Page 18

Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Teniendo cuenta la información general en el perfil del grupo Tama afirman que: “Sus líneas de acción han sido el trabajo directo con comunidades deprimidas y la formación artística e integral a niños y jóvenes de los diversos estratos socioeconómicos”

Nosotros hicimos con Tama muchos trabajos sociales. Yo creo que el más grande que hicimos fue uno que se llamó Red Departamental de Jóvenes, nosotros íbamos a los municipios y enseñábamos liderazgo a los jóvenes. Empezamos a crear 4 módulos donde enseñamos desarrollo humano e identidad territorial, y todo esto a la par de la música, ese era el gancho para que los jóvenes tomaran apropiación de su territorio y de su folclor. Ese es el proyecto más grande en su momento, pero el más duradero fue ‘Tamitas’. Ese grupo ‘Tamitas’ era un semillero. Empezamos en los barrios y nadie pagaba por estar ahí, el grupo empezó en Árcala y la Gaviota. Ese grupo lo empezamos a madurar, fue un espacio de ocho o nueve años. Realizamos un evento por la comunidad que se llamaba ‘El arte por mi barrio’; pusimos una tarima un sonido, era una tarima abierta, nos salió un grupo cristiano cantando, un grupo de baile, un grupo de danza. ¿Cuándo logró ver la apreciación de nuestra música en el exterior? Nosotros vimos una vez en Praga un grupo y vimos unos instrumentos que eran de la época barroca. Eran cuatro gatos tocando una música, por Dios que bello lo hacían. Y nosotros éramos como 6 y sacamos los instrumentos y nos pusimos tocar. Estábamos cansados porque eran una gira en Republica Checa y Polonia, sacamos para tocar lo básico, todo el mundo con la boca abierta, diciendo ¡que música tan buena! ¿cómo lo hacen? y nosotros solo estábamos saliendo del paso.

Ya uno se da cuenta que es bueno cultivar unos aires universales porque hacen parte del patrimonio universal. Toca tener en cuenta la música que nos han inculcado. ¿Qué hace diferente nuestra forma música?

de hacer

A la hora de tocar la otra música los europeos dirán como los latinoamericanos tocan nuestra música, nos miraran como unas cosas exóticas, minimizados, mientras si llevamos nuestros instrumentos para hacer lo nuestro, cosa que los demás músicos no han podido hacer, no tienen cómo hacerlo, ahí si quedamos a la par de respeto. Polduri fue profesor del Conservatorio, y puso al concertino que es el primer violín a que dirigiera la última canción, porque era una canción colombiana. ‘A duri le quedó duri’. El concertino dirigía de manera oculta la orquesta, él no tiene el sabor, nada de eso. Es ese sabor que tampoco nosotros tenemos al tocar la música de ellos, aunque algunos de nosotros han podido llevarla a cabo porque ha habido maestros colombianos que sí han logrado resaltarse en eso.

Si nosotros tenemos la idea del prejuicio perdemos la oportunidad de ver diferentes expresiones, toca tener apertura y permitirse alimentar de todo ello. Yo por ejemplo me alimento de música andino colombiana porque he vivido de ella, pero también he dirigido una orquesta de Tacuba. Yo he tocado de todo.

convierten en personas de consumo y más ahorita que están estudiando por competencias, solo consumen lo que les da la emisora, la publicidad y no lo que tienen ni le pertenece como patrimonio.

¿Cómo es la acogida de la música andina en los ibaguereños? Yo creo que es muy buena, sobre todo en los colegios, por ejemplo el Santa Teresa, Comfenalco, son colegios que cultivan bien su música y su arte. Allá hay espacios para eso, la etapa en donde más se disfruta la música colombiana es en la juventud porque después estos muchachos se nos

*María Fernanda Moore Acosta y José Reinaldo Morera Molina son estudiantes de IV semestre de Comunicación Social y Periodismo. La entrevista hizo parte del especial sobre Ibagué musical, en el marco de la asignatura Redacción periodística, orientada por el profesor Jorge Mendoza en el semestre A del 2017.

Pero hay vuelvo a lo otro, nosotros hemos sido invadidos de eso porque nosotros tenemos la información genética y podemos lograrlo desde la perfectibilidad del ser humano. Nosotros tenemos la información de españoles. ¿Hay espacios dedicados en la música en Ibagué? Los hay, está el Festival de Piano, el Festival Internacional de Guitarra, el Festival de Jazz. Lo que pasa es que no nos hemos permitido ser unas personas de apertura. Tú vas a lo que te gusta y no vas a conocer otro ambiente, ese sería un limitante para la ciudad musical. Si se generan los espacios, pero nosotros solamente consumimos lo que nos interesa, y no apreciamos ni justipreciamos lo que tenemos. En la diversidad que es lo rico de la ciudad.

32

33

[entrevista]

[entrevista]

¿Cómo hace eso desde un ensamble musical andino?

Enero-Junio 2017. No.10

Entre Nos Otros no 10  
Entre Nos Otros no 10  
Advertisement