Page 50

El camino a la salud

Cuando tu piel es lo que importa Aunque el uso de sistemas basados en radiofrecuencia se llevan aplicando en medicina desde la década de los cuarenta, el avance de nuevos desarrollos, acompañado de la realización de numerosos estudios clínicos, nos están ofreciendo cada vez más la posibilidad de utilizar las ondas electromagnéticas en tratamientos no ablativos en el campo de la medicina estética.

uno de loS objetivos que perseguimos con la Radiofrecuencia, es modificar el tejido conjuntivo de la piel y como consecuencia, la generación de nuevo colágeno. Para ello es necesario calentar interiormente la hipodermis, llegando a una profundidad de 4mm 6mm, elevando la temperatura hasta que en la epidermis midamos 40º - 42º, evitando producir quemaduras o dolor no soportable. Dado que con la Radiofrecuencia el calor se genera en el interior y se traslada hacia el exterior, conseguimos elevar la temperatura interior sin dañar la capa superficial de la piel. Otros mecanismos que pueden producir hipertermia por luz, como pueden ser infrarrojos, láser o IPL, basan su forma de generar calor en el organismo en un haz de luz que fluye desde fuera hacia dentro, esto es calentando la piel primero e introduciendo el calor hacia el interior. Además en tecnologías como las del láser, su acción no es válido para ciertos tipos de piel. Recientemente se ha comprobado también, que la Radiofrecuencia es un mecanismo muy adecuado para la reducción de grasa localizada y celulitis. Para ello es necesario que su capacidad de profundizar sea mucho mayor que lo era hasta la fecha, llegando a capas de más de 10mm, incluso hasta 18 o 20mm en el interior de la dermis. A través de temperaturas altas en el interior la radiofrecuencia puede ayudar a vaciar las células grasas de triglicéridos y ácidos grasos sin llegar a destruirlas. Se sumaría así, este efecto al anteriormente descrito, de modificación del tejido conjuntivo. Otras técnicas capaces de llegar a producir efectos similares en la celulitis como son los ultrasonidos se basan en la destrucción

de la célula por impacto sónico, efecto cuya repercusión puede afectar a todo el tejido del área, principalmente los tejidos óseos. EFECTOS La base de todo el proceso biológico que se genera en el organismo, viene originada por la resistencia de los tejidos al paso de la RADIOFRECUENCIA, lo que provoca una elevación interna de la temperatura de los tejidos. El organismo para defenderse de esta "amenaza" térmica envía sangre a la zona . Este aumento circulatorio trae consigo una mayor cantidad de oxígeno (aumento de la tensión de oxígeno en sangre), mientras se reduce el dióxido de carbono (disminución de la tensión del dióxido de carbono) y disminución de las toxinas que rodean a la célula. La hipertermia local generada produce además una disminución apreciable de la viscosidad de los líquidos y de los coloides orgánicos, lo que facilita los desplazamientos y el intercambio iónico, la vasodilatación, la apertura de capilares, el aumento del flujo capilar, la mejora del trofismo tisular y la reabsorción del exceso de líquidos intercelulares. Otro efecto muy positivo de la Radiofrecuencia es su acción contra una de los principales causas del envejecimiento celular que sucede cuando el mecanismo de regulación metabólica pierde su capacidad de equilibrio. La celulitis, la flacidez, las arrugas y otros signos de envejecimiento aparecen cuando el organismo disminuye su capacidad de reequilibrio u homeóstasis. En condiciones normales, este equilibrio se realiza de forma automática, pero por di-

ferentes motivos, principalmente el paso del tiempo, este mecanismo llega a bloquearse por un aumento de la impermeabilidad de la membrana celular que la Radiofrecuencia ayuda a permeabilizar. A través de la activación de los biopolímeros y receptores celulares y de los mecanismos internos de la célula, los efectos de la Radiofrecuencia contribuyen a la expulsión de los residuos procedentes de la combustión de su metabolismo interno, recibiendo así la célula un mayor aporte de nutrientes y oxígeno provenientes del líquido intersticial, consiguiendo devolver de nuevo a la célula a un estado de equilibrio. Adicionalmente a todos efectos, la acción térmica inducida de la Radiofrecuencia produce un efecto descontracturante, analgésico y sedante que llega a crear un efecto de bienestar en la persona sometida a tratamiento. La característica fundamental de un equipo de Radiofrecuencia es precisamente lo que da base a su nombre, la frecuencia de uso. Después de muchas investigaciones clínicas se ha llegado a determinar que las frecuencias seguras para el uso en este tipo de tratamientos están en el rango de 300 kHz a 4 MHz. Para obtener con Radiofrecuencia efectos físico-químicos en el organismo, el aparato utilizado debe ser capaz de hacer circular por el cuerpo una intensidad de al menos un amperio (1000 mA). Con esta intensidad de corriente a frecuencias bajas, incluso con corrientes muy reducidas, se pueden producir efectos excito-motrices musculares o de fibrilación cardíaca. A frecuencias altas (onda corta) el efecto no es tan peligroso a priori pero si es impre-

GPS #2 - Enero de 2012  

Primer número del año, en GPS. En esta ocasión, entrevistamos a Mabel Katz, guía de Ho´oponopono, quien nos cuenta todo lo concerniente a su...

Advertisement