Page 25

0. 25

OPINIONES elCaribe, JUEVES 15 DE AGOSTO DE 2013

DESARROLLO

Los enemigos de siempre

MARISOL VICENS BELLO correo@cicom.com.do

S

on muchos los retos que tiene nuestro país y demasiados los problemas por resolver. Esto hace que ningún gobierno aunque realmente lo intentara, pueda resolverlos todos. Sin embargo, hay denominadores comunes, que de ser atacados, significarían un avance importante hacia su solución. Por ejemplo, no hay problema en nuestro país que no esté vinculado a una falta de cumplimiento con la ley, lo que a su

vez está atado a corrupción e impunidad. Nuestros grandes problemas tienen en su fuente un componente político, que hace que las decisiones necesarias no se tomen por no asumir costos políticos, por compromisos o simple conveniencia. Para muchos resulta frustrante que cosas que parecen ser tan evidentes, otros no puedan verlas. Todos hemos soñado con que ciertos problemas puedan resolverse, pero nos ha despertado el fracaso. Lo que pocas veces sucede es que se haga una reflexión profunda y desnuda de intereses de por qué a nosotros nos resulta imposible, lo que otros pueden lograr y, porqué no hacemos nada para luchar contra los enemigos que nos han ganado históricamente la batalla. Detrás de cada problema nacional no solo hay millones de víctimas, sino también un grupo de beneficiarios del estatus quo, que defienden a rabiar preservar lo que tienen, a veces sin darse cuenta de que tarde o temprano perecerá en sus manos. Lo

acontecido en Puerto Plata con el ilegal y abusivo allanamiento efectuado a la residencia de un ciudadano alemán retrata de cuerpo completo lo que sucede en nuestro país: autoridades que abusan de su investidura y se hacen cómplices de los delitos que están llamadas a prevenir, lo que se ha convertido en un lucrativo negocio y que afortunadamente algunos sí están dispuestos a enfrentar como llaneros solitarios. Hemos decidido vivir al margen de la ley, en la opacidad, fomentando que muchos no vivan de su salario sino de las coimas y aceptando que exhiban fortunas injustificadas sin ninguna consecuencia, que muchos negocios solo puedan sobrevivir no pagando impuestos o pagando solo una proporción, que cada ciudadano busque la manera de subsistir, prefiriendo no ganar transparentemente su salario, para no “perder” más de lo que está dispuesto en impuestos, que ninguna ley se cumpla a cabalidad pero al mismo tiempo las autoridades

quieran imponer todo su rigor cuando les conviene, que no tengamos informaciones veraces, ni estadísticas creíbles porque la mentira, la falta de transparencia, la connivencia, la informalidad y la manipulación son parte esencial de nuestro sistema operativo. Si queremos avanzar hacia el desarrollo tenemos que cambiar esta realidad, en la que la mentira no es perjurio sino práctica tolerada, el sistema impide la transparencia y las autoridades pretenden hacer cumplir, lo que ellas no cumplen. En el aniversario de la restauración de la República debemos pensar que nuestros enemigos siguen siendo los mismos: la corrupción, la falta de cumplimiento con la ley, la impunidad, la carencia de una verdadera conciencia republicana y ciudadana. Mientras no los enfrentemos, cualquier logro será peregrino y no hará que este país cambie, como algunos aún soñamos. l La autora es abogada.

COMUNICACIÓN

Sobre malas entrevistas y más

LEILA MEJÍA leila.mejia@gmail.com

E

s un gran reto para las personas que trabajamos en los medios de comunicación lograr que una entrevista aporte informaciones novedosas y sea realmente interesante. Lo más común es acomodarse en hacer preguntas de rutina que parecen sacadas de un guión, como “cuáles son

sus planes” o “cuáles son sus expectativas”, y a su vez estas preguntas reciben respuestas prefabricadas y tan ensayadas que los invitados, que casi siempre son los mismos que repiten habitualmente en radio y televisión, tienen décadas sin algo nuevo que decir. Por otro lado, hay errores que desnaturalizan el propósito de una entrevista pero que se cometen con tanta frecuencia que en muchos casos se han convertido en normas. Por ejemplo, aunque se supone que la finalidad de entrevistar es obtener respuestas e información por parte del entrevistado, son demasiados los entrevistadores que utilizan el momento de la pregunta para “demostrar que saben” y hacen largos monólogos que no sólo distraen al interlocutor y lo divorcian de la pregunta inicial, sino que, sin dudas

BUEN OFICIO

“Expectativas” DE CARA a mañana, 16 de agosto, todo es

“expectativa”, como es costumbre nacional. Hay quien opta por nunca hacerse mayores expectativas, para evitarse decepciones dolorosas. Algunas fuentes lo ven improcedente. Recomiendan a las personas esperar siempre lo máximo, pues tendemos a crear lo que anticipamos. Resaltan que sin expectativas las personas no podrían emprender ninguna actividad orientada al futuro. Están integradas al

aburren al público. Otro ejemplo es el entrevistador que hace la pregunta, acto seguido la responde él mismo, y al final del discurso no le queda más alternativa al invitado que decir “así es” o “muy buena tu pregunta”, como muletilla idónea para tratar de salir de una situación incómoda. También están los comunicadores que pretenden competir con sus compañeros de labores por “tiempo en cámara” y cuya prioridad por ende es hablar mucho, aunque tenga poca relevancia y hasta en ocasiones no tenga sentido lo que dicen. Y por supuesto no pueden faltar los que utilizan palabras rebuscadas que confunden al invitado y al auditorio con el objetivo de parecer intelectuales, los que hablan en parábolas para parecer misteriosos y profundos, los que intentan inducir respuestas y se molestan si

no obtienen las que quieren, los que predican imparcialidad pero la opacan con intolerancia, los que no tienen idea de quién es el invitado y por ende hacen preguntas desconcertantes, los que interrumpen y hasta insultan para provocar y ganar “ratings” en perjuicio de una entrevista enriquecedora, entre tantos otros casos. Ejemplos internacionales de triunfadores como Charlie Rose, Nancy Grace y muchos más demuestran que informarse bien sobre el invitado y hacer preguntas precisas, breves y concisas es la fórmula adecuada para lograr entrevistas de éxito. Ojalá los que estamos en esto nos tomemos el tiempo de voltear la mirada hacia los medios del primer mundo y aprender de ellos en beneficio de la comunicación dominicana. l La autora es abogada

ROSAS PARA EL ALMA ADN y decirnos “no te hagas esperanzas”, equivaldría a contrariar una programación genética vinculada a la evolución. Ir por la vida esperando muy poco, es la mejor forma de asegurarnos decepciones en vez de evitarlas. Nuestras expectativas influencian tanto nuestro comportamiento como el de quienes nos rodean. l

CLAUDIA FERNÁNDEZ LEREBOURS claurinaferle@gmail.com PERIODISTA

¡Al borde! LAS VIDAS al borde son un estilo de vida

que no forma parte ni del centro, ni del abismo. Están sostenidas en aplausos sin rostro, en “amigos de estación” y en la astucia de ciertos gurús que en verdad son “magos” haciendo de la apariencia algo real; aduladores temerarios, creyentes de sus fábulas. Sus enfoques no son más que el punto de equilibrio de un acróbata, tratando romper un récord que reflejará su verdadero impacto en una tabla

de laboratorio o en el corte en zig zag de un estado bancario. Tenemos sólo una vida, vivámosla sabiamente, un día a la vez. Dios está disponible para cada uno de sus 86,400 segundos. Con Él nunca caerás. Equilibrio exterior es inteligencia divina gobernando nuestro hombre interior. l

LUCY COSME rosasparaelalma@gmail.com @lucycosme

elCaribe  

elcaribe, impreso, periodico

Advertisement