Issuu on Google+


05

Staff Coordinador editorial

Fernando Horowitz Diseño e Ilustración

FR para MarketingPR Comercialización

Fernando Revsin

Agradecimientos:

Jorge Amaya Fotografías Rocío Moriones Andrés Di Leo Martín Rodríguez

/eldepornauta

/Marketingpr

@eldepornauta

@marketingpr2

info@eldepornauta.com.ar

info@marketingpr.com.ar

+54 9 11 3786.8828

+54 9 11 5900.0217

eldepornauta.com

marketingpr.com.ar

Propiedad intelectual en trámite. Esta publicación no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores, ni del contenido de los anuncios publicitarios, o del posible cambio de las fechas y horarios de las competencias informadas.


Editorial

Elogio al deporte

En este quinto número encontrarás una nota explicando los beneficios de la natación

(*) por Fernando Horowitz Periodista egresado de TEA y graduado de abogado en la Universidad de Belgrano. Creador de Eldepornauta.com, distinguido con dos premios Matear, el trofeo Pierre de Coubertin en el rubro Periodista y el Lanín de Oro. Conductor radial y jefe de prensa de empresas e instituciones. En las pistas es más constante que veloz, completó cinco triatlones IronMan, una veintena de maratones y cruzó la meta de un sinfín de pruebas combinadas para demostrar que los milagros existen.

incluyendo sus múltiples ventajas para quienes practican running, ciclismo o atletismo de pista ya que mejorarán su rendimiento en estas disciplinas si agregan dos o tres sesiones semanales en pileta. Desde sus distintas especialidades, tanto médicos, psicólogos, kinesiólogos, fisiólogos del ejercicio y todo profesional de la salud, enumeran infinidad de razones que hacen a la actividad física una herramienta para mejorar la calidad de vida sin sufrir flagelos como obesidad, colesterol alto, diabetes, picos de presión o patologías cardíacas. Sin embargo, el deporte es mucho más que una herramienta para combatir los males del sedentarismo. Correr, nadar o pedalear es una inversión cuyo rédito está asegurado aunque sólo resulte visible para quienes entrenan a diario cuando amanece o bien entrada la noche. Antes o después de una jornada de trabajo o estudio, millones de aspirantes a la medalla finisher se esfuerzan para alcanzar su máximo potencial. Los resultados serán dispares. Tan sólo un puñado de campeones del alto rendimiento clasificará a los Juegos Olímpicos, algunos conquistarán títulos nacionales, otros subirán al podio de sus categorías de edad y la gran mayoría batallaremos contra el cronómetro para limar unos segundos en comparación con la carrera anterior. Aún así todos compartimos la misma matriz porque, al cabo de un par de temporadas de entrenamiento, los corredores, ciclistas y nadadores incorporamos beneficios no detectables mediante estudios médicos pero tan valiosos como el oro olímpico. Como una lista meramente enumerativa, estos son algunos de los beneficios del deporte. Amistades más allá de las pistas: cada domingo vemos rivales que disputan un sprint final que culmina con un fraternal abrazo para extenderse en un tercer tiempo donde ambos, con sus respectivas familias, comparten anécdotas de la competencia. Como las redes sociales pero en vivo y en directo: en los entrenamientos, torneos y carreras se hacen nuevos amigos, se forjan proyectos de trabajo, surgen noviazgos e incluso se forman familias. Toda una suerte de Tinder de carne y hueso, más de uno conoció a su media naranja a través del deporte. Predicar con el ejemplo: en silencio, cada día de entrenamiento construye un combo de actitud positiva, constancia y superación personal que después nos acompaña en todo ámbito de la vida. Mens sana in corpore sano: nadie está a salvo de sufrir contratiempos de cualquier índole pero siempre tendremos al deporte como tabla de salvación. Correr en solitario escuchando nuestra música favorita, pedalear en un pelotón de amigos o nadar descargando los problemas en cada brazada siempre nos ayuda en nuestros peores momentos que serían aún más graves sin esta amada escuela de vida. No cuelgues las zapatillas, tampoco te saques las antiparras ni te bajes de la bicicleta. Seguí adelante, último siempre saldrá quien no lo intente. eldepornauta.com 3


Sumario de la revista

5

Una bicicleta ideal para la ciudad

8 Nadar te ayuda a correr y pedalear mejor

6 Running Made In Kenia

11

5.000 kilĂłmetros a pura zancada

13 BicicleterĂ­as Boutique: Soho Bike


Una bicicleta ideal para la ciudad Con su modelo Koln, la marca argentina Skinred brinda una de las mejores opciones en precio y calidad para ciclismo urbano.

El medio de transporte más económico y saludable ahora tiene una nave

ideal para pedalear por la ciudad. La bicicleta Skinred modelo Koln es una gran alternativa para ciclismo urbano gracias a sus prestaciones técnicas, accesorios y durabilidad con muy bajo mantenimiento. En color azul o negro, con cuadro de aluminio Rodado 28 de diseño específico para hombre, mujer o unisex, la Skinred Koln tiene frenos V-Brake, plato, palancas, cadena y cambios Shimano de seis velocidades siendo tan veloz como cómoda para trasladarse en grandes ciudades. Disponible en todo el país a través de locales con tarjeta de crédito en cuotas o Plan Ahora 12, esta city bike ofrece mejor precio y mayor calidad que los modelos de ciclismo urbano de otras marcas. Además de su cuadro de aluminio importado, la bicicleta Skinred Koln trae llantas doble pared para bajar cordones o rodar sobre adoquines. Su asiento con resortes, la horquilla con suspensión y el stem regulable para colocar el manubrio a la medida de cada ciclista, la convierten en la bici urbana más confortable sin sufrir molestias posturales. Pensada en todos sus detalles para viajar por la ciudad en forma rápida y confortable, la Skinred Koln tiene guardabarros largos y un porta-paquetes ajustable de aluminio para cargar bolsos, mochilas e indumentaria. VIDEO

DEL

MODELO REALIZADO POR

ELDEPORNUTA

Ficha Técnica Bicicleta Skinred Modelo Koln para ciclismo urbano - Rodado 28 o 26 según su cuadro específico para hombre, mujer o unisex - Cambios Shimano de seis velocidades con caja semisellada - Cuadro importado de aluminio en color azul o negro - Llantas Doble Pared Stem regulable en altura - Horquilla con suspensión delantera - Asiento con resortes - Portapaquetes ajustable de aluminio - Guardabarros largos

INGRESÁ AQUÍ PARA CONOCER LOS PUNTOS DE VENTA EN TODO EL PAÍS ¿MÁS INFO? SKINRED.COM.AR 4116-3209 / 3212 INFO@SKINRED.COM.AR

/SKINREDBIKES @SKINREDBIKES eldepornauta.com 5


Running made in Kenia El triatleta argentino Andrés Di Leo entrenó dos meses en el Valle del Rift, cuna de campeones mundiales y olímpicos del atletismo de fondo.

Rionegrino de nacimiento y santafesino por adopción ya que en esa provincia se graduó de ingeniero en recursos hídricos y desarrolló una carrera deportiva como habitué del podio en pruebas combinadas. Ganador del triatlón y duatlón X-Terra con bicicleta MTB de los Masters Games 2015 de Nueva Zelanda, Andrés Di Leo vivió estos últimos dos meses en Kenia, la potencia mundial del atletismo de media y larga distancia, donde entrenó en la meca del running cuyas experiencias ahora reveló para Eldepornauta. Sin otra compañía que una mochila sobre su hombro, Di Leo aterrizó en la ciudad de Iten, enclavada en el Valle del Rift a 2.400 metros de altura sobre el nivel del mar. Recibido como un miembro más en la casa de una familia keniata, compartió las tareas cotidianas que incluyeron el entrenamiento en doble turno de lunes a sábado. “Kenia es un destino fascinante para quienes sentimos pasión por el running y resulta accesible porque se vive muy bien con trescientos dólares al mes, los corredores solventan sus gastos con menos de cien pagando alquileres de veinte o treinta dólares con energía eléctrica incluida. Viví dos meses cumpliendo la rutina keniata ya que hacía las compras en el supermercado, cocinaba mis alimentos, lavaba la ropa y corría con un alto volumen e intensidad para completar 120 kilómetros semanales”, explicó Di Leo cuyo mejor registro en 10K fue de 33m10s mientras cronometró 1h16m en los 21K del medio maratón y 15m45s en los 5 mil metros. Con inicios en el canotaje, la natación y el rugby, Di Leo lse especializó en atletismo y triatlón bajo la guía técnica de Guillermo Chiaraviglio y Rafael Zencklussen respectivamente. “En Kenia entrené con distintos grupos pero todos madrugaban para correr y, tres o cuatro veces a la semana, lo hacían en doble turno, sólo se descansa el domingo para ir a la iglesia, allá nadie corre para divertirse, ellos toman al atletismo como un trabajo sacrificado con la esperanza de mejorar sus vidas, construirse una casa o concretar un emprendimiento comercial”, detalló este embajador deportivo argentino que realizó donaciones en jardines de infantes de la región. Con el misionero irlandés Colm O’Connell como mentor deportivo desde 1976, el colegio secundario San Patrick High School se erige como una factoría de campeones mundiales y olímpicos entre los que se cuentan Wilson Boit Kipketer, presea de plata en 3 mil metros con obstáculos en Sydney 2000, Peter Rono, oro en los 1.500 metros de Seúl 1988, Ibrahim Hussein, ganador del Maratón de Nueva York y tres ediciones de Boston y el plusmarquista David Rudisha con su victoria en los 800 metros de Londres 2012. “El nivel competitivo de Kenia es impensado para nuestros parámetros, un atleta promedio en Iten, aquel que su rendimiento no le permite representar a su país en el exterior, corre 10K en 29 minutos, mete 21K en 1h04m o completa los 42K del maratón en 2h13m. Para lograr esas marcas, se sobreponen a una vida muy dura, la mayoría se criaron en el campo rodeados de pobreza extrema, trabajando desde niños en tareas rurales, cuidando animales o recorriendo largas distancias para traer agua o alimentos, aún así, siempre están sonrientes” Si bien los niños juegan e incluso arrean vacas descalzos, todos los atletas cuentan con zapatillas. “En Kenia nadie entrena descalzo salvo los chicos que corren para ir y volver de la escuela, al cumplir dieciséis o diecisiete años ya tienen los músculos de los pies mucho mas desarrollados y fuertes con el arco más elevado, esto les da una técnica más efectiva que a sus futuros rivales europeos o estadounidenses”, afirmó Di Leo, quien trató infructuosamente de instalar la ronda de mates como costumbre post-entrenamiento como hacía con su madre Susana y sus hermanas Paulina y Clarisa en su hogar de Viedma.


por Andrés Di Leo

Corredor y triatleta rionegrino de 36 años, graduado de ingeniero hídrico en la Universidad Nacional de Sante Fe. Integrante del equipo X-Raze, representó a la Argentina en el IronMan 70.3 de Pucón en Chile. Radicado en Nueva Zelanda, ganó el triatlón y duatlón X-Terra de los Masters Games 2015 de Oceanía. Vivió y entrenó desde el 21 de marzo al 23 de mayo pasado en la ciudad keniata de Iten, en el valle del Rift, considerada como la cuna de los reyes del atletismo de fondo.

Así se entrena en Kenia En el Valle del Rift, todos los atletas suman de 120 a 200 kilómetros semanales. Corren de lunes a viernes dos veces al día y los sábados realizan un fondo largo de treinta kilómetros a ritmo de carrera ya que el domingo es una jornada de descanso para ir a la iglesia. El entrenamiento específico lo efectúan a la mañana en grupos de cien a doscientos fondistas. En el turno vespertino trotan en solitario a un ritmo suave de 4m a 4m45s por kilómetro que para ellos sería regenerativo. Las sesiones de Fartlek, un sistema de entrenamiento de resistencia con constantes cambios de ritmo sin descanso alguno, comienzan a las seis de la mañana ni bien sale el sol. Corren en zonas montañosas, con subidas de doscientos o trescientos metros, durante cincuenta minutos a una hora con intervalos de 1x1 minuto o 2x1 minuto o 3x1 minuto e incluso algunos llegan a 5x1 minuto. El primer número es la cantidad de minutos que corren a un ritmo más elevado que la velocidad de carrera. A veces, madrugan para trotar media hora bien tranquilos para regresar a tomar un té con rodajas de pan. Después, a media mañana, meten una sesión de velocidad. Tras el almuerzo y siesta, a las 16 ya están corriendo de nuevo. Me sorprendió la falta de hidratación en los entrenamientos ni siquiera llevan líquido a las sesiones de pista. Corren treinta kilómetros sin tomar una gota de agua. Tampoco se llevan provisiones para las series de velocidad en cuestas en las que hacen infinidad de pasadas en pendientes moderadas de trescientos o cuatrocientos metros de largo. Los trabajos de pasadas de velocidad en pista o fondos a ritmo lento son similares a los que se acostumbra en Argentina. Corren pasadas de 400, 600, 800, 1.000 o 2.000 mts, a ritmo exigido con uno o dos minutos de descanso.

Desayuno de campeones Además de entrenar más y mejor que sus rivales, los

corredores de Kenia consumen alimentos que los ayudan a destrozar al cronómetro. Bautizada como el entrenamiento invisible, la alimentación forma parte de la clave de la hegemonía del atletismo keniata. Los corredores del Valle del Rift llevan una dieta tan básica como nutritiva. En Kenia todas las comidas se prepararan con harina de maíz, verduras, papas, porotos y un poco de carne. Beben mucho té y leche de vaca o cabra. Pocos hogares tienen horno, todo se cocina en grandes ollas que calientan con carbón. El plato típico keniata, como de todo el este de África, es el Ugali, una masa o puré elaborado con harina de maíz que se sirve caliente o frío acompañado de verduras, cereales, carne y leche. Cada porción aporta 300 calorías y 75 gramos de carbohidratos. A diferencia de la pasta tradicional, tiene menos grasas y proteínas pero más hidratos de carbono. La dieta de los corredores keniatas implica una ingesta calórica menor a las 2.550 calorías recomendadas para un deportista. Los fondistas africanos no sobrepasan las 2.340 calorías por jornada con un 13% de proteínas y 71% de carbohidratos que, casi en su totalidad, son vegetales. Desconocen las grasas saturadas, los postres y las golosinas, su dieta apenas tiene un 15% de grasas de origen animal o leche entera, su bebida favorita junto al té.

eldepornauta.com 7


Nadar te ayuda a correr y pedalear mejor El entrenamiento en pileta sirve como complemento ideal para quienes practican running o ciclismo. Junto con el atletismo y el ciclismo, la natación es una de las tres disciplinas fundamentales de los Juegos Olímpicos ya que sus 32 pruebas de pileta, más el maratón acuático, distribuirán 102 medallas que incidirán en forma determinante en la clasificación general final absoluta de Río 2016. La natación es un seguro de vida contra la mortalidad por ahogamiento. Aquellos países que implementan la enseñanza gratuita de natación para niños y jóvenes redujeron la cantidad de muertes en aguas abiertas o piletas. No se trata de colgar las zapatillas ni bajarse de la bicicleta. Al contrario, zambullirse a la pileta es un complemento perfecto para quienes corren o pedalean. A continuación enumeramos un decálogo con los principales beneficios de la natación: 1. Un deporte sanador y sin lesiones A diferencia de disciplinas de contacto, la natación no implica riesgo de lesiones. El entrenamiento en pileta reduce hasta un 30% el tiempo que insume la recuperación de una dolencia física. En el agua no se ejerce presión e impacto, el cuerpo empuja para arriba disminuyendo su peso. Los cuatro estilos -crol, pecho, espalda y mariposa- combaten la rigidez muscular, distienden y evitan los dolores provocados por las malas posturas en la vida cotidiana. La natación mejora la condición física de los sedentarios o quienes desean retomar la actividad física. Es el ejercicio más recomendable para rehabilitación de una fractura, esguince o trasplante. 2. Más brazadas, más músculos: La natación es el complemento perfecto para aquellos que practican otras disciplinas, en especial, running o ciclismo. Un mínimo de dos sesiones semanales de una hora, garantizan más fuerza y mejor musculatura. Se recomienda hacer series alternando el uso de manoplas, tablas o aletas que proporcionarán mayor fuerza en brazos y piernas. El agua es doce veces más densa que el aire y obliga al cuerpo a seguir un ritmo más exigente e incrementa la capacidad pulmonar. Dos ventajas que, en poco tiempo, mejorarán el rendimiento en cada zancada o arriba de la bicicleta. Nadar estilo crol o pecho en forma suave disipa el ácido láctico y elimina la sensación de fatiga extrema después de un entrenamiento exigente de ciclismo o pedestrismo. También es aconsejable tras cruzar la meta de un maratón. 3. Aumenta la elasticidad y flexibilidad Al mismo tiempo que relaja las articulaciones, la natación incrementa la resistencia y flexibilidad. Los nadadores son más laxos que sus pares de otras disciplinas. La pileta es la opción adecuada para contrarrestar la rigidez propia del gimnasio y los trabajos con pesas o mancuernas. Un estudio interdisciplinario elaborado por la Organización Mundial de la Salud


(OMS) constató que la natación es el mejor deporte para el desarrollo de niños y adolescentes ya que activa todos los grupos musculares sin riesgo de lesiones. 4. Ayuda a la salud cardiovascular Nadar tres veces por semana mejora el bombeo y flujo sanguíneo reduciendo hasta un 35% las posibilidades de enfermedades coronarias. Los nadadores tienen menor presión arterial que los sedentarios e incluso que deportistas de otras disciplinas de conjunto e individuales. 5. Derrota a la balanza La natación es una eficiente solución para quienes desean adelgazar o mantener su peso. El volumen e intensidad del entrenamiento determina la cantidad de calorías que se quemarán en la pileta. Se calcula que nadar crol quema 100 calorías cada diez minutos continuos mientras el estilo pecho o espalda insume unas 70 en ese mismo lapso de tiempo. Considerada como el más técnico de los cuatro estilos, la modalidad mariposa quema 150 calorías cada diez minutos, más del doble de pecho y espalda y un 50% superior al crol dado que exige un elevado consumo de oxígeno. 6. Enemigo del asma Los médicos recomiendan la natación a sus pacientes asmáticos ya que disminuye e incluso anula las afecciones respiratorias como sucedió con un niño llamado Mark Spitz, quien tiempo después ganó siete medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Munich 1972. Sus compatriotas, los plusmarquistas estadounidenses Tom Dolan, Kurt Grote y Nancy Hogshead también superaron el asma gracias a la natación convirtiéndose en campeones olímpicos. Publicado en la revista Respirology, un estudio médico constató que chicos asmáticos mejoraron su condición física tras seis semanas de natación. Al cabo de un mes y medio de entrenamiento mermaron sus síntomas y ronquidos. 7. Combate el colesterol Cada brazada regula los niveles adecuados del HDL que limpia las arterias. Además, mantiene controlados los índices de LDL, también conocido como colesterol malo porque genera patologías cardíacas. 8. Barrera contra la diabetes El entrenamiento en pileta, como todo ejercicio aeróbico, controla la glucemia. Tres sesiones semanales de natación, de media hora cada una, queman unas 900 calorías reduciendo un 10% el riesgo de contraer diabetes Tipo 2. 9. Adiós stress, hola buena onda Nadar a un ritmo sostenido, con una exigencia acorde a la edad y nivel deportivo de cada uno, estimula la producción de endorfinas que son popularmente bautizadas como hormonas de la felicidad dado que generan sensación de placer y bienestar corporal. La natación distiende a nivel mental y físico, es el único deporte cuyo estado de relajación se asimila al yoga. 10. Longevos con perfume a cloro La pileta aumenta la expectativa de vida. Como resultado de tres décadas de evaluación a 40.000 personas cuyas edades oscilaban entre 20 a 29 años, científicos norteamericanos de la Universidad de Carolina del Sur comprobaron que los nadadores tienen una tasa de mortalidad 50% menor a los sedentarios e incluso a corredores ocasionales.

eldepornauta.com 5 eldepornauta.com 9


5.000 kilómetros a pura zancada Martín Rodríguez corre por la Ruta 40 desde Ushuaia hasta La Quiaca con un fin solidario. En agosto de 2014 estuvo seis horas inconsciente a raíz de un pico de stress que, internación mediante, superó con el mismo optimismo y tesón que desde octubre lo impulsa a completar una proeza deportiva que recauda alimentos no perecederos para instituciones de su Tandil natal. El profesor de educación física Martín Rodríguez ya corrió 5.000 kilómetros a lo largo de la Ruta 40 restándole setecientos para unir la Argentina -desde Tierra del Fuego hasta Jujuy- empujando un carro de setenta kilos donde traslada su carpa, bolsa de dormir, herramientas, botiquín, comida, agua e indumentaria. En soledad, sin acompañamiento logístico ante la falta de sponsors, Rodríguez corre treinta kilómetros diarios por la ruta 40 a pesar de la fatiga acumulada en estos ocho meses a pura zancada. Alternando sus nueve pares de zapatillas, se sobrepuso a vientos de 130 kilómetros por hora, el hielo que congelaba su carpa o la rotura de una rueda del carro. “Todos los días realizo la misma rutina, madrugo e ingiero un desayuno potente para correr treinta kilómetros que me insumen seis horas porque me detengo a comer e hidratarme, cada jornada termina temprano pero, después de armar la carpa y cocinarme algo para recuperar energías, me hago un tiempo para leer o escribir”, le explicó Rodríguez a Eldepornauta a través de las redes sociales al arribar a la provincia de Catamarca. Con veinticinco años, 64 kilos y 1,70 de altura, este discípulo del entrenador Diego Simón ya cruzó Tierra del Fuego, Santa Cruz, Chubut, Río Negro y Neuquén, provincias que recibieron los víveres reunidos en diferentes tramos del bautizado Desafío Solidario Ruta 40. “En mi primera noche de internación soñé que corría y, tras renunciar a mis dos empleos, catorce meses después comencé este raid pedestre en el que ya ayudé a más de la mitad de las instituciones previstas”, añadió Rodríguez, quien aprovechó su paso por Río Grande y Río Gallegos para cruzar la meta de dos carreras locales. Consultado sobre su visión del running más allá de los límites porteños o bonaerenses, el profe Rodríguez sostuvo que se encontró con más corredores de lo imaginado. “A pesar de las adversidades climáticas, en especial en la Patagonia, mucha gente corre para liberarse de las tensiones cotidianas y conectarse con la naturaleza”, añadió quien se declara admirador del parque nacional Nahuel Huapi y Lanín, Mendoza, San Juan y La Rioja a los que define como “lugares ideales para salir a trotar”. Docente de alma, Rodríguez describió a esta travesía de sur a norte como un reto que, además de la misión benéfica y la faz deportiva, sirve para educar con el ejemplo. “La difusión es importante porque mucha gente sedentaria verá que entrenando con la guía profesional adecuada se mejora la calidad de vida y se alcanzan o b j e t i v o s impensados, algo que siempre intento transmitir a mis alumnos como a quienes se cruzan en mi camino”.

eldepornauta.com 11



Revista 5 3