Page 58

VINOS Y BODEGAS DE LA COMUNITAT VALENCIANA

PRINCIPALES TIPOS DE BARRICAS SEGÚN LA PROCEDENCIA DEL ROBLE Aunque visualmente todas las barricas parecen iguales,existen notables diferencias según la variedad de roble empleada para su fabricación. En la mayoría de bodegas elaboradoras de vinos de calidad se pueden encontrar hasta cuatro tipos diferentes de barricas según su procedencia:

La forma redondeada de la barrica permite la decantación de partículas.

FRANCÉS Las barricas de roble francés han sido tradicionalmente las más utilizadas para elaborar crianzas y reservas de calidad. En la actualidad,los productores suelen combinar distintos tipos de madera,aunque sigue siendo la francesa la más apreciada. Las características de esta madera,que se extrae principalmente de las zonas de Allier,Nevers y Limousin,permiten aportar al vino finos y elegantes matices. La finura de su poro permite una óptima microoxigenación.

■■ ■ VIENE DE LA PÁGINA 57



UNA BARRICA DEMASIADO PEQUEÑA PODRÍA POTENCIAR EN EXCESO LOS MATICES DE LA MADERA Y VICEVERSA



LOS CONSEJOS REGULADORES SUELEN ESTABLECER TIEMPOS MÍNIMOS DE PERMANENCIA DEL CALDO SEGÚN VAYA A SER EL VINO

der elaborar vinos con una personalidad propia en los que la “mano” del enólogo quedará patente en algunos de los matices propios del envejecimiento en roble. El tamaño importa El tamaño y la forma de estos recipientes tampoco es casual. Una barrica demasiado pequeña podría potenciar en exceso los matices de la madera y viceversa. Hoy en día el tamaño de barrica más empleado es el de 225 litros, denominada Bordolesa. Por lo que respecta a la forma, además de una más cómoda movilidad del envase, su forma redondeada permitirá una fácil decantación de partículas sólidas, que quedarán apiladas en la “barriga” del tonel y facilitarán su retirada tras el trasiego del vino. El último de los factores que influyen en la crianza de vinos en barricas de roble es el del tiempo que debe permanecer el caldo dentro del recipiente. En la actualidad no hay unos parámetros establecidos al respecto, aunque los consejos reguladores de las denominaciones de origen suelen establecer tiempos mínimos de permanencia según se trate de vinos madurados, crianzas, reservas o grandes reservas.

DIMENSIONES DE LA BARRICA El futuro, los vinos embotellados No existe una composición exacta en las piezas que se emplean para fabricar barricas. Valga como ejemplo las medidas y composición de las barricas del tipo bordolesa (225,l.)

AMERICANO La apuesta por el roble americano nace del intento de los productores de abrirse mercado en el nuevo continente, donde el consumidor está más familiarizado con sabores maderizados como el del bourbon. Este tipo de madera aporta mayor dureza en boca y cede aromas al vino con mayor rapidez que el francés, aunque confiere un carácter muy definido al vino. Otro factor importante a la hora de su elección obedece a costes de mercado, ya que las barricas de roble americano suelen ser más económica que las francesas

PESO EN VACÍO (KILOGRAMOS)

55 95 29 70 57 27-28 5-7

LONGITUD (CENTÍMETROS)

ESPESOR DE DUELA (MILÍMETROS)

DIÁMETRO DE LA PANZA (CM.)

DIÁMETRO DE LA CABEZA (CM.)

NÚMERO DE DUELAS

NÚMERO DE TABLAS EN FONDO

NÚMERO DE EJES GALVANIZADOS

8

58 GUÍA DE LOS VINOS Y BODEGAS DE LA CV 2008 EL BOLETIN

HÍBRIDO Aunque es una práctica muy poco introducida, algunos enólogos han apostado por vinos que envejecen en barricas fabricadas con robles americano y francés, entremezclando distintas cantidades de duelas de ambas maderas. También esta relativamente extendido el uso de barricas americanas y francesas para un mismo vino, manteniendo una proporción de una barrica de roble americano por cada cuatro de roble francés. Con cualquiera de estos dos sistemas se puede extraer lo mejor da cada madera en función del tiempo de permanencia en cada una de ellas.

LOS OTROS ROBLES La irrupción en el mercado de robles procedentes del Caucaso, de Hungría y de Italia ha supuesto un soplo de aire fresco para los enólogos, que encuentran en estos tipos de madera grandes similitudes con el roble francés al tratarse de variedades europeas, aunque en el mercado se adquieren a un coste menor. Ante la gran variedad de tipos, los enólogos apuestan cada vez más por el equilibrio entre maderas, siendo la clave del éxito de un vino en la actualidad la perfecta combinación de barricas.

¿POR QUÉ EL ROBLE? Aunque originalmente se empleó para su fabricación cualquier tipo de madera –cada zona recurría a los bosques de su entorno– distintas investigaciones han dejado patente la idoneidad del roble en la construcción de barricas para la crianza de vinos. Entre las múltiples ventajas de la madera de roble con respecto a otras destacan la finura de su poro, que provoca una microoxigenación más lenta y minimiza las pérdidas por evaporación. Además, la dureza de esta madera garantiza la resistencia a la presión que ejerce el líquido; y los tejidos que la componen mejoran la impermeabilidad de la barrica. El roble posee, entre otros compuestos, taninos nobles y elegantes que contribuyen al equilibrio del vino, además, según las diferentes especies, el roble aporta al vino aromas que intensifican su complejidad. Según la procedencia del roble, las barricas se clasifican en francés, americano, híbrido (mezcla de francés y americano), o robles del Cáucaso, de Hungría o de Italia.

Guía de vinos y bodegas2008  

Guía de vinos y bodegas de la Comunitat Valenciana 2008

Guía de vinos y bodegas2008  

Guía de vinos y bodegas de la Comunitat Valenciana 2008

Advertisement