Page 1

cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / pรกgina 1

cma n r

mayo 2018 Aladar mayo 2018

Aladar A1


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / pรกgina 2

cma n r

Aladar mayo 2018

A2


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / página 3

la a

ayo

su a io ene os que pa a nos a pensa . os o elos sociales an ca bia o y es e ca bio iene co o consecuencia o o aña i o, el e las cos u b es apa e a as pa a ap o i a nos a aquellos. Del Felipe González, Quilapayún, y el Paco Ibáñez e nues os pa es o e oso os el Po e os, Gabine e Gali a i, o b es G, Pe o l o a y enába , e noso os y e ues os pa es a los ice e sa, G an e ano, a oz, y los blo e o a, e a o a, a ca bia o uc o el cuen o. n qu lana en e, los o elos e an es lle aban a ani es aciones, al cine y a concie os, as los que ab a al o e lo que que a se

y ans o a y al o e lo que ap en e y con lo que e o a . l ocio e aye se a uc a en cons ucci n, en una cons ucci n cul u al que e e a en noso os is os, en nues o p opio p o ec o po que e o aba nues a o a e se en el un o sei ei e e iano pe o oy po oy, nos en iquece el can y c as sa a, la olla e p ess e G an e ano, el selfie que e a o con el a oso obile epasa os al unos ulos li e a ios, al unos cine a o á icos que se encuen an a i a os a y la is o ia que anc a on con san e. epasa os canciones icas. Pa a ayu a en esa pa a a obli a a pa a pensa .

-21 LA LA

I A MA ALI A S I A LA I I I A A I S I L S LI SS A L A S A SI A

cma n r

21-2 A

27-31 LIS AS A S

SI M A LIS A IL A A A S A A S S S LA I LAS MISMAS

E El o eo e

S A

A

RE al

aS

a e E p esa ial o e a alle o ia ió 14 E i i io o e a alle o 4 pla ta 41007-Se illa C . a iel a e o a o

CC M R C BL C 54 4 5 1 EM L e a io o eoa al Depósito legal SE 554-2017 WWW.ELCORREOWEB.COM

54 4 ia es

5 00

S

IS A A L A A A A SA S IMI I IL A A S SI LM LA L A


cian magenta amarillo negro

Aladar ma

Revista Aladar / página 4

o

Invenciones de escritores Gabriel Ramírez Lozano es proporcional la me ora si esa lectura se adapta bien al original nunca estu o, ni por asomo, en la mente del au tor . e ec o, escritores de prestigio indiscutible se an apropiado de esas lecturas sabiendo ue encontraban un fil n ue ar a aciar el almac n del editor engrosar su cuenta bancaria. uentan ue mi admirado ulio ort ar di o ue su cuento Casa tomada representaba un sueño. S lo eso. u o un sueño lo plasm en el papel. a cr tica di o algo sobre la gran met fora ue era ese relato, ue el peronismo era eso, ue bla, bla, bla. icen ue, finalmente, ort ar lleg a afirmar ue su cuento era un sueño ue me tafori aba el peronismo. reo ue a ort ar debemos per donarle esta debilidad, pero sir e como e emplo. odo esto es, tambi n aun ue no siempre, como a uedado claro cosa de malos escritores. o buenos, los erdaderamente buenos, escuc an o leen atentamente lo ue les dicen sonr en o se carca ean como le pasaba a

una mala istorieta todo lo escrito. Siempre pasa cuando la distancia entre narraci n escritor se estrec a m s de la cuenta. l mism simo ios cristiano intent con encer a todos de ue fue l uien escribi la iblia casi nadie se lo cre no a firma de creer algo as todo a ue decirlo . s ue lo ue digamos los pobres mortales no cuela. es ue esto de escribir no es cosa de dioses. e temo ue es cosa de obreros ue no pueden caerse desde el andamio. omo muc o desde la silla. S lo eso nos diferencia del resto. S lo. as buenas no elas soportan todo tipo de lectura cual uier interpretaci n puede ser ir incluso, algunas de ellas, me oran de forma notable esos te tos es erdad ue esto ocurre en no elas menos buenas . odr amos decir ue

epe ierro claro, se pueden permitir ese lu o por ue sa ben ue no a nada de eso, pero, por contra, lo ue s est es m s ue suficiente . ceptar ue, en alguna ocasi n, efec ti amente, ese descubrimiento estaba en el te to ue el autor no ab a reparado de forma especial en ello, pero ue, sin embargo, era lo ue ac a grande su no ela o su poema. o inaceptable es ue el escritor a a asumiendo como parte de sus traba os todo a uello ue los me ora. Sin pudor. un ue nunca estu iera de forma e pl cita o impl cita en lo di c o. lo peor de todo es ue esto no es una in enci n m a. o. sto ocurre m s eces de lo ue uno puede llegar a pensar. s algo ue pasa desapercibido si a n no se a per dido la inocencia como lector, pero cuando a uno le an sa lido espolones en esto de la lectura, me or ni pensarlo.

cma n r

lgunos escritores afirman ue se llegan a sentir como dioses cuando escriben. ueden matar a sus perso na es, enamorar a unos, en e ecer a otros, acer ue digan lo ue ellos desean, terminar con la e istencia de todo ese microcosmos al añadir el punto final. Sin embargo, eso es cosa de mal escritor. l poder ue e erce el escritor sobre sus persona es, so bre sus escenarios, incluso sobre la trama, es muc o me nor de lo ue parece. s erdad ue los persona es mueren cuando el escritor de a anotada la frase definiti a, pero por ue no a m s remedio. a uisiera tener o a alg n persona e a n i o para poder obligarle a acer oras e tras en otro relato. Si el escritor uiere acer literatura no tendr m s remedio ue de ar a los persona es e olucio nar asta donde el propio te to pida. atar al illano, o sal ar a la ero na por un capric o personal del autor, ui s condicionado por e igencias comerciales, con ierten en

A


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / pรกgina 5

ma o

Libros

cma n r

udiera parecer un tรณpico pero es cierto ue en los libros se encuentra todo lo ue una persona necesita encontrar. La nica forma de entender la realidad es recurrir a la ficciรณn. Lo imposible se hace accesible en la literatura. Leer es poder vivir

5


cian magenta amarillo negro

Aladar ma

Revista Aladar / página 6

o

Gabriel Ramírez Lozano

cma n r

¿Un hombre, un voto? uede un indi iduo deposita su oto en a u na po e simp e ec o de se o si o ace, es ueno o ma o pa a a sociedad i es cie to ue ace unos a os os se o itos met an a os peones de sus fincas en una camioneta, con una pape eta en a mano, pa a ue fue an a ota sin sae a u pa tido, po ue no sa an ee po ue si no o ac an se ueda an sin emp eo, u si nifica a ese oto a e p o eso a i e tad cuando esos peones pudie on ota a ot os pa tidos inducidos, de a misma fo ma, ien po mensa es popu istas o e ados po a sed de en an a, sin sa e ee toda a, e a eso e p o eso a ie tad emendas p e untas e dad o son po ue t a ando esa nea ima ina ia ue co oca a a un ado a as pe sonas ue otan con un c ite io c a o, con una p epa aci n adecuada, nte os o po cua uie ot a a n de peso a ot o os ue no pod an e e ce su de ec o a oto, unos pensa an ue eso no puede se de nin una de as mane as mient as os ot os esta an mu contentos po pe tenece a upo de p i i e iados ui n puede disce ni so e si uno est capacitado ot o no pa a ota iensen a o a si es a ada a idea de ent e a e o ie no de su pa s a un upo de pe sonas ue no conocen os mecanismos po ticos, ue tienen mu uena o untad aun ue su p epa aci n t cnica acad mica es a a o nu a e aan ustedes ue un mec nico en p cticas intentase a e a su p ecioso coc e ues t as adando a misma duda a te eno de a po tica, pa ece ue as opciones se educen astante t a cosa n upo m s nume oso ue ot o tiene de ec o a impone sus ideas i a uien oa suma pe sonas, sea cua sea su ideo o a, deciden aca a con ot o menos nume oso, a ue asumi o como pa te de as e as de ue o stedes pensa n ue una cosa son as ideas ot a a io encia tienen a n e o todo se me c a o ace fa ta ue es ecue de o ue sucedi en a emania na i o en os a canes o en uanda o cie to, aun ue o ue amos e mu e ano en a isto ia, o ue sucedi en emania , po supuesto, en os a canes o uanda, est a a ado u asuntos tan pe ia udos tan dif ci es de discuti emendos de e dad os ue disf utamos de a no e a de a pe ee r un ruiseñor, eci imos con a e a e se undo e ato pu icado po esta misma auto a e on un en ine i o es una in itaci n a

o tada de a no e a e pon un centine a

A

a ef e i n so e asuntos ue nos an p anteado como senci os ustos un om e, un oto o i ua dad de opo tunidades, po e emp o , pe o ue son, en ea idad, os ue an e ado de cae a a ene aciones ene aciones comp etas de om es mu e es en todos os pa ses de mundo in se me o no e a ue a p ime a pu icada, es admi a e encont a se con un te to esc ito en a d cada de os a os cincuenta ue mantiene toda su fue a e positi a intacta si ue siendo una p opuesta mode na potente n uno de os di o os de e ato en e ue inte ienen tticus inc su i a cout s , os pe sona es son os mismos ue apa ecen en r un ruiseñor aun ue a acci n se desa o a a os m s ta de , e pad e intenta e p ica a a i a, ue se encuent a tota mente cont a iada po o ue est sucediendo en su pue o nata , a unas de esas cosas ue tanto e ato mentan os ne os son m s nume osos ue os ancos aun ue si uen iiendo con una p epa aci n acad mica mu d i no an sido capaces de a an a en o sico a, icamente, a ude a a fa ta de opo tunidades, a a se e aci n acia e ecue da ue no a sido as e actamente aun ue de a ue a o-


cian magenta amarillo negro

cma n r

Revista Aladar / pĂĄgina 7

en se e rese con e emencia como lo acen los o encitos si iensan e oseen la erdad. , en medio de la con ersaci n, ttic s ace re e rencia a las ideas e mane a a no de los adres de la naci n norteamericana e erson cre a e la lena ci dadan a era n ri ilegio e ten a e ganarse cada c al, e no era algo e diera concederse a la ligera, ni tomarse a la ligera. s modo de er, n om re no od a otar or el sim le ec o de ser n om re. en a e ser, adem s, n om re res onsa le. l oto era ara e erson, n ri ilegio recioso e se gana a en na... na econom a asada en el i e de a i ir . a con ersaci n contin a s c rso tti c s reg nta a s i a si iere na esc ela e a e el ni el ara integrar a los ni os negros, si iere er las esc elas, las iglesias o los cines lle nos de negros con los mismos derec os... ter mina recordando a co t e esa ig aldad e ella lle a or andera, ara m c os, signi ica n oto solo n oto, e los ro lemas reales de los co lecti os des a orecidos le im ortan m oco a los e ieren esa a eleta en na rna solo scan oder e intereses e nada tienen e er con los negros o los gitanos.

rimer lano de la a tora de la o ra ar er ee.

A

nte este ti o de ro estas literarias es im o si le no reg ntarse si no iere na ense an a integradora e a e s s ni eles retrocediendo a os de rogreso, si todo indi id o de e otar o de e ganarse ese derec o desde la res onsa ili dad. as res estas, tal e , no de en acerse licas sin e mad ren lo s iciente esto e eden ser lesi as en el caso de ser im lsi as , seg ramente, ac as o mal constr idas. ean nas otras. ero a e orm larse las reg ntas, scar las res estas constr ir n criterio. s sor rendente e ar er ee a lantease el ro lema en s no ela ace m s de setenta a os. c os a lo a an ec o de di erentes mane ras. mo es osi le e esos ro lemas no es t n res eltos a os acemos las reg ntas ade c adas al e la sol ci n la encontremos, alg n d a, en el momento de sa er estar amos dis estos a ceder cada no de nosotros ara no te ner la necesidad de lantearnos si n om re es lo mismo e n oto erdadero, co erente ne cesario. s la grande a de la literat ra. s la grande a del ser mano e iere crecer ara conseg ir n m ndo me or.


cian magenta amarillo negro

Aladar ma

Revista Aladar / página 8

o ma en del entro de a a ana.

cma n r

Augusto F. Prieto

Cinco libros para comprender Cuba a vitalidad de la es ritura u ana se adentra en lo le endario on nuevas enera iones siem re entre el e ilio interior e terior sostenidas so re la ase de uno de los uer os narrativos más sólidos de la literatura universal. Un universo ue se se ara on la inde enden ia a errado a las vo es románti as de vellaneda al via e de la ondesa de erl n a la e o e a de irilo illaverde ara em render su ro io amino a ia la inmortalidad on e ama ar entier. Un an a de n r cc one ara cr ar e e e o. odos los uentos a u ontenidos rodean se adentran en el universo de la se ualidad di erente a artándose de la norma. a ue desta ar la laor de sele ión de l erto arrand s. os de a

A

er le os la antidad no nos asom ra la alidad or ue sa emos ue u a una oten ia ultural lleva omo una de sus naves insi nia la literatura ue a atravesado eli mente todos los re menes todas las ir unstan ias istóri as. l uno de los relatos a e o istoria omo o oe o e e ho re n e o de enel a so re el ue se onstru ó el uion de la el ula re a choco a e de omás uti rre lea ue orma arte del ima inario m ti o de la ultura ueer sim oli a la a ertura del r imen a la diversidad se ual a la toleran ia al menos so re ese tema. i uel arnet on a o el ar e de a ra ern dad nos desvela on una vo oderosa el retrato minu ioso de las som ras de a a ana as omo un ersona e de in re le elle a. a sorrendentes varia iones so re la du li idad omo a ce ada de arc o de ran adrón. e odr a de ir ue todos los uentos re o en todas las sensi ilidades ue om onen un universo destaado. Una as ina ión un ini io un des u rimiento. a varias enas memora les im osta iones via es al territorio de la in an ia vidas a irma iones interro antes sor rendentes istorias de vam iros omo o aco de u n odr ue . a ien ia i ión terror si oló i o en la o che de ronda de n el antieste an. Una visión oli dri a de la sensualidad de las se ualidades se arada de la ortodo ia ri a en mati es sin es amotear r ti as ni iron as. n o os meses estará terminada una el ula asada en la novela diri ida or ust i-


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / pรกgina 9

ar .

ar n a ue u s es erte s e e tat as ue tra sa r ue a u a ue es un e s a ta es ers na es e a n e a e e r uan ut rre a eb e ser sust tu a r tras a a nes ar be as eb a s nsuetu nar s r b e as restr nes ara ar estrenar en Cuba. e e n es una bra aestra r su s n er a s n tes r a a a a ara strar e u ar r a r sa n t a su s t r a rea sta ue u en e t a nten na a se entra en e re at . es arna asta a rue a e es r t r uban rea a a b s a e s ba s n s abaner s n a aten n a nu s a n ue ar a un ent n e r e t as as art u ar a es e su auna e su t ra a e n e tr a e stran un n ent ntens e tens e a a e n e ue es a a e na ar a ra ra a e s a es ue es e aba a e tan a una s e a art u ar a a r su s s te a t sus r as e enten er e ar e a a. reten e se ura ente re er as n en as s an u sa as s n ar una t ra a n e se sua e e a ta ente a ser a s a u er s en a r te n s a e un sta ue se reten e ust ue n u en a a e ra a n a ar s s ra . e e a ta b n una a n reta e e o o s e sus ent s s terra s su a ta e e e tat as n en un s ers na es entra ab es a esar e su ure a su ar na

ra

a a e abana . t ra a e ae ast an.

A

a est

ue n s en rentan n nuestra r a e a s tur stas. na ra a es arra ra a a a en un er s na e u b en ta atra t ere er e s s arrebata s ar s ue e s n es e ran as s bre e ent ue ab ta en e ue re n e s a tr s ue n s abre s en ntra s n er atarn s en nu er s s a es as nes. nt s s Cuentos e r era a una resen a e a n e tra as as a nes s n u ares a er s e a e tera es en a n as . u u r ne r surrea e s st u es u s en e ne en e u as as e arant n u ue . e a s a a n us n e ue e es r t r se est r en e n s tr s n en t a su rue a en a nten n e e arn s er e s n ar s n en ar s n r t as subterr neas tan u tas tan en ue tas se ura ente tan nte en tes ue se n s es a a en su sar as a na ren sbe ra e a e sus antas as. a a un en a . s re rre erta n a e sten a un es s bruta . n tr s b r ea a ura. era traba a s bre e rr r e t an a e r a e ue ens ba s a ar. s un terr r sta terar . e r s es ue e s ren er as s as en er as ue ns tru e r ue t s tene s una eb a un arrebat una n nse uen a n s aterra e ar a r ar arte e a ara a e nstru s ue es a r as nas a en e ase . un s se ub ar n ba a en na n e es s a ua uertes r su ntraste entre

cma n r

t r Ca


cian magenta amarillo negro

cma n r

Aladar ma

Revista Aladar / pรกgina 10

o

o ant stico o rea or a agresividad de su t c nica sus asuntos son una s tira socia ca ric o sos en su sentido as iraciones demuestran o que roduce e sue o de a ra n n raciocinio tan suti una ca acidad ara a ocurrencia que estamos seguros de que no vienen de una mente torturada sino a contrario que ir gi io i era consigui mantener a ucide gracias a que ro ect sus antasmas en su o ra escrita ecisiones o ticas o a artaron de mundo de as etras en os timos a os o an reivindicado des u s muerto a s es una co ecci n de cuentos que re te ta a nove a que quiere ser on narraciones rodigiosas enas de misterios enso aciones escritas con un u so narrativo nota e surgen a or otones como e agua de un manantia de a misma manera u en demostrando a imagi naci n des ordada de su oven autor recisas ri antes con a e ecuci n im eca e de un idioma co orido sugerente eno de matices omo a trama entre a ada de i ras que os antiguos uti i a an como so orte ara escri ir a s e i ro admite ecturas numerosas a con venciona es a de una narraci n destacada que consigue esca arse de a in uencia orgeana ara adquirir un rum o ersona ucido n re ato con ritmo sentido de a emoci n i n tico misterioso na nove a e traordinaria ransversa mente se suceden as citas a escri

a a ana nunca de de ser una ciudad ascinante

A

tores m sicos cineastas a os que se omena ea de una manera o ortuna sin caer en e enig matismo ni en a edanter a sino incor orando esos re erentes de manera que cada ector ueda ca turar os que e interesen sin retender cono cer entender todo dorso tiene moda idad de ensa o de re e i n so re a creaci n a iteratura en torno a os temas que se suceden en a inquietud de os escritores os ectores desde a oca de a crea ci n de os a a etos a trascendencia e nomadismo e im acto de o m tico os caminos que se cru an se i urcan e a ar sdan ora es es digno de ositario de os grandes que situaron a iteratura cu ana en os a tares de o rodigioso scri e con medida so em nidad un tono a to que so amente un autor re arado se uede atrever a uti i ar sa iendo airoso orque u e de toda estridencia o renuncia a asado ni se desu ica de una generaci n en a que se co oca mismo a a que incor ora en su o ra oca i a disecciona estudia con a umi dad de sa erse arte de un todo Todos se van es e retrato de una generaci n de una e ce ciona idad de un momento que se ro onga durante a os de que todos tratan de es ca ar en un avi n en un arco o or medio de arte o de a iteratura s tam i n un canto a a vida a as sensaciones a a es eran a de encontrar en os dem s un re ugio donde esconderse de os


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / pรกgina 11

nau ra ios de la vida r de la mano ami a de al uien ue conoce en ro undidad los en resi os de la vida en Cuba es la manera ideal de acercarnos, aun ue sea su er icialmen e, a los deseos, los ro blemas las incer idumbres de sus en es an endremos la convenci n del narrador, as ue ser esa au ora de icci n, an arecida a end uerra or su a ellido, su se o su eneraci n, la ue median e el ar i icio de un diario nos abra las uer as de esa realidad esul a ideal ese erso na e or ue er enece or amilia, educaci n vo lun ad a los medios ar s icos, as ue iene acili dad ara con ar, una visi n in eresan e ue a or arnos el acceso a lu ares sicos men a les ue no son abi uales ara el com n de sus ciudadanos or eso se de ine a veces como vi viendo en una isla den ro de una isla, de la ue o dos se van buscando o ro u uro, una al erna iva al aire viciado ue res iran a causa de las res ric ciones, de las carencias, de las limi aciones de un r imen an uilosado lo lar o de su in ancia adolescencia reco rremos las vicisi udes del a s s un rela o crudo or ue no admi en alia ivos una ni e dura, una amilia e ra a una uven ud de desencan o na is oria ue nos ace sen ir muc as eridas, re lan earnos cual uier alineamien o rom n ico a escri ora man iene un blo con in eresan es re le iones sobre el sucederse de los d as en Cuba

cma n r

a abana es sus colores

sabella s o c airs i laundr , de ic ael as man

A


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / página 12

Aladar Mara Sanz Gaite

‘EL HOMBRE BICOLOR’

Una croqueta con sabor – –

l

cma n r

bre bic l r

l a

bre bic l r l r ces eta r sis

Bartleby, el escribiente

A


n

n n

n

n

n n n

n n n n n En El hombre bicolor

n n n

n

n

n

n

n n n

n

n n n

n

n

n

n n

n n

n

n n

n n n n n n n n n

n

En n E n

n

n n

n n El hombre bicolor

n n

n n

n n

n

n n n n n n n n n n n n n En n n n n n n n n n n n n n n n n n n n n n n n n

n

n

n n

n

n

n

n

n

n

n n

n

n n

n

n E

n n

n n n

n

n

n n

E

E nE

n

A

n

n

cma n r

cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / pรกgina 13


cian magenta amarillo negro

Aladar ma

Revista Aladar / página 14

o

Mara Sanz Gaite

MALENTENDIDO EN MOSCÚ

cma n r

Aviso a navegantes imone de ea oir e cribió M en en o en Moscú entre l te to deber a haber formado parte de la compilación e o pero f e la propia a tora i n acabó re cha ndolo de modo e no e p blicó ha ta en la re i ta oman a t t lo pó t mo n pa a la no ela e la l en a ona ditorial en na primera edición del me de oct bre de trat ndo e de na er ión trad cida por oachim e prolo ada por o a e rota oni an el relato icole ndr na pa re a de profe ore pari ino e a bilado en la e entena d cada con iderada en el te to como ante ala de la decrepit d reali an n ia e a o c para encontrar e con a ha la hi a de ndr l periplo reali ado por lo tre per ona e e identificado por lo bió rafo de ean a l artre imone de ea oir con el e e to l timo reali aron por la nión o i tica en el e rano de acompa ado por onina trad c tora al r o del filó ofo na de pre nta amante l n cleo tem tico de la obra lo con tit e in d da la e e ine itablemente pro ectada a c al ier otra faceta de la ida el de a te del amor de lar a e ol ción el decli e f ico la e t pefac ción del indi id o ante la r encia del pa o del tiempo la decepción ante n m ndo e no cam bia o cambia de forma diferente a como pen a mo e lo har a la e e como hecho orpre i o e incontro ertible como lente a tra de la e e filtra todo lo dem la ancianidad como ep lo o ital en el e todo parece tornar e repetido traba o o l ar mento de la no ela e n e eleto m encillo obre el e e oportan la refle io ne e lo do per ona e prota oni ta reali an a lo lar o de ia e e lle an al lector a tra de la tercera per ona de n narrador omni ciente ierto e e el p nto de i ta pre dominante en el relato e el de icole no ob tante i na de la ma ore irt de del te to lo con tit an lo momento en lo e toma la palabra el per ona e ma c lino e e c ela de rondón in pre io a i o con na o e al o en al no momento fallido aparece bien dife renciada o ob tante e echa de meno na ma or prof ndi ación en el enfo e de ndr a e el te to adolece de cierto en imi mamiento en la per pecti a femenina de la co a lle ando atalie a in adir o plantar en oca ione la o de compa ero con men a e e pe e a atri b ir e al hombre re ltan en contenido ha ta en e pre ión netamente femenino l te to incl e n p ado de pen amiento intere ante i tambi n al o tópico e

ortada de la obra de imone de ea oir

A

remiten iempre a la a da preoc pación de lo do per ona e centrale por el pa o del tiempo lo efecto del mi mo en ida per onal de pare a a o de ndr detecta con inteli encia la trampa ital de la e todo podemo er c tima en ltimo t rmino c ando dice el e c n dalo con i te en encontrar e definido acabado hecho en e lo in tante ef mero e perpo nen formen alrededor n e tro n den o en ol torio del e re lta impo ible e capar icole por parte e lamenta de la pro re i a debili dad de memoria men do e a c rio idad


cian magenta amarillo negro

cma n r

Revista Aladar / página 15

que había antenido casi intacta no e arecía s que un residuo aniaco de qu sirve si os re cuerdos acaban es u ndose articu ar ente do orosa resu ta ara a bos ersona es a rdida de atractivo ísico e resada en vo de ndr con as siguientes a abras a no deseaba gustar ero que a enos a ver o a gente udiera i a ginarse que había gustado. No convertirse en un ser co eta ente ase uado o en boca de Ni co e quien a ser resentada or su es oso a un var n oven atractivo se due e viva ente a sentir que deber rescindir en o sucesivo de a ad iraci n ascu ina a a que estaba tan acos tu brada os o os de tercio e o que se desvia ban de e a con indi erencia. artir de enton ces en a ca a se antuvo ría co o un t ano ha que quererse un oco a sí is a ara sen tirse a gusto en bra os de otro . a entendido a arente ente bana que da títu o a te to antea a cuesti n de des gaste de a or aduro co o or a de e re si n de ro io desgaste ersona a a ta de en tendi iento res ecto de una cuesti n enor desata entre os rotagonistas una o eada de

i one de eauvoir.

A

rencores antiguos un abis o de inco ren siones re roches que no or ueri resu ta enos rea . te to reve a ade s esa tenden cia a i uicio redo inante ente e enina de hacer ba ance de toda una re aci n a artir de un aconteci iento untua . a entendido en arís no es una gran no ve a. hecho de que e te to viera a u tras e a eci iento de su autora sin haber su erado qui e est ndar de ca idad a que e a is a debi so eter o en su o ento es un indicio que a unta en esa is a direcci n. n ese or den de cosas disgusta co robar que habiendo conseguido e traductor oachi e N s ha cer rea idad a vie a usta reivindicaci n de ese co ectivo ro esiona de que su no bre conste en a cubierta de ibro se ha an des i ado en e te to errores de bu to co o a rase que a a rece en a gina que dice te tua ente a ta oco a no estaba segura de nada o a abros si se e er ite a e resi n ta bi n novedosa ine istentes en caste ano co o e curioso raciocinaba que a arece en a gina .


cian magenta amarillo negro

Aladar ma

Revista Aladar / página 16

o

Florencia del Campo

EL DESIERTO DE LOS TÁRTAROS

cma n r

Para leer sobre el tiempo l desierto de los tártaros es a pr cticamente un cl sico de la literatura uni ersal una no ela undamental del siglo escrita durante los comien os de la egunda uerra undial es la noela m s reconocida de Dino u ati. a se di o de ella ue es a iana por su argumento opresi o a iana por el a surdo de lo ue ine plica lemente ueda atrapado en t rminos simlicos no se resuel e a iana por ue lo incomprensi lemente irresoluto as i ia. am i n se puede hacer una lectura de la no ela tomando el tema del tro la otredad como lo desconocido ue amena a. ien de ar de lado a a a a odoro acordarse de ec ett por la espera intermina le no sucedi ho pero puede ue ocurra ma ana. el a surdo de nue o ue cuestiona el sentido de la ida en este caso en particular el de la de io anni Drogo. or ue l desierto de los tártaros es la historia del teniente Drogo ue llega a la ortale a astiani una ortale a de segunda categor a ue como rontera marca el comien o del desierto ue se e tiende tras ella. l desierto de los tártaros precisamente pero no por ue ha a rtaros sino por ue puede ue los ha a ha ido antiguamente. uede ue estamos ante una no ela de la contingencia cu a trama se desarrolla en un lugar en la ortale a casi todo sucede ah adentro ue empie a o aca a en el a surdo el sinsentido una ortale a para de enderse de un enemigo ue tal e es le enda una ortale a ue se de iende de lo desierto . Desde la llegada de Drogo a la ortale a mu oen hasta sus ltimos d as transcurren a os durante los cuales desea o planea irse de all antes de ue sea demasiado tarde antes de er su ida consumida en ese aislamiento irse para ol er a la ciudad hacer una ida como la ue hace la gente de all . ero no lo logra se ueda atrapado en ese sitio de por ida. u lo retiene o re todo una esperan a la esperan a de ue por in llegue la guerra la esperan a del sentido. na guerra ue en arias ocasiones parece ue a a suceder puede ue aconte ca pero ue cada e aca a siendo una alsa alarma se posterga. asta ue s llega la guerra pero cuando llega lo encuentra a Drogo ie o enermo entonces a no tiene uer as para participar en ella. ero el tema es el tiempo la irrepara le uga del tiempo como dice el narrador sus contrarios tener tiempo estar a tiempo. Desde el comien o de la no ela el paso del tiempo en la ortale a se conigura casi como una maldici n. on muchos los ue de er an ha erse ido a tiempo pero no se ueron. on algunas las ad ertencias ue reci e ioanni Drogo de ue a andone el lugar mientras est a tiempo son arias sus elucu raciones acerca de e ecti amente hacerlo idea ue cada e cae en a-

ortada de l desierto de los t rtaros .

A

c o por causa de un mecanismo a solutamente traidor ue es pensar ue toda a no hace alta hacerlo puesto ue se tiene tiempo para eso. l tiempo es para el o en Drogo amena a ant doto al mismo tiempo. a muerte llega con la guerra. omo Drogo est en ermo no puede participar acti amente se a re entonces su lucha interna. na carro a pasa a recogerlo por la ortale a se lo lle a le os de la guerra no para protegerlo sino para uitarlo del medio por ue es ie o estor a. De all el desencuentro de Drogo con la guerra ue esper toda la ida pero entonces el encuentro con la nue a ltima atalla morir como un h roe. n la soledad de una cama desconocida Drogo se propone un ltimo intento de sentido la nica oportunidad de su ida entregarse a esa muerte pat tica - ue sucede a la ista de nadie en ninguna atalla real deendiendo ninguna tierra sin armas ni uni ormescon go o otorg ndole el alor de heroica por el hecho mismo de soportarla con orgullo. Desde entonces por el poco tiempo ue le ueda algunos instantes unos suspiros la guerra es interna el desierto es su soledad su cuerpo casi muerto es parad icamente la nica ltima ortale a.


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / pĂĄgina 17

Aladar ma

o

Gabriel RamĂ­rez Lozano

MIS PREMIOS

cma n r

Homenaje a lo que se detesta

ara omas ern ard os premios iterarios no ten an gran sentido an s o eran na forma de recibir n dinero necesario entregado por na instit ci n taca a en a e sobraban fondos, pero se gastaban en comidas extravagantes actos est pidos na forma de mantener vivo e rec erdo de a go importante na exc sa para escribir n ibro sobre e os en e e de ar c ara s post ra ante e m ndo de a c t ra e e toc vivir en s pa s , por no decir o, na exceente oport nidad para escanda i ar a a c ase potica, a os cr ticos, a os periodistas a todo e e se p siera de ante ern ard no era amigo de os premios, de os poticos, de os integrantes de m ndi o iterario ni de os propios escritores o os e cre an ser o i e os eran amigos de ern ard rante s carrera como escritor, ern ard de bien c aro o e pensaba de todos e os, de bien c aro e ese circo a e pertenec an e rep gnaba Mis premios repasa os momentos se vivi a rededor de as ceremonias preparadas como omena e a s obra asi todos, desastrosos m divertidos menos para ern ard s s ectores ero, sobre todo, repasa os momentos ntimos e experiment a ca sa de a entrega de esos premios e e res taban tan rep sivos or repasar, repasa a g nos as ntos e poco tienen e ver con os premios, pero e iere enca ar por e e parece bien de ern ard e mismo modo, no d da en arremeter contra todo todos os e e parecen dietantes o vividores aprovec ando a go e deber a merecer n gran respeto por parte de todos s decir, a c t ra ada premio es na tragedia, n desastre, n ma momento, n rid c o abso to, na irritaci n dif ci mente contro ab e ada premio en compa a de

ortada de

A

is premios

s anciana t a ada premio rodeado de m c os acompa ado por m pocos omas ern ard a e eer e en c ave ir nica, ta ve sarc stica b scando para encontrar esa carca ada con a e parec a recibir cada peda o de rea idad on este a tor a e saber re a arse, a e aprender a tomarse as cosas con mor no dar importancia a a go e no tiene arreg o posib e i a g na ve bo n escritor divertido en este m ndo, ese f e ern ard so s , no es por e o n a tor f ci a iento inmenso en cada frase se ace inc modo para a g nos ectores sobre todo para os e no an e do antes ning na de s s obras o para os e, senci amente, no an e do gran cosa anteriormente a ve , Mis premios sea no de os ibros m s accesib es de a tor e inc e en e vo men, adem s de n maravi oso transgresor re ato de os premios recibidos, a g no de os disc rsos e tanto a boroto ca saron en s momento, e disc rso de ren ncia como miembro de a cademia de eng a oes a armstadt na nota editoria de cierto inter s a tor no abandona en este traba o esa escrit ra e se env e ve a s misma por medio de a repetici n, de a obsesi n por a idea tratada, por a iron a o es tan ex isita ni tan prof nda como o eg a ser en s nove as o en s s obras de teatro a ne no creo e f era intenci n de a tor ti i ar ese registro os premios iterarios no o merecen asta con re rse n poco m s de m ndo para rendir omena e a o e se detesta


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / página 18

Aladar mayo Mara Sanz Gaite

A SANGRE FRÍA

cma n r

Nadie está a salvo e de el mi mo momento de u publicaci n en el a o In Cold Blood obtu o una muy buena acogida por parte de la crítica y lo lectore ui por la e traordinaria uer a del relato u originalidad ormal y e e plu de inter ue a ade a la i toria el ec o de tratar e de un uce o real te ido adem por el morbo o atracti o de lo llamado crímene de angre l te to relata lo uce o ocurrido en en olcomb el tran uilo pueblecito de an a donde ueron a e inado lo cuatro miembro de la amilia lutter compue ta por erbert u e po a onnie y u i o ancy de a o y enyon de o autore del crimen ic ard ugene ic ic oc y erry d ard mit eran endo con icto en r gimen de libertad condicional ue accedieron al ogar de lo lutter en la creencia ue la mi ma noc e del crimen e demo tr err nea de ue en ella e guardaba una importante cantidad de dinero dentro de una ca a uerte e orma inopinada lo acontecimiento de embocan en la muerte iolenta de todo lo integrante de la amilia y la obtenci n de un botín tan e iguo ue ir e de muy poca ayuda a la ora de intentar comprender lo moti o del orror e de mi punto de i ta el tono narrati o de la no ela e un aut ntico prodigio literario eando al margen la eti ueta de ue e i o de tinatario al te to en u momento y dando por bueno el tono te timonial y cua i periodí tico del relato lo cierto e ue la i toria en uel e -o m bien abduce- al lector de de la primera p gina a ta el e tremo de enterrar u apato en el lodo de todo y cada uno de lo e cenario en lo ue e de arrolla la acci n con irti ndole en algo muy parecido a un te tigo pre encial n el recorrido por la di erente e tancia del ogar de la íctima ante la mirada at nita de lo amorda ado como e pectadore incr dulo de la de cerebrada ecuencia de deci ione tomada por lo a e ino la noc e del crimen o en la dependencia del centro penitenciario donde e producen la entre i ta po teriore con a uello el lector no uiere ni en realidad puede e capar l relato cua i otogr ico del terrible uce o reulta tan encillamente e ica ue en ltimo t rmino lo per ona e y la ituacione ue urgen de la de cripcione y lo di logo on tan reale y tangible como lo atale pre agio ue e an abriendo camino en la mente del lector a medida ue a an a la acci n l parecer ruman apote reali un e au ti o traba o de campo ante de e cribir la no ela mantu o entre i ta con per ona del entorno de la íctima con la policía y lo a e ino reco-

ortada de la obra de ruman apote

A

pil dato obre lo di erente e cenario de la tragedia etc in duda e e abundante material magi tralmente utili ado por el autor contribuye a dar calidad pe o y credibilidad al relato e ue el e critor debe e or ar e a la ora de dotar de erdad literaria a un uce o real al ando la aparato a y iderale di tancia ui re ulte ilu trati a una an cdota ue me ocurri ace uno poco me e o mi ma en ayaba la e critura de un relato corto acerca de la muerte por o-


cian magenta amarillo negro

bredosis de hero na de un o en al ue describ a con un rostro bell si o y una iel dorada y lustrosa, a oratada tan solo en la e ue a orci n cu bierta or la li a el stica anudada en uno de sus brazos na lectora e hizo er in ediata ente ue le resultaban oco cre bles las caracter sticas sicas del uchacho en a uel conte to, donde lo habitual eran la sordidez, la suciedad, y una de radaci n re ia de la salud inco atible con la er ecci n descrita o cierto es ue la secuen cia era real y i inter s or contarla en a oti ado recisa ente or el i acto ue e caus el contraste brutal entre la ealdad de la uerte y sus alrededores, y la u entud y belleza del a llecido u o or tanto ue ser i alta de ericia lo ue rest credibilidad al relato de una secuen cia ue hab a tenido rente a is ro ios o os n este sentido, la sol encia con la ue la rosa de a ote traslada al a el las icisitudes del dra tico inal de la a ilia lutter, y la e traordinaria erosi ilitud de ue dota a la historia, no son consecuencia l ica de su autenticidad, sino ruto indiscutible del talento del autor, ue lo ra as el anhelado ortento de con ertir en a arente ente cil lo ue en odo al uno lo es l narrador o nisciente del ue se sir e el au tor no elude a lorar sin desde lue o intentar re sol erlos al unos de los eni as uni ersales ue se esconden detr s de cada acto ho icida a r a ini uidad del sic ata y la indolencia, la intr nseca estu idez del al, al ue se le su one una a udeza de la ue rara ez est in estido el ara so o el in ierno de la in ancia, el insondable ac o de la uerte, la ductilidad i otente de al unas or as de bondad, la alta de conciencia de la ro ia identidad se ual, la ulnerabilidad, el iedo stas, y otras tantas realidades bullen con ayor o enor rota onis o en los di erentes asa es del relato, co o si nada de lo hu ano le uera a eno del todo l autor acaba or e barcar nos en un di cil ero, sin duda, a asionante ia e

cma n r

Revista Aladar / pĂĄgina 19

ru an a ote

A

lleno de inc nitas sin soluci n, en el ue transi ta os desde la inocente claridad de un ho ar e liz hasta las s inescrutables tinieblas, y desde la rectitud y la bonho a hasta el aterrador y des conocido lado oscuro de la uerza l inal, el lec tor cuidadoso co rende la enor e distancia ue cree os detectar entre nosotros y deter i nados aconteci ientos y or as de ida, no es s ue un es e is o or ue lo cierto es ue no esta os a sal o adie e nada


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / pรกgina 20

cma n r

Aladar mayo 2018

A20


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / pĂĄgina 21

cma n r

mayo

en el cine hora ue ha sido vencida por la democracia espa ola conviene echar un vista o a lo ue ha representado tanta sangre y tanto su rimiento in til en el mundo de la cultura Las pelĂ­culas de cine dedicadas a este asunto han sido varias y algunas merecen la pena

21


cian magenta amarillo negro

Aladar

Revista Aladar / página 22

a o ulio

ede

cma n r

Gabriel Ramírez

El horror de ETA en el cine desaparece eso es una ale ría es pu s de crear un da o irreparable brutal sin ue nin uno de sus ob eti os se a a cu plido sus co ponentes se uieren dedicar a la política para buscar la independencia sin utilizar la uerza l cine a dedicado arias películas a tratar el proble a asco esde di erentes puntos de ista con s o enos ortuna solo a pro ocado terror uerte desesperaci n de eso ablan estos traba os ncluso los sa a bles con la banda a iosa no pueden ne ar el de sastre ue a supuesto para los ascos para el resto de espa oles stos son al unos e e plos ‘La pelota a ca’ ‘La piel contra la piedra’ (2003) ocu ental diri ido por ulio ede isto a ora cuando a sido derrotada no re sulta tan pol ica co o cuando se estren e acus al realizador de antener una pos tura e uidistante a bi ua de e uiparar el

A

su ri iento de ícti as erdu os de acer propa anda nacionalista en lu ar de ante nerse en el lu ar neutral del ue presu ía al o de eso a a lo lar o del docu ental e ro isto a ora con el proble a catal n so bre la esa la película to a una di ensi n di erente de s de la repu nancia ue eneran las opi niones ue entendían usti icaban o de endían sin iltros lo i portante de la película es ue se aprecia un proble a pro undísi o ue tiene ue er con la identidad ue tiene ue er con la l ica de las ar as ue en el aís asco tanta rele ancia an tenido l proble a asco no puede ne arse por ue e iste desde ace dece nas de a os l onta e del docu ental es al o descon certante o parece ue se a a con otro criterio ue no sea est tico o se encuentra un ilo con ductor ni usti icaci n para al unos tra os de la película docu ental ade s ede no re nuncia a aparecer co o autor en el traba o l unos tra ellin s inco prensibles ue resul tan absurdos o el propio onta e o a en e ecido al este docu ental si ue estando i ente or tanto ec ar un istazo al docu ental de ulio ede no es ala opci n para el ue busca entender un asunto ue tanto su ri iento a producido so sí deben e itar dar i portancia a las i enes ue inserta ede de una película de rson elles en el ue se trata de i ar la idea de ue si al o es anti uo es bueno o erdadero o saludable on las cosas de


iro en la cabe a

los ro esionales que buscan siem re cosas que es n m s all el ro io raba o Reconocimienos e la en e e la ro esi n conquis as e esacios cul urales o cosas e ese es ilo ‘Tiro en la cabeza’ (2008) Jaime Rosales quiere hacer buen cine al mismo iem o que e erimen a con el len ua e narra i o en cualquiera e sus ormas n es a el cula nos mues ra la normali a e la i a e un erroris a o hace e una orma que a muchos les arecer aburri a en enciosa au ocom lacien e Rosales mues ra lo co i iano e un e arra en lo que se inclu e el asesina o o quiere hacer el cine que hacen los em s se car a los i lo os como querien o e ar claro que no sir en ara con ar el muno se car a la m sica orque en la i a no enemos ban a sonora que acom a e nues ras miserias los ac ores no lo arecen las escenas e cama er ec as se con ier en en escenas e una normali a casi c mica erimen a lo ra un raba o que aburre a muchos conmociona a ocos hace re le ionar a los que se e an l roblema e es e i o e cine es que se con ra one ine i ablemen e al que se es hacien o en al or cien o e los casos o es esec acular eso es un eca o ac ualmen e or o ra ar e eso e emos rar que un e arra es una ersona normal lo mismo i o annah ren e los na is ras asis ir al uicio e ol ichmann sin er er e is a que lo que hab an

hecho era a ro e im er onable lle a a Rosales a osiciones ambi uas l in en ar e licar su raba o i o o os los ciu a anos queremos encon rar una soluci n oleran e ac ica en la que o os que amos aunque ara ello o os en amos que renunciar a una ar e ara alcanar esa soluci n e ini i a or su ues o se equi ocaba abien o un er u o una cima no ha que renunciar a na a e na a olo a e ar e ma ar or ar e e unos es racia amen e en la el cula se e ese eseo e Rosales e lle ar a erri orios en el que se o r a as elear con la iolencia erroris a ma iosa na el cula ara la re le i n que suele usar oco in us amen e que se que a en ierra e na ie hace que se errumbe orque no ue es resen ar al o as ico sin i eolo as sin il ros ram osos e an o el m s im or an e que ienes como narra or que es el e la osibili a e ele ir un un o e is a u o ro hacerlo con o al clari a ‘ e ocia or’ (20 ) l resi en e el asco Jes s ui uren en man u ieron con ersaciones con el in e acabar con la iolencia erroris a quello no uncion lo eor e o o es que na ie ens am s que aquello u iera erminar con un acuer o or a obea a iri e es a el cula que ra a e mos rar un un o e is a cercano a lo c mico e un roblema que no u o nin una racia ero a esar e las i icul a es obea a consiue arrancar sonrisas e incluso al una carcaa a orque con ier e eso que o os enemos en la cabe a como al o serio er ec amen e esruc ura o solemne casi rascen en al en al o cha ucero me iocre mu es a ol or su ra o e im ro isaci n Ram n area encarna al que es el re resenan e el obierno e s a a rancamen e bien quilibra o con eni o cre ble Josean en-

A

cma n r

cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / página 23


cian magenta amarillo negro

Aladar ma

Revista Aladar / página 24

o

goet ea que es uno e los etarras est mu ien logra que veamos al terrorista simpl n que es cualquier persona an o una carrerita o toman o una cerve a arlos reces hace e etarra con el que es imposi le negociar iene su gracia aunque se lleva hasta el límite al persona e eso le caricaturi a en e ceso os i logos est n ien estructura os el poco presupuesto es aprovecha o al m imo l gran pro lema e la película es la alta e valor e o eaga on esos mim res po ría haer pro un i a o sin mie o no lo hace na pena porque hu iera si o el remate per ecto para una i ea a ulosa n cualquier caso la película se e a ver resulta mu entreteni a o o lo que trata e ser gracioso es en reali a ram tico tiene un punto esperp ntico mu atractivo

que vivía la conoci a ovi a a rile a en esos momentos as películas e los noventa han enve eci o mal asi to as ías conta os no es e las que peor cumple a os pero no ha que a o ilesa e to os mo os a veces se trata e orma in usta a la película or e emplo se ha la el e ceso e escenas su i as e tono cuan o en reali a lo que hace ri e es retratar la sor i e e un mun o que esta a ahí que no po ía escon erse í es ver a que el guion presenta algunos errores pero en general la película e ri e es estupen a as interpretaciones son magní icas armelo me serio solvente creí le uth a riel sien o una actri mu ustita logra una uena interpretaci n an ela e a so ria arra leal e su persona es es el m s caricaturi a o e to os sin em argo supera las i iculta es la escena en el escampa o unto a un camello es e celente avier ar em iverti o lleno e cre i ili a lvira íngue un papel corto aunque intenso lleno e matices ep n ieto mu oven aunque hacien o las cosas ien o e ro asa lanc templa o controla o en to o momento son algunos e los actores actrices que es ilan por la pantalla ías conta os es una película que no entra e lleno en el pro lema el terrorismo pero si presenta algunas e sus secuelas ense a a los protagonistas es e un punto e vista tan e tra o como arriesga o el amor

cma n r

‘Asier ETA biok’ (2013) itor erino actor irector es amigo e sier ranguren ntenta e plicar con este ocumental c mo es posi le que sier termine integra o en la an a criminal lgo ingenuo puesto que no ha na a que e plicar l anatismo no tiene ra n e ser las ra ones por las que se pue e usti icar la violencia no e isten son trampas lo que vemos en sier

s o os’ (1 ) manol ri e a apt la novela hom nima e uan a ri el a o ra una poca mu i ícil en la que logra a que los peri icos los in ormativos en ra io televisi n a rieran con noticias so re los atenta os que cometían or eso seguramente por eso rie evita entrar en el on o político e lo que ue tili a a la an a ma iosa como vehículo para contar otra cosa ri e cont con la otogra ía e avier guirresaro e ría como un t mpano e hielo precisa casi quir rgica para lo que quiere contar el reali a or eso es lo necesario n terrorista amarga o aunque ispuesto a cualquier cosa conoce a una cría e apenas veinte a os lla es roga icta se gana la vi a e ercien o la prostituci n aunque no quiera reconocerlo l amor se cru a en el camino el terror e la sangre eso tiene graves consecuencias o o suce e en a ri una ciu a castiga ísima por el terrorismo por las rogas

A

lo


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / pĂĄgina 25

‘Trece entre mil’ (2005) a i rteta entre aba el a o un do u mental ne esario, un do umental on el que supimos que m s all de las es enas brutales de los atentados estaba la triste a, la soledad el ol ido as timas del terrorismo son las randes ol idadas en toda esta istoria, son las prota onistas que nun a desearon serlo adres, madres, ermanos, i os, ami os o bardados, despre iados a quien di e que rteta ol id a las ti mas del terrorismo de stado ero, a de ir er dad, aun siendo timas del mismo modo, no an sido se aladas ni repudiadas por e inos o po l ti os as os l menos pudieron i ir sin la ten si n que enera el odio o ierto es que los testimonios que se es u an en este do umental emo ionan, onmo io nan, a en que el espe tador se remue a en la silla diferen ia del do umental de edem o el de erino, rteta si se mo a se queda a mi tad de nin n amino a denun ia es lara a matado iolentamente nin una de las muer tes que produ o sir i de nada no onsi ui nada sal o enerar terror, dolor, muerte mi seria i un solo ob eti o pol ti o, ni un solo ob eti o que bus asen on las armas

pantalla, a pesar de los intentos de erino pa ra e itar que la osa se es ore en e eso es a un fan ti o, rodeado de fan ti os on en i do de que el fin ustifi a los medios u le abr n e o al que pe a un tiro en la nu a para que lo a a se queda tan pi i odemos de ir que la primera parte tiene un ritmo estupendo, que la libertad en las formas da una fres ura al traba o mu importante, que el monta e es atre ido odemos de ir al unas o sas, pero de ir de al o que es inne esario on ierte todo en inne esario obresale la on ersa i n que mantiene el

re e entre mil

A

cma n r

etarra, que todo lo ustifi a pensando en su pe da o de tierra en su idioma, on su madre as on i iones de esa mu er son tan profundas omo las de su i o, pero sabe que las personas est n por en ima de ualquier frontera o de ual quier an i n pidiendo que orra la san re is pana e puede er ero no a lara ran osa s otro intento de mostrar a un etarra en su fa eta m s umana ebe ser que los que i en en el a s as o o en a arra reen que pensamos que un etarra es una arra rellena de limonada e otra forma no tiene e pli a i n tanto esfuer o


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / página 26

cma n r

Aladar mayo 2018

Nuestro RETO es AYUDAR a conseguir lo que otros creen imposible Durante los años de crisis Grupo Morera & Vallejo apostó por AYUDAR a las empresas a luchar por sus sueños. Desde Sevilla a toda Andalucía, España y Europa.

Nos apasionan los retos.

Un Grupo, una Historia. Comprometidos con el presente. Haciendo futuro

A2


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / página 27

istas ue suenan a música nos a o se uia o con in ini a e g neros, artistas canciones e estas últimas, siem re a r una e ue a lista re ilecta ue ca a ersona concretar , tal vez, según su gusto, o su relación con las mismas

27

Museum of the African Diaspora

cma n r

ma o


cian magenta amarillo negro

Aladar

Revista Aladar / página 28

a o

a id o ie

obb

inton

Paulo García Conde

cma n r

Los diez mejores clásicos contemporáneos ste art culo trata sobre die canciones que por des racia el autor del art culo no a podido i ir en el o ento en que ueron editadas en el que supusieron un ran ito o en el que sus autores las interpretaban en cada una de sus iras acer en los tiene sus cosas bo nitas por uc o que nos cuel uen err nea ente la etiqueta de eneraci n esa es s bien la si lo nuestra in ancia se co pone de tro pos ta os cro os ero si ni ica ta bi n aberse perdido randes o entos de la sica aunque por suerte nada i pide que distintas eneraciones poda os co partir esas co po siciones de corta duraci n enor e alor arece que escar entar no es una opci n a tener en cuenta en esta secci n i a ab a de ado constancia de lo duro que resulta dar or a a un top die de e ores canciones de la isto ria del pop otra e uel o a eter e en terre nos pantanosos e toca pedir disculpas a artis tas co o in lo d ed eppelin e o un lar o etc tera por aber brindado al undo randes te as que inal ente se an quedado uera de esta u ilde atre ida clasi icaci n ero para qu en a arnos acer una criba resulta ta bi n placentero esta e el criterio est basado en otros aspectos orque se trata de una lista de co posiciones que desde el punto de ista de quien escribe deben ser considerados co o

cl sicos conte por neos teniendo en cuenta principal ente que cuando el lti o de ellos por orden cronol ico ue lan ado el autor del ar t culo estaba u le os toda a de aso ar la ca be a al undo s que este ser el ran in de can ciones que no e tenido oportunidad de escuc ar dis rutar cuando ueron estrenados pero que por ortuna e tenido oportunidad de conocer eredar para acerlos or ar parte de i banda sonora ital a os 1. ‘Love Me Tender’. Elvis Presley (1956) sta clasi icaci n parte del a o cuando el Rey del rock n’ roll lle para quedarse en la e oria de todos en la de los que toda a no es t ba os ta bi n on una ra e e incon undi ble o que unto a sus o i ientos lo icie ron arrasar con cualquier escenario al que se aupase aun en sus lti os a os cuando su sa lud aspecto ac an te er lo peor se u a con ser ando un aura nica o e e tender no ue su pri er ito rotundo pero s una a is tral balada e esas que con su sencille ca r cter inti ista ponen la piel de allina na oda senti ental que con ir aba que el e no lo iba a ser solo del roc n roll sino ta bi n del pop a ori inal ser sie pre la e or pero ta bi n erece la pena encionar la reciente ersi n con la que arbra treisand a querido

A


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / página 29

endi o enaje al desapa ecido enio, inte p et ndola a dueto Po ue nadie uie e olvida se de lvis, ni de esta canci n

T ether The Turtles a sido, es y, p obable ente, se ui siendo po sie p e la canci n insi nia del upo calio niano e u tles pesa de tene ot as co posiciones di nas de escuc a, gether se convi ti en un ito inte nacional y a lo la o de su isto ia a sido objeto de ltiples ve siones y utili ado un sin ín de veces co o banda sono a u ca cte ju uet n, a la ve ue o ntico, dan esultado a una canci n ue no caduca u est ibillo es una elodía de elicidad y plenitud nada cil de conseui en la sica de s, la capacidad de conju a lo con el tono al o s enso b ecido del esto de la est uctu a, oto a a la co posici n un to ue especial, bien t abajado po el jue o de voces y la satis acto ia utili aci n de los inst u entos de viento pensa ue la canci n ue ec a ada en un p i e o ento po di e entes upos, ue la veían co o poco se ia ht re The rs st enada en el is o año ue la canci n ante io , el cont aste es adical sta os a o a ante uno de los upos s in luyentes de la isto ia del oc n upo o ado po a tistas con una visi n de la sica di e ente a casi todo lo ue abía su ido asta ese o ento, y capitaneado po un díscolo enio ue, al i ual ue Patsy Cline, pe o en ci cunstancias bien di e entes desapa eci uc o antes de lo debido e e oo s ay s de un te a al ue a e a se con ue a pa a etene lo de po vida ien pod ía abe estado a uí e nd, pe o i t y i e suele enciona se enos ue la ante io y no tend ía ue se así n te a t anseso , de te tica al o pol ica, y cla o eje plo del oc s psicod lico, ue t ata con buen usto y estilo al blues cl sico

lect ic i

t

c est a

cma n r

r ts l e e no abe se est ellado a uel avi n en ue viajaba cuando apenas tenía 30 años, Patsy Cline se ubiese conve tido sin discusi n posible en una usa, en un icono del count y un así, con el poco tie po ue tuvo po delante, dej un le ado di no de a adeci ientos , de ent e todas sus pie as, una destaca con b illo p opio r es una balada ue no si ue la línea ene al del ca cte count y y ani ado de la a tista, pe o en l dej toda su sensibilidad y a te plas ados Con un s in y una elodía tan pe adi os co o cautivado es, r es un tea de enos de t es inutos, dolo osa ente e oso Po ue en l ay un alo de t iste a ue no lle a a desp ende se en nin n oento del senti iento a o oso ue e ana la canci n a película uy eco endable, ya ue sale a colaci n e i e esta pe ueña a avilla en banda sono a p incipal, vali ndose ade s de ot a de las canciones p esentes en este an in

lvis P esley

The Turtles

A


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / página 30

Aladar

8. ‘Sealed with a kiss’, Bobby Vinton, (1972)

cma n r

. ‘(Sittin’ on) he do k o the bay’, eddin (19 8)

tis

a

i a kiss i i

. ‘Voodoo hild’, ien e (19 8)

he i i

k

a

end i

e

i

7. ‘S a e ddity’, a id Bowie (19 9)

A

i


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / página 31

line.

9. ‘S e y t l e’, uee (197 ) o dif cil no era incl ir a een en n ran in co mo es e sino ele ir el ema con hacerlo. Por e la anda ri nica iene n amplio arsenal de composiciones de oro. Pero al final ha sido o e body to love eniendo en c en a principalmen e n fac or e de odos s s emas es e ha r a si do el e el a or de es e ar c lo h iese desea do i ir en direc o por encima de odos de no ha er nacido solo n a o an es de e reddie erc r di ese adi s. l e o de oces es n ho mena e precioso al spel na manera ir o sa de me clar ese nero con el roc . a o de erc r repando sin i eos por oda escala e le iniese en ana adem s de na es r c ra de acordes con aires ri mo de alada a la e de ese lam roc an carac er s ico del r po. 10. ‘Mr. Blue Sky’, Electric Light Orchestra (1978) a clasificaci n se cierra con n ema a la al ra de los an eriores. inco min os de m sica e oscila en re diferen es melod as den ro de na es r c ra cerrada con mano firme so impeca le. al e la . . no es n con n o e a ellos e nacieron nos c an os a os desp s de s poca de apo eo cono can en prof ndidad. es na pena por e han hecho m ri os m s e s ficien es para merecerlo. l e y ha ser ido para inspirar a o ras andas m s ac ales como en s momen o afirm hemical omance s n r po de roc de in es osc ros c o ema ead naci a ra de los acordes de en rada de es a can ci n. n odo caso es a pie a no de er a ser re le ada al ol ido. Pasen los a os e pasen. as a a ha lle ado es e par ic lar op en. ie cl sicos con empor neos inol ida les e no coincidir n por comple o con el cri erio de casi nin n lec or e ha a lle ado has a a . Por e la ma ia de los cl sicos de la m sica es en las si aciones emociones e cada no e perimen a. cada canci n iene s his oria siempre.

he oors.

een.

A

cma n r

Pa s


cian magenta amarillo negro

Revista Aladar / página 32

Aladar mayo 2018

Si necesita un AVAL, piense en

cma n r

A través de un Seguro de Caución podemos ayudarle a que nada pare su proyecto empresarial

Líderes en España ramo caución durante 5 años consecutivos * Nº 1 en el Ranking de ICEA (Investigación Cooperativa de Entidades Aseguradoras) en 2017

900 300 331

más info en: www.omsuscripcion.com

OM Suscripción de Riesgos S.A. Agencia de Suscripción, que actúa en virtud de contrato de autorización de Millennium Insurance Company Ltd. CIF A- 84047935. Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, Tomo 49601, Folio 155, Hoja nº 80351. Nº de registro de la D.G.S.; AS5. Con domicilio en c/Aviación nº10 bajo derecha 41007 Sevilla. Tlf: 902.300.331 www.omsuscripcion.com

A 2

Profile for EL CORREO DE ANDALUCÍA S.L.

Revista Aladar Mayo 2018  

Revista Aladar Mayo 2018  

Advertisement