Issuu on Google+

DIARIO INDEPENDIENTE

–AÑO XXVIII–Nº 9.098 DISTRIBUIDO CON EL DIA

MARTES 13 DE SEPTIEMBRE DE 2011

ESPECIAL


EL DÍA

2

Sisante III Centenario

III CENTENARIO DE LA LLEGADA DE NTRO. PADRE JESÚS

SEPTIEMBRE DE 2011

Será la sexta vez que la Sagrada Imagen de Nuestro Padre Jesús salga del camarín que preside el Altar Mayor del Convento de las Clarisas de Sisante, donde permanece desde hace 300 años. Por EL DIA

La excepcionalidad del acto lo convierte en reseña histórica EL DIA

E

l 14 de septiembre de 2011 será una fecha para guardar en el corazón de los sisanteños y en el de los centenares de devotos que Nuestro Padre Jesús Nazareno de Sisante tiene en toda la comarca ya que se celebra la grandiosa efeméride de los 300 años de la llegada de la Sagrada Imagen a la localidad. Un aniversario en el que las Madres Clarisas, con Sor María Consuelo al frente y una comisión municipal, están organizando con gran esmero e ilusión. Según reflejan las crónicas de la época que han llegado hasta nuestros días, fue precisamente la madrugada del 13 al 14 de septiembre de 1711 cuando la talla de Jesús Nazareno llegó a Sisante para ser entronizada en la iglesia del todavía beatario fundado por el sacerdote Cristóbal Hortelano y la beata Quiteria Manzanares. Tres siglos han pasado ya desde ese momento que ahora se conmemora, durante los cuales la Imagen ha permanecido siempre en el camarín que preside el retablo del altar mayor del sagrado recinto. Una permanencia que sólo se ha visto alterada en cinco ocasiones puntuales, siendo dos de ellas con motivo del primer y segundo centenario de su llegada. Fue en 1819 cuando tuvo lugar la primera salida, ya que la fecha tuvo que retrasarse 8 años a causa de la Guerra de la Independencia. Así, en lugar de desfilar en 1811, hubo que esperar hasta 1819, quedando entonces establecida la llamada “Función del Centenar de Sisante”: celebración de una novena a la imagen de Jesús Nazareno y salida procesional con todo esplendor y solemnidad una vez al siglo. El escritor Juan Francisco Martínez-Herrera relata de este modo como fue y como se decidió llevar a cabo aquella primera salida del convento: “La primera fiesta del Centenario se

quería acobardarme los grandes dispendios…. Pero llena de confianza en que el Señor… lo puede arreglar todo, me empeñé en que había de hacerse…” y lo hizo, como se hará ahora, en que también los tiempos son difíciles y los recurso escasos. En 1819 se preparó la imagen para su salida en procesión. Se fabricaron sus primeras andas para ser portadas por ocho personas y se apuntaló el cuerpo de la talla a la peana para evitar daños a la imagen que no fue concebida para desfiles procesionales y se le dotó de una túnica nueva. La túnica del primer centenario debió ser, por las fechas del mismo, la que fue regalada al convento por el rey Fernando VII, a quien la madre Rafaela recurrió en algunos momentos, en un ocasión para solicitar le permitieran al convento tener una escuela para niñas, donde aprendieran a leer, escribir y hacer labores y en otra, para solicitar permiso para fundar un convento en Palestina”. II CENTENARIO Y DESFILE DEL 39

LA PRIMERA SALIDA

Fue en 1819 y celebró el I Centenario. No pudo ser en 1811 por la Guerra de la Independencia

celebró en 1819, la propia madre Rafaela, abadesa en aquel momento, nos cuenta las razones del mismo en su biografía: “… yo había oído decir que era costumbre hacer una solemne función a las imágenes prodigiosas a los cien años de su colocación, y de la nuestra de Jesús habían cumplido en 1811; pero oprimida la nación con la guerra de la Independencia, sin medios la comunidad para atender a los grandes gastos que debían originarse y falta de resolución para proporcionarlos, no se habían efectuado. Luego que me dieron el oficio ( fue elegida abadesa con 31 años) entré en un deseo vehemente de que se hiciese, conociendo que era para mucha honra y gloria de Dios, culto de la sagrada imagen y estímulo de la devoción;

LA CLAVE Las andas que portaban la Sagrada Imagen en la Procesión Jubilar de 2000 fueron las del paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno de “El Salvador”, de Cuenca.

Miles de personas se reunieron en Sisante el 1 de abril de 2000, la última vez que desfiló la talla de Ntro. Padre Jesús.

La segunda salida de Nuestro Padre Jesús del convento sisanteño fue con motivo de la procesión del II Centenario y se llevó a cabo, esta vez sí en su fecha, en el año 1911, bajo la organización de la abadesa Madre Josefa del Pilar. Hubo además una tercera salida para procesionar en la Semana Santa de Cuenca en el año 1939, así como un viaje en 1940 a Madrid, para que Federico Coullaut Valera restaurará la talla que había sido mutilada durante la Guerra Civil. Según apunta Martínez-Herrera en su obra “La fuerza del silencio”, esta salida de 1939 pudo ser la que dañó definitivamente la imagen. “... por la precariedad de los medios puestos para su traslado, envuelta en colchones en el camión de Pelegrín, ocurrió en la Semana Santa de 1939. Llevada a Cuenca, presidió la procesión del Silencio, según unos, y, según otras versiones, una procesión de imágenes mutiladas durante la guerra. Fuese cual fuese la procesión, la imagen mutilada de Nuestro Padre Jesús, debió


EL DÍA SEPTIEMBRE DE 2011

Sisante III Centenario de la llegada de N.P. Jesús

3

La Sagrada Imagen, que había sido salvajemente medios puestos para su traslado, contribuyeron de mutilada durante la guerra civil, volvió a Cuenca en el manera muy negativa a su deterioro, lo que precipitó año 1939 y parece ser que la precariedad de los su restauración en el año 1940. representar, en la noche de Cuenca, el inmenso cuajarón de toda la sangre derramada en la más incivil de nuestras guerras. Sólo el desgarrador sonido del silencio que envuelve a las gentes, tras los estrépitos de las tragedias, fue la música que acompañó por Carretería, a la más trágica representación del dolor humano y, al tiempo, la más viva esperanza de otras glorias, que trescientos años antes la inspiración de Luisa Roldán, puso, como si dotara de alma la imagen, en la talla de Nuestro Padre Jesús”. Como hemos apuntado anteriormente, Coullaut Valera restauró la talla en 1940 y, según relatan las crónicas, se celebró mucho su regreso a Sisante, con actos que congregaron a numerosísimas personas de toda la comarca. EL ÚLTIMO DESFILE FUE EN 2000

La última vez que atravesó los muros de la iglesia sisanteña fue en el año 2000, con motivo de la celebración del Año Jubilar del Convento de las Clarisas. Así, el 24 de marzo la imagen fue trasladada a la Parroquia de Santa Catalina, donde se le ofreció un triduo, volviendo el día 27 al convento. También se aprovechó la ocasión para que Nuestro Padre Jesús participase el 31 de marzo en la procesión jubilar organizada en la capital conquense, en la que también participó la copatrona de la ciudad, la Virgen de las Angustias. Finalmente, el día 1 de abril de 2011, las tallas de Nuestro Padre Jesús Nazareno y de la Virgen de

Todos los devotos de Nuestro Padre Jesús esperan ansiosos la procesión del próximo día 14 de septiembre.

las Angustias llegaban a Sisante, donde también se organizó una multitudinaria procesión, que congregó a miles de personas. Lo extraordinario de cada una de estas salidas de Nuestro Padre Jesús de su camerín explican el porqué de la entusiasta expectación que se vive estos días en Sisante y su comarca, ya que la sexta salida de la Imagen tendrá lugar el próximo día 14 de septiembre de 2011. Será una salida en procesión con la que se conmemorará el III Centenario de la llegada de Nuestro Padre Jesús a Sisante y que viene a continuar la tradición iniciada por la abadesa Madre Rafaela en 1819, quien dispuso “que procesionara por las calles y plazas de Sisante cada cien años entre el clamor y la devoción popular de sisanteños, conquenses y peregrinos forasteros”. Y si en aquel primer Centenario la abadesa fue una manchega de Manzanares, ahora lo es otra, hija del pueblo para más señas, que ha dedicado su vida a mantener vivo el espíritu del fundador y a conservar con dignidad el convento que rige. No le faltarán ayudas para afrontar la celebración y quizá tampoco las críticas, pero su fortaleza de espíritu, forjada en el sacrificio que entraña una vida en clausura, garantiza que el tercer centenario de Nuestro Padre Jesús tenga la dignidad que se merece. Será sin duda miles las personas que se acerquen a la localidad, movidas por la devoción.


EL DÍA

4

Sisante III Centenario

III CENTENARIO DE LA LLEGADA DE NTRO. PADRE JESÚS

SEPTIEMBRE DE 2011

La Imagen de Nuestro Padre Jesús nace de la gubia de Luisa Roldán por encargo de Carlos II. En 1940, Coullaut Valera se encargó de restaurar las mutilaciones sufridas por la talla en la guerra. Por EL DIA EL DIA

Arriba, imagen de N.P. Jesús del año 1911. Abajo, la talla mutilada antes de ser restaurada. Impresionante primer plano de la talla de Nuestro Padre Jesús en el interior del camarín que ocupa en el Monasterio de las Madres Clarisas de Sisante.

Una talla nacida de mujer y sanada por un hombre

U

na de las curiosidades de la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno es sin duda su origen, ya que la espléndida talla que se venera en Sisante salió de la gubia de una mujer: Luisa Roldán, que fue la escultora de cámara del rey Carlos II. Pero si extraño resulta que fuera una mujer su artífice, no lo es menos la historia de su origen y los vaivenes del destino que hicieron que la talla recalara finalmente en una localidad tan humilde como Sisante. Parece ser que fue el propio rey Carlos II quien encargó a la escultora Luisa Roldán la imagen, a fin de ser enviada al Vaticano como regalo para el Papa Inocencio XI. Pero quiso el destino que muertos tanto el rey, como el Papa, la talla, obra cumbre de la imaginería barroca española, quedara en poder de los hijos de Luisa Roldán y, pese a tener importantes pretendientes

para su adquisición, (se habla incluso del Duque del Infantado), fuese comprada finamente por Cristóbal Hortelano para su fundación sisanteña, con un coste de 15.000 reales. Que la imagen tuviera su destino final en Sisante, una pequeña villa manchega sin mayor relevancia, fue cuando menos un hecho sorprendente y, para mucho, incluso un hecho milagroso. Otros autores, como el pintor, historiador y crístico de arte, Juan Agustín Ceán Bermúdez, señalan en cambio que la imagen fue encargada por el monarca para cederla al Convento de San Diego, de Alcalá de Henares, y son muchos los que avalan este argumento, puesto que el Papa Inocencio XI falleció en el año 1689 y no fue hasta 1692 cuando se nombraría escultora de cámara a Luisa Roldán. En cualquier caso, también suele comentarse que la muerte del pontífice desvió su primitivo

destino hacia el Monasterio de El Escorial, aunque la intervención del monarca también se vería truncada por su propio fallecimiento en el año 1700. En lo que sí parecen coincidir las crónicas, es en el hecho de que la imagen permaneció en el domicilio de su escultora hasta después de su muerte, acaecia en 1704. Todavía ahora, en pleno siglo XXI, siguen mezclándose en el origen de este destino leyenda y realidad, aunque sí que puede asegurarse a ciencia cierta, la presencia en las gestiones de un jesuita, el padre Rejón, así como las muy estrechas relaciones de Hortelano con la influyente Compañía de Jesús. Precisamente fue a esta Compañía a quienes encargó el obispo de Cuenca la incoación del expediente para autorizar el beatario, hecho bastante significativo. La talla de Nuestro Padre Jesús está fechada entre los años

BIOGRAFÍA

¿Quién fue Luisa Ignacia Roldán? A Luisa Ignacia Roldán Villavicencio se la conocía popularmente como “La Roldana”. Nació en Sevilla el 8 de septiembre de 1652, y falleció hacia 1704. Es una de las principales figuras de la escultura del Barroco en la Andalucía de finales del siglo XVII y principios del XVIII. Su escultura fue de temática religiosa, siguiendo las directrices del Concilio de Trento de humanizar el arte de las imágenes, para poner la religión más cercana al pueblo. Realizó esculturas de tamaño natural para procesionar, en madera o barro policromado, muchas de ellas para vestir, además de numerosos belenes de estilo italiano. Fue escultora de cámara para los monarcas Carlos II y Felipe V.

1697 y 1701 y es de tamaño natural, aunque dado su carácter de imagen para ser vestida, únicamente tiene tallados la cabeza, el cuello, las manos y los pies. Representa a Jesús, coronado de espinas, y cargado con la cruz. El rostro destaca por sus acusados rasgos y su marcado perfil con la boca entreabierta en señal de dolor. La expresividad que denotan los visibles tendones, huesos y venas, aumentan el patetismo de esta genial talla. Varios autores coinciden en apuntar diferencias entre la imagen original que esculpiera La Roldana y su aspecto actual fruto de la restauración que en el año 1940 llevó a cabo el escultor e imaginero madrileño Federico Coullaut-Valera, a consecuencia de los hachazos que sufrió durante la guerra civil de 1936. De cualquier modo, no se cuenta con mucha información gráfica o escrita sobre este proceso de restauración, por lo que es complicado aseverar dichos cambios.


EL DÍA

Sisante III Centenario de la llegada de N.P. Jesús

SEPTIEMBRE DE 2011

La Misa, encargada por las Madres Clarisas Nazarenas de Sisante, se estrenó el pasado 14 de septiembre de 2010. Ahora vuelve a entonarla la Coral Cantigal dirigida por Ignacio Yepes. Por EL DIA

III CENTENARIO DE LA LLEGADA DE NTRO. PADRE JESÚS

MÚSICA RELIGIOSA La composición está dedicada a Nuestro Padre Jesús de Sisante

La Misa de la Cruz de Yepes resonará en su cuna

L

a Misa de la Cruz del reconocido autor de música religiosa Ignacio Yepes, volverá a llenar de notas celestiales la localidad de Sisante con motivo del III Centenario de la Llegada. Vuelve así esta impresionante composición al lugar en el que se estrenó el pasado año 2010, ya que fueron las Hermanas Clarisas de Sisante las que realizaron el encargo de esta obra a Yepes, para dedicarla a la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno que se venera desde hace 300 años en este convento de clausura sisanteño. El estreno tuvo lugar en el Monaterio de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Sisante con motivo de

15 TEMAS EUCARÍSTICOS

Las Clarisas encargaron la Misa a Ignacio Yepes y se estrenó el año pasado la Eucaristía de Exaltación de la Santa Cruz y contó con la participación del Coro Cantigal, dirigido magistralmente por el autor de la obra, Ignacio Yepes. La celebración eucarística estuvo presidida por el obispo de Cuenca, José Mª Yanguas, y tuvo lugar el día 14 de septiembre de 2010, día de la apertura del Año Jubilar con

5

EL DIA

motivo del III Centenario de la llegada de N. Padre Jesús a Sisante. Esta composición musical eucarística se enmarca muy conscientemente en la devoción popular de los cientos de cofradías que pueblan la geografía española y que en Semana Santa salen a la calle a expresar su fe y su profundo sentir religioso y ya se ha editado en CD. Incluye 15 temas que acompañan la celebración eucarística de principio a fin (entrada, santo, ofertorio, comunión), así como las principales aclamaciones (gloria, credo, aleluya). La misa ha sido grabada con la espléndida interpretación del Coro “Cantigal”, dirigido por el propio autor. Junto con el CD, aparece publicado el libreto de partituras con dos versiones de cada tema: la versión sencilla y la versión con acompañamiento de órgano. FORMATO DE LOS CANTOS

En cuanto a la forma de los cantos, en la obra se encuentran aclamaciones, antífonas, estrofas con estribillos, letanías o responsorios litúrgicos. Excepto los textos propios de la celebración eucarística, las letras de los cantos son de Ignacio Yepes, inspiradas en pasajes de las Escrituras o en los testimonios de devoción de las Hermanas Clarisas a la imagen de Nuestro Padre Jesús. El disco también incluye dos temas —uno de ellos, inédito hasta ahora— que no forman parte de la obra, pero que, por su intrínseca conexión con el tema de la cruz, el propio autor ha que-

El compositor Ignacio Yepes ya dirigió la obra en su estreno el día 14 de septiembre de 2010, en la que se estrenó la composición.

rido ofrecer en un mismo disco: Cruz de Cristo, que son letanías a la cruz, y Stabat Mater, un himno mariano de profundo calado. “No es fácil conjugar, de un modo tan hermoso y sencillo, la fidelidad a la tradición litúrgica con la devoción popular, —publica en el número 2.748 del 8 de abril de 2011 la revista Vida Nueva—, dando como resultado una magnífica obra, extraordinariamente interpretada, que aporta significado, belleza y profundidad a lo que, en ocasiones, se disfraza únicamente de folclore”. Publicado el 08.04.2011 en el nº 2.749 de Vida Nueva

LA CLAVE Misa de la Cruz incluye 15 temas que acompañan la celebración eucarística (entrada, santo, ofertorio, comunión), así como las principales aclamaciones (gloria, credo, aleluya).

Programa

Actos cargados de devoción MIÉRCOLES, 14 DE SEPTIEMBRE 02.00hs (madrugada) Conmemoración de la llegada de la Imagen. Procesión de la luz. La Cruz del P. Jesús será llevada a hombros por los banceros por el presumible itinerario que recorrió la imagen a su llegada, acompañada por devotos portando luces o antorchas. Vigilia de la Luz: Se inicia al llegar la Cruz al convento (dura una hora). 12.00hs Misa conventual. 17.00hs Traslado de la imagen al lugar de la Eucaristía. 17.30hs Solemne Eucaristía del Centenario. (C. Cantigal dirigida por Yepes). 18.30hs Procesión Centenaria por Sisante. Después turnos de vela en el convento hasta las 8. JUEVES, 15 DE SEPTIEMBRE 12.30hs Solemne Eucaristía de Clausura del Año Jubilar (Rondalla “La Roldana”). DÍAS 16, 17 Y 18 DE SEPTIEMBRE La Imagen permanecerá sobre las andas en la iglesia del convento para venerarla.


EL DÍA

6

Sisante III Centenario

—ENTREVISTA— PILAR OLIVARES

SEPTIEMBRE DE 2011

Madre Yamileth

—Abadesa del Monasterio de las Clarisas (Sisante)—

SISANTE

“Este Año Santo Jubilar con motivo del III Centenario de la llegada deNuestro Padre Jesús concluye el 15 de septiembre. El próximo irá del 1 de enero al 31 de diciembre de 2012. Sin embargo, desde septiembre a enero podéis visitar la iglesia del monasterio y ganar la indulgencia jubilar ya que también se celebra Año Jubilar desde el 17 de abril de 2011 hasta el 11 de agosto de 2012 con motivo del VIII Centenario de la fundación de la Orden de las Clarisas”

«Espero poder pagar los gastos del III Centenario con las limosnas»

L

a Madre Yamileth es la tercera abadesa del convento de las Hermanas Clarisas Nazarenas de Sisante que se enfrenta a la difícil tarea de organizar, junto a una comisión dispuesta al efecto, la celebración de un centenario de la llegada de Nuestro Padre Jesús a la localidad. A pesar del ingente trabajo que ha tenido que desarrollar en los últimos tiempos, e incluso robandole tiempo al sueño, no ha querido dejar pasar la ocasión de atender el requerimiento de EL DIA para estar presente en estas páginas.

telano, fundador de nuestro monasterio, llevado por su gran pasión y amor al nazareno, fundó el beaterio inculcando en ellas y en todo el pueblo, la devoción nazarena. Por eso que aunque las Clarisas tenemos por renombre Nazarenas, hay quienes dicen que somos guardianas del Nazareno, pero en realidad es Él nuestro Guardián, Él es quien nos ha convocado, reunido y nos guarda siempre. Y esta verdad es de siempre, pues fue él quien enamoró y trajo a la Madre Rafaela, ha sido Él quien en sus designios ha querido traerme desde el otro lado del océano.

—¿Qué significado tiene para su Congregación la imagen de Nuestro Padre Jesús?

—Lo más difícil ha sido coincidir con la crisis económica, preparar un Centenario donde los grandes y pequeños proyectos se quedaban en el papel por falta de medios económicos. Lo más gratificante es que a pesar de no tener medios, se pudo hacer la túnica nueva que estrenará Nuestro Padre Jesús el próximo día 14 y también la limpieza de toda la piedra natural de la iglesia. La túnica la confeccionaron nuestras hermanas Clarisas de Hellín, que aunque viven del bordado, nos han facilitado la forma de pago, y hasta la fecha se continúa pagando poco a poco, con la generosidad de sus devotos que llenos de ilusión dan lo que pueden. Otra suerte fue contar con la empresa que ejecutó la obra, recuerdo que a finales de abril de 2010 les llamé para que en los tres meses que quedaban antes de la apertura del Centenario, nos hicieran la limpieza de la piedra na-

—Respondiendo a nivel espiritual diré que Nuestro Padre San Francisco y nuestra Madre Santa Clara nos enseñan y animan a vivir el seguimiento de Cristo Pobre y Crucificado. La contemplación del Nazareno, camino al calvario cargando la Cruz por Amor a todos es muy propia del alma franciscana. Por tanto, la contemplación de la imagen de Nuestro Padre Jesús nos ayuda a centrarnos en una de las características fundamentales de nuestra espiritualidad franciscana. Nuestro seráfico Padre San Francisco fue estigmatizado, al final de su vida, con las llagas de Nuestro Señor Jesucristo, por el inmenso amor que experimentaba su corazón cuando le contemplaba llagado, malherido, crucificado, pobre, que por amarnos abrazó la Cruz y murió en ella. Históricamente, el Padre Hor-

EL DIA

—¿Qué ha sido lo más difícil? ¿y lo más gratificante?

el aseo de los peregrinos y parte del tejado. Sobre mis espaldas tengo la gran deuda económica con la empresa que realizó la restauración, día a día, momento a momento renuevo mi confianza en Dios, sé que moverá los corazones generosos, y que el proyecto de instalar el obrador para comercializar nuestros dulces fuera del recinto monacal, en el momento de Dios se podrá hacer. Otro hecho que nos anima a dar gracias a Dios es poder celebrar Año Jubilar cada vez que la fiesta cae en viernes, la Santa Sede nos ha concedido ya que el próximo año 2012 por caer en viernes el 14 de septiembre sea Año Santo Jubilar. —¿Cómo vivirán las hermanas y usted misma los actos organizados?

—Con mucha gratitud a Dios, por poder vivir en el año Centenario, por ver la emoción que embarga el corazón de todos los sisanteños y demás devotos de nuestro Padre Jesús. —Finalmente, ¿qué tiene usted en común con las dos abadesas que la precedieron en la organización del I y II Centenario? ¿Qué las diferencia?

tural de las columnas y arcos, sin tener dinero pero confiando en la Divina Providencia, a pagar como Dios nos provea. Aceptaron, (ahora creo que no sabían lo que eso significaba). La obra se extendió y se realizó la habilitación del viejo garaje en el pequeño espacio donde vendemos nuestros dulces y recuerdos del Nazareno, llamado “Alacena de las Nazarenas”, también se hizo

MADRE YAMILETH

Se trata de la tercera monja en la historia del convento sisanteño de origen extranjero

—En común, la responsabilidad que el acontecimiento conlleva, el deseo de que todo sea para mayor gloria de Dios y de su Santo Nombre. En cuanto a las diferencias, la Madre Rafaela trataba con gente muy influyente, ella logró que el Rey regalara una túnica al Nazareno en la celebración de la función centenar. Tanto la Madre Rafaela como la Madre Pilar lograron pagar todos los gastos con las limosnas del Centenario, y yo, en cambio, a pocos días de concluir el centenario, tengo deuda para rato.


EL DÍA

Especial III Centenario de la Llegada de N.P. Jesús

SEPTIEMBRE 2011

—ENTREVISTA— PILAR OLIVARES

Pedro Garde

7

—Alcalde de la villa de Sisante (Cuenca)—

SISANTE

—Importancia— NO SÓLO HABRÁ UN CAMBIO A NIVEL RELIGIOSO, SINO TAMBIÉN EN EL PLANO ECONÓMICO Y SOCIAL

—Organización— ESTE ACONTECIMIENTO PRÁCTICAMENTE ESTÁ OCUPANDO TODO NUESTRO TIEMPO

—Últimos días— HAN SIDO FECHAS DE PRISAS Y NERVIOS, PERO TODO HA IDO EN MARCHA Y HA ESTADO BAJO CONTROL

—Presidencia— PARA MÍ, COMO SISANTEÑO, SERÁ TODO UN HONOR PARTICIPAR Y PRESIDIR UN ACTO TAN ESPECIAL

«El III Centenario supondrá un antes y un después para Sisante» EL DIA

A

penas cuatro meses han pasado desde que los comicios locales del 22 de mayo hicieron que Pedro Garde se alzara con al Alcaldía de Sisante, lo cual no ha sido óbice ni excusa para que este sisanteño haya tenido que enfrentarse a la frenética tarea de llevar a buen puerto la histórica celebración del III Centenario de la Llegada de Nuestro Padre Jesús a la localidad. Un periplo que, entre otras cuestiones, detalla en esta entrevista:

—¿Qué supondrá para la villa de Sisante, así como para su comarca esta histórica celebración?

—El acontecimiento debe dejar huella en la localidad. Ha de ser como una semilla que debe germinar. No me cabe la menor duda de que supondrá un antes y un después para Sisante, no sólo en el ámbito religioso, sino también en el plano social y económico.

—Desde su toma de posesión, ¿cómo ha afrontado el Ayuntamiento que preside el difícil reto de hacer que todo esté hoy listo para la celebración de este III Centenario?

—Con resposabilidad y mucho trabajo. Prácticamente este acontecimiento está ocupando todo nuestro tiempo. El tener que dar servicio a un número indeterminado de personas, que se preveen quea sean miles, no es una tarea fácil.

—¿Cómo se ha vivido desde el Consistorio esta última semana de preparativos?

—Durante estos últimos días, como no podía ser de otra manera, aparecen irremediablemente las prisas y nos nervios, aunque tengo que asegurar que todo ha estado controlado y en marcha.

—¿Cuál ha sido la participación del Consistorio en la organización de este evento?

—Coordinar las distintas actuaciones y liberar en concreto temas como: Protocolo de Seguridad, Ser vicios, Acondicionamientos de Infraestructuras, aparcamiento, tráfico, abastecimiento a los voluntarios, etc... —¿Qué medidas especiales a nivel de seguridad y organizacón ha puesto en marcha el Equipo de Gobierno que preside para esta efeméride?

—Hemos desarrollado un Plan de Autoprotección implicando a

—Efectivamente, durante mi vida personal, he estado fuera de mi tierra natal, pero en ningún momento he estado ausente de ella. Para cualquier sisanteño, el poder llegar a vivir este acontecimiento después de tan larga espera, es un sueño hecho realidad y en mi caso concreto, hacerlo además como alcalde, supone todo un honor no sólo por vivirlo, sino por poder presidirlo.

las instituciones y entidades llamadas a intervenir, con tres reuniones previas y haciendo previsión de las medidas y recursos necesarios para que todos estos actos se desarrollen del mejor modo posible.

tender la historia de Sisante sin Nuestro Padre Jesús Nazareno. El Nazareno, además de ser nuestro Patrón, es también nuestro sello de identidad, y en definitiva el que nos une a todos por encima de creencias e ideologías.

—¿Qué significado histórico y sentimental tiene para los sisanteños y para el Consistorio esta celebración?

—A nivel personal, y tras muchos años fuera de su tierra natal, ¿qué supone para usted ser parte activa en una efeméride tan relevante para Sisante?

—Los sisanteños no podemos en-

—¿Qué mensaje quiere enviar a los lectores pocas horas antes de comenzar los actos del III Centenario?

INVITACIÓN DEL ALCALDE

Garde anima a los lectores a visitar Sisante durante estos días. “Se verán sorprendido agradablemente”.

—Animo e invito a todos los lectores a que visiten Sisante con motivo de la celebración del III Centenario, ya que se verán sorprendidos muy agradablemente. Sisante es un pueblo poco conocido, pero todo el que viene se queda prendado de su nazareno, de todos sus monumentos y, sobre todo, de la amabilidad y hospitalidad de sus gentes.


EL DÍA

8

Sisante III Centenario

III CENTENARIO DE LA LLEGADA DE NTRO. PADRE JESÚS

SEPTIEMBRE DE 2011

Con la construcción de la iglesia conventual y el edificio del convento se inicia en Sisante un tiempo que duraría 100 años y que cambiaría totalmente la fisonomía del pueblo.

La fundación del Convento y su impronta en Sisante Hay cuatro fechas clave en la historia sisanteña que explican claramente su evolución de aldea a villa. POR Juan Fco. Martínez-Herrera Escribano

S

i tuviéramos que fijar algunas fechas clave en la historia de Sisante se debería partir de las escrituras por las que Vara de Rey es apartado de Alarcón y pasa a pertenecer al marqués de Villena, firmadas el 2 de noviembre de 1445. En ellas aparece el nombre de Sisante reclamado por Vara de Rey como anejo suyo y se le concede. En la misma escritura San Clemente, que aún no goza del derecho villazgo, reclama a Vara de Rey como aldea suya. Todo ello está documentado en el archivo municipal de San Clemente. Segunda fecha, el 24 de marzo de 1537, día en que el emperador Carlos V otorga a Vara de Rey el título de Villa, a cambio de contribuir a la hacienda real con 2.800 ducados de oro “ que montan un Cuento y cincuenta mil maravedíes, para ayuda a los grandes gastos que habemos fecho e esperamos facer en sostener las Galeras de Armada contra los infieles enemigos de nuestra Santa fe Católica..”. Pero Sisante no es incluido como anejo de Vara de Rey y sigue vinculado a San Clemente, seguramente por la importancia económica que se derivaba de los molinos instalados en el Júcar propiedad del ayuntamiento de San Clemente unos y de Alonso del Castillo otros. Derivado de lo anterior viene la tercera fecha, 27 de abril de 1542. Se autoriza a Vara de Rey para que reparta entre vecinos la deuda contraída, 3000 ducados, al comprar la jurisdicción de Sisante y Pozo Amargo. La cuarta fecha es la que corresponde al momento en que Sisante, sus vecinos, adquieren el derecho villazgo y logran la

La fundación del convento fue una de las claves que demuestra el altísimo desarrollo que alcanzó Sisante a principios del XVIII

separación de Vara de Rey en 1634. Así pues, a lo largo de 200 años Sisante ha pasado de ser lugar de las tierras de Alarcón, jurisdicción del Marquesado de Villena, de San Clemente y de Vara de Rey, sucesivamente, a villa de realengo. Durante los años mencionados conviene recordar que San Clemente y sus tierras, salvo La Alberca y El Cañabate, que también son villas de realengo, están rodeadas de pueblos de señorío sujetos a una jurisdicción mas restrictiva que coarta su desarrollo. Sisante, sin duda, mostró en aquellos años un gran dinamismo que le preparó para el inicio de su pleno desarrollo que comienza en los años finales del siglo XVII y alcanza su punto culminante en la primera mitad del XIX. LA FUNDACIÓN DEL CONVENTO

La fundación del convento es una de las notas claves que nos indica que Sisante ha alcanzado, al comienzo del siglo XVIII, un grado de desarrollo que coloca a la villa muy por delante de poblaciones cercanas, las cuales, tan solo una centuria antes, la superaban en cualquier terreno de comparación posible, comenzando por Vara de Rey. La fundación de un convento no era empresa fácil en los años en que se produjo la fundación de Sisante. El gobierno de la monarquía había establecido, con independencia de las regulaciones eclesiásticas, exigencias de índole económico que garantizasen el mantenimiento y una vida decorosa de la comunidad. Además de la exigencia de un patronato solvente, el lugar elegido debía reunir las condiciones

adecuadas sociales y económicas que garantizasen su futuro. En esos años solo hay conventos de clausura en San Clemente, Villanueva de la Jara y Villarobledo; en otras poblaciones de la comarca, Castillo de Garcimuñoz, Santa María del Campo o el propio San Clemente los hay también de frailes sin clausura, franciscanos, carmelitas, mercedarios y jesuitas, estos últimos con colegio en San Clemente y muy cercanos al padre Ortelano. El propio Ortelano tenía dos hermanos Francisco y María religiosos franciscanos en San Clemente, ella en el convento de Nuestra Señora de la Asunción. Con la construcción de la iglesia conventual y el edificio del convento se inicia en Sisante un tiempo que duraría cerca de 100 años en el que la fisonomía del pueblo cambiaría de forma radical hasta configurarse prácticamente como es hoy. Antes de 1700 existía en Sisante la iglesia parroquial incompleta, reducida a una sola nave con puerta principal a la placeta, la ermita de la Concepción, construida extramuros del pueblo en la primera mitad del siglo XVII y la ermita del Santo Cristo. La ermita de la Concepción fue una mas de las muchas que se construyeron con advocación a la Inmaculada Concepción tras el concilio de Trento en un momento en que España hacía causa general en defensa del misterio de la concepción inmaculada de la Virgen María, misterio que tuvo que esperar a ser proclamado dogma de fe por el papa Pío XII hasta el año 1952. Durante el siglo XVIII se amplían y decoran con frescos las dos ermitas, se construye el hospital de pobres con capilla, del


EL DÍA SEPTIEMBRE DE 2011

Sisante III Centenario de la llegada de N.P. Jesús

9

Antes del año 1700 existía en Sisante la iglesia parroquial incompleta, reducida a una sola nave con puerta principal a la placeta; la ermita de la

Concepción, construida extramuros del pueblo en la primera mitad del siglo XVIII; y la ermita del Santo Cristo. Iglesia conventual En el centro del retablo del altar mayor se encuentra la hornacina o camerín donde habitualmente se venera la sagrada imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Esta instantánea muestra el aspecto del templo hace unos años. Actualmente se han limpiado las columnas y se ha dejado al descubierto la piedra original.

cual solo queda en la actualidad el pórtico de entrada y se completa la construcción de la iglesia parroquial iniciada en el lejano año de 1534. La construcción de la iglesia del convento debió servir de acicate para la ampliación de la parroquial y su finalización. Entre 1670 y 1680 se construyeron las capillas laterales de San Pedro y San Cayetano y hay que esperar a bien entrada la centuria siguiente para que se construyera bajo la supervisión de Mateo López la capilla del Santo Rosario de estilo neoclásico. Hay sospechas de que el arquitecto Ventura Rodríguez, relacionado con Mateo López, participó en su traza y en el diseño de la cúpula. Coincidiendo con este periodo se añaden las capillas de San

inauguración en cuanto al orden arquitectónico, que no tanto respecto al decorativo. La iglesia original tenía las capillas laterales cerradas con medianeras y con verjas en el frente, siendo la madre Rafaela la que las reformó generando las tres naves que se pueden ver en la actualidad. En cuanto a los elementos decorativos aun pasaron tardaron bastantes años para conseguir el aspecto actual de los retablos y del camarin de Nuestro Padre Jesús, este último, dorado a expensas de don Jesús Martínez, sisanteño que vivió en Puerto Rico, donde consiguió una notable fortuna; casado con una Gotay natural de Fajardo (Puerto Rico) volvió a España, profesando una cuñada suya en el convento. Dueño de La Losa, doña Quintina Martínez Gotay fue la

El cementerio de San José fue la última construcción religiosa del siglo XVIII en Sisante

El siglo XVIII se abrió con una guerra y se cerró sin temores milenaristas por vez primera

Benito y San Miguel ( esta última donde se encuentra actualmente el Santo Cristo que sustituyó al Santo Cristo de la Salud quemado al comienzo de la guerra civil) que ocuparía parte de la entrada que tenía la iglesia por la placeta. El patrono de la misma, don Andrés Martínez Cañizo, se encargó también de financiar la nueva puerta frente a la plaza. En orden a construcciones de carácter religioso, el siglo XVIII concluye con la construcción, impulsada por el párroco Francisco Javier Montón del cementerio de San José, incluido entre los tres o cuatro primeros cementerios inaugurados en España extramuros de las poblaciones al prohibirse los enterramientos en iglesias y ermitas. Volviendo a la iglesia del convento su aspecto actual no dista mucho del que tenía el día de su

última descendiente directa y quien colaboró mas directamente en sufragar el segundo Centenario. Respecto a la arquitectura civil también esta recibió un fuerte impulso en el llamado siglo de las Luces, pero este tema lo dejaremos para otra ocasión. El siglo XVIII, —que se abrió con una guerra y se cerro sin temores milenaristas por vez primera—, detestado por los españoles, según Menéndez y Pelayo y, además, poco estudiado, fue sin embargo una centuria fecunda para Sisante en todos los órdenes, que impulsó al pueblo hasta situarlo entre las cuatro o cinco principales poblaciones de la provincia, esperemos que el siglo XXI, que arranca con el tercer Centenario de la prodigiosa llegada a Sisante de Nuestro Padre Jesús Nazareno, nos impulse de nuevo.


EL DÍA

10 Sisante III Centenario III CENTENARIO DE LA LLEGADA DE NTRO. PADRE JESÚS

SEPTIEMBRE DE 2011

En el año 1656 nació en Sisante Cristóbal Hortelano de la Fuente, un pilar básico en la historia del convento sisanteño y de Imagen. Su vida y su muerte estuvieron salpicadas de curiosidades. Por EL DIA

RELATO Cuentan que se le rompieron dos costillas que le hirieron el pecho para siempre

TRADICIÓN

El curioso capítulo de cómo el Padre Hortelano halló la talla

El misterio del cadáver incorrupto del P. Hortelano EL DIA

O

tra de las muchas curiosidadades que rodean la historia de la imagen de Nuestro Padre fue la de su primer encuentro con el Padre Hortelano. A continuación recogemos un fragmento de cómo ocurrió que Juan Francisco Martínez-Herrera relata en su libro “La fuerza del silencio”. “El momento llega cuando Cristóbal Hortelano, cansado de caminar, en una calurosa mañana del septiembre madrileño, descubre, en el interior de una casa aledaña a las Vistillas de San Francisco, la obra más prodigiosa de cuantas tallase Luisa Roldán, el Jesús Nazareno que le había encargao en 1695 el rey Carlos II, para regalárselo al papa Inocencio XI y que nunca llegó a su destino vaticano. Muerto el Rey, la obra, que estaba depositada en El Escorial, fue recuperada por los herederos de Luisa Roldán y es, precisamente en casa de éstos, donde la encuentra Cristóbal Hortelano, esa mañana del septiembre madrileño. Cuando los familiares de Luis Roldán descubren a Horte-

Y

La visión de la talla de Nuestro Padre Jesús en casa de los hijos de Luisa Roldán causó hondo impacto en Hortelano.

HERIDA DIVINA

La lesión en el pecho le acompañaría toda su vida

lano ante la talla de Jesús Nazreno, los testigos de la época cuentan que éste siente tal emoción, que se le rompe una costilla hiriéndole el pecho. La herida producida en aquel momento, como se constató por diversos testimonios posteriores, le acompañó hasta la muerte y le sobrevivió en su

cuerpo incorrupto. Otro autor, como el de “La noticia histórica y novena”, también se refiere a este hallazgo de este modo: “... Al entrar en la cas y ver Cristóbal Hortelano la imagen, es tal la impresión que le causa que se le rompen dos cotillas para su desahogo”.

a hemos adelantado que el Padre Hortelano falleció el 17 de marzo de 1722 y que fue enterrado en Madrid. Pero según asegura Martínez-Herrera en su libro, “el 28 de abril de 1723 el Marqués de Aitona ordenó el traslado de sus restos a Sisante. Cuando el Marqués mandó sacarlo de la caja en que estaba y colocarlo en otra nueva, construida al efecto, grande fue su sorpresa al ver todo su cuerpo entero e incorrupto. Lo mismo volvió a ocurrir el 7 de marzo de 1804, cuando por estar deteriorada su lápida, se descubrió su sepultura encontrándose incorrupto, como lo testificó entre otros, el párroco Francisco Javier Montón. El cadáver fue nuevamente removido de su tumba y profanado en 1937 y durante varios meses fue objeto de burlas o utilizado para bromas por los ocupantes del convento, sin que en todo ese tiempo su cuerpo momificado sufriera descomposición alguna. Al final de la guerra fue enterrado en el crucero de la iglesia.

LEMA DEL III CENTENARIO Tiene como motivación el reconocimiento del gran poder del nombre de Jesucristo

“Que tu Santo Nombre sea glorificado”

A

continuación ofrecemos una escueta información de varios aspectos significativos en la celebración de este III Centenario tales como el significado del logotipo, el lema y los padrinos de la efeméride. En el logotipo, la cruz diseñada está en posición inclinada connotando el sacrificio de Nuestro Padre Jesús, en su camino hacia la crucifixión en el monte del Calvario. Sin duda, el mayor gesto de

amor de Jesús por todos nosotros. La cruz esta inscrita en un círculo bicolor que representa un halo de espiritualidad. El círculo, dividido en cuatro partes por los trazos de la cruz, crea un efecto de vidriera, elemento propio de las catedrales e iglesias de Occidente. El símbolo ha sido el lugar elegido para contener la leyenda con las fechas de la conmemoración, 1711-2011. Su autora es Silvia Martínez, directora de Arte de Canal UNO.

EL DIA

LEMA DEL III CENTENARIO

“Que tu Santo Nombre sea glorificado”. La motivación del lema es el reconocimiento del gran poder del nombre de Jesucristo, el Nazareno, nuestro Señor, el Hijo de Dios. Y con el deseo de que todo el Centenario sea para su gloria, pues nos sabemos amados por Él, que caminó hasta el Calvario con la Cruz a cuestas y murió crucificado alcanzando a la humanidad la gracia de ser también hijos de Dios.

Logotipo del III Centenario.

PADRINOS DEL CENTENARIO

Entendiendo como padrino a la persona que ayuda o protege a otra, o la asiste en eventos o ceremonias, las Hermanas Clarisas deseando la renovación en el Espíritu de todo devoto nazareno han encomendado a San Pedro y San Pablo la gran tarea pastoral de la Función Centenar. Así lo anunciaba en la revista “Padre Jesús de Sisante”: “...A ellos nos encomendamos en todo lo relacionado con este Centenario para que nos dispensen ayuda y protección para conducir a buen puerto este barco. Ellos son las dos columnas de la Iglesia de Jesucristo”.


EL DÍA

Sisante III Centenario de la llegada de N.P. Jesús 11

SEPTIEMBRE DE 2011

Presencia en los medios

Nuestro Padre Jesús Nazareno de Sisante

Desde que la escultora e imaginera Luisa Roldán creó la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, mucha ha sido la repercusión que esta talla a tenido a nivel nacional. Primero con su original destino incierto, ya que aunque fue encargada por el Rey Carlos II como regalo al Papa Inocencio XI, no llegó al Vaticano debido a la muerte del pontífice. También estuvo rodeado de anécdotas su traslado a El Escorial tras la muerte de Carlos II, que fuera reclamada por los hijos de La Roldana, así como que finalmente acabase en una humilde villa como Sisante, cuando se trataba de una talla pretendida incluso por el Duque del Infantado. El hecho de que durante su larga vida sólo haya salido en cinco ocasiones de su camarín, así como la innegable belleza de la singular talla, han sido motivos sobrados para que durante todos estos años se haya hecho mención de ella en diversos medios de comunicación y, aunque la era de las tecnologías no ha llegado hasta nosotros hasta hace pocos años, hemos intentado recoger alguna de las crónicas y fotografías publicadas a nivel nacional. Pese a que muchas apuntan datos erróneos sobre la historia de esta talla, o sobre sus escasos desfiles procesionales, hemos optado por su publicación aprovechando la ocasión para aclarar dichas irregularidades.

Gran devoción ABC. 25 de marzo de 1932 ESPECIAL: La Semana Santa en el Arte AUTOR DE LA FOTOGRAFÍA: Belda

Suplemento de ABC sobre La Semana Santa en el Arte publicado el 25 de marzo de 1932. La imagen superior derecha muestra la talla de Nuestro Padre Jesús, aunque en el pie de foto se desliza un error sobre la última vez que había desfilado. Asegura que fue en 1927, pero realmente fue en 1911.

Bellísimo y milagroso Cristo

Una imagen de Jesús Nazareno

Nuestro Padre Jesús

Semana Santa en Cuenca

La Vanguardia Española. 03/01/1968

ABC. 18/03/1961

La Vanguardia de Barcelona. 17/04/1930

Crónica. 1929

TITULAR: El bellísimo y milagroso Cristo de Sisante AUTOR: García de Mora

TITULAR: Una imagen de Jesús Nazareno AUTOR: Agustín Domingo

TÍTULO: Nuestro Padre Jesús AUTOR DE LA FOTOGRAFÍA: Belda

TÍTULAR: Evocación del pasado y apunte del presente AUTOR: Juan Giménez de Aguilar

La Vanguardia Española recogía en su edición del día 3 de enero de 1968 una colaboración de García de Mora, en la que se refiere a la villa de Sisante. En dicho artículo se habla sobre el origen de la talla del Nazareno, así como de los avatares sufridos por el Padre Hortelano hasta conseguirla.

En la sección de Cartas al Director del diario ABC del día 18 de marzo de 1961 se recoge una misiva de Agustín Domingo en la que hace referencia a este Nazareno de Sisante. El autor leyó en 1959 un artículo sobre el Cristo de Medinaceli de Madrid y decidió dar a conocer esta otra obra de arte.

La fotografía del albaceteño Belda ilustra la portada de un suplemento editado por La Vanguardia de Barcelona el 17/04/1930. Al pie de la imagen se explica que la imagen es obra de La Roldana y que se venera en el Convento de las Hermanas Nazarenas de Sisante (Cuenca).

Reportaje de Juan Giménez de Aguilar que, aunque se centra en la Semana Santa de Cuenca, hace referencia al “Jesús Nazareno” de La Roldana. En el pie apunta que la imagen fue hecha por encargo de Carlos II para el convento San Diego de Alcalá, dato incierto, ya que se encargó para Inocencio XI.


EL DÍA

12 Sisante III Centenario

SEPTIEMBRE DE 2011

Estas páginas recogen el prólogo de la segunda edición del libro “La Fuerza del Silencio”, una especie de recreación histórica para explicar al lector cómo era la vida entre los años 1700 y 1711

III CENTENARIO DE LA LLEGADA DE NTRO. PADRE JESÚS

La hora de Sisante (1700-1711)

I

maginemos cómo discurría la vida en Sisante en los primeros años del s. XVIII. Imaginemos cómo era la villa, sus calles, sus casas, la actividad vecinal, sus preocupaciones. Desde 1702 y con más intensidad desde 1705, se libraba la guerra entre los partidarios de Felipe V y los del Archiduque Carlos de Austria. Ingleses, franceses, austriacos y holandeses, con la excusa de la sucesión a la corona española, dirimían en el campo de batalla, sobre suelo español, quien sucedería a nuestra nación como primera potencia en Europa. Sisante estaba del lado de Felipe V. ¿Cuántos sisanteños fueron reclutados para el ejército real?, ¿Cuántos no volvieron?. Sisante, San Clemente, Alarcón y algún otro pueblo de la zona fueron base de algunos regimientos de la fuerza expedicionaria francesa y, en otros casos, base también de oficiales ingleses, austriacos y holandeses, hechos prisioneros y confinados en pueblos y villas del interior. ¿Cómo influyó todo ello en la vida cotidiana de Sisante?.

EL LEGADO DE DANIEL DEFOE

Daniel Defoe, el autor de Robinson Crusoe, dejó un valioso testimonio de la época en su novela “Memorias de guerra del Capitán George Carleton”. Carleton después de la batalla de Almansa fue confinado en San Clemente y aunque pasó unos meses en Alarcón, en la villa vecina vivió más de tres años, hasta que acabó la guerra. Dice Carleton, que gozaba de gran libertad de movimientos, que su mejor amigo era un Pacheco, ¿hermano del Pacheco casado con una Cañizo que vivía en Sisante?. Nos narra como Pedro de Ortega, otro amigo suyo, alancea un toro en una corrida en San Clemente; describe la ceremonia de profesión de una novicia franciscana en el convento de La Asunción de San Clemente; alaba la calidad del vino de la zona y de los melones; informa de que la gente no bebía el agua de los pozos de las casas particulares, y la traían de un pozo de las afueras, porque, en los propios, habían arrojado a algunos soldados franceses que se habían sobrepasado con mujeres del pueblo. Las cosas que Daniel Defoe na-

rra en la novela nos valen para Sisante. Aquí está probada la presencia de tropas francesas, aquí en alguna cueva cercana a la iglesia se han encontrado botones de uniformes militares y también el vino propio era alabado por su calidad. Los sisanteños atenderían el toque del Ángelus igual que los vecinos de San Clemente “ al toque del ángelus, es preciso caer de rodillas allí donde se esté. No hay pretexto que valga para demorarse un tanto hasta dar con un sitio limpio: la suciedad no es excusa… Tanto es así que incluso en el teatro, en mitad de una función, al primer toque de campana los actores abandonan su papel… Las horas del ángelus son las ocho y las doce de la mañana y las seis de la tarde…”. Sisante se encontraba, igual que San Clemente,

LA HORA DE SISANTE

El curso de la vida no se detuvo por la situación bélica, al contrario tuvo gran crecimiento en el camino de Madrid a Valencia y Defoe y su capitán Carleton, buenos conocedores de las costumbre de la zona, tuvieron que pasar ineludiblemente por aquí y hacer parada y fonda en el Pozo Viejo. ¿Dónde, sino, iban a abrevar sus caballerías cinco leguas antes de llegar a su destino?. LA GRAN PARADOJA EN SISANTE

Al mismo tiempo en que se debatía el futuro de España en los campos de batalla, se daba la gran paradoja en Sisante. Dá la impresión de que aquí el curso de la vida no se detuvo por la situación bélica; al contrario, todo indica que se vivió un periodo de gran actividad, de crecimiento, de realizaciones que iban a configurar el periodo más brillante de la pequeña historia sisanteña. Era la hora de Sisante. Vuelvo al principio, a intentar contemplar la vida en Sisante en los diez primeros años del siglo XVIII. Acercarme a esa vida cotidiana que discurría por unas calles, hoy con asfalto y alcantarillas, que no han variado su trazado, que si-

guen limitadas en muchos casos por las mismas fachadas y que incluso mantienen los mismos nombres. El escenario actual se parece mucho al del año 1700: el Pozo Viejo, la Ermita de la Concepción y el Santo Cristo, estas dos un poco más pequeñas, por mor de tiempos donde para vestir un santo se desnudaba otro, costumbre, por cierto, muy nuestra: hay que hacer un cementerio nuevo, pues vendemos un trozo de la Concepción y salimos del apuro; hay que hacer casa para el párroco, pues nos cargamos una sacristía espléndida y dejamos reducido el Santo Cristo a la mínima expresión. Pero aún queda, tal cual, San Antón, que al ser tan pequeña difícilmente se podría haber reducido. Lo que ya no se ve en este escenario son caballerías que puedan dar la vuelta a la ermita o abrevar en las inexistentes pilas del Pozo Viejo. Del “cuidao con las mulas” se ha pasado al cuidado con las motos y en esto hemos perdido, porque las mulas, que, naturalmente, daba coces, hacían menos ruido que las motocicletas. De aquel tiempo nos quedan otras muchas cosas, algunas mermadas, como las citadas ermitas, otras ampliadas, como la iglesia, otras casi desaparecidas, como el hospital o la casa palacio de los López de Meneses, de las cuales se mantienen sus portadas desnudas, heridas por el tiempo, como jirones del pasado que han quedado incrustados en la memoria del pueblo. Y alguna perdida del todo, como la ermitilla de la Vera Cruz o de Vega, que había fundado sobre su patrimonio Jacinto Martínez, el mayor. Queda, también, casi todo lo que se hizo en ese siglo XVIII, — siglo denostado por unos, entre ellos Menéndez y Pelayo, y reivindicado por otros, como Carmen Iglesias, presidenta de la Real Academia de la Historia e ignorado por la mayoría—, que acabaría calificado por la historia como el siglo de las luces y precursor de la ilustración. El XVIII, nos dejó como herencia el edificio del Ayuntamiento con su esbelta torre, la capilla del Santo Rosario, poco valorada en Sisante, obra de Mateo López con influencias y, casi seguro, con la intervención directa de Ventura Ro-

OSCAR ALCAÑIZ


EL DÍA

Sisante III Centenario de la llegada de N.P. Jesús 13

SEPTIEMBRE DE 2011

Entre otras curiosidades, este prólogo de Martínez- “Memorias de guerra del capital George Carleton”, Herrera recoge testimonios que bien podrían ser de Daniel Defoe, autor entre otras obras de de Sisante, como el aparecido en la novela “Robinson Crusoe”. dríguez; los frescos del Santo Cristo y de la Concepción; algunas casas de importante factura y la estructura urbana del pueblo actual. No es mala herencia para ser una villa de corta biografía. Sin embargo, uno de los restos del siglo XVIII que despertó en mí más emociones de los conservados en Sisante, fue el descubierto un día, por azar, en el ayuntamiento. Se trataba de los volúmenes del Teatro Crítico Universal del padre Feijoo, una obra, que anticipaba el mundo de la ilustración y desmiente por sí sola la leyenda negra urdida sobre el siglo XVIII, como si éste hubiese sido un periodo oscuro y anodino de nuestra historia. En los libros que han sido leídos con curiosidad y amor queda el halo de sus lectores y en los tomos del Teatro Crítico del padre Feijoo que hoy se conserva en la biblioteca pública, ese halo, trasmitido por sus lectores, es ya una pátina que los ilumina y me acerca a aquellos sisanteños que posaron sus ojos curiosos por los mismos renglones que yo los poso ahora o que acariciaron el pergamino de sus lomos con el mismo placer que yo. El libro debió llegar a Sisante de la mano de un abogado de los Reales Consejos, que quizá ejerció como secretario judicial, apellidado García Cañabate. Aquel ilustrado nos dejó su firma en los tomos. Luego se escaparon de sus manos y se quedaron en los anaqueles del ayuntamiento salvándose de la destrucción, que era su probable destino, como acabaron con otros muchos. Sigamos con las cosas que nos quedaron del siglo XVIII: nos que-

LA MUERTE DE HORTELANO

No se sintió solo en sus últimos días, estuvo acompañado por amigos venidos de Sisante AMIGOS HASTA EL FIN

Fernando Saavedra, Carlos Nohales Cardós, José Losa, Martín Vizcaíno y Ramón Guillén da un convento, una iglesia adosada al convento, una comunidad de monjas Clarisas que se suceden a si mismas, una y otra vez, desde hace trescientos años, trasmitiéndonos una sensación de intemporalidad. Y en ese convento, en su iglesia, como eje de vida de una comunidad de Clarisas, allí donde el tiempo se detuvo un día y tomo asiento el silencio, nos queda la identidad y la tradición, el espíritu de un pueblo, su alegría en los días felices y su esperanza en los de duelo: el Nazareno. LA CASA DE HORTELANO

Pero voy a hacer un paréntesis antes de seguir con la historia del Nazareno. No quiero olvidarme de una casa que aún permanece en pie tal y como era en el año 1700. No es una de las casas señoriales del pueblo, aunque es de buena factura y debió ser principal. Se pue-

de ver frente al edificio que un día fuera hospital y luego, con los años, escuelas; escribo sobre la casa donde nació y vivió Cristóbal Hortelano y es dato cierto, quizá una de las pocas casas de la época que conserva la documentación sobre su propiedad, “unas casas de morada en que vivió el fundador en esta población, frente del hospital que se estaba fabricando al norte, a oriente linde de casas de Pedro Toledo, a poniente otras de Gines Moratalla y al mediodía con casas de la capellanía de la misa del alba”, estas últimas con fachada a la calle del Moral. La casa sigue en pié, su última y noble ocupación fue ser la escuela de don Herminio. El codicilo, que recoge la ubicación exacta de la casa, se redacta en Madrid cuando Hortelano está en sus últimos meses de vida, para añadirlo al testamento que había dictado unos años antes en Sisante, ante el notario Gregorio Ordóñez y que reafirmaba, pues ya había otro documento recogido por el notario eclesiástico Juan Martínez Barriga, su voluntad de donar todos sus bienes para beneficio de la mayor empresa de su vida: la fundación de un convento bajo la advocación de Nuestro Padre Jesús. Sin Hortelano y sin esta casa y los demás bienes que la acompañan, las cosas habrían sido distintas, en ello radica el valor de esa vivienda que aun sigue vinculada al convento. En Madrid, en las fechas en que se firma el codicilo, Hortelano, ya en los últimos días de su vida, no se siente solo, está acompañado, en su postración, por algunos amigos venidos de Sisante. Con el están Fernando Saavedra, sacerdote; Francisco Carlos Nohales Cardós, regidor y Alférez Mayor; José Losa, presbítero; Martín Vizcaíno, regidor y Benito Guijarro, así como su gran protector Ramón Guillén de Moncada, marques de Aytona. Todos ellos firman como testigos de la escritura. Sobre aquellas personas sabemos que Fernando Saavedra es hermano de Cristóbal Ruiz de Alarcón y Saavedra, quien facilitó la construcción de la iglesia del convento permutando una almud de sus tierras por un enterramiento en la misma; José Losa, debe ser primo o hermano de Pedro del Cañizo Losa, párroco de Minaya y posterior obispo. En cuanto a Francisco Carlos Nohales Cardós, que había comprado el oficio de Alférez Mayor a los Ruiz de Alarcón por 400 ducados, hay que identificarlo como el Carlos Cardós que acudió a Madrid, en el verano de 1711, atendiendo la llamada urgente de Hortelano que, necesitado de fondos, pide su ayuda. Este acudió a la llamada con 10.000 reales para la compra de la imagen de Nuestro Padre Jesús a los herederos de Luisa Roldán, los 5.000 reales restantes, hasta completar el precio, los había conseguido el jesuita padre Rejón. Este mismo Carlos Cardós es también quién vuelve a Sisante, con la imagen de Nuestro Padre Jesús. Hace el viaje desde Madrid en tres jornadas y llega al pueblo en la noche que media entre los días 13 y 14 de 1711. Otro de los presentes es Martín Vizcaíno, regidor perpetuo y miembro de una familia asentada en Sisante desde hacía mas de un siglo y que había dado nombre a una

ÓSCAR ALCAÑIZ


EL DÍA

14 Sisante III Centenario III CENTENARIO DE LA LLEGADA DE NTRO. PADRE JESÚS calle del pueblo. Los Vizcaínos son también de los primeros en financiar, con la compra de una capilla, la construcción de la iglesia conventual. Ahora trasladémonos a aquellos días de hace trescientos años. Estamos en el mes de septiembre de 1711; forcemos nuestra imaginación al máximo, intentemos reconstruir aquel momento que tanto iba a influir en los siglos posteriores en la vida del pueblo. Todos saben a lo que Cardós había ido a Madrid, todos saben también cual es el objetivo de Hortelano y sin duda ya conocen la noticia de la adquisición del Nazareno tallado por la escultora de cámara del anterior rey de España. Mientras la uvas en los majuelos van alcanzando la madurez adecuada para la vendimia y de las vigas de despensas y cámaras ya cuelgan las llamadas “colgaeras”, alguien, que se ha adelantado a Cardós y su comitiva, va desgranando, con la misma lentitud que desgrana la “gancha” de uvas recién cogida de la parra, noticias de la inminente llegada de la imagen. A la misma hora María Manzanares y sus beatas no dan calma a su ansiedad. En el mesón y posada del Pozo Viejo, en el mesón de Saavedra, junto a la iglesia, y en los poyos de todas las casas donde los vecinos se sientan para conversar, disfrutando de la tibieza del atardecer, los comentarios y las preguntas giran sobre un único tema, las noticias recién llegadas de Madrid. Las conversaciones son vivas, uno asegura que antes de llegar a Alcalá, gentes del duque del Infantado han intentado embargar la imagen; otro, que un comerciante genovés había ofrecido el doble de reales para quedarse con ella; un recién incorporado a la conversación asegura que las mulas que tiraban de la galera se plantaron y no hubo quien las hiciera retroceder a Madrid; alguien, por su cuenta, apunta que la imagen es milagrosa y así mil y una historias que alimentarán la leyenda, que prepararán el terreno como se prepara un barbecho bien trabajado para la siembra que se avecina después de la vendimia. Terreno donde crecerá la devoción, donde anidará la fe, donde cuajará un nuevo modo de ver a Sisante, desde dentro y desde fuera, como un sitio distinto de aquel pequeño lugar que Vara de Rey, al ser apartado de la jurisdicción de Alarcón en 1445, reclamó como aldea propia y que cien años después compró a la corona.

SEPTIEMBRE DE 2011

También se recogen en este texto aspectos que los lugareños consideraron casi milagrosos relacionados tanto con la compra de la talla, como con la construcción del convento y la iglesia. EL DIA

Vista aérea de la villa de Sisante.

UNO DE LOS MILAGROS

DOCUMENTACIÓN

LLEGADA DEL NAZARENO

El de la yegua sin Cardós y Hortelano De 1445 datan los amo que ayudó a primeros documentos abren paso a una acarrear material conocidos por ahora galera que lleva en su para la iglesia y al cajón un enorme que mencionan a acabar, desapareció bulto Sisante Uno de los vecinos que escucha las nuevas, mira, desde la puerta del mesón, las obras que se han iniciado para concluir la nueva fachada de la iglesia de Santa Catalina que abrirá puerta a la calle grande y recuerda las historias que había oído contar a su abuelo Pedro de Alcarria, de cómo él, su yerno Pedro de Tébar y sus parientes los López Piedrabuena, decidieron un día que Sisante podía y debería caminar, sin las tutelas y dependencias que venían arrastrando desde siglos, primero de Alarcón, luego de San Clemente y Vara de Rey, si querían convertirse en una villa de mediana importancia. Había llegado la hora de convertirse en villa. La gota que había rebasado la paciencia de los sisanteños fue el repartimiento de 500 ducados que Vara de Rey impuso a los vecinos de Sisante para pagar su propia exención de San Clemente. ¿Quién iba a pagar para se-

guir siendo una aldea administrada por Vara de Rey?. Corría el año 1574 y Sisante, que comenzaba a recibir nuevos vecinos, ya no era una aldea, un simple lugar, asentado en un cruce de caminos, resto de antigua población perdida en la memoria de la historia, era ya la voluntad puesta en pie de unos hombres con espíritu fundacional. Cuanta pelea para llegar a esto, cuantos esfuerzos, cuantos pleitos para alcanzar la autonomía, para ser villa propia; desde 1445, año en que están fechados los primeros documentos conocidos por ahora que mencionan a Sisante, hasta 1635 en que se consigue el villazgo, habían pasado casi doscientos años y ahora, otros setenta años después, los nietos y los biznietos de aquellos que lo consiguieron ven crecer la villa a un ritmo acelerado; los vecinos aumentan con rapidez , si fueron 562 los que en 1635 pagaron 16 duca-

dos cada uno para su exención y adquirir el título de villa, ahora ya sobrepasan los 800, los nuevos habitantes demandan viviendas y se abren calles nuevas mas allá del Pozo Viejo, entre el Santo Cristo y los Hoyos, por el norte y el oriente; por el poniente la ermita de la Concepción ya no está extramuros, rodeada de campo, al borde del camino de Vara de Rey, que ahora es calle donde se alza en su inicio el rollo y la picota, símbolos de la justicia y del villazgo. Ahora la ermita, construida a mediados del pasado siglo como otras muchas en Castilla, por los que defendían la proclamación como dogma de fe la inmaculada concepción de la virgen María, está rodeada por edificios de nueva planta, como el molino de aceite y el huerto de Jacinto Martínez de Herrera y una nueva posada. Por el mediodía, para admiración de propios y extraños, apare-

ce, ante los viajeros que llegan de Fuensanta, de La Roda y de Pozo Amargo la fábrica del convento y su iglesia, ocupando los terrenos permutados, ¡por un enterramiento¡, a Cristóbal Ruiz de Alarcón, en la Hoya, junto a los olmos que bordean el camino de Pozo Amargo. El convento y la iglesia se han construido en un tiempo record, menos de seis años y para algunos se ha hecho con ayudas milagrosas, como la aparición un buen día de una yegua sin propietario que sirvió para el acarreo de materiales desde las canteras y que desapareció el mismo día que finalizó la construcción. En la obra de la iglesia debieron participar de forma voluntaria y gratuita muchos vecinos a tenor del precio desembolsado por la misma, un total de 11.000 reales, que considero escasos si los comparamos con los 15.000 pagados por Hortelano a los herederos de Luisa Roldán, por la talla del Nazareno. A los 11.000 reales que costaron las obras habría que añadir, por otra parte, el valor de las realizadas en las seis capillas laterales, que vendido su suelo por 1.000 reales cada una, tenían como condición que las obras para su realización corrieran por cuenta de los compradores. Terminada la obra en 1708 han de pasar tres años para cumplir el destino soñado por Hortelano y las madres beatas…, pero la hora está a punto de llegar, el momento que dará sentido a todos los esfuerzos, a todos los desvelos. Suenan arrebatadas de repente las campanas del beaterio, repican a gloria las de la iglesia; algunos vecinos comienzan a arremolinarse junto al rollo y con sus antorchas encienden la noche de Sisante; corre la voz y por los cruces de las calles comienzan a encenderse luminarias alimentadas por sarmientos y cepas viejas que aroman el aire nocturno. Aparece Cardós a lomos de yegua vieja, a su lado, Hortelano sobre una mula torda, llegan ambos con la fatiga de tres días de marcha sin reposo, abriendo el camino a una galera que lleva en su cajón, un enorme bulto que la ocupa en su totalidad. No detienen su paso y avanzan, rodeados por vecinos que les iluminan la marcha con sus hachones, camino del convento. Siguen repicando las campanas y a la comitiva se va uniendo el pueblo todo, vecino a vecino, hasta el atrio del convento, donde las beatas, hincadas las rodillas en el suelo, elevan sus plegarias… es la hora de Sisante.


EL DÍA SEPTIEMBRE DE 2011

III CENTENARIO DE LA LLEGADA DE NTRO. PADRE JESÚS

Sisante III Centenario de la llegada de N.P. Jesús 15

En el año 2000, con motivo de la celebración del Año Jubilar del Convento de las Clarisas tuvo lugar la última salida de Nuestro Padre Jesús. La sagrada imagen participó en dos desfiles que tuvieron lugar en Cuenca e Iniesta junto a la copatrona de la capital

Ayer, hoy y siempre: Imágenes de las procesiones jubilares del año 2000

De izda. a dcha., Nuestro Padre Jesús desfilando por las calles de Cuenca el 31 de marzo de 2000. La sagrada imagen, al día siguiente, por Iniesta, acompañado por numerosas damas.

El 1 de abril de 2000, la copatrona de Cuenca, la Virgen de las Angustias, desfiló en Iniesta ante una ingente muchedumbre, además de las principales autoridades eclesiásticas y civiles.

La imagen de Nuestro Padre Jesús cuenta con miles de fieles devotos. Las autoridades civiles y eclesiásticas acudieron a los desfiles de Iniesta y Cuenca.


16

Sisante Publicidad

EL DÍA SEPTIEMBRE DE 2011

Colaboradores: III centenario de la llegada de Ntro. Padre Jesús de Sisante


EL DÍA

Especial III Centenario de la llegada de N.P. Jesús

MARTES, 13 DE SEPTIEMBRE DE 2011

—ENTREVISTA—

—COLABORACIÓN—

José María Gómez Abella

La devoción de Nuestro P. J. Nazareno de Sisante en toda la comarca

—Director Gerente de Exceltrans Servicios, S.L.— En Exceltrans Servicios son conscientes de que la crisis se está cebando con el sector, por ello agradecen la fidelidad de sus clientes. “Nos ayudan a mantenernos en volumen de operaciones. Creo que es un premio a la atención que les dispensamos y a la calidad que les aporta nuestro servicio de asesoramiento integral”. Por EL DIA

«Ayudamos a reducir costos al pequeño y mediano transportista»

E

XCELTRANS SERVICIOS es una central de compras de ámbito nacional dedicada a la comercialización de bienes y servicios en condiciones excepcionales para el transportista. Su gerente habla para EL DIA sobre la actualidad del sector.

—¿Cuál es la aportación de la compañía al sector del transporte?

—Ayudamos a la pequeña y mediana empresa y al autónomo transportista a reducir sus costos, y de ese modo a optimizar la gestión y aumentar sus posibilidades de sobrevivir en el actual contexto económico.

—De entre los productos y servicios que ofrecen. ¿Cuáles son los más demandados por el sector transporte?

Los que mejor cubren sus necesidades de reducción de costes. Las tarjetas de gasóleo y autopistas, o un buen precio en los seguros y los servicios de telefonía móvil suponen un importante ahorro y pueden aliviar la cuenta de resultados del transportista. —¿Una radiografía del sector?

—El sector del transporte está muy dañado en la actualidad. El 25 por ciento de mercado lo ocupan los grandes operadores y el 75 por ciento restante se nutre de PYMES y empresarios individuales. Esos grandes operadores logísticos inciden sobre el precio de los portes y consiguen estrangular la capacidad de los más modestos, impidiéndoles competir. Por otro lado, el impacto del coste del carburante en la cuenta de explotación y la imprevisibilidad de las oscilaciones de los precios del gasóleo conllevan que la distancia entre el beneficio y la pérdida se haga

Juan A. Mondéjar PROFESOR TITULAR FACULTAD CC.SS. DE CUENCA (UCLM)

La celebración del 14 de septiembre de 2011 de la Procesión con la Sagrada Imagen de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Sisante supone el culmen del Año Jubilar y todas las celebraciones con motivo del III Centenario de la llegada de la imagen a la localidad, verdadero centro de devoción cristiana en toda la comarca. Un sinfín de preparativos se han ido sucediendo desde hace meses para poder celebrar, con la solemnidad que requiere, esta importante efeméride para Sisante, para Cuenca y para todos los devotos de Nuestro Padre Jesús. Se rememora, de este modo, la labor del Padre Cristóbal Jesús Hortelano y de la Fuente cuando trajo la Sagrada Imagen a la localidad el ya lejano día 14 de septiembre de 1711 (Solemnidad de la Exaltación de la Santa Cruz) y que desde esta fecha se encuentra entronizado en el precioso camarín del Convento de Clarisas Nazarenas de Sisante, de cuyo trono barroco sólo debe descender cada 100 años según manda la tradición.

La escritura no alcanza explicar la grandiosidad de este impresionante espectáculo

—¿Cuáles son las claves de esa reducción de costes?

—Conseguimos una gran capacidad de negociación con proveedores de bienes y servicios, como resultado de la suma de fuerzas que supone la agrupación de intereses e individuos, en un colectivo. Además, en EXCELTRANS SERVICIOS podemos decir con orgullo que asesoramos a nuestros clientes que sólo contraten un producto que se ajuste a sus posibilidades y necesidades, a fin de que no incurran en más gastos que los necesarios.

17

casi imperceptible. —¿Es fácil prestar un servicio de calidad a un sector tan secuestrado por la necesidad de contener el gasto?

—La verdad es que no es sencillo. Al menos, no un servicio de calidad. Nuestra compañía ejerce una suerte de representación del colectivo de afiliados: lo que conlleva una responsabilidad. Esa responsabilidad no es ninguna menudencia: sólo después de haber cumplido más de una década de andadura en el desempeño de estas tareas, y de haber observado, analizado y conocido las necesidades y las singularidades de empresarios y profesionales, podemos afirmar que el transportista únicamente quiere trabajar con la máxima tranquilidad. Sobre todo con la de saber que no está despilfarrando y sin pensar que está conduciendo miles de kilómetros cada semana para terminar perdiendo dinero. —Una empresa como EXCELTRANS ha debido de notar especialmente la crisis…

—Aunque pueda parecer una paradoja y el contexto de crisis se esté cebando en el sector, tenemos que

agradecer a la fidelidad de nuestros clientes el poder mantenernos en términos de volumen de operaciones e, incluso, un leve crecimiento en materia de contratación de personal que, nos enorgullece decirlo, contribuye al cumplimiento de la función social del empresario. Aunque, como decía, resulte paradójico, esa situación no es consecuencia de la casualidad, sino el fruto de la fidelidad de los miembros de nuestro colectivo, que están premiando la atención y dedicación que les dispensamos y la calidad que les aporta un servicio de asesoramiento integral. —¿Qué futuro le augura a las empresas del sector transporte?

—Mi opinión es que, a pesar de encontrarnos en un período de serias e importantes dificultades, el empresario debe entender que también se trata de un momento en el que pueden presentarse grandes oportunidades. En todo caso, la receta de la continuidad del negocio, aunque no infalible, debe basarse en dos ingredientes: la voluntad de prestar un servicio de calidad y un importante esfuerzo de optimización del gasto.

Sin embargo, en la memoria de todos sus devotos está el hecho histórico excepcional acaecido con motivo del Año Jubilar de 2000, proclamado por Su Santidad el Papa Juan Pablo II: la Sagrada Imagen de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Sisante recorrió en procesión solemne las calles de Sisante, además acompañado de Ntra. Sra. de las Angustias, patrona de la diócesis. En esta ocasión, el comienzo de las celebraciones se remonta exactamente un año: el 14 de septiembre de 2010 a las doce del mediodía, con la Solemne Eucaristía, se daba inicio al Año Centenario, también denominado Año Jubilar. La celebración fue presidida por el Obispo de Cuenca, Monseñor José María Yanguas y concelebrada por los capellanes del monasterio y numerosos sacerdotes de toda la diócesis e hijos del pueblo. Resumir la devoción a Ntro. Padre Jesús Nazareno de Sisante a lo largo de estas breves líneas no es tarea fácil, por cuanto es un amor, veneración y fervor religiosos que se han transmitido a lo largo de generaciones, no sólo de sisanteños y conquenses en general, sino en toda la comarca y también lejos de nuestras fronteras. Postrarnos ante la imponente Sagrada Imagen de Ntro. Padre Jesús, obra de la famosa

Desfile jubilar de 2000.

escultora Luisa Roldán (conocida popularmente como “La Roldana”) es un suceso cuya descripción es harto difícil, ya que la palabra –y en este caso la escritura– no alcanzan la grandiosidad del impresionante espectáculo que supone ver la magnitud de la Fe que el mismo describe. La devoción hacia Nuestro Padre Jesús es como una tradición ritual en buena parte de la diócesis de Cuenca, especialmente en toda la comarca: es tradición acudir al Convento cada mes de marzo, para participar en las celebraciones religiosas en su honor, que aparecen en el calendario de todos sus devotos con una marca en su nombre, representando la atracción especial para que los quehaceres cotidianos den cabida a esa visita tan especial a su Camarín. El III Centenario de la llegada de la Sagrada Imagen a Sisante también es una buena efeméride para rendir un merecido homenaje a toda la comunidad cristiana que representan las Hermanas Clarisas Nazarenas Franciscanas y cuya silente y callada labor –sin duda incansable– repercute en todos los devotos de Ntro. Padre Jesús Nazareno. Es preciso reconocer la importante labor que desempeña la comunidad de religiosas de clausura en términos de conservación de la devoción, que se han acrecentado más si cabe por el reconocimiento a cargo de Su Santidad el Papa Benedicto XVI como Año Jubilar para Sisante durante los últimos doce meses, pero también la concesión del Año Santo “In Perpetuum” en torno a Ntro. Padre Jesús Nazareno de Sisante, que tendrá lugar cada siete años (cuando el día 14 de septiembre se celebre en viernes), siendo el próximo 2012 el primero en perpetuidad. Sisante se convierte así en una de las pocas localidades de España y de todo el mundo que tiene el privilegio de esta celebración (tras Roma, Jerusalén, Santiago de Compostela, Caravaca de la Cruz o Santo Toribio de Liébana). Quizá no seamos conscientes de vivir estos históricos acontecimientos, pero la culminación de todas estas celebraciones en torno a la expresiva imagen obra de Luisa Roldán supone un verdadero ejemplo de transmisión de fe a lo largo de generaciones y contribuye a materializar la abnegada labor de la comunidad religiosa de Clarisas Nazarenas a favor de la devoción a Ntro. Padre Jesús Nazareno de Sisante.


III Centenario Llegada Nazareno a Sisante