Page 44

del mundo, aquellos que, a pesar del paso del tiempo, seguían estando vivos. Los seguidores del gran credo mutwa, quienes habían recibido la historia de los dioses chitauri, de sus propios chamanes. A través de estos “doctores”, me fui enterando de algo que no se cuenta en ninguna relato, libro, o artículo de los grandes doctores de este mundo. Según el chamanismo, en un tiempo sumamente remoto, había llegado a la tierra una criatura como nunca antes se había visto. Un ser que, al parecer, ni siquiera era físico. Ellos lo identificaban como un “humo oscuro” que, algunas veces, tomaba la forma de un pez, que saltaba y revoloteaba por los alrededores. Esta criatura no se alimentaba como los demás, lo hacía de cierta energía que desprendía el ser humano ante ciertas situaciones de ira, furor, pasión… Es decir, sentimientos sumamente fuertes. Pero los antiguos chamanes descubrieron como liberarse de él. Al ver esta resistencia, el “humo oscuro” decide darle algo al ser humano, algo que los privase de esa liberación. Así, este ser, que provenía de los rincones más oscuros del universo, podría mantener a su presa para siempre bajo su dominio. De este modo, “humo oscuro” decidió darle su mente, unirse al ser humano, entregarle sus conocimientos y atrofiar a la raza de este planeta, haciéndola dependiente de sus sentimientos. ¿Nunca has sentido que hay algo malo en el mundo y que no sabes qué es? ¿Qué el mal de este mundo tiene un origen físico y que poseemos las herramientas para liberarnos de él? LA GARRAPATA EXTRATERRESTRE Dicha criatura siguió ligada a nuestro ser por generaciones, manipulando nuestros sentimientos para extraer de nosotros el alimento que los convierte en inmortales y, más aún, ser capaces de manipular los elementos externos para influir en el ser humano. Básicamente, nos convirtieron en una “una granja humana”. Como dice el señor Friendo, al servicio de los dioses. Poniendo mi atención en estas características, no puedo dejar de pensar en lo lógico que suena esto a la luz de eventos que forman parte de la mitología urbana, como son “El abominable hombre de las nieves” o el “Chupacabra”. Acaso estas criaturas, no provocan el efecto de miedo que hace que fabriquemos el alimento de este “dios”? La criptozoología está llena de estas figuras, puestas ahí, para permitirnos dar rienda suelta al pavor, sin que podamos jamás encontrar una explicación o prueba fehaciente de su existencia. Ahora, volviendo a al ovnilogía, podemos preguntarnos, si no hay en esas historias, pruebas de la existencia de vida extraterrestre, o si esos avistamientos de ovnis y abducciones no serían producto de este “humo oscuro”, para producir miedo en los humanos testigos? Eso explicaría todos lo presenciado en ese campo o, al menos la mayoría, como simples creaciones de esta garrapata de la cual no tenemos clara conciencia. Ante toda esta información, debo señalar un fenómeno de la ovnilogía que siempre me llamó la atención, la evolución de los avistamientos ovni desde los años 60. Estos objetos tenían como característica principal su forma, con ventanillas, una escalerilla y sus tripulantes que bajaban con una pequeña capa. Hablamos de imágenes reales por comprobación. ¿Una nave interespacial necesitas ventanillas, una escalerilla? Y el tripulante, para qué diablos llevaba una pequeña capa en la espalda? Elementos completamente inútiles para seres supuestamente superiores tecnológicamente. En los años 80, vemos un cambio rotundo, ya no hay ventanillas ni escaleras, y el platillo ya tiene una forma más ovalada incluso cilíndrica y sus tripulantes o son seres grises o criaturas con una imagen amenazadora

GPS #2 - Enero de 2012  

Primer número del año, en GPS. En esta ocasión, entrevistamos a Mabel Katz, guía de Ho´oponopono, quien nos cuenta todo lo concerniente a su...

Advertisement