Page 1

#2


AZ

AG

M

2


LaPANADERIA no se hace responsable del contenido que propone cada colaborador y entrevistados,

al igual que sí fomenta el diseño como difusión y medio comunicativo. Es un magazine abierto a todas opiniones.

“Segunda edición El juguete, LaPANADERIA fomenta el uso del juego como incentivo de la creatividad, entretenimiento y estrategia didáctica y no como páctica derrotista ni patológica .”

3


ju le og go e et + gu rae

en

juguete. (Del dim. de juego).

1. m. Objeto atractivo con que se entretienen los niños.

rae google

2. m. Chanza o burla.

3. m. Composición musical o pieza teatral breve y ligera. Juguete lírico, cómico, dramático.

4. m. Persona o cosa dominada por alguna fuerza material o moral que la mueve y maneja a su arbitrio. Juguete de las olas, de las pasiones, de la fortuna. por ~. 1. loc. adv. Por chanza o entretenimiento.

4


ED ITO RI AL ¿Para que sirve un juguete, además de su función lúdica? Los juguetes son los objetos con los que aprendemos a interactuar con el mundo. Así pues, cualquier objeto es potencialmente un juguete. Una silla que se usa en el “juego de las sillas”, deja de tener su funcionalidad original (descansar) para convertirse en una herramienta para divertirse e interactuar con otros jugadores. Pero además, se convierte en un trofeo y en un objeto de codicia. El juego de las sillas a veces parece una metáfora de la vida, un rito que hace de espejo lúdico.

Los objetos, al convertirse en juguetes, tienen la capacidad de transformar y mutar un objeto en otro. Un palo es una espada o una pistola, un trozo de cartón es una corona. Un montón de escombros son una montaña en cuyo corazón habita un troll. Decimos pretendidamente “es” y no “simula ser”, porque para los niños, en el juego, las cosas son y no parecen ser. Luchas contra dragones, tu arma dispara, tu muñeca toma el té, la comida imaginaria del plato sabe maravillosamente. Los roles en el juego son reales hasta que la realidad te saca traumáticamente del él. En el juego siempre hay regeneración. Solo ha de tocarte un amigo en el hombro para sobrevivir. Solo estás muerto el tiempo que tardas en contar hasta diez. En el juego tenemos la capacidad de

En el juego todo es posible. En el juego, los imperios se destruyen solo para volverse a reconstruir minutos después, con las mismas piezas. El ciclo es ahí más evidente que en cualquier otro ámbito. El juego se termina, se intercambian los roles y se vuelve a empezar. Con los juguetes, o jugando, aprendemos como funcionan las cosas, como funcionan los mecanismos, aprendemos la parte lógica e ilógica de cuanto nos rodea. No hay ningún límite más que el que dicte nuestra imaginación. Aprendemos la física del mundo, a interactuar con nuestro entorno. Nos damos cuenta de que los juegos tienen reglas y funcionan bajo consenso, y si esas reglas se violan, el juego deja de tener sentido. Parece que el mundo en el juego siempre tiende a estar más equilibrado y ser más justo que la vida real. Es interesante la manera en la que jugamos, por ejemplo con figuras de acción o muñecas. Son juguetes sugerentes porque por si mismos no tienen un significado completo, a pesar de que se intente crear la mayor cantidad de elementos definitorios (complementos, escenarios…) para ellos (bueno para el mercado, malo para la imaginación). El contexto, el trasfondo, es creado en nuestra cabeza, que es donde esos juguetes cobran vida, donde hablan y donde se completan. Un escenario nunca va a ser tan interesante como el que podemos evocar en nuestra cabeza, porque el imaginario no tiene ningún límite. Por eso no deja de ser curioso que un juguete, intelectualmente es más sofisticado cuanto más rudimentario es, porque exige un mayor esfuerzo de evocación (esto es extrapolable perfectamente a por ejemplo el cine).

5

Hay ciertos juegos que se practican en aldeas de África e India (no olvidemos que el parchís es un invento Indio) que no se han podido adaptar por ser demasiado complejos para el mundo occidental, a pesar de ser técnicamente rudimentarios. Otra característica que define el jugar es “interpretar”. Ser actor se asocia a la idea de jugar (en inglés, un guión sigue siendo “play” y los interpretes “players”) porque no se pierde ese concepto de ser otra cosa distinta a la que eres habitualmente, un rol en un contexto. Un cocinero, un bombero, una heroína. El juego entonces no solo convierte y muta a los objetos, nos cambia a nosotros mismos. Play, en el idioma anglosajón sigue siendo sinónimo de “fingir”. Si reflexionamos sobre esta importante acepción, ¿dejamos en algún momento, entonces, de jugar? Cuando crecemos, intentamos disimular, esconder o disfrazar nuestra necesidad de jugar. El adulto lo soluciona a veces llamando hobbie al acto de poder seguir jugando. Nunca dejamos de tener esta necesidad, la hacemos más sofisticada, más adulta, a veces más estúpida. Pero la pulsión nunca desaparece. Es más, al acto de crear muchas veces se identifica con jugar. Jugar con ideas. De pequeños, crear y jugar es una misma cosa. Uno de nuestros primeros juguetes es un lápiz. Todos los niños son potencialmente creativos, escritores, artistas. Un buen creativo nunca pierde su capacidad de jugar. De transformar el mundo, por tanto. Al fin y al cabo, la vida no es más que un juego en el que hay que ir superando obstáculos e interpretando roles, para encajar en un sistema. Al final de la partida, se remueven las fichas otra vez y se empieza de nuevo.

Editorial

De pequeños tenemos gran cantidad de juguetes con los que aprendemos, nos formamos y forjamos nuestra personalidad. Desde jugar a las familias con muñecas a hacer comida con barro. El juguete y el juego son el vehículo con el que aprendemos las reglas no escritas de los adultos, con el que imitamos su comportamiento.

transformar, cambiar y mejorar las aristas más desagradables de la vida.


ar

he

rn

an

de

z

Entrevista

m

6


Yo fui el cliente de mis primeros encargos, cuando comienzas no hay clientes que estén interesados en tu trabajo porque todavía no has trabajado lo suficiente, así es que mi primer encargo fue probablemente un trabajo personal. No recuerdo ningún proyecto como “el peor” hay proyectos en los que las cosas salen más rodadas que en otros, pero de todos se aprende y todos son enriquecedores. Lo mismo me ocurre con la siguiente pregunta. Me siento orgullosa de todos y cada uno de los proyectos que he realizado, con algunos fue más complicado que con otros, pero en ocasiones, ese tipo de proyectos son los que más te hacen crecer como profesional. ¿Original o funcional? Funcional primero y original después. Si hablamos de los objetos cotidianos, creo que es muy importante que sean funcionales, la estética también aporta un valor muy importante que no podemos obviar, pero creo que no deberíamos dejar que la estética vaya en detrimento de la ergonomía. En mi opinión, un buen diseño es aquel en el que la estética, además de ser insteresante sirva para potenciar el concepto y funcionalidad del objeto. Un objeto de diseño u obra imprescindible. Todo es prácticamente prescindible, en mi caso, algo que me resulta muy útil cada día son mis gafas, las llevo desde los 6 años. Un consejo relacionado con tu profesión. Yo soy ilustradora, pero creo que mi consejo sirve para muchas otras disciplinas. Para ser bueno

7

en algo hay que dedicarle mucho tiempo, en mi opinión, hay gente que nace con cierta facilidad para desarrollar determinadas tareas, pero a pesar de esto, para poder ser bueno en algo hay que dedicarle muchas horas, así es que busca algo que te guste lo suficiente como para que todo ese tiempo no sea un castigo, sino algo divertido y positivo. ¿Lápiz o ratón? Los dos! Para mi son herramientas… es como si me hicieras elegir entre un alicate o un martillo… y yo te diría, pues depende de lo que queramos hacer. Una manía. Soy demasiado perfeccionista. ¿Cuál sería tu “día ideal”? Uno en el que no haya nada por lo que preocuparse. Una canción para cantar en la ducha. Hay tantas… a mi me gusta mucho “Zing! Went the Strings of My Heart” de Judy Garland ¿A qué momento de la historia te gustaría viajar? Los años 40 por ejemplo, en Estados Unidos, cuando el Lindy Hop se bailaba en todos los clubs. Me encanta bailar. Algo que te gustaría probar y que no has podido hasta ahora. Me encantaría colaborar con artesanos latinoamericanos. La artesanía en países como México es muy rica y siempre que viajo para allá me quedo con las ganas de trabajar al lado de algunos de estos increíbles maestros. ¿música o película? Ambas Si no fueras diseñadora... Me gustaría ser tantas cosas: Cocinera, ceramista, violochelista, modista… y un laaaaargo etc.

Mar Hernandez Malota

Descríbete. Podría decir que soy alguien a quien no le gusta describirse. ¿Cuándo y porqué empezaste a interesarte por el mundo del diseño / arte? Diseño y arte son disciplinas en las que se trabaja con la creatividad. Siempre me han atraído las actividades que están relacionadas, en mayor o menor medida, con la creación: la música, la cocina, el cine, la ilustración. Supongo que empecé a interesarme desde muy niña, aunque probablemente de una manera no tan consciente como lo hago ahora. La razón es que disfruto con todas y cada una de esas actividades. ¿Cuáles son tus fuentes de inspiración? Vivir es inspirador, cualquier cosa que hacemos ya sea viajar, leer, dar un paseo o charlar con un amigo va conformando la persona que somos, la forma de pensar que tenemos y en consecuencia el trabajo que realizamos. Para cada proyecto en concreto realizo una tarea de investigación para aproximarme al tema con el que tengo que trabajar, normalmente este proceso de búsqueda suele ser muy inspirador también. ¿A qué diseñadores admiras? Esta es una pregunta trampa! Admiro a muchos creativos. No podría hablar de un par de personas y dejar a tantos otros fuera, sería injusto. Describe al cliente perfecto. Aquel que entiende el trabajo como una colaboración, un viaje en el que la comunicación es parte fundamental del camino. ¿ y Recuerdas tu primer encargo?¿Cuál ha sido tu peor proyecto y de cuál te sientes más orgullosa?


Entrevista

My name is Mar Hernåndez, professional and vocational illustrator. My passion is drawing, I’m happy when I hold a pencil in my hand and combine this activity with the teaching profession. I also give lectures, speaking about my work as illustrator and I like to say yes! when I am invited to teach an illustration workshop in any city. It’s been more than 8 years developing my work as a professional illustrator, leading my own studio: Malotaprojects (www. malotaprojects.com). Thanks to my perseverance, all the hours spent drawing and having fun doing it, my restlessness and desire to do better each day, plus my efforts to promote myself in media such as Internet

or promotional books, I have worked for clients such as Private through the argentine agency DonBue, agencies such as Mccann Erickson Istambul, Satchi & Satchi or SCPF, and a long list of clients who have contacted me interested in my work. I am a responsible person, I place high demands on myself at work, flexible and someone who knows how to adapt to the requirements of each project. I consider myself a versatile illustrator, I have worked in many illustration areas, audiovisual, advertising, packaging, publishing and I understand and know the requirements and peculiarities of each field.

8


Mar Hernandez Malota

9


10

Entrevista


Mar Hernandez Malota

11


ul

so

ri

an

o

Entrevista

ra

12


Gondry… Y también el trabajo que hacen productoras y agencias de publicidad españolas como Canada, DDB, SCPF… Describe al cliente perfecto. Como realizador audiovisual, el cliente perfecto es aquel que quiere algo diferente, creativo y atrevido, y lo demuestra. Es aquel que a la hora de plantear un spot publicitario, tiene muy claro qué quiere vender de su empresa y te da mucha libertad para poder hacerlo. ¿ y Recuerdas tu primer encargo?¿Cuál ha sido tu peor proyecto y de cuál te sientes más orgullosa? Me siento muy orgulloso de “Marionetas” mi primer corto importante como director de fotografía. Era en negativo de 16 mm y únicamente teníamos un fotómetro para saber si la imagen estaba bien expuesta. Y en publicidad destacaría los spots de Suavinex, quedé muy contento con el resultado ya que eran muchos planos, muchas localizaciones, muy poco tiempo y material técnico para iluminar, y además rodar con bebés, es aún más complicado. ¿Original o funcional? En el audiovisual muchas veces se prefiere lo comercial que recaude el máximo dinero posible, dejando a un lado la originalidad, la técnica y la calidad de la historia. Prefiero dejar a un lado lo comercial e intentar ver y plantear proyectos más de autor. Lo perfecto sería hacer comercial las obras con calidad y con originalidad para enriquecer culturalmente más al espectador. Un objeto de diseño u obra imprescindible. La pintura de Edward Hopper, es de gran ayuda para aprender a representar la luz. Un consejo relacionado con tu profesión. Debido a la complejidad y el tiempo que hay que esperar para consolidarse en la profesión,

13

mucha paciencia, estar al día de la técnica, intentar innovar en cada proyecto, no dejar de ver cine o cualquier obra audiovisual y reflexionar sobre ella. ¿Lápiz o ratón? En cuanto a la cámara digital, ya que ha facilitado el trabajo respecto al analógico. Aunque hay proyectos que piden por estética el negativo analógico. Y en cuanto a efectos digitales, todo lo que se pueda hacer en rodaje mejor que en postproducción. Aunque en niveles de producción muy altos, son mejores los efectos digitales. Una manía. Hacer capturas de pantallas de fotogramas de películas, videoclips, spots y guardarlas para poder utilizarlas como inspiración a la hora de buscar referencias para un proyecto. ¿Cuál sería tu “día ideal”? Aquel día en que estás terminando de editar un proyecto y estás deseando que se emita, porque estás contento con el resultado, y eso hace que te motive a seguir día a día en esta profesión. Una canción para cantar en la ducha. Una de Arcade Fire. ¿A qué momento de la historia te gustaría viajar? A los años 60 y 70, que fueron años de cambios, sobre todo en la cultura, tanto en la música como en el cine, con la aparición de las vanguardias como la Nouvelle Vague o el nuevo cine americano.. Algo que te gustaría probar y que no has podido hasta ahora. Rodar en otros países. ¿música o película? Una buena música integrada bien en una buena película. Si no fueras Cretivo Audiovisual... Si no hubiera estudiado audiovisuales, hubiera elegido publicidad, para intentar ser director creativo en una agencia publicitaria.

Raul Soriano - Misterestudio

Descríbete. Inquieto y perfeccionista, especializado en el mundo del audiovisual y más concretamente en la dirección de fotografía cinematográfica. Actualmente trabajo como realizador de publicidad audiovisual en Misterestudio, y también como Director de Fotografía Freelance. ¿Cuándo y porqué empezaste a interesarte por el mundo del diseño / arte? A los 14 años ya formaba parte de un grupo fotográfico y realizaba mis primeras fotografías analógicas con una réflex. Y por una colección de VHS del periódico empecé a conocer a Scorsese, Kubrick, Coppola… Todo eso me llevó a estudiar Comunicación Audiovisual, y lo hice en un lugar muy “especial” como Ciudad de la Luz en Alicante. Allí Empecé a interesarme por el cine, y por la iluminación. Al terminar trabajé en el largometraje “Lo Imposible” en la realización del Making Of. Esa experiencia hizo que me decidiera por especializarme para en un futuro hacer cine. Me trasladé a Barcelona donde estudié Dirección de Fotografía Cinematográfica. ¿Cuáles son tus fuentes de inspiración? Sobre todo el cine. Cuando veo una película pienso más en cómo está iluminado, donde han puesto la cámara, e incluso intento adivinar que cámara o negativo se ha utilizado, que en la propia historia. A la hora de planificar una iluminación pienso en cómo están iluminados los lugares reales que me rodean. Y como inspiración también Youtube. Puedo pasar una tarde entera viendo spots publicitarios, videoclips y cortometrajes. ¿A qué diseñadores admiras? Admiro a Directores de Fotografía como Deakins, Doyle, Müller; Directores como Kubrick, Scorsese, Wim Wenders, David Lynch, Steve McQueen (el actual),


Entrevista

Director de Fotografía Freelance. Apasionado del mundo audiovisual. Su objetivo, emocionar con imágenes cinematográficas.

14


Raul Soriano, Misterestudio

15


sĂŠ

m

ig

ue

la

nd

rĂŠ

s

Entrevista

jo

16


que homenajeaba a la bauhaus, fueron los que primero apostaron por mi y he colaborado con ellos después en varias ocasiones. Malos proyectos han sido aquellos que se han quedado en el camino por no existir una implicación decidida por parte de la empresa, de esos ha habido varios. La comunicación y el entendimiento entre diseñador y empresa a veces no se dan, pero de todo se aprende. Hay veces en que tu idea la entiende la empresa, la red comercial y el consumidor final, se dá la cuadratura perfecta y es en ese momento cuando te sientes orgulloso del trabajo realizado. ¿Original o funcional? Ambas cosas, en realidad un producto es como una receta, todos los ingredientes deben estar y en su justa proporción, debe ser bonito, innovador, funcional y simple, y que llegue a la gente, no siempre se consigue pero es el propósito de cualquier buen diseño que se precie. Un objeto de diseño u obra imprescindible. Hay muchos objetos cotidianos que no tuvieron ni autor ni reconocimiento en su dia pero marcaron un antes y un despues, son esos objetos anónimos los que hay que admirar. Un consejo relacionado con tu profesión. Establecer un rumbo y mantenerlo, al final todo lo que se hace con entrega y perseverancia acaba dando resultados. ¿Lápiz o ratón? Ambos, el lápiz para esbozar y el ratón para materializar, no existe otra forma mejor de trabajar hoy en dia.

17

Una manía. Dejar los proyectos atascados un tiempo en cuarentena, a veces alarga el tiempo de entrega pero vale la pena porque cuando los retomas, todo se ve mucho mas claro. ¿Cuál sería tu “día ideal”? Cualquier día puede ser ese día ideal, basta tener la conviccion de que puede llegar a serlo. El pensamiento tiene el poder de atraer a la realidad. Una canción para cantar en la ducha. No canto en la ducha pero si escucho mucha música, sobre todo al trabajar, me gusta la música alternativa, hay grupos muy interesantes y que ayudan a despertar la creatividad. ¿A qué momento de la historia te gustaría viajar? Mi constante curiosidad me haría viajar mucho en el tiempo, tanto al pasado como al futuro, pero me siento bien viviendo en la época que nos ha tocado vivir. Algo que te gustaría probar y que no has podido hasta ahora. Viajar es algo que me apasiona y tengo muchos destinos pendientes, se puede aprender mucho de cómo viven y resuelven las cosas cotidianas las personas de otras latitudes ¿música o película? Las dos son importantes, la música te permite disfrutarla cuando haces otras cosas y ver cierto tipo de cine menos comercial te puede aportar muchas cosas. Si no fueras diseñador... En su dia pensé también el estudiar arquitectura, pero al final me sedujeron más los objetos, si no fuera diseñador tengo claro que me hubiera dedicado a alguna otra parcela creativa.

José Miguel Andrés

Descríbete. Profesionalmente soy diseñador industrial, afincado en Yecla y dedicado desde hace tiempo a crear mobiliario para el hogar. ¿Cuándo y porqué empezaste a interesarte por el mundo del diseño / arte? Es algo que mamé desde muy pequeño, mi padre era tallista y además tenía un taller y una tienda de muebles por lo que crecí rodeado de ellos, en algún momento se me ocurriría que podía también crearlos. ¿Cuáles son tus fuentes de inspiración? La constante observación, estar al día de todo lo que se va haciendo a tu alrededor e intentar mejorarlo. ¿A qué diseñadores admiras? No tengo un referente claro pero hay diseñadores que despuntaban en los 90 y me marcaron en mi época de estudiante en Milán como Jasper Morrison y James Irvine, a los que además tuve la suerte conocerlos en persona y algunos hasta fueron profesores míos. Ahora hay gente muy jóven haciendo cosas muy interesantes, cuando voy a ferias como la de Milán me gusta seguirlos de cerca. Describe al cliente perfecto. El cliente que participa del proyecto, que entiende la necesidad del diseño y se preocupa de implantar en la empresa los canales adecuados para que el todo llegue a buen puerto. No hay muchos así, pero cuando das con ellos, hay que cuidarlos. ¿ y Recuerdas tu primer encargo?¿Cuál ha sido tu peor proyecto y de cuál te sientes más orgullosa? El primer mueble mío que se comercializó fue con SANCAL, una mesa auxiliar llamada BREUER


Entrevista

Formado en el Instituto Europeo de DiseĂąo de MilĂĄn, dirige un estudio especializado en diseĂąo de mueble para empresas punteras del sector.

18


José Miguel Andrés

19


20

colaboradores


UE “PU TIT ÑE T M OS ICA O DE ABS S” RN UR O O DO S S DE JU G

Cualquier ser del cosmos no puede aspirar a ser modernillo: uno no nace, sino que llega uno a serlo.

Es un poco complejo y contradictorio porque esos mismos juguetitos tienen que tener una escala de valores totalmente antagónicos y muy alejados al “materialismo frivolón pragmático” pero que sin embargo amarán sin remedio a cada uno de ellos porque serán “su tesoro” como para Gollum lo era su anillo. Y no es tan sencillo, pues hay que ser todo un maestro artesano hábil para darle un nuevo uso a las cosas. Esto precisa de una mezcla de frugalidad, de respeto por el pasado y del deseo de demostrar que las cosas nuevas NO te definan.

21

ACCESORIOS VINTAGE. Los accesorios un poco irónicos pero obligatorios para sus aparaticos “APPEL”. Como por ejemplo utilizar un morral (no una mochila) o una maleta cuadrada o rectangular, preferentemente de cuero, como las que solían llevar los carteros en tiempos de antaño, en el que quepa su MacBook y los LP’s de vinilo (nunca CDs) de su banda favorita todavía no conocida a nivel social de calle, lo que la hace más valiosa. Si su morral es de grandes dimensiones también podrán incluir su toca discos.

my erudite pussy

Ser moderno en la actualidad, es como una pose, es decir, un estilo de vida determinado por una moda que no quiere pasar. Por eso no debe de causarle extrañeza si en algún parque o a la salida de un bar, usted es atropellado por uno de estos modernos intelectuales con sus “puñeticas” a cuestas. Para que te consideren modernill@ aparte de ser un pampliner@ pedante y de haberte ido de casa de tus padres sin haber entrado en la secta del matrimonio, debes de ser el propietario de una serie de juguetitos que yo llamo “puñeticas absurdas” que no sirven nada más que para acumular polvo y ocupar espacio.

APARATICOS “APPEL”. Cualquier artefacto tecnológico de la ‘manzanita’, ya sea un iPhone, iPad o Macbook, les hace brillar sus ‘ojicos’. En contradicción a sus principios anticonsumistas y en contra de la corriente de los miembros de esta subcultura son fanáticos de los gadgets de Appel.


colaboradores

Otro accesorio inútil sería cualquier tontunada que le de un toque vintage y antiguo a su iPhone. Como enchufarle unos auriculares rollo años 30 o cualquier carcasa (no Appel) que sea comprada en cualquier tienda de artesanía de segunda mano reciclada.

LIBROS O REVISTAS. ‘Crepúsculo’, ‘Los juegos del Hambre’ o ’50 sombras de Grey’ son libros que jamás se leerían, (demasiado mainstream). Piensan que “la literatura no es un oficio sino un ocio”. Imprescindible que un moderno tenga las estanterías llenas de una gran fuente de lectura para aumentar su sabiduría en temas culturales o simplemente, para cuando vayan de invitados a su casa vean lo que han leído. Aunque no se lo hayan leído todo y esto con seguridad. Suelen tener libros de poesía de autores como Jack Kerouac, Alan Ginsburg y Norman Mailer o el eterno bohemio grotesco de Bukowski. También estaría bien cualquier libro del área de ciencias políticas, antropología y sociología. Les da su puntillo tener libros un poco viejos sacados de su biblioteca local aunque sea “El mago de Oz”. Otra fuente de sabiduría del papel, dependiendo de la holgura del intelectual en cuestión, serán las revistas como “Vice”, “Another Magazine” o “Wallpaper”. Cuanto más extranjera sea, más arte y fotografía conceptual, más idioma extranjero más valor tendrá el Magazine.

MEDIOS DE TRANSPORTE. ¿Para qué utilizar un coche si pueden ir en bici para contaminar menos y parecer más bohemios??? Pues sí, las bicis es su medio de transporte por excelencia porque obedece a los principios ecológicos de la subcultura. El modelo predilecto es la “fixie” o bicicleta de piñón fijo que tiene un sola marcha y denota simplicidad, ligereza, minimalismo y tiene un aire “vintage” aunque también están las que construyeron gracias a los coleccionables de Planeta Agostini. MÁQUINAS DE ESCRIBIR. Una Valentine roja del año 1969 o, quizás, una de Olivetti gris azulada, son máquinas de escribir que cualquier modernillo desearía tener. Bien de uso o de decoración, obedece a la “fiebre retro” que cualquier miembro de esta subcultura padece. DISCOS DE ACETATO. Aludiendo a la ‘retromanía’. Cualquier moderno tiene una buena colección de discos de acetato o vinilo, que escuchan en un tradicional y simpático tocadiscos. Los álbumes míticos y clásicos como ‘Pink Floyd’, ‘The Beatles’ y bandas por el estilo. PIPA/CIGARRILLOS. Los fumadores de esta subcultura optan por marcas de cigarrillos que se salgan de lo normal; marcas europeas poco conocidas o marcas con ‘actitud’ como Spirit o Lucky Strike. Evocando su casi culto al pasado. Algunos optan por fumar pipas y sentarse como si estuvieran en alguna de esas reuniones clandestinas de

22

intelectuales politiqueros en algún café del centro en plena guerra civil Española. LIBRETICAS CON LÁPIZ. Prefieren el lápiz a la pluma, por esa adoración a lo meramente manual que se estampa en la mayoría de aspectos de su vida. Con diseños únicos y originales, entre las que destacan las ‘Moleskine’; por la historia que esconde detrás. MOSTACHO O BIGOTONA OBSESIÓN. ¿Qué es más divertido para un moderno que un bigote? Existe una infinita variedad de objetos inservibles con bigotes. Los hay largos y cortos, rubios y pelirrojos, ingleses y húngaros. Hay bigotes que son parte de la historia, como el de Dalí, Chaplin, Einstein o Gandhi e incluso Frida Kahlo. Y es que hay algo en ellos que hace tan características a las personas, las dota de un allure muy peculiar, es por eso que en la actualidad existe una infinidad de cosas que nos evocan a este “accesorio natural”. MUÑECAS RECORTABLES DE PAPEL. Los modernos tienen una zona del hemisferio derecho más desarrollada que los demás. En dicha zona conservan la inocencia más hermosa de su infancia en la que creían en los Reyes Magos o en el Ratoncito Pérez. Una sola moneda basta para hacerlos felices y allá que van en busca de recortables. Con tan solo un trozo de papel pintado les transporta hacia un mundo de fantasía, convirtiendo el momento, en un mágico cuento de hadas creativo.


Y dicho todo esto, la verdad es que hay modas que siendo o no hipster de lux bien requieren ser seguidas o al menos replantearse. Nosotras nos quedamos con la moda sobre “las tendencias sostenibles”, pues no solo seremos más modernas y culturetas si no que estaremos ayudando a nuestro planeta, a nuestros hijos y a nosotros mismos. Así que vamos corriendo a comprar semillas para crear nuestro propio huerto ecológico, pero si esto no te convence hay muchas otras cosas que puedes hacer para ser moderno y solidario, como apuntarte a una ONG o apuntarte a la moda ‘minimal’ y deshacerte de todos esos juguetes y cosas que ya no utilizamos para donarlos a la caridad, y muchas otras cosas más, simplemente piensa en lo que más vaya contigo y… JUST DO IT

ilustración Clara Santos t e x t o s A n a B e l é n To r r e z D i a z

23

my erudite pussy

CÁMARAS LOMO CON FILTROS Y EFECTOS ESPECIALES. Las cámaras lomo o polaroids (fotografía instantánea) son indispensables para cualquier modernill@, hace que sus fotos sean mucho más “cool” y sofisticadas. Se olvidarán de la última tecnología y volverán al pasado para jugar como a un niño. Instantáneas conmovedoras con sus juegos de luces, de movimiento y un sinfín de posibilidades a bajo coste. El mundo de las cámaras analógicas y lo que éstas implican: los rollos, el revelado, el cuarto oscuro y la película con texturas, efectos y tonalidades intensas, son totalmente compatibles con el modernillo/a estereotípico.


24

n26, estudio 26


Juan Ibáñez Lax

25


26

colaboradores


Antonio AzorĂ­n

27


28

Juan Manual Dominguez


Juan Ibáñez Lax

29


(1) J

(12) E

(10) G

colaboradores

(5) O

(6) , (13) X

30


(4) G (3) E

(2) U

(7) L

Marial soy

(14) I (11) O (8) U

(9) E

(15) S

(16) T

31

(17) O


32

Daniel Salcedo Santa


Sergio Mu単oz

33


34

Mephisto AzorĂ­n


Cristina Carpena

35


EN UN UN DO A C A CA JA BÍA .

M “E L colaboradores

Pienso en mis juguetes. Ya no los tengo, pero los recuerdo. Por supuesto, he tenido muchos a lo largo de mi vida. Era un apasionado de Playmobil, de sus barcos pirata (hace no tanto que me hice con uno otra vez) y de los productos de He-Man, de los juegos de mesa, sobre todo de aquellos productos basados en la mezcla a veces incluso surrealista de subcultura popular que creó la marca Cefa. Recuerdo las figuras de acción y los soldados de juguete, las naves espaciales y los coches teledirigidos. Pero si hay algo que tengo grabado en la memoria y del que puedo hacer un directorio de ellos es otro tipo de juguetes que tuve y que ya han desaparecido, desafortunadamente. No eran juguetes comprados. Fue una colección de objetos que fui acumulando durante varios años y guardando en casa de mis abuelos. Los guardaba en taburete de plástico hueco con tapa roja, que estaba rota con un cuerpo curvado de forma octogonal, de color beige. Al contenido de esa caja, la llamábamos “los cacharros” o “cacharricos”. Era una colección de objetos que iba encontrando

36

y almacenando. Cualquier cosas que me parecía curiosa la almacenaba para luego poder jugar con ella, manipularla y estudiarla. Con el tiempo he valorado de una manera muy especial estos objetos, fundamentalmente porque ya no los poseo, así que mi único remedio es guardarlos celosamente en mi memoria. Eran objetos huérfanos, olvidados y que nadie los quería. Yo los junté y les di funciones nuevas, nuevo significado. No eran sofisticados juguetes, no eran figuras de acción con armas y gadgets impresionantes (aunque esto me encantaba también, por supuesto). Sin embargo, con el paso del tiempo, estos humildes objetos han permanecido en mi imaginario, mientras que los juguetes más convencionales no han conseguido dejar tanto poso. El contenido era bastante variado. Había unas viejas fichas de dominó, de madera, muy desgastada. Faltaban bastantes, así que eran inservibles para jugar una partida. Cada cierto tiempo tenía que pintar con lápiz la hendidura de los puntos, porque estaban completamente borrados así como la zona blanca de las fichas. Con ellas


básicamente hacía pequeños efectos mariposa. Creo que lo había visto por televisión he intentaba hacer cosas parecidas. Ponía las fichas en fila, con otros objetos e intentaba crear un efecto en cadena. Solo me salía una pequeña parte de las veces que lo intentaba.

Tenía también canicas que iba encontrando por la calle yun bolón de acero, que pesaba bastante, pero mis favoritas eran las canicas de colores. Reconozco que no he jugado mucho a las canicas y era bastante torpe, pero he mirado mucho a través de ellas. Me pasaba horas recorriendo la casa de mis abuelos mirando a través de ellas. El mundo parecía más y raro. Multitud de botones que robé del costurero de mi abuela. Le quité los más raros, los que hacían el efecto arco iris sobre el nácar, o que tenían formas o colores extraños. Nunca tocaba

Unos pequeños cañones antiguos, en miniatura, de decoración. Los retiraron porque estaban rotos y les faltaban algunas ruedas. No había nada más genial, porque los cañones estaban cuidadosamente engalanados con grabados, volutas y relieves. Con aquellos cañones destruí muchos edificios y gané muchas batallas. Tenía también unos vasos redondos de plástico de colores que se introducían unos dentro de otros, a la manera de muñecas Matrioskas, desde uno grande verde hasta uno muy pequeño rojo. No se de donde salieron, imagino que heredados de algún primo mayor o algo así. En seguida formaron una familia, con el padre grande hasta el bebé diminuto. También me gustaba disponerlos en forma de torre, para después derribarlos con los cañones. Una pequeña espada en miniatura que simulaba una espada del siglo XVI toledana, profusamente decorada con grabados también. Realmente era una especie de mondadientes decorativo, o algo para pinchar aperitivos, que acabó en mi caja de “cacharricos”. Era peligrosa porque estaba afilada y eso me dio algún que otro disgusto.

37

Un viejo trapo rojo, cuya utilidad inicial era proteger la mecedora de mi abuela y que una vez inservible se convirtió en mi capa de Superman. Era ataviarme con ella y convertirme en superhéroe. Tenía prohibido saltar en el sofá, pero… ¿Alguien puede parar a Superman? Un metro de madera, de carpintero, con cuyas partes hacía formas, ya fuera un cuadrado o montañas. Me fascinaban las líneas y números impresas en él. Es una iconografía que me ha acompañado hasta hoy en mucho de mis trabajos. Un viejo abanico, agujereado. El pequeño cuco que un reloj que se rompió. Una figurita de Petete (nunca supe que realmente era un pingüino, eso lo descubrí hace poco). Figuras huérfanas de un Belén de plástico. Un peine blanco desgastado el cual usaba para rasgarlo y que emitiera sonido. Una bombilla fundida, podía pasarme un buen rato mirando fijamente el filamento interior, que bailaba dentro de la bombilla, intentando comprender como aquello podía producir luz. Tornillos y tuercas. Clavos oxidados, que intentaba clavar en rincones ocultos y recónditos de la casa. Monedas amarillentas de 1 peseta, con la cara de un señor muy serio y calvo. Pinzas de madera para la ropa, a las cuales acababa forzando hasta que el muelle se salía. Para mi Estas pinzas

Mephisto Azorín

Había también un viejo campanario en miniatura. Creo que perteneció a uno de los hermanos de mi abuelo, así que debía de tener más de 60 años o más. Jugar con un campanario era bastante limitado y aburrido, hasta que descubrí que podía desmontarlo y tener solo la campana, para descubrir que podía crear distintos sonidos con ella. Si ahora analizo los discos que he grabado, es muy fácil que haya sonidos de ese tipo. No había caído en ello hasta ahora, pero es posible que mi gusto por ellos venga de aquí.

los negros o los más comunes, no me interesaban. Al final me hice con una pequeña colección. Con ellos hacía formas en el suelo. Tenía además un dedal y un huevo de costura. El huevo me maravillaba. Era un huevo de madera maciza.


colaboradores

eran cocodrilos, con sus enormes bocas abriendo y cerrando. Un lápiz rojo de carpintero, de esos que eran cuadrados, con el cual era imposible dibujar. Me parecía un objeto inútil y fascinante a la vez ¿De que servía un lápiz con el que no puedes dibujar? Un trozo de imán, al que le pegaba todo lo que encontraba de hierro. Una vez me mostraron unas virutas de metal sobre un papel que seguían obedientemente a un imán que estaba en la parte inferior del mismo. A mi eso me parecía magia. Bueno, me lo sigue pareciendo un poco.

Es curioso como esas cosas se llenan de significado y pasan de ser cosas anodinas a objetos especiales, llenos de sentido. Es lo que solemos llamar objetos mágicos, ya que son vehículos para transformar la realidad. Pequeñas llaves.

Finalmente, guardadas en un bote de latón para antiguos carretes de fotos de marca kodak, un grupo de perlas falsas, que provenían de algún collar que se desgranó. Con ellas jugaba a las carreras en una mesa redonda de mármol bordeada por una moldura de madera que hacía pendiente, por lo que era difícil que se salieran. Yo las empujaba con la mano y las perlas recorrían la mesa en círculos a toda velocidad, como en la ruleta de un casino. Yo imaginaba que tenían vida y que competían por ganar. De manera aleatoria decidía con cual iba y esa era la ganadora. Recuerdo también como disfrutaba mi abuela al verme hacer esto, no se exactamente por qué. Me gustaba que fuera parte de ello.

No me da pena no conservar nada de esto, mientras siga estando en un espacio de mi memoria.

De todo esto, como decía al principió, no conservo nada. Alguien, en una mudanza, decidió que era basura y lo tiró. De eso hace unos 27 años, o más. Bueno, todo no, el boté de carrete de fotos con las perlas dentro. Eso sigue conmigo. Fue de lo último que hablé con mi abuela antes de fallecer.

Hoy endía sigo haciendo esto. Sigo recopilando objetos desechados y huérfanos para darles un significado y una nueva oportunidad, solo que ahora a través de ilustraciones y collages. Siguen saliendo a flote signos, gráficos y elementos (o fetiches) con los que he crecido. Sigo jugando con ellos. Mi mundo sigue cabiendo en una pequeña caja.

Mi universo personal cabía en una caja y estaba construido con objetos inservibles. Mi imaginario se desarrolló a través de estos objetos, a través de su observación y manipulación.

38


Mephisto AzorĂ­n

39


40

colaboradores


Mephisto AzorĂ­n

41


42

colaboradores


Rafa Molina

43


44

colaboradores


Taxi for Two. Un videoclip en Stopmotion realizado con playmobil. Proyecto realizado como parte de un taller sobre el stopmotion. Los alumnos tenían que realizar un videoclip utilizando esta técnica de animación. El uso del juguete ha permitido representar la realidad, a través de una historia protagonizado por Playmobil. Para ello se realizaron más de 2.500 fotografías recreando diferentes espacios. Taller realizado en el Espacio joven de Yecla, e impartido por Raúl Soriano. Los alumnos: Raúl Carrión, José García, Carlos Díaz, Vanessa Serrano, Pedro Francisco Candela, Sara Sánchez, Ana Gabriela Espinoza, Belén Reyes.

Raul Soriano

45


Shanty y Almora. Doshilevien Dós productos a destacar presentados por el estudio de origen ingés, para la feria de Milán. Shanty, mueble aparador basado en las chapas dobladas. Almora un gran sillón realizado para la firma italiana B&B.

nos gusta

Matias Liimatainen. Nos propoene ROBOTS ingeniosos robots con vida propia.

MITOI es una empresa que creadora de jueguetes que darán que hablar. Son respetuosos con el medio, educativos, seguros y honestos con los materiales, para desarrollar sentidos y emociones con el objetivo de compartir momentos y horas de ocio con la familia.

ño

se

di

46


Torafu estudio de arquitectura Japonés nos propone bloques de madera contrachapada que decorativos se pueden unir formar diferentes formas, El único límite es tu imaginación.

Perigallo Taburete diseñado por Juanma Dominguez, Rafa García y Juan Ibañez (Sancal Studio) para la firma Yeclana Sancal. Ganador del Concurso del Mueble de Yecla realizado por CETEM.

Aparador Candy Shelf, diseño de Sylvain Willenz para Cappellini.

47

Romualdo Faura Ilustrador afincado en Murcia, detallista y simplicista a la hora de selecionar sus colores y formas, revindicando el diseño responsable y eficiente. www.romualdofaura.com

nos gusta

Republic of Fritz Hansen ™ lanza una edición limitada de la silla Grand Prix, diseño de Arnet Jacobsen, Pietro Sedda artista del tatuaje se ha encargado endecorarlas. Las sillas se subastarán para una obra venéfica.


48


s

ca

1ª Semana del Diseño

i ón cr

Tras la presentación oficial de “El Creadero” en el edifico bioclímático de “Yecla Valora”, en noviembre de 2013, el 27 de noviembre fuimos invitados a presentar la asociación en las instalaciones del Instituto de Fomento en Murcia, de la mano de la Asociación de diseñadores de Murcia, DIP, dentro de la Semana de Innovación y Diseño.

El 20 de febrero a demás, en colaboración con el estudio de marketing Sinaia y CETEM, organizamos el original evento “Gamestorming”, un taller sobre creatividad en el edificio bioclimático, siendo un éxito de participación.

En septiembre estuvimos presente con un Stand informativo en la Feria del Mueble de Yecla, en el cual además se pudo ver el primer montaje del video promocional documental que ha producido El Creadero y han realizado los estudios MisterEstudio y 27P8, con entrevistas a los miembros de El Creadero, hablando de su trayectoria, método de trabajo y opiniones sobre el diseño y creatividad.

Yecla del 4 al 9 de Noviembre.

En marzo, el 12 organizamos un taller de iniciación a la plataforma de gestión de contenidos web Wordpress, con un taller impartido por los estudios Sixtudio y 27P8.

Otro evento que hemos estado realizando desde febrero de 2014 y de carácter mensual es “La noche de los lápices”, que se compone de proyección de documental junto a un coloquio / debate posterior. Se han realizado dos temporadas y vamos ya por la séptima entrega. Dichas Noches de los lápices se han organizado en distintos espacios de la ciudad, como son El salón de Actos de la Casa de Cultura, Café Balmorál, Café Bulebar o la Librería Menudo Cuento.

En abril tuvimos hasta tres talleres, uno el 12 de ese mes impartido por Marta Pina, de Industrias Lentas, sobre el interesante tema de la autoedición editorial y dos enmarcados en la Semana de Arte del I.E.S Jose Martinez Ruíz “Azorín” el 8 y 9 de abril, un taller de serigrafía y otro de animación Stop Motion, impartido por Raúl Soriano, de MisterEstudio.

Además, para la Feria del Mueble, El Creadero preparó una exposición basada en el concepto de Silla que pudo verse en la entrada de las instalaciones. Más de 10 artistas y diseñadores participaron en esta iniciativa. Con esto El Creadero zanjaba el año 2014. En 2015, además de seguir con la segunda temporada de la Noche de los lápices y la preparación de nuevos talleres.

49


Prรณxima ediciรณn tema: el sexo.

Entrega tu proyecto, trabajo, ilustraciรณn, obra a lapanaderia@elcreadero.es Mรกs informaciรณn en elcreadero.es


Edita: El Creadero. Asociación de diseñadores y creativos de Yecla. Diseño y Maquetación: Juan Ibañez - Lax Portada por Andy Rivas Nuestro agradecimiento a todos los autores que han colaborado con este número. El Creadero 2015


La Panadería nº2  

Magazine Cultural editado por El Creadero. nº2. El Juguete.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you