Issuu on Google+

El

Armadillo PUBLICACIÓN LITERARIA, SOCIAL Y CULTURAL / SAN VICENTE DE CHUCURÍ / AGOSTO DE 2013 / N° 2

En este número

HACIENDO ENTREVISTA A ISMENIA ARDILA

MEMORIA

Memorias La experiencia Las radios

DE UN CINÉFILO DE PUEBLO. 3

DEL ARTE Y LOS SUEÑOS. 12

COMUNITARIAS EN SINTONÍA. 7

.8

Los destinos

DEL APETECIBLE TOMATE . 10


2 EDITORIAL

El

Armadillo

‘Una golondrina no hace verano’

Este armadillo de escritos es una manera de contar la vida desde la experiencia y el punto de vista de seres inadvertidos que nos narran la cotidianidad, para develarnos lo que siempre estuvo ahí, deslumbrarnos con su belleza o despertarnos del letargo en el que a veces habitamos.

2

EN ESTE NÚMERO Orley Durán Gutiérrez Daniel Emilio Ferreira Manuel Rondón Nilson E. Inis Gómez Jessica Toloza Chaparro Jorge Alfredo Correa Carlos H. Hernández Javier Armando Toloza Edwin F. Romero DIBUJO DE PORTADA Wilson Ardila (En, Desde el Atrio) DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN

Manuel Rondón 3143617492 CONTACTOS

Elarmadillolector@gmail.com facebook.com/elarmadillolector

A

veces no es tan malo repetir la historia, sobre todo en el estado actual de los espacios culturales en San Vicente de Chucurí. A finales de los noventa y principios de la década de dos mil, por ejemplo, San Vicente era reconocido como epicentro del arte y la cultura en la región, al que acudían teatreros, bailarines, pintores, músicos... y no pocos procesos de formación se desarrollaron en esos años. La pintura, el teatro, la danza, la poesía, la música, contaban con sus espacios, y se alcanzaron a realizar un montón de actividades al aire libre porque se contaba con una agenda cultural que tenía de donde alimentarse. Cuando hicimos el lanzamiento de esta publicación el mes pasado, creíamos que la labor sería empezar a reclamar más opciones culturales para que la oferta no se limitara a las mismas áreas artísticas de siempre, pero nos encontramos con una cruda realidad en la que pareciera que hay que agacharse a recoger los pedacitos que quedan de lo que fue la oferta cultural. Y no estamos exagerando. Hoy se habla de bibliotecas cerradas, proyectos de formación artística estancados, instrumentos y espacios de la cultura deteriorados y falta de personal, por mencionar solo algunos de los problemas. Se dice que los niños y los jóvenes son el futuro, pero si no se les garantiza un presente con posibilidades reales para el desarrollo de sus aptitudes ¿cómo será ese futuro? A los jóvenes se les acusa, se les señala, se les cohíbe su libertad de expresión y casi siempre se les reprime, pero ¿en dónde está lo que se les brinda, cuál es la educación que se les garantiza, los espacios que se les asegura, los programas en los que se los vincula, los incentivos que se les concede, las oportunidades que se abren para su desarrollo? Hay que pensar en eso. Queremos bibliotecas abiertas, teatros llenos, espectaculos al aire libre, proyecciones de cine, eventos culturales en los parques, jornadas de promoción de lectura y, ante todo, espacios de formación artistica y de oficios. Pero como dice el dicho,“una golondrina no hace verano”. Exijamos, pues, una agenda cultural participativa e incluyente en donde se les asegure la participación a todas las manifestaciones del arte.


El

Armadillo

CHUCURÍ 3

MEMORIAS / 1980

BRUCE LEE EN, EL PUÑO DEL DRAGON / IMAGEN WEB

Memoria de un

cinéfilo de pueblo

Por Jorge Alfredo

E

s la una de la tarde, hoy es domingo y hubo muerto, y si no lo hubo seguramente lo habrá en la noche, pero no es de eso que quiero hablar. En mi bolsillo tengo diez pesos y estoy aquí haciendo fila, esperando que abran una de las dos puertas. Me siento un poco nervioso y he vuelto a contar por cuarta vez mis diez pesos, cinco monedas de cobre de a dos pesos: mis ahorros de la semana. Hoy voy a ver El puño del dragón, con Bruce Lee. Garras mortales y patadas voladoras que memorizaré cuidadosamente, y si un chi-

no de estos me dice algo… Ya abrieron una de las dos puertas y la mona está en la taquilla. Tiene unos ojos verdes como de gata fina, se parece a las que hay en las carteleras del fondo con fotografías a blanco y negro; yo le daré mis monedas y ella me dará la boleta de entrada por la cual he esperado toda la semana, si tengo suerte, al menos rosaré la punta de sus dedos cuando le entregue las monedas... ella pondrá la boleta sobre el cemento frío de la taquilla. Angelito está pregonando uno de los últimos anuncios para la mati-

née: “hoy en su pantalla de plata del Teatro Cervantes, El puño del Dragón, función dos de la tarde y siete de la noche”, le escucho dos cuadras abajo desde la esquina en la droguería Universal. Su voz aflautada suena por un chorote no tan potente como el de la parroquia. Algunos compran Cocacola y crispeta a la entrada del teatro y vienen acompañados de sus “papis”. En mi casa no saben que estoy aquí, me escapé de manera furtiva… el próximo domingo lo haré de nuevo… Me gusta el color del cortinaje y me quedo viendo los extractores de aire, son cuatro a cada lado. Yo vine solo, ya apagaron las luces y en la pantalla aparece Prohibido fumar. Después de un corto silencio la función comienza…


4 CHUCURÍ

CRÓNICA

El

Armadillo

Esto me contó Adela Por Manuel Rondón

M

e encontré a Adela sentada en su silla de mimbre en el corredor de su casa. Una casa abrazada por árboles frutales, cacao, zapotes, flores, café, rocas y plantas, muchas plantas. Es un lugar tranquilo y acogedor, y aunque está en medio del caserío de placitas, comuneros y los yariguíes, se olvida muy fácil en dónde es que uno está. Tal vez por esa razón fue que Don Pedro Sinuco en vida, el esposo de Adela, llamó a esta finca El reposo. Adela Rueda, quien pronto cumplirá 86 años, es hija de un chucureño y una zapatoqueña, Pascual Rueda y María Luisa Serrano, quienes vivieron en la finca La primavera. “Recuerdo con nostalgia mi infancia, la escuela rural La vencedora, la vereda La primavera... cuando eso no se oía hablar de violaciones ni de violencia, esa violencia que empezó cuando mataron a Gaitán... En el parque quedaba la plaza de mercado.

“Hay que ser unidos y comprensivos. Nada de tiranía, ni odios, al contrario, ser amables”. Adela Rueda

Adela es madre, abuela y bisabuela de siete hijos, veinte nietos y seis bisnietos y le encanta el café.

DOÑA ADELA CONVERSA CON EL ARMADILLO SENTADA EN SU SILLA/ FOTOGRAFÍA: MANUEL R.

Toldos por toda la plaza. Yo ayudaba a vender los productos en el andén. Eran tiempos tranquilos”, me dijo. Cuando tenía veintidós años, Adela se casó con un betuliano, Pedro Sinuco, con quien, dijo, llevaron una vida humilde pero buena. Vivieron en Betulia y posteriormente en la vereda Santa Inés, de San Vicente, en donde producían cacao, café y frutales, igual cuando vendieron y

compraron en la vereda La esmeralda. “Cuando eso el pasaje hasta el pueblo costaba 50 pesos”. Ahora, Adela se sienta a recordar en su silla, en la finca que alguna vez se llamó Los tanques, la última que negoció su esposo en vida y que luego llamó El reposo. “Cuando eso la finca iba de la quebrada cantarranas hasta la quebrada de las cruces. Teníamos 7 vacas de ordeño,


El

Armadillo

un toro, terneros, bestias de silla y arrendábamos para caballos”, recuerda Adela. Con el tiempo, su finca ha ido cediéndole terreno al urbanismo. La vía nueva y el puente de la cantarranas hacia los yariguíes y Villa Luz son algunos de los tantos cambios que Adela ha presenciado en su entorno desde que llegó a la que ahora es su casa finca, en la que siempre hay un lugar para sus seres queridos: “Amigos, nietos, hijos... vienen en la mañana a saludar y a tomar tinto. Somos muy unidos, ni odios ni intrigas, porque soy amante de la paz, nada de gente soberbia, ni vengativa ni presumida, aquí vivimos en paz”, me cuenta. Adela es madre, abuela y bisabuela de siete hijos, veinte nietos y seis bisnietos, y uno

CHUCURÍ 5

“El apoyo para los carpinteros es ahora la persecución a la madera. El gobierno nos afecta a todos: Al carpintero, al transportador y al campesino que la produce.” Reinaldo Sinuco

de sus anhelos más grandes es poder dejarles algo: “Yo no he querido vender esta finca por ninguna causa. Pienso dejarles a mis hijos ‘aunque sea una piedra’ a cada uno. Lo que quede es para ellos”.

ADELA Y SUS HIJOS, ALEJANDRO Y REINALDO SINUCO / FOTOGRAFÍAS: CARLOS H. HERNÁNDEZ

LOS HIJOS CARPINTEROS DE ADELA: Los Sinucos Los hijos de Adela que tuvieron vocación de carpintero, como ella misma dice, son Nestor, Alejandro y Reinaldo. Aunque Reinaldo ahora se dedica a varias actividades comerciales, nos contó sobre sus tiempos de carpintero. Sus primeros pasos fueron a los 17 años, cuando, con herramientas hechizas, armaba taburetes y otros elementos en madera. Luego, trabajó para el señor Gonzalo Mutis en una carpintería que quedaba en el parque de La Pola y por 25 años se dedicó a este arte. Luego tomó la decisión de ser albañil, otro de sus tantos oficios a los que les dedica su tiempo y su creatividad. Alejandro, por su parte, nos contó que optó por la carpintería cuando se dio cuenta que el campo se ponía peligroso: “La violencia me sacó del campo, de donde obtenía mi sustento como obrero, entonces aprendí la carpintería y aquí estoy, 20 años en el oficio”. Nestor y Alejandro, dos carpinteros muy conocidos en San Vicente, han logrado sacar adelante sus empresas, motivados por sus familias y respaldados por su creatividad, con conocimientos conseguidos a pulso y dedicación.


6 CHUCURÍ

Por redacción El Armadillo

TELEVISIÓN

El

Armadillo

Las apuestas de TELECHUCURÍ

CON ‘LO NUEVO’ “Queremos llegar a la gente del común, integrarnos con la comunidad para hacer una televisión propia, generadora de identidad local”. Julio Cesar Pinto Director Telechucurí

P

JULIO CESAR PINTO / FOTOGRAFÍA: MANUEL R.

asando canales en el televisor descubrimos un documental muy bueno sobre tendencias sociales, por decirlo de alguna manera. El programa estaba tan bueno que lo dejamos. Luego nos dimos cuenta de que el dichoso canal era Telechucurí cuando reconocimos la voz de una

La programación va de lunes a viernes de 2 a 7 p.m. y los fines de semana de 8 a.m. a 12 m. Uno de los programas de Lo nuevo es Opción tv, un espacio que nació a raiz de la problemática del desempleo en el municipio, en el que la gente puede encontrar alternativas de información sobre la oferta laboral y también puede ofertar sus productos y servicios sin tener que pagar. Se emite los sábados a las 9 a.m. en Telechucurí (canales 4 y 22).

Recomendados Lunes a viernes 3:00 p.m. - Exploradores por naturaleza 3:30 p.m. - El libro de sofía - Los pepa - Super O 4:00 p.m. - Sitio web Sábado 8:30 a.m - La caja mágica - La lleva 9:00 a.m. - Opción TV

SET DE OPCIÓN TV EN TELECHUCURÍ

FOTOGRAFÍA: CARLOS H. HERNÁNDEZ

vieja amiga en los cortes que anunciaban los programas. El caso es que nos quedamos viendo lo que, supimos después, es la nueva programación del canal comunitario, que por primera vez en muchos años se lanza al ruedo con una franja de programación de 5 horas diarias en la que se incluyen nuevos programas de producción local. A la cabeza del proyecto está su director, Julio Cesar Pinto, quien ha asumido el reto: “Lo nuevo fue una propuesta que le hice al canal y que fue acogida por la Junta. Ya empezamos con la franja diaria y con la emisión de los primeros programas locales”, nos contó Julio en una entrevista concedida a El Armadillo. Durante tres meses, el equipo de producción del canal ha conceptualizado, grabado y editado diversos productos audiovisuales, como videoclips, spots publicitarios y docuclips que identifican al canal en la nueva franja de


El

Armadillo

programación Lo nuevo y resaltan la identidad local. En el proceso convocaron a un casting para seleccionar nuevos presentadores y ahora están en el montaje de los nuevos espacios con los que tienen previsto completar nueve programas de producción propia que irán apareciendo en el transcurso de este año y principios del siguiente. “La propuesta, aunque ambiciosa, es alcanzar las 8 horas de programación diaria, con contenidos que van desde programas infantiles hasta documentales e informativos”, agrega Pinto. Dos de los programas nuevos son Opción Tv y Sitio web, en los que ya se nota la apuesta visual del proyecto, que también contempla, acertadamente, la elaboración de cápsulas y microprogramas de promoción de la cultura ciudadana, “Tenemos problemas ecológicos y seguimos botando basuras a las quebradas, el papelito en la calle... Todavía vivimos el maltrato, incluso hasta en la forma de hablarle a los niños... esto por mencionar algunas de las malas costumbres”, manifestó Julio.

¡A la expectativa pues! Estaremos al tanto de la programación social y cultural de Telechucurí. Buena suerte y buena mar a todo lo que sea comunitario.

REGIÓN 7

RADIO

Una

REGIÓN

EN SINTONÍA

Por redacción El Armadillo

Las emisoras comunitarias se vuelven a enlazar para contar la región.

L

os sábados a las 7 de la mañana, a través de la emisora comunitaria San Vicente Stereo, se volverán a escuchar las voces de la región del Magdalena Medio. Después de varios años fuera del aire, regresa el informativo regional Tejiendo la Red, con el que la Red de emisoras comunitarias del Magdalena Medio (Aredmag) busca establecer un diálogo regional en el que sean los mismos pobladores los que generen opinión pública. “Queremos conocer las diferentes realidades

que enfrentan a diario los pobladores y pobladoras de la región”, manifestó Leonardo Amaya Calderón, director de Aredmag, a El Armadillo en una conversación sobre el tema. Serán 7 los municipios que se enlazarán cada semana a través de un programa de media hora en el que cada emisora contará lo que sucede en su localidad con respecto al tema central. B/bermeja, San Vicente, Río Negro, San Martín, Aguachica, Yondó y Puerto Berrío son los municipios que entablarán este diálogo de saberes frente al territorio. MAGDALENA MEDIO El Magdalena Medio es una región diversa, de múltiples manifestaciones sociales y culturales, históricamente marginada por el Estado y azotada por la violencia, en la que todavía se percibe la enorme desigualdad social existente en Colombia. A pesar de que esta región cuenta con recursos naturales, minerales y productivos de gran valor, el acceso a los beneficios es inequitativo; un boletín informativo del Banco Mundial, En Breve No 5, calculaba a principios de la década pasada que alrededor de ochocientas mil personas del Magdalena Medio vivían por debajo del umbral de la pobreza, lo que representaba entonces el 70 por ciento de su población, y habría que ver si las cosas han mejorado o han empeorado.


El

8 CHUCURÍ

‘Pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla’

ISMENIA ARDILA DÍAZ / ARCHIVO PARTICULAR

I

smenia, nos hemos encontrado con una publicación de micro relatos escritos por usted, en las bibliotecas de San Vicente, llamada Desde el Atrio. ¿Qué podemos encontrar en sus páginas? “Esta es una publicación de 17 micro cuentos que hablan de los orígenes del pueblo, sus conflictos políticos y sociales, algunos momentos, lugares y personajes que construyen parte de su memoria. Las fotografías e ilustraciones las tomé de mi trabajo de grado, titulado “Huellas de Chucurí”, una crónica monográfica para optar el titulo de Comunicadora Social. Desde

El Armadillo habló con Ismenia Ardila, docente y periodista chucureña, autora de 17 micro relatos sobre San Vicente compilados en Desde el Atrio, una publicación de bolsillo con la que quiere motivar el interés por nuestra memoria histórica. el atrio, porque este es el mejor ‘mirador’ del pueblo. El atrio es un símbolo de comunicación de nuestros pueblos.” ¿Cuándo y cómo nace la idea de hacer una publicación de micro relatos? “Con motivo del Bicentenario participé en una maratón de micro relatos a través del Facebook convocada por un escritor de Popayán. Creí que era un buen pretexto para retomar apuntes y datos históricos del pueblo, guardados en mis recuerdos de 20 años atrás. Era además un gran reto condensar la idea central en un solo párrafo, finalmente escribí cerca de 40 y decidí hacer

ENTREVISTA Armadillo la publicación de los más relevantes, con el fin de motivar el conocimiento por esa historia que para muchos puede ser toda una novedad. La publicación no tiene pretensión literaria alguna, solo hilar datos que puedan ser de interés para los chucureños, por eso todos sus ejemplares los envié para que se distribuyeran gratuitamente allá.” Usted le escribe a los campesinos, a los lugares y a ciertos personajes que han marcado la historia chucureña. Nos llamó la atención un microcuento sobre Carlos A. Vásquez. ¿Fue cercana a él? ¿que anécdota recuerda de esos años? Yo fui en buena parte la responsable de que Carlos Vásquez llegara a San Vte. Luego de conocer su trabajo y su dimensión humana, logré que el municipio le contratara como instructor de danzas a través del naciente Departamento de Extensión Cultural y Artística que me correspondió dirigir en sus inicios. A mi salida de San Vicente Carlos tomó el barrote del proyecto junto con otro grupo de amigos de la cultura, con los logros ampliamente conocidos en el pueblo. Allí nació una gran amistad y un hermoso sueño que me satisface mucho sigue dando grandes frutos. Anécdotas y recuerdos, muchos. Junto con él aprendí que podíamos enfrentar el miedo y la violencia con la música, la danza, la poesía…


El

Armadillo

todas las expresiones nobles de la cultura. Me pareció justo el reconocimiento a él como a Juan Ibarra, otro coequipero del proceso. En la portada se lee: Desde el Atrio, micro cuentos a la memoria de mi pueblo, ¿cuál es la importancia, desde su punto de vista, del ejercicio de la memoria en un país como el nuestro? “Bien dijo un pensador que ‘pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla’. Recuperar la memoria y mantenerla viva es parte del ejercicio para comprender el desarrollo de nuestra sociedad en su conjunto, máxime para enfrentar un mundo globalizado donde lo particular se invisibiliza, se despersonaliza. Recuperar las historias locales a través de sus muy diversos protagonistas, lugares y acontecimientos contribuye en la construcción de autonomía, identidad, perspectiva, posibilidades de cambio.” Ahora hablemos de usted. ¿Cómo fue su encuentro con la literatura y la escritura? “Fue un encuentro grato a través de la lectura simple de cuentos y relatos como parte del ejercicio escolar, pasando luego por algunos clásicos de la literatura universal y del ‘boom’ latinoamericano. La escritura brotó espontáneamente con el deseo de dar voz a muchas historias y personajes, estimulada por el ejercicio de la lectura y

la conversación con personas valiosas e interesantes. En el tema de Chucurí, por ejemplo, cómo olvidar la escuela que tuve en Álvaro Frías (QEPD), me introdujo en los orígenes del pueblo y me acompañó, como otros, en la quijotada de montar, en 1990, una corta publicación que se llamó “El Cantarrana”. Sabemos que hace más de 20 años se radicó en Popayán. ¿Nos puede hablar de lo que hace en la actualidad? ¿Cómo siente a San Vicente de Chucurí desde la distancia? “Desde hace un año me desempeño como Jefe de Prensa y Comunicaciones de la Gobernación del Cauca. Siento al pueblo muy cambiado, intento ir cada año y aunque ya puedo pasar por una extraña, cada calle me trae muchos recuerdos. Celebro que quedaran atrás los tiempos de violencia tan dolorosos del pasado reciente, pero lamento que no hayamos apren-

CHUCURÍ 9

dido de su historia para motivar nuevos liderazgos y cambios con verdaderas oportunidades de desarrollo. Siento que la fuga de cerebros también contribuyó a esto, sin menospreciar la creatividad de quienes persisten motivados por convicciones profundas y transparentes, a quienes hay que alentar. La coyuntura actual por las obras de hidrosogamoso y la explotación del carbón sin duda cambiarán el rumbo de su historia y no sé si estamos preparándonos para eso, preparándonos como pueblo, no mirando cómo salvar nuestros intereses individuales.” Usted fue Directora del Departamento de Extensión Cultural y Artística en San Vicente. ¿Cómo considera que debe ser el desempeño del director de esta oficina? “Lo primero que hay que valorar es que contamos con esa oficina en un pueblo de la categoría de San Vicente. Por ejemplo, en

JUAN IBARRA Ismenia Ardila Díaz. Desde el Atrio, página 35. Campesino de pura cepa de lo que dan cuenta sus manos callosas. Más de treinta años como espectador de la violencia parieron un gran artista. Se cansó de ver correr la sangre por los campos. Tomó el papel y garabeteó las letras de sus propias canciones y en compañía de sus 4 hijos, emprendió una cruzada acompasada por tiples y guitarras en cuando festival campesiono se hiciera. Protagonizó la referenciada resistencia pacífica de la cultura contra la guerra en la región de Chucurí a finales de los 90. “Los chucureños” tienen hoy impronta propia y para fortuna de muchos, sus canciones recuperaron la alegría que embarga hoy a sus gentes luego de un trágico pasado.


10

una capital de departamento como Popayán, ni siquiera hay un proyecto de ese talante. No conozco detalles de cómo funciona ahora, pero entiendo que la gestión debe ampliarse más allá de lo artístico, pasando por lo histórico y antropológico, y que el enfoque debe motivar a diversos actores de la región para que el esfuerzo no se reduzca a un funcionario estatal y se logre amplíar la perspectiva.” Para despedirnos, ¿qué libro nos recomienda para empezar a leer literatura y porqué? “Comparto el criterio que para iniciarse echemos mano de un buen cuento de la oferta de la biblioteca más cercana, una revista o periódico, el hecho es disfrutar y fortalecer el sano hábito de la buena lectura. Todos iniciamos así, no creo mucho en la exigencia de iniciar con la lectura de un clásico que muchas veces puede surtir extraño. Yo empecé leyendo cuentos y seguí devorando lo que encontraba, especialmente publicaciones de grandes periodistas. Con la extensión de la lectura nos hacemos más exigentes, pero es un gusto que se desarrolla. García Márquez y los 12 cuentos peregrinos puede ser un grato y buen comienzo, igual, entre gustos no hay disgustos.”

ENSAYO

EL MUNDO

El

Armadillo

Los destinos del tomate De los guisos antropófagos a la sopa Campbell’s Por Jessica Toloza

IMAGEN: USUARIO DE FLICKR PHIL HATCHARD

L

a más popular de las frutas. La de la sopa Campbell’s de Andy Warhol, la de la salsa Fruco, la protagonista del hogao. Sigo diciendo “la” aunque su artículo “el” designe su masculinidad. Sin embargo, al verlo, el tomate se me revela mucho más femenino que masculino. Si desea comprobarlo rebane un tomate a la mitad. Pero no quisiera seguir hilvanando sobre el transformismo del tomate. Es una fruta, muy a pesar de su apariencia de vegetal y a diferencia de nuestra muy querida amiga la yuca (que ahora que lo

pienso debería ser el yuca, pues no puede haber nada mas viril y masculino que penetrar la tierra) el tomate ha ganado lugares prestigiosos en las gastronomías elevadas y en los laboratorios genéticos que buscan el máximo porcentaje de pulpa para hacer salsas enfrascadas y el menor número de semillas posibles. El aroma del tomate estimula el apetito y hace apetecibles los alimentos, especialmente los insípidos. Tal vez sea esta la razón de la obesidad norteamericana. Demasiada kepchut en los desayu-


El

Armadillo

nos, en las hamburguesas y hasta en los vegetales. En Francia se le llamó en un inicio pomme d’amour (manzana del amor) atribuyéndole propiedades afrodisiacas. Mientras, en Italia se le llamo pomo dei mori (manzanas de los moros) haciendo alusión a Marruecos, lugar desde el cual se cree que llegó el fascinante producto a las cocinas itálicas. Después se le llamo y se le sigue llamando pomo d’oro (manzana de oro). Qué sería de los italianos sin su pasta traída desde oriente y sin la maravillosa salsa de tomates que la acompaña, llevados desde América. Tal vez serían un poco menos italianos. Durante mucho tiempo fue tenida como una planta ornamental, y no fue hasta 1692 que el tomate aparece por primera vez en un recetario de cocina editado en Nápoles. Era tenido como venenoso por los comensales europeos. Es más, en Alemania se le llamo el melocotón del lobo, ya que se creía que el tomate tenía un poderoso veneno al igual que el hueso del melocotón (recomendación: no saborear o morder por periodos prolongados la semilla o el hueso del melocotón).

Veneno que era utilizado en cebos contra los lobos. Pero nuestros queridos indígenas ya les habían dado a los colonizadores unas cuantas clases sobre el buen comer de la cocina nativa: Bernal Díaz del Castillo cuenta como, en 1538, fue apresa-

Latas de sopa Campbell (Campbell’s Soup Cans) es una obra de arte producida en 1962 por el artista estadounidense Andy Wharhol. Consistía en treinta lienzos con una pintura de una lata de Sopa Campbell, cuya compañía contribuyó a la instalación del arte pop como movimiento.

do por unos indios en Guatemala que se lo querían comer a él y a sus hombres en una cazuela aderezada con sal, ají y por supuesto, tomates. Hay que anotar que los cronistas españoles eran mitad fabuladores, mitad fanáticos religiosos y otro tanto, muy poco en relidad,

11

de pensadores objetivos. Lo más popular es que se diga que el tomate vino de centro América, porque es de allí de donde proviene su nombre. Sin embargo, algunos expertos aseguran que el tomate es nativo del Perú. Allí existen ocho especies salvajes de tomate (que no son fruto de manipulación genética) pero no era muy tenido en cuenta dentro de la mesa incaica, ni siquiera hay una palabra en quechua para designar al tomate. No es hasta su llegada a México que el tomate empieza a acompañar los guisados antropófagos (según Bernal Díaz del Castillo) y se le empieza a llamar xitomalt en náhuatl, la lengua de los aztecas. Entonces, el tomate ha estado presente en la comida desde los festines caníbales hasta la famosa sopa de tomates campbells, popularizada por el famoso artista norteamericano Andy Warhol. Se ha convertido en uno de esos elementos que no puede faltar en la canasta familiar y algunas campesinas continúan teniendo tomateras en sus huertas; el lugar más vistoso o tal vez más femenino de esas geografías.


12 30° A LA SOMBRA

LITERATURA

www.unahogueraparaqueardagoya.blogspot.com

Los sueños y la experiencia del arte Por Daniel Ferreira

M

e gustaría poseer un lepsia que llenó su cuerpo de don literario: el sentido cicatrices. Ha sido cliente por crítico del sueño. Para poder dos veces de un manicomio, escribir lo que a mí y a otros en Bucaramanga, Colombia. avergüenza. El sueño, según Me cuenta, mientras acabamos Jung [los complejos y el in- de almorzar, que en los seis consciente] describe lo que meses que lleva en Bogotá el consciente no quiere saber: se ha peleado dos veces en la “es una descripción interna calle por tratar de defender a del que sueña”. los débiles: una mujer cacheHoy vino un freak a salu- teada por un patrullero de la dar. Hace cinco años que no policía y otra vez cuando innos veíamos. Totercedió a bandazos dos los freaks son para defender a un “Los sueños asombrosos. Todos amigo afro al que le son la manilos contrahechos. festación más propinaba una paliza Todos los derrota- pura del arte, un grupo de skindos. Todos los que poemas en los heads. ¿Por qué los no han triunfado en que no median nobles se creen cala vida. Debo ser balleros andantes?, palabras...” uno, porque casi pienso, mientras lo todos mis amigos son Freaks. veo tratar de sacar con sus braEste es un gigante de dos me- zos desmesurados una tajadita tros de alto que actúa como un de aguacate. ¿De dónde les niño y se toma los fríjoles en- viene esa solidaridad? ¿Ensopados apretando la cuchara tonces es verdad que el mundo con el puño y clavando los está dividido entre los que se ojos de pestañas crespas en el detienen a recoger a alguien plato. Su madre lo doblegaba a de la calle y los que obsertrancazos y le produjo la epi- van, es decir los hijos de puta?

El

Armadillo

Confiesa que viene a pedirme consejo porque quiere escribir un libro. Le digo que no creo ser indicado para dar consejo al respecto, porque solo conozco mi camino, y estoy a medias y elegí el difícil: dejar todo lo que no sea literatura, escribir aunque no me paguen, negarme a trabajar para poder leer, buscarme un mecenas, eludir cualquier distracción que no sea fecunda, escribir sobre lo que marcó mi vida. Le pregunto qué ha escrito en todos estos años. Dice que obras de teatro y un intento de novela que al principio creyó genial mientras la redactaba, pero en la relectura le pareció un asco. Le dije que le creyera a la relectura. Pero que tuviera la precaución de no releer antes de llegar a las mil páginas y después corregir. Le pregunto si quiere café y dice que prefiere aromática porque por la noche se desvela y sus ruidos perturban a la pareja que lo alojó en su apartaestudio mientras trabaja en una carpintería. Pongo al fuego la tetera y le digo que me espere porque tengo que acabar un texto que dejé en punta en el computador cuando llegó. Luego iremos a caminar a la montaña. Va vestido con una camisa estampada en varias franjas y pantalón de dril café con bolsillos en las rodillas y unos tenis negros gastados de


El

Armadillo

deambular por Bogotá y tan grandes que me hacen preguntarle cuánto calza: 46. Vamos camino a las montañas de Chía, salimos por la vereda de los cultivos de flores, y remontamos una carretera perfumada con los vapores calientes del incendio que hubo en Cota la semana anterior. Ahora le pregunto por sus sueños y pesadillas. Se entusiasma y co-

30° A LA SOMBRA

mienza a hablar, como todos, por las pesadillas. ¿Por qué recordamos más las pesadi llas que los sueños hermosos? A los 12 años soñó que estaba en una alcantarilla y veía las piernas de la gente pasar sobre su cabeza. En el fondo del tubo había un monstruo que le decía: “lo quiero a usted, lo quiero a usted”. Sueña también esta imagen temible, repeti-

13

tiva, que lo persigue: cae paralizado, en medio de una plaza, en un ataque de epilepsia, o que cae en un salón de clase, o en un café mientras conversa con sus amigos y lo único que puede es mover un ojo. La última vez soñó que estaba en un café con dos amigos cuando ocurría, pero todos seguían hablando sin darse cuenta de su ataque y él solo podía mover el ojo. Soñó también que su mamá lo abandonaba frente a un castillo y ella se iba en un Ferrari. Soñó que tenía un hijo con Patricia, su primer amor platónico a los 6 años (ella tenía 12). De ahí le quedó la tara de ser amante imaginario de mujeres mayores. Soñó que lo mataban en un tiroteo de un escopetazo en la cara. Pero demoraba en morirse. Ahora sueña con batallas épicas, porque ha visto mucho cine gringo y dilapida su fuerza vital en los juegos de video. En una de estas batallas se le raja la espada al cortar sombras que desaparecen al herirlas. Pregunta qué pienso de ese sueño. Le digo que es normal en un jugador de maquinitas: sentirse campeón en algo cuando somos perdedores en todo, pero que, por si acaso, decline aceptar trabajos peligrosos en los que pueda tener la oportunidad de sentirse héroe, como ir al ejército o a un grupo armado o ser guardaespaldas con acceso


El

14

a un arma o seguir armando cohetones de pólvora, porque los héroes no saben por qué mueren y pueden volverse antihéroes fácilmente y ser frías máquinas de matar por un pretexto tonto como liberar la patria. Dice que para él esas visiones nocturnas provienen del juego de video El infierno de Dante al que ha dedicado tantas horas los últimos años. Le pregunto de qué trata. Dice que en ese juego Dante es un cruzado y debe ir a Jerusalén a liberar a Beatriz. Le digo que no se parece en nada al libro. Dice que claro. Pregunto si leyó la Divina comedia. Dice que sí, porque quería saber más del juego. Que sus compinches también lo leyeron. Le pregunto qué les pareció (Dante leído por un grupo de muchachitos ludópatas del siglo XXI). Dice que la mayoría se aburrió en la última parte y no llegaron a Beatriz. Le pregunto cuántos de ellos habían leído hasta el final. Dijo que solo dos. Él y otro. Seguimos caminando un tramo en silencio, nos cruzamos con dos mujeres que callan desde que nos ven hasta que desaparecemos en la curva, viramos ahora detrás del cerro hacia la iglesia que parece un monasterio y allí recibimos una bocanada de eucalipto chamuscado por el incendio distante. Dos perros nos salen al paso pero pare-

“...casi nadie registra su vida onírica.”

cen con hambre porque no nos ladran. Le digo que escriba sus sueños. Me dice que ya una vez le dije que escribiera sin esperar nada a cambio. Le aclaré que era respecto a la escritura: varios amigos que querían ser escritores lo dejaron a los primeros años por no haber ganado concursos de cuentos ni haber encontrado editor para sus poemas. Volvió a insistir con que le diera consejo para escribir. Le dije que no podía sin saber qué escribía, pero recomendé que escribiera la historia de su vida y la cruzara con las aventuras que soñaba y que tantas analogías tenían con los videojuegos. Volvimos por la parte central de cerro La valvanera. Cuando llegamos

LITERATURA Armadillo a casa traje el I Ching. Hacía años que no lo consultaba. Esta vez le salió el progreso, con dos líneas móviles. Dijo que iba a probar otros 3 meses en Bogotá, a ver qué resultaba. Me pidió un libro en préstamo. Le di la conciencia de Zeno de Italo Svevo y escribí un mensaje breve en la primera hoja. Se sorprendió y preguntó si era prestado. Le dije: “Yo no presto libros, porque después no puedo dormir tranquilo. Se lo regalo.” Preguntó de qué trataba. Le dije: “Es la historia de un tipo que quiere dejar de fumar y el sicoanalista le recomienda escribir la historia de su vida. Una historia graciosa porque todo le salió al revés al tipo: se enamora de tres hermanas y acaba casándose con la más fea. Cosas así. Lo importante es que escribe echado en una cama, fumando.” Dijo: yo tampoco duermo. Luego dijo gracias, y se fue, con su armazón de gigante. Camina inclinado a la derecha, como si hubiera cargado un fusil en la guerra de las mantis contra las arañas. Los sueños son la manifestación más pura del arte, poemas en los que no median palabras, la experiencia artística que todos pueden experimentar. Pero casi nadie registra su vida onírica.


El

Armadillo

CINE ARTE 15

LOST IN

TRANSLATION: Un verdadero hito sobre el encanto de la desilusión

Por Javier Armando Toloza

F

ilme que no se ajusta a ningún cliché de género, su directora, dueña de un fascinante mundo personal, de una sensibilidad que no sabe de excesos y de una gran elegancia para la puesta en escena, nos presenta con él una agridulce e inclasificable mirada sobre la condición humana que es, al mismo tiempo, una comedia de enredos y un melodrama romántico, pero sin caer jamás en los lugares comunes ni en las convenciones fundacionales de ninguno de estos dos géneros. Lost in translation, o Perdidos en Tokio, como se la conoció en el mundo hispanoparlante, es la segunda película, después de Las vírgenes suicidas(1999), escrita

y dirigida, en 2003, por Sofia Coppola, hija del aclamado director hollywoodense Francis Ford Coppola. Siendo una coproducción estadounidense y japonesa ambientada en Tokio, su sutileza y refinamiento, que la hacen realmente extraordinaria, parecen haber sido concebidos sin la más mínima intención de obtener galardones con cualquier tipo de efectismo. Película de un guión tremendamente reducido en cuanto a diálogos y aun más escasa acción, su principal interés radica en la creación de las atmosferas melancólicas o intimistas en que se mueven sus personajes. Bill Murray interpreta al actor Bob Harris, quien a

cambio de una generosa remuneración, acepta participar en un anuncio de whisky japonés que se va a rodar en Tokio. Todo lo que sabemos de él nos lo revelan un par de frases sueltas y, sobre todo, la expresividad de este maravilloso actor, quien va poco a poco y con ironía desplegando ante nuestros ojos el drama de un hombre que no se halla a sí mismo en la soledad de su cuarto de hotel y a la altura de una carrera profesional que enseña los primeros signos de su declive. En el mismo hotel se halla Charlotte, interpretada por Scarlett Johansson, una joven mujer recién graduada de filosofía en Yale, que se encuentra acompañando a su marido en un viaje de trabajo y empieza a padecer la


16 desazón de un matrimonio de dos años en que ya se siente fuera de lugar. Ambos protagonistas están perdidos en lo que de Occidente a Oriente han dejado de comprender acerca de sus propias vidas, en una ciudad desconocida, en un lenguaje incomprensible y en el insomnio que juntos padecen, encontrándose precisamente una noche de vagabundeo en el bar del hotel. Además del común aturdimiento ante las imágenes y los sonidos de la inmensa ciudad, Bob y Charlotte comparten también el descontento hacia su situación actual y una sensación de abandono que va creando entre ellos un fuerte vínculo de amistad. La mutua comprensión y la complicidad establecida por la pareja van estrechándose a lo largo de los días conduciéndoles a explorar juntos la gran urbe mientras empiezan a preguntarse si su encuentro casual no se transformará en algo más.

LITERATURA

POESÍA

El

Armadillo

Mi silencio Edwin Fabián Romero Morato, poeta chucureño (1987). “Escribo poesía para capturar los instantes y pausarlos en la mente, para no dejar escapar la magia del momento”.

Sonido sereno y agudo que masajea el tiempo, arrastrando las pausas sobre sí mismo para jugar con la briza y las hojas, con las hondas que se dibujan en el agua, con los árboles bajo la lluvia; al intentar ser lento y precabido, como pasos de zorro que al final se van en las alas de la noche. Eso es mi silencio. Es mi silencio el murmurar de los ecos que atrapan las montañas, y el paseo de mis ojos en las praderas del olvido.

Sin olvidarte Yo quiero devolver el tiempo Para no conocer este silencio Que me llega en estos momentos Recordando escuchar tus lamentos Tan cerca de tu corazón Pero al mismo tiempo perderte Sin tener la razón Que me explicara el no tenerte Doliéndome no hablarte Siendo mi compañero de arte Queriendo verte y correr a abrazarte Deseando que jamás me apartes Tu compañía para enamorarte Pero mis errores te han sacudido Sin poder borrar lo vivido Ya no tendré mi cupido Y como echar al olvido Una vida con un príncipe divino.

Nedys Tavera Sánchez, Poeta santandereana (1996). Cursa el grado undécimo en el Colegio Integrado Yarima. Esta joven compone poemas porque, dice, sirve para encontrar nuestra sensibilidad como seres humanos.


El

Armadillo

MIRADAS 17

EL GOCE Y DISFRUTE DE LA SEXUALIDAD Por Orley Durán

T

antos miedos infundados, tantos espantos acechando, tantas miradas acusadoras pero sobre todo tanta negación a gozar y disfrutar de una sexualidad placentera. Para el común de los adultos, ser joven hoy es sinónimo de inmadurez, vulnerabilidad, carente de cordura y ser incapaz de controlar sus propias emociones. Que craso error, al joven se le sigue viendo y tratando como un ser al que hay que cuidar, una virginidad por preservar y un riesgo por evitar. Padres, maestros, hermanos, tíos, padrinos y tantos otros adultos, asumen la misma posición: acechan, vigilan y controlan, porque todo aquello que el joven toque, sienta, huela y pruebe es y será siempre un “peligro inminente” para la moral y las buenas costumbres. Esos “humanos de la etapa adulta” no entienden o no quieren entender las diferencias que hay entre sexo y sexualidad, encuentro y contacto físico, relaciones románticas y relaciones

sexuales; para ellos todo es lo mismo y dan por sentado que en el joven todos los caminos conducen al sexo, como si para ellos el sexo fuera la única fuente de inspiración, de disfrute y deleite en su relación con el otro/a ¿Que si los jóvenes sienten?, ¡claro que sienten! y también desean y transpiran con la mirada del otro, pero sus relaciones afectivas no pasan necesariamente siempre por su genitalidad; el goce y el disfrute de su sexualidad va mucho más allá del solo placer sexual. Una canción dedicada

a la media noche, una poesía declamada de un autor cualquiera, una conversación en el atrio de la iglesia del pueblo o a la salida del colegio hacen parte de las vivencias de la sexualidad del joven; es parte de su experiencia de vida como ser humano y como tal se reinventa y renueva todos los días hasta la muerte. Sexualidad es mucho más que sexo, es todo cuanto somos, cuanto existimos y se experimenta y se expresa en los pensamientos, creencias, temores, necesidades, aspiraciones y metas que involucran


18 nuestra dimensión sexual. Cuando los adultos y jóvenes creen que la sexualidad y genitalidad son lo mismo, tienden a valorar la sexualidad como algo negativo y presentan dificultades para abordar estos temas entre ellos de manera natural, espontanea, sin culpas, sin vergüenza y sin temores. “Si las personas no hablan acerca de si mismas y, en ese intercambio verbal no se sienten libres de revelar a otros su sexualidad, las relaciones que establecen no son auténticas y en ese sentido, tienden a ser frágiles, superficiales y poco satisfactorias” (Vargas Trujillo, Elvia). Ahora bien ¿que si las relaciones sexuales son importantes en la vida de los y las jóvenes? Por supuesto que sí y es natural que así sea; todos los humanos somos seres sexuados que responden ante diversos estímulos físicos y sensoriales que nos llevan a disfrutar y gozar de manera plena nuestra sexualidad. Aquí lo importante es que los y las jóvenes reconozcan y comprendan que pueden tomar decisiones sexuales y reproductivas responsables de forma autónoma, sin ningún tipo de presión o chantaje y sin causarle daño al otro/a. Cuidando siempre de sí mismo y de los demás.

El

PARA HACER

Armadillo

PROGRAMACIÓN / MEDIOS - TELECHUCURÍ - Sáb 9:30 a.m. - Cursos de oficios - TELECHUCURÍ - Dom 11:30 a.m. - Cultural / Programas - RT. CANAL 37 - Lun. a Dom. 8 a.m. 12 m. 6 p.m. - Notocias - Sábado 17 de agosto - 10:30 pm

Incendies (incendio)

Jeanne y Simon Marwan son dos gemelos cuya madre, que lleva mucho tiempo sin hablar, está a punto de morir. Antes del fatal desenlace, entrega dos cartas a sus hijos para entregar a un padre al que creían muerto y a un hermano cuya existencia desconocían. Ambos emprenderán un viaje al Líbano para localizarlos y encontrar respuestas a su existencia. Basada en la obra de teatro de Wajdi Mouawad. Año: 2010, País: Canadá, Drama/suspenso, Director: Denis Villeneuve.

San Vicente Stereo 91.2 FM

- 500 Años de América Latina - Jue. 6:30 a.m. - Historia - Siguiendo los Juglares - Sáb 6 p.m. - Vallenatos clásicos - Tejiendo la Red - Sáb 7 a.m. - Informativo regional - Radios ciudadanas - Lun a Vie 12 m. - Actualidad

Por los caminos de mi tierra

Todos los días de 7:00 Música andina colombiana - Dirige Leonardo Amaya Calderón a 8:30 A.M.

EL SENOR OSCURO

.

Nilson E. Inis Gómez

EL ARMADILLO LECTOR: Unos hacen represas, otros pierden su hogar.

¡! !?

´

...


El

Armadillo

PARA HACER 19

e a

i

Sopa de Letras

eños Bar rios chucur

San Vicente de Chucurí cuenta con espacios públicos, cuidados y descuidados. Debemos rescatarlos como lugares para el disfrute de nuestra cotidianidad y exigir condiciones dignas para su aprovechamiento. BUSCA HACIA ATRÁS Y HACIA ADELANTE, EN DIAGONAL, VERTICAL Y HORIZONTAL

YARIGUIES ANGOSTURAS BUENOSAIRES OROCUE CAMILOTORRES

ELLLANITO SANTAANA LOSHEROES TREINTADEAGOSTO

VILLALUZ PLACITAS COMUNEROS PUEBLONUEVO VILLASDELDOSMIL

SAMANES LAPOLA LAGRANJA BOSQUEBAJO BOSQUEALTO LAVIRGINIA ELCAMPESTRE JUANVEINTITRES JAIMERAMIREZ *No están incluidos todos los barrios.

SI ENCUENTRAS UNA BIBLIOTECA ABIERTA, pregunta por el libro recomendado de agosto.

- Doce

cuentos peregrinos

es un compendio de doce cuentos escritos y redactados por Gabriel García Márquez a lo largo de dieciocho años. Son historias que van de lo cotidiano a lo extraordinario, de personas de origen latinoamericano en Europa, continente muy lejano a las costumbres que llevan en lo más profundo del corazón.

FUENTE : WIKIPEDIA



El armadillo segunda edición