Issuu on Google+


ENLACCI CLASSE 1 Entrenamiento de Liderazgo Avanzado del Centro Cristiano Internacional 09-Diciembre-2008 SU DISCIPLINA. La disciplina tiene que ver con templanza y control. Un líder que no disciplina su vida, encontrará que su camino al cumplimiento del propósito de Dios será lento y difícil, cuando no imposible.

Auto Control: •La Biblia abunda en referencias a las ventajas y bendiciones de tener dominio propio sobre emociones negativas, pasiones, deseos, actitudes, pensamientos y conductas. 2 de Timoteo 1:7 •El autocontrol supone constancia, esfuerzo y, sobre todo, el fruto del Espíritu Santo presente en la vida del líder. Gálatas 5:22-23. Crecimiento espiritual: •Sin la ayuda del Espíritu Santo, los esfuerzos de disciplina personal serán sólo prácticas de cierto valor moral, pero sin poder de transformación interior.


•El líder cristiano debe comprender su necesidad de depender de Dios, para que sus esfuerzos de crecer espiritualmente se extiendan más allá de si mismo y sus principios de vida impacten positivamente a quienes le rodean.

Disciplinado, ¿en qué?: *En la oración. Hechos 9:11; 13:3. *En el estudio sistemático y devocional de la Biblia. Salmo 119:5. *En el ejercicio de la templanza en sus emociones, pasiones y deseos. Efesios 4:23-24. *En la ejecución de una vida diaria responsable. Efesios 4:25-32. *En la adopción y mantenimiento de principios bíblicos. 1 de Timoteo 4:13,16. Prioridades: *Fundamental para la disciplina personal es definir las prioridades de la vida. *El líder debe aprender a establecer, en medio de la plurifuncionalidad actual, cuáles actividades deben recibir su tiempo y esfuerzo, de acuerdo a la voluntad de Dios.


Metas: -Parte de la disciplina es fijarse metas inteligentes y realistas. -Un líder sin metas podrá tener muchos deseos y expectativas, pero probablemente se dedicará a actividades no relacionadas con su llamado específico. -Si tienes objetivos, decididos en oración y guiado por Dios, su camino se hará despejado, y su motivación se dirigirá al cumplimiento de su llamado. Constancia: Uno de los secretos de a disciplina es la constancia, persistir en los principios bíblicos de edificación servicio y fe, permitirá al líder, como individuo, y a la congregación, como cuerpo, lograr grandes resultados para Dios. Oración: ¨Dios mío, quiero ser una persona disciplinada, que pueda poner sus prioridades en orden conforme a tu voluntad. Ayúdame, Señor, a tener autocontrol y a ser constante en la consecución de las metas que me he trazado en el ministerio. Por Cristo Jesús, amén.´´


Enlacci 1