Issuu on Google+

EL AMIGO


EL AMIGO

Mi amigo no ha regresado del Campo de Batalla, señor. Solicito permiso para ir a buscarlo' dijo un soldado a su teniente. 'Permiso denegado', replicó el oficial, 'no quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente ha muerto'. El soldado, no haciendo caso a la prohibición, salió y una hora mas tarde regresó mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo. El oficial estaba furioso : 'Ya le dije yo que había muerto!. Dígame: merecía la pena ir allá para traer un cadáver?' Y él soldado, moribundo, respondió: 'Claro que si, señor!. Cuando lo encontré, todavía estaba vivo y pudo decirme : ¡Estaba seguro que vendrías!

Esta es una hermosa reflexión, ahora pasemos a la realidad, cuando usted y yo estábamos muertos en pecado, desahuciados, sin esperanza y sin consuelo, sin pensarlo ni mucho menos imaginarlo llego a nuestras vidas Un amigo, que sin decir nada tomo nuestro dolor, nuestra flaqueza, nos brindo además su amistad, su amor. tanto fue el amor de amigo que se hizo culpable por nosotros prefirió llevar nuestro dolor que el vernos sufrir. ahora aceptemos ese amor de amigo que demostró en la cruz. ¿ Tienes un amigo que haría esto por ti?

Nadie tiene mayor amor que este, que ponga alguno su vida


por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hiciereis las cosas que yo os mando. Ya no os llamare siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor, mas os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi padre, os he hecho notorias. S. Juan 15: 13-15

Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores experimentado en quebranto, y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado y no le estimamos. Ciertamente llevo él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se aparto por su camino; mas Jehová cargo en él el pecado de todos nosotros. Angustiado él y afligido no abrió su boca: como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores enmudeció y no abrió su boca. Isaías 53: 3-7


EL AMIGO