Issuu on Google+

ARTEFACTOS miguel pueyo


ARTEFACTOS miguel pueyo

Del 16 de juliol al 8 d´agost de 2004

Horari de visita: De dilluns a diumenge de 18.00 a 21.00 h

CENTRE CULTURAL TORRE VELLA Carrer de l´Arquebisbe Pere de Cardona, SALOU


ÓICISOPXE EXPOSICIÓ Organiza Centre Cultural Torre Vella Ajuntament de Salou Regidoria de Cultura Gestió i Coordinació Josep M. Guinovart GELÀTAC CATÀLEG Edita Ajuntament de Salou Regidoria de Cultura Coordinació Josep M. Guinovart Texto Miguel Pueyo Fotografías Eugenio Zúñiga Impremta Linegrafic S.A.

Túnel del acceso al zulo

Dipòsit Legal NA. 1976-2004


L'exposició de Miguel Pueyo que em plau presentar, constitueix un magnífic exemple de l'art pluridisciplinar més actual. Pueyo és un autor de sòlida trajectòria en el camp de les arts plàstiques, que realitza les seves obres mitjançant la utilització de diverses tècniques. La seva concepció del procés creatiu és doncs, totalment independent de la tècnica emprada. Treballa tant en l'àmbit de la fotografia, com en composicions tridimensional en les quals juga un paper molt principal la llum. Una llum d'artifici -mai millor dit- que forma part intrínseca de l'obra i que pot multiplicar-se fins l'infinit a través de miralls. Una proposta sens dubte de la màxima actualitat, d'un artista inquiet i que cerca nous camins en el llarg i concorregut camí de l'art. La exposición de Miguel Pueyo, que me complazco en presentar, constituye un magnífico ejemplo del arte pluridisciplinar más actual. Pueyo es un autor de sólida trayectoria en el campo de las artes plásticas, que realiza sus obras mediante la utilización de diversas técnicas. Su concepción del proceso creativo es pues, totalmente independiente de la técnica de la que se sirve. Trabaja tanto en el ámbito de la fotografía como en composiciones tridimensionales, en las cuales juega un papel principal la luz. Una luz de artificio -nunca mejor dicho- que forma parte intrínseca de la obra y que puede multiplicarse hasta el infinito mediante espejos. Una propuesta, sin duda, de máxima actualidad, de un artista inquieto y que busca nuevos caminos en el largo y concurrido camino del arte. Pere Granados Carrillo Regidor de Cultura de l'Ajuntament de Salou


ENTRAR O QUEDARSE FUERA La cuestión reside entre estas dos opciones opuestas: contemplar o participar. La televisión es cada día más salvaje y, a fuerza de butaca y mando a distancia, de indiferencia y egoísmo, hemos hecho realidad aquella denominación de "espectadores pasivos" La televisión, en general todos los medios de comunicación, se convierten en artefactos preocupantemente anestesiantes. Hace unas semanas el terrorismo islámico secuestró y degolló a un prisionero civil norteamericano como respuesta a las brutales torturas cometidas por el ejército yanqui en Irak. Para aquellos que quisieran más detalles, más morbo, internet se encargaba de ofrecer la escena íntegra, sin cortes publicitarios Esta misma semana una perturbada ha rajado el vientre de una mujer embarazada y le ha sacado el hijo nonato para robárselo. La agresora ha sido detenida, la agredida se encuentra en buen estado y el niño está sano y salvo. Y la televisión consiguió la imagen que buscaba: la cicatriz resultante de la brutal cuchillada A principios de año comencé a trabajar en el proyecto ZULO. Viviendo como vivo en Navarra, tengo presente el denominado "conflicto vasco" a cada paso, en todos y cada uno de los aspectos de la vida. Defiendo un arte comprometido con el entorno. El arte, como lenguaje que es, tiene que servir(me) como vehículo de expresión. La necesidad es la que me obliga a hablar de lo que me rodea Quizás por el significativo retroceso que está viviendo de un tiempo a esta parte el terrorismo abertzale, tal vez por el temor que nos provoca el terrorismo internacional o, espero que no, por la capacidad anestesiante de los medios de comunicación de la que ya hemos hablado, empecé a notar una cada vez mayor apatía entre la gente que me


AVISO AL ESPECTADOR Se ruega al espectador que lea detenidamente las instrucciones que se dan a continuación antes de entrar en el Horno de la Ciudadela. La instalación que hay actualmente en este espacio puede resultar agresiva y dañar la sensibilidad del espectador

Reproducción del texto colocado a la entrada de la instalación

1- Debido a la dureza de condiciones que se plantean para disfrutar de esta experiencia, y en previsión de que muchos de los espectadores que se acerquen a la pieza no van a atreverse a entrar en su interior, la instalación se ha concebido con DOS ENTRADAS diferentes y excluyentes entre sí. La primera entrada da acceso al INTERIOR del zulo y, por lo tanto, permite sentir la experiencia directamente. Esta experiencia puede resultar claustrofóbica y agobiante. La segunda opción permite una visita al EXTERIOR del zulo y permite contemplar las características del montaje 2- La instalación, en su parte interior, reproduce aproximadamente el interior de un ZULO terrorista. El espacio que se ha recreado es muy pequeño, húmedo, oscuro y frío. Dentro del mismo el espectador puede sufrir sensaciones de agobio, frío, soledad, desamparo, angustia. La persona que acepte ser secuestrada conoce la posibilidad de que, dentro del zulo, se produzcan torturas físicas y/o psicológicas y da su consentimiento para padecerlas 3- Para escoger la posibilidad de penetrar en el interior y ser REALMENTE SECUESTRADO, se exige al espectador que lea detenidamente un CONTRATO en el que se especifican las condiciones de la acción. En dicho contrato se pide al espectador su consentimiento por escrito para ser secuestrado y se especifica que el espectador desconoce en todo momento el tiempo de su secuestro, siendo éste SIEMPRE superior a 10 minutos e inferior a 72 horas. El espectador NO tiene la opción de decidir el tiempo que va a permanecer secuestrado, decisión que recaerá en la persona encargada de la vigilancia 4- Todo espectador que no se sienta capaz de ser encerrado en este espacio reducido por un tiempo indeterminado, podrá optar por visitar el ZULO desde el exterior, siendo, en dicho caso, ESPECTADOR de la instalación en lugar de optar por ser el PROTAGONISTA de la misma. 5- Toda persona que acceda a la visita, sea por su parte exterior o bien al interior de la misma sabe a que atenerse y se hace responsable de sus actos. El autor, personal de vigilancia y la entidad responsable de la sala declinan cualquier responsabilidad y dan por supuesto que toda persona que accede a este espacio es consciente de lo que puede ver y sentir


rodeaba. En las manifestaciones posteriores a cada atentado, afortunadamente cada vez más distanciadas entre sí, se respiraba un ambiente de resignación, de "salimos y no sirve para nada" El 11 de marzo cambió, aparentemente, este desinterés. Ese día, trsite casualidad, estaba prevista la inauguración de la instalación ZULO en el Horno de la Ciudadela, en Pamplona. A las diez de la mañana salí de casa en dirección a la rueda de prensa y puse la radio del coche. 2 bombas, 12 víctimas. Me quedé helado. En los diez minutos que me cuesta llegar a Ciudadela la cifra supera la veintena. Me bajé del coche convulsionado. Todos hablábamos de lo mismo. Inimaginable. A las 11, los pocos periodistas que habían podido venir, los responsables de la exposición, todos los presentes, no hablábamos de otra cosa. Suspendí la rueda de prensa, la inauguración y la pospusimos hasta cuatro días después Los días fueron pasando y nos dimos cuenta, poco a poco, de la magnitud de la tragedia. Sin embargo vuelvo a ver un punto de apatía. Las víctimas ya solo son números. 106, 107, 108. Cada día hay uno, dos más. Y ya casi da igual. Nada va a cambiar sean 100 o 200. Es una sensación terrible. No podemos imaginar el dolor de los familiares, cada una de las víctimas vale ese dolor. Pero no es un dolor exponencial. A partir de un determinado número, todo da igual, ya nada tiene sentido La gente que me es más cercana se asusta, se intranquiliza, no saben si es correcto, si va a ser malinterpretado, inaugurar un zulo terrorista, un arma de secuestro, de dolor, en medio deuna salvajada de tales dimensiones. Pero decido ser coherente con mi trabajo y sigo adelante. La exposición, prevista su inauguración para el 11 de marzo de 2004, se abre al público el día 15 y permanece abierta hasta el 11 de abril La experiencia final fue un tanto decepcionante. De las más de 1500 personas que pasaron a ver la instalación, apenas 50 aceptaron pasar por la experiencia del secuestro. La mayor parte de la gente desfiló ante el zulo como si


Interior del zulo


se tratara de una exposición más, de una atracción de feria. De los que entraron, apenas diez se sintieron enfadados, tristes, angustiados o deprimidos. Y eso que alguno estuvo encerrado dentro más de una hora Quizás fue absurdo pensar que el arte puede servir para remover conciencias. Tal vez el arte, después de todo, no sirva para nada. Y probablemente, en esa absoluta inservibilidad, esté la magia y el encanto de su razón de ser Por eso vuelvo a mis orígenes y a Salou traigo algunos de mis artefactos en una exposición al uso. El espectador puede pasear, contemplar los objetos, las fotografías, y volver tranquilo a su casa. En cada una de las obras hay, o pretendo que haya, “algo más”. Pero será difícil que se pueda apreciar desfilando ante ellas en apenas un minuto, aunque será difícil captar la atención del visitante durante más tiempo. Somos animales de costumbres y nos han acostumbrado a consumir a esa velocidad. Todo lo que dure más halla de los 45 segundos que dura un spot publicitario resulta aburrido y poco comercial Entre las dos opciones que tenemos, contemplar o participar, hemos elegido la más fácil: contemplar. Y ni siquiera sabemos hacerlo miguel pueyo


Del 16 de juliol al 8 d´agost de 2004

Horari de visita: De dilluns a diumenge de 18.00 a 21.00 h

CENTRE CULTURAL TORRE VELLA Carrer de l´Arquebisbe Pere de Cardona, SALOU


Miguel Pueyo Artefactos