Page 1

10

revista de poesía

Azharanía

«…Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento,

Febrero 2016 2015

Carlos eMe / 3 Eloy Sánchez Guallart / 4 Enric Serra / 5 Lluïsa Lladó / 6 El Almadar, nuestra tertulia / 7 Marcelo Díaz / 8 Mariela Diego / 9 La poesía, hoy y aquí (I) / 10-11 Pedro Gómez / 12 Petra Dindinger / 13 David Cebrián Tarrasón / 14 Rafael Mesado / 15 Amelia Díaz / 16 Aitana Molina / 17 Amador Luna / 18 Toño Benavides / 19 Azharanía, una aventura poética / 20-21 Lucila Nogueira / 22 Carlos Bousoño / 23 La alargada geografía accidentada de la poesía visual / 24-25 Thomas Kuphal / 26 Isabel Bono / 27 Miriam Reyes / 28 Ana Vicent / 29 La poesía, hoy y aquí (y II) / 30-31 Javier Gutiérrez / 32 Lucía Peiró / 33 Marisa Negri / 34 Sandra Vega / 35 Laura Alonso / 36 Carmen Camacho / 37 haz – otea / 38

F 2

El almadar Tertulia poética

elalmadar.blogspot.com

Castellón de la Plana


Carlos eMe (Martínez) // Valencia, 1983 // Ha participado en la web de poesía lapoesiaalcanza.com.ar // letrasdesal.blogspot.com

Eloy Sánchez Guallart // Castellón de la Plana, 1963 // Último libro publicado: Como soles patagónicos (Unaria ediciones, 2015) // lagrimalluvia.blogspot.com // leolo.eloy@gmail.com

Enric Serra i Prades // Burriana, 1974 // Último libro publicado: Capitán Ahab (Unaria ediciones, 2015) // lafamiliamonster.blogspot.com

Lluïsa Lladó // Palma de Mallorca // Último libro publicado: La marquesa de seda (Unaria, 2015) // elcohetevolardorblogspot.com // loisenedroma@hotmail.com

Marcelo Díaz García // Villasequilla (Toledo), 1950 // Premio Ciudad de Alcalá, en 2008, con Viaje sin memoria. // Último libro publicado: A tiempo II (Akane, 2014) // enmaricielo@yahoo.es

Mariela Diego Núñez // Salamanca // Libro publicado: Los colores del agua (2008) // marisa948paz@gmail.com

Pedro Gómez Simón // Segorbe (Castellón), 1951 // Último libro publicado: Humo de incienso (Unaria ediciones, 2014) // elnidonidado.blogspot .com // pedrogomez.cs@gmail.com

Petra Dindinger Biermann // Dresde (Alemania), 1944 // Libro publicado: La Barrera (Ed. Conf. Esp. Cajas de Ahorros, 1982) // Premio Ciudad de Irún, Premio Peliart de Poesía 1984) // petradin@hotmail.com

David Cebrián Tarrasón // Castellón de la Plana, 1982 // Participa en la antología Arando versos (Ed. Acen, 2012) // derpilgrim.blogspot.com // dazebri@gmail.com

Rafael Mesado // Betxí (Castelló), 1962 // Poeta y crítico // Último libro publicado: Samsara (Germanía, Alzira 2012) // rafamesado@hotmail.com

Amelia Díaz Benlliure // Castellón de la Plana, 1959 // Poeta, editora // Último libro publicado: Tuya es la voz (Los libros de la frontera - El bardo, 2013) // ameliadiazbenlliure.blogspot .com // amediben59@gmail.com

Aitana Molina Francés // Xàtiva (Valencia), 1993 // aitanamolinafr.blogspot.com.es // aitana.molinafr@gmail.com

AUTORES INVITADOS: Francisco Amador Luna // Sevilla, 1973 // Última publicación: Tensegridad (Ediciones Contrabando, 2015) // Forma parte del consejo de redacción de la revista de Arte y Literatura Canibaal

Toño Benavides // (León, 1961) // Último libro publicado: Gran Sur (Reino de Cordelia, 2014) XVII Premio de Poesía Eladio Cabañero // Blog: gentedigital.es/comunidad/metroblood // anbengon@gmail.com

Lucila Nogueira // Río de Janeiro (Brasil), 1950 // Miembro de las Academias Pernambucana de Letras y Brasileña de Filología // Tiene publicados veinticinco libros de poesía y numerosos artículos. Último libro publicado: Poesia em Caracas e Poesia em Cuba (Recife: Bagaço, 2007) // lucnog1@gmail.com

Carlos Bousoño Prieto // Boal (Asturias), 1923 – Madrid, 2015) // Académico. Premio Príncipe de Asturias de las Letras 1995 // Poeta y teórico de la poesía // Última publicación: Primavera de la muerte. Poesías completas (1945-1998). Tusquets Editores. Madrid. 1998

Thomas Kuphal // Hamburgo, 1964 // Reside en Überlingen (Lago Constanza) // Es actor de teatro y televisión, tiene publicaciones en varias antologías // Correo: thomas.kuphal@gmx.de

Isabel Bono // (Málaga, 1964) // Último libro publicado: Hielo seco (Isla de Siltolá, 2015) // Blog: http://isabelbono.blogspot.com.es // bkbono@gmail.com

Miriam Reyes // (Orense, 1974) // Último libro publicado: Haz lo que te digo (Barthleby, 2015) // Web: miriamreyes.com

Ana Vicent Colonques // Vila-real (Castellón), 1967 // Reside en Milán. Directora del semestral TX, Trends Explorer// Último libro publicado: 45 baci nell’aqua / 45 besos en el agua (Albalibri, 2011) // https://twitter.com/anavicolonques

Javier Gutiérrez García// Cantabria / Zürich, 1959 // javichu@bluewin.ch Lucía Peiró i LLoret // Benigànim (Valencia) 1967 // Forma parte del grupo Simberifora A.C. // Una de las últimas manifestaciones: Feminicidio.net. La habitación cerrada de mi memoria (performance), 2014 https://www.youtube.com/watch?v=lwQNjvga78g // luciapeirolloret@gmail.com

Marisa Negri // Buenos Aires, 1971 // Última obra de poesía publicada: Nautilus (Trópico Sur, Maldonado, Uruguay, 2012) // http://www.marisanegri.blogspot.com.ar/

Sandra Vega Marzá // Castellón de la Plana, 1992 // Última exposición: En acció. Exposición solidaria de ayuda a los refugiados sirios. Universitat Politècnica de Valencia // Web: http://sandra160992.wix.com/portfolio // sandra160992@gmail.com

Laura Alonso // Montevideo (Uruguay), 1970 // Última obra publicada: Espejismo en Reiteración Real (Paréntesis editorial- Colección Aedas, 2011) // laveron@adinet.com.uy // Más datos en: http://www.mec.gub.uy/innovaportal/v/20603/39/innova.front/alonso_laura?carpeta=19844

Carmen Camacho // Alcaudete (Jaén), 1976 // Poeta escénica y multidisciplinar, integrante de La Palabra Itinerante, poesía en acción // Última obra publicada: Las versiones de Eva (Crecida, 2014), antología personal // www.carmencamacho.net // carmen@carmencamacho.net

2


Carlos eMe También arde el cuarzo en la garganta los dendríticos montes custodiando el olvido sin diligencia ni opción heráldica acompasando cada minuto al atemporal momento.

espesos

Doblego caimanes de savia y sangre estiro la libertaria dictadura y su hormigonera y ahora lata una lágrima un recoveco tiznado ahora late y el silencio suma.

Tú pasas estéril hermafrodita que traduce versos al armenio y bañas la textura de la nieve el salto milimetrado de los huesos en el dojo. Una vez más nos hemos entregado a la cal a la espátula a la desembocadura nos hemos entregado como único pretexto de roer los latidos.

3


Eloy Sánchez Guallart

Divago. Me disperso. Líquidos fluyendo desde los lugares del calor hacia fuentes inventadas. No me pierdo. Fluctúo. Intuyo las voces que en otras lenguas me acercan a la vida, la de los días ciegos, ajenos al rítmico discurso del tedio. La noche caliente apremia, se disfraza, no puede existir si no es a incendios, a cuerpos en perpetua vigilia, infringiendo amor u otras moradas. El poema busca espacios rehenes a que adherirse, lugares con huella por los que volcar la herida, el árbol filamento por el que las pisadas marcan la ruta incansable que partirá nuestras entrañas.

4


Enric Serra

Infancia Si como dos héroes la luz del fuego buscaron, y ambos fueron sentenciados a vivir en tinieblas, pues el lucero ciega a quien osa poseerlo, ¡necia decisión: la locura te perseguirá hasta siempre! Te hallas prisionero dentro de un jardín llamado Tierra, y maldices la mañana en los primeros brotes, la luz cuando rasga y desvela su interior terrible. Poeta que deseas hurtar al Sol el Fuego entre devaneos místicos que en su delirio formulaba. Date un respiro, bebe un trago de vino y regresa al único lugar donde florece la infancia. Sufrirás y desearás no haber nacido, ebrio de alegría comulgarás con tu destino, ahora que el hombre se cruza con el niño, y en la mirada sorprende un rastro de ira. No te han doblegado las falsas inquietudes, ni la ceguera con que escuchar la sinfonía de la vida, en un recodo del ángulo luminoso donde un arpa alivia este sufrimiento, la variación de un mismo tema.

5


Lluïsa Lladó Ego fu. Ego fu. Ego fu. Rigen las antorchas sobre los cuellos "chiménicos" en tejados de atardecer. Esta canícula de extractor de café con terraza de tres mesas y dentro del pecho un batir de párpados encendiendo la llama. Ego fu. Ego fu. Ego fu. Extraño tañido de tuberías puestas en regimiento, en una noche de calle donde dos hombres te señalan con sus dedos salomónicos y exclaman: −Oye, tú recitaste poemas, el otro día. Ego fu. Ego fu. Ego fu. Eclosionar, garganta de dragón que escupe forja con la maleabilidad de ejercer al antojo de la recta. Arden todos los casinos, y el sol descansa tras la ventana. Este vaho de enfermedad tragando luces entre hélices de oídos sin escuchas. Ego funámbulo. Ego furtivo. Ego fulano del peor andén de todos, incandescentes carnívoros, animales de zoo con dos cabezas, el crematorio de los poetas que flamean las lenguas.

6

Ego fu. Ego fuego sum.


El almadar, nuestra tertulia Carlos eMe Nos gustaría invitaros a un recorrido muy personal sobre eso que llamamos tertulia poética. Dice la RAE que tertulia es una «reunión de personas que se juntan periódicamente para conversar o recrearse» y, puestos a decir que es una tertulia poética, añadiríamos «en la poesía». Principalmente, eso es lo que hacemos: conversar y recrearnos en la poesía. La poesía como excusa, la poesía como hilo conductor, la poesía como punto luminoso para conocernos, reconocernos, enriquecernos. De nombre El almadar, que sugiere conmoción, ofrecimiento o recinto sensible, surgió hace ya unos años, y ha ido creciendo en participantes, lo que ha ampliado y diversificado las aportaciones y, sobre todo, ha medrado en tolerancia y sentido crítico. Ahora somos dieciséis los que, si podemos, tenemos cada tarde de miércoles en la cafetería Los 9 Novísimos de Castellón –parece que las tertulias literarias están ligadas a los cafés−, nuestra cita con la poesía. Vimos la necesidad, por puro pragmatismo, de organizar nuestro acotado tiempo en tres partes que, sin demasiado escrúpulo encorsetador, intentamos seguir: Uno: Libros y materiales poéticos. Este bloque lo destinamos a compartir y charlar sobre poetas. Cada semana un integrante de la tertulia presenta un libro y/o autor y comenta aquellos aspectos que le han llamado la atención, así como datos biográficos, sociales e históricos que puedan resultar relevantes o interesantes. Después, lee algunos poemas y, entonces, pasamos al primer contraste de opiniones. Se realizan apuntes sobre las sensaciones, emociones y sentimientos despertados. Se habla de la técnica o de autores similares. De alguna forma, se desgrana la poesía con la máxima emoción. Un ejercicio que, sin duda, lleva a crecer enormemente como poeta pero, principalmente, como persona. Dos. Poesía El Almadar. En este segundo tercio cada integrante que lo desee lee un poema propio, inédito, las más de las veces compuesto para la ocasión −qué gran momento escuchar en boca del autor su propia creación−, a la espera de dictamen. Al finalizar, el resto de integrantes realizarán algún apunte. Es importante remarcar que el grupo no se queda, ni siquiera empieza, por el vacuo «me gusta, no me gusta». Creemos que ese juicio de valor, si se queda en eso, poco o nada aporta. Así que nos lanzamos un paso más allá y debatimos, proponemos, sugerimos, planteamos, expresamos, exponemos, recomendamos, opinamos, valoramos... todo ello con el afán de indagar y crecer, no solo como poetas sino, de nuevo, como personas. Siempre genera diálogos muy sugerentes que de alguna forma van resonando en todos los integrantes de la tertulia. Este bloque va mucho más allá de la mera lectura de un poema y consigue que, dentro de la amistad y el cariño que todos nos brindamos, abrir nuevos horizontes en la búsqueda y la exploración poética y personal. Tres. Autogestión. Para finalizar, abordamos las cuestiones referentes a la actividad social y cultural de la tertulia, con el objetivo puesto en la difusión y promoción de la poesía. Hablamos de nuestra publicación periódica, Azharanía, y de la participación como grupo o de sus integrantes en recitales, presentaciones, eventos artísticos, etc. Como se puede destilar de estas palabras, la tertulia no es un simple espacio donde se habla de poesía. Es un encuentro entre personas que comparten mucho más que unos versos: comparten la inquietud, el afán y la esperanza de que un mundo mejor no solo es posible, sino necesario. «Yo no creo en la revolución política, yo creo en la re-evolución poética. La poesía salvará al mundo, es decir, la belleza, porque todos los problemas son por fealdad.» (Alejandro Jodorowsky)

7


Marcelo Díaz

Cómplice el calor dan la dejan ya Transfigurar las vértebras deseo inaudito que, egótico,

inevitable el cuerpo vida, otra nada. que urdían los ojos, de los tiempos nos desconoce. Es antes del fuego,

sin deliquio, a nada abierta, hasta otra luz irreversible, los relevos pronunciables, nombres en pleno olvido, la traición sabia. Subterráneo mandato. Las sandalias se quedaron sin pradera la senda abandonó el tacto de los pies. El fuego quema la estela, la escala que huye en su ronquido no escrito. Es el suceso, las células, el revés que ilumina. Este fuego aliento, desquicio de un deber, de un puñal que florece.

8


Mariela Diego

Podría escribir fuego sentir en la oquedad del tiempo la acuciante floración del hierro y la palabra, dejar que el fuego bruña la simiente de un verso trashojado, trasplantarla a un poema, encender un enjambre de dardos en hollados cordajes, esperar que, desarmado, el corazón agonice entre llamas y los ojos refracten su candente belleza. Decir fuego para extinguir el fuego que apresura el tránsito salvaje del horror bajo la densa ira de la sangre. Escribir fuego (o éxtasis, o luz) sin que atraviese el alma un rastro de pavesas.

9


La poesía, hoy y aquí (I) Marcelo Díaz / Pedro Gómez La poesía que se respira hoy en día, aquí, en nuestro medio social y cultural, es similar a la que fluye en otros territorios de España; incluso podemos aventurar que no es diferente a la que habita en los países de nuestro entorno geográfico y/o cultural. En la actualidad −y desde hace tiempo ya, bastantes años, suficientes como para pensar que no es algo que esté empezando, pues incluso está consolidándose con diferencias propias de una evolución que requiere tiempo−, percibimos que hay dinamismo, vida, expansión, implantación poética rica, plural, y que ha salido de lo que antes era un reducto de minorías, de lo que llamaríamos culto en el sentido de restringido. Tiene una mayor extensión, tanto por su ejercicio como porque llega a más población y más variada. Podríamos decir que, aparte de los rasgos propios de género, y que analizaremos más adelante, es una expresión cultural de calidad y de cantidad que deja constancia de que los movimientos actuales están por la búsqueda de una mayor riqueza, un verdadero abandono de lo tradicional e inmovilista. Hay muchos y buenos poetas y mucha y buena poesía. Aunque nos encontremos con el inevitable hecho de publicaciones de dudoso nivel, de cuando en cuando. No es este espacio constreñido idóneo para explicar las razones de este hecho en su relación causal e histórica estrictamente literaria, que se podría hacer, y de hecho se hace por expertos con estudios de gran profundidad y rigor. Pero sí creemos que, por lo menos, no podemos sustraernos a la realidad mediática, tecnológica y social en la que nos encontramos en nuestra cotidianeidad. Y el poeta, las editoriales, las formas de esta expresión humana, las posibilidades, las intenciones, no podían tampoco sustraerse a este hecho que está influyendo, en más de un sentido, en lo que se hace. Algunas de estas realidades, a nuestro entender, pueden ser: I) Los diferentes modos de interpretar la difusión de la creación literaria, poética: a) Desde la forma tradicional y más conocida, como libros, revistas o recitales, que nos hablan de una manera y un tiempo propios y que no son los únicos valores que se demandan ahora, lo que conlleva una valoración relativa y no única. Y, aunque sea forzando algo el hecho, al menos no queremos dejar de mencionar los talleres literarios, que se han implantado con cierta profusión. Son una realidad relevante. b) Desde las redes sociales, de forma más fácil, más extensiva e inmediata. Comporta varias consecuencias, como que se pueda dar a conocer con inmediatez, a mucha gente y muy dispersa, hasta el último rincón donde lleguen las nuevas tecnologías y se disponga de cobertura. El efecto más importante de este hecho es que se convierte en una creación interactiva, porque posibilita el intercambio de opiniones, críticas y otras miradas, que se pueden aprovechar o no. Pero también conlleva otros efectos, por lo menos, dudosos, como la frescura y no perfeccionamiento de lo creado, y un hecho al que los sociólogos dan buena importancia, que es la prisa con que ocurre todo y conlleva, como pasa en la propia información general de los medios de comunicación, una renovación de los momentos, movimientos, modas que pueden convertir en valor el hecho de lo diferente, lo novedoso por el mero hecho de serlo, aminorando los valores propios y esenciales, los más permanentes.

10


La frescura de la creación necesita del sosiego y maceración tranquila de un proceso de cierta intimidad. Quizás es cuestión de sumar, armonizar estas circunstancias sin posicionarse en que una niegue a la otra. Y esto puede que sea ya no un hecho de la inercia del momento, sino mucho de la asimilación y actuación propia de cada creador. Es obvio que requiere un nuevo enfoque creativo. c) La difusión escrita, la publicación, se ha convertido en un hecho menos difícil, de manera que el formato libro se ha multiplicado, debido a algunos factores como el concepto de autoedición, la aparición de editoriales nuevas de área geográfica más reducida y la tecnología, la digital especialmente, que posibilita una edición más económica, fragmentada y con calidades competitivas. Esta profusión escrita, de cientos de títulos de literatura en el año pasado (más de 14.000 en toda España en 2014), conlleva sus puntos de sombra, al albur de los condicionantes económicos que sustentan el negocio editorial. Aunque no sea un hecho nuevo, ahora, de manera más acuciante por la amplitud y la velocidad con que ocurre todo, el lector tiene más necesidad y menos criterios para distinguir la calidad entre tanta oferta. Los intereses comerciales, la dudosa honestidad de algunas críticas y premios están ahí, entrelazados. Pero queda patente con buenos ejemplos que el creador auténtico tiene su voz y sigue su camino, al que antes o después se ha de mirar. d) Otras maneras y otros lugares para mostrar la poesía han tomado formas variadas y en constante renovación. Ha cobrado especial relevancia el nuevo formato juglar de recitado, con público, en la calle, bares, espacios de la ciudad, teatros, festivales, encuentros, jornadas, jams... La idea de que la poesía no lo es del todo hasta que no está en la propia voz del poeta se cumple y el rapsoda es sustituido por quien corresponde, el propio poeta. Esta dimensión comunitaria de la poesía crece y se muestra, y es donde mejor cabe la poesía que veníamos denominando poesía social. Pero surgen otros rasgos nuevos, como la teatralidad, la musicalidad, el sonido, la armonía fónica por sí misma y otros aspectos que nos han ramificado de forma enriquecedora todo en esta buena deriva. Y de estos rasgos, en las dos direcciones, para decir y para escribir, llegamos a la forma visual y plástica del poema en sí. Algo mixto entre lo que se viene entendiendo como poesía visual y el poema escrito de forma tradicional. La escritura aparece en el espacio página con un orden y una estructuración en la que se añade información expresiva. II) La propia creación literaria, que preferimos exponer después. Primero, los modos de llevar a cabo la difusión de la propia creación literaria, porque es esta la que más está influyendo novedosamente en la realidad creativa. Podemos considerar algunos aspectos: a) El tema, los temas, son plurales. No hay una poética dominante que deje a los otros contenidos en una presencia testimonial o pequeña, sino que la pluralidad, desde los tradicionales a los más novedosos y propios del momento, conviven de una manera que permite que cada creación poética ocurra por sí misma en buena libertad y haciendo que no se denomine una poesía u otra de forma acentuada, preferente o dominante ante las otras. Este hecho es un logro que se venía dando desde hace mucho tiempo en las artes plásticas y que ya parece implantado en la poesía. Hay que exceptuar de esta característica un hecho obvio, que es la confusión, creída a veces y tendenciosa otras, de que la calidad poética se corresponde casi unívocamente con la adjudicación o conquista de premios poéticos. Posición en la que suelen alinearse los que hacen de la poesía un ejercicio fáctico de resonancia interesada, bien alejado de la creatividad poética, por un lado, de la propia esencia de ser poeta, por el principal.

…//… (Sigue en las páginas 30 y 31)

11


Pedro Gómez Fuego fatuo Fue el sutil misterio de la sombra hendida, halo de palomas negras en los impenetrables brillos de un fuego fatuo apenas destilado; fue cuando los tristes destellos de la muerte anunciaban el vuelo de la palabra ahogada, antes de que la materia madre dejara su rescoldo funerario. Entonces vi el clamor, la inflamación, la llama transitando perversa por los confines de la vida fatigada. Y pude vagar, sin huellas, por las penas del orgullo maltratado, repitiendo una vez, y otra, lo que mi boca apagaba día a día. Anduve, sí, por el lodo y el pantano empujado por el viento de un enero enfebrecido, aún no llorado el diciembre huracanado. Caminé con los pies desnudos, las manos desnudas, plegarias incoloras en la niebla de los sueños; rumores de pálidos cantares de una juventud inacabada. Ahora, la señal tiene el color de la planicie rota, pero todavía vengo del hombre para el hombre; y sé reconocer al prisionero que nunca dijo adiós desde la acera. Ahora, cada paso eleva una hoja de un otoño tan amplio como el mundo: he aprendido a caminar entre el cortejo de tumbas como el fuego fatuo de los cementerios.

12


Petra Dindinger Milagro descubierto por azar entre piedras hierba seca acogiendo chispas, caen los párpados de los árboles dicen que es otoño. Vientos barren grados sofocantes el cierzo vuelve a cristalizar cerebros derramados entre calores estivales. Manos rugosas frotan bocas soplan la magia se instala sobre rastrojos desplazados en cuevas. Pintan con sangre y hierro emplean óxido en polvo. Fríos ululan hasta que del rozar, del soplar nace la llama el fuego vuelven las brasas sobre las mejillas pieles encendidas dan luz al pensamiento y el fuego de la vida se asienta entre hombre y hembra alumbra sentimientos del amar comunicar y articular vivir encender lamer el combustible inmaterial

es fuego de vida y creación

es lumbre eterna

13


David Cebrián Tarrasón

ogeuf outaf La raíz de suspiros y genitales, camina en candelas granates, delinea un castillo sensible a… ¿Se puede salir de uno mismo?

El fósforo del miedo enfila su huella tras tu aquel caligrafiado en sístoles y diástoles catatónicas. Y hebras la península con la seducción de olas secas.

No lo siento

El quebrado quema mi resquicio insumiso ¿La pregunta es…?

¿Qué quedará? ¿Simplificarán? ¿Esto es bueno?

“Los críticos van a su bola y la religión gira en torno a Judas”.

Han mentido una hostia a un político. Milagro, sin duda, para esa ecuación zurda, que desarma la armonía.

Y un hola Arde En el ademán de los insumisos.

14


Rafael Mesado Fuego, por favor Deme fuego por favor que quiero quemar mi sangre Préndame por las uñas que mis manos ardan frente al mar con el fuego que las colas elásticas de los tigres transportan Por favor deme el fuego de la selva y quemaré mi espalda sin sal y la ceniza será la luz que habita en las pupilas plisadas de las gacelas y de los antílopes Me da fuego y llamearé por fin y esparciré mis cenizas abiertas como inquietas piedrecitas de alcanfor en la sabana sin sombra a campo urdido Por favor deme fuego y que mi columna de sol aterrice sin deseo sobre la absoluta geografía vegetal.

15


Amelia Díaz

JEDI

hay que buscar los días escondidos volver a capturar las lagartijas lamer con cinco pecados capitales un cucurucho de helado de turrón hay que evitar las liendres y los parásitos los depredadores de campos silvestres y derribar las casas construidas sobre la arena virgen de la playa sobre todo hay que mirar firme a los ojos del lado oscuro y como un yedái insurrecto luchar con siglos de fuerza contra la flota imperial

[Para David, mi genial diseñador, con todo mi cariño]

16


Aitana Molina I Extremo contra extremo atando horizontes cae sobre el nudo de mis manos una disputa entre cielo y mar, y luego entre mar y tierra. II En los cabellos roídos por los rayos se adhiere una caricia de sábanas rasgadas dejando caer en cada camino de salida una chispa de llama líquida. III Cubierta y seca la corteza, llueve sobre la sequía de los huecos rotos. La crema invisible de cenizas desciende hasta llegar a los pies. IV Humedecida la piel durante todo el día, evapora sus aguas hasta dejar solo el polvo. El sol abrasa sobre las pestañas acuosas parándose irremediablemente en la epidermis. V Restan en la fachada los últimos pozos de la noche gris y rascarse las huellas deja arañazos rojos como el ciclo del incendio.

17


Amador Luna

Homenaje a Jorge Eduardo Eielson

RecoNoceR Agita se algo, sueño del maleza la entre tuyo al acudiendo mañana la de rostros los todos son madrugada de la parpadeante tejado el bajo aún

Mano mi de hoja la sobre destino del mapa el alimentan que clorofílicas líneas cielos muchos sus y ombligo del allá más

Ojos los de rotonda la a cercano garganta sin suspiros por habitada crece deseo del crines con hueso el medida sin…

Ventanas las tras cristal de nidos los niño un que diamante el con quiebran se pico el en trae

18


Toño Benavides

Luces de emergencia Estacionado el cuerpo en el arcén con la batería justa para las luces de emergencia. A lo lejos gravitan los bufetes amarillos con una indiferencia de estación espacial. Trajes vacíos se aflojan el nudo de la corbata mientras bajan del cielo en ascensor. Hacia el oeste, el sol de cada tarde es un tren que huye ardiendo del incendio. Los aviones olfatean el horizonte como perros que conocen el rumbo al país donde hierve la vida en los vertederos. Se acobarda la luz arrinconada bajo los viaductos, pero aún se adivina la huella de nuestros pasos en la estela del camión de la basura. Hay días que llegan como un disparo de amoniaco ente los ojos y avanzan como una serpiente que se anuda alrededor del ombligo. No hay una casa, bajo el sol de otro mundo, que reclame nuestra presencia con maullidos de gata hambrienta. No hemos nacido a miles de kilómetros de esta esquina. Siempre he querido emprender un viaje que no pueda iniciar sin haber hecho testamento. Tengo recuerdos como fotos de ciudades desconocidas vistas en las páginas de una vieja enciclopedia, y otros parecen accidentes de carretera bajo la lluvia. Arriamos los planes de supervivencia con la mente perdida como una bandera suelta en el aire. Somos caníbales a cinco minutos del hambre.

19


01=0-1=0+1=1+0=1-0=10 David Cebrián Tarrasón Se quiebra la décima, o se genera más bien un decálogo ya originado tras nueve puertas tendidas originales a la venta y cubiertas después, con el fin de mantener esos ritmos candentes y subversivos. 2012, 2013, 2014, 2015 y este 2016, años ardientes en lo social, en lo político, en lo pastoso, que abrazan unos tiempos consolidados en la liquidez de una sociedad que se ancla en las redes a-sociales (como remarcaría Bauman o Riechmann). Sin embargo, la poesía, no es que pueda atascarse en estilos románticos top-manta, pues sin ser un queso o un vino, con el tiempo no está mejorando su calidez sino que, como un guiso en la nevera, empieza a oler mal. Al menos, fuera de los círculos premiados y entrevistas prefabricadas, de la autocrítica soberbia y de diván, de los éxitos mainstream que pueden llevarte a ver a la poesía en el círculo de Glamour o ser un top ten, −que también tiene su función, como la tuvo El Código da Vinci, para que más gente leyera libros, ciudadanos aborrecidos con la lectura obligatoria por un sistema inversamente ecológico aletargado por el estrés dodecafónico y la cuenta bancaria del 31 de cualquier mes−, sumergidos en pubs, en algunas facultades universitarias, en plazas, en museos, en tertulias de café (emulando a las de siglos atrás).

20 0


Azharanía, una aventura poética

Aquí, el colectivo se llama El Almadar y al son de su Azharanía comparte, abrazando la diversidad de estilos y de miembros, que pueden conservar el artículo indefinido a principio, medio o final de un estallido catatónico, su particular destilación de las cadencias actuales, analizando, destripando símbolos tanto actuales como arcaicos, tanto en castellano como en cualquier otra lengua de la que emerja una traducción sentida y fiel al original. Porque la ventana, además de construir el edificio con la mirada particular, abre sus marcos a inspiraciones divergentes, que en algunos casos constituyen ya parte del material del vidrio para contemplar el paisaje que se ofrece en el castellono. Y es en colectivo donde surgen las mejores ideas, pues como referente las leyes de la Gestalt (El todo es más que la suma de sus partes), que también conforman una realidad en este terreno. Ahí se puede hablar de sarbalap, sanosrep, omsitore, acisum, noicacude, sourtsnom, aiseop, zul, opmeit, ogeuf, o de cualquier otra combinación de caracteres en mi lengua o recitada en la lengua de otra, para clamar el giro constante de la (in)€volución del ser humano de la cual ya no es solo 1 el que habla y 0 los que escuchan sino 10 y más los que escriben, los que escuchan, los que participan, en estos ya 4 años marcados en el fuego del segundo.

21


Lucíla Nogueira

Völva I Quiero los estantes vacíos de la dictadura de los libros yo estrofa desterrada en un diccionario Vikingo yo teatro solitario de metáfora en ruina yo un ángel clandestino padre de Cristo y Juan Bautista yo sé dislocar materia con energía psíquica yo locura en forma fija en botella de vino tinto vida real ese acaso puesto ante el destino estar vivo es rendirse al oficio de adivino nuestra diva está durmiendo con saudades de Bolivia su gusto a anís/ canela y clavo/ azúcar / jengibre yo ave de la madrugada volando sobre el patíbulo yo una völva sagrada estremeciendo los caminos yo estatua tutelar de dioses desconocidos yo diva que adormeció a la espera en vano de los vampiros cubierta por una sábana de seda y algodón egipcio majestad de un trapecio abandonado en el circo yo dolor de la reina Urraca traicionada hasta por su hijo anónima como las mujeres de los viejos cantares de amigo

22 0


Carlos Bousoño Mientras en tu oficina respiras (desde su ausencia, hacia el recuerdo)

Mientras en tu oficina respiras, bostezas, te abandonas, o dictas en tu clase una lección ante extraños alumnos que fijamente te contemplan, con sueño aún en la temprana hora; mientras hablas, mientras gesticulas en el café, o inmóvil te concentras en la meditación de tu escritorio, o echado en el hondo diván repasas lentamente recuerdos de tu vida; mientras quieto te abismas en la visión de la llanura interminable, o mientras escribes una lenta palabra y te recreas en su dulce sonido, en su amorosa realidad, caes, estás cayendo hacia atrás por una quebrada del monte, estás rodando entre piedras y cardos por la abrupta pendiente hacia un barranco en el que corre un río, rápido como el viento un río corre, estás herido en la boca, en las manos, en el pecho, sangras por un oído, te despeñas por el farallón cabeza abajo, con las piernas en abierto compás, hacia el fondo, ya con los huesos rotos, crispadas mano y boca, hacia el abismo, abajo, súbitamente próximo, una palabra escribes lentamente, te concentras, murmuras, en el café discutes, muy despacio sonríes, adelantas una noble razón, aduces un adorno, un tejido, un recamado oro, hablando en la tarima de tu clase desierta, donde todos están cabeza abajo. (Las monedas contra la losa, 1973)

23


La alargada geografía accidentada de la poesía visual. Rafael Mesado Poesía visual, experimentación poética, poesía escénica, poesía conceptual, libro objeto, agitación poética... son experiencias poéticas que marcan una zona marginal de la práctica poética de la territorialidad actual. Sus signos son la experimentación constante, la transversalidad artística y la voluntad periférica de su discurso. La poesía experimental se aleja voluntariamente de los espacios centrales de la geografía poética y se erige como edificio insertado en la marginalidad. Para Rafael de Cózar1, el origen de la poesía experimental ha de buscarse en la zona de la marginalidad en la que la tradición literaria arrinconó a las rarezas literarias: el caligrama antiguo, el laberinto, el emblema, el acróstico... La poesía visual surge en Occidente en el siglo IV, pero en la cultura oriental se pierde en el laberinto de los tiempos. La voluntad combativa de la Vanguardia histórica, cuya impronta poética viene trazada por la radicalidad y la provocación, recupera el elemento visual como voluntad de destrucción del discurso poético realista, basado en la semántica referencial. El caligrama de Apollinaire, las palabras en libertad de los futuristas, la poesía de agitación dadaísta, el collage, las acciones poéticas como la poesía efímera2... son las derivaciones plásticas de los antiguos juegos poéticos y de las extravagancias literarias. A la vez que se configuran como los restos del naufragio sobre los que la vanguardia poética posmoderna3 edifica su andamiaje. En 1945 Isidore Isou crea el Letrismo, movimiento poético que trangrede la voluntad de la poesía vanguardista de edificar la páctica poética en la palabra para centrarla en la letra. El Espacialismo de Pierre Garnier, surgido en 1963, supera la palabra y dirige la atención poética hacia la plasticidad textual de la página. Aparece pues una poesía de signo visual, totalmente poliédrica y mestiza, que se metamorfosea en una serie de experiemtos: el happening4 la poesía concreta5 la poesía visiva6, la poesía semiótica... En nuestro país la poesía experimental surge de la geografía más marginal de la posguerra poética: del movimiento Postismo y del grupo catalán Dau al Set7, propuestas perfectamente intersecionadas y convergentes. Carlos Edmundo de Ory, Juan Eduardo Cirlot y Joan Brossa son, pues, unos de los antecedentes más claros de la poesía visual. De las dos publicaciones postistas8 aparecidas en 1945 surgen dos líneas poéticas que marcarán la territorialidad poética de finales de siglo XX y la del siglo XXI. Por una parte, surge la poesía mágica de signo surrealista que desemboca en las poéticas de los novísmos, cuyos precedentes son Vicente Aleixandre por su surrealismo de verso largo, Carlos Edmundo de Ory por el humorismo y la heterodoxia y Carlos Bousoño por su poesía meditativa e introspectiva. De otro lado, se inicia la poesía experimental de signo visual.

24 0


En los años 50 Ángel Crespo, integrante del Postismo, desde las publicaciones Deucalión y Revista de cultura brasileña, importa la Poesía concreta de Deccio Pignatari y del grupo Noigandres. En los primeros 60 aparece la revista Claraboya que apuesta por la experimentación poética. Julio Campal dirige Problemática 63, publicación que se instaura como espacio abierto a la poesía concreta y a la difusión de la vanguardia poética internacional. Dos de sus integrantes se convierten en agitadores de la poesía visual. Ignacio Gómez de Liaño crea la Cooperativa de Producción Artística y Fernando Millán el grupo N.O., en el que aparecen dos publicaciones de 1969 que resultan muy interesantes: Concretos uno de Enrique Uribe y Este protervo zas de Fernando Millán. Autor este último que se convierte en el representante por excelencia de la poesía visual, una poesía de convergencia donde confluyen el lenguaje mediático, la publicidad, la ilustración, el diseño industrial... De modo paralelo, en Cataluña la figura de Joan Brossa, por su experimentación lúdica y sus juegos poéticos, queda convertida como el gran antecedente de la poesía visual, territorio en el que se erige la poética de Guillem Villadot. Uno de los hechos más relevantes de la década es la creación en 1964 del grupo experimental Zaj, integrado en un primer momento por Juan Hidalgo, Walter Marchetti y Ramón Barce, al que se incorpora en 1966 la artista de la preformance Esther Ferrer. Zaj supone una aventura integradora de acciones musicales, teatrales, gráficas, poéticas..., cuya alargada huella se proyecta hasta la actualidad. En los años 70 nuevas propuestas recogen los hallazgos de la década anterior: el espacialismo, la poesía visiva de Miccini y Perfetti, la poesía semiótica... Se proponen así varios espacios para la experimentación poética. Del grupo Parnaso 70 surge la obra de José María Montells, Alfonso López Gradolí dirige la revista Fablas, Ignacio López de Liaño y Felipe Boso publican una antología en la revista alemana Akzente. A su vez, la poesía de esta década se acerca al lenguaje experimental. Cierta zona de la poesía de Leopoldo María panero se acerca también a la experimentación poética. Pero, cabe destacar, sobre todo, la obra visual de José Miguel Ullán. En ella intenta destruir el lenguaje conceptual mediante la supresión de los signos, la inserción de tachaduras, garabatos... Desde unos planteamientos semejantes surge la obra de autores como Rafael de Cózar, Pablo del Barco, Carlos de la Rica, Francisco Pino, Josep Maria Figueras... La poesía experimental, visual, escénica, agitadora, radical..., como ejercicio de provocación, es uno de los discursos poéticos más vigentes del territorio poético actual. En ella todavía puede rastrearse la impronta de Marcel Duchamp, definitoria apertura al arte de la posmodernidad. _____________ 1

Poesía e Imagen. Formas difíciles de Ingenio Literario, Sevilla, Ediciones El Carro de la Nieve, 1991. 2 Performance consistente en quemar el poema una vez ha sido escrito. 3 Ver Millán, Fernando y García Sánchez, Jesús, La escritura en libertad. Antología de poesía experimental, Madrid, Visor, 1975. 4 Inventado por Allan Kaprow en 1952, utilizado por el músico Jonh Cage y extendido por el grupo Fluxus. 5 Propuesta por el grupo Noigandres de Brasil. 6 Nacida en el italiano grupo 70. 7 Grupo artístico integrado, entre otros artistas, por Juan Eduardo Cirlot, Joan Brossa Modest Quixart o Antoni Tapies. 8 Estas son las revistas Postismo y La Cerbatana, publicadas en Madrid por Eduardo Chicharro, Carlos Edmundo de Ory y Silvano Sernesi.

25 0


Thomas Kuphal Ein Burgenbrecher Mit einer Welle die plötzlich aufläuft am steigenden Strand und in Kindwerkskanäle dringt und die Burgmauern überspült dass die Kinder zurückweichen vor dem züngelnden Wassermit einer einzigen Welle geht Spiel im Sand sekundenlang landunter Und wenn das Wasser nachdem das Land einmal überzogen war wieder weicht rennen sie noch einmal ans Meer um staunend zu stehen -den Spaten still bei Fuβ vor matschigem Sandland

Westerland en la isla de Sylt

Nur noch ein winziger Krater erinnert an das Un rompecastillos was eine Burg gewesen ist er wird vom Kind selbst Una ola -wohlwissend um die Flut mit dem Spaten zerschlagen que de pronto alcanza la duna

26

penetrando en los canales de obras infantiles baña los muros del castro hace retroceder a los niños ante los lengüetazos del agua con una única ola se hunde el juego en la arena a lo largo de un segundo Y si el agua tras cubrir el terreno se retira de nuevo corren otra vez al mar para plantarse asombrados −con su pala a los pies Ante el lodazal de arena mojada Solo un cráter minúsculo recuerda lo que fue alguna vez un castillo el niño mismo −sabiendo de la pleamar golpea con su pala todo vestigio de su obra.


Isabel Bono

in vitro hace mucho, demasiado que la luz de las diez de la mañana de la vida no se me aparece quizá se haya extinguido como el alca imperial el oso del atlas y el sapo dorado también dorada, amarilla era la luz sobre la tapia verde alguien guarda células del delfín de río esperando, quizá un mundo más razonable para insuflarles vida pero, ¿quién guarda células del sol de la infancia?

27


Miriam Reyes

Te tengo todo marcado como un yacimiento arqueológico. No es extraer los restos de ti lo que persigo −ruinas de una ciudad tallada en la arenisca− lo que quiero es penetrarte taladrar la piedra de tu cuerpo y este sexo cóncavo de mujer se vuelve inútil para mi deseo. Cavo en tu ombligo para entrar por el flujo de tu sangre. Vacío mi espíritu como aire en tu boca y te observo respirarme. Ya sé que no necesito de piel para tocarte no es eso lo que yo quiero es hacerme una cueva en tu cuerpo. Flexiono tus rodillas bajo mis axilas como los brazos de un taladro. Las aceras que rompo son las de tu calle.

Con mis pestañas barro el polvo que levanto de tu frente y no me detengo hasta que soy tú y tu sexo es el mío hasta que soy yo quien está dentro.

28


Ana Vicent

Nessuna pietà per gli orfani Nessuna pietà per gli orfani Nessun nascondino dalla morte Prendere appuntamenti non impedisce L’incontrollabile scorrere della vita La vita è, nonostante noi La vita va, anche senza di noi Nessuna pietà per gli orfani Solo il lento susseguirsi delle ore Ore che pesano e non significano niente Ore che contano e non contano niente Ore dorate, passate, sognate Strampalate come ombre sotto lampioni Sul molo di un mare autunnale Nessuna pietà per gli orfani Ninguna piedad para los huérfanos Ninguna piedad para los huérfanos Ningún escondite de la muerte Establecer citas no impide El incontrolable fluir de la vida La vida es, a pesar de nosotros La vida va, también sin nosotros Ninguna piedad para los huérfanos Sólo el lento subseguirse de las horas Horas que pesan y no significan nada Horas que cuentan y no cuentan nada Horas doradas, pasadas, soñadas Destempladas como sombras bajo farolas En el muelle de un mar otoñal Ninguna piedad para los huérfanos

29


b) La estructura o forma visible del poema, del libro, del manifiesto o muestra final es también plural y constituye la ruptura más apreciable con lo anterior, que nos da un panorama realmente elogiable y un inventario muy variado de maneras que contribuyen a la libertad total de crear, a la esencia del hecho creativo que tiene su origen más sólido en la poesía y el sentimiento poético. Seguramente hay más formas y formatos finales, pero enumeramos algunos de ellos, volviendo a remarcar que el principal valor es que esta pluralidad conviva y se dé al mismo tiempo: La poesía tradicional, en la que sigue apareciendo la rima. La poesía de verso libre, sin rima, con ritmo o cadencia en sus versos de apariencia secuencial. La poesía que se distribuye en el espacio del soporte, de forma secuencial o no y que intenta sumar al contenido, la sonoridad o la imagen elementos espaciales y gráficos que matizan ese contenido. La poesía que, además de esta distribución espacial, añade elementos visuales no literarios, como imágenes, transparencias, manipulación del material... La poesía que se puede ver y leer, en cualquiera de estas formas finales. La poesía que solo se puede oír en recitales más o menos teatralizados, fónicos... c) El lenguaje, el idioma, la lingüística, que es el material con el que se construye la poesía, han aumentado su capacidad expresiva de manera amplia y aporta posibilidades expresivas que, si por un lado parece darse ahora el fruto sembrado por las vanguardias del primer tercio del siglo XX, si no desaparecido sí muy aminorado en las décadas siguientes, por otro aparecen nuevos registros realmente enriquecedores. Aquí sí que es muy probable que el enunciado sea muy incompleto pues no sería un error atribuir tantas aportaciones como poetas que lleven a cabo un uso determinado e intencionado del lenguaje. Y ya aparecen reseñadas en las críticas literarias que se hacen con intención de mediar entre el escritor y el lector y no de construir rankings, de manera que se ha asumido que constituye un elemento nuevo e importante, como antes podían referirse a la adjetivación, las sílabas o las imágenes. Enumero algunas de las nuevas aportaciones: Nuevo uso de la ortografía de la frase, de manera que podemos encontrarnos con la desaparición completa, parcial o selectiva de signos ortográficos. Las experiencias de que sea el lector el que aporte su sentido, su entonación, tienen tantos defensores como detractores. Desorden secuencial de las ideas con intención prioritariamente expresiva, buscando una asimilación o recepción no solo racional o intelectiva lógica sino tratando de sumar el aspecto de ruptura, sorpresa y el específicamente sensorial, sonoro, que también provoca emoción. No es un hecho nuevo del todo, pues podríamos asimilarlo al surrealismo sin detenernos a pormenores. Los nuevos significados que pueden aportar palabras e imágenes con la creación de un contexto propio y que, siendo diferente al académico, resulta inteligible, comprensible, con lo que la poesía cumple uno de sus objetivos más loables, como es la ampliación y rejuvenecimiento de la propia lengua y, lejos de ceñirse, muy adecuada y ortodoxamente a lo que ha sido siempre, aporta, además, riqueza mental y emotiva. Nuevas imágenes (una de las piedras angulares de la poesía), tanto por su ampliación lógica atribuible a los nuevos conocimientos en general, como por la construcción desde un nuevo concepto que puede estar en relación con:

30


- lo imprevisible, - la relación o unión de lo inicialmente no relacionable o unible, - la aportación enorme de nuevas imágenes e ideas, que dejan de lado las ya tópicas que se venían repitiendo y que podían tomar el valor de un nuevo contexto, pero no las libraba de su vejez, - el incremento de elementos conceptuales y estéticos que pueden conformar una imagen, - la preponderancia de las mismas como elemento de idea, no solo de aportación complementaria. Todo ello se está consolidando en la poesía como el metalenguaje que puede ayudar a explicar más al ser humano, que se mueve en un lenguaje reducido. Y constituye, como siempre ha ocurrido, un pensamiento que tiene componentes de testimonio, defensa de lo intrínsecamente humano y de presentimiento.

En nuestro entorno próximo Creemos que en Castellón, refiriéndonos a todo el contexto geográfico provincial, que tiene varios núcleos que muestren actividad poética –Castellón ciudad, Vila-real, la Vall d´Uixó, Vinaròs, Benicarló y en grado de ejercicio individual en otras localidades− se cumple, en mayor o menor grado todo lo que se ha dicho anteriormente. Encontramos, en mayor medida, una poesía más tradicional, como puede ser la que se cuece en el círculo de Alcap, probablemente la que más se ejercita, tanto en castellano como en valenciano. Y, por otro lado, podemos reconocer estas formas más actuales a las que nos estamos referido en torno a nuestra Tertulia poética El almadar, que, aparte del ejercicio personal de cada miembro, publica la revista que tienes en tus manos, y que intenta ser una muestra de la poesía más actual y novedosa, sin establecer fronteras, de manera que han aparecido poetas de todas las comunidades y de otros países, en su propia lengua, con la traducción al castellano, en su caso, del propio autor. Aparte, este grupo organiza recitales y actos poéticos, normalmente bajo la denominación de Tiempos de poesía, y jornadas en las que concurren poetas de diferentes puntos de España. También tienen actividad poética otros colectivos, como la tertulia poética Poetas sin sofá con pluralidad de ejercicio poético y la asociación artística Amart. En las localidades que se han mencionado no nos consta ejercicio colectivo, pero sí una buena relación de poetas que, en su mayoría, pudieran estar enmarcados en un formato tradicional, aunque también sabemos de otros de enfoque más actual. Y, además, poetas que, residiendo en otros países, han enriquecido su forma de expresión con la lengua que les acoge. Perduran todavía premios literarios que siguen anclados en intenciones juegofloralistas y que, obviamente, constituyen un estímulo y un referente para buen número de poetas. Y el premio Tardor, que se ha atrincherado en un tipo de poesía que parece impermeable a todo lo que no sigue su particular concepción. Existen varias editoriales, y entre ellas podemos destacar, por su apuesta por la poesía, Unaria ediciones, que lleva unos años de trabajo meritorio. A estas consideraciones se podrían añadir nombres de poetas, pero, por ahora, creemos que es mejor huir de los listados, quedarse con la idea general y que cada uno se suponga, o proponga, en alguno de los apartados, y sugiera –bien estaría− dónde ubicaría a los que conoce o a quien considera que corresponde, más o menos, en un lugar u otro.

31


Javier Gutiérrez

Tentativa Quise abrazar el destello se elevó a los cielos, ahuyentado seguí caminando por el paseo con el agua, escapó el pensamiento le busqué por el bosque se ausentó la luz, oscurecía remonté la cuesta hacia la casa, el mirlo erguido sobre el tejado afinando el atardecer. De aquel intento de fulgor solo quedó una mente errante, refugiada en este exiguo verso.

(De Poemas desnudos)

32


Lucía Peiró

33


Marisa Negri

La misma hebra tejer con agua la distancia que separa mi corazón

del mundo

¿y qué es el mundo? tres niños juntando los colores entre los pastos y una madre que cuelga la hebra teñida al sol en el verdor de Dalcahue. la misma hebra trenza Carmen en sus muñecas de mimbre bajo los dioses tutelares de Pachacamac la misma hebra moja el mar chilote ¿y qué es mi corazón? Un huso de madera que gira en sus días redondos un hilo claro de agua en la urdimbre vegetal de las islas el mar aquí

la piedra aquí

el festón del oleaje que cose el dolor del mundo.

34


Sandra Vega 35


36 iv figuraciones ¿qué otra cosa nos fue dada a imagen y semejanza?

iii Vitrinas y vitrinas de pájaros, con cuentas de vidrio por ojos y pico a medio trinar, las ventanillas paralelas del traslado en ambulancia con sirena bajo lluvia. Edificio de pasillos y pasillos, enhebrado por ampulosas salas de taxidermia para una sola persona que no las pudo narrar.

ii-b Todo se cansa; pesa. Ata la cornisa; suena a desatarse.

ii-a Implora por los ojos. Y no son más que funciones rogando caer fruto del árbol junto a la mismísima serpiente. Caer y pudrirse ya, harto de pender de la culpa y del cuerpo que la engarza en un dolor gastado.

i Esto que se lee es distancia desde la hoja en blanco de la ausencia al ruido de unos pulmones como válvulas a punto de fallar. El rostro carcomiéndose en escalada de brazos y piernas; territorio de racimos cortados, ávido de multiplicación. La trayectoria completa entre la puerta de la habitación y el lecho donde yace, tufoso mar amarillo.

] figuraciones

Laura Alonso


Carmen Camacho (Mínimas)

Los estampados curiosos de los vestidos avisan de la lluvia. Quién ve formas de llama en la madera. Los corazones cerrados tienen dentro arena. Abrir una casa de poemas. Como quien abre una casa de comidas. Copos de nieve: cubitos de cielo. En los días de sol, las nubes bajas sacan brillo al monte. Dejad que los dioses se acerquen a mí. Carlos Edmundo Ory pro nobis. Encuentro en mi cuerpo pecas, pestañas, gestos, un colmillo y otros trozos de una niña. Lo reconozco: el tamaño me importa (para los haikus). En las noches de verano paseo cogida del brazo de Orión. Noté que árboles, sentí que viento, escuché que tráfico, percibí que edificio. Concluí que otoño. El escarabajo borda a seis patas la duna. Salir a la calle en pijama, entrar en los sueños desnuda. Que el marinero con una mujer en cada puerto zarpe tranquilo. No estamos solas: que la mujer del puerto tiene un hombre en cada marinero. Jaiku gitano donde la flor de loto es de naranjo. Con las pestañas rizadas de tanto soñar.

37


Toño Benavides. Gran Sur Ed. Reino de Cordelia, 2014. Con Gran Sur, Toño Benavides ganó el XVII Premio de Poesía Eladio Cabañero. Un poemario en el que el escenario semiurbano del extrarradio −puentes, andenes, la presencia constante de los trenes, calles, centros comerciales...− es el paisaje de la desolación. Unos no-lugares transitados por seres «en la misma deriva que me lleva». El poeta observa una realidad, se impregna de ella, y la recicla en versos punzantes que quieren alzarse sobre la ruina que le circunda. Con ecos del Lorca surrealista y del Dámaso Alonso de Hijos de la ira, en las imágenes poderosas de Gran Sur no hay lugar para el cambio, apenas la esperanza que emana de las preguntas de un niño.

Santiago Fortuño Llorens, ed., Carlos Bousoño: estudio y antología poética, prólogo de Ruth Bousoño, Oviedo, Real Instituto de Estudios Asturianos, 2015. El estudioso y crítico Santiago Fortuño muestra en esta antología una acertada selección de poemas que actualiza la figura poética del recién desaparecido Carlos Bousoño y muestra la trayectoria de su poesía ofreciendo los territorios ideológicos y poéticos en los que se inserta. El estudio sitúa en ella cada obra, desde su poemario inicial Subida al amor (1945) instalado en las coordenadas clasicistas de su tiempo hasta la poesía metapoética, reflexiva y discursiva de su última obra, El martillo en el yunque (1996). Se detiene en diversos parajes de la geografía humana de esta poesía para ir ofreciendo las claves de sus obras, algunas tan importantes como Invasión de la realidad (1962) o Las monedas contra la losa (1973). Fortuño analiza muy consistentemente la poesía bousoniana de claro signo existencialista e irracional y señala a su autor como uno de los padres de la poesía novísima y de la poesía de la contemporaneidad. El prólogo de Ruth Bousoño ofrece las pautas vitales necesarias para entender la poesía bousoniana, agnósticamante religiosa. Poesía que desprende angustia y luz. Ana Vicent Colonques. STARE è un prezioso dolore / ESTAR es un precioso dolor. Albalibri Editore, 2014 Ana, de Vila-real, vive y trabaja en Milán. Ha publicado dos libros de poesía: 45 besos en el agua. Pequeña consideración sobre el amor / 45 baci nell´acqua. Piccole considerazioni sull´amore, el primero. Y, ahora, el que reseñamos. Dos libros que corresponden a dos momentos de su vida y a dos expresiones diferentes. Pero a una sola intención, cual es la necesidad de escribir, expresarse de forma sincera por y para ella misma, para lo que lleva a cabo una leal y sincera introspección. Con un lenguaje que muestra una lírica sincera e inteligente.

38

Cuando entras en sus páginas se aprecia un contenido aparentemente habitual, con un lenguaje accesible, con el que de forma aguda e inteligente te lleva al otro lado de esa realidad y se muestra confesional, íntima, sobrepasando los límites más imprevistos y más atrevidos, pero incuestionables. Este libro lo muestra en dos partes: una, impresionista por la cortedad de los versos, golpes escuetos con el que construye el conjunto; la segunda, con versos más largos y secuenciales, te lleva dulce y sorpresivamente guiado a cualquier final imprevisible y nada argumental.


39


…y hay gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.» (Fuegos. El libro de los abrazos, 2011) Eduardo Galeano

Azharanía. Revista de poesía. Edita: El almadar Tertulia poética elalmadar.blogspot.com © De los textos: los autores © Del diseño, ilustración y maquetación: Pedro Gómez Impreso en Gráficas Cremor C/ Vilafamés, 5 bajo 12002 Castellón

Azharanía núm. 10  

Revista de poesía de El almadar

Azharanía núm. 10  

Revista de poesía de El almadar

Advertisement