Issuu on Google+

06

Ecuador, 04.04.2011

el ciudadano

Consulta Popular

La Constitución le da derecho a la Pachamama y nosotros no vamos a permitir que, en espectáculos públicos, se mate al toro”

elciudadano.gob.ec

8

RAFAEL CORREA, Presidente de la República.

¿Está usted de acuerdo con que, en el cantón de su domicilio, se prohíba los espectáculos que tengan como finalidad dar muerte al animal?

En debate, la muerte de un animal por diversión Agrupaciones que defienden a los animales y aquellas que patrocinan las corridas de toros marcan sus posiciones, aparentemente, irreconciliables JANINA ZAMBRANO Comerciante

Considero que se debe respetar la vida de todos los seres incluidos los animales. No estoy de acuerdo en que se los mate como parte del espectáculo; sin embargo, no me opongo a que se realicen las corridas de toros.

CARLOS VILLAVICENCIO Abogado

No estoy de acuerdo con que se suspendan las corridas de toros, porque es una tradición muy popular de las fiestas de Quito. No creo que al ver sangrar al animal cuando le clavan las banderillas afecte sicológicamente.

RAQUEL TORRES Estudiante

Me apena que los animales deban ser torturados y sacrificados para divertir a otras personas. Ellos son seres vivos y merecen respeto. Simplemente no se deberían realizar las corridas de toros porque hay violencia.

DIANA NARVÁEZ Estudiante

Es una buena decisión que se haya impedido el ingreso de menores de 12 años a las plazas de toros, porque los niños se están formando y exponerlos a tanta violencia podría afectarlos sin que sus padres lo adviertan.

15

mil personas puede recibir la Plaza de Toros Quito

50

ETE / elciudadano@gob.ec

E

l debate de la pregunta 8 sobre la prohibición de espectáculos que tengan como finalidad la muerte del animal confronta con argumentos marcados a quienes defienden la vida y los derechos de todos los animales, contra aquellos sectores que justifican las tradicionales corridas que incluyen el sacrificio del toro como cierre de la fiesta brava. La corrida de toros es el espectáculo de masas más antiguo de España; sin embargo, el tratamiento que han recibido estos animales es cuestionado incluso al interior de ese país europeo, especialmente en ciudades como Barcelona y Las Canarias, que se han declarado antitaurinas. En Portugal, no se da muerte al toro dentro de la plaza. En América, además de Ecuador, también se efectúan estos eventos en México, Colombia, Perú y Venezuela. La fundación Protectora de Animales del Ecuador (PAE) sostiene que, en estas ferias, se tortura lentamente al animal. Expresa que el arpón de las banderillas, al ser insertado, destroza cartílagos, vasos sanguíneos, músculos y huesos. Finalmente, el toro es sacrificado en medio de la ovación del público. Para la coordinadora de PAE, Lorena Belolio, no se considera un justificativo decir que se trata de una tradición que no debe ser abolida. «Antes también era tradición vender haciendas con indígenas, pero eso se eliminó», dijo. Mientras tanto, Martín Calahorrano, presidente de la Unión Nacional de Espectáculos y Tradiciones Ecuatorianas (Únete), sostiene que la corrida de toros es una tradición que llegó con los españoles hace más de 500 años y agrega que, al suprimirse la muerte del animal, perdería su atractivo. A su consideración, esto conllevaría la pérdida de miles de plazas de empleo. También manifiesta que el éxta-

años de vigencia tiene la Feria Jesús del Gran Poder

$12 000 puede llegar a costar un toro de lidia

400 kg

el peso ideal de un toro

Constitución defiende derechos de la naturaleza

sis de las corridas de toros se alcanza cuando se da muerte al animal. Por ello asegura que el celebrar estos espectáculos sin incluir el deceso del toro de lidia no tendría el mismo significado y la raza de estos animales terminaría por desaparecer. De su parte, Lorena Belolio expresa que se sobredimensiona el número de personas que dependen de esta actividad y destaca

que los réditos económicos benefician sustancialmente a toreros extranjeros que obtienen ingresos hasta por $160 mil, en contraste con la baja remuneración que reciben los toreros nacionales. Asimismo aclara que los toros de lidia no están clasificados como una raza y existe duda de que sean una especie, sino que, a su criterio, son animales con una corpulencia desarrollada artificialmente.

A propósito de la pregunta de Consulta Popular sobre la muerte de animales en eventos públicos, la Constitución de la República garantiza los derechos de la naturaleza. El capítulo séptimo reconoce derechos a la naturaleza o Pachamama, donde se reproduce y realiza la vida. El artículo 71 señala que toda persona, comunidad, pueblo o nacionalidad podrá exigir a la autoridad pública el cumplimiento de los derechos de la naturaleza. Agrega que el Estado incentivará la protección de la naturaleza y «promoverá el respeto a todos los elementos que forman un ecosistema». En la argumentación de esta pregunta que fue aprobada por la Corte Constitucional, el Ejecutivo manifestó que el Estado ecuatoriano tiene como uno de sus objetivos erradicar la violencia en todas sus formas, ya sea que suceda entre personas o en contra de otros seres que igualmente tienen derecho a que su vida sea respetada, a pesar de que no gocen de racionalidad.

LEONARDO ANSELMI, coordinador y miembro de la Fundación Franz Weber, de Suiza

«LA CORRIDA DE TOROS NECESITA LA ÚLTIMA REFORMA QUE ES LA ABOLICIÓN» ¿Cuáles son las experiencias que se han vivido en otros países respecto a las corridas de toros? El 28 de julio de 2010, se abolieron las corridas de toros en Cataluña (España). Fue un día histórico verdaderamente. A nivel internacional, tuvo una repercusión mediática muy buena. Incluso recuerdo un titular de un diario inglés que decía, Llega a ilustración a Cataluña. ¿Y qué elementos confluyeron para que se tomara esta decisión histórica? Más o menos lo mismo que pasó en Canarias en el año 1992, donde también se abolieron

las corridas de toros. Los movimientos sociales promovimos la propuesta que luego pasó a ser una reivindicación social. Así como hay grupos que se oponen a las corridas de toros, existen también grupos en donde al niño ya lo llevan desde los primeros años para que sea un aficionado. Arthur Schopenhauer decía: «Todos somos libres de hacer lo que queremos, pero no querer lo que queremos», por lo cual yo me pregunto hasta qué punto todas aquellas personas que son taurinas han sido libres de ser taurinas.

¿Es decir que los han inducido, los han conducido para que justamente sean aficionados? Efectivamente, yo he estado en muchas plazas de toros, he ido a grabar, he ido a entender exactamente de qué se trataba todo esto. He visto niños desde muy pequeñitos llorando por lo que estaban viendo, pero sé que esos niños, a la tercera o cuarta vez que vayan, ya dejarán de llorar. Y le voy a decir una cosa, ningún taurino actúal soportaría ver una corrida de hace 50 o 60 años, en la que se destripaban 10 o 12 caballos por tarde. Entonces todo eso se ha ido reformando y ahora la corrida de toros necesita la última reforma y la última reforma que es la abolición.


Notas periodísticas sobre Pregunta 8