesto por el peneuvista Mikel Martínez durante la presentación de su candidatura al alcalde de Vitoria en 2007. Contaba con tres espacios diferenciados. El circuito de velocidad de 4 kilómetros de largo. La zona recreativa, con un área de estanques artificiales, circuitos para bicicletas de montaña, circuitos cerrados para conducir quads y todoterrenos. Por último, una zona de servicios con un aparta-hotel, un camping, un supermercado y diversos restaurantes. El lugar elegido para situar el complejo y de ahí su nombre: el monte Araka, ocupado por la base militar. Era un proyecto jurídicamente inviable. El Ministerio de Defensa español, previo acuerdo con Diputación y Ayuntamiento, debía abandonar la zona para permitir su construcción. La institución militar ni se lo llegó a plantear.

La construcción propuesta por el alcalde del PSE, Patxi Lazcoz, no iba a ser un edificio sino cuatro. Una sala sinfónica, otra de cámara, un palacio de congresos y una zona expositiva. Esta última incluía una tienda, cafetería, restaurantes y un club de música en vivo. Debajo del complejo proyectaron un aparcamiento de 700 plazas.Los cuatro volúmenes iban a ocupar un espacio de 67.500 metros cuadrados. El aforo total del recinto era de 11.000 personas y su presupuesto era de 154 millones de euros. El sueño de Lazcoz, ese equipamiento multidisciplinar diseñado por el arquitecto madrileño Mariano Bayón y el ingeniero acústico japonés Yasuhisa Toyota, se esfumó al llegar Maroto a la alcaldía.

Parque empresarial de Jundiz

La “experiencia piloto” propuesta por Javier Maroto para la cesión de terrenos municipales ya urbanizados en régimen de alquiler a un "precio simbólico" perseguía la implantación de 50 empresas en Jundiz. Uno de los requisitos que se iban a exigir a esas firmas era que el 25% de las contrataciones estuvieran reservadas para desempleados empadronados en Vitoria. Sprilur, sociedad pública del Gobierno vasco destinada al impulso del tejido empresarial, alertó al alcalde de que su planteamiento de venta y alquiler de parcelas debía responder a precios de mercado y no ejercer competencia desleal con la iniciativa privada, ya que la Comisión Europea no permite subvenciones de ese tipo. El proyecto lleva paralizado desde que se hizo pública esa advertencia.

Estadio 2

Uno de los proyectos estratégicos que el equipo de Gregorio Rojo diseñó en el año 2004, cuando el político accedió a la presidencia de la Vital, fue la construcción de un “Estadio 2”, una prolongación de las actuales instalaciones del Paseo de Cervantes. El emplazamiento que más convencía a los impulsores de la idea era una parcela en Zabalgana, de 200.000 metros cuadrados, junto al parque y frente a la fábrica de Mercedes. El complejo iba a tener un campo de golf de prácticas y otro de nueve hoyos además de las piscinas. Planeaban llegar a los 60.000 abonados.

el mapa de los sueños rotos

El Auditorio o Palacio de la Música y de las Artes Escénicas

Esta propuesta buscaba aunar la practicidad de un edificio destinado a acoger conciertos y exposiciones y un gran impacto estético. Su creador, el arquitecto cántabro Juan Navarro Baldeweg, describía el edificio como una 'caja mágica' metálica que ocupa 5.000 metros cuadrados y se eleva 24,5 metros del suelo. El envolvente era de acero y aluminio en colores rojo, gris y verde. En la entrada principal destacaba el umbráculo, un espacio semicubierto con aspecto de árbol artificial gigante. El plan decayó definitivamente en junio de 2005, cuando Alfonso Alonso y el arquitecto abrieron la puerta a cambiar el proyecto para reducir su coste pero se opusieron a modificar el emplazamiento. Atrás quedaron cuatro años de trabajos y una inversión de casi tres millones de euros. El proyecto estaba presupuestado en 34,5 millones de euros.


Parque temático del agua

Consistía en un amplio espacio de 220.000 metros cuadrados con atracciones mecánicas, pero también contenido didáctico. El parque giraba sobre la idea del ciclo de la vida y los elementos que la crean, según la mitología: la tierra, el agua, el aire y el fuego. Sobre ellos se sustentaba el recorrido, formado por edificios espectaculares en medio de un entorno verde y con pequeños lagos. El proyecto, ideado entre otros el Concejal de Medio Ambiente, José Antonio Pizarro, partía con una visión europea y la intención de integrarse en el circuito de grandes parques, como Futuroscope, Eurodisney, Port Aventura o Terra Mítica. Iba a recibir entre 225.000 y 250.000 visitantes el primer año.También iba a instalarse en el monte de Araka. Precisaba una inversión pública inicial de 12.000 millones de las antiguas pesetas (72 millones de euros).

Parque empresarial de Betoño

Javier Maroto, cuando fue el aspirante del PP a la Alcaldía de Vitoria, proponía como medida para crear empleo durante su campaña electoral impulsar un Parque Empresarial Urbano en Betoño que iba a crear 1.000 nuevos empleos en la capital alavesa. Pretendía levantar sobre 173.000 metros cuadrados de esta zona un nuevo polígono empresarial urbano que sumaría usos terciarios, viviendas tipo ‘loft’ y zonas verdes. El núcleo serían dos nuevos Centros de Investigación Cooperativa, uno dedicado al medio ambiente y otro a la investigación médica.

Krea

Un proyecto impulsado por la Caja Vital para inaugurar un espacio de creación destinado a artistas noveles, y cuya sede, el antiguo convento de las Carmelitas Descalzas nunca se ha abierto. La construcción y dotación de este ambicioso centro han supuesto una inversión de cerca de 18 millones de euros y se ha extendido durante cuatro años. Se ha ralentizado progresivamente en los últimos meses hasta detenerse por completo. Desde la entidad financiera aseguraban que la decisión sobre el remodelado inmueble de Betoño llegaría una vez concretados los términos de la fusión entre las tres cajas vascas. Fecharon la culminación del proceso de conversión a mediados de marzo, pero nada se ha sabido desde entonces sobre el futuro de Krea.

La Quinta Torre y el Túnel del Casco Viejo

El alcalde del PP, Alfonso Alonso, propuso demoler el actual Gaztetxe para elevar una Quinta Torre en ese espacio a modo de mirador. El planteamiento presupuestado en 104 millones de euros se completaba con la construcción de un gran aparcamiento subterráneo en El Campillo y un gran túnel que atravesaría la Almendra medieval de lado a lado.

Las cubiertas arquitectónicas

Centro Cultural Alberto Schommer

Alberto Schommer estuvo a punto de disponer de un edificio emblemático en Vitoria para salvaguardar y exponer sus trabajos. Primero lo propuso Alfonso Alonso. Luego retomó la idea Patxi Lazcoz. El regidor socialista quiso saldar así la deuda que, en su opinión, la ciudad tenía con este creador vitoriano, uno de los fotógrafos más destacados del país. El palacio Zulueta, ubicado en el paseo de la Senda, era el lugar idóneo según Lazcoz para traer a Vitoria la fundación del artista, que a día de hoy, sigue abierta en el barrio de Salamanca de Madrid. I 15 I

Patxi Lazcoz planteó cubrir con una estructura acristalada parte del Ensanche de la ciudad, el eje San PrudencioDato y la Plaza de España. Incluso se colgó una simulación en la página web municipal y se abrió un canal para que los ciudadanos expresaran sus opiniones. Apenas se recogieron medio millar de sugerencias y en su mayoría eran contrarias a la iniciativa.


La basura divide Gipuzkoa Por Leire Glz. Grande

La recogida de la basura en Gipuzkoa sigue envuelta en la polémica. La llegada al poder de Bildu supuso un cambio de modelo que ha dividido al territorio guipuzcoano; la implantación del llamado Puerta a Puerta (PaP), que obliga al ciudadano a una labor diaria, e incluso en determinados tramos horarios, para depositar los desechos domésticos. El rechazo social parece incrementarse, argumentado por las incomodidades, apariencia estética, malos olores o imposiciones aunque también son indudables los buenos resultados de reciclaje del nuevo sistema. Hasta 17 plataformas ciudadanas, cerca de 80.000 firmas contrarias recogidas y seis consultas populares (Legazpi, Zizurkil, Ordizia,Villabona, Irura y Anoeta) en contra del sistema muestran el rechazo general a un proyecto ya implantado en 14 municipios gobernados por Bildu (Usurbil, Hernani, Oiartzun, Antzuola, Legorreta, Itsasondo, Zaldibia,Astigarraga, Lezo, Zizurkil, Ordizia,Villabona, Irura y Anoeta). El Puerta a Puerta es un sistema de recogida de residuos por fracciones que sustituye a los contenedores de colores de toda la vida. Su finalidad es “obligar” a la gente a la reciclar, y es que cada día de la semana el ciudadano debe depositar una una parte concreta de la basura: los envases ligeros, papel y cartón, orgánico, o la

I 16 I

fracción resto, la única considerada residuo no reciclable que, según los cálculos oficiales, no debe superar el 10 o el 20%.

La Diputación de Bildu mantiene el polémico sistema Puerta a Puerta, con 80.000 firmas y seis consultas populares en municipios en contra Existen excepciones como las compresas o pañales, que sí pasan a ser recogidos diariamente para evitar malos olores en los domicilios y se mantiene el contenedor de color verde–el vidrio–, además de los puntos habituales (puntos limpios o garbigunes) donde los ciudadanos deben acudir a depositar otros elementos no incluidos en las fracciones principales como el aceite, el textil o las pilas. El sistema pretende alcanzar cotas de reciclaje de un mínimo del 80%, pero su polémica radica en dos aspectos principales: por una parte la incomodidad o molestia que supone para los ciu-


dadanos; y por otra, la estética que deja a su paso en municipios que se ven repletos de colgadores frente a cada bloque de casas, provocando un efecto considerado antiestético por muchos de sus vecinos.

garon las protestas, con incluso atentados contra el mobiliario urbano o la picaresca de los vecinos contrarios al sistema, que empezaron a llevar sus residuos a localidades cercanas que sí cuentan con los habituales contenedores).

El PaP no lo ha inventado Bildu. Sistemas de recogida de residuos por fracciones se desarrollan en muchos puntos de Europa de manera exitosa desde hace años. Sus variantes son infinitas, y generalmente adecuadas a la realidad de cada zona geográfica. Con ellos se consigue aumentar significativamente el reciclaje. Como ejemplo, en menos de un mes de aplicación, la localidad de Astigarraga pasó de un 27% a un 85% de reciclaje y la fracción rechazo se redujo de un 70% a un 15%.

Las iniciales quejas de los que se oponían de falta de información dieron lugar a las consultas populares, organizadas por plataformas contrarias al sistema, en las que los resultados han sido siempre abrumadores. Aunque la polémica de este modelo se ha elevado en último año, la primera consulta popular se remonta a 2010, cuando, con una participación de más del 70% del censo, un 55,82% se decantaba a favor del PaP en el municipio de Usurbil. Pero las siguientes consultas fueron contrarias: Legazpi (98% en contra del PaP), Zizurkil (98’6%), Ordizia (98%), Villabona (98%), Irura (98%) y Anoeta (98’99%).

“Lo que molesta es la imposición”, coinciden muchos vecinos. Cuando el sistema empezó a implantarse en algunos de los primeros municipios como Zarautz o Zumaia, los ciudadanos manifestaron sus quejas de manera expresa, colocando bolsas de basura de sus balcones a modo de protesta para mostrar la apariencia que luciría la ciudad con la puesta en marcha del sistema. Zarautz y Zumaia consiguieron que no se implantara el PaP pero a otros municipios guipuzcoanos tuvieron que adoptar el nuevo modelo y entonces lle-

Legazpi fue la primera localidad en organizar una consulta coordinada por los propios vecinos, que mostraron su rechazo masivo al PaP, un rechazo tan contundente, que pareciendo incuestionable, ha servido como objeto de polémica para Bildu y el Partido Nacionalista Vasco. Ambos partidos han convertido el proyecto en una guerra política para lanzarse argumentos a favor y en contra.


Fotos de Jon RodrĂ­guez (usualfotografica.com)

I 18 I


Todos somos modelos Por Patricia Burgo

El ‘Boudoir’ o ‘sesiones íntimas de retrato’ permiten vivir la experiencia de convertirse en modelo a todo aquel que esté dispuesto a enfrentarse al objetivo de una cámara. Una cámara, un ambiente íntimo y una persona sin más inquietud, que no es poca, que sentirse bien consigo misma. Cualquier sesión fotográfica se puede describir así, pero lo que diferencia a esta sesión es Marta, la ‘modelo’. No lo es, no mide 180 centímetros, ni cumple la máxima de 90-60-90. Pero posa como una maniquí y se siente como una ‘top model’. Su belleza le pertenece y es natural. El fotógrafo dirige cuidadosamente cada movimiento de Marta, busca el rincón perfecto, la luz adecuada, y cada instantánea es una pequeña obra de arte que transmite elegancia y sensualidad. Estas fotografías no van a acompañar ninguna campaña de publicidad de éxito, ni van a aparecer en ninguna revista. Son un regalo que Marta quiere hacerse a sí misma. Se trata de ‘Budoir’ o ‘sesiones íntimas de retrato’, como le gusta llamarlo al fotógrafo Jon Rodríguez. Boudoir proviene del francés y significa tocador, ese lugar donde las mujeres se acicalaban lenta y cuidadosamente, sintiéndose bellas. Esta técnica tiene muchas seguidoras en Estados Unidos y comienza a extenderse ahora por nuestra cultura, pero lo hace de otra manera. “Allí el Boudoir está más enfocado hacia lo sexy, aquí se entiende como una sesión sensual, se trata de sugerir más que de enseñar”. Así lo entiende el fotógrafo Jon Rodríguez que hace un par de meses empezó a realizar este tipo de sesiones en las que todos podemos ser modelos por un día. Más allá de unas características físicas, lo que se persigue es apreciarse, valorar tu cuerpo y olvidar los estereotipos que nos invaden. Por eso las personas que deciden enfrentarse al objetivo de una cámara, normalmente mujeres que pasan de la treintena, deben tener ganas sobre todo. “Lo más importante es que sientan que quieren hacerlo” explica Jon, ”se trata de darse el placer de hacer una sesión de fotos, de sentirse guapa”. Para ello es imprescindible el papel del fotógrafo, “el secreto es saber sacar la sencillez que tenga esa persona”, y en ese camino la luz es fundamental “no hay gente ni

guapa ni fea, hay buena luz”.Así de claro se muestra Jon, que además confiesa que las primeras fotos “normalmente no valen”. Pero poco a poco la modelo novel se relaja y se olvida de los complejos hasta conseguir unas estampas que nada tienen que envidiar a las profesionales. En ese momento estalla la magia entre la cámara y el cuerpo y la belleza no es un canon sino un sentimiento, una sensación que atrapa el fotógrafo y que queda para siempre impresa en la ‘película’ y, lo más importante, en la mente de la maniquí. Entonces, liberadas del ‘qué dirán’, perciben que después de la explosión de la juventud llega la madurez y que “están en su mejor momento, conocen su cuerpo, les gusta y ya no les importa no ser perfectas”, percibe Jon.

I 19 I


Y así lo ha sentido Marta. Una vez pasados los nervios iniciales, comienza a sentirse cómoda y sigue todos los pasos que le marca el fotógrafo. “Lo más difícil es mantener la postura y permanecer natural” pero, por otro lado, “es muy divertido” asegura Marta tras la sesión. El resultado: unas fotografías que resaltan la figura de la improvisada modelo y sobre todo una experiencia inolvidable. Marta quería vivir la experiencia de una ‘sesión íntima de retrato’, otras participantes lo hacen como obsequio para su pareja, “es muy común como regalo antes de la boda, pero prefiero que se lo quieran dar a sí mismas, ese es el objetivo real de estas sesiones”, admite Jon que ve como poco a poco el ‘boca-oído’ hace su trabajo y cada vez cuenta con más interesadas en ponerse delante de su objetivo. Un reto que obtiene una recompensa en estima personal y un recuerdo de una belleza que es única e irrepetible: la propia.


La opinión de PGD

Contra la desesperación Por Pedro Gómez Damborenea

Me resisto a caer en la desesperación. Reconozco la dificultad de dejarse arrastrar por los ERE, la Gurtel, Bárcenas, el agujero del BEC, Epsilon, Díaz Ferrán, la austeridad europea… En otras palabras, el continuo mal uso de los dineros públicos. El hartazgo nos lleva a odiar a los partidos, a sus dirigentes, a todo cargo público que se nos ponga a tiro, a los empresarios, a los sindicatos. A todo aquella superestructura que pensamos que nos engaña y nos oprime. Necesitamos un culpable que nos libere las fobias. Es comprensible pero no debemos perder la perspectiva. Todo el mundo no es igual. De la misma forma que en nuestro ámbito privado conocemos a quién defrauda en las ayudas sociales, al que se niega a pagar el IVA, al que se escaquea de forma permanente en el curro, al que nunca paga una factura,… encontramos mucha gente decente. Quiero creer y creo que también entre los gestores públicos, empresarios, sindicalistas y faunas varias pasa lo mismo. Es cierto que en estos ámbitos debe haber un plus de honestidad y que las reacciones ante la porquería no son tan firmes como debían, lo que amplía el margen de sospecha ciudadana. Pero no es menos cierto que la desesperación nos puede llevar al caos total.

I 21 I

Hoy más que nunca es necesario el intercambio de posiciones y las propuestas constructivas. No sirve de nada decir que se vayan todos y que todo desaparezca. Es fácil pero es irresponsable. Es mejor aportar. Frente a los que desde los partidos políticos censuran los múltiples movimientos ciudadanos preocupados por cuestiones diversas y les invitan a presentarse a las elecciones, apuesto por este tipo de movimientos que canalizan el descontento y piden cambios y dan soluciones. En una democracia, muy al contrario de los que piensan algunos dirigentes, no todo se canaliza a través de los partidos, ni es bueno que se crean el canal exclusivo. Los partidos son necesarios, pero deben ser objeto de presión ciudadana y de control. Solamente de esta manera se convertirán en verdaderos instrumentos de participación. No desesperemos. La crisis pasará. Es cierto que no sabemos cuándo y cómo, pero llegará a su fin. Hay que intentar que no nos lleve por delante, pero hay que conseguir también que se convierta en un elemento de regeneración y transformación del sistema que no de destrucción, pero para eso se necesita opinión y participación. No basta con decir que todo es basura.


Un grupo de espectadores disfruta de una las sesiones de Korterraza.

Festivales sin alfombra roja Por Patricia Burgo

Llega el tiempo de festivales en Euskadi. Grandes citas que traen a primeras figuras de la música y el cine de la mano del Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz, el Jazzaldia de Donostia, el Bilbao BBK Live, o el Festival de Cine de San Sebastián entre otros. Pero más allá de alfombras rojas, focos y celebridades, hay otras citas que se han convertido en imprescindibles en la agenda cultural de las ciudades, y que en muchos casos nacieron de pequeñas ideas de una cabeza inquieta y han conseguido germinar con el tiempo. Comenzamos el recorrido por Basauri, que con tan solo dos ediciones ha conseguido situar a su festival de música independiente ‘MAZ’ entre una de las citas más atractivas para los amantes del ‘pop-indie’. De hecho tras su debut el año pasado la edición del 2013 ha logrado un 80% más de público. Su formato no se ciñe a dos o tres días de conciertos contínuos. El ‘MAZ’ elige el mes de mayo y durante sus fines de semana programa las actuaciones que este año han traído a figuras como Iván Ferreriro, Cristina Rosen-

vinge o We are Standard al Social Antzokia. Sin olvidar los conciertos a pie de calle que persiguen “acercar la música a la gente y animar la hostelería local” explican sus promotores. Este año lo han conseguido con las actuaciones de Jero Romero o Sr. Chinarro. Una semana antes de que el jazz inunde todos los rincones de Vitoria, los grupos locales tienen su oportunidad gracias a ‘Jazzaharrean’ que toma como escenario el Casco Viejo de la capital alavesa. ‘El Parral’ y ‘Gora Taberna’ fueron los locales que pusieron en marcha esta experiencia en 2006, y cada año son más los bares que se han sumado a los conciertos y en esta edición otros cinco establecimientos y dos espacios públicos, el Artium y la Plaza del Machete ofrecen conciertos con un cartel más extenso del 2 al 12 de julio. Y ¿qué hay más veraniego que un cine al aire libre? Eso debió pensar hace cuatro años Xabi Vitoria, ideólogo y promotor de ‘Korterraza’, un festival de cortos en la calle. Del 10 al 13 de julio la plaza de la Virgen Blanca de Vitoria se convierte en un cine exterior en el que 34 películas en formato de cortometraje optan al premio del jurado y al del público. Todo ello precedido de conciertos que atraen al público mientras va oscureciendo para que las condiciones sean perfectas y disfrutar de una noche de cine.

I 22 I


Un certamen que ha alcanzado ya la madurez y es una de las citas ineludibles del verano es el Festival de Teatro de Humor de Araia. La risa en forma de espectáculo se instaló en este pueblo alavés hace 19 años de la mano del Grupo de Teatro Porpol y secundado por el Grupo de Teatro de Araia. Este certamen ha ofrecido durante su extensa historia trabajos teatrales tanto en interior como en la calle, para niños y para adultos, en euskera, castellano y en idioma universal del gesto, producciones vascas junto a otras nacionales y también internacionales. Su mapa se ha extendido también hacia otros pueblos y esta edición, que se celebra de 11 al 15 de agosto, otras ocho localidades alavesas ofrecerán espectáculos de humor teatralizado. ¡Por favor pisad la hierba!, reza el cartel de ‘Musika Parkean’, una iniciativa que lleva la música a diferentes parques de San Sebastián, desde el Parque de Aiete hasta el Cristina Enea o el Palacio Miramar. Son actividades musicales que promueven un “uso cívico de los espacios que nos rodean” al más puro estilo europeo, porque tal y como explican sus promotores “si lo hacen en Londres y Centroeuropa, por qué no vamos a hacerlo aquí”. La edición de 2013 comenzó en abril, pero hasta el 21 de septiembre hay oportunidad de disfrutar de esta experiencia al aire libre.

Donosti es también el escenario de un festival que ha encontrado en el surf su ‘leitmotiv’. Se trata del ‘Surfilm Festibal’ que tras once ediciones se ha reinventado para abarcar “una visión abierta del surf”, explica su director Sancho Rodríguez. Desde mayo disciplinas tan diversas como un certamen de ‘surf, terror y ciencia ficción’, exposiciones, conciertos o cine con banda sonora con en directo, han ocupado distintos espacios de San Sebastián. Esta edición se clausura en la ‘September Sessions’ en los Cines Trueba.Así dan punto y final a 5 meses de actividades para mientras ofrecen la bienvenida a la temporada de olas. Entrados en otoño, llega el turno de otro tipo de convocatoria que busca afianzarse en su cuarta edición. Es ‘La Risa de Bilbao’, un certamen que se jacta de ser “los únicos insensatos en esa nave a la deriva llamada Europa que hacemos un festival de estas características”.Y ‘esas características’ son literatura y humor, sus creadores reivindican el humor como” expresión de la inteligencia, la civilización y la alegría de vivir”. Durante el festival, las mesas redondas, los encuentros con escritores y las presentaciones de libros se combinan con las actuaciones, la animación callejera y las exposiciones de libre acceso del 1 al 6 de octubre.


Replikomic


Mikel DĂ­az de Corcuera


LA IMAGEN

La pelota es inalcanzable cuando la tiene Brasil

I 26 I


eldiarionorte magacine núm. 2