Page 17

Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Enero-Junio 2017. No.10

¿Y cuando decide estudiar música?

¿Qué es Tama y qué fue en un principio?

Cuando yo terminé el colegio quería estudiar ingeniería industrial, pasé a la Tolima. No pude empezar a estudiar porque estaba viajando con el grupo del colegio en Perú, ya era la segunda gira, la primera había sido en Ecuador. Desde el colegio ya habíamos empezado a tener proyección internacional haciendo música nuestra, música andina colombiana.

Habíamos notado que queríamos hacer algo que tuviera mucho carácter y potencia como la música nuestra. Nosotros viajamos al exterior y nos dimos cuenta que éramos más aplaudidos cuando hacíamos nuestra música que cuando hacíamos música extranjera. Conocimos el grupo de la Universidad Arturo Prats de Chile que tocaba muy chévere esa música de la Isla de Pascua, una cosa encantadora. Nos dimos cuenta que todo lo que hacían ellos era porque les pertenecía, y por más que lo intentáramos lo haríamos pero no iba sonar como ellos.

[entrevista]

Ya después me metí al Conservatorio a tocar saxofón, estudié dos años. No tenía instrumento así que era muy difícil y me desanimé. Después llegaron los aplausos. Yo creo que desde ahí me fui enamorando, esos aplausos representaron las sensaciones que tuvieron los espectadores, eso hizo que empezara a mirar la música no como el niño disciplinado sino como el apasionado, y ahí arranque.

¿Qué otros lugares marcaron su amor por la música en vivo de la ciudad?

-¿Ahí decidió enfocarse en la música?

Yo iba de estación en estación, mirando tocar y eso me parecía maravilloso. A lo último terminaba en la pizzería Domus. Las pizzerías Domus en Colombia se caracterizaban por llevar música en vivo pero era mucho más tranquila y estilizada.

-No, realmente no me costaba esfuerzo. En ese tiempo estudiaba en la tarde, salía a las 6:20. Vivía en Árcala y el colegio quedaba en la calle 14 entre carrera 7 y 8, eran los dos extremos de la ciudad, sin contar con el pésimo transporte. La ciudad en ese entonces tenía mucha música en vivo, yo me bajaba a pie por la Quinta. El colegio tenía convenio con la parroquia del Carmen, yo había tomado como costumbre ir a la parroquia, la única que tiene arquitectura rusa en Colombia. Seguía bajando como un espíritu bohemio, en la 25 con 5 había una zapatería y en la esquina había un cafetín donde se hacían los viejos a tocar guitarra, bandola, tiple y yo prácticamente era un niño, me hacía en la puerta con el uniforme a mirarlos tocar, me parecía fascinante.

Había un lugar en la 44 donde está una bomba de gasolina de Texaco, se llamaba El Triángulo, era un lugar muy famoso y tenía música en vivo.

Yo me sentaba en el andén del restaurante que quedaba frente a la puerta de los músicos que tocaban en vivo, a verlos tocar. Luego, cogía el bus cuando era de noche calculando la hora que mi mamá llegaba del trabajo. ¿Qué le dejó para su vida esa rutina? De tanto que iba con los músicos, me hice amigo de ellos, les preguntaba ¿cómo se toca esto? Y así aprendí a tocar guitarra, bongos, quena, congas, bajo eléctrico. Mirándolos.

30

Pero terminé muy joven y empecé a estudiar licenciatura en música en el Conservatorio. Empecé a estudiar música por intentarlo, porque tenía que hacer un examen, y yo era músico empírico, no era músico académico, sin embargo me presenté y quedé de segundo, quien quedó de primeras fue otro músico empírico que se llamaba ‘Totoya’. Lo más duro es que éramos un par de sordos, ella al final no pudo continuar. -¿Cómo surgió la idea del grupo Tama? Fue en el 2001. Un día que nos llamó la música, estábamos aburridos.Hacíamos cosas diferentes a la música. Los amigos del colegio llegaron a mi casa y me dijeron – qué tal Teto, vamos a tomar-. Yo en realidad estaba muy apático. Ninguna tomada ni nada, era una trama para crear un grupo. En medio de nostalgia dije que sí. Queríamos creer en la difusión de la música nuestra. Ahí empezamos con Tama desde los colegios, fuimos 9 los que fundamos Tama, en este momento solo sigo yo, todos ya se fueron. No hay ninguno que siga aquí.

Empezamos a pensar qué nos podría dar a nosotros un sello característico entre los músicos a nivel mundial. Todo el mundo puede montar una banda de rock, el rock es el folclor del mundo ¿a quién no le gusta? mientras tanto en Yucatán, Garzón y Collazos fueron, y les gustó el bambuco que se asentó como género musical, igual que la cumbia en Argentina, pero no suena igual a la cumbia o bambuco colombiano. ¿Qué significa la palabra Tama? Tama es una palabra colima, colima es el lenguaje Pijao, los Pijaos son descendientes Caribe, que viene de Mesoamérica. Los Pijaos tenían una reverencia especial a la serpiente, ‘Tama Nama’ significa madre serpiente. Tama significa serpiente, Nama significa madre. La serpiente era una guía, prudencia y sabiduría, entonces nosotros tomamos ese nombre por ser del Tolima, Tolima no se llamaba Tolima sino Colima. Como el nevado Colima. Además de tomarlo como nombre también lo tomamos como filosofía, de prudencia y sabiduría. La prudencia para poder saborear algo de sabiduría, porque usted nunca va a poder llegar por allá jamás.

31

[entrevista]

Entré a la CUN a estudiar cine, televisión y video. Me gradué en Bogotá porque la resolución no estaba. Cuando terminé hice algunos trabajos. Trabajé con alguna producción de Jorge Ali Triana y también tuve becas de Lucho Rozzo.

Entre Nos Otros no 10  
Entre Nos Otros no 10  
Advertisement