Issuu on Google+

PRÓXIMA PELÍCULA:

CIUDAD PORTUARIA

BIBLIOTECA PÚBLICA VIRGILIO BARCO

Viernes 17 de febrero Réquiem por un sueño

Nine-Christine Jönsson Bengt Eklund Mimi Nelson Berta Hall Birgitta Valberg Sif Ruud,Britta Billsten Harry Ahlin Nils Hallberg

SINOPSIS Gösta trabaja descargando en el muelle del puerto de Göteborg. Allí salva una chica muy joven, Berit, que está a punto de ahogarse. Más tarde, ambos se reencuentran en un baile. Berit, que atribuye mucha importancia a su independencia, nunca vuelve a ver a sus amantes de una noche. Pero Gösta será la excepción... (FILMAFFINITY)

Esta imagen está bajo licencia Creative Commons: Attribution-NoDerivs Vínculo del autor: http://www.flickr.com/photos/7522203@N06/434640017/sizes/l/in/photostream/

FICHA ARTÍSTICA

Harry y su madre tienen sueños muy distintos: ella está permanentemente a dieta esperando el día en que pueda participar en su concurso televisivo preferido; la ambición de Harry y su novia Marion es hacerse ricos vendiendo droga y utilizar las ganancias para abrir un negocio propio, pero nunca tienen el dinero suficiente para ello. A pesar de todo, Harry y Marion no se resignan y harán lo inimaginable para conseguir la vida que anhelan.

Dirección:

Darren Aronofsky

País:

Estados Unidos

Año:

1999

Duración:

95 minutos

Recordando a Bergman Esta imagen está bajo licencia Creative Commons: Atribución-NoComercial 2.0 Genérica (CC BY-NC 2.0) Vínculo del autor: http://www.flickr.com/photos/ttdesign/2388745495/sizes/z/in/photostream/

TÍTULO ORIGINAL: Hamnstad AÑO: 1948 DURACIÓN: 99 min. PAÍS: Suecia DIRECTOR: Ingmar Bergman GUIÓN: Ingmar Bergman & Olle Länsberg (Novela: Olle Länsberg) MÚSICA: Erland von Koch FOTOGRAFÍA: Gunnar Fischer PRODUCTORA: Svensk Filmindustri

CICLO:

Sinopsis:

FICHA TÉCNICA

CIUDAD PORTUARIA Dirección: Ingmar Bergman Sábado 11 de febrero / 2012


necesita de menos resortes teatrales, de un menor grado de énfasis dramático, para explicar su visión del mundo y del sexo y de la familia. Y que cada vez el esfuerzo consciente se va transformando en una mayor contención, seguridad en sí mismo, elegancia, sobriedad. Y por primera vez aborda el problema de la femineidad en la sociedad europea de mediados de siglo (una constante gigantesca en su obra, que le convirtió en el, para muchos, referente inexcusable a la hora de hablar de la mujer en el cine), indagando con lucidez y sin caer en lugares comunes sobre temas tales com la libertad de elección, sexual y vital, de una muchacha una vez que se adentra en la sociedad. Y otros temas mucho más peliagudos (si lo son ahora, imaginemos en aquella época) como el suicidio y su opción moral (el propio Bergman dijo varias veces que no le parecía en nada objetable la idea de quitarse la vida cuando la vida es demasiado dolorosa), el amor libre, el aborto… Verdaderos jardines en los que Bergman comienza a meterse, sin olvidarse de criticar la figura paterna como gestadora de todos los complejos y las inseguridades de los jóvenes (sin duda, como le ocurrió a él mismo…), la responsabilidad de la familia para con las criaturas que se abren camino en un mundo gris y carente de comprensión emocional, o la eterna dificultad de una pareja de encontrar su sitio juntos en el

Internet: http://www.blogdecine.com/criticas/ingmar-bergman-ciudad-portuaria-la-dificultad-de-ser-mujer-en

Berit, una mujer abandonada por el mundo, por los suyos y por la sociedad, decide quitarse la vida. El destino quiere, claro, que Gösta, probablemente el hombre más interesante y sensible que haya conocido jamás, la salve de esa tentativa. Sin embargo, el buen Gösta se pasará el resto de la película intentando salvarla de su tenebroso pasado sin autoestima, plagado de reformatorios y de fantasmas, y tratando de liberarse de sus propias ataduras morales, una vez más dentro de una sociedad hipócrita y despiadada que tiende a olvidarse y a despreciar a los más débiles y frágiles, al tiempo que les juzga severamente por sus equivocaciones y les empuja a plantearse seriamente su relación. Es decir, dolor emocional extremo. De nuevo, una gran crítica social, y, de nuevo, una gran aventura romántica. Pero da la impresión de que Bergman

http://3.bp.blogspot.com/_SPYL8UC1UCY/S8yxEB00ElI/AAAAAAAACfo/ LbSCBU9GR4U/s400/Port+of+Call+(1948).jpg

Texto tomado de:

De abortos, suicidios y feminismo

Internet: http://www.blogdecine.com/criticas/ingmar-bergman-ciudad-portuaria-la-dificultad-de-ser-mujer-en

El grupo de pequeñas películas que conforma la etapa llamada “de aprendizaje” de Ingmar Bergman, que muchos seguidores de la obra bergmaniana (entre los que me incluyo) creemos que se cierra con la plenitud de ‘Un verano con Mónica’ (‘Sommaren med Monika’, 1953), es algo así como una escalera invisble y no siempre hacia arriba o hacia adelante, aunque se establece desde los balbuceos de un gran director de teatro que parece no creer del todo en sus propias posibilidades fílmicas, hasta la conquista de las propias herramientas narrativas, de un mundo propio, y el doblegar a sus contemporáneos a reconocer su capacidad creadora. ‘Ciudad portuaria’ (‘Hamnstad’, 1948) es una de las películas más vistas de esa primera etapa, y no es casual en absoluto que la dirigiera en plena época de esplendor del Neorrealismo italiano, corriente cinematográfica a la que tanto debe este filme de Bergman, siendo un director tan abierto a las nuevas formas de expresión en todos sus ámbitos, antes de ser una corriente él mismo.

Texto tomado de:

Ingmar Bergman: 'Ciudad portuaria', la dificultad de ser mujer en la sociedad

http://img205.imageshack.us/img205/8440/hamnstadcp4.jpg

mundo. A lo largo de este estudio, es posible que el lector se canse un poco de los elogios que se le dedicarán a la figura de Bergman como director de actores. Todavía faltaba que esa maestría hacia los actores se tradujera en un todo indivisible respecto a la puesta en escena, el tema, la historia, el estilo… pero no deja de maravillarme la perfección con la que actores como NineChristine Jönsson, Bengt Eklund, Mimi Nelson, Berta Hall o Birgitta Valberg encarnan sus papeles, llevados de la mano por Bergman con precisión majestuosa. Por achacar algo, podríamos decir que el marcaje de los actores respecto a la dirección de fotografía todavía resulta algo mecánico, pero ya sería hilar muy fino. Los intérpretes se convierten en sus personajes admirablemente, y Bergman convoca en sus rostros una tensión psíquica que se revela en todo su esplendor en algunos primeros planos en verdad fabulosos, que contienen en pocos segundos, todo el pasado turbulento y todo el presente en el precipio de sus criaturas. En un año de obras maestras legendarias como ‘Ladrón de bicicletas’ (‘Ladri di biciclette’) de Vittorio De Sica, ‘Fort Apache’ (íd) de John Ford, o ‘Carta de una desconocida’ (‘Letter from an Unknown Woman’) de Max Ophüls, un joven sueco de 29 años seguía trabajando incansable para convertirse en uno de los grandes en pocos años.


Ciudad portuaria