Page 1

ISSN: 2500 - 8226

Abril de 2018 - Aporte $ 3.000

NĂşmero 29

Periodismo para la utopĂ­a

La s

al como cent r u t i r i p s e og alud

rav i

t acio

nal de la vida


Por una vida saludable Que si tenemos salud lo tenemos todo, dicen los mayores. Y tienen mucha razón si se piensa en ella como condición esencial de posibilidad para que cada individuo logre lo que necesita y quiere. En esta afirmación se expresa un inmenso agradecimiento con la vida, pero en las condiciones actuales también manifiesta una enorme resignación, pues la salud se asume como un milagro, aquello que conservamos, sin que dependa de nosotros, cuando ya no nos queda nada más. “Hay que agradecer, mijo, que al menos tenemos salud para trabajar”. El problema es que no tenemos trabajo. De esta manera la salud ha perdido en la práctica todo contacto con el bienestar y este último ha dejado de estar vinculado a una idea elevada de felicidad. La salud se asume entonces como el mínimo a que podemos aspirar para seguir vivos, sobreviviendo, como enfatiza la canción de Víctor Heredia. Hoy reconocemos, aunque en la práctica eso no implique nada, que la salud no solo es física sino también psicológica y que sus causas son más sociales que biológicas. Sabemos que para garantizar la salud de una población habría que desarrollar planes y estrategias preventivas antes que dejar todo el peso al tratamiento de las enfermedades y a las intervenciones médicas. Pero la salud espiritual la seguimos dejando en manos de las religiones (cuando no en brujos y charlatanes) apuntaladas en iglesias y sectas, formas de poder institucionalizado que más que velar por la salud espiritual la niegan y envenenan, subordinando nuestra existencia a los caprichos de la Providencia, Dios o el destino.

general. Atendiendo a estos valores, aspiraciones, ideales, etc., podemos decir que existen sociedades sanas y enfermas, o al menos que hay sociedades más saludables que otras. De esto somos conscientes cuando analizamos sociedades antiguas, como la del Imperio Romano, en la época de su decadencia. Pero en condiciones de funcionamiento normal de una sociedad raras veces enfocamos sus tendencias en términos de salud espiritual ni alcanzamos a percibir en sus manifestaciones los síntomas de graves enfermedades.

En todo caso, difícilmente puede existir un individuo o una comunidad sana en una sociedad enferma. Y aunque pudiera darse el caso, ¿de qué puede servirle la salud a un individuo en una sociedad enferma? De eso justamente es de lo que se queja el cantautor en su canción cuando dice: “tengo la carne joven, roja la sangre, la dentadura buena y mi esperma urgente”, y sin embargo solo puede limitarse a sobrevivir en esta sociedad que ha naturalizado la guerra cada vez más brutal y ya nadie puede elegir el día para su muerte.

egoísmo, competencia, instrumentalización, utilitarismo, pragmatismo, etc., todos aquellos que le impiden al espíritu humano elevarse por encima de sus circunstancias y liberarse de las condiciones que limitan su expansión, creatividad y nobleza. El capitalismo es la gran enfermedad de esta sociedad, y ha infectado con sus valores todos los ámbitos de la vida, más allá incluso de lo humano, como un cáncer que se expande y subsume en sí mismo todo lo que toca hasta destruirse. Ahora hemos enfermado a la naturaleza misma, que encarna las condiciones de posibilidad para toda forma de vida. En este sentido, incluso las estrategias para garantizar a los individuos y a las comunidades la salud, entendida en términos tradicionales, multiplican la enfermedad del espíritu, en tanto su resultado más concreto es multiplicar la riqueza de las transnacionales farmacéuticas y de todos los agentes privados que participan en el negocio. Mientras más enfermos estemos nosotros, de más salud gozará el sistema.

Al final, los seres humanos, y la naturaleza misma, envenenados por los agrotóxicos, los residuos radiactivos y los valores promovidos No puede estar sana una sociedad en donde por el mercado, nos reducimos a instrumentos un Estado como Israel masacra impunemente al para la reproducción del sistema; la salud a la pueblo palestino y ocupa de manera arbitraria que podemos aspirar es aquella que nos permite sus territorios, asfixiándolo, sin que el resto del sobrevivir para alimentarlo. De hecho no hay mundo se inmute, solo porque está respaldado nadie aliviado, solo unos menos enfermos que por los países más poderosos en términos otros; y eso resulta fantástico para el negocio, militares, que como mastines indómitos pelan que nos bombardea ofreciéndonos tratamientos, los dientes (las armas) a todo aquel que ose drogas (casi siempre tóxicas) y dietas para cuestionar la actitud genocida del hijo de Caín. aliviarnos o evitar que nos enfermemos.

Tiene que estar muy enferma una sociedad donde las grandes potencias mundiales promueven guerras internas, invadan países, ponen y quitan presidentes y arrasan poblaciones La verdadera preocupación por la salud enteras en el Áfricana negra, con el argumento humana debería, sin embargo, tomar la salud cínico de velar por la “democracia”, cuando en espiritual como centro de gravedad, de la cual el fondo su propósito es el acceso a y el control dependen incluso las posibilidades de salud de sus riquezas naturales. Y todo ante la mirada física y psicológica. La salud espiritual nunca se indiferente del mundo. remite en primera instancia al individuo sino a una sociedad determinada, a los valores éticos Pero la guerra es apenas una manifestación y estéticos que la sostienen, a las aspiraciones de una enfermedad más grave encarnada como e ideales que persigue, todo ello encarnado en esencia misma de la sociedad capitalista: la los individuos y grupos sociales, gracias a las búsqueda ciega, obsesiva y demencial de acumular formas de comportamiento que dicha sociedad riquezas, a lo cual se subordina la vida entera: promueve o impone y al tipo de relaciones que el trabajo, los seres humanos, la naturaleza. En en ella establecen los seres humanos entre sí y función de este propósito irracional, la sociedad con el resto de la naturaleza y del universo en actual ha promovido los valores más rastreros:

Para dejar de ser simples sobrevivientes deberíamos enfocar las luchas por la salud contra el sistema en general, aunando fuerzas en todos los ámbitos de la vida por la liberación espiritual y la desintoxicación de los valores perversos incubados en nosotros como venenos intravenosos. Eso implica destruir las instituciones burguesas, construir unas nuevas en función de valores realmente humanos y recomponer nuestras relaciones sociales y con la naturaleza bajo los imperativos de una salud concebida ya no como un medio para la subsistencia sino como un fin en sí mismo, no solo del individuo sino de la sociedad en su conjunto y de la naturaleza como su escenario vital. Así el espíritu podría planear en horizontes cada vez más altos, marcados por los ideales de justicia, libertad, amor y felicidad. Diseño y diagramación

Henry Esquivel Babilonia

ISSN: 2500 - 8226

Betty Ciro Renán Vega Cantor

Puntos de venta en Medellín:

Centro Comercial la Bastilla, Locales 201 y 224 Ambrosía Café Cultural, Cll 52 No 39a-28 Punto de Revistas de Doña Blanca, Junin con Caracas. Casa Triade, Calle 35d #69a-56, San Gabriel (Itagui) Café Cultural Jengibre, Cll 53 #43-49

https://elcolectivocomunicacion.wordpress.com

Juan Guillermo Romero Toro Agrupación El Paso

Jhony Zeta

Liliam Eugenia Gómez Álvarez

Portada

María Silvia Salazar

“No dejemos ahogar nuestros sueños”, / Chota 13 Contraportada

Número 29 - Abril de 2018

Foto de Álvaro Lopera

José Abelardo Díaz Jaramillo Verónica Bermúdez


Número 29 / Abril - 2018

la Trocha

Comunicación Popular

En Bello, Piamonte se encuentra en peligro

3

En el Área Metropolitana del Valle de Aburrá existen cuatro Áreas Protegidas Urbanas: el Área de Recreación Cerro La Asomadera, el Área de Recreación Parque Ecológico Cerro Nutibara, el Parque Natural Regional Metropolitano Cerro El Volador, en Medellín, y el Área de Recreación Urbana Piamonte, en Bello. Esta última es para los habitantes de este municipio su pulmón verde, pero, como señalan la Mesa Ambiental y la Mesa de Participación Ciudadana de la Comuna 3 de Bello, se encuentra amenazada por diecisiete situaciones que afectan el cumplimiento de los objetivos de conservación asociados a este tipo de espacios.

L

Por Carlos Gustavo Rengifo Arias

as Áreas Protegidas Urbanas

Según el Área Metropolitana “son espacios públicos en el contexto urbano, que cuentan con una riqueza natural, social y cultural, oportunas para generar estrategias de educación y comunicación en pro de la conservación de los recursos naturales que hacen parte de ellas, valorando así los servicios ecosistémicos que brindan a la sostenibilidad ambiental del territorio regional”. Según el decreto 2372 de 2010, estas áreas protegidas están definidas geográficamente y son reguladas y administradas a fin de alcanzar objetivos específicos de conservación.

urbanizadoras que se están presentando en el sector”. Por su parte, Karen Kulma señala que “desde la Mesa Ambiental se le ha dado importancia a tres lugares en Bello: el Cerro Quitasol, el Páramo de las Baldías y Piamonte. Los tres son considerados no como sistemas cerrados sino abiertos, que se comunican entre sí, lo que hace que lo que afecte a uno afectará a los demás”.

Las Amenazas Según Ricardo Sánchez, la existencia y el equilibrio ecológico de Piamonte están amenazados por diecisiete situaciones. La construcción de un puente en la parte superior de Piamonte, que implicaría la tala de 212 árboles y un corte transversal, no solo en la conectividad ecológica del área protegida sino también en la ronda hídrica de la quebrada Santa Ana. El proyecto urbanístico Puerto Paraíso, que implica la tala de 98 árboles, cerramiento (invasión de terrenos), una tubería que atraviesa el área, vertimiento de aguas residuales en la quebrada Santa Ana, galleras y establo dentro del área protegida.

Piamonte es una de esas áreas protegidas y está ubicada en la zona suroccidental del Valle de Aburrá, más precisamente en la Comuna 3, en inmediaciones de los barrios Santa Ana, San José Obrero, las urbanizaciones Búcaros I, Búcaros II, Serramonte, Palmar de Serramonte y el Hospital Mental de Antioquia, en el municipio de Bello. Es reconocida por las entidades ambientales y la comunidad como un espacio de vital importancia ecológica y social, no solo para el municipio sino, además, para todo el Valle de Aburrá. Según un funcionario del Área metropolitana, “Piamonte tiene una extensión de 14,23 hectáreas, y como sistema ambiental También está el proyecto urbanístico Puerto abierto recibe el influjo de las quebradas La Nuevo (de la Constructora Capital), tal vez el que Guzmana, El Hato y Santa Ana. Así mismo, más impacto negativo ha tenido y tendrá, ya que contaba, a 2014, con 143 especies vegetales y alberga 760 apartamentos y ha invadido con 85 especies de aves nativas y migratorias”. terreno de la reserva (parte de él fue Es decir, alberga una cantidad de fauna y flora recup erado por la similar a la del Cerro el Volador, que tiene comunidad). mayor extensión (107 hectáreas). Según Ricardo Sánchez, de la Mesa de Participación Ciudadana de la Comuna 3 de Bello, “Piamonte fue declarada, por acuerdo metropolitano, como un Área Protegida Urbana, que se constituye como un determinante ambiental para el desarrollo territorial, pero esto no está siendo respetado por las dinámicas

Los proyectos urbanísticos Puerto Ventura, Ciudad de los Puertos Etapas 3, 4 y 6. Ocupación de la casa patrimonial de Piamonte por parte de la Secretaría de Medio Ambiente (espacio que antes era usado por la comunidad para reuniones y capacitaciones), litigio con un ocupante de hecho, valla publicitaria del proyecto Reserva de Búcaros dentro del área, terreno invadido por los urbanizadores y solicitado para desafectación (hoy en proceso de verificación) y, por último, un segundo carril para autos en la vía al Hospital Mental de Antioquia. El Área de Recreación Urbana Piamonte es de vital importancia para el equilibrio ecosistémico en Bello y un importante espacio de esparcimiento social y disfrute de aire limpio para la comunidad bellanita. Así lo ha hecho saber el Área Metropolitana del Valle de Aburrá en un informe de 2007 titulado “Diagnóstico del ecosistema urbano de interés estratégico Piamonte”. Allí señalaba que “Piamonte representa el único reducto de área verde en el costado occidental del municipio, constituyéndose así, por su localización, en la única opción para mejorar los indicadores relacionados con el área verde /per cápita, con repercusiones en el orden local (comuna 3), municipal y regional o metropolitano”. Y es que Piamonte sirve como conector ecológico con otras áreas tutelares de igual importancia, como lo son el Cerro de las Baldías, el Cerro El Quitasol, El Alto de Piamonte, la quebrada La Guzmana, el anillo verde de Santa Ana y la llanura aluvial del Río Aburrá, entre otros. Respecto a lo anterior, Sánchez señala que es importarte que la ciudadanía “conozca la problemática que está afectando a Piamonte, que nos enamoremos de este espacio y nos empoderemos respecto a esta situación. Que las apuestas como ciudadanía las pongamos sobre la mesa, para que sean tenidas en cuenta, no solo en el ámbito municipal, sino también metropolitano”. Por último, la Mesa de Participación Ciudadana de la Comuna 3 de Bello viene promoviendo una audiencia pública a la que está convocada la empresa Constructora Capital, una de las que más responsabilidad tiene en la afectación de Piamonte, y se espera que la comunidad del área metropolitana participe del espacio, para instaurar una acción popular en defensa de esta importante reserva natural.

Foto: Carlos Gustavo Rengifo Arias


La Trocha

Número 29 / Abril - 2018

Comunicación Popular

4

La tragedia de Fukushima y el capitalismo voraz

Hace 7 años, en el marco del inicio de la guerra de Libia, se presentó un hecho trágico prevenible: un tsunami se precipitó sobre la central de Fukushima, prefectura de Japón, dejando a la postre un saldo social y ecológico desastroso: miles de habitantes contaminados con los radioisótopos que se lanzaron al aire producto de una serie de explosiones en varios de los cuatro reactores nucleares que la Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO) tenía allí, al pie del mar. El océano Pacífico sigue recibiendo diariamente, desde entonces, cientos de toneladas de agua radiactiva que afectarán por miles de años la vida marina.

Por Álvaro Lopera

E

A lo anterior ha sumado hechos que dejan perplejo a cualquier observador: permitió que la mafia japonesa (Yakuza) contratara informalmente como liquidadores, sin ninguna prestación social, a habitantes de la calle y a personas que tenían deudas con ella, según informó el portal RT en su edición del 12 de diciembre de 2013. Su tarea era labores de limpieza en la central sin protección alguna y a sabiendas que el nivel de radiación era extremadamente alto. Como resultado hubo cientos de muertos y enfermos graves de cáncer. En estos siete años también ha hecho llamados recurrentes a la población desplazada para que regrese a la prefectura, alegando que la gran amenaza desapareció, cosa que muchas organizaciones internacionales contradicen con mediciones científicas.

Papel de la prensa La prensa mundial ha sido cómplice de este equivocado manejo; no ha hecho veeduría ni seguimiento a un suceso de más envergadura que el accidente de Chernóbil –se dice que es un Chernóbil en cámara lenta-, que fue incluso controlado más rápidamente. Ese accidente, que ocurrió en Ucrania en abril de 1986, fue efectivamente supervisado por la prensa occidental con muchas mentiras a bordo, pues al fin y al cabo había sucedido en la antigua Unión Soviética. Con Fukushima pasa lo contrario: la prensa se olvidó de él a sabiendas que es un hecho que no ha sido controlado, pues los derrames continúan y las amenazas contra la estabilidad ecológica del planeta están latentes: se habla de una gran área en el océano Pacífico donde la vida ya no existe. Los japoneses han tenido que desarrollar, en medio del combate a las consecuencias, tecnologías robóticas, aún fallidas, para estudiar

Ilustración por Henry Esquivel

l gobierno japonés condujo erráticamente el operativo de desalojo desde el momento en que sucedió el evento, pues desinformó sobre lo sucedido –impuso desde entonces una férrea censura informativa, la cual se mantiene hasta hoy- y minimizó la hecatombe. Greenpeace, en un informe de marzo de 2012 denominado “Las lecciones de Fukushima”, concluía que más de 100.000 personas sufrieron los mayores impactos del accidente debido al titubeo del gobierno que en los inicios de la tragedia dio disposiciones contradictorias sobre el radio de acción de la fuga radiactiva y la orden de evacuación.

a distancia los pasos a seguir y evitar que los núcleos de varios reactores se fundan, cosa que generaría una nube radiactiva que afectaría a todos los ecosistemas aéreos, terrestres y acuáticos. El seguimiento de Fukushima lo ha hecho la prensa popular mundial, pues es un deber denunciar aspectos tales como la remoción sin efectividad de tierra en las inmediaciones (más de 30 millones de metros cúbicos); las efusiones que no cesan y los estudios que muestran a las claras la contaminación radiactiva en el aire, la tierra y el agua con el correspondiente daño de la salud no solo de la población japonesa, sino del mundo entero.

La situación actual El 7 de abril de 2015 se detectó en la costa de Canadá radiación nuclear procedente de Fukushima. El 15 de junio el gobierno japonés decidió desmantelar Fukushima en un plazo de 30 a 40 años, sin compromiso formal ante ningún organismo de Naciones Unidas. En marzo de 2017, un tribunal nipón responsabilizó por primera vez al Estado de negligencia en la catástrofe atómica, según informó, el 17 de ese mes, lavanguardia.com, lo que pone “más trabas a su plan de reactivación nuclear elevando el costo millonario del desastre al disparar las indemnizaciones”. La resolución fue emitida por el Tribunal del Distrito de Maebashi (centro de Japón). Esta señaló que el Gobierno nipón y la compañía eléctrica “podrían haber prevenido” el accidente nuclear que obligó a la evacuación de decenas de miles de personas

y provocó graves daños medioambientales. De antemano se conoció que TEPCO no hizo inversiones en el terreno de la seguridad porque estas afectaban sus costos operativos.

El apuro del lobby nuclear En las localidades de Namie e Litate, situadas entre 10 y 40 kilómetros de la central de Fukushima, donde se levantaron parcialmente las órdenes de evacuación en marzo del año pasado, la radiación continúa en niveles “muy por encima de los estándares internacionales”, de acuerdo con Greenpeace. El Ejecutivo nipón, por su parte, sostiene que la radiactividad en las áreas reabiertas no supone riesgos para la salud humana y que la población puede regresar. Japón no tiene en su haber mantos de carbón o petróleo a la vista, y todos estos combustibles fósiles los tiene que importar de otros países; de allí que el gobierno japonés, desde el siglo pasado, se haya decidido por la energía nuclear como una forma de evitar la dependencia. A lo anterior se suma el ingente esfuerzo del lobby nuclear, que la tiene difícil por este accidente sin solución a la vista. El esfuerzo capitalista mundial apunta a minimizar la tragedia de la central nuclear de Fukushima, basándose en el silencio de los medios de comunicación y la desinformación, en especial para el pueblo japonés, en tanto busca reactivar la construcción de estas centrales que han demostrado que cada 10 años, en las más de 400 que hay en el mundo, se presentan accidentes que a pasos agigantados nos acercan al apocalipsis ecológico planetario.


Número 29 / Abril - 2018

la Trocha

Comunicación Popular

Entre Caldas y Antioquia: tierra de nadie

Foto: orientese.co

Por Betty Ciro

P

or fin llegaron a ese paradisíaco lugar rodeado de yarumos, de árboles grandes y de jardines bien cultivados de crotos, rosales, besitos de todos los colores; alegrado, además, por el canto de aves, patos y gansos que recorren la quebrada en todas las direcciones como dando la bienvenida a los turistas que llegan a disfrutar los baños termales del Espíritu Santo, ubicados en Puente Linda, corregimiento de Nariño, Antioquia. Mary, sentada frente al camión escalera del cual acababa de descender, realiza mentalmente el recorrido desde Medellín hasta allí y trata de redondear las cuentas: son167 kilómetros que deberían recorrerse en poco más de tres horas a una velocidad prudente; sin embargo, el viaje dura más del doble de este tiempo: seis o siete horas. ¿Cómo explicar este gran desfase? Quienes han viajado en cualquier momento de su vida por las carreteras de Antioquia tienen la explicación a la mano: el mal estado de éstas hace que llegar a algunos destinos sea una odisea. El caso de la vía que desde Sonsón conduce a Puente Linda, corregimiento de Nariño, es un vivo ejemplo. Son apenas 56 kilómetros cuyo recorrido tarda 3 horas. Para Mary fue el viaje eterno de su vida, pues cada vez que el camión escalera hacía maromas para cruzar los charcos y huecos y esquivar los precipicios, su corazón parecía saltarle del pecho. Pero nada comparado con el momento en el que el vehículo en el cual viajaba ella con su familia debía reversar para darle paso a otro que parecía una pirámide humana: unas cincuenta personas en su interior, muchas otras pegadas de las ventanas y de la escalera que conduce al capacete (el techo del camión escalera), lleno también. Hasta 1982, cuando fue inaugurada la autopista Medellín- Bogotá, la ruta que comunicaba a Medellín con la capital del país era la carretera Sonsón-Dorada, que atraviesa municipios de Antioquia como Sonsón y Nariño, y los municipios de Norcasia, La Dorada y los

5

corregimientos de San Diego, Florencia y Berlín pertenecientes al departamento de Caldas, pasando por Puente Linda. Como se puede concluir, ésta es una carretera departamental, estatus que le permitiría gozar del presupuesto de al menos dos departamentos para su mantenimiento. Durante años, especialmente en cada campaña electoral, han llegado hasta Puente Linda, zona limítrofe de ambos departamentos, los candidatos a cualquier cargo de elección popular, a prometer la pavimentación de la vía. Con esta promesa, políticos caldenses y antioqueños han obtenido el favor del voto de campesinos ilusionados de poder al fin llevar sus productos agrícolas hasta la zona urbana y obtener al menos el equivalente a la inversión y pagar las deudas. Pero hasta el momento no han cumplido la promesa. El 9 de abril de 2016, día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas, gobernadores de ambos departamentos, autoridades locales y líderes sociales de Antioquia y Caldas realizaron en Puente Linda un acto simbólico que supuestamente daba inicio a la pavimentación de la rebautizada “Vía del Renacimiento”, que reactivaría el comercio y la agricultura de una región bastante golpeada por el conflicto armado. De este acto solo quedó una gran valla ubicada en todo el límite de Antioquia y Caldas: “Vía del Renacimiento” para unir a Antioquia y Caldas: “Siembra vida, siembra paz”. Cierto que apenas se van a cumplir dos años de este anuncio oficial, pero los habitantes de Nariño han tenido que esperar años, lustros, siglos, para ver concluida cualquier obra. La pavimentación de Sonsón a Nariño se dio en el papel desde la década de los noventa; en la práctica solo hace unos 5 años y eso que aún faltan cuatro kilómetros de la Quiebra hacia Nariño, que no han podido ser pavimentados y que, además, son un gran perjuicio para los vehículos que circulan por allí.

La construcción del Puente sobre el río San Pedro que comunica a Nariño con el corregimiento de Puerto Venus tardó 19 meses y durante todo ese tiempo los habitantes de este y de todas sus veredas tuvieron que realizar transbordos con sus productos agrícolas, lo que encareció enormemente los fletes. El puente de 45 años de existencia colapsó en julio de 2016 y en febrero de 2018 por fin fue entregado al servicio de todo tipo de vehículos. Durante estos casi dos años, los habitantes, en su mayoría campesinos, tuvieron que arriesgar permanentemente sus vidas para cruzar el río por un puente artesanal construido por ellos mismos con guaduas y lazos, que colapsó y por poco causa una gran tragedia. Incluso una madre puso en riesgo su vida al saltar al río a salvar a sus dos niños que cayeron mientras cruzaban el puente artesanal. Ahora los habitantes de Puerto Venus y sus veredas ya tienen nuevamente el puente, pero ¿cuándo lograrán la pavimentación de la carretera para que la distancia que debería recorrerse en media hora o menos desde el municipio de Nariño, no tarde tres o cuatro horas? Pero si una vía que, según la definición de Invías, es secundaria porque “une las cabeceras municipales entre sí y/o proviene de una cabecera municipal y conecta con una carretera primaria”, se encuentra en esas pésimas condiciones, ¿qué se puede esperar de las vías terciarias como las que unen las veredas con la cabecera municipal? Para Yolanda, habitante de Nariño, se pregunta al igual que sus vecinos, dónde están los auxilios que en otras épocas llegaban para el arreglo de caminos y carreteras. Todos recuerdan muy bien la alegría en el pueblo hace doce años, cuando instalaron el teleférico para comunicar el centro veredal Las Mangas. Se reconoce que benefició a un buen número de habitantes y no se entiende por qué durante la actual administración municipal no ha podido funcionar. Mientras tanto, los productos agrícolas de estas veredas se requieren en la zona urbana y en los otros municipios aledaños para garantizar la soberanía alimentaria.


La Trocha

Número 29 / Abril - 2018

Comunicación Popular

6

E

Masacre del ejército israelí en ‘La Gran Marcha del Retorno’

l 30 d e marzo, el ejército sionista cometió una terrible masacre contra el pueblo palestino: 18 jóvenes asesinados, 1400 heridos (20 en estado crítico), más de 800 heridos de bala y 600 en malas condiciones por inhalación de gases lanzados desde drones. La masacre se realizó cuando más de 40.000 palestinos iniciaban la primera jornada de ‘La Gran Marcha del Retorno’ en la Franja de Gaza, para hacer un llamado a la Comunidad Internacional a fin de que hiciera cumplir el párrafo 11 de la Resolución 194 de la ONU del año 1948, en donde se resuelve el derecho de los palestinos refugiados a regresar a sus hogares, de donde fueron expulsados por Israel. En plena jornada, los soldados sionistas dispararon no solo balas de goma sino fuego real a una muchedumbre desarmada.

Euronews, diario europeo que se ve en estas latitudes por internet, terminó esa noticia disculpando a las fuerzas represivas y afirmando que el ejército israelí disparó después de que manifestantes les hubieran lanzado piedras, llantas encendidas y bombas molotov. En el video presentado en la televisión se puede ver que el ejército estaba parapetado detrás de sendos montículos acompañados de carros y decenas de francotiradores, los que en últimas convirtieron la marcha pacífica en un infierno.

Convocatoria a ‘La Marcha’ Venciendo las contradicciones políticas que desde 2007 tienen Hamás (organización islámica político-militar que administra la Franja de Gaza) y la Autoridad Nacional Palestina -ANP (que administra la zona de Cisjordania y Jerusalén Este), ambas organizaciones lanzaron el inicio de una protesta de 45 días en los que los gazatíes estarían acampando cerca de la frontera con Israel en decenas de tiendas de campaña levantadas para la ocasión. La movilización en esta fecha coincidió con la conmemoración del ‘Día de la Tierra’, en la cual los palestinos recuerdan la muerte de seis de los suyos, el 30 de marzo de 1976, perpetrada por fuerzas de seguridad sionistas cuando se hacía una protesta contra la expropiación de tierras palestinas por parte de Israel.

Por Álvaro Lopera

Foto: Cubrimiento de la prensa palestina: palestinaliberation.com

del inicio de la jornada pacífica, extrañamente en horas de la mañana, alguien disparó desde un tanque, matando a un agricultor de 27 años y dejando herido a otro. Fue una provocación bien pensada.

La Nakba como trasfondo de la conmemoración El plan inicial establecido por las dos organizaciones era que se acampara allí hasta el 14 de mayo, día en que se conmemoran los 70 años del inicio de la Nakba, o ‘Catástrofe’ palestina y que coincide con el nacimiento del Estado de Israel en 1948, un acto de invasión y saqueo de tierras aprobado por la ONU con el extraño silencio de la antigua URSS. La Nakba significó el borrón de Palestina y el desarraigo de ese pueblo mediante persecuciones, asesinatos, torturas y destrucción de cientos de aldeas y ciudades propias, convirtiendo a los palestinos en refugiados en su propia tierra o en países extranjeros cercanos.

A lo anterior se agrega el robo de tierra permanente que se hace con la construcción de asentamientos judíos o simplemente con la destrucción de viviendas palestinas por orden del Tribunal Supremo cuando el gobierno lo requiere por cualquier razón, dejando claro que el objetivo estratégico es la expulsión de todo el pueblo palestino de sus tierras nativas. En estos momentos Israel administra cerca de un 80% del territorio que conformaba a Palestina en 1948, cuando por orden de la ONU se le había entregado como naciente país solo el 56%. En los inicios de la última semana de marzo, El 24% restante lo ha robado como potencia coincidiendo con la celebración cristiana de colonial. la semana santa, Israel había advertido que no La convocatoria también tuvo en cuenta el permitiría que nadie se acercara a menos de 300 último golpe que se dio contra los palestinos metros de la malla presente en la frontera (la franja de Gaza se encuentra totalmente aislada con la aprobación, por parte de Donald Trump, por muros y vallas del resto del territorio que del traslado de la embajada de Estados Unidos antaño les pertenecía a los palestinos). El día de Tel Aviv a Jerusalén Este, territorio que se ha

manejado binacionalmente y que los palestinos, con razón, lo consideran la capital eterna. Guatemala, para mal de Latinoamérica, sería el segundo país que le seguiría a Estados Unidos en esta descarada acción.

Situación actual Tras la masacre, el jefe de la ANP llamó a una jornada de huelga en los territorios palestinos en el marco del luto nacional. Instituciones oficiales, escuelas, universidades y negocios privados cerraron tras este genocidio preparado cuidadosamente por Israel en los días previos. Asimismo, Mahmud Abbas lanzó un llamado de auxilio para que la ONU proteja al pueblo palestino que continuará la protesta pacífica hasta mayo. "La gran cantidad de mártires y heridos en las manifestaciones pacíficas confirma la necesidad de que la comunidad internacional intervenga para brindar protección a nuestro pueblo", manifestó el viernes 30 en un discurso transmitido por la televisión oficial de Palestina. El Consejo de Seguridad de la ONU se va a reunir para tratar este tema, lo cual no vislumbra buenas noticias porque Estados Unidos tiene el poder de veto bajo la manga, y en anteriores oportunidades ha impedido que a su firme aliado le propicien algún llamado diplomático que lo deje en evidencia ante las naciones del mundo, así no lo lleve a efecto. Hasta ahora el único movimiento que ha hecho la ONU, de acuerdo con la prensa iraní, es pedir la apertura de una investigación independiente sobre la matanza de los palestinos e instar al régimen de Israel a cumplir sus responsabilidades en conformidad con los derechos humanos. Ese pueblo sabe que cualquier llamado de buena voluntad a Israel terminará siendo papel mojado sin incidencia alguna en su accionar terrorista antipalestino.


Número 29 / Abril - 2018

la Trocha

Comunicación Popular

Avianca y el terrorismo de Estado

7

Ilustracion: serkocaricaturas. blogspot.com.co

Por Renán VegaCantor

Q

ue en Colombia existe el Terrorismo de Estado –aunque se hable en forma ostentosa de Estado Social de Derecho– se demuestra en múltiples hechos de la vida cotidiana. Ese Terrorismo de Estado es anterior al surgimiento de las Farc, y se mantiene incólume, a pesar de que esa organización guerrillera haya entregado las armas y se haya desmovilizado. Esto es necesario subrayarlo, porque ciertos círculos que se denominan a sí mismos de “izquierda democrática”, entre ellos gran parte del descongelado Polo DemocráticoMoir, sostienen que la represión estatal contra los movimientos populares durante cinco décadas fue resultado de la existencia de la guerrilla; de allí debía deducirse que, con el fin de las Farc, también terminaría, como por arte de magia, la dinámica contrainsurgente de las clases dominantes en Colombia y se pondría fin al Terrorismo de Estado. Por desgracia la realidad no ha sido así, ya que, en el último año y medio, si tomamos como referencia el Plebiscito de octubre de 2016 –que sella en la práctica el fin de las Farc– el Terrorismo de Estado en lugar de atenuarse se ha reforzado, como lo indican los asesinatos de campesinos en Tumaco por parte de la Policía Nacional, los falsos positivos judiciales y la cadena interminable de asesinatos de líderes sociales y dirigentes populares. En esa misma dirección se inscribe la represión de los trabajadores. En ese terreno existe un comportamiento inmodificable durante el último siglo, cuya característica distintiva es la persecución de los trabajadores que intenten organizarse sindicalmente y hacer huelga. Contra los trabajadores se aplica el “derecho laboral del enemigo”, que consiste en impedir la organización sindical y el derecho de huelga, so pretexto de que esas son ventajas que se les dan a los subversivos y terroristas disfrazados de trabajadores. Esa doctrina contra-insurgente se les está aplicando a los pilotos de Avianca, tras haber realizado una huelga de 52 días a finales del año anterior. Ese hecho es propio del terrorismo laboral imperante en Colombia. Después de finalizada la huelga, y contando con la participación activa y cómplice de diversas instancias del Estado colombiano, la empresa privada Avianca inició de manera inmediata la

No es la primera vez, ni seguramente la última, en que la rama judicial del Estado colombiano legitima la persecución con el socorrido argumento de que el sector donde se realizó una huelga es un “servicio público”, sin tener en cuenta que los operadores son privados, y cuyas ganancias, fabulosas por lo demás como en el caso de Avianca, no tienen ningún destino público ni social. Se supone con esa lógica reduccionista de los miembros de la Corte Suprema de Justicia, al servicio del gran capital, que algo es público y esencial porque sus dueños así lo dicen. Recordemos que hace unos treinta años, ese fue el mismo mecanismo que se utilizó para declarar ilegal una huelga de trabajadores de un pulpo comunicativo radial, Caracol, que permitió terminar con el sindicato de esa empresa.

apertura de acelerados procesos disciplinarios contra la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (ACDAC), como resultado de los cuales han sido expulsados hasta este momento un centenar de pilotos, entre ellos el capitán Jaime Hernández, su presidente. La situación va a ser más grave aún, puesto que de 232 pilotos Al tiempo con la declaración de un servicio que participaron en la huelga (de un total de 700) aparecen en la lista de quienes van a ser público y esencial, los medios de desinformación despedidos el 35%, como claro ejemplo de lo mienten y generan un estado de opinión negativo contra los huelguistas de Avianca, a quienes se que es el odio y la venganza de clase. les califica de privilegiados, que sus peticiones son escandalosas, que son unos zánganos que no Esta acción represiva de ese pulpo les gusta el trabajo… y mil linduras por el estilo. monopolista de la aviación civil y comercial que Con esto se refuerza la cultura antisindical es Avianca ha contado con la aquiescencia y el a la colombiana, en un país con las terribles respaldo de instancias como la Corte Suprema condiciones laborales imperantes y con la de Justicia y el Ministerio de Trabajo. Llama la ausencia generalizada de derechos, que lleva a atención que en los argumentos exhibidos por amplios sectores de la población –incluyendo esa Corte –que entre otras cosas es un nido de aquellos que no tienen idea de lo que son los víboras de la corrupción y el despilfarro, por derechos y las luchas colectivas– a despreciar algo se dice que forma parte del Cartel de la a quienes se atreven a protestar y a efectuar Toga– se diga que Avianca presta un “servicio una huelga, vistos, en el mejor de los casos, público esencial”, y su suspensión pone en riesgo como si fueran delincuentes. Y ese es el paso la salud, la seguridad y la vida de la población. para justificar la incorporación de esquiroles, Que el negocio de una empresa, que involucra incluso traídos de fuera del país, como se hizo a menos del 2% de la población nacional, sea en Avianca. declarado como público y esencial indica que Queda claro en esa lógica que en este país este país sigue siendo manejado como una gran todo aquel que reclame derechos va a ser echado hacienda, y por ello Avianca hace lo que se le viene en gana: sube precios a su antojo, incumple a patadas, sin consideración alguna, y con el horarios a diario, cancela vuelos cuando quiere… apoyo o indiferencia del grueso de la sociedad. Y se llega a tal colmo de la desfachatez que la propia Ministra del Trabajo, Griselda Yaneth Así, se abrió la puerta a la represión legal en Restrepo, se atreve a decir sin inmutarse, Avianca, como lo dijo sin aspavientos Germán porque parece ser la vocera de esos poderosos Efromovich, uno de los dueños de esa empresa, sectores, que huelgas como la de los pilotos quien manifestó que a los miembros de la junta de Avianca no deben repetirse en el país. Las de la ACDAC que provocaron la huelga “ilegal” huelgas no deben repetirse, pero la represión y se les dirá, “muchas gracias, ustedes no califican la persecución sí, siempre que los capitalistas lo para pertenecer a esta familia”, refiriéndose a consideren necesario, para lo cual cuentan con un “grupito de pilotos que integran la junta de el respaldo del Estado, un eslabón fundamental del terrorismo laboral a la colombiana. ACDAC”.


El Paisaje

Número 29 / Abril - 2018

Comunicación Popular

Venezuela y la vía del 8

socialismo

adas Ilustración: Tom

om

de chumpitazi.c

En mayo 20 habrá elecciones presidenciales en Venezuela y muy probablemente volverá a ganar Nicolás Maduro. Y con toda seguridad, los gobiernos “defensores de la democracia” alzarán su voz para denunciar fraude y alertar contra la supuesta dictadura de Maduro, como no se han atrevido a alertar contra Merkel y Putin, en Alemania y Rusia respectivamente, también reelegidos por enésima vez. Sin embargo, esto no puede, al decir de Rafael Enciso, llevarnos a negar la crisis en el país vecino ni a endilgarla exclusivamente a los ataques del imperio. Por Rubén Darío Zapata

R

afael Enciso es un economista colombiano, que profundizó sus estudios de economía política en la antigua Unión Soviética entre 1988 y 1989, justo en el momento en que la caída del llamado socialismo real se hacía evidente para el mundo y el gobierno de Gorvachov iniciaba la transición al capitalismo con la famosa Perestroika. En términos generales, su preocupación política y académica ha girado en torno a las posibilidades de un modelo de producción y gestión para la transición al socialismo. Su trabajo en este campo le ha dado el reconocimiento que lo condujo a trabajar como asesor en varios Ministerios del Gobierno Bolivariano de Venezuela, entre 2006 y 2015. De su experiencia ha logrado construir una posición de crítica revolucionaria con respecto al proceso venezolano.

La corrupción en las entrañas de la revolución Mucho se ha hablado de la corrupción en círculos concretos del gobierno venezolano desde la época de Hugo Chávez, hasta el punto que se ha llegado a acuñar la expresión de Boliburguesía para referirse a la burocracia que al amparo de la revolución se ha hecho millonaria o ha multiplicado sus fortunas existentes desde antes de Chávez. Enciso fue testigo de estas prácticas de corrupción en grandes proporciones en algunos cuadros de la revolución misma. En 2006 trabajó con la Ministra Oly Millán, que se había posicionado recientemente en el Ministerio para la Economía Popular. Entonces estaba en pleno desarrollo el Plan Excepcional de las Plantas iraníes industriales y agroindustriales para pasar de una economía rentista a una productiva. Hasta el año anterior el ministro de Economía Popular había sido Elías Jaua. Él y algunos de sus funcionarios más allegados firmaron con empresarios venezolanos los contratos para la construcción de la infraestructura de las nuevas plantas industriales. Al ver que este proyecto

no avanzaba, la nueva ministra convocó a los empresarios. Uno de ellos dijo que le quedaba imposible cumplir con los compromisos adquiridos, porque el 20% que le habían exigido de comisión para adjudicarle el contrato era muy alto, sobre todo si se tenía en cuenta que el adelanto para iniciar las obras había sido apenas un 30% del total. Ante el asombro de la ministra, el empresario mostró los documentos, firmados incluso en notaría, donde se asumía el compromiso de la comisión. Después los demás empresarios confirmaron que habían tenido que asumir el mismo compromiso y aportaron como prueba los documentos.

Tal como explica Rafael Enciso, La Revolución Bolivariana de Venezuela ha sido la única que se ha gestado en medio de la abundancia económica. Esto tiene que ver con la recuperación del control estatal de la explotación petrolera en la franja del Orinoco a través de PDVSA, realizado por Chávez en 2007, y con las gestiones que este realizó con los Países Productores de Petróleo para subir el precio del crudo. Hasta entonces la renta petrolera se había quedado en los bolsillos de la élite venezolana mientras los sectores populares vivían en la más profunda miseria. El incremento fabuloso en los precios del petróleo durante la primera década de este siglo puso a disposición del gobierno chavista una cantidad inmensa de riqueza que irrigó la economía y devolvió la esperanza a los sectores populares, porque buena parte de estos recursos se emplearon para el desarrollo de las misiones como Barrio Adentro, Mercal, Sucre y la misión Milagro (con los médicos cubanos) para mejorar las condiciones de vida. Pero también puso esta riqueza a disposición de un grupo de funcionarios que tomaban las decisiones, administraban los recursos y realizaban las transacciones necesarias y a gran escala. Al parecer esto terminó tentando a más de un revolucionario.

Oly Millán había sido compañera de luchas de Elías Jaua desde su juventud y probablemente llegaba al ministerio, según Enciso, como cuota de Jaua. Pero si no enfrentaba la situación podía terminar comprometida en el escándalo cuando explotara. Por eso fue donde el mismo Chávez y le expuso la situación. Extrañamente el presidente se dio por enterado y le pidió que no hiciera nada porque él mismo se iba a encargar. Pero nada pasó. Entonces ella, para curarse en salud, puso la denuncia ante el fiscal general, en ese entonces Isaías Rodríguez, un hombre muy cercano a Chávez. Ni siquiera hubo A lo anterior, habría que agregar, según apertura de investigación por las irregularidades Enciso, una concepción de fidelidad bastante denunciadas, pero la ministra fue destituida al extrema que caracterizó la relación de Chávez poco tiempo sin ninguna explicación. con su círculo más cercano. Chávez intentó primero, en 1992, un golpe de Estado, que lo El dinero daña el corazón llevó a prisión durante algunos años. Después de salir de la cárcel emprendió una campaña en la Elías Jagua militó en su juventud en un que recorrió el país para discutir su programa movimiento revolucionario llamado Bandera revolucionario, rodeado no solo de sus amigos Roja. Eso implicaba, según Rafael, un sino de aquellos que habían respondido a su compromiso de una seriedad profunda, pues la intento golpista y sumaban a él su fuerza por organización era de tipo clandestina y funcionaba la apuesta institucional. Y dos años después de en un contexto de represión muy grande entre asumir la presidencia sufrió él un golpe de Estado, los años 70 y 80. Es decir, quien se vinculaba en el que fue secuestrado por dos días pero a estas organizaciones tenía que estar dispuesto rescatado finalmente por el pueblo enardecido. a jugarse la vida por sus apuestas políticas y Muchos pusieron el pecho y se jugaron la vida, revolucionarias. Eso dificulta entender cómo un en un contexto en el que los golpistas estaban personaje de estos, después de tanta historia y al dispuestos a todo y disparaban a matar. A esos fin vinculado en un proceso de transformación que lo acompañaron y se la jugaron por él les revolucionaria desde el Estado, como se supone mantuvo Chávez una fidelidad a prueba de todo, que pretendía Chávez, pudo haber cedido ante incluso de la crítica. Elías Jaua no fue el único los llamados de la corrupción. que gozó de esa fidelidad ni el único que abusó de ella, según comenta Enciso.


Número 29 / Abril - 2018

El Paisaje

Comunicación Popular

Un cementerio de máquinas En su paso por diversos ministerios, Rafael Enciso pudo ver que la Revolución Bolivariana adolecía de una combinación fatal: la corrupción se fortalecía con la falta de control político sobre las gestiones de los funcionarios. Así pudo ver cómo empezaron a surgir y pulular en Venezuela los cementerios de máquinas y equipos.

desmantelando. Los ministros se fueron curtiendo en el arte de engañar al presidente. Un caso concreto lo protagonizó también Elías Jaua, quien una semana antes del acostumbrado Aló Presidente que realizaba Chávez con las comunidades y se transmitía por televisión cada fin de semana (esta vez en la localidad de El Hondón, 2006) hizo trasladar las matas de pimentón para que se vieran los sembrados. Así inauguró Chávez muchas fábricas: sus ministros acondicionaban todo para que funcionara durante la transmisión del Aló Presidente y luego volvían a llevar las máquinas, equipos e insumos a sus lugares.

Entre el 2007 y 2008 Rafael estuvo en el Ministerio de Industria Ligera y Comercio. Allí participó en el equipo encargado de realizar la compra de maquinaria para la creación de nuevas industrias que permitieran avanzar en el proceso de sustitución de importaciones. Argentina fue el país seleccionado, pero Rafael pudo ver que Al final, muchas de las fábricas que lograban no tenía la capacidad para atender la demanda de mantenerse lo hacían gracias a los subsidios del Venezuela. Por eso propuso Estado y trabajaban con materias primas una asociación que importaba la burguesía, también subsidiadas por el Estado. Era, al decir de

cuota de petróleo”. Y todo se hizo con completa impunidad.

Alergia a la gestión obrera

9

Rafael también participó desde el Ministerio de Industria Ligera en el plan de recuperación de las empresas abandonadas por la burguesía después de que ella misma las había quebrado en el paro patronal de 2002. El programa se llamó Fábrica Adentro (en emulación de la misión Barrio Adentro), con los trabajadores que se las habían tomado para evitar su desmantelamiento. Era un plan para más de 1000 fábricas, que recibieron subsidios del Estado, y en algunos casos se crearon empresas mixtas. Pero la ministra de ese momento, María Cristina Iglesias, aplicó en ellas el modelo de gestión capitalista y estatista. Ella nombraba el 100% de las juntas directivas de las empresas, con lo cual concentraba el poder de decisión en sí misma. Ante la propuesta de involucrar en la gestión a los trabajadores, la Ministra aceptó la conformación de los consejos socialistas de trabajadores, pero cuando trataron de participar en decisiones estratégicas, planes y presupuestos, los aislaron y a muchos incluso los botaron. En última instancia, la mayoría de estos funcionarios, según pudo comprobar Rafael, habían tenido una formación burguesa, aunque hubieran formado parte de procesos y organizaciones revolucionarias, por eso no estaban preparados para aceptar la participación de los obreros, los campesinos y demás en la gestión económica y productiva. Como parte de la proyección industrial para superar el modelo rentista que hacía depender la economía de la renta petrolera, el Estado compró también algunas fábricas ya existentes, como Parmalat. Pero la burocracia que negoció la fábrica lo hizo a espaldas de los trabajadores, que eran quienes conocían toda la línea de producción. Ante la sugerencia de Rafael de apelar a la participación de los obreros en la gestión y administración de la fábrica, el viceministro, Elio Colmenares, amenazó con sacarlo del Ministerio si insistía.

entre los dos países de modo que Venezuela pudiera invertir en Argentina para ampliar la capacidad productiva de las empresas que producían las máquinas y, además, pudiera mandar jóvenes técnicos a aquellas fábricas para que fueran aprendiendo su funcionamiento y todo el proceso de mantenimiento. Su propuesta no tuvo eco. Cuando se llevaron las máquinas a Venezuela resultó que no había materias primas para alimentar la producción. En general, según Enciso, esta burocracia rara vez planificaba toda la cadena productiva. Así, los equipos y las máquinas terminaban oxidándose en las fábricas por falta de uso y poco a poco las fueron

Enciso, Colofón una forma de transferencia Según Rafael Enciso, un hombre de recursos públicos a comprometido con la construcción del los bolsillos privados. socialismo como una alternativa humana al capitalismo voraz, aquí se expresan algunos Y las prácticas desarrolladas por la lunares del proceso venezolano. Con esto no burocracia se extendieron también a la gente se busca deslegitimar la revolución sino llamar de a pie. Para proveer las materias primas a las la atención sobre aquello que hay que corregir fábricas, el Estado promovió cooperativas de para enderezar el camino y mantener viva la producción agropecuaria y puso a disposición esperanza. Ante todo, recuerda Enciso, que el Banco Agrario para la financiación de los no se debe asumir la crisis venezolana como la proyectos productivos en el campo. Pero no crisis del socialismo, porque este todavía no se implementaron controles para la ejecución logra instalarse en el proceso bolivariano. Y es de tales proyectos y el empleo de los recursos. que, como resalta Rafael, no puede avanzarse Así, muchas cooperativas se crearon para recibir en la construcción del socialismo sin una real el dinero que iban a invertir en un proceso de participación de los trabajadores y la comunidad producción de materias primas, pero luego en general en la gestión de la producción y en el se lo repartían entre los socios y disolvían la manejo del Estado. Chávez mismo nunca intentó cooperativa. “La práctica –dice Enciso- era crear una dirección colectiva del Estado. ordeñar al Estado, y la gente decía abiertamente que estaba reclamando y haciendo uso de su


Paisaje

10

Jóvenes protagonistas de la transformación en la 13

Comunicaci

Taller con niños y niñas en las Independencias II (2017)

En el escenario del llamado “posconflicto”, la ciudad de Medellín aparece como la ciudad de mostrar. El argumento: Medellín pasó de ser la ciudad más violenta de Colombia en los años noventa a ser un centro de negocios y una de las principales receptoras de turismo. En ese contexto, la Comuna 13, uno de los más cruentos escenarios del conflicto armado urbano en el país, se ha convertido en uno de los lugares más apetecidos por los turistas. Por Jhon Édison Ruda, Anyela Heredia y Chota 13

V

arios factores han contribuido a ello, al principio se trataba de un proyecto de innovación en movilidad urbana: el metrocable de San Javier y luego las escaleras eléctricas atrajeron a turistas y curiosos de otras ciudades del país y del mundo, deseosos de aprender de la propuesta de transformación e inclusión social que se promovía. Diversos colectivos de jóvenes que trabajaban desde hacía años en contra de la guerra, a través de expresiones artísticas como el rap, el grafiti o el brake dance, o inmersos en el trabajo comunitario, aportaron en buena medida a eso que hoy se reconoce como transformación, pues la infraestructura y la innovación sin dolientes se traduce en obras de concreto muertas que no logran permear de forma positiva la vida de la comunidad. He aquí algunas de esas voces protagonistas del cambio.

Mural en el barrio Independencias I (2008)

“Nosotros no empezamos siendo grafiteros, éramos unos pelaos parchados en una esquina sin mucho qué hacer. En un diciembre decidimos aportar a la decoración del barrio pintando a papá Noel, y nos gustó tanto que pasaron varios años en los que esperábamos que llegara diciembre para poder pintar; no pensábamos que se podía pintar en enero o en septiembre y tampoco pensábamos siquiera que podíamos ser grafiteros”. “Nosotros pintamos porque nos gusta pintar, pero esa actividad siempre estuvo ligada a la comunidad, al barrio, a contar historias. Y la gente se iba involucrando, nos pedía que pintáramos las fachadas de sus casas, a veces ponía los materiales, otras simplemente nos daba permiso”.

La vida florece


Paisaje Yaqui y Daniela, baristas del ´Café con aroma de barrio´

ión Popular

“Mi vida se transformó, sí, porque antes mi vida se reducía a fumar marihuana en una esquina, después de trabajar en el café y tener la oportunidad de compartir con mucha gente sé que puedo estudiar y sueño con viajar por todo el mundo”

11

“Tengo un hijo y quiero darle una buena educación, pero para eso no tengo que sacarlo del barrio. Este barrio hoy tiene mucho que ofrecer. Cuando la gente viene aquí encuentra arte, transformación, cultura, historia, una galería viva y una comunidad de gente echada pa´lante, los cafés, los souvenirs, todos los negocios de aquí son de gente de la comuna, de gente linda que te recibe siempre con una sonrisa”.

Chota, grafitero de la Comuna 13

Memoria de la Operación Orión

“Ya no queremos hablar solo de la tragedia, queremos hablar de doña Amparo, de doña María, de doña Reina, de nuestras apuestas y de que sí se puede. Pero no queremos que se pierda la memoria de lo que pasó aquí, para que no se repita y para que se entienda qué fue lo que se transformó”.

“Se ha transformado la vida de todos nosotros, pero la transformación no es tan profunda, todavía la gente tiene que pagar vacuna, todavía cuando hay problemas es “esa gente” la que los resuelve, todavía hay niños que se acuestan sin comer”. “Cuando llegaron los primeros turistas éramos nosotros los que les pedíamos permiso para tomarnos una foto con ellos, porque era tan raro verlos por aquí. Ahora, según dicen, son más de 15 mil personas que llegan en un mes a la comuna, quién iba a pensar que esto iba a cambiar así” “Con el turismo llega mucha gente vacana y mejora la economía, pero toda esa plata también nos aleja de lo que queremos, debemos juntarnos más, dejar el chisme, volver a lo comunitario, cuidar de los niños y no permitir que se conviertan en limosneros”.

Mural Transformación

“Pinto la Pachamama porque es testigo de la transformación en mi barrio, de la confrontación entre los grupos armados y del conflicto permanente entre la urbanización acelerada y una naturaleza que reclama sus derechos”. El elefante: símbolo de la memoria en los muros de la 13


El Paisaje

Número 29 / Abril - 2018

Así es todo aquí 12

Comunicación Popular

Foto: Tomada dehttps://www.tiempodesanjuan.com

Por Juan Guillermo Romero Toro

A

Pedro Sierra lo conocí hace unos quince años, cansado de dar tumbos entre mecánicos que no hacían otra cosa que descubrirle piezas malas a mi moto, sin conseguir arreglarla nunca. Ya ajusté quince años moviéndome en moto, he tenido tres, y lo único que he aprendido de mecánica es cuánta falta me hace Pedro… su honradez, su autenticidad. Sí, Pedro murió hace poco. Y también hace poco, muy poco, murió Jaime de la Torre Cruz, el segundo personaje de esta especie de elegía que he querido dedicar a dos viejos con los que me hubiera gustado conversar mucho más. A Jaime lo conocí por cosas de mi trabajo. Yo andaba buscando un personaje para una nota periodística que debía hacer sobre los hogares geriátricos en el barrio Prado, y mientras deambulaba por los pasillos del hogar Sendero de Luz, uno de los tantos que hay en el sector, intentando escuchar las indicaciones del gerontólogo, me atrajo su gran concentración llenando sin descanso unas hojitas sueltas de cuaderno que caían sobre una pequeña mesa como pétalos sueltos a los pies de un pequeño transistor. Los demás ancianos parecían hipnotizados mirando allí y allá, volteando sus cuellos, estirando como unos péndulos sus piernas y sus brazos, mientras que don Jaime, a sus 92 años, todavía celebraba con íntimas risitas cada vez que lograba terminar en rima una de las tantas frases que dotaban de sentido su rutina, soportada en escribir y escribir coplas que sintetizaban el acontecer deportivo nacional y mundial que oía en su inseparable compañero: el radio. Un gesto que hoy se me antoja equiparable al momento exacto en el que Pedro me mostraba, casi con alegría, la pieza que le fallaba a mi moto. A sus setenta años (en realidad nunca supe cuántos tenía) subía la moto en unos bloques de madera, para trabajar con las piernas totalmente estiradas, como esos gimnastas olímpicos que terminan en el suelo sus intervenciones. Pedro estiraba el cuello como ellos, pero, debo reconocerlo, perdía garbo porque a sus gafas les faltaba una pata. Mientras apretaba o cambiaba tuercas con su mágico rache, soltaba inteligentes comentarios sobre Uribe, o de tangos, o de Uribe, o de Carlos Puebla, o de Uribe, o me pedía que le

recomendara un buen texto… y mucho mejor si éste hablaba mal de Álvaro Uribe. Sí, a Pedro le gustaban las grandes orquestas de tango, toda la música cubana, los libros como Huasipungo o La Habana para un infante difunto y todos los artículos que hablaran mal de Uribe. Los leía con fruición y memorizaba todos los datos que le permitieran argumentar por qué el país iba de mal en peor. Lo triste es que él también andaba mal; al comienzo, dizque era la presión, luego ya nunca más pudo estirar sus pies y las manos tenían cada vez menos fuerza, hasta que tuvo que cerrar el taller y comenzó a ir tambaleante a mi casa, para cambiar el aceite de mi moto y seguir hablando mal de Uribe. Pero un pésimo día, que no consigo olvidar, me preguntó si en el computador podíamos leer un buen artículo que explicara cuán rápido avanzaba el parkinson y cuáles eran las diferencias con el alzheimer. Unos meses después lo visité en su casa. Su esposa, como si se refiriera a un bebé, le preguntó en un tono infantil si sabía quién era yo. A duras penas pronunció mi nombre. A su lado, en la almohada, había una grabadora muy mal sintonizada en un programa de tangos. Como creí que era cuestión de ajustar el dial, me atreví a moverlo en ambas direcciones, pero para mi sorpresa el aparato se apagó del todo. Cuando fui hasta la cocina para explicarle a su mujer lo sucedido con el radio, ella me replicó de inmediato: “tranquilo, así es todo aquí”. La misma frase que me dijo el gerontólogo cuando volví al hogar geriátrico para mostrar el pequeño video que había hecho sobre el barrio Prado con la ayuda de don Jaime: “Así es todo aquí, usted los ve muy aliviados y de

pronto se apagan, o muy enfermos y en un instante se van”. De don Jaime supe que era cartagenero, que había trabajado como periodista deportivo en el periódico El Mundo, donde publicó por varios años una columna sobre beisbol y boxeo llamada Puños y batazos; que con esto y pintando algunos murales típicos en fondas y cantinas de la ciudad se había ganado la vida durante los últimos años, hasta que lo acogieron, en 2008, en el programa de protección al anciano de la Alcaldía, gracias al cual pasó por varios refugios. “Llevo unos cuatro años viviendo aquí en el barrio de los antiguos ricos de Medellín”, me dijo varias veces, entre risas, mientras lo veía escribir esas coplas que solía ofrecerles a los visitantes para recibir a cambio cualquier moneda. La copla fatal, dedicada al Chapecoense, es una de las que más dinero le había dejado. Eso me dijo al entregarme una de las pocas copias que conservaba, y mientras me comentaba que un señor muy elegante, al oírsela leer con su acento costeño y ese vozarrón típico de los comentaristas deportivos de antes, le entregó un billete de veinte mil; su recuerdo reciente más grato, el último que compartimos antes de que yo regresara para mostrarle “la película”, como él llamaba a ese pequeño video que me ayudó a hacer y que, cada vez que lo veo… me obliga a entender que así es todo aquí.


Número 29 / Abril - 2018

El Paisaje

Comunicación Popular

La revolución de la alegría

13

Ilustración: Tomada de : http://franciscopimiango.blogspot.com.co/2010/02/esta-vez-de-malabarista.html

Por Jhonny Zeta

E

ntre el vasto mundo de los espectáculos existe uno antiquísimo, que como el cuento de Augusto Monterroso es un dinosaurio y cuando usted despierta todavía lo ve ahí, en toda su forma y esplendor; un monstruo colorido que no desaparece ni declina su objetivo primordial: contagiarnos ese don necesario que ha sido y será la revolución de la alegría. ¿Qué si no eso es el circo de carpa?, monstruo multicolor que toca los confines de una ciudad, un pueblo, un barrio o vereda, para sintonizarnos con la alegría de ser o sentirnos niños, embriagar los sentidos con unas palomitas de maíz o una manzana acaramelada, y dejar varado el tiempo con su mezquino afán de producir, mientras el corazón se nutre de la magia que produce asombros, risas y aplausos sinceros. Dicen que la historia del circo se remonta al uso del cuerpo y la mente como instrumento de recreación. Desde las primeras civilizaciones se cuentan registros de volantineros, juglares, malabaristas y actos con animales domesticados para divertir al público. Por otro lado, el circo moderno data de la Inglaterra de finales del siglo XVIII, momento en el cual las actividades propias de la labor circense contaron con un espacio en el que se presentaban espectáculos con jinetes, bailarines sobre cuerda, acróbatas y finalmente payasos. En el siglo siguiente aparecerían los primeros circos ambulantes o nómadas.

Circo Escuela los Daza Carlitos, fundador del Circo Escuela los Daza, hace parte de una familia colombiana con ochenta años de tradición, han recorrido desde la Guajira hasta Leticia y desde el Chocó hasta Guaviare. Su padre “Cacerolo” llegaba a los pueblos, alquilaba patios o solares y anunciaba el circo, el público debía llevar en qué sentarse, la empresa se llamaba Circo Amazonas. Su padre

He realizado grandes actos como la cuerda inició su formación como muchos muchachos de circo: vendiendo las crispetas. Así cuenta tensa, el globo de la muerte, los trapecios o el equilibrismo; pero lo más difícil, lo digo Carlitos: honestamente, es ser payaso, sacarle la risa Cuando se busca un lugar lo primero es al público, es decir, a cada asistente. Ese mirar el terreno y medirlo, después imaginar pensamiento lo tenían también mi padre y mis cómo armarlo: aquí la entrada, allá la carpa, a hermanos. Mucha gente no lo agradece, otros sí. este lado las gradas o el escenario. Después se Antiguamente era el acto más mal pagado del instala la portada, llamada también dulcería o circo. marquesina, para que la gente sepa que llegó el Una vez llegamos al municipio de Salgar, circo. Muchas personas tienen la idea de que las torres o mástiles se clavan, pero no, se ponen en el Suroeste. Alguna señora nos vendió los con vientos, se riega la carpa que puede ser de almuerzos y nos ofreció hospedaje, en la noche 4 o 6 partes, se une en las cadenetas, se ponen nos contó sobre un circo increíble que conoció tubos más pequeños llamados cujes, se clavan a los 12 años, decía que llegó en unos camiones estacas y finalmente los vientos de la carpa. En con una burra y un payaso que se convirtió el circo se ejercen varios oficios: la ingeniería, en el amor de las mujeres, ella también estaba la electricidad, la mecánica, la ebanistería, enamorada del personaje, no del hombre, por entre otros. Las tempestades son el enemigo. su carisma y nobleza. Nos mostró una fotografía En Manzanares, Caldas, una tempestad tumbó que guardaba y a mí me fue entrando la nostalgia. una parte del circo de mi padre, y en La Ceja, En la foto estaba la señora con mi hermano Antioquia, a mi hermano le dejó la carpa desecha “Chuchin”. Cuando repetimos lugares algunas personas nos reconocen y dicen ¡miren, llegaron en la carretera. los Carlitos! Entre saludos y abrazos de gratitud uno siente que está cumpliendo con un mensaje Los payasos clásicos se caracterizan por lucir de paz y de alegría. prendas estrambóticas y mucho maquillaje; en nuestro circo seguimos a la escuela chilena en la Y colorín colorado que los payasos usan poco maquillaje y se centran más en ser comediantes. El eje central del circo La humanidad va cambiando de rumbos y es la familia, entonces nosotros trabajamos por animar y hacer reír principalmente a los niños, apuestas. Tal vez el afán de las responsabilidades, ellos son los que atraen al resto. Uno observa los espectáculos televisivos o la pantalla del por cinco o diez minutos las características del celular nos impidan correr, como nuestros público que llega, entonces decide qué sketch, antecesores, a vestirnos con la mejor pinta, comprar una boleta y meternos en una carpa de pantomima o comedia va a realizar. circo que como un dinosaurio todavía sigue ahí. Pero vale la pena sostener la alegría como apuesta En otros países por los que he viajado el circo de vida, ese sentimiento revolucionario que y los artistas tienen más apoyo y estímulo del acompaña a la libertad y nos permite sentipensar gobierno, son circos más tecnológicos, los shows con nuestros semejantes. Si la historia está cuentan con muchos efectos; pero pienso que tachonada de ensayos inhumanos, dirigidos por en Colombia lo bonito es lo tradicional, unir hombres seriotes que han manejado y manejan a la familia en una pequeña carpa, con gradas los hilos del poder, lo mejor será empezar a de tablas, la mamá, el papá, los niños, todos creer de una vez por todas en la gente que nos salen emocionados. Lástima que todavía no se invita a encontrarnos en los lugares comunes, entienda que los circos pequeños son de baja llamados infancia, magia y alegría; lugares que convocatoria y muchas veces les exijan pagar nos devuelven el asombro de sentirnos vivos. los mismos impuestos que a los circos de mayor capacidad. Y colorin colorado… el circo no se ha acabado.


Puentes

Número 29 / Abril - 2018

Comunicación Popular

14

El Festival Iberoamericano de Teatro volvió a las calles de Bogotá

Obra Solietad, Agrupación El Paso , en la localidad de Los Mártires

Durante muchos años, el festival solo hizo presencia en las calles de la ciudad durante su inauguración y con espectáculos costosísimos que mantuvieron alejados a los habitantes de las zonas más marginadas de la posibilidad de disfrutar del buen teatro. Este año 21 agrupaciones se presentaron en escenarios al aire libre de diversas localidades, no solo de la capital sino del municipio de Mosquera, en la sabana. Por Ányela Heredia

E

n la localidad de “Los Mártires”, más exactamente en el barrio Eduardo Santos, uno de los barrios más tradicionales del centro de Bogotá, pero también uno de los más afectados por la inseguridad y la ausencia de oportunidades para sus habitantes, un lunes por la tarde se congregan adultos, jóvenes y niños con gran expectativa: el Festival Iberoaméricano de Teatro ha programado allí la presentación de dos de sus obras. La primera se titula Viet Nam Hoat Nao y varios comentan que les suena parecido a Apocalypse now y que seguramente tendrá que ver con la guerra y con hechos históricos. Cuál será su sorpresa al encontrarse con un espectáculo del Circo de Vietnam, patrocinado por la propia embajada de ese país. Los niños se emocionan, algunos corren a sus casas a llamar a sus hermanos y vecinos, los deportistas extasiados interrumpen el partidito de micro y se acercan, todos celebran las piruetas de los acróbatas vietnamitas que al ritmo de música caribeña hacen alarde de sus destrezas. En el intermedio, mientras esperamos que baje el sol para la próxima intervención, los espectadores vuelven a sus casas a tomar tinto, a aprovisionarse de un abrigo o a traer sillas y colchonetas, pues el frío acosa, y el suelo cansa, pero la ocasión amerita y ni la amenaza de lluvia les hace desistir del encuentro con el teatro. En la panadería de don Pedro encontramos a uno de los veteranos del teatro La Candelaria: pan y

tinto para la tertulia y nos cuenta cómo este año la organización del Festival decidió, en compañía de un nutrido grupo de teatreros populares, “devolverle el festival a la ciudad”. Para eso contrató a Misael Torres, uno de los representantes más reconocidos del teatro de calle en el país, y, tras una fuerte polémica por las condiciones de contratación de los grupos este año, acudieron a la convocatoria 50 grupos, entre los que se escogieron 16 agrupaciones de Bogotá, Barranquilla, Medellín, Cali y Pereira. Desde Pereira, anuncia el presentador, nos acompaña el grupo El Paso con su obra Solietad. Pero aún no oscurece, y nos queda espacio para otro tinto y para hablar de las dificultades financieras que enfrenta el Festival. “El Iberoamericano se estaba viniendo a pique y solo entonces nos llamaron a los grupos locales para que ayudáramos a salvarlo”. Alguien más comenta que se convocó incluso a los organizadores del Festival Alternativo de Teatro (FESTA), realizado por la Corporación Colombiana de Teatro desde 1994, paralelo al Iberoamericano tras reclamar un espacio privilegiado para los grupos locales y nacionales en un escenario tan importante que invoca el interés de personas de todo el mundo en torno a las artes escénicas y es patrimonio cultural de Bogotá y del país. No obstante, muchos grupos se mantienen renuentes y se niegan a participar en un evento que le ha

negado durante tantos años la participación al teatro profesional no comercial, crítico y hecho con las uñas. Nos enteramos también de una carta enviada el año pasado a la administración del Festival y firmada por 80 grupos y 120 actores (entre los que estaba el mismo Misael Torres), que declaraban no estar dispuestos a participar en el Festival en las condiciones actuales. Pues éste les exige a los artistas asumir los costos de producción y administrativos y aportar el 30 % de la taquilla al Festival. Además, la ACA (Asociación Colombiana de Actores) exigía el pago de las deudas del festival con los grupos que se presentaron en la pasada edición. Todo lo anterior habría llevado a replantear la metodología del festival y a abrirla a la participación de muchos más grupos nacionales. Alrededor de las 6:30, la noche abre el telón y podemos disfrutar de una obra llena de poesía sobre la decrepitud que, con su música y la voz maravillosa de una de sus actrices, nos lleva a explorar el mundo de la locura, de los recuerdos y los lazos familiares. Tanta identidad y sentimiento compartidos llevaron a los habitantes de los mártires a un mágico acto de comunión, conjuro contra el frío, la desidia y el estrés de la rutina farragosa de los bogotanos. Invitándonos a vivir y a reinventarnos, porque, en definitiva “nadie podrá vivir los sueños de otro”. En total fueron 48 funciones de calle entre el 16 y el 31 de marzo, que le devolvieron a los bogotanos la esperanza de recuperar el carácter de “vitrina y carnaval” con el que fue concebido el Festival hace más de 30 años. El festival Alternativo, por su parte, ofreció 145 funciones en 30 escenarios de sala y no convencionales de Bogotá, con precios realmente asequibles a la mayoría de los espectadores.


Puentes

Número 29 / Abril - 2018

Comunicación Popular

Turismo ecológico y Desarrollo Sostenible

15

Por Liliam Eugenia Gómez

D

esarrollo y Especie Humana

En los últimos tiempos se habla mucho en Colombia de Turismo Ecológico; ello gracias a que por la firma de los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC, estas últimas han abandonado muchos territorios de paisajes exóticos, bosques primarios y ecosistemas complejos que antes controlaban. Pero si hemos de asumir al turismo ecológico como una posibilidad de desarrollo económico, tenemos entonces que tomar en consideración las relaciones que el ser humano, mediante sus actividades vitales y sobre todo productivas, establece con la naturaleza. En una sociedad capitalista, esta relación responde a una ecuación que hace depender de la naturaleza el desarrollo económico (que incluye actividades como la agricultura convencional, la tala de bosques para sembrar monocultivos y pastizales, o el turismo) y la subsistencia en general de la especie humana. En este esquema se lleva a cabo una explotación hasta el límite y agotamiento de la naturaleza, lo que puede conducir a la desaparición de la especie humana y de la naturaleza misma. Para garantizar la permanencia de la especie humana, entonces, es necesario establecer otras relaciones con la naturaleza en donde la ecuación cambia de dirección: la naturaleza y la especie humana deben depender del sistema de desarrollo, el cual tiene que apuntar a la sostenibilidad. Solo en estas condiciones tiene sentido hablar de turismo ecológico. El desarrollo sostenible es aquel que respeta a la naturaleza. En él las actividades humanas tienen en cuenta la capacidad de carga del ecosistema, o naturaleza, con sus relaciones de entrada y salida de energía en forma de masa vegetal, además de la energía calórica y las salidas en forma de depredación. El turismo ecológico, entonces, haría parte de un modelo de desarrollo sostenible, donde la premisa es la toma consciente de decisiones, partiendo de que la especie humana y su continuidad en La Tierra dependen de la naturaleza; no del sistema económico, sino de la economía de la naturaleza. El suelo como parte vital de la naturaleza, como sistema y ecosistema, tiene dos perspectivas: despensa de la humanidad y regulador de

caudales de agua. Visto como subsistema dentro de un ecosistema, puede ser modificado y manejado por las técnicas humanas en procesos de agricultura y actividades turísticas, donde el intercambio vital estaría dado por suministros del suelo como son el agua, el alimento y el transporte, agravándose en el caso de los ecosistemas de las zonas tropicales que son de gran fragilidad. Son estas expresiones de vida las que entonces se ponen en juego.

Para definir cualquier actividad humana en el ecosistema es necesario conocer las relaciones de la naturaleza y definir sus parámetros, como son la distribución de la lluvia, la latitud y la altitud, sus pisos térmicos, la extensión de dicho ecosistema, su relieve, sus zonas de vida, las coberturas vegetales; es decir, el marco geográfico e histórico con su densidad de población.

La sostenibilidad, fundamental

Es indispensable dejar por fuera de las actividades turísticas las selvas vírgenes, los bosques primarios y los ecosistemas frágiles como los páramos. En ellos cualquier tipo de destrucción de la cobertura vegetal, producto de la marcha continua por terrenos pendientes, los erosionan, extrayendo los nutrientes que alimentan la vegetación y aseguran la biodiversidad ecosistémica; esto afecta la retención y almacenamiento de agua durante el periodo de lluvia para entregarla al mismo ecosistema en época de sequía y abastecer acueductos y riegos, y permitir la generación de energía eléctrica.

el

eslabón

El desarrollo sostenible busca satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las de las generaciones futuras. Dentro de estos parámetros es donde se dan verdaderos intercambios e interacciones con el ecosistema, basados en la Agroecología, léase agricultura ecológica, agregando un turismo humanizado donde se consulta la capacidad de solvencia que tiene dicho ecosistema. El desarrollo sostenible debe asumir la reposición de las energías sacadas del sistema, dada como capacidad de resiliencia o regeneración natural, que es fundamental para que la producción continúe, y que es necesaria en la reposición y reconversión del capital energético para poder tener continuidad. Otra función interna del ecosistema es el concepto del descanso, lo que en agricultura se llama “barbecho”, época en donde se debe dejar actuar el proceso de sucesión de la naturaleza, que permite recuperar los suelos degradados y lograr la purificación y limpieza de sus aguas y de la atmósfera. En un ecosistema, cualquier actividad, llámese turística u otra, se convierte en actividad económica, pecuniaria o de trueque, que debe generar con qué cubrir los gastos de reposición, el funcionamiento y los impuestos que se derivan de ella. Pero la base del desarrollo sostenible debe ser las actividades económicas primarias y fundamentales del ecosistema, por lo tanto, deben dirigirse afinando el manejo humano y permitiendo la continuidad de las acciones relacionadas con el cuidado de los bienes naturales renovables de propiedad colectiva. Foto: Tomada de http://www.radiotaino.cu/

Turismo ecológico

El turismo solo debe realizarse en ecosistemas que puedan tener resiliencia, esto es, capacidad de recuperación. Como lo ha reiterado el padre de la Agroecología en Colombia, Jairo Alviar: “El hombre debe dar a la tierra el uso para el cual la tierra sea más adecuada y con el que proporcione el mayor beneficio para las presentes y futuras generaciones”. El turismo ecológico es importante por su riqueza cultural y de empoderamiento de la biodiversidad, pero es necesario que sea una actividad crítica y planificada sin perder de vista cuál es la capacidad del sistema natural para soportar el número de personas y actividades que se van a realizar en dicho ecosistema; de esta manera se evitaría hacer daños irreparables en el seno de sus relaciones intrínsecas. Es necesario considerar que cualquier tipo de turismo debe contar con un componente cultural y educativo, que promueva posiciones críticas frente al sistema económico y político, para que sea un turista crítico quien visite al ecosistema, y que, sin contaminar ni degradar, esté comprometido con la reposición en lo que respecta a elementos productores del suelo, agua, atmósfera, flora, fauna y masa vegetal en general. No olvidemos que el mal uso que hacemos de la tierra y por ende de sus ecosistemas nos conduce a un error ancestral que se convierte en desperdicio de masa vegetal y de energía, daños excesivos para un país como el nuestro. Si sumamos pues el turismo placentero, sin la debida consciencia y conocimientos previos, al sistema de desarrollo económico actual, solo generaremos más atraso y mayor empobrecimiento.


Puentes

Número 29 / Abril - 2018

Comunicación Popular

Foto: Tomada de http://www.webnoticias.co

16

Los trabajadores de EMCALI continúan en la defensa de lo público Empresas Públicas de Cali- EMCALI fue creada el 10 de diciembre de 1961, mediante Acuerdo N° 50 del Concejo Municipal de Santiago de Cali y fue sometida al proceso de intervención por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos y del Estado en el año 2000.

Por María Silvia Salazar

venido haciendo ataques sistemáticos, mediante reformas a la ley de servicios públicos, de las TICs, de tal manera que las empresas del Estado pierdan participación y haya una apertura para el sector privado”.

E

sta importante empresa, emblema de la ciudad y patrimonio de todos los caleños, ha jugado un papel de suma importancia tanto para usuarios como para trabajadores. En esta ocasión, trataré de mostrar un poco su evolución a través de la historia de un trabajador que ha vivido su proceso: Freddy Hernando Salinas Muñoz, actual secretario de educación del sindicato. Por la situación económica de su familia, debió, como muchos niños y niñas de Colombia, trabajar desde temprana edad para sobrevivir, y a los doce años se desempeñaba como vendedor ambulante. Llegó, mediante concurso público, a ser trabajador (inicialmente, como lector de medidores de servicios públicos) de la mencionada empresa. Inmediatamente se afilió al sindicato –SINTRAEMCALI, pues comprendió que solo la lucha permitiría la defensa del patrimonio público.

Dentro de esta lógica capitalista, hace veintitrés años la empresa fue dividida en un holding (Sociedad financiera que posee la mayoría de acciones y lleva la administración de un conjunto de empresas que se dedican a diversas actividades económicas o industriales), lo que significó la pérdida de integración de todos los servicios que prestaba; afortunadamente, gracias a las luchas de sus trabajadores (entre ellas, la toma del edificio) la empresa volvió a ser integrada. Pero esto no se mantuvo por mucho tiempo. Comenta Fredy que “hoy, dentro de la gestión de la empresa, casi todos los servicios se ejecutan mediante nóminas paralelas, prestados por trabajadores de planta y trabajadores tercerizados en firmas contratistas. Esto ha hecho más costosa la operación de la empresa y, por ende, ha implicado unas tarifas más altas”. Es decir, el proceso de privatización ha sido paulatino, entregándosele el manejo de los diferentes componentes a firmas contratistas que con diversos nombres hacen más onerosa la prestación de los servicios y vulneran tajantemente el derecho al trabajo en condiciones dignas y justas.

Durante veintitrés años ha sido testigo de cómo esta importante empresa ha venido siendo intervenida: “La empresa siempre ha sido estatal del orden descentralizado, solo que por el alto Implementación de la guerra sucia nivel de endeudamiento al que la llevaron fue intervenida durante 11 años, hasta 2013”. Ante la decidida participación de los trabajadores en la defensa de EMCALI, en El manejo privatizador de EMCALI 2004 (gobierno de Álvaro Uribe V.) se puso en evidencia un plan siniestro denominado Según Fredy, “la empresa ha tenido varios “Operación Dragón”, que buscaba sacar del embates para ser privatizada, pues no lo han camino a la organización sindical. Se trataba de podido hacer de tajo […] Las estrategias han una estrategia paramilitar, según denunciaron sido sistemáticas, particularmente los últimos los trabajadores, en la que se establecían, entre 15 años; entonces a la empresa, que es la única otros objetivos: el desprestigio de los líderes multiservicios pública a nivel nacional, lo que sindicales, despidos masivos de activistas, significa que presta los servicios de energía, infiltración de politiqueros en el sindicato y acueducto, saneamiento básico, alcantarillado creación de sindicatos afines a los intereses de y telecomunicaciones simultáneamente, le han

la administración. Fue precisamente durante este periodo de intervención cuando los trabajadores fueron víctimas del terrorismo de Estado, que finalmente llevó al despido masivo de 53 compañeros. Muchos de ellos, después de ser despedidos, perdieron su hogar. Freddy Salinas, por ejemplo, se vio obligado a migrar a Italia, país donde tuvo que realizar trabajos varios como aseo y construcción en extensas jornadas, con el fin de salvaguardar su único patrimonio familiar (la vivienda). Luego de ocho años de batalla jurídica, lograron ganar el reintegro, lo que significó nuevos retos en la defensa de la empresa como patrimonio público. Pero la guerra sucia había dejado unos daños morales en la base trabajadora, los cuales han sido difíciles de reparar. Los privatizadores no solo crearon una organización afín a la administración, sino que también amedrentaron a los trabajadores, y, lo más doloroso para la lucha de estos: “infiltraron a nuestra histórica organización, SINTRAEMCALI, con la llegada a la Junta Directiva del sindicato de líderes pre-pago pertenecientes a los directorios políticos de la derecha regional”.

Las perspectivas Después del triunfo obtenido y de las amenazas y hostigamientos, Freddy regresó a su ciudad y junto con sus 52 compañeros emprendieron el proceso de recomposición del sindicato, construyendo el plan de lucha de la organización, reivindicando la protesta en las plantas de la empresa y en las principales vías de la ciudad. Todo esto, a pesar de la invisibilización, por parte de las actuales cúpulas directivas impuestas por la empresa. Hoy se viene diseñando junto a los trabajadores obreros, técnicos y profesionales alternativas para el salvamento de EMCALI, sumida en una compleja problemática de antigestión, inviabilidad operacional e insuficiencia financiera… ¡La lucha continúa!


Número 29 / Abril - 2018

La Huella

Comunicación Popular

Derrotas de abril Por José Abelardo Díaz Jaramillo

17

El 10 de abril de 1948, horas después de ser asesinado en una calle del centro de Bogotá, el cuerpo de Jorge Eliécer Gaitán fue entregado a su esposa, Amparo Jaramillo, quien lo trasladó en una zorra –al no haber conseguido un camión o carroza fúnebre– a la casa que habitaban, ubicada en el barrio Santa Teresita. Los sucesos posteriores al magnicidio, ampliamente conocidos por su dimensión trágica, opacaron las implicaciones políticas ligadas a la forma como se dirimió el lugar en que debía ser enterrado el líder popular. Como se sugiere en esta nota, el sitio escogido y la forma en que se ejecutó el acto fúnebre, pueden interpretarse como el cerramiento del círculo de la derrota simbólica que los sectores dominantes le propinaron al pueblo gaitanista en esos días de abril. Foto: Luis Fernando Gaitán

Finalmente, Amparo Jaramillo, que al comienzo se negaba a autorizar el entierro si el presidente Mariano Ospina Pérez no renunciaba, accedió el 17 de abril, luego de que los convivialistas presionaran para llegar a un acuerdo en el que se estipulaba comprar la casa y convertirla en un monumento y que allí reposara el cuerpo de Gaitán. Al aceptar con dolor la propuesta, de paso, accedió a asistir a los funerales simbólicos, sin desempeñar ningún papel en ellos, y retirar su exigencia de la renuncia de Ospina Pérez. El viraje que tomó el asunto, según Braun, no pudo ser mejor para los liberales antigaitanistas y los conservadores gobiernistas: Gaitán quedaría enterrado lejos del centro de la ciudad, en una casa privada. Sin embargo, no contentos con lo anterior, los liberales se aprestaron a convertir la ceremonia, programada en el Parque Nacional, sin la presencia del cuerpo del líder, y a la que asistieron más de cien mil personas, en una demostración de poder para restaurar su influencia sobre la muchedumbre desafiante.

¿Qué hacer con Gaitán?

E

n las memorias publicadas hace algunos años por Carlos Lleras de la Fuente (hijo de Carlos Lleras Restrepo y tío de Germán Vargas Lleras), hay varias referencias a Gaitán que están marcadas por el resentimiento y desprecio hacia su figura política. Documentos como este (diarios y autobiografías de individuos procedentes de las “altas esferas”) son reveladores y permiten reflexionar sobre los contenidos de las ideologías de los sectores dominantes y desentrañar el misterio del ministerio, es decir, la forma como aquellos justifican sus posiciones de dominio, cobijándose con mantos de legitimidad social y cultural. En el caso de Gaitán, Lleras de la Fuente aprovecha cada oportunidad que tiene para reducirlo en su dimensión política: “demagogo sin característica alguna de estadista”, “triste fascista imitador de Mussolini”, “apedreador e insolente”, son algunas de las expresiones con que se topa el desprevenido lector. No obstante, la mayor afrenta a Gaitán y a su memoria la registra al describir la forma como se escogió el sitio en el que reposarían sus restos. Anota Lleras de la Fuente que la viuda, renuente a acceder a la petición del gobierno conservador de no conducir el cadáver a la Plaza de Bolívar, finalmente cambió de parecer por dinero (“es un problema de dinero”, es la expresión que pone en boca de un miembro del liberalismo), dando a entender que la decisión de enterrar el cuerpo en la sala de la casa, como

Trataron, entonces, de imitar la disciplina de la Manifestación del Silencio que había efectivamente sucedió, estuvo condicionada al sido convocada por Gaitán semanas atrás, manejo de recursos económicos provenientes adecuando un acto en el que el pueblo guardaría del gobierno, que declaró la vivienda como un silencio, significando que las figuras liberales mausoleo. lo controlaban y que debía aceptar su jefatura. Al manejar de esa forma el duelo del pueblo Para Herbert Braun, autor de un brillante afligido, los jefes liberales retomaron la tesis de estudio sobre el significado de Gaitán en la que el papel de aquel debía ser de espectador historia colombiana del siglo XX, es claro que pasivo dentro de la vida nacional y, por sobre figuras del liberalismo que se opusieron a la todo, respetuoso de las jerarquías. jefatura del partido liberal en cabeza de Gaitán (entre quienes figuraba Carlos Lleras Restrepo), La estocada final vino con el discurso de sacaron provecho de la crisis política del 9 de cierre a cargo de Carlos Lleras Restrepo, abril y de la ausencia del inmolado, e incidieron nuevo jefe del partido liberal y eterno enemigo en la decisión de dónde y cómo dar sepultura a político de Gaitán, como lo reconoce Lleras los restos del caudillo, no sin antes garantizar de la Fuente en sus memorias. El hecho no fue que de ese acto simbólico brotara un nuevo fortuito: el principal enemigo del caudillo, a golpe en dirección a las masas gaitanistas. quien detestaba y consideraba como un intruso en la política, era el encargado de pronunciar las palabras principales en el acto de despedida Restaurar las jerarquías de quien había encarnado la mayor amenaza al Cuenta Braun que los jefes liberales, sistema oligárquico en Colombia. Al hablar, interesados en negociar con el gobierno Lleras Restrepo lo hizo de la única forma como conservador el acceso a cargos de dirección sabía hacerlo: “De pie frente al pueblo, no le del Estado y extirpar el liberalismo insurrecto hablaba a él, sino que hablaba de él”, afirma (por eso los denomina liberales ‘convivialistas’), Braun, advirtiendo la sondable diferencia con la contemplaron varias posibilidades para avasalladora oratoria gaitanista. ubicar los restos de Gaitán. Si lo enterraban Sintetizando, estos detalles que surgieron clandestinamente en una tumba anónima, harían alrededor del “entierro” de Gaitán, vistos en de él un mártir y no podrían reclamarlo como conjunto, permiten establecer que en torno suyo. Si lo enterraban en un lugar público podrían tornarlo en un civilista, ni más faltaba. a la despedida simbólica del líder popular se Al no hacerlo, lo convertirían en un caudillo configuró un nuevo triunfo de las castas de subversivo. Tampoco contemplaron hacerlo en los dos partidos tradicionales de la época, que la Plaza de Bolívar, como alguien sugirió, ya que apuntó a borrar el gaitanismo de la memoria el lugar se convertiría en un sitio público que, de colectiva (pretensión no lograda del todo) y seguro, convocaría al pueblo en manifestaciones canalizar la furia que el pueblo había desplegado horas antes en Bogotá y en otras ciudades. futuras.


El Paisaje

Número 29 / Abril - 2018

Comunicación Popular

18

Eloísa

Yo Eloísa, concubina triste, he perdido el fuego, y en las aguas tristes, detrás de la memoria, recordé una ofrenda: El crepitar cruel y dulce del sacrificio de los peces, el letargo iluminado más allá de los espejos, la muerte sólo una, en el abismo insumiso del sueño y la lujuria. Yo sombría y escondida Eloísa enferma y pálida, yo afligida y débil he deseado la lluvia del ocaso, la sigilosa vigilia de la piedra la comunión con el aceite del silencio la celebración de la ruptura y la caída. Yo Eloísa herido ángel, consumida, yo, dormida como un niño dispuesto al holocausto he percibido la incesante queja, el movimiento turbado de la huida y el temblor del desatino. Yo, Eloísa oscura y triste vago entre la niebla pagana del encuentro y el grave peligro que destruyó mi aliento. Señor de las aguas y los tiempos reo de muerte escucho entre mi boca; Señor de los vinos y la carne, yo idolatro, pero me resisto a la expiación.

Orietta Lozano. Santiago de Cali, Colombia, 1956.

Obra poética Albacea de la luz (2015) Resplandor del abismo (2011) Peldaños de agua (2010) El solar de la esfera (2002) El vampiro esperado (1987) Memoria de los espejos (1983) Fuego secreto (1981)

Ilustración: Agua/Verónica Bermúdez

Quiero un viernes II Nosotros los de abajo y la sonrisa triste los de la voz fuerte y la rabia contenida. Nosotros los de las noches con olor a aguardiente y mañana de pan duro. nosotros los que fundimos la esperanza en las manos los que sabemos que la tierra está preñada de una fértil venganza. Nosotros los que nunca tuvimos oportunidad de nada arrancamos en un grito la voz de todos cada mañana.

A cala En el corte se averigua la savia, se sabe del jugo, de la humedad que contienen las vías. Al tajar a fondo se aprecia el sabor del corazón. Si rezuma, merece que te lo comas vivo.


Camino a la Utopía

Número 29 / Abril - 2018

Comunicación Popular

Una Casita libre en el Ajizal

Fotos: Darío

Por Darío González Arbeláez - ¿Profe hoy sí hay clase? - ¡Claro papi, ya va a empezar el taller de fabricación de agendas! - ¡Uy!, que chimba, ¿y ya puedo entrar? -Claro. Cuando llegó el primer niño preguntando por la clase, recién los compañeros abrían la casa y descargaban los materiales faltantes para las agendas, además de los vegetales necesarios para aliñar las lentejas que nadaban en una olla metálica desde el día anterior. Porque en la noche entra en funcionamiento el café y no solo se ofrece tinto y cerveza, también tortas de lenteja y sándwiches antiespecistas, o si se quiere, sándwiches veganos. En vista de que los demás asistentes corrían escalas arriba, el encargado de la clase entró a la habitación adecuada como taller de artes y manualidades y extrajo los materiales necesarios: una resma próxima a terminarse, un block iris, marcadores, un par de reglas, una hoja de sierra, pegamento, hilo y agujas para los más grandes, y el cartón industrial que acaba de traer desde el centro de Itagüí. Los dispuso en el centro de la sala y aguardó que los pequeños participantes arribaran. - Bueno chicos, bienvenidos; hoy tendremos un taller de elaboración de agendas. Y lo mejor es que cada uno podrá llevarse la que haga. Muy bien, lo primero que vamos a hacer es contar diez hojas tamaño carta y cortarlas por la mitad. Sin embargo, como hay una sola tijera, la compartiremos entre todos y todas. A las dos y veinte, aun cuando era un viernes ideal para jugar fútbol o elevar cometa, cinco niños de diferentes edades compartían la tijera, sentados en círculo

sobre el suelo de la sala decorada con murales, conejos de papel, un altar para la madre tierra y sus frutos y mensajes alusivos al respeto por la vida de los demás seres vivos no humanos: “Liberación animal” “Carne es asesinato”. - ¿Profe, así?- decía uno de los pequeños enseñándole las hojas descuidadamente cortadas a la mitad. – Sí mijo, pero hay que pulir mejor los bordes - A mí me gusta así profe. – Bueno papi… A los últimos en llegar les correspondió el último turno con la tijera; por lo que algunos comenzaron a recorrer la casita, ya familiar para ellos: pasaron frente al taller de artes, siguiendo hasta la cocina, no sin antes echar un vistazo a la biblioteca frente a la cocina; finalmente, llegaron al corredor que rodea la mitad de la casa y se dirigieron hasta el parapeto de ladrillo, desde donde observaron hacia las plantas de maíz en el huerto: -El maíz que yo planté es el más grande de todos. -¡Oigan a éste!, se ve más grande porque está sembrado más arriba. – ¡No mijo!, mire y verá que es el más grande. El debate concluyó con un grito proveniente de la sala: ¡A quién le toca la tijera! El niño que quedó solo ya no reparó más en el huerto, volvió su rostro hacia los dibujos que semanas atrás había pintado con los demás en un costado de la casa: -Ésta la pinté yo - y con el índice me indicó una flor roja con tallo verde. Pero antes que pudiera preguntarle de qué flor se trataba, otro grito lo hizo correr hacia la sala.

19

con avanzar un par de metros sobre una carretera destapada para avistar, al costado izquierdo de la misma, un letrero negro que reza: “Casa Taller el Ajizal. Arte. Cine. Cultura. Café literario. Pre U. ¡Bienvenid@s!”. Después de una treintena de escalones y un par de casas, se encuentra La Casita, con un árbol pintado en su fachada y una serie de mandalas de hilo que penden de la canoa. La misma casita que hace seis meses alquilaron cuatro amigos con el firme propósito de fundar un espacio libre, autosostenible, antiespecista, conservador de los saberes ancestrales y conscientemente diverso. - Profe, ya corté todas las hojas, inclusive las portadas de colores, ¿ahora qué hago? - Ahora, vas a tomar la regla, la sierra, una aguja y el hilo… Además de los talleres de manualidades, del café literario y de la siembra orgánicoancestral acompañada por abuelos de la comunidad huitoto, La Casita ofrece, sin pedir nada a cambio, talleres de creación literaria, de producción musical, de pintura, inclusive un preuniversitario y un espacio de diálogo para reflexionar con las vecinas y los vecinos acerca del género y la diversidad sexual. Una oferta cultural y educativa que se sostiene ‘sencillamente’: vendiendo cerveza, tinto, sándwiches y agendas artesanales; además, con eventos gastronómico-musicales en los que un sancocho, un tamal o un asado vegano se disfrutan al ritmo del Hip-Hop. - Profe listo, ya terminé de dibujar la portada de mi agenda, ¿ahora qué sigue? - Muéstrame -revisa cuidadosamente la agendita cosida en la parte superior, con una portada en papel iris verde adornado con una serie de ilustraciones de diferentes colores, que terminan por confundirse entre sí. – Nada, papi; ya está lista. Recuerda que el domingo hay taller de siembra y luego de pintura.

Uno a uno los participantes descienden por las escaleras, satisfechos por el trabajo realizado durante la tarde. Mientras el profe, en la sala de La Casita, se apura por recoger todos los materiales sobrantes y las herramientas usadas, porque en La Casita, como la llaman los una hora se abrirá el café y todavía falta compañeros, está ubicada en la vereda el licuar las lentejas y armar las tortas para Ajizal, a una cuadra de la iglesia. Basta la noche.


Las luchas por la salud son luchas contra el sistema en general y por la liberaciĂłn y desintoxicaciĂłn del espĂ­ritu.

Profile for El Colectivo Comunicación Popular

El Colectivo Comunicación Popular Edición No 29  

El Colectivo Comunicación Popular Edición No 29  

Advertisement