Page 57

taMBién euGenio danyanS, otro investigador de lo insólito, cree que la visión de las líneas invita a pensar en un planisferio con señales para un posible campo de aterrizaje de naves estelares reservado para los hijoS del Sol venidos del cielo. Esta hipótesis, que también se refleja en la leyenda del origen de los incas, mencionada por el cronista mestizo Garcilaso de la Vega (Hijo de una princesa Inca), en su libro Comentarios Reales de los Incas y que hasta el momento era la más aceptable, espera hallar algo que la confirme. Mientras tanto, nos encontramos con otra hipótesis, la de los Aeronavegantes preincáicos, pertenecientes a la cultura Nazca. Pero nótese que dijimos preincáicos y no incaicos, porque algunos de los gigantesco geoglifos de la pampa de Nazca, están cortados por una ruta incaica. Esto nos indica que estos dibujos ya no significaban nada en tiempo de los Incas, porque sabemos perfectamente que ellos nunca destruyeron algo que para los vencidos era sagrado. Hace un tiempo atrás, la revista alemana “Der Spiegel”, publicó una noticia muy interesante, según la cual el arqueólogo M. Debakey, director de la Sucursal “International Explorers Society”, en Lima estaba construyendo, con tejidos regionales de la zona un globo, que sería lanzado desde el desierto de Nazca. Este globo, cuya forma más parecía la de un Tetraedro, recordaba a la de un motivo cerámico, que muy a menudo se repetía en la época del florecimiento de la cultura Nazca. La “góndola” de 2,5 metros de largo, está trenzada con fibras de paja de las riberas del Titicaca. Un globo de ensayo, de seda, de la misma forma que luego tendría el “Kon-tiki” del aire ya fue probado y alcanzó una altura de 457 metros. Dicho sea de paso, el desierto de Nazca tiene unas condiciones meteorológicas excelentes para el vuelo en globo. Hasta una altura de 1,500 metros no existe viento a la mañana. Según el señor Debakey, la zona de Nazca ofrece las mismas condiciones climáticas que las de Alburquerque en Nuevo México, donde todos los años se realiza el mayor campeonato de vuelos de globos del mundo. Pero, el arqueólogo Debakey no sólo estaba construyendo el globo, sólo porque figuraba como motivo cerámico de la cultura Nazca, o porque las telas encontradas en la región se presten de manera muy especial para la confección de ese globo, o porque las condiciones climáticas son excelentes para el vuelo en globo, o porque las figuras gigantescas de Nazca, solamente son apreciables desde una altura de por lo menos varias decenas de metros, sino porque a raíz del informe del P.J. Ingeniero Bartolomeo Lorenzo de Guzmao, tuvo la idea de que los antiguos habitantes de América eran aeronaveGanteS. Guzmao había realizado hacia fines del siglo XVII un viaje en calidad de misionero a través de Brasil hasta los Andes. “Allí - informa el Padre - vi como los indígenas viajaBan con naveS en el cielo”. En la corte del rey de Portugal, Joao V, quién lo llamó inmediatamente debido a ese informe a Lisboa,Guzmao demostró lo manifestado. En “atención” a su vuelo, que se produjo 74 años antes del primer vuelo de hombres por los aires (que fueron en 1873 Pilatre de Rozier y D’Arlandes en un globo de aire Montgolfier), Guzmao fué desterrado de Portugal por la Inquisición debido a este testimonio. Por curiosidad, una serie de estampillas de Brasil del año 1929, recuerda el vuelo histórico de Guzmao, que le consagró como el Primer Aeronavegante del globo terrestre. Debakey siguió estudiando y encontró otra mención de los aeronavegantes indígenas en las leyendas sobre el joven Inca ANTARQUI, cuya estatua se encuentra en el hall central del Aeropuerto internacional Jorge Chávez de Lima. (Aunque actualmente no hay referencia inmediata alguna de que se encuentre todavía allí, sino posiblemente en la escuela de Aviación Civil de Collique). Según las leyendas incas, Antarqui volaBa delante de Su ejercito, Para Poder oBServar de eSa Manera, la diStancia y uBicacion del eneMiGo, aSi coMo SuS MoviMientoS. También quisiera mencionar, por curiosidad lo

que detalla el Diccionario Enciclopédico Hispano americano de Literatura, Ciencias y Artes, del año 1912 sobre el Padre Bartolomeu Lorenzo de Guzmao, detalles que hacen aún más enigmático su invento, copia de lo que vio. Así se lee el texto a continuación : GuzMan o GuzMao, BartoloMeu lorenzo.- Ingeniero y Misionero Brasileño. Nació en Santos, hacia el año 1685. Murió hacia el año 1724. Vino a Europa a seguir los cursos de la universidad de Coimbra (Portugal), en la que se desarrolló su afición a las ciencias físicas. Concibió el designio de construír una máquina por medio de la cual Pudiera elevarSe Por loS aireS, y a mediados del año 1709 estaba terminada y Podia Funcionar. Uno de los individuos más acreditados de la Academia de Ciencias de Lisboa, llamado Freire do Carbalho, que parece haber examinado todos los documentos relativos a este hecho científico, dice positivamente que “del examen de las diversas Memorias, ya impresas, ya manuscritas, se deduce que el Padre Guzmao había inventado una máquina, con ayuda de la cual Podia tranSPortarSe Por loS aireS de un luGar a otro”. - pero añade también : “ que es imposible, por estas mismas descripciones, formarse una idea exacta de como era la máquina”. Parece también que Guzmao aplicaba e este género de aerostato la Electricidad y el Magnetismo, combinados, combinación que aún en nuestros días ha sido aplicada a ciertos vehículos para suplir la acción del vapor. Según esta descripción, la máquina ofrecía el aspecto de una Barca, pero el medio por el cual pretende que se movía desmiente los principios vulgares de la Mecánica. No se puede aducir que no sea posible conocer hoy los procedimientos de la Mecánica usados entonces para la ejecución de su invento. Algunos estudiosos se manifiestan algo menos reservados en la descripción de la máquina. Tenía - dicen - la forma de un Pajaro lleno de tuBoS, Por loS cualeS el viento PaSaBa Para llenar de aire una eSPecie de recePtaculo, Por Medio del cual Se elevaBa. Si no había viento, el inventor obtenía el mismo efecto por medio de MaquinaS MetalicaS diSPueStaS en el cuerPo del aParato . La ascensión debía producirse por la atracción eléctrica de ciertas piezas de Ambar, establecidas en la parte superior y por dos esferas situadas en la misma parte e imanadas. Esta descripción, sin duda parecerá muy extraña a los hombres de ciencia. Existen también, en este caso, referencias de una prueba hecha ante el público por parte de Guzmao, esta se habría realizado el 8 de Agosto de 1709, desde la torrecilla de Casa da Inda, y que llegó a franquear el extenso espacio que existía entre el edificio y el Terreiro de Pace, cerca del cual descendió. El pueblo de Lisboa fue testigo presencial del hecho y le dio al aparato el nombre de “O Volador” (El Volador). Tal vez , aparezca algún día algún archivo (¿en la universidad de Coimbra ?), los manuscritos del citado inventor, que permiten redescubrir o reconstruir su máquina, y tratar de demostrar que esta idea surgió de los andes, cuando los preincas eran los primeros aeronavegantes de nuestro planeta. A manera de epílogo, puedo hablarles de que en los últimos años se han descubierto en excavaciones arqueológicas huacos precerámicos peruanos especialmente de las culturas Mochica, chimú y especialmente nazca, con formas que sugieren caScoS y trajeS de aStronauta, y ForMaS coMo de Platillo volador. Incluso podemos mostrar un huaco encontrado en la selva de Ecuador con una indumentaria completa de un aStronauta de la antiGÜedad. Misterioso, no? Mario zeGarra

GPS #2 - Enero de 2012  

Primer número del año, en GPS. En esta ocasión, entrevistamos a Mabel Katz, guía de Ho´oponopono, quien nos cuenta todo lo concerniente a su...

Advertisement