{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

MAGAZINE COFRADE. Nº 126. JULIO-AGOSTO 2018. PVP: 1 EURO CON EL CORREO DE ANDALUCÍA DEL 1-7-2018

MásPasión7

¿Dónde están? La ‘otra vida’ de las imágenes que fueron relevadas // Juan Reina. «Para La Misión, el mejor día sería el Domingo de Ramos» // Triana. Recorrido por las sedes de La Estrella en sus más de 450 años de historia

Amor de barrio La Virgen g de los Dolores es «símbolo» del Cerro del Águila Águila. Su devoción arraigada entre los vecinos está en el nacimiento de la barriada y en la erección canónica de la parroquia, que cumple 75 años y por lo que la dolorosa saldrá el próximo mes de septiembre


SUMARIO

28

La sedes canónicas de la Estrella Las obras de ampliación de la capilla de la calle San Jacinto obligarán a la hermandad de la Estrella a buscar una sede provisional para sus titulares. En sus más de cuatro siglos y medio de historia nunca estuvo lejos del barrio de Triana.

4

12

Bodas de platino. El Cerro del Águila celebra los 75 años de la parroquia con una procesión extraordinaria de la Virgen de los Dolores el próximo septiembre en recuerdo de aquellas salidas de la dolorosa en la velá del barrio.

Hermanos que cuentan. Hermano de Los Panaderos desde la cuna, Ángel Corpas es el responsable de organizar los turnos de la representación que recibe a cada una de las cofradías que pasan ante la capilla de San Andrés.

14

22

¿Dónde están? El fuego y la guerra obligaron a las hermandades a encargar nuevos titulares pero hay otras sustituciones, forzadas por otro tipo de condiciones, que supusieron una nueva vida y destino para las imágenes.

He dicho. El hermano mayor de La Misión, Juan Francisco Reina Zamora, explica que el Domingo de Ramos sería el mejor día para que su hermandad se incorpore a la nómina de la Semana Santa por los niños que lleva.

... y además 10 Obras son amores. El Rocío de Sevilla-El Salvador ofrece vacaciones solidarias en la aldea a niños de familias en exclusión social. 20 La Pasión. Víctor GarcíaRayo defiende la obra de Méndez Lastrucci para la Macarena. 26 La Paraíta. Nuevo Rupert, el bar «más cofrade del Aljarafe», está en Mairena. 34 El foro. Javier Márquez y Paco García debaten sobre la necesidad de renovar el Consejo tras la dimisión de Sainz de la Maza. 36 La Andalucía cofrade. Alcalá la Real, cuna de Montañés, y su genuina Semana Santa. 41 El tesorillo. Reyes Pro, archivera de La Mortaja y su «Tesorillo: los hermanos», las personas que hacen las hermandades. MásPasión / julio-agosto 2018

2


MásPasión7

El Cerro, reserva espiritual

EDITA El Correo de Andalucía, SL

José Gómez Palas COORDINADORA Carmen Prieto REDACTORES José Gómez Palas, Manuel J. Fernández, César Rufino, Bernardo Ruiz, Rocío Muñoz y Francisco Veiga DISEÑO Y CIERRE Francisco Oca y Auxiliadora Villar FOTOGRAFÍA Y PREIMPRESIÓN Txetxu Rubio COLABORADORES Álvaro R. del Moral, Vicente Rodríguez, José Manuel García, Jesús Barrera, Manuel Gómez, Teresa Roca, Diego Arenas, Paco García, Rafael Reyes, Javier Márquez, Mario Daza y Javier Torres REDACCIÓN 954 48 85 00 FAX 954 46 28 81 Correo electrónico: cofradias@correoandalucia.es Parque Empresarial Morera & Vallejo C/ Aviación, 14 Edificio Morera & Vallejo ll (4ª planta) 41007 - Sevilla Teléfono de atención al cliente: 902 44 42 42 Publicidad 954 48 85 31 publicidad@correoandalucia.es Depósito legal SE-4961-06 Imprime: J. de Haro Artes Gráficas PORTADA: La Virgen de los Dolores a la salida de la parroquia del Cerro el pasado Martes Santo, bajo una gran petalada. Foto de Manuel Gómez. NÚMEROS ATRASADOS: Puede adquirir los números atrasados de Más Pasión en las instalaciones de El Correo.

na escapada al Cerro del Águila en la mañana del Martes Santo permite saborear instantes de una Semana Santa pura y limpia en la que se respira mucha verdad. Nada de cuanto acontece en esas tempranas horas en el entorno de la parroquia de los Dolores está contaminado aún por esa fina capa de polvo que, en ocasiones, con el rodar de los años, acaba asentándose sobre el aparato estético de la celebración religiosa hasta ensombrecer el brillo de algunas de sus más bellas costumbres, convirtiéndolas en algo rutinario o simplemente banalizándolas. Allí reluce la plata como nueva, deslumbran los brillos áureos de su corona, palpitan con fuerza los corazones, atruenan rítmicos los acordes de la marcha de Marvizón, revolotea alegre el Espíritu Santo en torno a su paso, repican con ecos marismeños las campanas de la parroquia... Allí todo es prístino, auténtico y verdadero. Es fiesta, es alegría, es el día más grande del año para sus vecinos. En las casas se engalanan los balcones, los cerreños visten sus mejores galas y medio barrio se echa a la calle para acompañar como cirineo al otro medio que, bajo la túnica, empuña un cirio ca-

U

mino de la Catedral. Son legión los cofrades que un buen día se acercaron al Cerro una mañana de Martes Santo con ojos curiosos y terminaron por sucumbir a los encantos de una exultante manifestación de religiosidad popular cuya clave de bóveda es el fuerte arraigo mariano del barrio en torno a su Virgen. Porque es Ella, la Virgen de los Dolores, la que mantiene libre de contagios esta reserva espiritual de la Semana Santa con sabor a fiesta patronal de pueblo, la que hace regresar a casa desde otros confines de la ciudad a sus antiguos vecinos cuando van a bautizar al

El barrio del Cerro celebra en septiembre 75 años de fidelidad y devoción a la Virgen de los Dolores nuevo recién nacido de la familia, la que da nombre desde el primer día de su nacimiento a una parroquia que este año cumple sus bodas de platino. Dentro de algo más de dos meses, El Cerro del Águila vibrará de nuevo rememorando las antiguas procesiones de la Virgen en torno a la festividad de los Dolores Gloriosos con motivo de la Velá del barrio. Será un guiño a su pasado. Y la volveremos a ver rodeada de nardos y gladiolos.

LA VOZ DEL LECTOR sea, debe ser la prioridad de todo hermano; otra cosa es el papel

La Manada

de la hermandad.

Ignoro si alguno de los miembros de La Manada –ahora en liber-

Gaspar Abril Pérez. Sevilla

tad condicional en Sevilla– pertenece a alguna hermandad, pero tal situación me hace plantearme qué postura deberían tomar

Inmigrantes

las corporaciones cuando conocen que hay un delincuente con-

Me enorgullece ver cómo nuestra Iglesia ofrece sus centros de

denado entre sus hermanos: ¿expulsarlos porque no se ajusta a

acogida y hasta sus templos para acoger a los inmigrantes que

los cánones de la hermandad o ayudar a su reinserción, visitán-

llegan a nuestras costas, sean en el famoso Aquarius o en las

dolo en el cárcel, como manda Jesús en el Evangelio; perdonán-

barcas hinchables en las que muchos son rescatados en las pro-

dolo a la par que se asegura que cumple su pena? En cualquier

ximidades de Andalucía.

caso, el respeto a las mujeres, a los otros, sea de la condición que

Álvaro Hernández Serra. Sevilla Las cartas de los lectores no excederán de cuatro líneas (400 caracteres sin espacios), y vendrán avaladas por la firma del autor y la fotocopia del DNI. No se admiten ni iniciales ni seudónimos. cofradias@correoandalucia.es

MásPasión / julio-agosto 2018

3


REPORTAJE

El barrio que se hizo templo para la Virgen E

Sus vecinos rememorarán en septiembre las antiguas procesiones de la Velá con la salida extraordinaria como broche de las bodas de platino del templo

La parroquia de los Dolores lleva 75 años custodiando «el símbolo» del Cerro del Águila

stá «en el ADN» del barrio. En cada uno de los vecinos, en sus familias y casas. Independientemente de que se haya puesto distancia de por medio y ya no se viva allí. También está en los comercios y bares que cada mañana levantan la persiana para buscarse la vida. En las carpetas de los estudiantes que cogen el autobús 26 hasta el campus universitario de Viapol. En las oraciones a


REPORTAJE porfía ante su altar de mujeres abnegadas, con sus penas y alegrías. Aunque siempre haya que contar más de las primeras que de las segundas. La Virgen de los Dolores es el templo mayor del Cerro del Águila. Ella lo es todo para el barrio y su gente. Es la Madre y Patrona de «esta Sevilla de la distancia, a la que esa otra, analfabeta de sí misma, desconocía entendiendo que entre Triana, San Vicente y La Macarena se acababa su mundo», como bien describía el periodista y escritor Juan Miguel Vega en su artículo Medio siglo ya, Dolores publicado en las páginas Cofradías de El Correo de Andalucía el 27 de enero de 1995 con motivo del cincuenta aniversario de la hermandad. Ha sido así desde un principio. Desde que se cimentara la fe en aquella modesta capilla, germen de la actual parroquia, que estaba en lo que hoy es la avenida de Hytasa. «Fue construida en los años veinte, antes incluso que la famosa fábrica. Tenía detrás las llama-

Textos Manuel J. Fernández Fotos Jesús Barrera, Manuel Gómez, archivo Carrera Iglesias y archivo personal de Luis Montoto

Éxtasis devocional a la salida de la Virgen de los Dolores en la mañana del Martes Santo.

das casas de las Damas Catequistas, que utilizaban este primitivo templo para su apostolado. Ya entonces estaba la Virgen. De hecho hay documentos que así lo acreditan», relata Luis Montoto, memoria viva del Cerro, ante un escrito de su tío, Santiago Montoto, sobre los orígenes de la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores creada por decreto de la vicaría general del Arzobispado de Sevilla el 2 de febrero de 1943. Hasta entonces el territorio de demarcación de este barrio obrero había formado parte de la parroquia de San Bernardo. A juicio de la Autoridad Eclesiástica y según consta en el decreto de erección canónica de la parroquia, «el constante crecimiento de la ciudad de Sevilla por parte de la población denominada El Cerro del Águila» y «los tres kilómetros de distancia» que les separaba de su templo parroquial, imposibilitaba «la conveniente asistencia espiritual» de los más de 11.000 fieles del nuevo vecindario formado al otro lado del Tamarguillo. Ya entonces la devoción de los Dolores había calado tanto que no hubo duda a la hora de consagrar la nueva parroquia cerreña. Luis Montoto conserva en su vasto archivo del barrio el único testimonio gráfico de la «capillita» de Hytasa, así como de los primeros altares consagrados a la Virgen de los Dolores. «Son fotografías que no tiene ni la hermandad», muestra orgulloso después de años de recopilación de imágenes, convocatorias de cultos, recortes de prensa, papeletas de rifas y carteles. En definitiva, de todo aquello que llevara el nombre de la dolorosa. «Mira, esta imagen es de las primeras representaciones en la procesión del Corpus. Estas obras son del homenaje que le dieron al párroco Antonio Gómez Villalobos. La gente lo quería mucho. Tiene una calle rotulada en el barrio». El archivador voluminoso de cartulinas rojas y anotaciones a mano al pie de las fotos despierta un universo de recuerdos que ahonda en el pasado más remoto. Como las convocatorias de cultos y aquellas salidas de la Virgen en torno a la festividad de los Dolores Gloriosos el 15 de septiembre. «Recuerdo que salía siempre el último domingo de mes. Sobre las siete o las ocho de la tarde. Los mismos vecinos adornaban las calles. Lo hacían más por donde iba a pasar la procesión. Eran cadenetas hechas con recortes de periódico y pegadas con harina y agua. Las colgaban por las calles de lado a lado. En algunas casas, incluso se ponía un altar pequeño, con un cuadro de la Virgen o algo religioso. Normalmente el paso se paraba ahí y siempre, siempre iba acompañado de muchas mujeres». Normal que estos festejos interiorizados en las familias del barrio y vinculados con la Velá del Cerro del Águila, una de las más antiguas de la ciudad, tuvieran el aspecto de unas «fiestas patronales de pueblo». Fue precisamente la imagen que primero se le vino a la cabeza a Alberto Tena cuando en 1971 aterrizó como coadjutor del templo. «Me sorprendió gratamente la devoción que tenía la Virgen de los Dolores en la feligresía del Cerro en torno a su salida procesional. El barrio estaba siempre en torno a la Virgen y unificaba a todos desde la religiosidad popular en una única familia. Desde cómo engalanaban las calles, cómo se unían más los vecinos de las calles con convivencias, etcétera... Podíamos decir que tomando en propiedad a las calles del Cerro». Pero, cuenta que enseguida lo comprendió todo al caer en los orígenes obreros del barrio, creado por el «desplazamiento de familias procedentes de la Sierra Norte de Sevilla, del sur de Badajoz y de Huelva, que eran jornaleros que habían llegado buscando trabajo en torno a la Exposición Iberoamericana de 1929; y que habían metido en sus carros la religiosidad popular de sus pueblos». Un carácter popular o mejor dicho rural que se transmite de generación en generación hasta el punto de que en los años setenta,


REPORTAJE

«cuando los originarios del barrio tenían que ir al centro de Sevilla, decían aquello de ‘he ido a Sevilla’». También hoy en día. Han pasado las décadas y estos confines de la ciudad han sabido mantener intacta su autenticidad primigenia de tal forma que, como afirma el párroco, «El Cerro es y sigue siendo un pueblo dentro de la capital». También lo es su parroquia «una parroquia de pueblo», cuya feligresía no se circunscribe a los límites geográficos. A los hechos se remite «don» Alberto. «Actualmente tiene una población de unos 17.000 o 18.000 habitantes, pero son muchas más las personas que sienten su identidad popular aquí. Vienen a bautizar a sus hijos, a que hagan la Primera Comunión; a contraer matrimonio o a despedir o celebrar la muerte de un ser querido. Como lo han hecho en familia desde hace décadas. Entonces, la parroquia no atiende solo al Cerro del Águila, que son los 17.000 feligreses de derecho, sino que se multiplica y en realidad son 70.000 de hecho... Todos esos datos son los que hace que esta sea una parroquia grande y receptiva». La imagen que mejor lo resume se repite cada Martes Santo desde la Semana Santa 1989, cuando la hermandad –ya penitencial tras la incorporación del Cristo del Desamparo y Abandono como imagen titular– sale por primera vez de los dominios cerreños y realiza estación de penitencia a la Catedral de Sevilla. Lo hace desde la primera parroquia, inaugurada en los años cincuenta en su actual parcela en la esquina de Afán de Ribera. «La gente se ha volcado siempre, e incluso han aprovechado las críticas vertidas al principio para cau-

Arriba, la capilla de lo que hoy es la avenida de Hytasa (izquierda), fachada de la primera parroquia de los Dolores (centro) y el párroco Antonio Gómez Villalobos con la Virgen (derecha). Abajo, demolición del antiguo templo y el vecino Luis Montoto.

MásPasión / julio-agosto 2018

6

sar un efecto contrario y trabajar por revertir esa irrealidad. El día de la salida, por ejemplo, hay gente en la puerta desde las ocho y media de la mañana cuando la cofradía no sale hasta las doce. Muchas son personas mayores. Es la verdadera devoción, que no le importa esfuerzos y es un motivo de orgullo para nosotros. Además, la cara de los mayores e impedidos es inexplicable. Pese a su padecer y dolencia, vienen desde muy temprano a verla. La Virgen de los Dolores representa como ese familiar que todos tenemos en casa y que nos une más. La Virgen aquí es lo que nos une y nos mueve», explica el actual hermano mayor de la cofradía, José de Anca, quien además afirma categóricamente que la devoción a la Virgen de los Dolores «está enraizada en el ADN del barrio» y que «se transmite en las casas de forma natural, como lo hacen las herencias de posesiones y dinero». Una devoción leal y noble que es «desprendida» como muestran pequeños gestos que encierran una grandeza devocional. «La corona de la coronación se hizo fundiendo el oro que trajeron los hermanos y vecinos del barrio. Todavía hay gente que dan anillos o pendientes de oro que han pertenecido a sus padres y que, antes de quedarse con ellos, prefieren que lo tenga la hermandad para que cuando haya que hacerle algo a la Virgen. ¡Mira qué poco le importa a la gente del Cerro lo material!», asegura De Anca. También se palpa durante el besamanos de la dolorosa en septiembre, el lunes más que el domingo. «Vienen todas las vecinas. Muchas lo hacen entre sus idas y venidas a la plaza de abastos. Se quedan horas y horas acompañándola por-


REPORTAJE

CRONOLOGÍA 1926. La «capillita». Se erige en la actual avenida de Hytasa, obra de Juan López Sáez. Está destinada al culto de Nuestra Señora de los Dolores y las Damas Catequistas están al cuidado. 1936. La Guerra Civil. Como consecuencia de los disturbios del 18 de julio 1936, la capilla es asaltada y quemada. Desaparece la primitiva imagen de la Virgen. Fue sustituida por una nueva talla de tamaño académico al reabrirse la capilla. 1943. La parroquia. El 2 de febrero de 1943 el Arzobispado de Sevilla publica el decreto de erección canónica en El Cerro del Águila de «una nueva parroquia, libre e independiente de las demás existentes en Sevilla y en la Diócesis, con el título de Nuestra Señora de los Dolores». La feligresía se desgaja de la de San Bernardo, a la que hasta entonces perteneció. La rectoría de la nueva parroquia, establecida «de manera provisional» en la «capilla pública» de Hytasa, se encarga a los Misioneros del Inmaculado Corazón de María hasta 1948. 1943. Primera procesión. Se crea de modo extraoficial una hermandad de gloria en torno a la Virgen de los Dolores, que dada su tradición en el barrio, se estima ya como la patrona del Cerro. El coadjutor Vicente Gómez Solera –alma de la nueva parroquia– compra en un pueblo la imagen de una santa que remodela José Sanjuán como dolorosa y que sustituye a la segunda imagen que presidió la capilla. El domingo 19 de septiembre de 1943 tiene lugar la primera procesión por el barrio. 1945. La hermandad Sacramental. El 12 de marzo de 1945 se crea por decreto la hermandad Sacramental de Nuestra Señora de los Dolores, la primera hermandad del Cerro del Águila, siendo su primer hermano mayor Félix Bernáldez Sierra.

que se sienten a gusto en la parroquia y en torno a la Virgen de los Dolores». Los comercios no son menos y siempre tienen abiertas las puertas a la parroquia y «los asuntos de la Virgen». Como ejemplos bastan los casos de la conocida mercería de la calle Párroco Antonio Gómez Villalobos. Colabora regalando las cintas para los palermos y también los lazos de solapa. Igualmente cada año son numerosos los regalos que donan los establecimientos para la tómbola de la hermandad, «cada uno lo que tiene o puede»; o para la cesta de Navidad, donde hay hasta vales para ir a la peluquería o para una cena para dos en un bar del Cerro del Águila. En esta historia las madres del barrio desempeñan un papel importante como guardianas de la devoción e impulsoras del crecimiento de la parroquia y la hermandad. Así, el 100% del ajuar de la ropa de acólitos ha sido confeccionado en el taller de las hermanas. En este sentido, el que fuera hermano mayor durante la construcción de la actual parroquia y de la coronación, Francisco Carrera Iglesias, Paquili, siempre cuenta que se puso delante de un bastidor «porque la Virgen no

La Virgen de los Dolores, obra de Sebastián Santos, preside el altar mayor como titular de la parroquia del Cerro. El nuevo templo comenzó a construirse en 1999 sobre el solar del antiguo edificio, demolido por su mal estado.

«Todavía hay gente que entrega anillos y pendientes de oro de sus familiares fallecidos. Prefieren que lo tenga la hermandad para cuando haya que hacerle algo a la Virgen» MásPasión / julio-agosto 2018

7

1953. Traslado al nuevo templo. Iniciada la construcción de la nueva parroquia sobre proyecto de Aurelio Gómez Millán, un año antes, en septiembre de 1953, se decide llevar a cabo la tradicional procesión de la Virgen desde el nuevo templo. 1955. La hermandad de Gloria. A propuesta del párroco Antonio Gómez Villalobos se crea una comisión de reglas para formalizar lo que venía funcionando como hermandad desde hacía más de una década por parte de los fieles de la parroquia. El 20 de junio de 1955 se aprueba la hermandad de Gloria. 1955. La Virgen de Sebastián Santos. Se acuerda comprar por 22.000 pesetas una dolorosa de Sebastián Santos. 1969. La fusión. Tras un intento infructuoso en los 50, el 16 de junio de 1969 quedan fusionadas ambas hermandades. 1982. La hermandad de penitencia. Un año antes, en 1981, la Diputación de Sevilla acuerda la cesión de un Cristo crucificado que estaba depositado en San Gil. Su llegada al Cerro es el primer paso para convertirse en hermandad de penitencia con la aprobación en cabildo general el 29 de junio de 1982. 1999. Nueva parroquia. Tras la demolición de la parroquia en la antigua calle Coronel Yagüe (hoy Nuestra Señora de los Dolores) por «deterioro arquitectónico», el 9 de enero de 1999 el arzobispo Carlos Amigo Vallejo coloca la primera piedra. 2002. Consagración de la nueva parroquia y coronación. El 15 de septiembre Amigo Vallejo consagra el nuevo templo en una ceremonia histórica al coronarse la Virgen de los Dolores. Por primera vez tiene lugar fuera del enclave habitual de la Catedral.


REPORTAJE

tenía apenas ropa». Dice que, de pequeño, «con seis o siete años», se iba a la parroquia y se sentaba delante de la Virgen que «todo el año estaba prácticamente vestida igual». De ahí que con 14 años se fuera con Rosi, Isabel y otros jóvenes del barrio «con una vara de la hermandad, pidiendo casa por casa porque la Virgen tenía muchísima devoción pero muy pocas cosas y salía con casi todo prestado». En aquellos años, «gracias a la hermandad del Cristo de Burgos». La devoción a Nuestra Señora de los Dolores entraba entonces de lleno a formar parte de «los genes» de su vida, como la de otros tantos vecinos. Para Paquili tampoco era algo nuevo. «En mi familia había ocho nombres de Dolores, cuando en 1922 mi abuela compra una parcela en la calle Lisboa, donde vivió mi madre, que nació en Higuera de la Sierra, el pueblo natal de Sebastián Santos, el autor de la actual Virgen». Un domicilio, el suyo, que además es «el único en el que ha estado la Virgen». Paquili recuerda con nostalgia aquellas procesiones de septiembre con «la patrona del pueblo». Sí, porque «El Cerro hasta hace muy poco era el pueblo más cercano que tenía Sevilla» al cruzar el Tamarguillo. De ahí que la dolorosa «era y es el símbolo del Cerro del Águila para los creyentes», y para los que no lo son es «la gran embajadora» como «cordón umbilical de todo el que ha nacido en el barrio, aunque se haya ido con su barrio y su historia». De aquellas salidas gloriosas guarda muchos recuerdos: «Se echaba albero y las calles competían entre sí por la decoración. Eran las fiestas grandes, patronales del Cerro y todo era alegría en cada casa, donde vivían hasta seis familias».

Arriba, la Virgen de los Dolores en una de las salidas gloriosas de septiembre –a la izquierda– y el párroco Alberto Tena con el cartel de 75 aniversario de Díaz Arnido –a la derecha–. Abajo, tómbola de la hermandad en la Velá del Cerro y calles del barrio profusamente adornadas para la ceremonia de consagración del nuevo templo y coronación de la Virgen en el año 2002.

MásPasión / julio-agosto 2018

8

Precisamente esa devoción de las familias, humildes pero fieles a su Virgen, es la que ha ido tejiendo y labrando el mayor de los ajuares. Basten algunos ejemplos, como bien enumera este ex hermano mayor: «El altar mayor se hizo por cuestación popular. La corona de Villarreal y todas las coronas que tiene, también se han costeado por sufragio popular. La hermandad nunca ha tenido que hacer ni sayas ni mantos bordados. Todo han sido regalos de sus vecinos y devotos». Muchos de ellos han pasado por las manos de este reconocido bordador sevillano que ha llegado a ser diseñador de alta costura trabajando para grandes firmas españolas, como Victorio & Lucchino, entre otros. «La primera ropa que le hice fue una saya de aplicación en tisú de plata para la salida extraordinaria del 25 aniversario fundacional de la hermandad de Gloria, que iba a ir a la Catedral en el palio de Guadalupe y que al final por tema de la lluvia, solo lo hizo por el barrio». Una pieza de poca calidad entonces y que se perdió. Sí se conserva la primera saya bordada en terciopelo azul, que se pudo ver en la exposición Paquili. Arte y Moda en la magia del bordado que se celebró en noviembre de 2016 en el Ayuntamiento hispalense con motivo de sus 40 años de trayectoria profesional. La vida (personal y profesional) de este artista ha ido de la mano de su devoción de cuna por la que aprendió a dar puntadas, a la que sirvió con cargo directivo y por la que debe tener una calle en el barrio donde creció y donde vio coronar a su Virgen un 15 de septiembre de 2002. «Fue un acontecimiento histórico dentro y fuera del Cerro. El barrio y la ciudad entera se


REPORTAJE

Amigo Vallejo corona a la Virgen de los Dolores en su camarín, en el altar mayor del nuevo templo parroquial.

volcaron. Fue el mayor regalo que le pudimos dar a la Virgen por tanto como nos había dado desde los orígenes del barrio. Al Cerro y a todas las barriadas de alrededor. Porque mira si su devoción está también muy arraigada en Juan XXIII, Amate o Santa Teresa, que no se ha llegado a fundar ni a dar culto a ninguna otra dolorosa. Porque Ella cubre toda esta zona. Se puede ver el Martes Santo cuando viene gente de todos estos barrios y también a diario en la parroquia». Este mismo día en el que El Cerro del Águila coronaba a su Virgen, se celebra la consagración del segundo templo parroquial a Nuestra Señora de los Dolores levantado sobre el antiguo inmueble. Los primeros avisos que alertaban del «progresivo deterioro arquitectónico» se remontan a los años ochenta y noventa de la pasada centuria. Después del exilio de la hermandad a la parroquia de San Sebastián (1991), finalmente el Arzobispado acordó la demolición del inmueble, iniciándose las obras del nuevo templo el 9 de enero de 1999 con el acto simbólico de colocación de la primera piedra por parte del arzobispo Carlos Amigo Vallejo y en presencia de la Virgen de los Dolores, que fue traslada al solar en unas andas. El padre Alberto Tena recuerda las vicisitudes de aquellos años, con el traslado de la propia parroquia y de la hermandad a una capilla provisional habilitada en la casa de hermandad de los Dolores, en la misma calle, «unos números más arriba» en dirección a Hytasa. «Cada vecino colaboró en la medida de sus posibilidades pero también hubo que llamar a otras puertas». El esfuerzo mereció la pena y robusteció esta devoción noble que entendió desde un primer momento y finalmente cautivó al mismísimo cardenal Carlos Amigo Vallejo, quien llegó a decir que «al mirarle a los ojos cada uno ve a sus seres queridos que están en el cielo». No le falta razón. Como tampoco a sus vecinos que el próximo septiembre renovarán su amor a la Virgen con una procesión parroquial que servirá de broche a las bodas de platino del templo que ha hecho el barrio para mayor gloria de la que es su Madre y Patrona.

Ver de nuevo a la Virgen José Manuel García Jefe de Emisiones de Radio Sevilla unca he visto a la cofradía del Cerro por su barrio un Martes Santo. El casco histórico ha sido mi lugar habitual de seguir la procesión. Alrededor de la Catedral, la Plaza Nueva y, sobre todo, y los gajes del oficio mandan, en el comienzo de la Carrera Oficial. Recuerdo vivamente 1991, pues esa Semana Santa tuve ocasión de ver los pasos y los nazarenos de antifaz rojo burdeos por el parque de María Luisa y los alrededores de la plaza de España, cuando las obras en la parroquia obligaron a la hermandad a trasladarse a la de San Sebastián para salir en su estación de penitencia. He tenido la suerte de ver a Nuestra Señora de los Dolores por las calles de su feligresía solo en una ocasión. Fue un mes de septiembre, cuando aún la corporación solo poseía la condición de sacramental y gloria y sacaba por esas fechas a la imagen de la Virgen. Los nazarenos no llegarían a esas mismas calles hasta al menos diez años después y mantengo en la memoria aquella noche que junto a amigos de los

N

grupos jóvenes de los setenta llegamos hasta El Cerro del Águila. Ahora vivimos las vísperas de que pueda encontrarme otra vez con el barrio y la hermandad en la procesión extraordinaria con motivo de los 75 años de la parroquia. Me hace ilusión volver a coincidir con María Santísima como aquel final de verano

MásPasión / julio-agosto 2018

9

de hace tanto. Hubo hasta una agradable sorpresa pues delante de las andas, con una vara, vimos a Juan Jiménez Chocero, mayordomo que era de nuestra hermandad y persona cabal y oficial de junta discreto, amable, diligente y sencillo, y que con otros iguales, no muchos, tanto contribuyeron al desarrollo de las corporaciones actuales. Toda una especie en extinción. Desconocíamos de Juan que perteneciera desde sus comienzos al incipiente movimiento que nos ha llevado ahora a disfrutar de una de las hermandades más activas y pujantes y una cofradía memorable cuando cada año, barrio, parroquia y hermandad, se vienen por unas horas intramuros. Espero la fecha porque, en esencia, volveré a ver la devotísima imagen de la Señora sin palio, como entonces, cuando nos recorríamos Sevilla, desde Triana adonde hiciera falta, para poder gozar una procesión. Prometo mirarla con aquellos mismos ojos de entonces entre sorprendido, ilusionado y expectante ante lo nuevo, ante lo hermoso.


OBRAS SON AMORES

Rocío de Sevilla

El camino de julio

Niños y monitores reunidos en el patio de la casa de hermandad de Sevilla en la aldea de El Rocío. a hermandad del Rocío de Sevilla (El Salvador) partirá de nuevo en unos días hacia la aldea almonteña, pero esta vez con dos autobuses cargados de niños en riesgo de exclusión social. Es el otro camino de los rocieros del Salvador, el que apenas tiene visibilidad en los periódicos ni es cantado por las letras de las sevillanas. Del 14 al 24 de julio la casa de hermandad en la aldea del Rocío acogerá las tradicionales Colonias de Verano que organizan, por decimosexta edición consecutiva, las diputaciones de Obras Asistenciales y Juventud de esta corporación rociera. «Este año hemos roto el techo de asistentes y es que siempre hay mucha demanda», asegura Josefa Paredes, la diputada de Obras Asistenciales, «aunque a mí me gusta más hablar de Caridad», puntualiza. Durante diez días un total de 91 menores con edades comprendidas entre los 4 y los 12 años podrán disfrutar de unas jornadas de vacaciones y de un tiempo de divertimento, juegos, baños en el mar, alimentación equilibrada y, sobre todo, de un ambiente lleno de cariño. «Se trata de que puedan disfrutar en un entorno de camaradería y compañerismo, que vean que hay playa, que hay gente amable que no les grita o que no se pelean...». Los niños que acuden a estas Colonias de Verano son alumnos de centros escolares situados en zonas consideradas en riesgo de exclusión social, fundamentalmente debido al bajo poder adquisitivo de sus padres, al margen de otros problemas. «Aunque también hay menores que proceden de casas de acogidas y cuya tutela les ha sido retirada a sus padres bien por mal-

L

Texto José Gómez Palas Fotos Hermandad del Rocío de Sevilla

trato o desprotección», apunta la diputada de Obras Asistenciales. Para hacer realidad este encomiable proyecto la hermandad cuenta todos los años con la indispensable infraestructura del Ejército, que despliega en el patio de la casa de hermandad todo el material necesario para la acogida de estos niños. «Las Fuerzas Armadas montan gigantescas tiendas de campaña en las que caben cinco literas de dos camas cada una, con sus correspondientes armarios», resalta Paredes. Durante su estancia en El Rocío los menores son atendidos en todo momento por un grupo de voluntarios. Este año serán 27 los monitores encargados de su cuidado, la mayoría integrantes del grupo joven de la hermandad, a los que hay que sumar un equipo de otras doce personas al frente de las labores de intendencia diaria: la comida, la lavandería y la limpieza. Un día cualquiera en las Colonias de Verano se inicia con un buen desayuno para cargar las pilas y tomar fuerzas para lo que espera el resto de la jornada. «Todas las mañanas los niños acuden en dos autobuses bien a la playa de Matalascañas o bien de excursión. Este año, en concreto, tenemos programadas dos excursiones a parques temáticos o zonas lúdicas cercanas. A la vuelta de la playa es la hora del almuerzo y, tras el lógico reposo, por las tardes desarrollan actividades de todo tipo: juegos y talleres de repostería, de máscaras o cerámica. Una de las tardes la dedicamos a una actividad que llamamos Una pará en el camino. A los niños les ponemos unos pañuelos en el cuello y a las niñas una flor en la cabeza y con unas carretas pequeñas que tenemos y acompañados de la melodía de un tambor y una flauta nos vamos a la ermita y hacemos la presentación ante la Virgen como si fuésemos una hermandad más. Es como hacer un día de camino», dice orgullosa Josefa. La responsable de Obras Asistenciales resalta que «todos los proyectos que emprende la hermandad son posibles gracias a la generosidad de sus hermanos, que no sólo se vuelcan en el apoyo económico, sino que ponen mucho trabajo, ilusión y ganas» por arrancar, como en este caso, una sonrisa a los más pequeños.

Los pequeños duermen en tiendas de campaña que despliega el Ejército.

MásPasión / julio 2018

10


Nuestro RETO es AYUDAR a conseguir lo que otros creen imposible Durante los años de crisis Grupo Morera & Vallejo apostó por AYUDAR a las empresas a luchar por sus sueños. Desde Sevilla a toda Andalucía, España y Europa.

Nos apasionan los retos.

Un Grupo, una Historia. Comprometidos con el presente. Haciendo futuro


HERMANOS QUE CUENTAN

Ángel Corpas

Cirineo de San Andrés o hace falta conocer a Ángel Corpas para tener conciencia de que es uno de esos hombres que dibujan con parsimonia la realidad de esta Sevilla nuestra. No hace falta ponerle cara para saber que tras la coraza de su pecho se esconden el corazón y el alma de un hombre que ama a su ciudad por encima de todas las cosas. No hace falta ser su amigo ni conocer sus hazañas para descubrir en su trayectoria la figura de un pilar que sostiene con entrega y dedicación la grandeza de una hermandad humilde que dormita en las sombras de la capilla de San Andrés. Para Ángel Corpas, su corporación de Los Panaderos es su pasión, la «herencia» de sus mayores, su «refugio» y su pilar. Así lo considera sin saber que al final él es el que se convierte en pilar de una hermandad que guarda un tesoro en la persistencia de este hermano. A sus 46 años, Ángel sigue mirando el rostro de su Virgen de Regla con esa ternura que solo nace de los ojos de un niño que se fija en su madre. ¿Cómo no quererla? Es la madre del Señor del Prendimiento. Bajo sus trabajaderas fue treinta años. Esa etapa le regaló vivencias que lo único que consiguieron fue solidificar su fe. Se emociona aún cuando rememora el racheo de sus zapatillas bajo el peso de su Cristo por la plaza del Salvador. «En esos momentos siempre me acordaba de las personas que me faltaban». Seguro que no lo hacía con tristeza sino con la satisfacción de aquel que se siente privilegiado. Hoy, cuando sus ocupaciones son bien distintas, sigue viviendo en el seno de su hermandad con la misma intensidad. Y es que los años pasan pero la pasión y el entusiasmo son los mismos.

N

Textos Rafa Reyes Fotos Manuel Gómez

Ángel Corpas es el encargado de coordinar los turnos de representación en la capilla de San Andrés durante la Semana Santa.

MásPasión / julio-agosto 2018

12

La hermandad de Los Panaderos es una de las que más cofradías recibe durante la Semana Santa. Las puertas de la capilla de San Andrés se convierten en fuente de peregrinación. Durante la última Semana Santa, por allí pasaron una veintena de hermandades. Ángel Corpas es el encargado de organizar los turnos de representación para que todas ellas sientan que cuando llegan a la capilla de la calle Orfila están llegando a su casa. «Es una bendición que en nuestra humilde casa podamos recibir al Señor y a su bendita Madre, bajo cualquier advocación», afirma. Durante esos días, Ángel y todo su equipo se convierten en auténticos cirineos. Son referentes y vigías para todos los que por su puerta pasan. Miradas anónimas que buscan en San Andrés los ojos latentes de la Virgen de Regla, esa que un día enamoró al mundo entero desde la capital de España. «La tarea de recibir a tantas hermandades la hacemos con mucho amor y ganas. Esta labor no se limita a la meramente representativa. Hay otros hermanos y hermanas que, en el transcurso de la misma, se encargan de atender a los nazarenos, aguadores y priostes que, en algunos casos, lo necesitan por una indisposición, para rellenar un cántaro o para prestar un destornillador...», explica Ángel. «Para ello –continúa– es necesario un alto nivel de compromiso». Todo tiene su recompensa. Ese cometido le hace vivir a Ángel infinidad de momentos que jamás podrán borrarse de sus recuerdos. Y es que lo que se graba a fuego en el corazón nunca llega a desaparecer de la mente. «Guardo instantes muy emotivos. Quizás, como hermano que soy de las hermandades de La Redención y del Silencio, ver a mis titulares frente a frente es de las cosas más hermosas que he podido vivir», asegura con una diplomacia pasmosa


HERMANOS QUE CUENTAN

que hace sospechar que Corpas es de esas personas que anteponen el respeto a todo. Una impresión que corrobora poco después: «Para ser un buen cofrade lo más importante es tener corazón y respeto». Ángel Corpas es un hombre de principios. Ama con todas sus fuerzas la Semana Santa de nuestra ciudad pero es consciente de que ese sentimiento nuestro no se puede quedar en unos días al año. «Sin la palabra hermandad en toda su dimensión y sin el culto al Santísimo, nada tendría sentido, todo sería una puesta en escena artística que dura una semana». Corpas forma parte de la junta de gobierno de Los Panaderos y, desde esa perspectiva, considera que la Semana Santa se encuentra en un momento único, algo que valora tanto como teme. «Nunca ha tenido la grandeza, trascendencia y difusión que tiene actualmente. Precisamente por ello debemos mimarla y cuidarla, más que nunca. Es una situación complicada porque morir de éxito no deja de significar la muerte. Hay mucho trabajo por hacer para que no perdamos el norte por el exceso de éxito». Esas son las palabras de un hombre cabal e inconformista. Seguro que piensa que siempre hay un margen de mejora, algo que podríamos hacer y no estamos haciendo, un esfuerzo más que invertir... Son pilares sobre los que se sustenta su vida. Como todos, Ángel también tiene momentos de debilidad, momentos en los que piensa en tirar la toalla. Nunca lo hace. Cuando eso ocurre, se aferra a la mano abierta de su Señor. Él no lo dice abiertamente pero se nota que siente una especial predilección por la «mirada humilde» del Cristo del Prendimiento: «su mirada humilde, sus ojos color miel nos muestran el camino de la entrega... Mi Señor es mi refugio, en lo bueno y en lo malo». Poco más hay que aña-

Además de Los Panaderos, Ángel Corpas es hermano de La Redención y del Silencio.

dir a las palabras de un hombre sincero que no entendería su vida sin sus raíces. Y sus raíces están en una capilla pequeña y coqueta llamada San Andrés. En sus paredes están grabadas las palabras que le dedica a sus titulares cada Miércoles Santo. Ese día le gusta dirigirse hasta el templo poco antes de que lleguen los hermanos que formarán la cofradía. Entonces se sienta ante sus titulares y mantiene una conversación que allí queda. Ese día renueva el compromiso de amor eterno con su hermandad. Ángel Corpas es uno de esos hombres que hacen falta en todas las hermandades: siempre está disponible, siempre está al servicio de lo que su corporación necesita. En él no existen las dudas. No existen para su hermandad pero tampoco para todo aquel que lo rodea. Y es que, para él, la familia y los amigos son un todo. Sin ellos su vida no tendría sentido. Aún tiene mucho que decir y de él, la Sevilla cofrade tiene mucho que aprender. Como buen hombre humilde considera que siempre se puede empapar de nuevas cosas. Eso sí, como ya dijo, desde el corazón y el respeto. Y así, desde el corazón y el respeto seguirá siendo Cirineo, vigía y guía de todos los que llegan a San Andrés. De todos a los que se les abren las puertas de su casa, las puertas de la calle Orfila.

SENTIDOS COFRADES El olor: La cera virgen cuando se funde un palio. El sabor: El bacalao y las torrijas de la Cuaresma. El tacto: La túnica blanca de pelo de camello de mi Señor del Soberano Poder en su Prendimiento. La imagen: El revuelo de monaguillos de mi hermandad. El sonido: El racheo del costalero.

MásPasión / julio-agosto 2018

13


Imagen del Cristo de las Cinco Llagas con el que procesionó la hermandad de la Trinidad hasta el año 1980.

MásPasión / julio-agosto 2018

14


REPORTAJE

Por la vía de la sustitución ¿Qué ha sido de las imágenes relevadas en las cofradías sevillanas?

El fuego y la guerra obligaron a las hermandades a encargar nuevos titulares en determinados momentos históricos pero hay otras sustituciones, forzadas por otro tipo de condiciones, que supusieron una nueva vida y destino para las efigies o sabemos de sobra. La Semana Santa no siempre fue como la conocemos. Las distintas etapas y estilos artísticos fueron modelando la forma de una fiesta que se apoya sobre una piedra angular: el culto a las imágenes. Esas imágenes titulares son –o deben ser– el tesoro más preciado de las distintas corporaciones aunque circunstancias de todo tipo han obligado a su recambio o sustitución a lo largo de la historia. Los ataques anticlericales entre la II República y el estallido de la Guerra Civil fueron uno de los motores más trágicos y determinantes en este relevo de devociones que, en ocasiones, tampoco ha sido ajeno a modas o decisiones más o menos caprichosas. Nos interesan especialmente estas últimas pero, sobre todo, el destino de aquellas imágenes que un día cambiaron de hermandad, de capilla y hasta de advocación para reverdecer rodeadas de otros rezos, lejos de la ciudad de la Giralda. La lista de cofradías que siguen dando culto a la imagen en torno a la que fueron fundadas no es demasiado larga. Casos como los del Cristo de la Expiración del Museo, el Señor de las Penas de la Estrella o la Soledad de San Lorenzo son paradigmáticos y quizá merezcan otro reportaje... El recorrido cronológico por las jornadas de la Semana Santa podría comenzar por la historia intermitente de la cofradía de Jesús Despojado. La hermandad había dado culto en su primera etapa a una dolorosa de Perea pero el imaginero Manuel Hernández León –que fue uno de los reorganizadores de la actual corporación del Domingo de Ramos– cedió en 1959 una dolorosa que recibió culto durante tres únicos años bajo la advocación de María Santísima de los Dolores, Reina de la Misericordia, hasta ser sustituida por la actual imagen de Eslava. La propiedad nunca se hizo efectiva y la virgen de Hernández León fue adquirida a mediados de los 70 para ser donada a la incipiente hermandad del Santo Entierro de Paradas, con la que procesiona cada Viernes Santo bajo la advocación de la Amargura. Cada Domingo de Ramos contemplamos el soberbio apostolado de Ortega Bru en el paso de la Sagrada Cena. La estampa es joven pero ya se ha hecho clásica. Hasta 1982 lo hacía un conjunto de imágenes de Antonio Bidón –uno de los grandes perdedores de la Semana Santa de Sevilla– que se había estrenado en la Semana Santa de 1938. Aquel colegio apostólico no estuvo exento de vaivenes, incluyendo la primitiva remodelación de unas figuras procedentes del frustrado misterio alegórico del Corazón de Jesús de las Siete Palabras, el añadido de un San Juan de Rafael Barbero y hasta la adaptación del primitivo Señor de la Cena de Gutiérrez Cano, degradado a mero apóstol. Aquel apostolado

L

Textos Álvaro Rodríguez del Moral Fotos Manuel Gómez, Teresa Roca, Javier Díaz y El Correo

fue vendido a la hermandad homónima de Puente Genil, en la que viene procesionando desde 1984. Y hablando del primitivo titular del misterio, el Cristo realizado por Gutiérrez Cano en 1860 había sido sustituido por la actual imagen de Sebastián Santos en 1955. La cabeza, afortunadamente, la conserva la hermandad. Y de los Terceros a San Julián, evocando la memoria de un crucificado de Cristóbal Ramos que la hermandad de la Hiniesta empleó para salir a la calle las Semanas Santas de 1935 y 1936. Hay que recordar que lo había perdido todo en el incendio de la parroquia en 1932 y que volvería a quedarse sin nada aquel mismo 36. Ese crucificado provisional había sido titular de la hermandad de la Lanzada hasta 1929, año del estreno de la actual imagen de Antonio Illanes. La anterior imagen había sido cedida a la corporación del Miércoles Santo en 1850. Procedía de la extinguida hermandad de los Siete Dolores y Compasión que residía en la actual capilla de Montserrat dentro del compás del convento de San Pablo, actual parroquia de la Magdalena. Hoy recibe culto como Cristo de la Vera-Cruz en la cercana localidad de Mairena del Alcor. Seguimos en el Domingo de Ramos, poniendo rumbo a la parroquia de San Roque. Hay que recordar que, como la Hiniesta, la cofradía de Recaredo se quedó con lo puesto en el devastador incendio provocado del 18 de julio de 1936. Urgía volver a poner en marcha la cofradía y contar con nuevas imágenes titulares. En 1937 se bendijo una nueva dolorosa de Manuel Vergara Herrera –que llegó a salir en el paso de Cristo a modo de Soledad y vestida de hebrea– que finalizó la imagen del Señor de las Penas al año siguiente. El recorrido de ambas esculturas fue efímero. Sin solución de continuidad se estrenaba la dolorosa de Fernández-Andes en 1939. Illanes, otro creador imprescindible para entender aquel momento histórico y artístico, entregaba el monumental Nazareno en 1940 después del flechazo experimentado por un grupo de hermanos en una exposición celebrada el año anterior. La Virgen de Vergara pasó a advocarse de la Soledad en la cofradía del Santo Entierro de Aracena. El Cristo, por su parte, se venera hoy como Nazareno en la localidad cordobesa de Santaella. Cambiamos de jornada, comprobando que la sustitución de imágenes no es exclusiva de las viejas cofradías. Una hermandad tan joven como la del Polígono de San Pablo ya ha dado culto a dos dolorosas distintas. La primera, realizada por Luis Alberto García Jeute en 1991, fue donada en 2008 a una hermandad de la localidad pacense de La Puebla de Obando, que mantuvo la advocación del Rosario. Ya sabemos que ese mismo año, la cofradía se estrenó en el Lunes Santo con la imagen de Luis Álvarez Duarte. Y sin movernos de día sí cambiamos de ba-

Las corporaciones que han dado culto a una única imagen titular a lo largo de los siglos no son demasiado numerosas. Los casos de la Soledad o el Crucificado del Museo son paradigmáticos MásPasión / julio-agosto 2018

15


REPORTAJE

rrio, recalando en la parroquia de San Gonzalo. Hay que retroceder a la fundación de la cofradía que encargó su primera imagen titular al imaginero José Luis Pires Azcárraga. La talla procesionó entre 1948 y 1960, año de su sustitución por la efigie de Antonio Castillo Lastrucci que, a su vez, sería relevada en 1975 por la actual, obra cumbre de Luis Ortega Bru. Enrique Guevara, autor de la monografía Los tesoros perdidos de la Semana Santa de Sevilla, nos pone en la pista del destino de la primitiva imagen de Pires: «Fue depositada en un almacén de la corporación, donde permaneció hasta 1969, en que pasó a recibir culto en la Fundación Padre Carrere». En 1979 llegaba su destino definitivo en la hermandad del Gran Amor y la Macarena de la localidad pacense de Jerez de los Caballeros. Volvemos a cruzar el río, recalando en la capilla del Rosario de la calle Dos de Mayo que venera a un crucificado de Illanes, sustituto de otro del mismo autor que pereció en el incendio de San Jacinto de 1942. Cerramos jornada recordando el destino de otra imagen titular, Nuestra Señora de las Penas, en la hermandad de Santa Marta. La actual, obra de Sebastián Santos, relevó el impresionante e incomprendido patetismo de la que había realizado Ortega Bru en 1953. El imaginero de San Roque haría otra más al año siguiente que hoy forma parte del misterio como María Cleofás. Por cierto: nunca comprendió el cambio. Llega el turno del Martes Santo, subiendo al Cerro del Águila, una barriada con espíritu de pueblo que no se puede entender sin el tejido devocional y

La actual Virgen de la Angustia de la hermandad de los Estudiantes había sido titular de la extinguida cofradía del Despedimento. La corporación del Martes Santo, que desechó una imagen de Bidón, la encontró en San Isidoro.

MásPasión / julio-agosto 2018

16

afectivo que le ha prestado la Virgen de los Dolores. La actual, de Sebastián Santos, se estrenó en 1955. Sustituía a una imagen anterior, resultado de la profunda remodelación practicada por el escultor José Sanjuán Navarro en la imagen de una santa innominada que había sido adquirida en un pueblo en 1943. Esa misma dolorosa acabaría pasando a la localidad serrana de El Madroño, reconvertida en imagen de gloria de Nuestra Señora del Rosario que, además, lleva un Niño Jesús en los brazos. Continuamos esta memoria de sustituciones recalando en la capilla de la Universidad. La hermandad de los Estudiantes se había fundado en 1924 en torno al crucificado de la Buena Muerte de la antigua Casa Profesa de la Compañía de Jesús. En los años siguientes ya daba culto a una dolorosa de tamaño menor del natural cedida por un hermano que fue sustituida en 1931 por otra efigie de Antonio Bidón que no estuvo muchos años expuesta al culto en la iglesia de la Anunciación. Los hermanos de los Estudiantes lograron hacerse con la propiedad de la actual Virgen de la Angustia en 1942. Había sido titular de la extinguida cofradía del Despedimento y se encontraba en la parroquia de San Isidoro. ¿Qué pasó con la imagen de Bidón? Fue donada al escolapio Bernabé Ruiz, antiguo director espiritual de la corporación, que la cedió a la parroquia de su pueblo natal, Bezana, en la provincia de Burgos. Y de la calle San Fernando a la Calzada. En su iglesia de San Benito rebrotaron las antiguas devociones trianeras de la Virgen de la Encarnación y el


REPORTAJE Cristo de la Sangre. El que saca la cofradía cada Martes Santo es obra contemporánea de Francisco Buiza pero la hermandad ya había rescatado la advocación en la imagen de un Ecce Homo realizado por Esteban Domínguez Aguilar en 1922. Sólo salió ese año. La hermandad no volvería a hacerlo hasta 1928 aunque, ahora sí, con el actual misterio de la Presentación al Pueblo. La nueva imagen del Cristo de la Sangre, venerada ahora como crucificado, tendría que esperar hasta 1967. El que había salido en el 22, cedido a la Sacramental de Villanueva del Río en 1937, procesiona hoy en la tarde del Jueves Santo por sus calles bajo la advocación de Redentor Cautivo. Muy distinto es el caso de la Bofetá, que se había refundado en 1919 en torno a las antiguas imágenes de la primitiva corporación, que permanecían hibernadas en el Beaterio de la Trinidad. La cofradía haría su primera estación desde San Román al año siguiente con esas primitivas efigies pero no volverían a salir más. La imagen del Señor fue sustituida en las salidas de 1921 y 1922 por una figura de Miguel Ángel Rodríguez Magaña que también se encargó de adaptar el misterio a partir de unas cabezas adquiridas en un anticuario. Ese año encargaron a Castillo Lastrucci la definitiva imagen de Nuestro Padre Jesús ante Anás –costó 3.500 pesetas de la época– y el misterio que le acompaña. El estreno llegaría en la tarde del Martes Santo de 1923. Un año después del estreno del misterio de la Bofetá llegaba la imagen mariana del Dulce Nombre consagrando un nuevo tipo iconográfico: la Virgen castiza, que hay que entender dentro de la explosión regionalista del momento. Nos quedamos en el día; pero volvemos a cambiar de barrio. La hermandad de Santa Cruz ha consagrado en los últimos años la iconografía del Stabat Mater en su primer paso, colocando la imagen de Nuestra Señora de la Antigua a los pies del Crucificado de las Misericordias. La historia de esta imagen gubiada por Emilio Pizarro también es larga y compleja pero nos centraremos en otra, donada por Fernando Ybarra y atribuida a Blas Molner, que procesionó –arrodillada– a los pies del Cristo en distintas etapas, la última de ellas entre 1957 y 1963. Al año siguiente se le adaptó un nuevo candelero para que pudiera procesionar bajo palio a partir del 65. En el 68 llegó el estreno de la actual Virgen de los Dolores de Antonio Eslava pasando la anterior imagen a la hermandad de la Expiración de la localidad onubense de Bonares. Alcanzamos el Miércoles Santo y la antigua capilla del Baratillo. Había sido sede de una antigua hermandad de devotos que hunde sus raíces en los años irremediables de la peste. La corporación se reorganizó como cofradía de penitencia a comienzos del siglo XX encargando el grupo de la Piedad y el misterio que la acompañaba a Emilio Pizarro de la Cruz. Su primera estación de penitencia se verificó en 1904 y así estuvo saliendo hasta 1945, año de la sustitución de aquella titular mariana por la hermosa e intimista imagen de Fernández-Andes, viajando su antecesora hasta Villalba del Alcor para convertirse en titular de la hermandad de la Vera-Cruz bajo la advocación de Nuestra Señora de las Angustias. Seis años más tarde, en 1951, llegaría el estreno del Señor de la Misericordia de Ortega Bru. Muy distinto es el caso de la hermandad de Los Panaderos. La sustitución del antiguo misterio implicó también la de la histórica imagen titular de Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder en su Prendimiento. En su día se argumentó que los daños causados durante la ocultación de la imagen en la cripta de la capilla en los previos de la Guerra Civil complicaban su res-

La antigua imagen titular de la hermandad de Los Panaderos recibe culto hoy en la iglesia del Juncal –dependiente de la parroquia de la Milagrosa– como Nuestro Padre Jesús Cautivo en su Soledad.

MásPasión / julio-agosto 2018

17

tauración. Pero su relevo en el primer paso y el culto de la cofradía del Miércoles Santo hay que ubicarlo en los nuevos vientos estéticos y la poderosa estela de Castillo Lastrucci que en torno a esos años idea varios misterios fundamentales y revolucionarios: el de la Bofetá, San Benito, San Esteban, la Sentencia de la Macarena, la flagelación de Utrera y también el de Los Panaderos, concluido en 1945. La primitiva imagen del Señor, que algunas opiniones quieren colocar en la órbita de Ruiz Gijón, durmió el sueño de los justos hasta 1972. Ese año se llegó a un acuerdo con la incipiente hermandad sacramental del Juncal para la cesión de la efigie, que recibe culto desde entonces en la antigua parroquia del mismo nombre como Nuestro Padre Jesús Cautivo en su Soledad. Volvemos a cambiar de jornada, deteniéndonos en una de las cofradías que más ha cambiado de imágenes titulares. Se trata de Las Cigarreras. Del interesante Amarrado renacentista de Juan Giralte que se encuentra –olvidado de todos– en la Trinidad, la hermandad pasó a dar culto al longevo y arcaizante Señor de Amaro Vázquez, que procesionó en distintas etapas en el primer paso de la corporación. Tampoco hay que olvidar al efímero y valioso Amarrado


REPORTAJE

de Hita del Castillo que acabó en Hinojos por obra y gracia del canónigo Muñoz y Pabón o el monumental e incomprendido Jesús del Dolor que realizara Joaquín Bilbao, restaurado hace pocos años. Todos ellos quedaron atrás con el estreno de la actual imagen de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna, obra de Francisco Buiza estrenada en 1974 que también gubió el misterio que le acompañaba, sustituido por el actual de Navarro Arteaga. Mención aparte merece el primitivo conjunto de imágenes a la turca que hoy forman parte del misterio de la flagelación del Cristo de las Misericordias de Sanlúcar de Barrameda. Se lo perdió Sevilla... En los Caballos –o la Exaltación, al gusto– también hubo un breve cambio de titular. Hablamos de la actual imagen de Nuestra Señora de las Lágrimas que lleva recibiendo el culto de sus hermanos desde mediados del siglo XVIII. No siempre fue así. La versión más extendida señala que la cofradía de Santa Catalina la sustituyó entre 1913 y 1933 por otra efigie mariana procedente de Málaga. Restituida la original, el mismo donante ofreció la efímera imagen a la hermandad de San Bernardo tras el incendio del templo del 18 de julio de 1936 aunque no llegó a salir a la calle, siendo sustituida definitivamente por la actual Virgen del Refugio en 1936. Y hablando de San Bernardo, y saltándonos el orden de jornadas, también hay que recordar que el actual Cristo de la Salud tuvo que sustituir al crucificado roldanesco destruido en el 36 por la actual imagen anónima, encargada en 1669, que se encontraba depositada en la Escuela de Cristo.

A la izquierda, la antigua dolorosa de la Quinta Angustia, hoy en Linares. A la derecha se observa el célebre cirineo de Pasión conocido como Mirabalcones (arriba), y el Cristo del Dolor de Joaquín Bilbao, que fue titular de Las Cigarreras (abajo ).

Pero estábamos paseándonos ya por la yema del Jueves Santo. Un caso peculiar lo ofrece la hermandad de la Quinta Angustia. La imagen de la Dolorosa que realizó Rodríguez Caso en 1934 relevó a la antigua titular de la que nunca más se supo... hasta que las investigaciones de Francisco Bravo, cofrade de la Vera-Cruz de Linares, pudieron demostrar que la dolorosa que habían adquirido en una feria de antigüedades de Úbeda en 1997 era la antigua titular de la cofradía de la Magdalena, que hoy recibe culto en Linares bajo la advocación de Nuestra Señora de la Salud en su Soledad. La historia ya fue contada, con todo lujo de detalles, en esta misma revista en octubre de 2013. Sin ser imágenes titulares, los cirineos de Pasión merecen ser recordados. Hoy brillan por su ausencia en el portentoso paso de Cayetano González, del que dimos cumplida referencia en el número anterior de esta revista. El célebre Mirabalcones, el cirineo que más tiempo acompañó al Señor de Pasión desde la restauración de la cofradía a mediados del siglo XIX sigue saliendo a las calles en Semana Santa. Lo hace acompañando al Nazareno de Aguilar de la Frontera desde 1951 aunque una reciente restaura-

Sebastián Santos sustituyó, entre otras imágenes, a la primitiva dolorosa del Silencio o a la anterior titular de la cofradía de Pasión, que se encuentra depositada en el colegio de las Mercedarias MásPasión / julio-agosto 2018

18


REPORTAJE ción de Antonio Bernal le ha devuelto algunos de sus rasgos primitivos. Aquel popular cirineo fue sustituido por otra imagen efímera recompuesta en base a un cuerpo tallado por Fernández-Andes –lo concluyó Ortega Bru– al que se le añadió la valiosa cabeza de inconfundible impronta mesina que sigue en poder de la hermandad. Tampoco duró mucho en el paso ese nuevo cirineo, que sería relevado en 1970 por la notable imagen de Sebastián Santos que sólo duró cuatro salidas sobre el paso. Pero la cofradía del Salvador también sustituyó a su titular mariana, la Virgen de la Merced, por la actual imagen del propio Sebastián Santos, realizada en 1966. La antigua efigie, que había sido incorporada a la cofradía en 1842, fue trasladada en andas el Viernes de Dolores de 1966 a la capilla del convento de madres mercedarias de la Judería, que la han convertido en un importante pilar devocional de la comunidad religiosa y todo su alumnado. Cambiamos de jornada sin dejar el mismo hilo. Sebastián Santos también fue el encargado de sustituir la histórica Virgen de la Concepción de Cristóbal Ramos. El cambio se produjo en 1954. La venerable dolorosa dieciochesca, reconvertida en un busto vestido con telas encoladas, se cedió a la familia Ybarra, que le dio culto en una capilla de Santiponce antes de trasladarla al patio de la casa familiar en la calle San Vicente. Sin salir de la Madrugá también hay que recordar los vaivenes que siguieron al incendio de San Román que calcinaron para siempre las históricas imágenes titulares de la hermandad de Los Gitanos. La historia es de sobra conocida pero antes de dar culto a la actual Virgen de Fernández-Andes, contó con otra del imaginero malagueño José Merino Román que ya había intentado que se incorporara a la hermandad de la Hiniesta después del incendio de 1932. Llegó a procesionar con Los Gitanos en la Semana Santa de 1935 pero hoy se venera bajo la advocación de la Soledad en la cofradía malagueña del Santo Sepulcro. Llegamos al Viernes Santo, recalando en la calle Castilla, que tampoco se libró de los sucesos del 18 de julio de 1936. Los titulares de La O fueron sacados a la calle para ser literalmente reventados a golpes y cuchillazos. Castillo Lastrucci fue el encargado de recomponer la imagen del Nazareno pero –las modas mandaban– desistió de rehabilitar la antigua dolorosa que en esta ocasión quedó depositada en la propia corporación. Tuvieron que pasar bastantes años para que la imagen fuera rehabilitada para el culto interno de la hermandad. Sin cambiar de calle hay otra dolorosa que tuvo que ser relevada. Hablamos de la Virgen del Patrocinio, calcinada en el incendio del altar de quinario que también estuvo a punto de reducir a cenizas al Cristo del Cachorro en la Cuaresma de 1973. La Virgen fue sustituida por la actual, idealizada por Luis Álvarez Duarte que, de alguna manera, conservó algo de la anterior: las cenizas de la antigua talla, atribuida al círculo de Cristóbal Ramos. No cambiamos de día pero sí lo hacemos de orilla. La hermandad de San Isidoro lleva dando culto a la actual imagen del Señor de las Tres Caídas, obra documentada de Alonso Martínez, desde la segunda mitad del siglo XVII. Pero aún conservan a su antiguo titular, una figura de pasta de madera realizada por Pedro Nieto que se encuentra ahora presidiendo su sala capitular. La tradición de la hermandad recoge que se quedó en Santiago –encadenada– por la negativa de los curas a que fuera trasladada a otra sede canónica. La hermandad sólo pudo recuperar su custodia en 1964, más de tres siglos después de tener que abandonarla para encargar, de paso, la actual titular.

La antigua Dolorosa del Silencio se encuentra hoy, cubierta de telas encoladas y desprovista de candelero, en el domicilio particular de la familia Ybarra, que la recibió en 1954 a raíz de su sustitución por la actual imagen del escultor Sebastián Santos.

MásPasión / julio-agosto 2018

19

Y del Viernes al Sábado, dando los últimas puntadas a esta lista que, en realidad, es más extensa. Nos detendremos en el antiguo convento de la Trinidad para conocer el destino de los tres crucificados que antecedieron al actual Cristo de las Cinco Llagas realizado por Álvarez Duarte en 2002. Desde el siglo XVII había procesionado otra imagen que ahora custodia la propia hermandad. Fue sustituida en 1981 por un inmenso crucificado de Hernández León que sólo salió ese año. Al siguiente fue relevado por otro Cristo del mismo autor que se adaptaba mejor al tamaño del resto del misterio. El primero, advocado hoy de Piedad y Misericordia, preside la parroquia de San Juan de Ribera. El del 82 se encuentra en la localidad sevillana de Pedrera y no sale a la calle. El tintero no da para más. Hasta aquí podemos leer...


LA PASIÓN

Primer plano de la Virgen de la Esperanza Macarena sobre su paso procesional la pasada Semana Santa.

Jesús Barrera

En tu rostro, Macarena

–menos tu mensaje de infinita bondad, que no lo escuchamos– y cada día, en cuanto nace delante de nuestros ojos la mínima ocasión, la percha más pequeña... disparamos sin piedad. Lo hacemos además al centro de la diana, al núcleo del dolor, no sea que la flecha se quede en un brazo cuando podemos clavarla en el cuello, que es donde mata. La pieza que ha hecho Jesús Méndez Lastrucci para la exposición de la Macarena organizada por la juventud de la hermandad puede gustar, como todas, más o menos. Incluso nada. Pongamos que puede no gustarte nada de nada. De acuerdo. ¿Y qué más? ¿No basta con expresar que no te gusta nada de nada? ¿Hay que hacer más daño? ¿Llegamos entonces a la puerta del linchamiento público? Seguramente, Esperanza, estemos en ese tiempo en el que todo vale en nombre de no sé cuántas libertades que tenemos de lastimar y lesionar, algo que no entraba en tus planes ni en las ideas de quienes pretenden seguirte. Yo creo firmemente que algunas actitudes nacen de manera inevitable en el vientre de las envidias, que son arenas que te atrapan el alma y no dejan que veas tus carencias. Jesús Méndez, como todos los artistas que han participado, se ha dejado el alma en una obra para darte mayor gloria. Tú lo sabes, Esperanza. Nosotros, sin embargo, hemos decidido que, más allá del gusto, vamos a seguir disparando y haciendo daño a un artista que sólo pretendía venerarte, mostrarte como la mujer primera y nuclear, Madre sin pecado. Y es que todo, absolutamente todo, está en tu rostro, Macarena.

Víctor García-Rayo Periodista n tu rostro, Madre, en el nombre de la gloria bendita de tus ojos, delante de esas cuencas que mecen todas las esperanzas de esta tierra en la que Tú reinas, nos seguimos empeñando en subrayar todos los aspectos que entendemos negativos de nuestro entorno y seguimos abonando la tierra del descrédito, de la ofensa y el daño al otro. Sí, Señora, no basta siquiera que se organice una muestra de obras de arte en torno a tu sublime belleza con el fin de ayudar a los colectivos más desfavorecidos. No es suficiente siquiera que numerosos artistas pongan el corazón al servicio del arte y la fe. No basta, Madre. Buscamos cualquier atisbo, un resquicio grande o pequeño para vomitar esa bilis que no nos deja vivir en paz, que atora nuestros corazones porque no somos capaces de admitir nuestras propias carencias. Somos, Reina Macarena, de envidia y hueso. No practicamos la bondad, el entendimiento, la mano tendida. Seguimos pagando la cuota de odio de la cofradía de la puñalada. Y así somos en esta tierra, la misma que te adora, que venera todo lo tuyo

E

MásPasión / julio 2018

20


HE DICHO

Juan Francisco Reina Zamora Hermano mayor de la Archicofradía de la Misión

«EL MEJOR DÍA PARA NOSOTROS, POR LOS NIÑOS QUE LLEVAMOS, SERÍA EL DOMINGO DE RAMOS» Se van a cumplir nueve años desde que la Archicofradía de la Misión solicitara al Consejo de Cofradías, presidido entonces por Adolfo Arenas, su desembarco en la nómina de la Semana Santa para dar así cumplimiento a lo que establecen sus Reglas, aprobadas en diciembre de 2007 por el cardenal Amigo: que la hermandad «podrá realizar» su estación a la Catedral «previa aprobación del Consejo y la autorización de la Autoridad Eclesiástica». Siguen esperando Textos José Gómez Palas Fotos Manuel Gómez

uan Francisco Reina (Heliópolis, 1961) apura sus últimos meses como hermano mayor de La Misión, una corporación que sacó sus primeros nazarenos a la calle en 2008 y cuya vida interna ha experimentado una gran evolución en los últimos tiempos de la mano, sobre todo, de la inauguración de su nueva capilla-casa de hermandad y de la revitalización de su grupo joven. Con más de 1.100 hermanos en nómina, esta Archicofradía mira ilusionada el futuro con varios proyectos en cartera: completar la escena escultórica de su paso de misterio o la ejecución de un paso de palio, entre otros. Su hermano mayor prefiere no perder mucho el tiempo con otros propósitos «que no dependen de nosotros», pero inevitablemente hay que preguntarle por las gestiones de su hermandad para lograr su ansiado desembarco en la Semana Santa. Pregunta: El próximo mes de septiembre se cumplirán nueve años desde que su hermandad solicitara por escrito al Consejo su incorporación oficial a la nómina de la Semana Santa. Ya ha llovido desde entonces… Respuesta: Sí. Aquí seguimos… en dique seco. P: ¿Han recibido en estos años alguna respuesta oficial desde la calle San Gregorio? R: Sí, por lo menos ya nos han contestado. La respuesta fue realmente del presidente. Y lo que nos transmitió es que hasta que no se abordara la reestructuración de la Semana Santa que se supone iba a acometerse en estos años, todo quedaba en stand by hasta que no se comprobara cómo iban a quedar cada uno de los días. El expediente que presentamos en su día ha quedado totalmente obsoleto, sobre todo en cuestión de horarios, y se nos animó a actualizarlo. De ahí que hace menos de un año volvimos a presentar un nuevo dossier con encajes viables para cada uno de los días de la Semana Santa, excepto la Madrugá, por razones obvias. Lo que se ha mandado son varios recorridos con sus horarios y en qué posición podríamos pasar en cada día, si el primero o el segundo, porque, por ejemplo, el Do-

J

MásPasión / julio-agosto 2018

22


HE DICHO

mingo de Ramos decir que quieres pasar el primero es absurdo porque lo normal es que pase primero La Borriquita. Digamos que hemos adaptado los horarios y renovado la antigua petición. Volvimos a presentarlo porque en su día el Consejo anterior nos decía que es que no lo encontraban y que se había perdido y cuando hemos presentado este, curiosamente, ha aparecido el primero. Estaría en algún cajón. P: ¿No les han obligado desde el Consejo a decantarse por un día en concreto? R: Las instrucciones que nos dieron fueron que actualizáramos nuestro expediente analizando la viabilidad de nuestra incorporación en cada uno de los días menos en la Madrugá, como ya se recogió en nuestra primera solicitud. No nos han dicho que apostáramos por un día en concreto. Se supone que, en su día, una vez cumplida la prometida reestructuración, el Consejo mismo analizaría cómo quedaría el panorama y nos sugeriría qué día sería el más factible. Creo yo que esa era la idea, o por lo menos lo que yo atisbé. P: En su día se habló del Martes Santo como un día probable… R: No. Eso lo habló la prensa. Aquí en el seno de la hermandad realmente no se apostó por ningún día en especial. Porque, además, si me preguntas, quizás yo creo que el día mejor para esta hermandad con la cantidad de niños que sacamos sería el Domingo de Ramos, precisamente por eso, por el cor-

En Heliópolis presumen de que la primera medalla que se colgó el papa Francisco de una hermandad sevillana fue precisamente la de La Misión. El Sumo Pontífice guarda una estrecha amistad con el sevillano padre claretiano y obispo de Humahuaca Pedro Olmedo, apellido muy vinculado a esta cofradía.

MásPasión / julio-agosto 2018

23

tejo tan amplio de niños que tenemos. P: Y nueve años después de haber presentado aquella primera petición, ¿por qué cree que su hermandad aún no ha logrado este propósito? R: Bueno, la hermandad no está en la nómina simplemente porque en el Consejo no han querido dar ningún paso a favor ni intentar llegar a un diálogo sobre qué día, cuándo o cómo. Nosotros hemos cumplido con todos los requerimientos exigibles, pero puedo decir que la respuesta ha sido nula, por lo menos hasta hace un año y pico que al fin se nos ha recibido y se nos ha contestado. Anteriormente, ni eso. Además, a diferencia de cualquier otra hermandad, nosotros ya tenemos recogido en nuestras reglas, aprobadas por el cardenal Amigo, que hacemos estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral, normativa que queda en suspenso hasta que cristalice nuestra incorporación. Lo único que habría que convocar es un cabildo para aprobar el día, pero no tendríamos que reformar nuestras Reglas puesto que ya está incluido. P: Lo que está fuera de toda duda es que, entre las que esperan su incorporación a la nómina, su hermandad fue la primera en solicitarlo y en presentar el oportuno expediente. ¿Cree que debería ser la primera en desembarcar en la nómina? R: No lo sé, pero yo creo que esto debería ser como el orden de antigüedad de las solicitudes de hermanos. ¿Qué número se le da primero a un hermano, al que ha presentado su solicitud en enero


HE DICHO

Juan Francisco Reina Zamora o al que la ha presentado en mayo? Se supone que al que la ha presentado en enero, ¿no? Y sobre todo viendo que el interés de la hermandad sigue siendo el de procesionar a la Catedral. Es verdad que no es la prioridad de la hermandad, porque no podemos centrarnos exclusivamente en eso. Si la hermandad se dedicara nada más a ver si va a ir a la Catedral… La hermandad lo tiene muy claro y el día que ocurra, ocurrirá, pero esto se habla más en los medios de prensa realmente que en el seno de la hermandad. La hermandad tiene otras prioridades: la juventud, la formación, la caridad, los cultos, el hacer hermandad en definitiva. No podemos estar perdiendo el tiempo en algo que no depende exclusivamente de nosotros. Yo siempre he ido de la mano del Consejo en todo lo que se nos ha exigido. No tengo por qué irme a hablar con los hermanos mayores de cualquier día, cuando mi presidente y mi delegado me han dicho que debemos hacerlo de esta forma. P: ¿Cómo encajaron la solicitud de la Milagrosa de desembarcar en la Semana Santa apostando por el Domingo de Ramos? R: Repito, nosotros hemos hecho lo que se nos ha indicado desde el Consejo. Si el Consejo a la Milagrosa le ha dicho otra cosa, no lo sé. No sé exactamente cómo han sido esas negociaciones. P: Lo que parece que no les convence mucho es la opción de crear el Sábado de Pasión como nuevo día de cofradías en la Catedral… R: En principio, no. No creo que para nosotros tenga mucho sentido pasar del Viernes de Dolores al Sábado de Pasión para ir a la Catedral expresamente. Nosotros tenemos el Viernes de Dolores un recorrido magnífico por Heliópolis, en el que participa Sevilla entera, y hacemos nuestra labor apostólica y evangelizadora aquí. Pasar del Viernes al Sábado no tiene mucho sentido. Lo que aspiramos es a entrar en la nómina, que es de Domingo a… ¿Que se crea algún día? Pues ya se verá, pero a día de hoy no hay nada de eso, ni tampoco sé muy bien por dónde ha salido. P: Hay quien defiende que este Sábado de Pasión catedralicio sería la única vía factible para absorber las peticiones pendientes… R: Yo estoy convencido de que hay otras alternativas porque hay días donde realmente se puede e insisto en una cosa: cuando muchas hermandades se dediquen a hacer estación de penitencia a la Catedral en vez de a la Campana, habrá más sitio. P: ¿Qué piensa cuando desde algunas tribunas se quiere impulsar el desembarco de una prohermandad conventual en el Sábado Santo? R: Una prohermandad el primer paso que tendrá que dar es convertirse en hermandad y eso depende del Arzobispado. Ahí no tengo que opinar mucho más. Después, en cuanto al día, los estatutos del Consejo establecen que la incorporación de una hermandad debe ser aprobada por los hermanos mayores de ese día. Yo, como no estoy en ningún día, no tengo mucho que opinar. Bueno, se supone que nosotros deberíamos aprobar quién entra el Viernes de Dolores y el Sábado de Pasión, sin embargo, no se nos ha dado la opción de votar en la última incorporación que ha habido. Parece ser que somos un día aparte. No es que fuéramos a votar en contra, pero es que ni se nos dio la opción. Parece ser que seguimos no siendo un día como los demás, o que somos un día distinto. P: ¿Cree usted que las hermandades de vísperas de-

ben tender a la equiparación económica con sus hermanas que procesionan a la Catedral? R: Lo de equipararse es un tema complicado, ya que nosotros no hacemos estación de penitencia a la Catedral. Pero creo que actualmente las vísperas estamos muy descompensadas respecto a ellas. La diferencia es enorme. Los argumentos que dan las hermandades que procesionan a la Catedral se basan en que ellas son las que generan esos ingresos. Hace unos años hicimos una propuesta de mejora económica. A cada una de las que van a la Catedral les hubiese supuesto una merma en sus ingresos de 150 euros por hermandad. Nos la rechazaron. Ellas sabrán por qué. MásPasión / julio-agosto 2018

24


HE DICHO

«No podemos seguir perdiendo el tiempo en algo que no depende de nosotros» Juan Francisco Reina se despedirá como hermano mayor de La Misión el próximo 23 de noviembre, una vez agotados dos mandatos. En la imagen, posa junto al busto del Cristo de la Misión, obra de Bonilla.

P: Pronto se cumplirán seis años desde la inauguración de la capilla-casa de hermandad en la calle Teba. ¿Qué ha supuesto para la hermandad la construcción de estas dependencias? R: Muchísimo. Nos ha dado mucha vida. Nosotros teníamos un local municipal reducido que nos cedió en su día Alberto Jiménez Becerril, que en paz descanse, pero se nos quedaba muy pequeño. Desde la inauguración de esta nueva casa de hermandad, es raro el día en que no acoge alguna actividad de cualquier tipo: juventud, conferencia, formación… Nos está dando muchísima vida. La vida diaria de la hermandad, a Dios gracias, es muy importante. Tenemos ahora una juventud muy consolidada, sin MásPasión / julio-agosto 2018

25

olvidar la atención a la bolsa de caridad. P: Y el día de mañana, ¿podrá salir la Archicofradía desde su capilla-casa de hermandad? R: Bueno, eso es algo como lo de ir a la Catedral… Dios dirá. Ahora mismo, nuestras relaciones con la comunidad claretiana son magníficas y estamos muy contentos de estar en la parroquia, pero sí es verdad que aquí tenemos una capilla realmente, una puerta de donde poder salir. De momento, como estamos, estamos bien, aunque nunca se puede descartar nada. P: ¿Aspira la hermandad a sacar algún día un segundo paso con la Virgen bajo palio? R: Sí. Hace poco que hemos ensanchado la apertura de la puerta de la parroquia del Claret, con lo cual el espacio ahora es mayor. Pienso, no obstante, que primero habría que terminar quizás el paso de misterio, que está incompleto. Será la próxima junta de gobierno la que deba priorizar los proyectos pendientes, sin olvidar la casa de hermandad, que hay que estar encima de ella. P: ¿Qué le falta al misterio? R: Le faltan figuras aún. Cuando se aprobó en su día, el misterio reproducía el momento de la despedida de Cristo de la Virgen en la calle de la Amargura. Teóricamente la Virgen iba de rodillas delante del Cristo. Los hermanos tendrán que decidir pero, sobre el papel, quedaría una Virgen de rodillas delante –la actual podría procesionar bajo palio- y le faltaría aún un Cirineo y un romano para completar el misterio que se aprobó en su día. Le faltan también al paso unos respiraderos de talla, que hasta ahora no ha podido tener por el tema de las estrechas dimensiones de la puerta de la parroquia. Aspiraciones hay muchas, pero de todas formas, hay que tener los pies en el suelo. P: ¿Cómo ha vivido los últimos acontecimientos en el Consejo? R: Bueno, con sorpresa, pero hay que respetar las decisiones de cada uno. El presidente ha argumentado razones personales y hay que respetar su decisión. Estamos a la espera de saber si va a continuar la actual junta o si van a convocar elecciones. Visto lo que ha ocurrido anteriormente, yo convocaría elecciones, aunque se presente este mismo Consejo para que, de esa forma, esté ratificado y legitimado por las propias hermandades. P: ¿Se han sentido bien tratadas, en su conjunto, las hermandades de vísperas con este Consejo? R: Por los cargos generales, sí. De mi delegado tampoco tengo queja ninguna, pero después en el conjunto de las votaciones generales de muchas cosas… Por lo menos este Consejo ha sido más comunicativo y más abierto para intentar enterarse de los problemas de cada hermandad. P: ¿Pasarán muchos años hasta que otra imagen de vísperas pueda presidir el Viacrucis? R: Me imagino que, por lógica, habrá que esperar unos cuantos años, ya sea por mera aplicación del criterio de rotación de los distintos días. La verdad es que conservamos un magnífico recuerdo del Viacrucis que presidió el Cristo de Torreblanca. Presidimos con ellos el Viacrucis porque ellos querían que fuera el Viacrucis de todas las hermandades de vísperas. Creo que ha sido un paso importante dentro de la trayectoria del Viacrucis y de las cofradías de Sevilla el que estas hermandades de barrio hayamos demostrado que estamos vivas y hacemos la misma labor que cualquier otra, salvo que estamos un poco más lejos.


LA PARAÍTA

La cafetería Nuevo Rupert marca el acento cofrade de la moderna Mairena

De Ruperto a Ruperto u padre mamó el oficio amarrado al palo de domingo a domingo. Eran tiempos duros en los que se salía del trabajo para ceñirse la faja y ajustarse el costal para arrimar otro puñado de duros a la casa. La memoria de Ruperto González (padre) planea inevitablemente en la cafetería de su hijo, que prefirió el mundo de las fusas y las corcheas a la aspereza del costal. En realidad el idioma es el mismo: hablamos del amor por las cofradías, presente en la cafetería familiar, punto y parada obligada de la moderna Mairena. Cambia el entorno pero permanece lo que se aprendió de niño y se quiso de mayor. «Mi padre –Ruperto– estuvo cuarenta años con El Penitente, Manuel Santiago, Salvador Perales... y sacaba hasta nueve cofradías en la semana. Hacía la corría entera después de echar la peonada diaria en Cros, la fábrica de San Juan de Aznalfarache». Del tajo al palo para redondear las pagas, sin olvidar anécdotas de otro tiempo que Rúper evoca hoy. «Un Domingo de Ramos le robaron la bicicleta en la plaza del Salvador y el hermano mayor del Amor le dio para

S

Ruperto González tiene siempre presente la memoria de su padre, que formó parte del equipo de históricos capataces como El Penitente, Manolo Santiago o Salvador Perales.

Textos Álvaro R. del Moral Fotos Jesús Barrera

CURIOSIDADES Pregón. La casa, dirigida por Ruperto Fernández monta un concurrido pregón cuaresmal en el que no falta presentador, altar, escenario, saetero y banda. La especialidad de la cafetería son los desayunos. No tienen cocina pero sí una variedad de tapas frías. Ruperto presume de ser el local «más cofrade de todo el Aljarafe». Dirección. La cafetería Nuevo Rupert abre sus puertas en la avenida de la Filosofía, número 16, de Mairena del Aljarafe.

Las paredes de Nuevo Rupert son un auténtico museo de la Semana Santa, con detalles como este costal con el rostro de la Virgen de la Amargura.

MásPasión / julio-agosto 2018

26

que se comprara otra», recuerda. El hijo, ya lo hemos dicho, tomó otros rumbos. «Yo he sido músico», apunta, «en la banda de Castilleja y aquí en Mairena». Pero las servidumbres de la hostelería ganaron a la vocación. «Aquí no tiene tiempo uno de nada pero en Cuaresma hacemos muchas cosas: el pregón, el bacalao para nuestra gente y la reunión de amigos y clientes que le gusta la Semana Santa». Los vídeos, la música y el incienso terminan de poner en ambiente a los parroquianos que cuentan con esta revista que llega puntual, mes a mes, a la casa. Pero cuando llegan esos siete días esperados se permite algunas licencias. «En Semana Santa cierro un poco antes y bajo todos los días un ratito; el martes descanso y me llevo todo el día en Sevilla, soy un enamorado de su Semana Santa». La afición y la devoción reverdece en los suyos: «Mi hijo toca en la banda del pueblo y a mi niña la sorprendí con una banda de música el día de su comunión. Con nueve años se sabe todas las imágenes, las iglesias, los pasos...», apunta. Sus devociones tienen un porqué: «Mi padre sacó muchos años los Negritos y el Cristo de la Fundación me trae muchos recuerdos». Una antigua foto de la Carretería, entonada en blanco y negro y colgada en las paredes de la cafetería, termina de apuntar las añoranzas de esos tiempos duros. «Es que mi padre sacaba el Domingo la Borriquita y después el Amor; el Lunes las Penas; el Martes, los Estudiantes; el Miércoles, San Bernardo y después, algunos años, las Siete Palabras; el Jueves los Negritos y de Madrugá, los Gitanos y seis años la Macarena. El Viernes, la Carretería y después, el Sábado, a Dos Hermanas al Santo Entierro». Las cosas han cambiado mucho, eran tiempos de «paso racheado y para alante», apunta Ruperto que ya anda contando semanas para poner el corazón a punto de nuevo.


MรกsPasiรณn / julio-agosto 2018

28


REPORTAJE

Triana, hogar eterno para la Estrella En sus más de cuatro siglos y medio de historia ha tenido tres sedes, todas ellas en el arrabal

Primero fue el convento de la Victoria, luego la iglesia de San Jacinto –hoy parroquia–, hasta que en el siglo XX se mudó a su actual capilla. Las obras de remodelación obligan a buscar un nuevo exilio. ¿Habrá nueva sede o una vuelta a los orígenes? a hermandad de la Estrella afrontará durante los próximos meses un periodo histórico en la vida de la corporación. Otro impulso más a estos más de cuatro siglos y medio de trayectoria a la que ahora se sumará la culminación de uno de sus grandes anhelos: la ampliación de la capilla de la calle San Jacinto. Un espacio a todas luces excesivamente pequeño y recóndito que pedía a gritos una intervención que no solo reportará un mayor espacio físico sino que, además, permitirá dignificar aún más el culto diario a los sagrados titulares. Pero ya se sabe que toda obra que se precie acaba generando ciertas molestias que hay que pasar para luego disfrutar del resultado. Serán meses de trabajo en Triana que obligarán a trasladar a las imágenes a una nueva sede en la que recibirán culto durante aproximadamente un año, a contar a partir de la Semana Santa de 2019. A la junta de gobierno de la Estrella le toca ahora determinar qué templo albergará al Señor de las Penas y a la Virgen de la Estrella durante este obligado exilio. No hay dudas en la intención de no abandonar el barrio por lo que las alternativas se reducen a un pequeño abanico de opciones. Por el momento ya se sabe que las dependencias administrativas se mudarán a la cercana parroquia de San Jacinto y solo resta por conocer el lugar en el que se ubicarán las imágenes. Una decisión a corto plazo que nos permite adentrarnos en la historia de la hermandad para conocer cuáles han sido las sedes en las que han recibido culto sus titulares y las opciones fallidas de traslado, que también las ha habido en todos estos años. Para abordar este recorrido de siglos hemos recurrido a la ayuda de José Jesús Pérez Álvarez, uno de los historiadores de cabecera de la hermandad de la Estrella, que ha puesto en nuestras manos una serie de documentos, reportajes e investigaciones que aclaran el recorrido por las distintas sedes que ha ocupado la corporación, incluso alguna que otra intentona fallida para abandonar las fronteras del barrio de Triana. Escritos que, en su mayoría, han sido ya dados a conocer en las publicaciones que edita la cofradía. Un punto de partida que nos lleva a trasladarnos hasta la Sevilla del siglo XVI, época en la que se tiene constancia de los orí-

L

Textos Mario Daza Fotos Manuel Gómez, Antonio M. García, El Correo y archivo de la hermandad de la Estrella

A la izquierda, salida de la Virgen de la Estrella el pasado Domingo de Ramos desde el interior de su capilla. Arriba, una imagen del templo engalanado para la procesión del Corpus de Triana. MásPasión / julio-agosto 2018

29

genes fundacionales de la que hoy es la hermandad de la Estrella y que, como es bien sabido, es el resultado de la fusión de hasta cuatro corporaciones diferentes. Pero como decíamos es momento de viajar hasta una época en la que la capital hispalense aún vivía de la riqueza que había generado el descubrimiento del Nuevo Mundo y ese concepto de Sevilla como Puerto de las Indias. Es el momento del gran desarrollo, de la ejecución de los monumentos por excelencia. Es decir, del período de máximo esplendor para la ciudad en la que incluso tomó parte en el florecimiento cultural del Siglo de Oro español, con el consecuente reflejo en las artes, en especial en materias como la arquitectura, la pintura, la escultura y la literatura. Fue concretamente a principios de este siglo, en torno al año 1512, cuando la orden de los mínimos de San Francisco de Paula había fundado en Triana el convento de la Victoria, situado en el extremo de la actual calle Pagés del Corro más cercano a lo que hoy es la plaza de Cuba. Es allí donde se tienen las primeras noticias del culto que se profesaba a la advocación de la Virgen de la Estrella, que en 1566 –aunque ya se tiene constancia de su existencia en 1560– se establece como una cofradía formada por los cargadores de mercancías del Puerto de Sevilla. Nada se sabe de esa talla gloriosa a la que se daba culto por aquel entonces y que, según señala Fray Juan Dobado en un artículo publicado en la Revista Estrella en el año 2015, pudo recibir la visita en 1575 de Santa Teresa de Jesús, coincidiendo con el viaje que realizó a Sevilla en el mes de mayo de ese año. «¿No sería lógico pensar que visitase el convento de la Victoria de los frailes mínimos de Triana? Lo más probable es que sí, ya que la santa era muy devota de visitar los sagrarios por los que pasaba», explica. Paradójicamente, es hoy la corporación de la Estrella la que, como indica el propio Dobado, «da culto a una reliquia de la insigne doctora de la Iglesia en la peana de la venerada imagen de María Santísima de la Estrella». Pero volvamos al convento de la Victoria. Según consta en el archivo de la hermandad, las imágenes titulares ocupaban un altar dentro de este templo hasta que, a partir de 1570, comenzó a edificarse una capilla propia, en un solar cedido por la propia congregación, a cambio de una renta de dos ducados al año, que se mantendría perpetuamente en el tiempo. Pocas noticias han trascendido de aquellos primeros años de vida más que lo ya nombrado del vínculo existente entre esta imagen advocada como Virgen de la Estrella y, tal y como señala la propia hermandad, «los cargadores de la Gran Compañía de Cargar y Descargar las Mercancías que en esta ciudad de Sevilla entran y salen por


REPORTAJE

mar para las Indias y Flandes». Avancemos pues hasta el cambio de siglo. En 1600 la cofradía vive la primera de las cuatro fusiones de su historia, en este caso con la que daba culto a San Francisco de Paula y que también residía en el citado convento de la Victoria. Habría que esperar bastantes años para llegar a la segunda fusión, quizás la más importante de todas para entender a la hermandad de la Estrella tal y como la conocemos en nuestros días, y que tuvo como protagonista a la cofradía del Cristo de las Penas. Esta cofradía delas Penas de Chrifto nuestro Señor y triunpho dela Cruz había sido fundada en 1644 por Diego Granado y Mosquera en el convento de la Victoria, que por esa época ya había sufrido las consecuencias de dos importantes riadas acaecidas en Sevilla, las de 1603 y 1626 que, según el historiador Justino Matute, habían sido «catastróficas». Pues bien, dos décadas antes de esta fusión y con solo diez años de vida, los cofrades de las Penas aprobaron en cabildo general su traslado hasta la ermita de la Candelaria, que ocupaba parte de los terrenos de lo que hoy es la parroquia de San Jacinto. Sin saberlo, fue ese el primer contacto de la Estrella con la que años más tarde sería una de sus históricas sedes y de la que saldría bien entrado el siglo XX para mudarse a su actual capilla de la calle San Jacinto. Cuentan los escritos de aquella época que las dimensiones de la ermita de la Candelaria eran bastante reducidas, lo que provocaba ciertas rencillas entre las hermandades que en ella residían. Esto propició que la cofradía de las Penas buscara una nueva sede canónica, surgiendo así la posibilidad de fusionarse con la de la Estrella y regresar al convento de la Victoria que había abandonado solo unos años antes. Como ya hemos dicho, este acuerdo se formalizó el 15 de julio de

Distintas fotografías del paso del Cristo de las Penas recorriendo las calles de Triana cuando procesionaba desde la iglesia de San Jacinto. En la imagen de abajo a la derecha puede observarse el atrio del templo sin el frondoso magnolio que lo caracteriza en la actualidad.

MásPasión / julio-agosto 2018

30

1674 en el despacho del escribano Hernando Gómez de Frías –junto a la parroquia de Santa Ana–, pasando a denominarse Hermandad y Cofradía de Nuestra Señora de la Estrella, Santo Señor de las Penas, Triunfo del Santo Lignum Crucis y San Francisco de Paula, fijando su residencia en la capilla edificada en el solar que habían cedido los frailes mínimos en el año 1570. y en la que permanecerían dos siglos más.

Traslado a San Jacinto La llegada de la hermandad de la Estrella a la iglesia de San Jacinto no se produciría hasta el año 1835. Antes hubieron de ocurrir otra serie de acontecimientos que rodearon a la cofradía en su residencia en el convento de la Victoria. Quizás el más importante tuvo lugar en el año 1704 cuando un terrible incendio afectó por completo al templo, con la única excepción de la capilla en la que se encontraban recibiendo culto los titulares de la hermandad de la Estrella que salieron ilesos de este incidente. Un hecho que se recuerda en un azulejo cerámico situado en el lateral de la capilla que da a la calle Jesús de las Penas. Pero vayamos al asunto que nos ocupa, que no es otro que el traslado de las imágenes de la cofradía trianera hasta la que sería su nueva sede canónica, la iglesia de San Jacinto. Corría el año 1835 cuando tuvo lugar la exclaustración del convento de la Victoria que, por aquel entonces, no se encontraba en un buen estado de conservación. Hubo que buscar nuevo acomodo y la iglesia de San Jacinto, situada relativamente cerca de la capilla que hasta entonces ocupaba la corporación parecía ser la mejor solución a esta disyuntiva. Cierto es que no eran años fáciles para la hermandad pues las epidemias o la decadencia de los gremios fueron sumiéndola en


REPORTAJE

una situación de crisis. De hecho, la última salida desde el convento de la Victoria se realizó en 1808. Con la cofradía de capa caída, la desamortización de Mendizábal fue la puntilla que obligó a salir de la que había sido su casa durante un par de siglos y buscar acomodo en una nueva sede canónica: la iglesia de San Jacinto, que se había edificado sobre el terreno que ocupaba la antigua ermita de la Candelaria. Eran, como hemos dicho, años verdaderamente complicados para la cofradía y de los que apenas ha trascendido información. De hecho, no todos los autores se ponen de acuerdo en la fecha exacta en la que las imágenes de la hermandad fueron trasladadas a San Jacinto. Sí parece claro que la exclaustración de la Victoria fue en 1835 pero puede que el traslado de los titulares, que residían en capilla propia, se postergara aún algunos años más. Sea como fuere, lo cierto es que en el inicio de la década de los 40 de este siglo XIX las imágenes ya estaban en San Jacinto. De aquellos años es un escrito que deja entrever el estado de letargo en el que se encontraba. Cuenta José Jesús Pérez Álvarez, en un artículo publicado en 2017 en la Revista Estrella, que en 1842 el gobierno de Espartero «emplazó a los gobernadores eclesiásticos a que confeccionaran una relación de las hermandades y cofradías existentes en cada diócesis». Fue el párroco de Santa Ana quien remitió un listado con todas las corporaciones trianeras entre las que hacía referencia a otras «casi extinguidas» en las que se encontraba «la del Señor de las Penas, María Santísima de las Estrellas y las Santas Justa y Rufina». En el mismo documento se añade que las imágenes estaban «repartidas en varios templos del barrio», sin que se conozca a qué tallas hacía referencia ni en qué lugar exacto se encontraban, aunque se da

Acceso actual a la parroquia de San Jacinto, situada en la intersección con la calle Pagés del Corro.

MásPasión / julio-agosto 2018

31

por sentado que tanto el Señor como la Virgen se encontraban por entonces en el interior de San Jacinto. No sería hasta el año 1880 cuando se produciría la reorganización con más fuerza de la hermandad de la Estrella, tras dos intentos infructuosos en 1840 y 1859. Fue el capellán de San Jacinto, el padre Eusebio Ortega, quien logró el objetivo, volviendo a realizar estación de penitencia por primera vez desde San Jacinto hasta la Catedral de Sevilla, atravesando el nuevo Puente de Isabel II. Cierto es que la hermandad no estaba del todo cómoda en San Jacinto. De hecho, a principios del siglo XX consta un intento de la cofradía de cambiar su sede a la capilla del Rosario de la calle Dos de Mayo, que se encontraba además en estado ruinoso. Es decir, lejos del barrio de Triana. Fue en 1902 cuando el cabildo general aprobó solicitar este traslado, según indica José María Lobo, «con el argumento de no haberse fundado en San Jacinto, no poseer en propiedad los altares en los que se venera a las sagradas imágenes, ni tener local donde guardar los enseres y además contar con una nómina de hermanos en las que la mayoría no eran ni vecinos de Triana, unido a las continuas disputas que se producían entre las hermandades existentes en el mencionado templo de San Jacinto». Además, la corporación solicitaba su fusión con la hermandad allí existente, la de la Virgen del Rosario, requiriendo permiso para acometer las obras necesarias para la adecuación de una capilla que, como ya hemos señalado, no se encontraba en un buen estado de conservación. Pero aquella idea no fraguó. Entre otras cosas porque el 21 de abril de ese mismo año el cura de Santa Ana emitió un informe negativo a esta petición. Decía en este documento que a pesar de entender «los inconvenientes surgidos entre las hermandades», que señalaba «se pueden resolver», apreciaba «el disgusto que se le puede originar a la gente del barrio por privarle de unas imágenes que en Triana tuvieron su origen, aunque en diferentes iglesias, pero que, según las circunstancias, se le han venido dando más o menos culto y que lógicamente tienen sus devotos». Unas palabras tajantes que pusieron fin a la idea de que la Estrella dejara de ser de Triana.

La actual capilla en San Jacinto Los frustrados intentos de encontrar otra sede canónica encerraban una realidad objetiva: la hermandad de la Estrella tenía importantes problemas de espacio en San Jacinto. El siglo XX, con algunas excepciones en periodos más convulsos, fue el del empeño en encontrar unas dependencias que pudieran solucionar esta disyuntiva. De este modo surge el deseo de buscar y adquirir unos terrenos en los que edificar una casa de hermandad que diera respuesta a la inquietud de estos cofrades. Para conocer la historia de lo que actualmente es la capilla de la calle San Jacinto habría que remontarse hasta la década de los 60 del pasado siglo XX. Fue, concretamente, en el año 1962, con la junta de gobierno que encabezaba José Luna González como hermano mayor, cuando la hermandad adquirió un solar en el barrio en el que años más tarde, acabarían edificándose estas dependencias, hoy convertidas en la actual capilla. En un artículo publicado por Manuel González con motivo del 50 aniversario de la casa hermandad, se especifica que la primera vez en la que oficialmente existe constancia de que se tratara este asunto fue en octubre de 1961. Luna, que era el hermano mayor, comentó a sus oficiales que «las gestiones que se realizaban para la compra del solar visto han fallado, pero que hay más solares a la vista». Se trataba de un terreno situado en la calle San Jacinto, «un caserón en ruinas en el que aún había inquilinos». Añade también González en su artículo que «el precio que se pedía era muy elevado, unas 400.000 pesetas, pero era el lugar soñado». Pero la


REPORTAJE

Arriba, fotografía de las obras de la casa hermandad en la calle San Jacinto, cuya colocación de la primera piedra se puede ver en la imagen superior de la derecha. La tercera corresponde a la bendición de la capilla por parte del cardenal Bueno Monreal, acompañado del que fuera hermano mayor, Juan S. de la Chica, el Sábado de Pasión de 1976.

junta de gobierno no cejó en el empeño e inició «un proceso apasionante de negociaciones» en el que incluso se llegaron a barajar otras sedes, más económicas que la primera, en solares disponibles en otras calles como Alfarería o Evangelista. Aun así, el objetivo principal seguía siendo el mismo y en marzo de 1961 se llega a un acuerdo con Concepción Mendo Banero, propietaria del solar en cuestión, a quien se le adquieren los terrenos por 400.000 pesetas. «Se pagaron 50.000 pesetas de señal, a los ocho meses, tras la escritura y la entrega de llaves, ya libre de inquilinos, 100.000 pesetas más, y el resto a pagar en tres años con un interés del siete por ciento. La decisión fue ratificada en cabildo general de 12 de abril de 1962 y en el extraordinario que se celebró seis meses después, el 12 de octubre del mismo año. Curiosamente, según añade González, en ese mismo cabildo el hermano mayor declaró ante sus hermanos que «la casa nunca será empleada con fines lucrativos, ni tampoco será capilla», algo que como veremos posteriormente no fue finalmente así. Las escrituras se firmaron solo 12 días después del cabildo, el 24 de octubre de 1962, desarrollando el proyecto el arquitecto Alfonso Gómez de la Lastra. Empezaba ahí a hacerse realidad el sueño. De hecho, tal fue la ayuda conseguida que la bendición e inauguración se fijó para el 23 de junio de 1963. Sin embargo –he aquí otra curiosidad de esta historia– hubo de aplazarse hasta el 22 de septiembre al coincidir la fecha inicial con el fallecimiento del papa Juan XXIII y la proclamación del nuevo pontífice. En ella, cuentan las crónicas de la época, hubo hasta «cohetes, bengalas y un ágape». La casa hermandad empezaba a llenarse de vida y no tardaron en sucederse todo tipo de actividades y encuentros que se celebrarán en las nuevas dependencias.

Solo una década después la hermandad asumiría otro reto fundamental en cuanto a sede canónica. En cabildo de 25 de febrero de 1973 se acordó adaptar la planta baja del inmueble como capilla, un paso fundamental que suponía que las imágenes abandonaran la que había sido su casa durante siglos, la iglesia de San Jacinto. Con el visto bueno del cardenal Bueno Monreal, la corporación encarga los trabajos al arquitecto Antonio Delgado Roig y los altares a Antonio Martín. Tres años más tarde, el Sábado de Pasión de 1976, se bendijeron las nuevas dependencias. Ya solo faltaba que las imágenes ocuparan sus nuevos altares, algo que ocurrió poco después. Al día siguiente, Domingo de Ramos, los dos pasos de la Estrella salieron por última vez desde San Jacinto, realizando su entrada al finalizar la estación de penitencia en la nueva capilla. Con el paso de los años, la finca sufrió diferentes reformas, ampliándose en los años 1982 y 1988. Ahora la hermandad volverá a acometer un nuevo proyecto, un reto que supondrá la mayor transformación de su actual templo, que casi duplicará su espacio. Unas obras que obligarán a buscar una nueva sede provisional para los titulares, siempre en el barrio de Triana, y en la que quién sabe si volverán a repetirse imágenes de antaño. ¿Santa Ana? ¿San Jacinto? ¿Las Mínimas? Pronto se sabrá.

La bendición de la actual casa hermandad tuvo que aplazarse por el fallecimiento de Juan XXIII y la elección del nuevo pontífice. Se celebró, finalmente, el 22 de septiembre de 1963 MásPasión / julio-agosto 2018

32


REPORTAJE

Así será la nueva reforma de la capilla Tendrá dos naves y será un espacio diáfano que facilitará la visión de las dos imágenes Un espacio diáfano, sin elementos que separen una nave de la otra y una visión completamente limpia de la Virgen de la Estrella y el Cristo de las Penas que será aún más evidente cuando ambos estén dispuestos en sus pasos procesionales en Semana Santa. Esta será solo una de las novedades que presente la capilla de la calle San Jacinto una vez que concluyan las obras de ampliación del templo que la hermandad llevará a cabo tras la próxima Semana Santa y que obtuvo el respaldo mayoritario de los hermanos en el cabildo general celebrado el pasado 12 de junio. La nueva capilla tendrá, además, dos naves, camarines protegidos para las imágenes y una superficie total que será entre un 35 y 40 por ciento mayor que el espacio disponible hasta ahora, permitiendo que la capacidad pase de las 80 o 90 personas hasta las 255. El diseño de los nuevos espacios ha sido realizado por Manuel Heredia del estudio de arquitectura La cooperativa arquitectos. La idea concibe la unificación de la actual finca, situada en 41 de la calle San Jacinto, con la del número 39, respetando la fachada y la primera crujía del templo. El altar se situará en el espacio de unión de ambas naves, de forma que el centro litúrgico de la capilla lo protagonizará otro titular de la hermandad, el Lignum Crucis, cuyo re-

licario irá inserto en una pintura mural que ha proyectado el pintor malagueño Raúl Berzosa. Además, el proyecto incorpora la realización de un columbario situado a los pies del altar del Cristo de las Penas, con una capacidad máxima para 2.700 hermanos. En esta nueva nave que ocupará la imagen del Señor estarán también los confesionarios –a los pies– y un nuevo coro. A todo ello habría que sumar la protección que tendrán ambas imágenes en sus camarines y que aumentará las condiciones de seguridad de las mismas. Para que todo ello sea posible será necesario llevar a cabo una obra de calado, de entre 8 y 10 meses de duración, que comenzará tras la próxima Semana Santa y debe estar finalizada para que la cofradía salga de su remozada capilla el Domingo de Ramos de 2020. La reforma también contempla la adecuación de una casa hermandad del siglo XXI, con tres plantas en las que habrá exposición permanente de enseres, salón de actos para 160 personas y espacios multiusos, además de salas destinadas a las tareas diarias de la hermandad. Contará, además, con un ascensor de alta capacidad y escalera volada. En la última planta, se proyecta una terraza que permitirá desarrollar actividades al aire libre.

MásPasión / julio-agosto 2018

33


EL FORO

El debate. Tras la renuncia de Joaquín Sainz de la Maza como presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías se abre un abanico de posibilidades para encontrar un relevo. ¿Hay que convocar elecciones para renovar la actual junta superior?

Borrón y cuenta nueva Javier Márquez Periodista

Se ha dicho mucho de lo que pretendía hacer el Consejo de Sainz de la Maza de cara a la Semana Santa del año que viene, pero nada se ha concretado. Ya se ha agotado la mitad del mandato y la sucesión de posibles soluciones que se han puesto sobre la mesa, una especie de brain storming (tormenta de ideas) que nadie ha concretado, afinando para tocar la tecla correcta. Además, la posibilidad de Antonio Piñero o de Francisco Vélez como relevo para la presidencia abre un abanico de posibilidades e incluso de conceptos muy diferentes para el futuro. Estamos ante un Consejo que en estos últimos meses ha mostrado su división a la hora de tomar decisiones. Han trascendido en más de una ocasión las divergencias internas para dar un paso de más o menos calado. Está claro. Lo mejor, borrón y cuenta nueva. Afrontar el futuro con las máximas garantías, con una junta superior legalmente elegida y con aires frescos para San Gregorio.

onviene que cuanto antes el Consejo de Hermandades entre en un proceso de normalización, con una junta superior respaldada y consolidada y con un proyecto de futuro absolutamente claro. La salida de Sainz de la Maza no hace más que refrendar la necesidad de afrontar unos comicios electorales para que las hermandades, con ideas claras plasmadas en los programas electorales, sepan los planes de cada candidatura que se presente.

C

Jesús Barrera mira que tal y como reaccionó Antonio Piñero, actual vicepresidente del Consejo de Cofradías, cuando la dimisión de Adolfo Arenas llevó a la poltrona de la calle San Gregorio a Carlos Bourrellier, muchos pueden pensar y de hecho piensan que no hay debate posible al respecto y que, después de aquellas críticas, al bueno de Piñero no le queda otra que recoger los trastos y, si su deseo es seguir, que eso sería harina de otro costal, someterlo a la decisión en las urnas de los hermanos mayores. Lo que pasa es que me da a mí que no es tan sencillo que quien de verdad tiene la última palabra en todo esto, el arzobispo Juan José Asenjo Pelegrina, tan amigo él de «que no se mueva un varal» si no es estrictamente necesario, vaya a dar su visto bueno a otra convocatoria electoral justo en el ecuador de este mandato. Es más, me aventuro a pensar que, tras esta segunda dimisión o renuncia de presidente de Consejo, llámenlo como quieran, lo que de verdad le apetecería a monseñor sería pegarle el cerrojazo al asunto

Y

no

Su papel no lo merece Paco García Periodista

y dejar la cuestión cofrade al buen entendimiento de su delegado diocesano, Marcelino Manzano, que para eso lo tiene. Además, ¿en serio piensas que el papel meramente representativo y para nada ejecutivo del Consejo merecería poner ahora en marcha toda la maquinaria de unas nuevas elecciones y lo que esto trae consigo de dimes, diretes, artículos de opinión, comentarios más o menos maledicentes en redes sociales y conversaciones de barras de bar? No lo veo, no lo veo…

MásPasión / julio-agosto 2018

34


ÁLBUM FAMILIAR

Corpus. Diego Carrasco envía esta foto de la representación de la hermandad de Jesús Despojado en el Corpus Christi de 2018. Sábado Santo. Rosita Rodríguez Vera, con la ilusión de siempre, en su cuarta salida como nazarena de la Soledad de San Lorenzo.

Cortejo. Gonzalo Bonilla acompaña a su hermandad de la Vera-Cruz y Rosario de la localidad de El Viso del Alcor el pasado Jueves Santo.

Para publicar sus fotos familiares en estas páginas, envíen copia en papel a calle Aviación, 14 - Edificio Morera & Vallejo II (4ª planta) 41007 Sevilla (a/a Cofradías) o por correo electrónico a cofradias@correoandalucia.es

MásPasión / julio-agosto 2018

35


LA ANDALUCÍA COFRADE

Alcalá la Real

La fe según la huella de Martínez Montañés Alcalá la Real, la cuna del genio que esculpiera al Señor de Pasión, conmemora su Semana Santa gracias a una colección de señales genuinas. La tradición de los gallardetes, cuadros a los que las cuadrillas rinden culto, y los pasos que representan los autos de la Pasión son la esencia de una fiesta de raíces pretéritas

Textos Bernardo Ruiz Fotos África Lucía Cano y www.alcalalarealcofrade.es

Jesús Nazareno, sobre su trono procesional durante la mañana del Viernes Santo.

el corazón de Alcalá la Real brotaron los primeros rasgos identificativos de Juan Martínez Montañés, el genio que talló al Señor de Pasión de Sevilla, y Pablo de Rojas, autor del Cristo de la Paciencia de la hermandad de Paciencia y Penas y el crucificado de los Favores de Granada. Fueron los artistas más ilustres de una villa con una Semana Santa declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía desde el año 1999 y que hunde sus raíces primitivas en la Edad Media. La fiesta sacra más

D

MásPasión / julio 2018

36

relevante del calendario litúrgico nace el Domingo de Ramos, la jornada en la que procesiona una de las cofradías más jóvenes de la ciudad, la Borriquita, de estilo sevillano y que rinde culto al Señor de la Entrada Triunfal en Jerusalén y a la Virgen de la Estrella, obra del imaginero cordobés José Antonio Cabello. Las singularidades más significativas de la Semana Santa alcalaína aparecen en la noche del Miércoles Santo, cuando el Señor de la Salud, un crucificado gubiado en 1940 por el granadino José Gabriel Martín Simón para heredar la devoción de la antigua talla de la centuria del XVIII, camina a hombros de sus fieles durante un silente viacrucis por las angostas calles de la Fortaleza de La Mota y sus colindantes arrabales, testigos de las luchas encarnizadas durante la Reconquista. La comitiva, compuesta por devotos que portan antorchas de fuego, recorre los aledaños de la


LA ANDALUCÍA COFRADE

El paso de los Apóstoles, durante la recreación de la Santa Cena.

ciudad fortificada en una noche que presagia la dimensión real de la Semana Santa de Alcalá la Real. Después del rezo silente y enlutado del viacrucis, la urbe recupera el sentido primigenio del Jueves Santo, cuando procesionan la hermandad del Señor de la Humildad, una imagen de José Gabriel Martín Simón que recrea la recogida de las vestiduras y que heredó la devoción del antiguo Señor de la Humildad de Alonso de Mena, y la Virgen de los Dolores, cuyos orígenes datan del siglo XVII, y los primeros pasos, representaciones mímicas y dialogadas de las diferentes escenas de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús que hunden sus raíces a finales del XVI y principios del XVII. Los Apóstoles y Discípulos, que escenifican la Santa Cena, y la hermandad del EcceHomo, que porta el cuadro –conocido popularmente como Gallardete– del Flagelado, completan los desfiles de un día en el que se producen las primeras representaciones teatrales. Los pasos son una de las características intrínsecas de la Semana Santa alcalaína, que vive sus momentos de mayor intensidad devocional durante la mañana del Viernes Santo, cuando camina entre el rezo de la multitud Jesús Nazareno. El Señor, que aparece sobre un trono que es portado al estilo malagueño, es una talla ejecutada por José Rodríguez Fernández-Andes, autor del Señor de la Salud de la hermandad de Los Gitanos de Sevilla –entre otras imágenes titulares de la capital– y que trató de recrear las facciones más características del antiguo Nazareno que gubió el insigne José de Mora y que desapareció en la Guerra Civil. El Gallardete, que son cuadros, lienzos o pinturas a las que rinden culto las familias del municipio en altares domésticos, se une a una procesión en la que se representa uno de los pasos más populares de la ciudad, el de Judas Iscariote. Durante el caminar de El Juillas, sobrenombre con el que fue bautizado en su día por los jóvenes, se representan la venta de

Un joven sostiene el Gallardete del Ecce-Homo.

El Señor de la Salud, durante su viacrucis del Miércoles Santo. Jesús y el arrepentimiento del discípulo. Judas subasta al Señor durante la estación de penitencia y en una de las principales arterias de la villa, la Carrera de las Mercedes, se produce la venta, que emula a los antiguos tratos de feria. El diálogo entre Judas, Anás y Caifás atrae a cientos de visitantes en uno de los momentos más carismáticos de la jornada, en la que los principales personajes de los pasos lucen los ropajes típicos de los siglos XVI y XVII. Ya por la tarde, el Cristo de la Salud invita al rezo íntimo junto a la Virgen de las Angustias, que en un momento del recorrido recrea el emotivo Encuentro. Horas después, ya en la madrugada del Sábado Santo, procesionan el Yacente y Nuestra Señora de la Soledad, que, entre la oscuridad de la noche y el silencio del luto colectivo, caminan bajo el repicar del sonido del tambor y las cadenas que se ajustan los penitentes. MásPasión / julio 2018

37


1

SPQR (Solo Para Quienes Razonan) Dado que todos los intentos para que declaren Sevilla en verano como zona catastrófica han fracasado, urge buscar entretenimientos con los que distraerse de la cocción de uno en sus propios jugos. Así que vamos a jugar: diga usted qué cofradía aparece representada en cada una de las fotos que aquí se le muestran y ya verá qué fresquito le entra, ya verá... MásPasión / julio-agosto 2018

38

2

3


1 En la gloria. Qué bonito momento ese en el que, tras llevar uno tres cuartos de hora clavado en la acera como un marmolillo tragándose los nazarenos de dos en dos, va el de delante y cuando al fin llega el paso aúpa a su churumbel sobre sus hombros para que lo goce. Si está usted curtido en esa forma de sufrimiento, lo mismo sabe hasta qué cofradía es esta.

2 Portadores de luz. La Semana Santa de Sevilla valdría la pena aunque solo salieran a la calle los faroles. Bueno, es un poco exagerado –llámenos Pinocho–, pero lo que no se puede negar es que en este campo de la actividad humana hay auténticas preciosidades. ¿No le parece el caso?

4 5

3 Delante mismo. Y entonces van y le paran a uno el paso delante mismo de sus narices. Qué momentazo. Y qué oportunidad para apreciar en la calle esos detalles que generalmente solo permite la relajada contemplación en el templo. Son esas pequeñas alegrías cofradieras que uno estropea sacando el móvil. Pero esa sería ya otra historia.

4 Por su cara bonita. Hay una corriente de opinión que sostiene que es más difícil reconocer el rostro de una imagen de Virgen que el de una de Cristo. ¿Qué diría usted? Con esta foto por delante, ¿osaría desmentir semejante afirmación?

5

6

Niños, al balcón. Vaya cosa tierna de foto. De aquí se podría sacar medio pregón, ¿a que sí? Y quizá, hasta una respuesta a la pregunta de qué hermandad es esta.

6 Capirotes blancos. Ya viene ahí la cruz de guía abriéndose paso sobre el mar de cabezas. El sol le pega fuerte, tiene todo el tiempo del mundo por delante. Y solo falta ya decir el nombre. Para el que lo sepa, naturalmente.

Las soluciones, en el siguiente número o en www.elcorreoweb.es/semanasanta desde hoy. Las soluciones a SPQR de MP7 de junio son las siguientes: 1. El Cerro. 2. Los Negritos. 3. La Cena. 4. El Amor. 5. Las Aguas y 6. La Soledad de San Lorenzo.

MásPasión / julio-agosto 2018

39


DE PASCUAS A RAMOS

Francisco Veiga no de los primeros números de julio de 1978 de El Correo de Andalucía recogía el obituario de José María de Mena Martagón, cronista de la hermandad de la Macarena, y que en la foto de su necrológica aparece posando junto al imaginero Álvarez Duarte. De Mena Martagón dejó «una profunda huella» en la hermandad a la que dedicó gran parte de su vida. La talla que aparece detrás es una copia de la Macarena que el escultor ofreció al cronista, cosa que no consta que hiciera con cualquiera con quien se topara. Nació el 3 de febrero de 1924 en Sevilla y falleció con las primeras calores de 1978. Su labor en la hermandad de la Macarena fue muy destacada. Como prioste realizó grandes montajes de altares y besamanos, ese happening efímero que eleva lo que toda la vida se ha hecho y mejorado en Sevilla al nivel de la vanguardia artística, que descubría poco antes que el arte, como una procesión, se puede hacer y deshacer con obras efímeras que duran un instante y perduran para siempre. En 1964 fue nombrado hermano de honor. Escribió el libro Crónicas de la coronación canónica de Nuestra Señora de la Esperanza Macarena por el que ganó el título de cronista. De Mena Martagón formó parte de la primera junta del Consejo General de Hermandades y Cofradías en 1975. De Mena Martagón corresponde a esa categoría de cofrades cuya memoria pasa de boca en boca. Apenas se rastrean menciones suyas en la era de internet. Fernando Gelán sí lo nombra junto a otros hermanos destacados: Domingo de la Torre, Alfredo Amores, Emilio Marvizón dentro de un catálogo enorme de personalidades vivas y muertas en ese 1982 de su recorte, como si siguieran «engrandeciendo» la cofradía desde la otra vida. Carlos Navarro Antolín lo trajo a la memoria en 2009, en la semblanza del entonces recién proclamado hermano mayor Manuel García, cuyo «macarenismo» contribuyó a forjar De Mena Martagón. Menudo cemento tenía que fraguar en la vida cotidiana de la Macarena este cofrade, más allá de su labor en los altares.

U

Qué fue de...

El paso del siglo XX del Cachorro

Bayonetas caladas La presencia del ejército en las procesiones del Corpus y de la Virgen de los Reyes se me hace cada vez más difícil de entender. Representantes de los diversos estamentos de la ciudad también concurren en las mencionadas procesiones e igualmente se me hace cada año más costoso comprender por qué se mantiene este maridaje entre las autoridades eclesiásticas, las autoridades civiles y las militares; y más en concreto el ejército, que presenta sus tropas con bayonetas caladas, símbolo de enfrentamientos cuerpo a cuerpo hasta la victoria con la muerte del contrario. ¿Por qué no vamos separando costumbres caducas que recuerdan tiempos pasados llamados a olvidar? Cada vez me siento más incómodo cuando las tropas desfilan delante del Santísimo Sacramento, el mismo Jesucristo real y verdaderamente presente en la Custodia. Incómodo porque se escenifica un triste espectáculo ante el Amor de los amores: el desfile de soldados con armas de muerte y muerte cruel con las bayonetas en los fusiles. Lo mismo me sucede cada 15 de agosto con la misma escena ante la Virgen de los Reyes. No considero necesario esos desfiles, suprimirlos sería un acierto de coherencia cristiana. El ejército tiene la misión otorgada por nuestra Constitución pero cada vez se hace más necesaria la separación efectiva de la espada y la cruz en momentos como los que describo.

MásPasión / julio-agosto 2018

40

Hermandad del Cachorro

Obituario al cronista de la Macarena

Vicente Rodríguez García

El Cachorro en el paso de 1889. a hermandad del Cachorro ha aprobado una nueva transformación de su paso de Cristo –si bien, algunos hermanos están intentando frenarlo a través de su declaración como BIC–. Pero el paso que conocemos, ya reformado sobre su versión ori- San Esteban. ginal, no es el primero que ha portado la portentosa talla de Ruiz Gijón. La corporación sustituyó en 1968, cuando estrenó el paso diseñado por Guzmán Bejarano, uno diseñado por Castillo Lastrucci en 1929, que, a su vez reemplazó uno de estilo barroco y gran riqueza ornamental tallado por Antonio Cruz Gómez y dorado por Olaya y Govea que el Cristo de la Expiración estrenó en 1889. ¿Qué fue de este paso? Pues seguro que le suena porque sigue procesionando en la Semana Santa de Sevilla cada Martes Santo. En el año 1930, la hermandad de San Esteban adquiere esas andas, que habían incorporado nuevos respiraderos en 1909, tallados por José Gil. El precio final de esta transacción, que incluía parihuela, canastos, respiraderos y seis candelabros fue de 7.000 pesetas. En los talleres de Olaya y Govea también se realizaron los candelabros de guardabrisas que San Esteban conservó hasta 1940. Los candelabros que actualmente alumbran las esquinas de este paso son los que talló en 1945 Antonio Castillo Lastrucci.

L

Diego Arenas

El retrovisor


DE PASCUAS A RAMOS

Tesorillos cofradieros

Reyes Pro: el poder de las imágenes y los caudales humanos Álvaro R. del Moral os afectos y devociones de Reyes Pro, directora del Patrimonio Bibliográfico de Sevilla en la Consejería de Cultura, se podrían resumir en un largo y ancho muestrario de objetos que le evocan muchas cosas, también muchas personas. Pero Reyes, que ejerce de archivera de La Mortaja, no quiere detenerse demasiado en esos «tesorillos» y prefiere hablar de tesoros. «Los Tesoros cofrades, con mayúscula y letras bien grandes, son las personas: los hermanos y amigos vinculados a las hermandades, los recuerdos que evocan», afirma con rotundidad. Ese es el verdadero y definitivo significado de los recuerdos materiales. Reyes guarda como oro en paño, entre otras cosas, un cuadro del Gran Poder que certifica una hermosa costumbre que forma parte de los secretos de la Madrugá. «Los monaguillos acompañantes de los pasos descansan un momento en mi casa de Arfe en la vuelta a la basílica», desvela Reyes volviendo a poner el acento humano en la noche más larga de esta ciudad. Pero hay otras cosas, como una muy querida fotografía de los titulares de La Mortaja, una estampa antigua de la Esperanza Macarena y un escudito de plata de la cofradía del viejo convento de la Paz que encontró en casa antes incluso de ser hermana. Curiosamente, también guarda como oro en paño una muñeca de la niñez que su madre vistió de nazarena. Ese retablillo de devociones y recuerdos se completa con una vela rizada del palio de San Bernardo o un pequeño busto del Cachorro del taller de Castillo Lastrucci. «Todo eso me transporta a la niñez pero lo fundamental siguen siendo las personas. Cuando te vistes de nazarena pasas a formar parte de la nómina de los siglos. Todas

L

Manuel Gómez las personas que han sido de la hermandad, las que te han precedido, están en ese momento contigo...». Reyes reparte su tiempo y su devoción, además de La Mortaja, con Los Javieres, Pasión y la flamante Asociación de Fieles del Cristo de los Desamparados del Santo Ángel. «Para mí las hermandades son Sevilla y Sevilla es su Semana Santa», afirma esta cofrade de pata negra que vuelve a la misma idea. «Es que la Semana Santa son los hermanos que están y los que se fueron; viven en el recuerdo... Machado escribió que su infancia son recuerdos de un patio de Sevilla y para mí mi infancia son recuerdos de la Semana Santa». Reyes es del barrio de San Lorenzo y entre esos recuerdos figura el de su padre, hermano de número bajo y cirio de último tramo en la Soledad de San Lorenzo. Una fotografía que guarda como oro en paño revela afectos antiguos que no se han marchitado con el tiempo ni las ausencias. «Es una imagen de los años 50, delante del paso, con mi padre y mi madre vestida de mantilla y para mí es entrañable», concluye.

Mario Daza

El Carmen en Sevilla evilla nunca fue una ciudad con mar pero siempre se sintió marinera. Las cosas de un río, el Guadalquivir, por el que navegó la riqueza del mundo cuando la capital hispalense fue Puerto de las Indias. Sin mar, Sevilla sí ha sido históricamente uno de los eslabones más firmes que ha sustentado la devoción a la Virgen del Carmen, que vive este recién comenzado mes de julio sus días más grandes. Son fechas de cultos, de celebraciones de la eucaristía con el abanico como aliado para el calor, de colgaduras marrones y blancas adornando fachadas y balcones, de procesiones fluviales y de salidas por las calles de un barrio en el que la Virgen del Carmen siempre fue referente devocional de sus vecinos. Esos que, niños ayer hoy señores de pelo cano y manos gastadas, no pierden la oportunidad de rezar estos días ante la imagen que lleva años bendiciendo su hogar. Sevilla no tendrá mar pero tiene a su Virgen del Carmen. Cada barrio la suya. Todas iguales, todas diferentes. Pero están, en un mes de julio en el que la ciudad parece desaparecer del mapa, en la que los sevillanos salen huyendo buscando mundos más frescos cerca de la costa. Pues aun así, cuando todo parece que se apaga, hay un reguero de luz que mantiene viva la llama de la devoción a las Glorias de María. Luces que renacen por Calatrava, por San Gil, por Santa Catalina, por Triana, por la calle Rioja, por San Leandro, por Su Eminencia y por tantos y tantos barrios de Sevilla donde siempre hay un escapulario que recoge las plegarias de cada mes de julio.

S

Manuel Gómez No pierdan la oportunidad de disfrutar de esta realidad mariana que nace en julio en Sevilla y que, además, vive días de esplendor que han borrado los años de olvido. De eso tienen buena parte de responsabilidad aquellos fieles que nunca perdieron la esperanza y que, en algunos casos, se podían contar con una mano. Ellos nunca le volvieron la cara a la Virgen del Carmen y, lo más importante, supieron transmitirle ese amor a una nueva generación de jóvenes que ha decidido dar un paso al frente para tirar de este carro. Y eso es motivo de alegría. Sevilla no tendrá mar pero sí tiene a unos nuevos marineros que se dedican en cuerpo y alma a que la devoción a la Virgen del Carmen vuelva a ser una de las más grandes de Sevilla.

MásPasión / julio-agosto 2018

41


PASIÓN.ES

Textos Manuel J. Fernández Fotos El Correo

Así suena la Municipal de Sevilla en internet http://bandasinfonicamunicipaldesevilla.blogspot.com

Julio glorioso en la parroquia de San Leandro http://carmendesanleandro.blogspot.com

La Banda Sinfónica Municipal de Sevilla ahora también da conciertos en internet. Sí, como lo está leyendo. Desde hace un tiempo, la formación que dirige Francisco Javier Gutiérrez Juan cuenta con este espacio en la red en el que, a modo de tablón de anuncios, avisa de las distintas actuaciones que celebra a lo largo del año. Igualmente presenta una interesante selección de vídeos que recogen sus interpretaciones con reconocidos artistas sobre el escenario del teatro Lope de Vega o en la Velá de Triana.

Cuentan que en 1963, poco después de nacer el barrio y la hermandad, el cardenal Bueno Monreal bendijo e impuso la corona a la Virgen con estas palabras: «Esto es el preludio de la coronación canónica de esta bella imagen». Para dar a conocer estos y otros detalles de su historia, la hermandad del Carmen de San Leandro dispone de este blog, en el que también se informa de los cultos del otro titular, el Cristo de la Bondad. Son dos referentes devocionales en esta zona del distrito Macarena.

¡Venga de frente!... la gente de la Calzá http://migentedelacalza.blogspot.com La última convivencia celebrada el pasado mes de abril, los ensayos de las cuadrillas A y B... Son algunas de las fotografías y entradas que ilustran este blog dedicado a la cuadrilla de hermanos capataces y costaleros del Santísimo Cristo de la Sangre. Esta gente de abajo de la hermandad de San Benito mantiene de esta forma el contacto no sólo en las semanas y noches de Cuaresma en las que se suceden las convocatorias de igualás y ensayos, sino también el resto del año, como ahora que llega el verano.

Santa Ana también es carmelita https://hermandaddelcarmen.wordpress.com

Bendito barrio Manuel J. Fernández @M_J_Fernandez a historia del Cerro del Águila no se puede entender sin la Virgen de los Dolores. La imagen mariana ha sido el nexo de unión de cientos de familias que llegaron a estos confines de la ciudad en busca de un futuro mejor aprovechando el tajo previo de la Exposición Iberoamericana de 1929. Cuenta el párroco don Alberto, que ya es un cerreño más, que en sus maletas trajeron consigo la religiosidad popular de sus pueblos natales y la necesidad de contar con la protección de la Virgen. Quienes somos de pueblo sabemos muy bien de lo que se habla. Quizás, por eso, las visitas al barrio en la mañana del Martes Santo se sienten tan cercanas y familiares aunque no se haya nacido allí. Los genes marianos, altamente desarrollados en la provincia, permiten que El Cerro del Águila mantenga su identidad por más años que pasen. Bendito barrio.

L

La reorganización de la antigua hermandad del Carmen de la parroquia de Santa Ana ha supuesto la recuperación de esta añeja devoción en el arrabal gracias a la iniciativa de un grupo de feligreses apoyados por el párroco Eugenio Hernández, recientemente fallecido. Su reactivación ha traído la recuperación de los cultos, entre los que se enmarca también la salida procesional de la imagen mariana sobre un paso el próximo 7 de julio. Desde hace un tiempo se ha activado también el perfil de la hermandad tanto en las redes sociales como con esta página web, en la que se puede descargar el formulario de solicitud de ingreso como nuevo hermano. La mayordoma, Lidia Cárdenas —en la imagen de la derecha,– se encarga de actualizar el contenido de este portal, así como las noticias y convocatorias de cultos y actos que se programan durante al año.

Recomendación. Una de las secciones más visitadas de esta web es la dedicada a los titulares: la Virgen del Carmen, Santa Teresa y las Ánimas Benditas. Con respecto a la imagen mariana, se trata de una talla del siglo XVIII que procede del convento carmelita de Los Remedios y que presidía un rosario de la aurora por el barrio en la mañana de la festividad de Santa Ana.

MásPasión / julio-agosto 2018

42


BAZAR COFRADE Música procesional. Encarnación 2018, tras de Ti es un novedoso trabajo grabado en riguroso directo el Domingo de Ramos de este año en Córdoba capital ante el palio de María Santísima de la Encarnación, dolorosa que procesiona una cuadrilla de mujeres costaleras dentro de un impresionante ambiente de público y con los sones y marchas cofrades de la Banda de música del Cristo del Amor de Córdoba que cumple más de cuatro décadas de historia. Este trabajo está producido a nivel artístico por Muñoz Berros. Precio: 15 euros. De venta en: Mundo Cofrade, Hermanos Cofrades, Sevilla Imaginera, Territorio Cofrade En Triana, El Arco Souvenir, Arahal Musical y en el teléfono 670 52 46 47.

‘Sinfonías de Pasión’. El Correo

‘Hermanos costaleros’. Un riguroso trabajo de investigación de 736 páginas a todo color, elaborado por profesionales en colaboración con personas del mundo de las cofradías e instituciones y que da como resultado esta sublime, bella e histórica publicación dedicada al mundo del costal: historia de las cuadrillas, fotos de cada uno de sus componentes, detalles e historias de los pasos y un glosario de más de 500 términos referidos exclusivamente a este ámbito de las cofradías. Precio: 41,95 euros. De venta en: Reserva en el teléfono 954 48 85 00 o por correo electrónico en la dirección promociones@correoandalucia.es.

de Andalucía ofrece en exclusiva el CD de la Orquesta Sinfónica con marchas procesionales de la Semana Santa de Sevilla. Un cd imprescindible para todos los cofrades. Precio: 4,75 euros. De venta: llamando al teléfono 954 48 85 00 o escribiendo al email promociones@correoandalucia.es.

Agenda de Glorias

Celebraciones Salud Carmen Prieto Periodista - @CarmenPrieto4

19.50 horas. Día 23. Misa de acción de gracias.

Día 31 de julio. Función a San Ignacio de Loyola.

Divina Pastora y Santa Marina

Carmen de Santa Ana as salidas extraordinarias son muy discutibles y su concesión –que a veces parece arbitraria–, también. Pero para ciertas cosas, hay que admitir que ayudan. ¿A que todos saben desde antes de tener este ejemplar de Más Pasión en sus manos que la parroquia del Cerro conmemora este año su 75 aniversario? Además de todos los actos parroquiales que se están organizando, la salida por el barrio, en clave pastoral, de la Virgen de los Dolores prevista para septiembre ha contribuido a dar a conocer esta efeméride, mínimo, en toda la ciudad. Sabrán seguro que el Polígono de San Pablo, como barrio, también ha conmemorado su 50 aniversario, a la par que el de la primera de sus parroquias. Junto a las exposiciones, actuaciones, presentaciones... el traslado en andas del Señor Cautivo y Rescatado de la hermandad desde su sede canónica de San Ignacio de Loyola a la parroquia de San Pablo hizo que todos los medios con información cofradiera, así como las redes sociales –propias y los perfiles especializados– se hicieran eco. Sin embargo, estoy convencida de que serán muchos menos los que hayan tenido conocimiento de que el pasado 23 de junio la parroquia del Sagrario ha conmemorado el 400, sí ¡400!, aniversario de la colocación de su primera piedra –que curiosamente, según relata la crónica de José Gestoso, fue llevada en procesión solemne y colocada en el lugar que ocuparía el altar mayor–. Seis hermandades de penitencia, una de gloria y la Sacramental dependen de esta parroquia, pero no ha habido procesión extraordinaria de ninguna.

L

Días 4, 5 y 6 julio. Triduo. Día 6. Función principal. Día 7. Salida procesional.

Día 18 de julio. Función solemne a Santa Marina.

Carmen de San Leandro

Día 25 de julio. Misa en honor del Apóstol Santiago.

Día 14 de julio. Salida procesional. 20 horas.

Sastre

Pilar

Carmen de Santa Catalina Días 12, 13 y 14 de julio. Triduo en San Román. Días 13 y 14. Besamanos. Día 16. Salve solemne. Función. Salida procesional.

Carmen del Puente de Triana Días 13, 14 y 15 de julio. Triduo. En la parroquia de La O. Día 15. Rosario público desde la parroquia a la capilla del puente. Día 16. Besamanos y función principal de instituto. Día 20. Salida procesional. 19.15 horas. MásPasión / julio-agosto 2018

44

Procesión de la Virgen del Carmen de Santa Catalina.

Días 14 y 15 de agosto. Besamanos de Nuestra Señora de los Reyes. Día 15. Misa en honor de Nuestra Señora de los Reyes.

Carmen de San Gil Días 16, 17 y 18 de julio. Besamanos. Día 21. Misa solemne. Salida procesional. 20 horas.

Nieves Día 4 de agosto. Vigilia de oración y exaltación de la Nevada y Salve. Día 5. Misa solemne.

Carmen de Calatrava Días 11, 12 y 13 de julio. Triduo. Día 14. Función principal. Día 15. Procesión fluvial. 19.30 horas. Rosario público y salutación a la Virgen. Días 16 y 17. Besamanos. Día 22. Salida procesional.

Mar Día 24 de agosto. Ofrenda florar en la Plaza del Santuario de Almería. Misa con las hermandades filiales en el santuario de la Virgen del Mar. 19.30 horas.


AGENDA DE JULIO/AGOSTO El Silencio

Santo Entierro

La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

Día 5 de julio. Rezo del Santo Rosario y posterior eucaristía a cargo del predicador Ignacio Sánchez-Dalp. 20.30 horas.

Gran Poder Días 6, 13, 20 y 27 de julio. Misa de hermandad. 20.30 horas. Días 3, 10, 17, 24 y 31 de agosto. Misa de hermandad. 20.30 horas.

Los Servitas La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

Soledad de San Lorenzo La Macarena Días 7, 14, 21 y 20 de julio. Sabatina. 20 horas. Días 4, 11, 18 y 25 de agosto. Sabatina. 20 horas.

El Calvario La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

Esperanza de Triana La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

La Resurrección Días 1, 8 y 15. Misa de Hermandad. 12 horas. Día 18. Función a Santa Marina. 20.30 horas. Del 26 al 26. Campamento de verano del grupo joven.

VÍSPERAS Cristo de la Corona

El Amor. El 25 de julio, la hermandad del Amor rinde culto a uno de sus

Los Gitanos

titulares: Santiago Apóstol. La función comenzará a las 20 horas.

La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

Padre Pío El Amor

Las Aguas

Cristo de Burgos

La Carretería

Día 25 de julio. Función a Santiago Apóstol. 20 horas.

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

Jesús Despojado

El Museo

Siete Palabras

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

Día 31 de agosto. Misa en honor a San Ramón Nonato.

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

Soledad de San Buenaventura

La Paz

El Cerro del Águila

Los Panaderos

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

La Cena

Los Javieres

Los Negritos

Día 22 de agosto. Misa en honor a la Virgen del Subterráneo. 20.30 horas.

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

San Esteban

La Exaltación

Días 3, 10, 17, 24 y 31 de julio. Oración comunitaria. 21 horas.

Días 1, 8 y 15 de julio. Misa de hermandad. 12 horas.

Los Estudiantes

Cigarreras

Día 3 de julio. Misa de hermandad. 20.30 horas.

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

San Benito

Montesión

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

La Candelaria La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

La Hiniesta Día 22 de julio. Función a Santa María Magdalena.

San Roque Día 2 de julio. Función votiva al Santo Crucifijo de San Agustín. 20 horas.

La Estrella Día 17 de julio. Función por la festividad de las Santas Justa y Rufina.

Pino Montano La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

La O Días 6, 10 y 20 de julio. Misa de hermandad. 20.30 horas.

La Misión La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

San Isidoro La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

Pasión y Muerte La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

Montserrat La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

Torreblanca La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

Sagrada Mortaja

El Sol

San José Obrero

La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

La Trinidad

La Milagrosa

La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

Días 3, 10, 17, 24 y 31 de julio. Misa de hermandad. 20.30 horas.

No tiene cultos en julio y agosto.

Polígono de San Pablo

Día 16 de julio. Culto en honor a la Virgen del Carmen. 20.30 horas. Días 23, 24 y 25 de julio. Jubileo Circular. Día 25 de julio. Misa en honor al Apóstol Santiago. 21 horas.

La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

La hermandad no tiene previsto cultos en julio y agosto.

El Valle Pasión

Días 3, 10, 17, 24 y 31 de julio. Misa de hermandad. 20.30 horas.

El Cachorro

Quinta Angustia

Dulce Nombre

Redención

Día 29 de julio. Misa de hermandad. 20.30 horas. Día 26 de agosto. Misa de hermandad. 20.30 horas.

Divino Perdón

Día 5 de julio. Jueves eucarístico.

Santa Cruz

Dulce Nombre (Bellavista)

Todos los domingos de julio y agosto. Misa de hermandad. 11.30 horas.

Amargura

Día 31 de julio. Función a San Ignacio de Loyola. 20 horas.

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

No tiene cultos en julio y agosto.

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

El Carmen Día 16 de julio. Función en honor a la titular de la hermandad, la Virgen del Carmen. 21 horas.

La Sed Santa Genoveva La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

Día 27 de julio. Misa de hermandad. 20 horas. Día 31 de agosto. Misa de hermandad. 20 horas.

Santa Marta

San Bernardo

Día 29. Besamanos a Santa Marta. Durante todo el día. A su finalización, misa de clausura de curso. 21 horas.

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

Buen Fin

San Gonzalo

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

La hermandad no tiene cultos en julio y agosto.

La Lanzada No tiene cultos en julio y agosto.

Vera-Cruz Días 5, 12 y 19 de julio. Misa de hermandad. 21 horas. Días 26, 27 y 28 de julio. Jubileo circular.

Las Penas No tiene cultos en julio y agosto.

El Baratillo Día 4 de julio. Misa de hermandad. Clausura del curso. 20.30 horas. Día 15 de agosto. Misa en honor de la Virgen de la Caridad. 11 horas.

Carmen. La hermandad del Carmen celebra el 16 de julio una función en honor a su titular la Virgen del Carmen. Será a las 21 horas.

MásPasión / julio-agosto 2018

45


SOÑEMOS...

Impronta de un sueño a cruz y el niño. El niño y la cruz… No era capaz de conseguir que mi mirada reposara en uno de los múltiples fragmentos de secuencia en que se dividía en perfecto ensamblaje el óleo sobre el lienzo. Primer plano y telón de fondo, otra disyuntiva que avivaba el fuego del desasosiego. Intentaba otorgar la perspectiva necesaria a las dos columnas romanas para, de ese modo, localizar con precisión la habitación en la que transcurría la escena principal. En ella, un joven contemplaba ensimismado la cruz que portaba entre sus infantiles manos, cruz que escondía la silueta de un crucificado que, metafóricamente, se proyectaba sobre la cal de la antigua pared. Tiempos pretéritos para una juventud atrapada en el tiempo de una pintura atemporal como atribución propia. El niño y la cruz. La cruz y el niño… Por fin logré establecer las sinapsis necesarias para salir de mi embelesamiento y de ese modo lograr ubicar la estancia en la calle en la que tantos imagineros dejaron su impronta. ¿Qué tipo se trampantojo le era ofrecido a mis ojos? Mi propio hijo aprendía con suave cadencia el difícil arte del modelado, de la imaginería, con su modesto maestro en aquel mismo lugar. Pero el niño no era Javier, y José Antonio Bravo, el artífice de tantos pequeños tesoros con la cara del niño Jesús, su preceptor, tampoco había sido invitado a participar en la alegoría. La cruz y el niño. El niño sosteniendo en sus manos la cruz… También tuvieron taller en aquella calle Antonio Illanes y Castillo Lastrucci, pero aquella cruz, aquel Cristo que moría en la pared, no me recordaban a los genios de la gubia cuyas vidas conocía de memoria. No obstante, la escena me resultaba familiar a pesar de la fantasía con la que había sido retratada. Las puertas permanecían abiertas de par en par, permitiendo que los rayos de sol se concentraran en Su rostro. Sin embargo, el madero me impedía disfrutar de su belleza. En el centro, un ánfora de barro, rememoración de un pasado alfarero. El secreto estaba en el detalle. ¿No sería Aquel el mismo que…? No. Pero, si la calle era Antonio Susillo (no tardé en averiguarlo) ¿existiría acaso la posibilidad de que el niño fuera el más grande de los imagineros sevillanos del siglo XIX? Fue entonces cuando comencé a fijarme en los elementos que me habían pasado desapercibidos en un principio: las alpargatas, la camisola, el pantalón corto, la sencillez de la habitación y la viva mirada de quien parecía estar siendo iluminado por una visión. Una tenue neblina contribuía a exaltar el misterio. Aquel Cristo, aquel niño… No podía ser verdad que estuviera contemplando cómo Antoñito Susillo se enfrentaba a su futuro desde el mismo candor de una infancia, cara a cara con el Cristo de las Mieles bajo cuya cruz descansaría eternamente apenas treinta años después de la premonición retratada. Allí me encontraba, sufriendo por el humilde niño

L

Texto Francisco Javier Torres Gómez Foto El Correo

MásPasión / julio-agosto 2018

47

que alcanzaría los laureles dentro y fuera de las fronteras de España y que con tan solo 39 años se suicidaría junto a las vías del tren por motivos afectivos o económicos. Intenté aconsejarle y cambiar un destino que me era posible cambiar: tan solo se trataba de una pintura pero, era tan real… Probablemente no desconociera su final pues su mirada se concentraba en el mismo Hijo de Dios crucificado que le acompañaría a la eternidad, y parecía entender su mensaje. Afectado, me giré para abandonar la habitación: un velo de tristeza se había apoderado de mí. No obstante, me volví para retener en la retina por última vez cada pincelada, y entonces es cuando me fijé por primera vez en la firma del cuadro, la firma de la metáfora, la rúbrica de un sueño. En una esquina pude leer un nombre: Elena Montero…


Las ideas son el generador de energía más potente que existe. Una idea, transformada en obra de arte, es capaz de cambiar el mundo. Por eso nuestro interés por la cultura y apoyo al Teatro Real, al Gran Teatro del Liceo, al Museo Thyssen y su 25 aniversario e iniciativas como entradasymas.com. Porque queremos acercar la cultura a toda la sociedad a través de la innovación y abrir nuestra energía a todo el mundo.

endesa.com

Profile for EL CORREO DE ANDALUCÍA S.L.

Revista MP7 Julio-Agosto  

Revista MP7 Julio-Agosto  

Advertisement