Issuu on Google+

pág. 05

pág. 06

pág. 10

La Segunda Venida

El mensaje debe ser

¿Cómo será

de Cristo

“Cristo viene pronto”

el Arrebatamiento?

Guía de Adoración e Intercesión Edición 58

Suplemento de Edificación para el Cuerpo de Cristo A.M.M. de Rony Chaves


LA PROFECÍA DE DIOS

SE CUMPLE

Lo bello de la profecía bíblica es que ella por sí misma se cumple; se fortalece con los años y se confirma con el venir de los hechos y acontecimientos en las naciones. Aleluya.

Octubre 2013

¡CRISTO VIENE! III PARTE

Contenido A 6 meses de la Inauguración

Pág. 03

El Arrebatamineto de la Iglesia

Pág. 04

La Segunda Venida de Cristo

Pág. 05

El mensaje debe ser “Cristo viene pronto”

Pág. 06

Los Profetas,La Segunda Venida de Cristo y la Gloria Postrera

Pág. 08

Agenda de Oración

Pág. 10

Cómo será el arrebatamiento

Pág. 10

Activa Europa Central en Imágenes

Pág. 11

La intención al presentar esta serie en Arpas y Copas, fue y continúa siendo, alertar al pueblo de Dios ante la II Venida del Señor. Quiera Dios usar estas notas para animar al lector a consagrarse más y a esperar con fe la gran manifestación en gloria de Cristo. Ineludiblemente, Jesucristo viene pronto.

Apóstol Dr. Rony Chaves

La Esencia de Todo: Dios tiene todo bajo control Las noticias que traen nuestros diarios suenan más a una pasmosa ficción que a verdad. Recibimos dosis diarias de noticias sobre elevados precios de alimentos, desastrosas condiciones atmosféricas, crisis de energía, y tormentas e inundaciones que establecen marcas, causando devastación en el mundo. Cuando el tiempo debería de haber sido bueno y soleado, han batido tornados e inundaciones. En donde el tiempo antes era frío, se ha vuelto extrema e intempestivamente caluroso. Los meteorólogos hacen cuanto pueden para predecir esos desastres y analizarlos conforme van teniendo lugar, pero ninguno de ellos puede explicar qué está causando que ocurran cambios de tiempo con tanta frecuencia. Muchas personas hoy en día están convencidas de que el mundo está fuera de control. Instituciones que han merecido siempre nuestra confianza parecen estar desintegrándose. El gobierno ya no puede proporcionar soluciones, y hasta los más sagaces líderes mundiales quedan desconcertados por las condiciones reinantes en el mundo. El hecho de ver como altos funcionarios se encogen de hombros y confiesan que no comprenden, más de lo que nosotros comprendemos, lo que está sucediendo, hace desmoronarse nuestra confianza y nos deja frustrados. Ya no existen más respuestas simples a

nuestras complejas preguntas. A la luz de lo que hemos visto en estos últimos cinco años en materia de violencia, inmoralidad, crimen, ilegalidad, desorden y tragedia ¿Puede imaginar usted qué es lo que vamos a presenciar en la próxima década?

un principio de dolores. Sin embargo, el mensaje de la Biblia a todos los verdaderos creyentes es: “Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.” Lucas 21:28.

La forma en que las tragedias y los desastres están batiendo a la tierra con tanta frecuencia e intensidad, sugeriría que la tierra está sufriendo dolores de parto. La Biblia dice que Dios va a crear un cielo nuevo y una tierra nueva. Esta vieja tierra pasará, y ardiendo será deshecha. Los mismos elementos se fundirán y se acabarán. Estamos presenciando no tanto la agonía y muerte de un viejo mundo – sino el nacimiento de uno nuevo. Estos son días emocionantes para los verdaderos cristianos. Dios, en su amor y misericordia, está permitiendo que los desastres aflijan a la tierra como advertencia a todos los que oigan, que Jesús va a retornar, y que es hora de prepararse. El ama demasiado a sus hijos como para llevar a efecto su nuevo reino sin advertencia previa. Estos desastres son una especie de cuenta descendiente, demasiado dolorosa para ignorarla, “orquestada” por Dios a fin de preparar el escenario para los momentos finales del tiempo. Habrá más hambres, más pestilencias, más terremotos en más lugares. Y todo esto no es más que

Los hombres desfallecen por el temor de las cosas que sobrevienen a esta tierra. La gente está atesorando cada vez más, ahorrando más y más y preparándose para la recesión económica de alcance mundial que está por venir. Hasta cristianos devotos se están contagiando con esta ola de temor y ansiedad en cuanto al futuro. ¿Es realmente posible que el fin del mundo se nos viene efectivamente encima? ¿Es éste el mismísimo momento de los tiempos que todos los profetas de la Biblia predijeron que vendría? ¿Estamos viviendo realmente en la generación en que todas estas predicciones se cumplirán? ¿Puede aún el más devoto cristiano comprender siquiera remotamente cuán terriblemente cerca está nuestra tierra a su hora de medianoche? Hasta la persona más dudosa de la tierra debe admitir, en sus momentos de sinceridad, que algo apocalíptico esta teniendo lugar en el mundo. Junto con la visión de las calamidades,

“Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.” Génesis 5:24

Pastor David Wilkerson Dios me dio un mensaje de esperanza muy especial para todos los verdaderos creyentes. Pregunté a Dios con desespero acerca de todas las cosas que veía venir. Le pedí que me mostrara cómo los cristianos podían hacer? ¿Cómo pueden los cristianos impedir que entre el miedo en su corazón? ¿Cómo pueden afrontar todos esos reportes noticiosos y prever todas las calamidades y desastres, sin temer por su hogar y por sus hijos? ¿Renunciarán y transferirán este viejo mundo al diablo, dejando que se salga con la suya? ¿Liquidarán todas sus cuentas, conservando para el futuro algunas reservas en el banco, y luego tratarán solamente capear todo el temporal – en la esperanza de que habrá de venir un mejor día? ¿Comprarán una granja o un pedazo de tierra y huirán al campo – esperando poder escapar de las tragedias venideras? ¿La pasarán comiendo, bebiendo y divirtiéndose – simplemente viviéndola – sabiendo que tiene la muerte pendiente sobre sus cabezas? ¿Dejarán que su motivación muera y se rendirán al temor? ¿Abandonarán todos sus sueños y ambiciones y se volverán como ermitaños que buscan la verdad? Estimado amigo, escuche lo que el Espíritu Santo me dijo. Fueron nada más que cinco breves palabras, pero tan poderosas, que despertaron en mí una gloriosas nueva esperanza y nueva fe. Esas cinco breves palabras son: ¡Dios tiene todo bajo control!


Edici贸n 58 | 隆Cristo Viene! III Parte | Octubre 2013

03


04

Edición 58 | ¡Cristo Viene! III Parte | Octubre 2013

El Arrebatamiento de la Iglesia “He aquí, os digo un misterio: Todos ciertamente no dormiremos, más todos seremos transformados, en un momento, en un abrir de ojos, a la final trompeta; porque será tocada la trompeta, y losmuertos serán levantados sin corrupción, y nosotros seremos transformados. Porque es menester que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y esto mortal sea vestido de inmortalidad” (1 Corintios 15:51-53) Pablo nos cuenta, en estas palabras, de la traslación de la Iglesia. Un tipo de Cristo raptando a sus Santos se encuentra en la historia de Elías y Eliseo (2 Reyes 2). Estos dos hombres cruzaron el río Jordán y luego continuaron su viaje hacia los montes en la distancia. Dios le había dado a Elías una promesa de que Él lo alzaría ese día “en un torbellino del cielo” (2 Reyes 2:1) y los dos hombres caminaban conversando el uno con el otro, cuando sucedió esa cosa maravillosa. Repentinamente “he aquí, un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos: y Elías subió al cielo en un torbellino” (2 Reyes 2:11) Ahora, este caso notable es el tipo del rapto de la Iglesia que tendrá lugar cuando venga Cristo. El Apóstol Pablo nos habla de esto en 1 Tesalonicenses 4:13-17: “Tampoco hermanos, queremos que ignoréis acerca de los que duermen, que no os entristezcáis, como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Él a los que durmieron en Jesús. Por lo cual, os decimos esto en palabras del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no seremos delanteros de los que durmieron. Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero; luego nosotros, los que vivimos, los que quedamos, juntamente con ellos seremos arrebatados en las nubes a recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”. La gran diferencia entre el cristianismo y todas las demás religiones es la esperanza de la resurrección de los muertos. Otros grandes líderes religiosos han muerto, pero sus cuerpos todavía están en la tumba. Solo la tumba de Cristo está vacía. Él no está allí ¡ha resucitado! ¡Y porque ÉL vive, nosotros también vivimos! La muerte es el enemigo más grande del hombre. Que triste es ver a un padre afligido por un hijo perdido, o una esposa o marido agobiado por un ser amado que se ha ido. A veces la pena es tan fuerte que parte el mismo corazón de una persona. La vida parece que ya no vale vivirse. Pero Pablo previene a los cristianos que no se entristezcan como aquellos que no tienen esperanza, porque ellos verán a sus seres queridos nuevamente. Las escrituras enseñan, “partir del cuerpo, y estar presentes al Señor” (2 Corintios 5:8). Cuando el mendigo Lázaro murió, fue al seno de Abraham (el nombre judío del paraíso). Allí estaba en paz y consuelo (Lucas 16). Nuestros seres queridos que han muerto en Cristo están en el paraíso, un lugar en donde están esperando hasta la venida de Cristo. No sabemos todo respecto del paraíso. Pablo, que visitó ese lugar, declaró que era tan maravilloso que no se le permitía revelar todo lo que vio o escuchó.

Ahora, cuando Cristo regrese en las nubes del cielo, dos cosas acontecerán casi simultáneamente. Primeramente los muertos en Cristo resucitarán. Que pueda haber una resurrección las ha parecido a las gentes ser una imposibilidad. “¿Cómo puede Dios levantar a los muertos?” preguntan. Pablo utilizó una ilustración sencilla para contestar esta pregunta. (Véase 1 Corintios 15:35-50). Dice, miren cómo un grano de trigo es plantado en la tierra fría oscura. Allí yace y muere. No obstante, sucede una cosa extraña. ¡Al morir brota a nueva vida! Así, dice Pablo, es la resurrección. Si Dios podía hacer que el grano de trigo brotará de muerte a vida, cuanto más podrá y hará ÉL que los hombres cuando mueran sean levantados a una nueva vida. ¡De cuanto más valor es un hombre que un grano de trigo! ¿Qué clase de cuerpo será el cuerpo resucitado? Pablo dice que será un cuerpo espiritual. Será un cuerpo semejante al cuerpo glorificado de Cristo. Después de la resurrección, Cristo podía manifestarse físicamente a sus discípulos. Ellos lo podían tocar, y conversar con Él igual que antes. Aun cuando Él era de otro mundo, el Señor podía adaptarse plenamente a las leyes de esta tierra. Podía hablar y andar y tener comunión con sus discípulos, o, si así lo deseaba, podía viajar i n s t a n t á n e a m e n te de un lugar a otro. Más importante, Él nunca podría morir nuevamente y aquellos que creen en Él resucitarán y nunca más morirán. La segunda cosa que tendrá lugar cuando Jesús venga será la traslación de los vivos, en la misma forma que Elías fue llevado al cielo. Aquellos que estén vivos a la venida de Cristo nunca morirán, sino que será arrebatados y llevados a recibir al Señor en el aire. Ay, no todos los que profesan ser cristianos estarán listos cuando venga Jesús. El Señor dijo, “Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado: Dos mujeres en un molinillo; la una será tomada, y la otra será dejada. Velad pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir nuestro Señor” (Mateo 24:40-42) Para fijar en el ánimo de sus oidores la necesidad de estar listos para su venida, el Señor contó una parábola de cinco vírgenes prudentes y cinco vírgenes fatuas que salieron a recibir al esposo. Leamos cuidadosamente esa parábola: “Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes, que tomando sus lámparas, salieron a recibir al Esposo. Y las cinco de ellas que eran prudentes, y las cinco fatuas. Las que eran fatuas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; más las prudentes tomaron aceite en sus vasos juntamente con sus lámparas. Y tardándose el esposo, cabecearon todas, y se durmieron. Y a la media noche fue oído un clamor: He aquí, el esposo

viene: salid a recibirle. Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y aderezaron sus lámparas. Y las fatuas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Más las prudentes respondieron, diciendo: Porque no nos falte a nosotras y a vosotras, id antes a los que venden y comprad para vosotras. Y mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban apercibidas, entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. Y después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: Señor, ábrenos. Mas respondiendo él, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre a de venir” (Mateo 25:1-13) La parábola enseña claramente que cuando Cristo venga, algunos de sus seguidores estarán listos para encontrarle, pero otros no. Solamente aquellos que tienen el aceite del Espíritu Santo en sus vasos con sus lámparas estarán listos cuando venga el Esposo. Después de que la puerta se haya cerrado, ninguno podrá entrar. Y ahora preguntáis, ¿qué sucederá en la tierra después de que Cristo venga por sus santos y los arrebate al cielo? Como ya hemos dicho, las Escrituras enseñan que en este tiempo surgirá un hombre de pecado, un anticristo que extenderá su reino sobre gran parte de la tierra. Su reino maligno resultará en el descenso de las naciones del mundo en las angustias de la Gran Tribulación. La Gran Tribulación “Porque habrá entonces grande aflicción, cual no fue desde el principio del mundo hasta ahora y será. Y si aquellos días no fueran acortados, ninguna carne sería salva; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados” (Mateo 24:21-22) Hemos notado que el capítulo 13 de Apocalipsis nos cuenta acerca del surgimiento de la “bestia” o anticristo. El espíritu de ese poder bestial está en el mundo ahora en la forma del comunismo. De este espíritu saldrá un rey malvado que ejercerá dominio sobre mucha parte de la tierra durante los días terminales de esta época. Pablo habla de él como el hombre de pecado o hijo de perdición, en 2 Tesalonicenses 2:3-4: “No os engañe nadie en ninguna manera; porque no vendrá sin que venga antes la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, oponiéndose, y levantándose contra todo lo que se llama Dios, o que se adora; tanto que se asiente en el templo de Dios como Dios, haciéndose parecer Dios.” Aunque han aparecido falsos profetas y falsos Cristos en diferentes tiempos durante la era de la Iglesia; no obstante, se levantará en este tiempo un hombre de una perversidad sin precedente, cuyas blasfemias y odio a

“…Elías subió al cielo en un torbellino” 2 Reyes 2:11

Maestro Gordon Lindsay Cristo excederán todo lo que haya ocurrido en la historia del mundo. El será un hombre que se exaltará a sí mismo sobre todo lo que es llamado Dios y en verdad se mostrará a sí mismo como Dios. Este anticristo también es llamado el hijo de perdición porque, como Judas Iscariote (que también fue llamado hijo de perdición), Satanás entrará en él (Juan 13:27, 17:12). Este reino del anticristo comprenderá en total 10 sub-reinos; esto es, los líderes de estas naciones se unirán y le darán su poder al anticristo (Apocalipsis 17:12) Puede surgir esta cuestión acerca de por qué Dios permite que este malvado anticristo ejerza potestad sobre el mundo. La contestación es que Dios en un tiempo envió al Cristo verdadero al mundo para que fuera su Rey. Fue desechado; por tanto, Dios permitirá a Satán que levante su propio cristo falso a quien el mundo aceptará. Como dijo Jesús: “Yo he venido en el nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a aquel recibiréis” (Juan 5:43) Cuando Cristo estaba sobre la tierra, Satanás le ofreció todo el mundo si Él se postraba y le adoraba (Lucas 4:5-8). El Señor con indignación rechazó la oferta del diablo. El anticristo, por el contrario, aceptará la proposición del diablo. Como un premio, el diablo dará al anticristo autoridad sobre las naciones. A su vez, a través de él, el diablo recibirá adoración de todos aquellos “cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero” (Apocalipsis 3:8). El anticristo logrará poder por la impostura y el engaño. El libro de Daniel cuenta cómo usa él la adulación para obtener sus fines (Daniel 11:21). También hay un elemento de misterio que lo rodea. Mostrará un poder sobrenatural más allá de cualquier cosa que se haya visto antes en el mundo. Recibirá ese poder de Satán. Por este medio él engañará a las masas y obtendrá su admiración y su lealtad (Apocalipsis 13:2-3). Al principio de su reinado esconderá su identidad verdadera y se presentará como el benefactor de la raza humana. Multitudes serán engañadas, pero al serlo creerán a una mentira (2 Tesalonicenses 2:10-11). Posteriormente, dejará caer su máscara y se mostrará a sí mismo como la obra maestra de Satanás totalmente en contra de Dios y en contra de Cristo. Hay un paralelo entre el malvado y el refinado Adolfo Hitler. El anticristo, así como Hitler peleó contra los judíos, tendrá guerra contra los santos. Así como Hitler trató de destruir los descendientes naturales de Abraham, así el anticristo intentará subvertir o destruir a sus descendientes espirituales. En realidad, él tratará de borrar totalmente al cristianismo. “Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar Su nombre, y Su tabernáculo, y a los que moran en el cielo. Y le fue dado hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También le fue dada potencia sobre toda tribu y pueblo y lengua y gente” (Apocalipsis 13:6-7). Conforme las gentes del mundo vean al anticristo conquistar nación tras nación, dirán, “¿Quién es semejante a la bestia, y quién podrá lidiar con ella?” (Apocalipsis 13:4)


Edición 58 | ¡Cristo Viene! III Parte | Octubre 2013

La Segunda Venida de Cristo La realidad de su venida La segunda venida es mencionada más de 300 veces en el Nuevo Testamento. Pablo se refiere a ella en sus epístolas cuando menos cincuenta veces. Se afirma que la segunda venida es mencionada ocho veces más que la primera. Libros enteros (1 y 2 Tesalonicenses) y capítulos completos (Mateo 24; Marcos 13) están dedicados a ella. Es sin duda alguna una de las doctrinas más importantes del Nuevo Testamento. La forma de su venida Será personal, (Juan14:3; Hechos 1:10-11; 1 Tesalonicenses 4:16; Apocalipsis 1:7; 22:7), literal (Hechos 1:10; 1 Tesalonicenses 4:16, 17; Apocalipsis 1:7; Zacarías 14:4), visible, (Hebreos 9:28; Filipenses 3:20; Zacarías 12:10) y gloriosa Mateo 16:27; 2 Tesalonicenses 1:79; Colosenses 3:4; Mateo 25 :31. Se mantienen interpretaciones que buscan evitar el punto de vista de la venida personal o literal de Cristo. Algunos enseñan que la muerte es la segunda venida de Cristo. Empero la segunda venida se presenta como algo opuesto a la muerte, puesto que los muertos en Cristo resucitarán cuando Cristo venga de nuevo. En la muerte vamos a él, pero a su venida, viene por nosotros. Ciertos versículos, (Mateo 16:28; Filipenses 3:20) carecen de significado si substituimos la segunda venida por la muerte. Finalmente, la muerte es un enemigo, mientras que la segunda venida es una esperanza gloriosa. Algunos afirman que la segunda venida de Cristo fue el descenso del Espíritu, el día de Pentecostés. Otros enseñan que Cristo vino en la destrucción de la ciudad de Jerusalén, en el año 70 d.C. Pero en ninguno de estos casos ocurrió la resurrección de los muertos, ni el arrebatamiento de los vivos, ni otros acontecimientos que deben de acompañar la segunda venida. La época de su venida Se han hecho intentos para calcular la fecha de la venida de Cristo, y todos los cálculos han fracasado. El Señor ha declarado que la época exacta de su venida está oculta en los consejos de Dios. Mateo 24:36-42; Marcos 13:32, 33. Esta ordenación es sabia. ¿A quién le gustaría, por ejemplo, saber de antemano el día exacto de su muerte? Dicho conocimiento tendería a perturbar a la persona e incapacitarla para los deberes de la vida. Es suficiente saber que la muerte puede llegar en cualquier momento y por lo tanto uno debe de trabajar mientras es de día, puesto que la noche viene cuando nadie podrá trabajar. Y el mismo razonamiento se puede aplicar con respecto al “día de la muerte” de la edad presente. Ese día no se nos ha revelado. Pero sabernos que será repentino (1 Corintios 15:52; Mateo 24:27) e inesperado. 2 Pedro 3:4; Mateo 24:4851; Apocalipsis 16:15. La palabra del Señor para sus siervos que esperan es la siguiente: “Ocupaos hasta que venga.” A continuación ofrecemos una información general con respecto a la enseñanza de Cristo relativa a su venida: Después de la destrucción de Jerusalén, los judíos andarán errantes por todas las naciones, exilados de su tierra, la cual quedará bajo el dominio de los gentiles hasta el fin del período, cuando Dios juzgará a las naciones gentiles. Lucas 21:24. Durante este período los siervos de Cristo llevarán a cabo su labor (Lucas 19:11-27) predicando el evangelio a todas las naciones. Mateo 24:14. Será un tiempo de demora cuando la iglesia a menudo se preguntará por qué el Señor no aparece

(Lucas 18:1-8), cuando algunos se prepararán y otros caerán en la negligencia, mientras el Esposo tarda, (Mateo 25:1-11), cuando ministros infieles caerán en la apostasía, diciéndose para sí: “Mi Señor tarda en venir.” Lucas 12:45. “Y después de mucho tiempo,” (Mateo 25:19), “a la media noche,” (Mateo 25:6), en una hora de un día que ninguno de los discípulos conoce, (Mateo 24:36, 42, 50) el Señor aparecerá de repente para reunir a sus siervos y juzgarlos de acuerdo a sus obras. Mateo 25:19 y 2 Corintios 5:10. Más tarde cuando la gente del mundo viva en completo desconocimiento de la catástrofe que se avecina, como en los días de Noé, (Mateo 24:37-39), y como en los días de la destrucción de Sodoma (Lucas 17:28-29), el Hijo del hombre aparecerá en gloria exterior y poder para juzgar y gobernar las naciones todas del mundo. Mateo 25:31-46. Las señales de su venida Las Sagradas Escrituras nos enseñan que la aparición de Cristo para iniciar la edad del milenio será precedida por una transición perturbadora, caracterizada por perturbaciones físicas, guerras, dificultades económicas, decadencia moral, apostasía religiosa, infidelidad, pánico y perplejidad generales. La última parte de este período de transición se conoce como la Gran Tribulación, un período durante el cual el mundo entero estará bajo el cetro de un gobierno anticristiano, contrario a Dios. Se perseguirá brutalmente a los creyentes en Dios, y la nación judía en particular pasará por el horno de la aflicción. El propósito de su venida A. En relación a la iglesia. El Dr. Pardington escribe lo siguiente: “Así como la primera venida del Señor se extendió por espacio de treinta años, así también la segunda abarca acontecimientos diferentes. En la primera venida fue revelado como Niño en Bethlehem, más tarde como el Cordero de Dios a su bautismo, y como Redentor en el Calvario. A su segunda venida, aparecerá primeramente a los suyos secretamente y repentinamente para tomarlos o arrebatarlos a fin de que estén presentes en la Cena del Cordero. Mateo 24:40-41”. La aparición se denomina el arrebatamiento o traslación, o “parousia” (vocablo griego que significa aparición o llegada). En esta época, los creyentes serán juzgados para determinar las recompensas por los servicios prestados. Mateo 25:14-30. Después de la traslación, seguirá un período de terrible tribulación que finalizará con la revelación o manifestación abierta de Cristo desde el cielo a fin de establecer el reino mesiánico en la tierra B. En relación a Israel. El Señor, que es la Cabeza y Salvador de la iglesia, el pueblo celestial, es también el Mesías prometido de Israel, el pueblo terrenal. En calidad de Mesías lo liberará de la tribulación, lo juntará de los cuatro cabos de la tierra, lo devolverá a su antigua patria o tierra y reinará sobre él,

como el Rey de la casa de David, largamente prometido. C. En relación al Anticristo. El espíritu del Anticristo está ya en el mundo (1 Juan 4:3; 2:18; 2:22), empero hay un Anticristo final que está aún por venir. (2 Tesalonicenses 2:3). En los últimos días surgirá del antiguo mundo (Apocalipsis 13:1) y se convertirá en el gobernante del imperio romano, que habrá resurgido para alcanzar dominio mundial. Asumirá un gran poder político (Daniel 7:8, 25), comercial (Daniel 8:25; Apocalipsis 13 :16, 17) y religioso, (Apocalipsis 17:1-15). Se opondrá a Dios y a Cristo, y perseguirá a todos los creyentes procurando destruir por completo al cristianismo. Daniel 7:25; 8:24; Apocalipsis 13:7, 15. Sabiendo que el hombre necesita tener alguna clase de religión, establecerá una basada en la divinidad del hombre y en la supremacía del estado. Como personificación del estado, demandará adoración, y designará un sacerdocio para poner en vigor esta adoración y fomentarla. 2 Tesalonicenses 2:9,10; Apocalipsis 13:1215. El Anticristo desarrollará hasta el máximo la doctrina de la supremacía del estado, doctrina que enseña que el gobierno es el poder supremo, al cual debe subordinarse todo, incluso la conciencia del hombre. Y puesto que no existe poder o ley superior al estado, tanto Dios como sus leyes deben de abolirse y adorarse al estado. El primer intento de rendir culto al estado se encuentra en Daniel 3. Nabucodonosor se sentía orgulloso del fuerte imperio que había fundado. “No es ésta la gran Babilonia, que yo edifiqué para casa del reino?“ Daniel 4:30. Tan deslumbrado estaba de su poder humano, y de gobierno, que el estado se convirtió en dios a sus ojos. ¡Qué mejor forma de impresionar a los hombres con su gloria que ordenándoles que su símbolo fuera venerado! Por lo tanto, erigió una gran imagen de oro, y ordenó que todos, bajo pena de muerte, se inclinaran ante la estatua. La imagen no era una deidad local, sino que representaba al estado mismo. El negarse a adorar la imagen era considerado ateísmo o traición. Al instituir este nuevo culto, Nabucodonosor dijo en otras palabras al pueblo: “Quién os da hermosas ciudades, buenos caminos, magníficos jardines? ¡El estado! ¿Quién vela porque seáis alimentados y tengáis trabajo, quién edifica vuestras escuelas y sostiene vuestros templos? ¡El estado! ¿Quién os defiende de los ataques del enemigo? ¡El estado! ¿No es acaso el estado una fuerza poderosa, qué digo! un dios? En realidad ¿qué otro dios más grande necesitáis que vuestro exaltado gobierno? Inclinaos ante el símbolo de la Gran Babilonia.” Y si Dios no lo hubiera humillado debido a su orgullo blasfemo, (Daniel 4:28-37), Nabucodonosor quizá hubiera reclamado adoración para sí, como jefe del estado. Así como los tres jóvenes hebreos (Daniel 3) fueron perseguidos por negarse a inclinarse ante la imagen de Nabucodonosor, así también los creyentes del primer siglo

05

Maestro Myer Pearlman sufrieron por rehusarse a rendir honores divinos a la imagen de César. Había tolerancia de todas las religiones en el imperio romano, pero con la condición de que la imagen de César fuera venerada como símbolo del estado. Los creyentes eran perseguidos, no principalmente porque reconocían a Cristo, sino porque se negaban a adorar a César y decir: “El César es Señor.” Se abstenían de adorar al estado como si fuera un dios. La revolución francesa ofrece otro ejemplo de esta política. Se prescindió de Cristo y de Dios, y se convirtió en diosa a la patria o el estado. Uno de los dirigentes dijo: “El estado es supremo en todas las cosas. Cuando habla el estado, la iglesia no tiene nada que decir.” La lealtad al estado fue elevada al lugar de la religión. La legislatura decretó la erección en todos los pueblos y villas de altares con la siguiente inscripción: “El ciudadano nace, vive y muere por la patria.” Se preparó un ritual para el bautismo civil, para el casamiento civil y para la sepultura civil. La religión del estado tenía sus himnos y oraciones, ayunos y fiestas. El Nuevo Testamento considera al gobierno del hombre como divinamente ordenado para el mantenimiento del orden y de la justicia. El creyente, por lo tanto, le debe lealtad a su país. Tanto la iglesia como el estado tienen una parte en el programa de Dios, y cada uno debe operar en su esfera. Dios debe recibir lo que es de Dios, y César lo que es de César. Empero con frecuencia César ha demandado lo que es de Dios, con el resultado de que la iglesia se ha encontrado, contra su deseo, en conflicto con el gobierno. Las Sagradas Escrituras predicen que algún día este conflicto llegará a su punto culminante. La última civilización se opondrá a Dios, y el Anticristo será su jefe. El dictador mundial hará que la ley del estado mundial sea suprema sobre toda otra ley, y reclamará adoración como personificación del estado. Las mismas Escrituras nos aseguran que Dios triunfará y que sobre las ruinas del imperio mundial anti-cristiano, establecerá un gobierno donde Dios es supremo: el reino de Dios. Daniel 2:34, 35, 44; Apocalipsis 11:15; 19:11-21. D. En relación a las naciones. Las naciones serán juzgadas, los reinos de la tierra derrocados, y todos los pueblos estarán sujetos al Rey de reyes, Daniel 2:44; Miqueas 4:1; Isaías 49:22, 23; Jeremías 23:5; Lucas 1:32; Zacarías 14:9; Isaías 24:23; Apocalipsis 11:15. Cristo gobernará las naciones con vara de hierro, barrerá la opresión y la injusticia de la tierra, e iniciará la Edad de Oro que se prolongará por mil años. Salmo 2:7-9; Salmo 72; Isaías 11:1-9; Apocalipsis 20:6. “Luego el fin; cuando entregará el reino a Dios y al Padre.” 1 Corintios 15:24. Hay tres etapas de la obra de Cristo en calidad de Mediador: la obra de Profeta, realizada durante su ministerio terrenal; su obra de Sacerdote, comenzada en la cruz y continuada durante esta edad; su obra de Rey, comenzada a su venida y continuada durante el Milenio. Después del Milenio habrá completado su obra de unir a la humanidad con Dios, de manera que los habitantes de la tierra y del cielo constituirán o formarán una gran familia en la cual Dios será todas las cosas en todos. Efesios 1:10; 3:14, 15. Sin embargo, Cristo reinará como Dios-Hombre, y compartirá el gobierno divino, puesto que “de su reino no habrá fin.” Lucas 1:33.

“…y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos” Hageo 2:7


06

Edición 58 | ¡Cristo Viene! III Parte | Octubre 2013

El mensaje debe ser “De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan. Porque él la fundó sobre los mares, Y la afirmó sobre los ríos. ¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo? El limpio de manos y puro de corazón; El que no ha elevado su alma a cosas vanas, Ni jurado con engaño. El recibirá bendición de Jehová, Y justicia del Dios de salvación. Tal es la generación de los que le buscan, De los que buscan tu rostro, oh Dios de Jacob. Selah Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas, Y entrará el Rey de gloria. ¿Quién es este Rey de gloria? Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla. Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas, Y entrará el Rey de gloria. ¿Quién es este Rey de gloria? Jehová de los ejércitos, El es el Rey de la gloria”. Selah Salmos 24:1-10 Rony Chaves junto a su amigo Eduardo Villalobos son los dos únicos costarricenses hasta el día de hoy, que han penetrado el parque Sagarmatha en Nepal y desde allí subido por los Himalayas hasta el monte Everest, la montaña más alta del mundo. La historia dejó grabado el nombre de estos dos líderes cristianos al estampar sus firmas en los documentos oficiales al entrar y salir de estas montañas. A pesar de que esto sacudió el medio ambiente de las noticias en Costa Rica y abrió puertas enormes en la prensa escrita, la radio y la televisión. La gran hazaña para ellos no tenía una connotación deportiva como pensaron asombrados los periodistas; sino espiritual. Esta gran noticia provocó la movilización del periodismo costarricense y extranjero para tomar de los propios labios de Rony y Eduardo la primicia noticiosa. Fue así como el periódico La Nación toma la exclusiva y edita un reportaje a todo color del viaje de los costarricenses, ilustrándolo con impresionantes fotografías. La televisión no se quedó corta y Esteban Gil Jirón, tomó la principal entrevista de una hora en su connotado programa para difundir la extraordinaria experiencia. Otros medios televisivos y radiales llevaron la performance al conocimiento de todo el país. La hazaña espiritual y de conquista había abierto puertas insospechadas para testificar de Jesucristo y del poder de la oración por las naciones. La visita al Everest tomó meses de preparación, los cuales sirvieron para establecer un plan bien definido de Guerra Espiritual Estratégica por la región del mundo conocida como la Ventana 10/40, la cual agrupa a las naciones más pobres del mundo y las más paganizadas. El viaje al Everest sería el esfuerzo profético mayor para derribar los poderes malignos entronizados en el “techo del mundo”, en los montes Himalayas y así quebrar el dominio de la tinieblas infernales sobre la mitad de la

población del mundo. La toma del Everest fue la culminación de un proceso de oración mundial en la década de los noventa, pero todo comenzó muchos meses antes del ascenso a este monte, conocido como Chomolugma en el idioma nepalí. La historia desde sus inicios nos ha sido narrada por el propio Rony Chaves en su libro: “La Guerra Estratégica Profética por la ventana 40/70”. Veamos lo que nos narra el evangelista: Fue en el año de 1993 cuando visité la India por primera vez. El Dr. Morris Cerullo me invitó para una Escuela de Ministerio en Hyderabad. Por años había tenido una carga de oración por los millones de seres humanos que habitan esa enorme nación. Pero, desde ese año, mi carga creció insospechadamente. Al paso de los años, serían varias las veces que haría este viaje al Asia. Fue para un 2 de agosto de 1994, en que Dios me habló en forma muy curiosa. Ese día se celebra en mi país Costa Rica, el día de la “Reina del Cielo”, festividad idolátrica dedicada a la Virgen de los Ángeles.

máximo, él subía la montaña y casi llegaba a la bella mansión. Subí con gran velocidad el monte; rebasando y empujando a los budistas hasta que llegué a dos personajes en la cima, el primero era una mujer asiática de los Himalayas ataviada de blanco y rosado, el otro era nada menos y nada más que el Dalai Lama, el líder máximo del budismo tibetano. Al llegar a él, lo enfrenté directamente. Lo miré fijamente a los ojos y le dije: “Tú sabes que en asuntos de pacto, nadie tiene derechos sobre un territorio si el dueño del mismo, no le concede el permiso para entrar o tomarlo. Pues, este terreno no es tuyo; el dueño es Jesucristo y El no te ha dado el permiso para tomarlo. Yo soy su administrador y en Su Nombre, te voy a echar fuera de aquí. Seguidamente, le hablé en lenguas desconocidas con gran enojo y lo empecé a empujar hacia abajo del monte para hacerlos retroceder y sacarlos de la finca. Después que los eché afuera; con regocijo vine y dancé en la presencia del Señor en cada lugar donde quemaron incienso a sus falsos dioses y terminé en el suelo bajo la unción inefable del gozo del Espíritu y de Su risa. Finalmente dije: Señor no sé si lo hice bien, pero los eché fuera. Terminé riendo y danzando”.

Mientras oraba, para que Dios tuviera Después de tener esta experiencia, yo sabía misericordia de la nación, me quedé que en breve el Señor me llevaría a combatir profundamente dormido. Fue en esos espiritualmente esos poderes budistas. Para instantes en que el Señor me habló a través de 1995, el Dr. Cerullo me invitó otra vez para un sueño. Esta fue la experiencia: “Jesucristo ministrar en la India, específicamente en me había puesto como administrador de una Bombay a 7000 delegados de 25 estados enorme parcela de de la nación. Dentro terreno en la que de ese gran grupo, se encontraba una venían pastores de De pronto, dos ángeles de bellísima mansión los Himalayas; y yo gran tamaño bajaron del cielo. blanca. Esta, estaba quería hablar con Traían en sus manos trompetas ubicada en la cima ellos... de una montaña de oro y de plata. Se ubicaron a y lucía hermosa e En uno de los días en la derecha e izquierda del que imponente. que yo prediqué, me estaba sentado en las alturas reuní con ellos. Había de los montes y gritaron a gran Fue de repente que, predicado acerca de voz: “Ha caído Babilonia, ha tuve que salir del la guerra territorial caído la Gran Ramera, la hora lugar para cumplir y ellos estaban de su derrota ha llegado.” Luego muy emocionados. unas tareas fuera tocaron trompeta anunciando de la zona. Por ello, Mi reunión, se el jubileo en las naciones y asigné a un hombre realizó con líderes diciendo: “Desde este día en que cuidara la finca importantes y muy y confiado, descansé claves. El sueño, adelante, los predicadores en que todo estaría tendrán que predicar y anunciar empezó a tener bien. que Cristo viene pronto pues ha sentido y planeamos sin titubear, una caído la gran Babilonia. Amén”. Cuando regresé gira para 1996 las cosas habían que incluía, dar c a m b i a d o personalmente dos sustancialmente. Había una invasión de escuelas de ministerios; una en Bombay monjes budistas en el terreno. Me enojé mucho para unos 2500 pastores y líderes y otra en con mi empleado y sabía que tenía que tomar Gantook; para 1000 personas, sobre Guerra una decisión rápidamente; dejarlos seguir Espiritual. hacia la casa o batallar hasta sacarlos de la propiedad. Esto último fue lo que acordé con El financiamiento sería dado por nuestra Dios. Los monjes budistas, eran tibetanos y Iglesia en Costa Rica y el trabajo de se movían en gran número con incensarios coordinación por cuatro pastores de la en la mano, haciendo ritos e invocaciones a India (formaríamos con ellos, un Equipo sus dioses. Yo me lancé, en procura de su líder Apostólico).

“y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado…” Hechos 3:20

La otra parte de la empresa sería, rodear Calcuta y orar por la ciudad; tomar el Gate Way en Bombay, orar en el Mar Arábigo haciendo un recorrido en barco y sobre todo subir a la cordillera de los Himalayas para enfrentar a los poderes demoníacos del Tibet. Viajamos para cumplir la tarea a Bombay, Calcuta y Bagdogra en avión y luego nos trasladamos en jeep hacia los montes altos; específicamente a Gangtook, un pueblo pintoresco a casi 4000 metros de altura en la Cordillera. Desde este pueblo tendríamos dos objetivos claros, el Shangu Lake (el Lago Sagrado donde nace el Río Ganges conocido como el “Trono de los dioses”) y el Monasterio Rumtek (Copia del Monasterio Principal en el Tibet, construido en los 70, después que la nación cayó en manos comunistas). Después de subir al Shangu Lake y realizar los actos proféticos por Dios encomendados, nos preparamos para viajar al Monasterio Budista, Centro de Estudios del Budismo para todo el Asia, conocido como Rumtek. Allí el Dalai Lama y los principales sacerdotes budistas de 45 naciones tienen una de sus bases principales. Este lugar popularmente es conocido como “el Aeropuerto”. Este no es lugar para el aterrizaje de aviones; si no curiosamente allí llegan a través de viajes astrales (ocultismo) dichos monjes para encontrarse con su líder máximo; el Dalai Lama. Penetramos aquella fortaleza como si fuésemos turistas; aprovechando cada momento en diversos lugares para orar profética y específicamente, atando los poderes malignos que desde allí fluyen hacia las Naciones. Afuera del gran monasterio y Centro de Estudios Budistas, que se levanta majestuoso en la montaña, al pie del monte, realizamos los actos proféticos que el Señor nos pidió que hiciéramos.Terminamos con una gloriosa “Santa Cena de Redención” a un lado del río que baja de aquella montaña. Al retornar a mi país, después de largo tiempo de viaje, yo sabía que, regresaría otra vez, pero no sabía a dónde. En el futuro, el Señor nos lo indicaría con mucha claridad y precisión. Fue Ana Méndez, profeta de Dios, de la bella nación de México a quien Dios usaría para hacerme retornar al Asia. Ella es fundadora y parte activa del equipo de intercesores llamado “Libertadores de las Naciones” y del cual soy la Cobertura Apostólica. Este es un equipo de “Águilas de Dios” que se mueve por naciones, ciudades y valles, haciendo guerra territorial al reino de Satanás. Ana me contactó por ser yo su pastor y guía, para buscar orientación con respecto a un viaje que ella quería hacer al Asia para “espiar espiritualmente” la tierra. Mi recomendación fue precisa; ella debía ir a la cordillera de los Himalayas. Ana Méndez, es la coordinadora de actividades o misiones especiales para el Centro Mundial de Oración en el presente. Ella es una de esas mujeres que nacen marcadas por Dios para realizar cosas singulares. Ella está ungida por el Espíritu Santo definitivamente; es una “guerrera de intercesión profética” que el Señor ha levantado para dirigir a Su pueblo a la conquista territorial y espiritual. A finales de 1996, ella viajaría a Nepal para observar


Edición 58 | ¡Cristo Viene! III Parte | Octubre 2013

“Cristo viene pronto” los montes altos, llamados popularmente los “ocho miles”, dentro de ellos, el imponente Monte Everest (Chomolugma), el más alto del mundo con 8.862 metros de altura. Dios le impactó a ella en los Himalayas y allí le mostró una visión importante. El Espíritu le hizo ver una enorme fortaleza o castillo de hielo sobre el Everest. Al compartir al Dr. Peter Wagner esta visión del cielo, él tomaría de la misma, el nombre para el proyecto de oración en los Himalayas. Fue bajo el consenso de varios ministerios maduros que se organizó la expedición de oración más impresionante que yo haya conocido bajo el nombre “Operación Castillo de Hielo”. Este viaje riesgoso se realizaría en setiembre y octubre de 1997. La intención era clara, realizaríamos la batalla de intercesión más importante quizás, para la liberación espiritual de la Ventana 10/40 en las alturas del Monte Everest. Un grupo de personas escogidas para aquella hora conformó el Equipo Internacional que viajaría a Nepal. Tres divisiones o escuadrones de intercesores realizaríamos juntos la tarea. Los dos primeros se quedarían uno en un albergue y el otro, en el hotel Everest View aproximadamente a 3.800 metros de altura. Un grupo sería de intercesores latinoamericanos. Desde allí orarían de continuo por los que subiríamos la montaña y realizarían actos proféticos. El resto, 11 de nosotros continuaríamos el ascenso de los Himalayas.

de Jesucristo. Días antes de partir al viaje yo tuve una experiencia con Dios muy singular. Hasta ese día, prevalecía la idea de que era necesario subir a la cima del Everest para obtener la victoria. Yo en lo personal, no estaba muy seguro de eso aunque nos habíamos preparado por años para el ascenso. En una madrugada preparada por Dios, Él me habló sobre el viaje al Everest. Tuve el siguiente sueño: “Me encontraba en la Base del Monte, en una tienda de campaña y con un traje de color rojo (curiosamente fue el mismo que me compraron los coordinadores para subir los Himalayas). De repente, el Espíritu Santo me indicó salir de la tienda y subir la montaña. Él me ordenó llevar en mis manos una espada y una daga (puñal). Después de algunos minutos de camino, me pidió detenerme. Era un lugar clave y preciso. El Espíritu del Señor, me guiaba. Esa era su batalla. En ese lugar definido, me ordenó hundir la daga con fuerza en la nieve y hacia la tierra. Él me dijo: “hunde la daga profundamente, pues el enemigo que vas a vencer es un dragón de siete cabezas y diez cuernos y debe ser herido en la garganta”. Luego entonces me indicó tomar la espada en mi mano derecha y me dijo: “golpea siete veces al aire aunque no veas nada, siete cabezas

Tomado del libro “En la cima del mundo”

era precisamente el espíritu satánico denominado como “la reina del cielo”. A éste iríamos a combatir a los Himalayas y a éste, según el sueño, le asestaríamos el golpe de gracia y su caída sería estrepitosa. Este espíritu después de la “Operación Castillo de Hielo”, comenzaría a perder su influencia idolátrica en las naciones de la tierra. Una vez en el campo base (Base Camp) a más de 5.500 metros de altura, el Señor nos dirigió para realizar la batalla espiritual de alto nivel contra el poder babilónico de la reina del cielo. Fue un día preciso, el Espíritu Santo nos dirigió hacia el lugar determinado. Esa mañana, yo vestía mi ropa especial color rojo, como en el sueño. Marchamos hacia un lugar que parecía una enorme garganta o puerta hacia la tierra. Tendría quizás unos 15 o 20 metros de ancho por 25 o 30 de alto. El sólo mirar hacia el fondo de esta garganta o cueva subterránea, sobrecogía. Era además de espeluznante, muy, pero muy impresionante. Bajo la dirección del Espíritu Santo, realizamos las acciones proféticas ordenadas

Cuando por primera vez hablé con pastores de la India sobre el tema de los Himalayas, ellos me hicieron saber algo muy interesante y digno de considerar. El pastorado de la India, aunque no lo pueden probar, piensan que cuando Satanás fue echado del cielo por Dios estableció su trono en los Himalayas. Sus poderes y fortalezas mayores están allí establecidos. El monte Everest, se encuentra junto a otros montes elevados, los “ocho miles”, mayores a los 8000 metros de altura en un parque nacional llamado el Sagarmatha, cuyo nombre significa “Madre del Universo”. Esto además de peculiar es sumamente revelador, sobre todo si se considera que el Nombre del Everest en Nepalí es “Chomolugma” cuyo significado es “donde se sienta la Reina del Cielo”. En su libro “Confrontando a la Reina del Cielo”, el Dr. Peter Wagner escribe sobre este proyecto “Operación Castillo de Hielo” indicando con claridad la importancia de este Proyecto para la apertura de las naciones de la Ventana 10/40 al Evangelio

Al regresar al Campo Base por la tarde de aquel día de cumplimiento del sueño del Espíritu, tuvimos una Santa Cena para agradecer al Señor Su cobertura y dirección, además de continuar profetizando y realizando otros actos y proclamas proféticas. La adoración en la noche fue gloriosa. En medio del frío y de la nieve espesa, tuve una visión majestuosa. Esta fue la experiencia: Yo miré como los tres montes altos que están muy cerca uno del otro, el Everest, el Nutsé y el Lotse, se juntaron y literalmente conformaron una silla o trono en las alturas. Luego, súbitamente, una figura extraordinaria y majestuosa llena de luz y no definible con exactitud, bajó de los cielos y se sentó en ese trono. Aleluya. Sus pies quedaron abajo de los montes, su tamaño y esplendor eran sorprendentes. Su vestidura era blanca y resplandeciente y lo llenaba todo. Aleluya. Al sentarse en la silla de los montes, éstos se derritieron y se aplastaron ante Su Presencia. Él era el Señor; Jesucristo se me aparecía en la visión divina. Él se manifestaría ahora como Rey de Reyes y Señor de Señores, sentándose en la silla o trono de Su creación. El Señor Jesús, aplastaba a la “Reina del Cielo” y se entronizaba poderoso en la corona de su creación, las montañas más altas del mundo para proclamar la victoria profética sobre las fuerzas del mal en la Ventana 10/40. Amén y gloria al Señor. De pronto, dos ángeles de gran tamaño bajaron del cielo. Traían en sus manos trompetas de oro y de plata. Se ubicaron a la derecha e izquierda del que estaba sentado en las alturas de los montes y gritaron a gran voz: “Ha caído Babilonia, ha caído la Gran Ramera, la hora de su derrota ha llegado.” Luego tocaron trompeta anunciando el jubileo en las naciones y diciendo: “Desde este día en adelante, los predicadores tendrán que predicar y anunciar que Cristo viene pronto pues ha caído la gran Babilonia. Amén”.

Es importante que el querido lector sepa que, en esas zonas altas, están establecidos los principales monasterios y centros de preparación y adoración de las diversas sectas orientales. Estos montes, son el asiento de los lugares sagrados de los diversos grupos budistas, hinduistas y nueva eristas. La concentración del poder maligno es impresionante allí y es además, el santuario natural ancestral y antiguo de los seguidores de los dioses falsos del Oriente. Allí, los poderes del paganismo y las prácticas babilónicas del más alto nivel, tienen sus fortalezas. La influencia más fuerte hacia la Ventana 10/40 emana de allí.

07

deben ser cortadas de tu enemigo”. De inmediato dí los siete golpes de espada y aunque no veía nada a mi alrededor, en cada golpe sentía que cortaba algo que no oponía resistencia a la espada. Luego, un enorme estruendo se oía en un monte cercano. Era como si una enorme cabeza fuera cortada y cayese estrepitosamente sobre la nieve de la montaña. No lo veía, pero lo sentía. Aleluya. Una vez terminado el sueño, desperté. La Unción y Presencia de Dios era poderosísima sobre mí. Yo exclamé: “Cómo no lo había pensado antes, esto es revelador. Mi tarea consistirá entonces en encontrar el lugar exacto donde realizar los actos proféticos”. Desde ese día decidí que no subiría a la cima del Everest, yo asumiría la parte de las acciones proféticas bajo la dirección del Espíritu Santo. Bajo la unción que prevalecía en mi cuarto, el Señor me llevó al libro del Apocalipsis, específicamente al Capítulo 17, donde se menciona a la Gran Ramera la cual tiene siete cabezas y diez cuernos. Este

por Dios. Usamos aceite para la unción, vino para la libación y sal para el pacto. Usamos el Shofar para dar el sonido del jubileo nacional y desatamos banderas de diversas naciones del mundo, simbolizando con esto que, el espíritu de esclavitud nacional era atado y los pueblos, liberados. Usé la daga y la espada (machete costarricense) como me fue indicado en el sueño y sentimos que el Señor había descendido para avalar los actos ejecutados.

La repercusión de esa caída de la “Reina del Cielo” o espíritu de la gran ramera, usted la encontrará en este libro. Los efectos de su derrota son evidentes en la Ventana 10/40 y serán los que nos den el ánimo para derribar a la Reina del Cielo en la nueva meta de guerra profética, la Ventana 40/70. Con Dios, querido intercesor todo será posible. La Victoria, aleluya, será más grande. Amén.

Ana Méndez realizó un acto singular, lanzando dentro de aquella gutural garganta o puerta, una Biblia. Este era el símbolo vivo que desde ese día, en las naciones de la Ventana 10/40 una nueva hora aparecería, la hora de la Palabra de Dios. Amén.

“Ven acá y te mostraré la sentencia contra la Gran Ramera, la que está sobre muchas aguas. Con ella han fornicado los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación. Me llevó en el Espíritu al desierto, y ví a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, adornada de oro, piedras preciosas y perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación. En su frente tenía un nombre escrito, un misterio: “Babilonia la grande, la madre de las Rameras y de las abominaciones de la tierra”… Apocalipsis 17:1-5

Varios días más fueron necesarios para ejecutar a plenitud la comisión divina por esta parte del mundo. Pero un hecho viene a mi memoria y debe ser narrado en este libro pues lo creo de vital importancia.

“Después de esto ví otro ángel que descendía del cielo con gran poder, y la tierra fue alumbrada con su gloria. Clamó con potente voz diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia”. Apocalipsis 18:1-2

La gloria de Dios bajó en aquel lugar distante y por primera vez el Everest era visible a nuestros ojos en aquellos días. Aleluya.

“Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche…” 2 Pedro 3:10


08

Edición 58 | ¡Cristo Viene! III Parte | Octubre 2013

Los Profetas, La Segunda Venida de Cristo y la Gloria Postrera

Apóstol Dr. Rony Chaves

La Profecía de Hageo “En el mes sétimo, a los veintiún días del mes, vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo: Habla a hora a Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y a Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote y al resto del pueblo diciendo: ¿Quién ha quedado entre vosotros que haya visto esta casa en su gloria primera, y cómo la veis ahora? ¿No es ella como nada delante de vuestros ojos? Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová; esfuérzate Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote; y cobrad ánimo, pueblo todo de la tierra, dice Jehová, y trabajad; porque yo estoy con vosotros, dice Jehová de los ejércitos. Según el pacto que hice con vosotros cuando salisteis de Egipto, así mi Espíritu estará con vosotros, no temáis. Porque así dice Jehová de los Ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca; y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos. Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos. La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.” Hageo 2:1-9 La profecía de Hageo vino en el mes séptimo y en el día veintiuno. Esta palabra venía dirigida a Zorobabel, el gobernador de Jerusalén, a Josué el sumo sacerdote representantes del liderazgo de Israel y también al pueblo. Lo primero que hace el profeta es recordar el esplendor de la casa de Dios en su gloria primera, para compararla luego con la trágica decadencia de los días de la profecía. Él hace un énfasis, la casa estaba en ruinas, era como nada en realidad, ante sus ojos. Obviamente, al detenerse la construcción, era necesario inyectar una nueva motivación a los líderes edificadores - Este fue el contenido de la profecía: 1. Esfuérzate. Esta expresión es una orden a Zorobabel, a Josué y al pueblo. No fue una queja, fue una motivación. Fue palabra directora, “vuelvan al trabajo” parecía decir el profeta. “Levántense y restauren la casa”

podría leerse como la intención del Señor. Amén. 2. Cobrad ánimo y trabajad; porque yo estoy con vosotros. Este anuncio profético implicaba el por qué del esforzarse. Porque el Señor mismo prometía estar con ellos en la batalla y labor de reconstrucción. La sola promesa de la presencia del Señor, debía motivar al trabajo, debía levantar el ánimo del pueblo. El Señor anunciaba su respaldo. Aleluya. 3. Según el pacto que hice con vosotros. Esta era la verdadera razón de la promesa y de la presencia del Señor. Él es un Dios de pacto y él les recordaba que su Espíritu estaría con ellos porque él tenía alianza con Israel como no la tenía con otro pueblo sobre la tierra. 4. Así mi Espíritu estará en medio de vosotros, no temáis. Si el desánimo y el temor fueron el obstáculo más grande contra la edificación. Ahora el Señor les animaba a seguir construyendo garantizándole la presencia del Espíritu entre ellos. Esto sería el motivo de su coraje no de su temor. El Dios del cielo, les da la razón para no temer, el Espíritu estaría en medio de ellos; gloria a Dios. 5. Haré temblar los cielos y la tierra. Dios habla del futuro, él sacudirá las naciones a través de su pueblo. Aleluya. Todo será sacudido, Dios se prepara para hacer temblar todas las estructuras religiosas y políticas de las naciones a través de Su pueblo edificador. Esta es una promesa profética antes de la venida del Señor. 6. Y vendrá el Deseado de las naciones. Antes de que Jesucristo vuelva, Dios restaurará Su Casa, la Iglesia, para recibir Su gloria. A pesar de que cuando Jesús en su entrada al Templo restaurado, cumplió esta Escritura, la mejor parte se ha reservado para los últimos días. Días en los cuales Dios llenará Su Casa, la Iglesia, con Su Presencia Manifiesta o Gloria Shekinah. Amén. 7. Mía es la plata, y mío es el oro. El profeta

Hageo declara a los constructores: Cobren ánimo, vuelvan al trabajo y esfuércense, porque Jehová, Quien es un Dios de pacto estará con vosotros para cumplir Su alianza con nuestros padres. Él va a llenar Su Casa con Su Gloria otra vez cuando envíe al Mesías al Templo. Trabajad, pues aunque los enemigos se oponen, el Señor es el dueño de toda riqueza y Él nos dará oro y plata para edificar al traer sacudimiento y temblor sobre naciones vecinas. Hageo estaba declarando que todo lo que se necesite en la reconstrucción de la Obra será suplido por Jehová, nuestro proveedor. Aleluya. 8. La Gloria postrera. El Señor anuncia que se propone mostrar una gloria mayor en la casa postrera de la reedificación. Dios a través de Hageo profetiza que la gloria primera de la Casa de Jehová será menor que la manifestación de Su Presencia postreramente.

“Porque así dice Jehová de los Ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca; y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos.”

Dios está por soltar una gloria mayor. El proceso de reedificación del Templo nos anuncia profética y simbólicamente lo que vendrá a la Iglesia, el Templo del Espíritu Santo. Amén.

Un trabajo en Equipo “Entonces Hageo, enviado de Jehová, habló por mandato de Jehová al pueblo, diciendo: Yo estoy con vosotros dice Jehová. Y despertó Jehová el espíritu de Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y el espíritu de Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, y el espíritu de todo el resto del pueblo; y vinieron y trabajaron en la casa de Jehová de los ejércitos, su Dios, en el día veinticuatro del mes sexto, en el segundo año del rey Darío.” Hageo 1:13-15

En este período de restauración nacional en Israel, Dios nos ha mostrado la necesidad que tiene el pueblo de Dios de trabajar para reconstruir en unidad. Este es un trabajo corporativo. Gobernadores, sacerdotes, levitas, cantores y profetas, debieron unirse

en los días de Nehemías, Esdras, Hageo y Zacarías. En el Nuevo Testamento, el Señor levanta apóstoles y profetas para operar junto a los otros ministerios y el pueblo. Amén. Los apóstoles son simbolizados por los edificadores. Apóstoles son constructores. Estos se levantaron mientras los profetas profetizaron en la antigüedad. Dios está levantando edificadores apostólicos a través del apoyo que brindan los profetas. Cada nación requiere que Dios levante a sus profetas, los cuales no tomarán la responsabilidad de los apóstoles, pero les apoyarán y levantarán. La tarea de los profetas es apoyar a los apóstoles edificadores. Gloria a Dios. La adoración que debe dársele a Dios, debe ser nacional y corporativa, de todo el pueblo. Los hombres ungidos fueron levantados por el Señor para guiar al pueblo en el ejercicio del oficio nacional de exaltar al Todopoderoso en unión de su reyes, príncipes y sacerdotes. La intención de Dios nunca fue usar solo a un hombre, sino a través de un ungido o más, movilizar a toda una nación, en la adoración nacional corporativa para Jehová, el Señor. Aleluya. La tarea de ayer y de hoy, fue, es y será una labor en equipo. Por eso Dios nos revela en la vida de Israel a estos dos ministerios, apóstoles y profetas; tan necesarios hoy para preparar la Casa de Dios para la manifestación de la Gloria postrera. Amén. Dios quiere que nosotros edifiquemos una Iglesia Apostólica, no una tradicional y humanista. Necesitamos edificar con fundamento apostólico. Apóstoles y profetas son imprescindibles hoy para reedificar el Cuerpo de Cristo. Gloria a Dios. Es bueno recordar que los edificadores prosperaban según la profecía de los profetas. El ministerio del profeta trae una unción dada por Dios para hacer prosperar a los edificadores. Profetas acercan la prosperidad al pueblo; hacen que nuestros ministerios crezcan, se multipliquen y cobren ánimo. Amén.

“Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero” 1 Tesalonicenses 4:16


Edición 58 | ¡Cristo Viene! III Parte | Octubre 2013 Por años la Iglesia ha dependido de la unción y oficio de los pastores. Ellos no tienen la unción apostólica para edificar, por tanto su visión ha sido menor, desatando a veces oposición a los líderes apostólicos. Creo que ha llegado la hora de ver emerger Apóstoles y Profetas para activar la construcción. La profecía de Zacarías “Me mostró al sumo sacerdote Josué; el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle. Y dijo Jehová a Satanás; Jehová te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda. ¿No es este un tizón arrebatado del incendio? Y Josué estaba vestido de vestiduras viles, y estaba delante del ángel. Y habló el ángel y mandó a los que estaban delante de él, diciendo: Quitad esas vestiduras viles. Y a él le dijo: Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de ropas de gala. Después dijo: Pongan mitra limpia sobre su cabeza, y le vistieron las ropas. Y el ángel de Jehová estaba en pie.” Zacarías 3:1-5 Zacarías el profeta, trajo una profecía sorprendente para los líderes de Israel; una para cada uno. Es en los días de mayor oposición a la obra de edificación, cuando el ánimo estaba decayendo que Hageo y Zacarías profetizaron para el pueblo. Zacarías se dirigió específicamente a Josué, el sumo sacerdote y a Zorobabel, el gobernador. Esta palabra a ellos dada les levantó el ánimo y les mostró no solo la obra del enemigo sino también la gran Obra de Gracia del Espíritu Santo a su favor. Amén. Dios usó a varios profetas en el proceso además de Nehemías y Esdras, quienes hicieron realmente una labor apostólica. Ellos fueron gobernador y maestro. Pero además de ellos, Jehová usó a Hageo y Zacarías como profetas para hablar a la nación. Sin duda, Dios trabaja en equipo. Visión sobre el Sumo Sacerdote Josué A través de esta curiosa visión, el profeta Zacarías muestra a Josué y al liderazgo las razones del ataque y el porqué de su falta de progreso. 1. El profeta vio a Josué delante del ángel de Jehová, pero a su mano derecha estaba Satanás para acusarle. Los profetas como guerreros intercesores, han tenido siempre la facultad de ver lo que otros no ven, la raíz espiritual de cada mal. Es satanás, el verdadero instigador de la férrea oposición de los enemigos de los edificadores. El diablo es también el enemigo principal de los apóstoles hoy. Pero es necesario el ministerio del profeta para discernir la fuente espiritual del ataque. 2. En la visión, Jehová da la sorpresa al enemigo y a Josué. Es Dios mismo quien realiza la guerra contra satanás cuando sus siervos ceñidos a sus diseños, edifican Su Casa. Amén. 3. Este ataque de desánimo de satanás puede causar que nos veamos sin poder y sin una posición de victoria en la pelea. El profeta ve a Josué vestido con vestiduras viles, aunque Dios afirma al diablo que Josué era un hombre redimido por Él; “un tizón arrebatado del incendio” como tú y yo. Amén. Era necesario el profeta para revelar como satanás rebaja nuestra actitud mental y nos vemos como pecadores comunes no redimidos por Dios. Por eso Dios mandó quitar los vestidos viles y poner ropas de gala, como un símbolo de la purificación que Él había hecho de Josué al quitar su pecado. Aleluya. Podemos ver con claridad la obra tan positiva sobre un líder espiritual a través de un profeta. Con la profecía de Zacarías,

Josué se levantó y continuó el trabajo. Gloria a Dios. Hoy Dios también anuncia 4. En la visión dada a Zacarías, Josué tenía por medio de este episodio profético de en su cabeza la necesidad de una mitra Israel, su compromiso con sus escogidos y limpia y vestiduras sacerdotales limpias enviados apostólicos para realizar la tarea en su cuerpo. El ángel de Jehová dio la de reconstrucción de Su Iglesia. La Obra se orden: Pongan mitra limpia en su cabeza hará por Su Gracia y por Su Espíritu. Amén. y vestiduras limpias. La mitra representa “Vino palabra de Jehová a mí, diciendo: las autoridad, unción y representatividad. manos de Zorobabel echarán el cimiento Dios le mostraba a de esta casa, y sus Josué por el profeta manos la acabarán, de dónde venía su y conocerás que Jesús volverá otra vez, es la autoridad y llamado Jehová de los ejércitos promesa. Él hará su Parousía sacerdotal. El diablo me envió a vosotros. ni sus sirvientes eran Porque los que (su aparición celestial) en su enemigos suficientes menospreciaron el Segunda Venida a reinar. La para detenerlo. Gloria día de las pequeñeces Casa, Su Cuerpo, Su Iglesia o a Dios. Al final de se alegrarán, y verá Tabernáculo ha empezado a la visión de Josué, una plomada en la ser restaurado y reedificado Dios le anuncia que mano de Zorobabel: por Apóstoles, Profetas él es un personaje estos siete son los y Salmistas. En ella será simbólico y que en ojos de Jehová que vista Su Gloria con mayor medio del proceso recorren toda la tierra” esplendor. Amén. representativo Zorobabel 4:8-10 enviará al Renuevo, esto es al Mesías de 3. Zacarías para “La gloria postrera de esta Israel. Aleluya. afirmar su llamado y casa será mayor que la El ángel exhorta la autoridad de sus primera, ha dicho Jehová de a Josué a caminar palabras, introduce los ejércitos.” Hageo 2:9a rectamente. Este es al Espíritu del Señor, el único requisito representado en los del Señor para darle siete ojos de Jehová, autoridad, gobierno y un lugar entre los como aquel que mira el corazón de los grandes líderes de Israel. hombres y les llama según Su voluntad. ¡Qué palabras de aliento para Zorobabel! Dios Palabra de Jehová a Zorobabel mismo afirma el llamado de Zacarías como En medio del ataque más fuerte, el Señor profeta y el de Zorobabel como gobernador habló a su gobernador. Así también él le y tipo del apóstol, al comprometerse a habla a los apóstoles edificadores de Su cumplir sus palabras él anuncia que el Casa. pueblo sabrá que estos son sus siervos al declarar que los cimientos serán echados “Entonces respondió y me habló diciendo: Esta por Zorobabel y que también él mismo, es Palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No acabará la reconstrucción de la Casa de Dios. con ejército, ni con fuerza sino con mi Espíritu, Profetas y apóstoles son vistos a través de las ha dicho Jehová de los ejércitos. sombras y símbolos de esta historia. Juntos, ¿Quién eres tú, volverán a oh gran monte? echar los Delante de cimientos de la Zorobabel Casa de Dios y serás reducido la reedificarán a llanura; para que venga él sacará el Renuevo, el la primera Mesías a reinar piedra con y morar par aclamaciones siempre con Su de Gracia, Pueblo. Amén. gracia a ella.” “Hablé más Zacarías 4:6-7. y dije: ¿Qué significan estos 1. A través dos olivos a la de Zacarías, derecha y a la Jehová le da izquierda del estrategia candelabro? de batalla a Hablé aún de Zorobabel: es nuevo y le dije: con mi Espíritu ¿qué significan que pelearás, las dos ramas usarás diseños de olivo que dados a ti por medio de por el Santo dos tubos de Espíritu, era la oro vierten de idea de Dios. sí aceite como No usarás oro? en la batalla Y me respondió dos cosas diciendo: ¿No usualmente sabes qué es usadas en esto? Y dije: la guerra: el Señor mío, no ejército y la Y él dijo: Estos fuerza, solo mi Espíritu es necesario. Profetas son los dos ungidos que están delante del traen dirección estratégica en la guerra Señor de toda la tierra” Zacarías 4:11-14 espiritual territorial. 4. ¡Qué forma tan gloriosa del Señor 2. El anuncio de Dios es conmovedor. Él de honrar a hombres llamados por Él! habla al monte y al reino humano opositor ¡Qué manera tan especial de levantar su que se levanta contra Zorobabel. Dios autoestima ministerial y su ánimo. Zorobabel muestra su apoyo total para su enviado y Josué, son señalados por Dios a través del apostólico. Él anuncia que es por Su Gracia profeta como sus ungidos. Dios es el Señor que las tareas reiniciarán. La construcción de ellos. Gloria a Dios. seguida adelante por Su Gracia y Poder.

09

5. Es en medio de tal confirmación que debemos recordar que Zacarías hizo varias afirmaciones. La primera, dejó claro que los cimientos del Templo serían echados y acabada su construcción. Segunda, que no se pueden menospreciar las cosas pequeñas, porque es desde allí, desde donde el Señor construye las cosas más grandes por su sola Gracia y Soberana Voluntad. Tercero, la alegría vendría como resultado de la obra misionera constructiva. Al verlo, se alegrarían. Cuarto, que es en la mano de Zorobabel en la que Él pondría el nivel o plomada para trazar los cimientos y orientar la construcción del templo del Señor. La plomada en su mano habla de equilibrio y balance en los apóstoles. A ellos es dada la autoridad para trazar las cuerdas y el nivel de la construcción. Ellos son los autorizados para orientar la reedificación de los trabajos del templo. La primera piedra con aclamación “¿Quién eres tú, oh gran monte? Delante de Zorobabel serás reducido a llanura; él sacará la primera piedra con aclamaciones de: Gracia, gracia a ella.” Zacarías 4:7 La alabanza y la adoración merecen especial atención en este proceso de restauración. En cada paso de la reedificación de Jerusalén y el templo, los líderes enviados por Dios, entendieron que era determinante para el éxito de sus gestiones, restaurar a su posición a los sacerdotes, levitas, músicos y cantores la alabanza y adoración al Señor, garantizaría Su Presencia en medio de la batalla y el trabajo de reconstrucción. Pero además debemos aprender la lección; la primera piedra sería sacada con aclamaciones de Gracia. Esto significa que la alabanza y el júbilo ayudan y estimulan a los edificadores. También implica que cuando el júbilo, las aclamaciones, la alabanza y la alegría están presentes en el pueblo de Dios; el Espíritu ya comenzó la tarea de reconstrucción. Cada vez que alcemos la voz con júbilo y aclamación para el Señor, la construcción de Su Casa se acelera. Aleluya. La Gloria Postrera “Y le hablarás, diciendo: Así ha hablado Jehová de los ejércitos diciendo: He aquí el varón cuyo nombre es el Renuevo, el cual brotará de sus raíces, y edificará el Templo de Jehová. Él edificará el templo de Jehová, y él llevará gloria, y se sentará y dominará en su trono y habrá sacerdote a su lado; y consejo de paz habrá entre ambos.” Zacarías 6:12-13 El Renuevo de la profecía antiguotestamentaria es en esencia, Jesucristo, el Mesías que vino al templo de la reconstrucción en Jerusalén, trayendo gloria en su Primera Venida a la tierra. El Verbo de Dios se encarnó y vimos Su Gloria. Mas al igual que en los días de Zorobabel, el Señor está tomando Su Templo actual, la Iglesia y la está preparando para el cumplimiento cabal de esa profecía. Jesús volverá otra vez, es la promesa. Él hará su Parousía (su aparición celestial) en su Segunda Venida a reinar. La Casa, Su Cuerpo, Su Iglesia o Tabernáculo ha empezado a ser restaurado y reedificado por Apóstoles, Profetas y Salmistas. En ella será vista Su Gloria con mayor esplendor. Amén. “La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos.” Hageo 2:9a

“…seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” 1 Tesalonicenses 4:17


10

Edición 58 | ¡Cristo Viene! III Parte | Octubre 2013

Agenda de ORACIÓN Orar por: • Para que la Iglesia tome su posición en Cristo de poder, autoridad y dominio en lugares claves en el gobierno y en la sociedad en general. Desatar un espíritu de conquista. • Para que sea desatado sobre la Iglesia del Señor espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová según Isaías 11:12 • Atar y dejar inoperantes espíritus de mentira, engaño, error, falsedad. Levantar cobertura sobre el Pueblo del Señor y sea guardado de espíritus engañadores y doctrinas de demonios según 1 Timoteo 4:1. • Para que la Iglesia del Señor vuelva a su primer amor, que sea desatado un espíritu de arrepentimiento y nos volvamos a las primeras obras. • Para que sea desarraigada toda religiosidad y estructura humana en medio de la Iglesia del Señor. Orar por un derramamiento de Su Espíritu Santo y por un avance en la Iglesia. • Para que el Pueblo del Señor sea perfeccionado en la santidad en el temor a Dios según 2 Corintios 7:1 / 1 Tesalonicenses 4:7 • Para que sea desarraigada toda tibieza y carnalidad en la Iglesia del Señor. • Proclamar apertura de cárceles y de prisiones espirituales de aquellos que moran en tinieblas y declarar que sus ojos son abiertos para el conocimiento del Señor Jesucristo, según Isaías: 42:7 • Pedir al Señor que Su Reino sea establecido en la nación y que se haga su voluntad perfecta en ella. • Para que la Iglesia del Señor seamos uno así como Él es uno con el Padre y Su amor sea reflejado a través nuestro. • Para que cada creyente sea fortalecido en su Fe en Jesús. Para que venga ánimo y fortaleza nueva. Isaías 35:35 • Quebrantar los poderes de la hechicería y el ocultismo en este mes de setiembre. Enviar confusión y decretar inoperantes sobre todo plan demoniaco durante el mes de octubre en celebración del Halloween. • Levantar muros de protección alrededor de la nación, decretar la caída del narcotráfico, tráfico de personas, violencia, muerte, destrucción. Pedir sean activados ángeles de alto rango para la protección de la nación. • La Presidenta la Sra. Laura Chinchilla y sobre todos aquellos que ocupan lugares de eminencia en el país por temor de Dios y por sabiduría en la toma de decisiones. 1 Timoteo 2:2 • En contra del Proyecto que está promoviendo el MEP para los Centros Educativos del país (Guías sexuales). Decretar su inoperatividad y declarar que no tiene arraigo en nuestros Centros Educativos. • En contra del Proyecto de Convivencia Social (Proyecto que promueve el casamiento entre personas del mismo sexo). Atar y dejar inoperante toda influencia demoniaca que impulsa este Proyecto. Decretar su total caída.

Profeta Dania Navarro

¿Cómo será el Arrebatamiento? La Biblia lo explica con toda claridad. Primero está escrito en 1 Tesalonicenses 4:16: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero”. Hace poco alguien me preguntó: “Duermen los muertos hasta el regreso de Jesús? Si un creyente muere, ¿pierde el conocimiento?” ¡Jamás! Sabemos que tan pronto como el cuerpo muere, el alma y el espíritu están con Cristo (2 Co. 5:8), pero el cuerpo de gloria no se recibe hasta el momento del arrebatamiento (Fil. 3:21). Por eso es tan importante saber que después del entierro el cuerpo corrupto queda vinculado invisiblemente al alma que está con el Señor. De este hecho resulta que la incineración de los muertos es una violación terrible. Ella es una abominación pagana, porque, según 1 Corintios 15, el cuerpo es una semilla que será sembrada y en él hay algo que no se puede analizar materialmente. Llamémoslo un germen espiritual, del cual será resucitado el cuerpo de gloria (1 Co. 15:44). Por eso se abrirá la tumba en que fue sepultado el cuerpo como una semilla. “Los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos” (1 Ts. 4:1617). Es necesario que nos amonestemos mutuamente, porque el arrebatamiento puede suceder en cualquier momento. Después de ese acontecimiento ya no habrá tiempo para reflexionar. En 1 Corintios 15:51 está escrito: “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados”. Será tan instantánea esta transformación, como cuando se enciende una lámpara al conectar la perilla. De repente todo está iluminado. El foco de mal aspecto se transforma rápidamente, porque está conectado con la central eléctrica, y porque se presionó el interruptor. En las ciudades eso se puede observar cada tarde, cuando miles y miles de focos se transforman en el mismo instante en que se acciona el interruptor en la central eléctrica. Este es un ejemplo hermoso que ilustra cómo será la transformación de los hijos de Dios cuando venga el Señor. Somos en realidad hombres insignificantes que vivimos entre los demás sin llamar la atención. Sin embargo, en el momento del arrebatamiento se manifestará quiénes somos. En el cielo se “accionará la perilla”, por decirlo así, y entonces todos los hijos de Dios serán transformados en un instante. ¿Y por qué? Porque todos están conectados con la central celestial, es decir, con Jesús. ¡De ahí que sea tan importante, pues, que tengamos una relación vital con Jesús! (Jn. 15:4) ¿La tienes tú? ¿Quién participará en el arrebatamiento? Esta es una pregunta muy controvertida. Algunos dicen que solamente una parte escogida de entre la Iglesia de Jesús será arrebatada, mientras que otros opinan que toda la Iglesia participará en el arrebatamiento. Lo segundo es justo, porque la Iglesia ya es una selección. Pero no todos los que lo piensan pertenecen a la Iglesia de Jesucristo. En las diversas denominaciones existen muchas personas religioso-superficiales que nunca experimentaron el nuevo nacimiento. Por eso tenemos que mirarnos en el espejo de la Palabra de Dios que nos revela claramente

nuestro estado interior. Pero cuando examinamos la vida de los cristianos hoy a la luz de la Biblia, a menudo nos asustamos porque nos damos cuenta de que muchas personas no leen las Escrituras. Por eso son incapaces de conocer y reconocer la voluntad

de Dios. ¿Quién, pues, será tomado cuando venga Jesús? La Biblia nos indica algunas características muy precisa de las personas preparadas para el arrebatamiento: 1. Los que pertenecen o Jesús “Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” (Gá 5:24). Es decir, aceptan la cruz para hacer morir al viejo hombre. ¡Eso es sumamente importante! 2. Los que esperan al Señor En el Nuevo Testamento repetidas veces encontramos la segunda característica: Esperar a Jesús. Por ejemplo en Filipenses 3:20: “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor

“Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.” 1 Tesalonicenses 4:15-18 Jesucristo”. En 1 Corintios 1:7 está escrito: “... esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo”. 1 Tesalonicenses 1:9-10: “...os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar de los cielos a su Hijo”. Tito 2:13: “...aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro Gran Dios y Salvador Jesucristo”. Hebreos 9:28: “Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el

“La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera…” Hageo 2:9

Maestro Wim Malgo

pecado, para salvar a los que le esperan”. Y ¿qué dice Jesús mismo en Lucas 12:36?: “Y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese”. Entonces ¿cómo es un hombre que espera? ¡Este es un hombre que se prepara para recibir a la persona esperada! 3. Aquellos, cuya ciudadanía está en los cielos En Filipenses 3:20 encontramos la tercera característica de un hombre preparado para el arrebatamiento: “Nuestra ciudadanía está en los cielos”. Esto es sumamente importante. El hombre que será arrebatado cuando venga Jesús, ya está desligado de lo terrenal y su ciudadanía está en los cielos. Por eso tal hombre vive la vida cotidiana desde el punto de vista celestial. Es algo muy diferente si miro a las montañas altas desde abajo o desde arriba. Visto desde abajo esas montañas son inaccesibles para mí; pero si vuelo en avión por encima de ellas las puedo contemplar desde arriba. Si bien son altas, pero yo aún estoy encima de ellas. ¿Cambiaron las montañas? No, siguen siendo exactamente las mismas y de igual altura que antes. La diferencia consiste en que las miro desde otra posición. Es la voluntad del Señor que juzguemos todo desde el punto de visa celestial. Nuestra ciudadanía está en los cielos, porque “juntamente con Él nos resucitó, y así mismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús” (Ef. 2:6) 4. Los que se dejan purificar profundamente “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando ÉL se manifieste, seremos semejantes a Él, porque le veremos tal como Él es. Y todo aquel que tiene esperanza en Él, se purifica a sí mismo, así como ÉL es puro” (1 Jn. 3:2-3) 5. Los que llevan una vida de santificación Ahora llegamos a la última etapa, a la santificación. Donde hay una profunda purificación, también hay santificación. Ella es para un hijo de Dios la condición indispensable para ver al Señor, pues, la santificación nos acerca un paso más a Dios. El perdón del pecado significa decir no al pecado, la santificación significa decir sí a Jesús. En el arrebatamiento se manifestará visiblemente la Iglesia de Jesús. En aquel momento veremos quién pertenece a ella. Nos asombraremos, porque se manifestará la verdadera Iglesia. Ya no habrá Iglesias Bautistas, ni Nazarenos, ni Hermanos libres, ni Asambleas de Dios. Habrá solamente un gran rebaño y un solo pastor, en el cual todos son una cosa, porque la Iglesia de Jesucristo es una cosa. ¡Qué insensatos son los hombres que quieren unificar a la Iglesia de Jesucristo por medio de un movimiento ecuménico! ¡Eso es un gran error! La Iglesia de Jesús no puede ser llevada a una unidad hecha por hombres, porque ya es una sola cosa en sí misma. Las paredes que existen en medio de ellas son solamente de carácter organizador, pero desaparecen cuando nos reunimos con hijos de Dios. Por eso será gloriosa la manifestación de la transformada Iglesia de Jesucristo. Revestidos con cuerpo de gloria, nos conoceremos mutuamente. Pero la Biblia nos amonesta en Hebreos 12:14: “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”.


Edici贸n 58 | 隆Cristo Viene! III Parte | Octubre 2013

11



Arpas y Copas - Octubre 2013