Page 1


Esta es la copia nĂşmero: de 100 ejemplares Editada y producida en MĂŠxico -Febrero MMXVIII-


Carta de las cosas que nunca te dije Editorial Independiente 100 ejemplares originales Puebla, 2018 El Club de los Broken Hearts facebook.com/elclubdelosbrokenhearts EdiciĂłn: Maria RodrĂ­guez hola.mariailustra@gmail.com Puedes compartir y distribuir libremente en cualquier medio o formato, siempre y cuando se cite la fuente de origen; sin que haya fines de lubro, ni se generen obras derivadas.


Bienvenidos una vez más a su fanzine de bolsillo favorito. Una vez más para su deleite y el de sus lágrimas hemos armado un compedio de corazones rotos y no tanto para que se identifiquen y dediquen a quien más confianza le tengan. Recuerden compartirlo con sus seres queridos y no tan queridos, este número en especial ha tenido mucho sudor, llanto y sangresita, ha tenido un esfuerzo especial y un auténtico amor de su editora, osea yo. Gracias por el amor, por el apoyo y por todo, paz.

M

5 | El Club de los Broken Hearts


Sombras escondites y señuelos Alan Betancourt

Hoy volví a pensar sólo en tu sonrisa…

Nuestras almas se han fundido en el pasado,

La noche sola e iluminada es como tu

te estaré esperando,

boca a media luna,

en esta y la otra vida,

brillando en mi alma.

seremos algo,

Basta con pensarte para enamorarme,

ya nos hemos encontrado.

desearte,

Esperaré el momento,

hacerte mía en sentimientos

el amor no se siente en vano.

y morirme en las luces de esta noche, con la típica soledad que causa el lugar

Yo nunca te prometeré el cielo o el

donde no estás.

infierno, pero si la vida,

¿Serás el lado oscuro de éste corazón?

con el romanticismo que tanto te he

o sólo la nostalgia de nosotros dos.

derramado,

¡Es la noche!

gracias a la luz que ha iluminado éste, oscuro sendero en mi corazón,

Se abre una botella y se sale al balcón,

ya no existen sombras, ni escondites, ni

contemplo tu recuerdo mientras sorbo,

señuelos.

palabras que nunca dije, miradas que me faltaron,

Existes tu,

y los poemas que tanto te hago.

te tiene dentro, te tendrá adentro.

Piénsame a futuro, no sé cuando, ni con que pretexto, debes saber, te estaré esperando, no es para tanto. El Club de los Broken Hearts | 6


DIARIO Chicle Motita

3:13 Heme aquí, despierta y ansiosa… Desde hace dos horas, el insomnio se hizo presente, y sin embargo, me niego a desprenderme de la cama. El fino hilo del sueño no logró extenderse por mi cuerpo, no tranquilizó mi alma. Heme aquí, después de masturbarme dos veces sigo tan caliente y deseosa de tus besos, tus manos aprehendiendo mis nalgas y tus brazos rodeando mi cuerpo. El calor en nuestros cuerpos. Aquel calor que ahora es sólo mío, ¿que no compartiré contigo?... ven, hagámoslo una última vez.

7 | El Club de los Broken Hearts


Y por cada día que pasaste a mi lado, podría decir lo que extraño… 1. Tu voz. 2. Tu sonrisa. 3. Tus abrazos. 4. Como te ves saliendo de bañarte. 5. Dormir a tu lado. 6. La manera que te apasiona hablar de música. 7. Verte bailar. 8. Que beses mi frente. 9. Tu espalda. 10. Escucharte cantar. 11. Tu piel con la mía. 12. Verte cocinar. 13. Nuestra playlist. 14. Tus besos. 15. Tus pestañas. 16. Tu sonrisa. 17. Viajar con la música y tus caricias. 18. Fumar contigo. 19. Los lunares de tu cuello. 20. Tus anécdotas del trabajo. 21. El olor de tu piel. 22. El beso de las mañanas. 23. Escucharte una vez más decirme… 24. ”Me encantas”. Decirte, buenas noches. 25. Desayunar contigo. 26, Morir de risa por una tonta palabra.

30 días Diana Arellano

27. Bañarnos juntos. 28. Nuestras tazas de café. 29. Ir al súper. 30 Saber que al volver a casa estabas tú. ¡Te extraño, carajo!

El Club de los Broken Hearts | 8


Luis Ă ngel Garcia

9 | El Club de los Broken Hearts


A papá: - Cuando tenía 9 le escribía cartas a mi papá cada que se iba a trabajar, 1 cada mes, todas diferentes para que no se aburriera, no sé qué fue de las cartas, no sé si las tiro o las conservo, lo que sí sé es que deje un poco de mi corazón en cada una de ellas. - Cuando tenía 14 cambiaron la chapa de mi casa, han pasado 9 años y lo sigo extrañando como el primer día que lo vi salir por aquel portón blanco y no regresar a dormir. - Cuando tenía 21 le conté que había pasado por un trastorno alimenticio, él respondió “Que bueno que ya no”, le respondí “Que bueno que tengo Mamá, que bueno ella me ama, que bueno que ella si está conmigo”. - Cuando cumplí 24 me di cuenta que el tiempo no pasa en vano, me di cuenta cuanto te sigo extrañando Javier, me di cuenta que si existe el amor verdadero, ese que perdona todo y empieza de nuevo, me di cuenta que no existe algo perfecto pero si algo sincero, me di cuenta que siempre estaré para ti, no importando si tú no para mi.

Aimee Marban

El Club de los Broken Hearts | 10


Ahora solo soy un psicótico James Cordiux

Tú ya no lo recuerdas, pero… Fuimos felices. Cantaste con toda tu fuerza, pulmones y garganta, Desgarrándose de felicidad, por el momento. Momento fugaz, pero, que fue nuestro. Ahora, quizá, solo vive en mi cabeza Aquel instante, aquellos recuerdos. Y yo, en esta tarde penumbrosa, en este cuarto sucio, Me masturbo, me masturbo pensando en ello, En tu rostro mirando el camino, sonriendo Sin reparo en los demás, que nos miraban pasar A toda felocidad, Una mezcla, entre felicidad y velocidad al volante. Me masturbo fuerte, pensando en esa sonrisa, En tus mejillas ruborizadas, y las ganas de no parar En tus malditos dientes gigantes. Me masturbo, mientras tú, ahora Cantas para alguien más. Y ahora, ahora solo sé que te amo Como un psicótico, Un real psicótico. Me masturbo, entre los restos de lo que fui, Sabanas sucias, sudor, Y el aire turbio a cigarrillo añejado de meses. Ni siquiera puedo eyacular Me aferro a no llegar, Porque, es todo, Todo lo que me queda, De ese amor psicótico, enfermo Que compartimos, pero… Ahora sé, que solo yo, lo viví.Y nada más.

11 | El Club de los Broken Hearts


Ana Esper

El Club de los Broken Hearts | 12


¡Malditos puntos suspensivos! Elena Trejo

Amar no basta no es suficiente; porque somos ceniza ardiente intentando revivir a cada paso, no se vuelve a ser madera, ni fuego. Cenizos nos quedamos, en el frío del otro, en el invierno pasajero y eterno, en un otoño tardío. No basta decir “te quiero con toda el alma, te amo” porque el otro escucha mil palabras revoloteando y olvida ese dulce canto. No basta dejar las alas para buscar el nido, porque te quieren libre pero cautiva, que vueles, no muy alto, porque luego te pierdes. No basta dejarte abrazar y querer a todas horas, porque te vuelves dócil y te quieren salvaje, no mucho porque luego muerdes. No bastan los besos y la dulzura, quieren una mujer pantera, no muy negra porque luego abrumas. Tampoco bastan los silencios, porque llegan los “te extraño”, pero no te emociones porque luego ya no te quieren de nuevo. No basta nada cuando el otro tiene una confusión entre el punto final y los suspensivos.

13 | El Club de los Broken Hearts


Querida Hanna ¿Qué habrá sido de ella? Recuerdo su nombre: Alejandra, o como le llamaban sus amigos, conocidos y amantes: Hanna. Casi siempre caminaba con esa ingenuidad que sólo las mujeres son capaces de desplegar. Yo observaba a lo lejos cada uno de sus movimientos, particularmente aquellos que eran considerados ignominiosos por lo santurrones; como aquel vaivén de sus hermosos senos y caderas que provocaba rubor tanto en compañeros escolares, como en el personal docente y administrativo de aquel bachillerato (¿cuál era su nombre?). Afortunadamente jamás me aventure a correr el riesgo de hablarle directamente, sobre todo por que consideraba mi condición de adolescente obeso con rostro patibulario. Consciente de esto, a lo más que podía aspirar, era a chocar levemente su hombro, o rozar su brazo en algún descuido de nuestro andar por los pasillos estrechos y las puertas abiertas de aquella institución educativa. Una ocasión, debido al ocio o la estupidez, realmente no se a que atribuirlo, hubo un intento nefando de aproximación mía. Fue un diciembre, cuando la escuela hacia gala de su insensatez colocando un jodido buzón navideño, en el cual los púberes normales colocarían cartas deseando una feliz navidad y un prospero año nuevo. Sin embargo un subnormal como yo, veía en ese sistema de correspondencia, una oportunidad para hacerse el valiente. No se necesita de mucha intuición para saber que lo que hice fue desperdigar algún tiempo de mi vida redactando una carta para

El Club de los Broken Hearts | 14


Hanna, mostrando hábilmente mis dotes de pésima ortografía e incongruencia en la redacción; en resumen, un texto de demagogia pura. Tomó una semana ver la reacción de mi proeza, a lo lejos, a 30 metros, una distancia segura para mí, la observaba sosteniendo el sobre y la hoja en sus manos, leyendo y releyendo el contenido de la carta. Aparentemente, cada vez que leía aquellas letras, una mueca de felicidad se le pintaba en el rostro. Recuerdo vagamente como en esa ocasión abrazo la carta contra su pecho y giro como una bailarina de caja musical, en ese instante, yo desee ser aquel sobre y aquella carta para estar bailando junto a ella sobre sus blandos senos. No obstante mi falta de decisión en aquel acto de brío, me orillo a omitir mi nombre y firma en aquella pequeña misiva, que de cualquier manera terminaría siendo un cúmulo de palabras inservibles e intrascendentes. Y como ya es costumbre, un excluido social como yo, prefería quedarse únicamente con el recuerdo. Un año después de aquella epopeya bastarda, llegaron a mis oídos noticias sobre Hanna. Un tipo –su novio– la había embarazado y se casaría con ella. Maldije al cielo por no haber sido yo quien cometiera aquella estupidez con ella. Pero ni hablar, a veces las cosas están diseñadas para ser sólo un espectador sano y salvo al borde de la butaca. P.D. Algún día, cuando deje de ser un cobarde, le enviaré una carta firmada con mi nombre.

Anónimo

15 | El Club de los Broken Hearts


Noches astrales con brillantina y mucho alcohol Cassandra Nolasco

Deberíamos celebrar la vida con más

desesperadamente; solas llegan y

frecuencia; aunque parezca imprudente

pueden terminar en noches sensuales,

con la violencia que nos rodea y las

bailes interminables, reconociéndote en

situaciones de peligro a las que nos

lo ajeno, que se siente tan cómodo como

atenemos.

el hogar mismo.

Inmorales.

Deberían recetarlas más a menudo.

Inadaptados.

Son de mis favoritas, recordarlas me

Escandalosos.

genera una sonrisa genuina (y un poco perversa).

Que las opiniones se te resbalen. Deberíamos tener sexo hasta que tiemblen

No puedes decepcionarte si —en

las piernas, tanto que, por un tiempo, te

primera— no tienes expectativas sobre

sientas satisfecha. Tanto sexo que de

lo que pueda o no suceder.

tanta fricción te duela la vagina.

Y sí, de vez en cuando es bueno tomar decisiones egoístas, únicamente para

Nadie te dice que tomar un trago en

el goce propio. Aunque no está mal

un bar —con o sin compañía— puede

compartir esas noches con personas que

volverse una buena terapia nocturna:

te alegran la vida, completos extraños o

la música sonando mientras la brillantina

incluso con aquellos que, noches atrás,

te envuelve y literalmente te hace brillar.

eran desconocidos y hoy son con quienes puedes contar.

Las noches no planeadas pueden convertirse en eso que buscabas

Que nunca nos falten noches como éstas.

El Club de los Broken Hearts | 16


Cassandra Nolasco

17 | El Club de los Broken Hearts


¿Por qué se me vendrá todo el amor de golpe cuando me siento triste, y te siento lejana?

Iván Díaz

El Club de los Broken Hearts | 18


Una lata más por cada vez que reímos juntos, una más por las tristezas, depresiones y fracasos. Cada litro de cerveza es 1km de calle recorrido por nosotros en aquellas tardes. Quiero que recuerdes con detalle cuando eramos dueños de los parques persiguiendo gatos y al amor adolescente,

Brother hood Vic

quiero oir la playlist que creamos en diciembre. Y no sé cuántos cigarros y botellas de oso negro consumimos esas noches en el centro, Pero esos llantos tan amargos siempre fueron más honestos. Solo son recuerdos porque ahora ya no estás, te fuiste de mi vista y no te he visto nunca más. Te sientes bien porque encontraste un falso hogar, solo quiero que recuerdes Que nunca fuimos de algún lugar.

19 | El Club de los Broken Hearts


Estimada “Chica del corazón de oro”:

Tú no tienes corazón de oro. Tú no tienes corazón.

ACHL

El Club de los Broken Hearts | 20


Charlotte Glez

21 | El Club de los Broken Hearts


Jorge Luis Flores Tena: Sé que fui una estúpida cuando entré a tu

a pasar después. Comencé a imaginar lo

casa aquel día. Lo sé, y todo este tiempo

peor, viéndome encerrada y sin saber

he tenido miedo de que me culpen y

cuándo iba a poder escapar.

me juzguen. Más que estúpida, sólo fui ingenua, creyendo que habías o podrías

Empecé a ver el mundo sin mí, y no

haber cambiado. Además, estaba tan

podía evitar pensar en mi mamá, en

cegada con mis asuntos, que olvidé

cuánto la quería y en lo mucho que

pensar en todas las consecuencias antes

me hubiera gustado que estuviera ahí

de actuar.

conmigo. No la quería dentro de ese problema, pero de verdad necesitaba

Debí haber sabido desde el principio, que

algo extraordinario para mantenerme

las cosas que me platicabas no tenían

tranquila y pensar bien. Tuve que volver

sentido, y demostraban que no parecías

dentro por la llave, porque se hacía

haber cambiado, pero lo ignoré.

tarde, y yo sabía que no iba a dejarme ir.

Todo parecía raro dentro de tu casa. Tus

Cuando entré al cuarto, tomé un tenedor

papás, el aire, tu perro, el color de las

con el que me había comido una sopa

paredes. Todo. Así que, desde antes de

hacía minutos antes. Aún creo que esa

que comenzaras a acercarte, a acosarme,

sopa fue la que me salvó.

a tocarme, debí haber actuado y debí

Decías que teníamos asuntos pendientes

haber huido.

pero era mentira.

Debí haber sabido que estaba a punto de

Tú creías que tenías asuntos pendientes

pasar algo horrible.

porque te hice sentir mal, porque por un momento, no fuiste mi centro de

Entonces, tomé mi mochila, corrí

atención y no te importaba el hecho de

afuera, al portón, el cual estaba

que a alguien no le importaras. Pero te

cerrado. No me había preocupado, creí

importaba el hecho de que no podías

que al alcanzarme, me dirías que me

controlar y que nunca lo hiciste. Yo no

tranquilizara y simplemente me dejarías

iba a dejar a mi abuelo por ti, ni a mis

salir. Pero no lo hiciste.

papás, ni a Sam, ni a Vale. No iba a dejar nada por ti.

Te pedí, te ordené, te rogué que abrieras la puerta y lo único que hiciste fue

Aun cuando hice cosas muy tontas,

decirme con tu voz manipuladora,

comparado con todo lo que pude haber

como quién no quiere, que estaba muy

hecho, no fueron tan tontas. Yo no iba

paranoica, que no pasaba nada y que

a dejar el mundo por ti, Jorge. Ese día

todo iba a estar bien. Que si no me

en especial, tú no me ibas a arrebatar el

callaba, o me atrevía a gritar, iban a

mundo que tanto amaba últimamente,

pasar cosas malas.

gracias a Bodhiek y a Ale.

Estando ahí en el portón, comencé a

Ese día decidí que no me ibas a hacer

asustarme. No estaba segura de qué iba

daño y ese día decidí que podía

El Club de los Broken Hearts | 22


pasarme lo que pudiera pasarme para

No puedes imaginar lo que sentí. Volví a

que desapareciera pero ni ese día, ni

oler el olor de mi mamá, volví a sentir a

ninguno, tú ibas a ser las razón. Así que

Bodhiek, volví a saber que el mundo me

luché, creo que lo hice mal. Pero a veces

seguía esperando allá afuera, cruzando

me preguntó si te pude haber hecho

la puerta, una puerta que alguien había

más daño y a veces me pregunto por qué

dejado abierta, sólo para mí.

no me hiciste más daño. No creo que sepas lo que hiciste, no creo Había algo que no encajaba, tus acciones;

que estés seguro de ti mismo. Espero que

parecía que algo no te permitía dar toda

seas feliz algún día para que no mates,

tu fuerza o todas tus intenciones.

violes o abuses de nadie. Para que la

Tú estabas tratando de evitar que yo agarrara las llaves y yo trataba de quitártelas. Había algo dentro de mí que se había quedado trabado y estaba repitiéndose, la misma acción, el mismo pensamiento, el sentimiento. Estaba agarrada de tu bolsa y de pronto

próxima chava que se enamore de ti, no corra ningún peligro. Lo espero por ellas, no por ti. Me siento confundida porque no sé dónde estás, no sé si me quieres seguir haciendo daño, ni por qué lo hiciste en primer lugar; pero aunque esté en tus planes, no vas a lograrlo. No significas nada para el mundo.

me besaste el cuello y pensé en todo esto; tú no ibas a hacerme daño, tú no me ibas

También quiero que sepas que te

a quitar el amor, yo no tenía la culpa de

denuncié, pero obviamente, no pasó

que tú no hubieras crecido con él.

nada, porquepara la policía y para

Me levanté de ahí, después de picarte con el tenedor y decidí que iba salir de ahí, así que tomé las llaves, aprovechando la distracción y corrí. Recuerdo que me caí al pie de las escaleras antes de poder subir, levanté mi vista y vi parada a una

todos, yo tengo la culpa de que tú tengas problemas, de que me hayas encerrado en tu casa y de que me hayas dicho que me ibas a matar. De todas formas, además de hacer la

pareja, y en un segundo, me pasaron

denuncia, era para que supieras, que no

muchos pensamientos: que si eran tus

voy a quedarme callada, y que no vas a

cómplices, que si eran tus vecinos, que si

salirte con la tuya.

eran tus papás que no había reconocido. Necesitaba correr, necesitaba ser libre, así que lo hice y pasé al lado de ellos y

Adiós, yor lois.

no me detuvieron. Subí y traté de cerrar la puerta del pasillo por si me habías engañado respecto a las llaves pero no pude hacerlo y no tenía mucho tiempo. Voltee hacia el portón y estaba abierto.

23 | El Club de los Broken Hearts

Janetzy García Uribe


Limerencia Karen Rodríguez

Hoy, como otro día, parada frente al espejo, con el cuerpo desnudo, con el alma desnuda, lágrimas en los ojos y mil gritos contenidos en mi mente.

Hoy es un día de esos donde me pregunto qué pasa por tu cabeza cuando escuchas mi nombre, cuando ves mi fotografía o simplemente recuerdas que existo. Todo esto es tan confuso, me miro fijamente en el espejo y recuerdo tus palabras, llenas de amor y de indiferencia a la vez. Por un instante me siento hermosa, la más hermosa podría decir; pero rápidamente caigo al fondo de un lugar oscuro donde no hay palabras, ni emociones, mucho menos actos que demuestren en tus ojos si quiera una pequeña fracción de reciprocidad a todo lo que yo siento por ti. Cierro los ojos y pienso en tus labios, mis favoritos en todo el mundo, esos que pueden crear obras de arte o destruirme en pedazos. Pienso en tus manos, esas que dibujan de colores tornasol mi cuerpo y a la vez toman mi corazón para estrujarlo y hacerlo doler. Caigo sobre mis rodillas pensando: ¿no ha sido suficiente?, ¿no puedes ver en mi sonrisa todas las ganas que tengo de abrazarte y no soltarte nunca?, ¿te das siquiera cuenta de lo feliz que soy a tu lado? ¿confías en mí? Y entonces, como cada día, me pongo de pie, seco mis lágrimas y sigo con mi vida normal esperando decidas llamarme para decirme: “Vamos a vernos”.

El Club de los Broken Hearts | 24


Alvaro Sรกnchez

25 | El Club de los Broken Hearts


Textos aleatorios para un amor que nunca conocí Neyva de Ita

Capitulo I ¿Quién eres? ¿Cómo llegaste? Me intriga tu mirada y tus ojos que en algún momento pueden leer mis lineas, en algún espacio y tal vez en un tiempo distinto al mío. Me intriga aún más cuán enamorada puedo estar de ti o si tu lo estás de mi y no sólo porque mi mente te ha hecho perfecto, sino porque ya he olvidado esa primera etapa del amor. De lo que pareciera ser instintivo, yo, me he guardado.

Capitulo II ¿Por qué te siento tan cerca? En ocasiones hay noches que me despierto balbuceando tu nombre, ese pienso que es tu nombre, que así te llaman tu mamá y tus amigos, pero no sé, hay veces que no tienes nombre, ni rostro ni manos que tocar y más bien eres un olor, otras veces un color y en ocasiones un sabor. Me gusta tu esencia y la manera en que te mueves en mis días más inquietos y lo precipitado que llegas a ser en mis días más tranquilos. Me gusta escuchar tu voz e imaginarte en un cuerpo, uno que aún estás moldeando, pero a veces siento que te vas, que eres intermitente porque no estoy ahí, porque no estás aquí. No temo por que te vayas o porque estemos lejos o incluso porque no nos conozcamos, temo porque deje de sentirte, de olerte e imaginarte, de mantener la ilusión de algún día conocerte.

El Club de los Broken Hearts | 26


Capítulo III Eres el lugar en paz en donde quiero estar. Me liberas y me das calma, no quiero irme de aquí, ojalá fuera para siempre. Sigues sin rostro.

Capítulo IV Descubriéndote. Como no tienes rostro, ni voz, me guío por las pistas que me das. Tienes olor a frutas, en ocasiones a frutas de temporada, pero generalmente hueles a frutos rojos, y así imagino tu voz, llena de pasión como esos colores rojos, radiante de sensualidad y seductora por seguridad.

Capítulo V Voy a explotar. Creo que ardo por dentro, aún no identifico sí es furia, enojo, pasión o eso que llaman amor. Creo que voy a explotar, como si hubiera tragado un fuego, no cabe en mí, pero no me duele. Tal vez nunca sane, ni si quiera sé si tiene solución, pero tengo miedo a que se vaya de mí. De hecho quiero tenerlo, porque lo sigo explorando y conociendo y conforme crece, cesan las emociones, me pongo a crear y a pensar el ti como medio de catarsis y sanación. Creo que voy a explotar, lo siento en las vísceras, en las entrañas, me gusta. 27 | El Club de los Broken Hearts


Dokkaso

El Club de los Broken Hearts | 28


Laura Contreras G

Cuetzalan 21 de Marzo de 2017 Papá: Espero que esta noche te encuentres bien, que estés en un hogar calientito y que quien sea que comparta tu mesa te esté dirigiendo muchas sonrisas. Primero quiero decirte que te amo y que si en algún momento algo nublo tu percepción ojala que el viento de este invierno tan crudo te libere la visión. Después quiero mencionarte en esta carta algunas cosas que nunca te dije, y que hasta hoy dejaré que la pluma libere finalmente. No sé porque decidiste dejarnos de lado a mi hermana, a mamá y a mí. Precisamente ahora, después de tantos años de felicidad, de tanto y tanto que echar de menos… No sé en que momento decidiste dar vuelta a la página y liberar el rítmico curso de los engranes que siempre me platicaste que éramos. ¿O solo fue que quisiste ignorar la familia que por tantos años nos permitiste presumir? Tienes que saber que no ha sido sencillo, el poner pretextos y justificar tus ausencias en fiestas y reuniones. El no saber que contestar cuando en la calle preguntan dónde estás. Y no ha sido sencillo tampoco el detener este dolor que supura del corazón, ni el reprimir las lágrimas que inconsolables buscan regresar las manecillas del reloj. Te extraño en la manera que nada más se puede extrañar. Pero papá… Tampoco te he dicho que te agradezco por la hermosa niñez que me regalaste y por la infinita biblioteca de recuerdos que tengo de esta preciosa vida a tu lado. Te ama (infinitamente) tu hija Luna

29 | El Club de los Broken Hearts


Carta de las cosas que nunca te dije

(y que jamás podré) Susana Lima

Muchas veces he creído que no debería escribir y menos si pienso que un día algún extraño podría deslizar sus pupilas en mis letras por accidente, pero desde hace mucho escribir es lo único que hago, aunque aún tenga los dedos astillados por la madera rota de ese día, rota, igual que yo. Cuando te conocí tu libertad me gustó, me gustó indagarte y (por primera vez) quise caminar acompañada, contigo. Recuerdo que un día te hable de mis constelaciones imaginarias, te reíste de ello y me preguntaste sobre tu planeta, te dije qué estaba formándose aún y no sabía mucho sobre él. Lamento tanto no haberlo hecho a tiempo. Te extraño sucediéndome en las terrazas que solíamos visitar, en los parques, en los museos, en tu habitación cantando, en las proyecciones aburridas, en calles mágicas llenas de luz y burbujas. He conocido algunos planetas tan desérticos que terminaron por desmoronarse con un soplo, cómo castillos de arena; otros tan fríos que se/me rompieron como hielo con un solo golpe, y el tuyo.

El Club de los Broken Hearts | 30


Me hubiera gustado poder decirte que el tuyo ha sido el planeta más cálido y luminoso, el más tierno y serio a la vez, el que me ha pintado las mejores sonrisas, pero también las lágrimas más frías (ahora que no estás). Las brújulas aquí no funcionan, llevo caminando por meses y no hago más que rodear el mismo lugar. Las estaciones pasaron dejándome vestigios: melancolía en botones, (que se abren a cada instante), un grito ahogado en un charco, hojas crujiendo por dentro y un frío azul en las manos. La planta sobre tu buró sigue dando sombra en ese ladrillo que nunca fue nuestro, pero es una sombra seca, marchita como yo. Mi sombra sigue andando por nuestros jardines, por nuestras habitaciones y escondites de este mundo tan mordaz, y al final llega a casa con cristales incrustados en los pies. Estoy harta de rasgar mis medias de tanto esperar, los ansiolíticos ya no dan para más. Se acabaron los viajes a ese planeta en dónde dejamos plantado nuestro árbol azul y aún tengo las maletas hechas en la puerta. 

Los lapiceros se han quedado sin tinta y sobre mi piel ya no hay espacios en blanco ¿En dónde más puedo escribirte, para que de algún modo puedas leerme? La palabra muerte no es tan pequeña en realidad ¿por qué carajo cabe en todas partes?

31 | El Club de los Broken Hearts


Secretos Cynthia B. Caldera Hdez

Debería guardar mis secretos

de mi cuerpo,

y llevarlos conmigo al más allá,

cada roce desgarra lo impalpable,

pero segundo a segundo amenazan

mi clímax sin fonemas , enfatizando

con acabar con mi conciencia.

lo inefable de este relato, mientras nuestros benditos demonios

Despierto con el alma dormida

se destrozan a besos.

y te hablo en el silencio, Me veo al espejo y no se a quien

Besos que no se parecen a los sucios,

pertenece ese reflejo,

arrebatados e insípidos tuyos,

Bebo a mordidas el recuerdo

labios asesinos que van dejando marcas

de lo no vivido.

destinadas a las sombras, caricias que erizan la piel sin poder

Me encuentro en un resplandor sombrío,

borrar los momentos nefastos

lleno de la nada.

vividos contigo,

Unas caricias lascivas con el pretexto

y esos últimos 552 terribles segundos

de escoltar a tu ausencia,

que estuviste adentro,

deseos inapetentes que torturan

tu salida más seca que tu alma,

placenteramente,

mi llegada fingida y el adiós silencioso

clavando dagas dulces acompañadas

escondido en un …”que rico estuvo”,

de gemidos que escandalizan con su

un último beso guardando el asco y un

silencio al unísono,

“bloquear en WhatsApp”.

humedades áridas en las vertientes

El Club de los Broken Hearts | 32


EspĂ­ritus vagabundos Adrian Barahona Ortiz

33 | El Club de los Broken Hearts


Destiempo Cristina Durรกn

El Club de los Broken Hearts | 34


Fuiste una casualidad, fuiste fugaz, fuiste efĂ­mero, pero a su vez, fuiste eterno.

Rosy Goen

35 | El Club de los Broken Hearts


Diciembre de un mal año PI-K NS

Gatito suicida:

La incertidumbre se apoderaba de mi mente a cada segundo, y tú no

Comenzaré diciendo que la semana antes

estabas para decir: todo irá bien. Pues

de tu cumpleaños, cuando tu última

llorabas por alguien que no había

relación entró en una crisis, mi alma

sabido quererte. Yo esperaba afuera de

se rompió. Te alejaste de la manera

tu puerta, mientras tú mirabas por la

más dura e inesperada que hubiera

ventana al horizonte deseando amanecer

imaginado; de pronto tus llamadas,

en otro cielo. Algunas veces hablamos, es

mensajes y presencia se convirtieron en

cierto, pero el dolor que escapaba de tus

la sombra de lo que hasta ese momento

palabras me hería terriblemente.

habían sido. ¿Por qué no te das cuenta que te quiero? El final de tu noviazgo fue el inicio de

- me preguntaba cada noche

una vertiginosa caída de lo que con

después de colgar-

alegrías y tristeza habíamos construido. Una vida paralela fuera de todo lo que

La cortina que nublaba tu mirada

existía para quienes nos rodeaban.

me volvió invisible, apenas parecía

Nuestro mundo alterno.

el recuerdo de algo lejano y sin importancia. Pasaron los días y poco

Día tras día comenzaste a ser más

a poco abriste la puerta, te asomabas

dura, hasta que terminaste por darme

a veces, y eso bastaba para mitigar el

un portazo en el rostro. De repente

dolor, pero no permitiste que entrara

había pasado de vivir en ti a ser un

de nuevo. Hablamos, reímos y también

vagabundo en las calles de tu existencia.

comenzamos a discutir, cada vez con

No terminaba de entender que es lo

más frecuencia y muchas veces sin

que había pasado con el collage de

razón. No era toda tu culpa desde

sentimientos que escurría de tus labios

luego. me había convertido en un perro

cada vez que hablábamos, o con ese

apaleado que no podía distinguir entre

brillo que saltaba en tu mirada cada vez

una caricia y el siguiente golpe.

que nuestros ojos tendían un puente

Reímos, cuanto reímos y cuanto

para tomarse de las manos.

peleamos. Recuerdo pocos días desde entonces en los que no pasáramos de la

¿Habías mentido? ¿Era sólo un capricho

felicidad a la desesperación en cuestión

cumplido para ti?

de nada.

El Club de los Broken Hearts | 36


Después vino el rencuentro, que bella

Comenzaste a esquivar mis palabras,

tarde - ¿recuerdas? – ese primer abrazo

a sentirte prisionera de ellas. Y un día,

con el que te dije cuando me había

como un golpe de invierno, me dijiste

dolido tu ausencia. Parecía que las cosas

que querías conocer a más personas. Me

volverían poco a poco a su curso, que la

dolió saber que no era suficiente para ti,

primavera florecía de nuevo. Pero era –

y por primera vez en mucho tiempo, tuve

de eso me di cuenta después – sólo el ojo

miedo.

del huracán. Por el contrario, te cerraste aún más y aquello que con tanto cariño

Sí, hemos llegado a la causa de todo

me habías pedido desde los primeros

esto, el miedo, el terrible miedo que

días, se convirtió en un problema para ti.

invade la mente de un poeta que quiere a una mujer prohibida, a la que no puede

No te enamores de mí – dijiste una tarde

tomar de la mano sin causar escándalo, a

– yo no quiero enamorarme de ti.

la mujer que esperaba aún antes de saber

Dolió, dolió más de lo que imaginaba,

que existía. Tengo miedo de perderte,

una herida sobre otra herida, y ninguna

- ese miedo que invade sólo a quien ha

era mortal. Me habías pedido que nunca

encontrado algo que no buscaba – esa

me fuera de tu lado, me habías pedido

es la razón por la cual he actuado como

no ser sólo una más, me habías amado

un tonto. Sí, sé que es irracional, que no

en un mundo alterno, con patos, gatos y

tiene lógica, y justo por eso te escribo,

Leonoras tan reales como nosotros.

para que lo sepas, pero sobre todo, lo escribo para decírmelo a mí.

Y de pronto: No te enamores de mí, yo no quiero

Esta carta es para los dos, para que

enamorarme de ti.

ambos sepamos que si sigo así voy a perdernos. Para decirte que no dejaré de

Telón.

quererte porque soy feliz de haberme

(El público no entiende nada, pero todos

atrevido y que te atrevieras conmigo.

aplauden).

Pero que no quiero ser una cárcel. Eres libre de partir cuando quieras, sólo

***

deseo verte una vez más. Sal a caminar conmigo esta noche.

Segundo acto. Difícil es mentirse un poco y ser el que sueña.

Te quiero

Me dolió saber que después de haberme dicho tantas veces que me querías, que

P. D. Dios no escribe cartas.

estabas enamorada de mí, y de saber porque te lo dije – que yo lo estaba de ti, tirabas todo por la borda.

37 | El Club de los Broken Hearts

Telón.


De amores & olvidos Deni Mondragรณn Sandoval

Uno le escribe a los amores que nunca podrรกn ser, No para sonar depresivo, Uno les escribe para quitรกrselos de encima Como un muerto que ya no quieres cargar.

El Club de los Broken Hearts | 38


Ivonne Alatriste

39 | El Club de los Broken Hearts

El Club de los Broken Hearts | 39


Hugo CordĂ­

El Club de los Broken Hearts | 40


Póstumo cero uno Issac Osorio

-En mi las canciones pasan de moda,

mientras me vierto centenares de

mientras las estaciones se mudan de

vidas en letras sobre el pulso, cada que

continente y anticuados se vuelven los

suspiro recordando el nombre de alguna

modales.-

inspiración que no haya agotado aún.

Me he mirado derribado en ojeras solo,

Paseo a diario con mis aretes que

(columpios de óxido morado que noto

son portales dispuestos para que las

al amanecer), cuando el reflejo de

balas besen mis sienes, aguardando

las únicas flores amarillas que te di,

sin conocer el exacto instante donde

le reclaman en silencio a mis manos

un asesino de poetas fracasados me

inquietas.

señale, me castigue con el juicio de una mirada virtual, con el fulgor de labios

-Hablo solo y al pasar de una letra, una

ensalivados y con un ojo que puede a

década recae en mis acentos-

detalle capturarme sin pedir permiso.

Viejo me he hecho cada que espero un mensaje tuyo de buenos días, y mientras

-Temeroso siempre de reconocerme en

te escribo de vuelta, más viejo me tiendo.

medio de pláticas donde nunca logro

Me he visto cansado de andar glorietas y

recordarme -

camellones, amenazado por un colorado coyote que aun con el alma muda, aúlla.

Soy los dedos marchitándose que hacen que el lápiz yerga cuando te descuidas,

-Conquisto mi pasado desde la abismal

el paso arrastrado de las pláticas sobre la

incertidumbre de mi presente-

cáscara de un edificio…

Y es que segundo a segundo estoy

-No me queda más entonces que hacer,

cambiando a mí mismo por una versión

que las paces con el mercurio de mí

más anciana de mí, más engreída en sus

no habitada casa y contemplarme así

letras, más descarada en sus fantasías,

un par de cientos de miles de años,

las que ha reservado sólo para tus ojos

sobreviviendo aun de mi existencia bajo

marrones. Me estoy haciendo viejo

el riesgo de escribirle diario a una mujer

cerrando los ojos, parpadeando mientras

que ni siquiera sé si existe.-

sacudo mis tatuajes del sol húmedo,

41 | El Club de los Broken Hearts


Tu cuarto ahora es una bodega Karen Astrid Vera Me dolió encontrarte en la calle y que no me saludarás. Te vi tan diferente que no reconocí los rasgos de mi en ti, unos kilos de más, un arete en la oreja izquierda, tu piel tostada por el sol, lucías decaído y solitario, como alguien que no encuentra su camino y sigue de paso, buscando pertenencia. ¿Qué era lo que no tenías en casa y la calle si te da? Ahora vives con alguien de quien te quejas constantemente, repites la historia con una persona nueva, te borré y bloqueé de todos lados para evitar mirar tu cara y fingir que ya no existes más, que no vivimos en la misma ciudad, pero nuestros amigos en común se encargan de recordarme que sigues aquí, esos mismos amigos que escogieron un lado y tanto parece que a quien han olvidado es a mi. Quisiera decir que todo lo que sucedió fue por algo, que la ruptura era inevitable y que cada una de las llamadas a la policía tenían una justificación pero no la tienen, guardar tus cosas en maletas fue lo más difícil de tu partida, meter cada una de tus pertenencias, como los ceniceros donde fumamos viendo los arboles por tu ventana o las camisas que yo te escogí donde te veías tan guapo, las libretas donde garabateabas cosas sin sentido, todo eso se fue cuando pasaste por tus cosas, justamente un día que yo no estaba porque tampoco querías mirarme a la cara. También quisiera decirte que ya no escucho el playlist que te hice, pero sería mentirte, porque cada que te recuerdo lo hago, incluso uso los envases de cerveza que dejaste para sentirte más cerca.

El Club de los Broken Hearts | 42


No te voy a negar que desde que te fuiste varias cosas han cambiado y mejorado, la casa se mantiene más limpia, hay comida en el refrigerador, mi mamá parece más tranquila, los vecinos no se quejan de los gritos, yo incluso he encontrado una paz en mi interior, el gato se apoderó de todo donde estuviste tu y ya no desaparecen cosas sin razón. Y a pesar de que tu partida tiene ya casi tres meses esto parece a penas unos días, sigo diciéndole a mi terapeuta que estoy segura es lo mejor, y se que lo es pero... entonces... ¿Por qué me siento tan sola cuando llego a casa? ¿Por qué me dolió tanto encontrarte en la calle y que no me saludaras? Quisiera decirte que todo parece más tranquilo y si lo es, quisiera decirte que estoy feliz por ti porque es verdad, pero me duele que esa felicidad la alcanzarás tan lejos de tu familia, quisiera decirte que mamá ya se recuperó pero creo que ella como yo, sufre en silencio, desde lo profundo de su ausencia. Quisiera decirte que regreses pero se que no sería correcto, ni para ti, ni para nadie, aun nos falta mucho por aprender y creo que la distancia nos hará crecer, espero que hagas una vida plena y algún día te vea como un hombre nuevo, responsable y lleno de logros. Te amo inmensamente hermano. P.D: Nino te extraña muchísimo, ven por el pronto, creo que podría morir de tristeza. Igual que yo.

43 | El Club de los Broken Hearts


Como una flema en la garganta de alguien como una astilla en un dedo como una quemadura lastimas dueles Te siento Siento la alegría que escondes dentro. Como un gran apretón de manos Como una mordida

Quicno chihua Daniela Morales

Puedo verme en tus ojos Puedo verte como nadie Como cuando te raspabas las rodillas cuando te cuesta respirar Como el final del libro que nunca te agradó No serán eternas las tristezas Así, cantando ante terribles lagos de lágrimas ¡traguémonos el dolor! Escupe una gran sonrisa Como los segundos antes de que tu nariz empiece a sangrar Como la comida que regresa por tu garganta antes de vomitar.

El Club de los Broken Hearts | 44


Destiempo Cristina Durรกn

45 | El Club de los Broken Hearts


Leylani G.

El Club de los Broken Hearts | 46


Nunca te agradecí las madrugadas, las noches colmadas por luces estridentes, las tardes caminando por el Centro bajo la lluvia. Nunca te agradecí las canciones, los ¡Eureka!, las serendipias, el arte que creé gracias a ti, nunca te agradecí el sudor que goteaba sobre la pista de baile. Sí te hablé de todas esas veces en las que te maldije por ser tan amada, tan codiciada por tantas, por tantos. Nunca te agradecí los últimos 10 años, las risas, los tragos, los tropiezos, el llanto y los abrazos de madrugada en medio de la calle helada. Nunca te dije cuánto te amaba, pero sí cuánto aborrecía las tardes que pasábamos juntas presas del calor bochornoso, tardes en las que te recorría de punta a punta sin tomarme el tiempo de saborearte toda. En cambio, te habitaba con impaciencia, de tanto en tanto deseando estar en un lugar mejor. Una tarde de septiembre tuvimos nuestra abrupta despedida, te mando esta carta para decirte que no había un lugar mejor. @maardeflores

47 | El Club de los Broken Hearts


Cronicas narradas Ricardo Canul

Esta mal decir que soy mi lugar favorito, pero en lo personal me importa la buena música y en mi cabeza, después de cierta hora solo se escucha la música del viejo Chet. Por primera vez en mucho tiempo dejo de pensar en nostalgias y comienzo a creer que nunca he sido tan feliz como soy ahora, simplemente vagando por mi ciudad tan despreocupado, cada vez falto a mas clases, cada vez me importa menos, cada vez leo mas, cada vez escribo mas, cada vez me enamoro mas, aun así aquel día no me quise levantar, no quise correr tras ella. Pensé que de alguna manera fue una invitación nueva, una invitación a fumar como solíamos hacerlo y después entre el humo un beso fugitivo, pero no quise, no me sentía de humor, tampoco le acompañe a tomar el bus, simplemente me despedí dándole un beso en la mejilla, ahora no quiero levantarme, pienso que tal vez debí correr tras ella, en un enorme gesto romántico, después robarle un beso y acercar su cuerpo al mío, acariciarla como solía hacerlo. Pero ya es muy tarde, creo que el gesto llego un par de años tarde. Estoy tirado en la cama, de alguna manera me bañé y vestí para la fiesta, pero no me siento de humor, no quiero tomar, ni doparme o convivir con adictos, no hoy. Pero tampoco quiero seguir aquí acostado. Decido tomar el teléfono, le llamaré a Sputnik y le avisaré que no voy a la fiesta, no es como que le importe, pero de cierto modo quería que lo sepa. El teléfono se queda un momento en mi mano, comienza a vibrar, es Mons, sonrío, no conozco de mucho tiempo a Mons, es solo una chica que lee poesía y tiene una voz encantadora,

El Club de los Broken Hearts | 48


a veces creo que no le agrado tanto, por eso su llamada me sorprende, rompe con mi cotidianidad. Contesto a la llamada. “Guibs, presta atención” (Me encanta cuando dice eso) Me cuenta que ha visitado su antigua casa y a sentido cosas que no quería volver a sentir, mecuenta un poco del pasado, las historias de Mons tienen una vida propia en universo compartido, conozco y confundo a los personajes, pero siempre logran conmoverme. “Encontré este pequeño libro, la arquitectura de lo invisible” Mons me habla de Karla Marrufo, me cuenta de Lorca, de identidad secreta y de Prieto, personajes de los que no puedo hablar, pues ella posee copyright. “Es bastante bueno en realidad, pero tiene una crónica que siempre me rompe el corazón, te la leeré.” No sé si Mons es mandona o simplemente sabe que siempre le diré que si. “Se llama yo no sé mañana, por la canción ¿Si captas?” Ella comienza a leer, yo sigo en la cama y la escucho, al principio no entiendo mucho, pero disfruto de la voz de Mons y una que otra vez me comenta alguna parte. Yo simplemente la escucho y sonrío, juego con mi sombrero de jazzman, mientras siento que algo se mueve dentro de mí, poco a poco la crónica llamada “Yo no sé mañana” de Karla Marrufo en la voz de Mons es todo lo que quiero escuchar y no quiero que acabé, yo estoy en la crónica, soy un personaje en aquel recorrido por las calles

49 | El Club de los Broken Hearts


de una ciudad que conozco bien, pero que hoy me entero que alguien conoce mejor, me pregunto si Mons se sintió de la misma manera. Las letras de Karla, leídas por Mons me presentan el final, en un bar de karaoke y terminando con cambiar por siempre el significado de la canción “Yo no sé mañana”, ya nunca será más de Luis Enrique, ahora es de Karla Marrufo y su crónica, al menos para mí. Ella tiene que colgar y yo me despido, me gustaría que alguien me viera sonreír, me levanto de la cama, busco algunas monedas y salgo a tomar el bus para ir a una fiesta a la que no quería ir hace apenas unos párrafos. Pero ahora todo se ve diferente por las ventanas del bus ¿Cómo lo escribiría Karla? ¿Cómo sonaría narrado por Mons? Me bajo del bus en algún lugar cercano a la fiesta, me pierdo un rato por las calles de una colonia que desconozco, recuerdo lo mucho que amo perderme, pero tampoco dura mucho, encuentro la fiesta casi enseguida, puertas abiertas, paso de largo, pareciera que todo va terminando, llego bastante tarde, pero veo a una amiga sentada sola en una esquina, fumándose un cigarrillo, observando a los retazos de invitados que quedan en la piscina. Me nota y me sonríe. “¿Qué te tiene tan contento?” “Creo que me estoy enamorando…”

El Club de los Broken Hearts | 50


Rebeca Martell

51 | El Club de los Broken Hearts


Como todo buen viernes, heme aquí

que me inyecten el ombligo; pero esa

escribiendo a última hora, un “classic

tarde comprendí, que las escusas eran

Maria”. Siento que siempre me ha

para los tontos y que si iba a querer a

gustado vivir al límite, sufriendo un

alguien, iba a hacerlo y punto.

día antes de que todo pase porque las emociones fuertes están padres.

Existen muchos pretextos ante la vida, yo lo sé, mis amigos lo saben, incluso

Te cuento que mis días han sido

mi familia; no soy la persona más

complicados, que a principio de año

optimista, tampoco la más alegre, más

me sentía muy tranquila, pienso

bien soy medio amargada y me gusta

constantemente en Juan Gabriel y sus

quejarme un chingo de todo. También

canciones, la verdad no sé porque pero

entendí que no tengo que poner excusas

me gustan. Sabes, renuncié a mi ahora

ni disculparme por mi forma de ser,

ex trabajo, deje mucha gente atrás en un

que así como soy está chido, que las

intento de détox de cosas negativas en

personas que me rodean y me quieren

mi vida, ahora paso más tiempo conmigo

es porque soy como soy, “una morra de

y me gusta, también viendo a otras

la chingada” una vez me dijo un amigo,

personas, incluso hice nuevos amigos.

“esque nunca te callas Maria”, se que no

También he visto muchas películas de

fue su intención pero me sentí halagada,

anime que me han encantado, tuve el

porque no quiero callárme nunca.

valor (por fin) de ver Midori, la verdad me gustó pero no me gustó. Siento feo

He descubierto que si alguien va a estar

por los perritos, lo sabes.

es porque yo quiero que este y viceversa, que no tengo que pedir perdón por sentir

El año pasado la sufrí bastante, pero

con fuerza, por ser sensible, por llorar

lo peor fue los primeros días de enero

aveces, por reírme por tonterías, por

porque nunca me he cuestionado

hacer voces graciosas y hacer reír un

tanto la vida como la tarde que estuve

montón a mis amigos.

sentada frente al médico diciendome “amiga date cuenta, el estrés te está

También descubrí que la complicidad

chingando”, tenemos que operarte,

entre mujeres es genial, que los hombres

haciendome exámenes, viendo más el

son grandes consejeros, rompí todos

consultorio del doctor que la casa de mis

mis mitos; del amor, de la amistad, del

papás, cosa que sigue pasando, semanas

trabajo, de la vida. Sigo aprendiendo,

de insertidumbre donde no sabía si el día

sigo con los días queriendome más,

de los resultados todo saldría o muy bien

deconstruyendo y contruyendo.

o muy mal.

Recordandole a las personas que me importan porque es que me importan,

Afortunadamente aún no me voy a

siendo fiel a lo que pienso y siento.

morir, a menos que salga de mi casa y me atropelle una bici o me muerda un

Te quiere,

perro con rabia porque no me gustaría

Maria Rodriguez

El Club de los Broken Hearts | 52


Nephira Lorelei

53 | El Club de los Broken Hearts


Carta de las cosas que nunca te dije El Club de los Broken Hearts Editorial Independiente | 2018

AĂąo 02 | MĂŠxico


Fanzine "El club de los Broken Hearts" | Carta de las cosas que nunca te dije | 009  

Noveno ejemplar de "El Club de los Broken Hearts". Somos un Fanzine Mexicano, dedicado a compartir el trabajo de escritores, ilustradores, d...

Fanzine "El club de los Broken Hearts" | Carta de las cosas que nunca te dije | 009  

Noveno ejemplar de "El Club de los Broken Hearts". Somos un Fanzine Mexicano, dedicado a compartir el trabajo de escritores, ilustradores, d...

Advertisement