Page 1

Sin Agua No Hay Vida El agua fuente vital de vida Uno de los cuatro elementos que los filósofos presocráticos consideraron fundamentales el agua, tiene raíces históricas, artísticas y científicas que es preciso conocer y actualizar. Desde su posición en los orígenes del mundo que hacía a Tales imaginar la Tierra como un gran disco flotando sobre las aguas…hasta las enormes posibilidades que el agua tiene del servicio del hombre como camino de civilización, origen de culturas y fuente de vida. De ahí el valor emocional que este elemento ha ofrecido en todo tiempo para el hombre y el valor objetivo que adquiere a servicio de la compleja técnica de nuestra era.


El agua como componente de la naturaleza

Composición del agua El agua para el hombre una cosa tan sencilla que los científicos antiguos la consideraron un “elemento”. El agua es por excelencia, el “líquido elemento”, entre los cuatro fundamentales que se suponía que componían el mundo: aire, tierra, fuego y agua. La palabra “elemento” quería decir que no se podía, en realidad, que no se sabía descomponerlo en nada más simple; y además, que poseía unas propiedades exclusivas, por lo cual los elementos no podían convertirse unos en otros. Los hombres de época más moderna también hablaban de elementos químicos, aunque ya sabemos que pueden descomponerse, destruirse y transmutarse unos en otros. En efecto, todos ellos están constituidos por partículas más pequeñas, partículas elementales como el protón, el electrón o el neutrón. Hoy todo el mundo sabe que el agua no es ningún elemento, y los físicos y los químicos pueden demostrado.


El agua en la mitología El agua aparece en los comienzos míticos de la humanidad, en los tiempos prehistóricos cuyos vestigios de historia y arte son casi un misterio para la actualidad. Para estos hombres prehistóricos, toda sustancia localizada, como el agua, el fuego, la luz o las tinieblas, era un elemento portador de cualidades mágicas, que influía con su presencia en el destino de la tribu. Fuente de belleza, fuerza catastrófica y origen de mitos, el agua forma parte de todas las mitologías de la antigüedad, habiendo dado origen a multitud de formas artísticas recogidas después por la cultura occidental.

El agua en la historia Cuando el hombre apareció sobre la tierra, con las manos libres para crear sus propios instrumentos, se le ofrecido todo el mundo de misterio, de aventura, de lucha. Tuvo que explorar inmensos continentes, poblarlos, hacerlos suyos, y para ello era necesario no solo saber cruzar ríos y


mares, sino ser capaz de convertirlos mejores colaboradores de su tarea.

en

los

El agua el Universo Según cálculos que se vienen confirmando desde hace bastantes años, el elemento que mas abunda, con mucho, en el Universo es el hidrógeno, seguido del helio, y a mayor distancia, del oxígeno, neón, nitrógeno y carbono. Vemos, pues, que entre los elementos mas destacados figuran los del agua: el hidrogeno en primer lugar y el oxígeno en tercero. Mas allá de nuestro planeta, en el espacio, el agua se presenta formando parte del llamado “polvo cósmico”. Estrellas gigantes situadas a millones de años-luz, son la puesta de entrada a otros mundos y sistemas donde quizá podría existir vida. Pero además, entre los componentes del llamado “polvo cósmico” se sabe que figura el agua, en forma de cristales o núcleos de hielo extremadamente frío, con sus respectivas atmósferas de hidrógeno líquido.

El agua al servicio del hombre ¿Como se reparte al agua en una ciudad moderna?

No es fácil decirlo con exactitud. A grandes rasgos, podemos decir lo siguiente: algo menos de la mitad del total se destinan al consumo doméstico, y en gran parte se va los por los desagües como sale del grifo, con el


consiguiente despilfarro. Otro tanto se lo reparten la industria y el comercio, con ventaja para la industria. El resto se dedica al consumo público, parques, fuentes, bocas de riego y a los hospitales. Solamente una pequeña cantidad va a parar a los pequeños huertos y a las granjas suburbanas, de los cuales se surte el mercado. La agricultura consume cantidades enormes de agua dulce. Se estima que para el sustento de un ciudadano, en un país desarrollado, la agricultura gasta unas 50 veces más agua que la que a ese mismo ciudadano le corresponde en el reparto por cabeza: ¡alrededor de 30m 3 cada día! En suma hay que decir, sin miedo a la exageración, que nada, absolutamente nada, se hace sin agua: desde la fabricación del acero, que puede consumir

hasta 300m3 por tonelada elaborada, hasta la producción de un huevo, que vendría a costar 1m3 de agua.

Y lo notable del caso es que todavía no parece que hayamos tocado el techo de consumo de agua dulce. Por el contrario, cada vez se necesita mas y mas, tanto en términos relativos (metros cúbicos por persona) como absolutos, dado que la población mundial crece de forma explosiva. El reconocimiento de estas realidades ha hecho cambiar en muy poco tiempo la mentalidad general, y sobre toda la despreocupación por los recursos de agua dulce.


Hoy estamos casi todos convencidos de que ni el agua ni tampoco el aire son inagotables, ni siquiera gratuitos, y concretamente el agua es un factor limitante para el llamado desarrollo tecnológico.

del hombre, satisfaciendo sus necesidades más primarias. Es gracias al agua como pueden recuperarse las zonas desérticas, haciéndolas florecer de nuevo.

El agua es la base de la agricultura, y como tal aparece al servicio

Un agua demasiado sucia A pesar de todo, la humanidad necesita menos de la decima parte del agua dulce que hay en la tierra. El verdadero problema esta, por una parte, en su distribución desigual: y por otra, en la penuria de agua limpia. Porque la urbanización si así puede llamarse el crecimiento desordenado y monstruoso de tantas masas urbanas y la industrialización crean dificultades enormes para la conservación del agua

suficientemente pura. Al contacto con las industrias, el agua se carga de ácidos, de lejías, de grasas y detergentes, de infinidad de compuestos extraños a la naturaleza.

Muy a menudo, las fabricas y los laboratorios vomitan veneno. Por su parte la agricultura, con el abuso de herbicidas e insecticidas,


contribuye a la contaminación general de ríos y manantiales. El desarrollo industrial esta provocando, entre otras cosas muchas cosas, el consumo de cantidades de agua que ya van resultando prohibitivas. Y así, el encarecimiento de un bien que parecía inagotable y gratuito, al menos allí donde se encontraba mas a mano, que es donde se han creado en general los núcleos de la población empieza a preocupar seriamente. Al mismo tiempo resulta limitativa para la propia industria, por las cantidades fabulosas de agua que consume. Por ejemplo, la producción de un litro de petróleo gasta unos 10 1 de agua; cada kilogramo de papel, 100 1 de agua; cada kilogramo de lana, 600 1; cada tonelada de cemento, 4500 1, y así sucesivamente. Las industrias químicas son

todavía más sedientas: fácilmente se llega al consumo de dos, cuatro o seis mil metros cúbicos de agua dulce por tonelada de producto elaborado. A este respecto hay que reconocer que aunque la agricultura gasta mas agua que la industria, por una parte se beneficia de aguas de lluvia, que son muy económicas, y por otra parte no crea tantos problemas de contaminación.

¿Cómo debe ser el agua que empleados? Las condiciones que ha de cumplir dependen en gran parte del uso a que se la destine. El agua potable debe ser limpia, sin color ni olor, y de un sabor agradable. Ha de contener pocas sustancias disueltas y poca materia en suspensión. El particular, estar libre de bacterias fecales, de manera que no


contenga mas de diez colibacilos por litro. Pero eso no significa que el agua para beber tenga que ser estéril. La pureza deseable puede lograrse en buena medida, siempre que no este demasiado contaminada, dejándola

que sedimente, filtrándola y tratándola con cloro. En casos de epidemia se recomienda hervir el agua de beber, cuidado luego de airearla para que no resulte insípida.

El agua en el paisaje humano

alimenticios, sean vegetales cultivados o animales domésticos, de los que depende su subsistencia.

El hombre en lucha con el agua El hombre como todos los animales y todas las plantas, necesita agua para sobrevivir. Es una necesidad absoluta que, por tanto, condiciona en alguna manera su vida. Y no solamente la precisa para si mismo, sino también para mantener sus recursos

Pero el hombre es capaz de modificar o adaptar su entorno natural según sus propias exigencias. Así, entre las diversas posibilidades que le ofrecía la geografía terrestre, siempre supo escoger la que mas le convenía; en este sentido la civilización aparece como el conjunto de las distintas respuestas del hombre a los obstáculos de la naturaleza. Si en principio el agua tenia su origen natural en las lluvias, corrientes y lagos, prontos el hombre supo


controlarla, recogiendo en recipientes la que solo caía durante una estación del año, abriendo pozos, encauzando el rio que desbordaba, o reteniendo el que se secaba, y en particular, consiguiendo el riesgo artificial en terrenos áridos, semiáridos y desiertos.

La población del mundo ¿La distribución arbitraria de las aguas sobre la corteza terrestre justifica la desigualdad de población de mundo? El mar ha sido siempre uno de los grandes atractivos para el establecimiento del hombre, sea en mares cálidos como el Mediterráneo o en mares fríos

Primeras respuestas del hombre La necesidad mas urgente ha sido siempre la de conseguir agua potable allí donde es insuficiente o insatisfactoria en calidad. Se recurre entonces al almacenaje de agua de lluvia. En las isla bermudas, por ejemplo, estas suple

todas las necesidades del uso domestico. Pero ¿que ocurre en zonas de escasa lluvia? Los polinesios de la isla de Nivafoan, en la estación seca beben el liquido del coco; los preeuropeos de la Hierra, en Canarias, recogían en cubos de piedra el rocío condensado en los arboles garoe (arboles que desaparecieron en el siglo XVII)


¿Y cuando se vive sobre el agua y tierra heladas como los esquimales? Los antiguos témpanos que han perdido la sal después de las heladas, y resultan por tanto potables, son la clave de la supervivencia en esta zona glacial.

El esfuerzo humano en las zonas desérticas La lucha del hombre por el agua alcanza sus límites de esfuerzo en los verdaderos desiertos. Donde no hay ríos ni llueve, el agua no ha de buscarse en la profundidad de la arena. En el Sahara (antiguo nombre árabe que imita el jadear de un hombre abrasado, anhelante de agua, en contacto con los pueblos de civilización mas avanzada, se exploraron desde la antigüedad una serie de recursos extremos:

 Construir acequias que alcancen la capa de agua y la distribuyan.  Abrir galerías subterráneas, grandes, acueductos bajo tierra.  Cavar pozos de gran profundidad que van hasta las antiguas y a veces fósiles, bolsas de agua. Cuanto más difícil se muestra la Naturaleza, más aumenta el esfuerzo humano en energía, en habilidad, en ingenio. Las zonas desérticas se han convertido en paisajes humanos a costa de un rígido orden de trabajo, de mantenimiento y lucha sin tregua. Entre las arenas ardientes brotan oasis con palmerales, a cuya sombra pueden crecer arboles frutales y cereales. ¿Ha vencido el hombre la Naturaleza? Simplemente ha establecido un equilibrio, demostrando un caso extremo de


adaptabilidad humana al medio.

Junto a la importancia que tiene el agua como pieza fundamental para el complejo equilibrio de la vida en nuestro planeta hay que contar……con su valor como reserva biológica y su enorme potencial de alimentos para una Humanidad en numero siempre creciente. La escasez de agua n algunas zonas de la geografía terrestre ha obligado al hombre a mantener una dura lucha por la supervivencia, excavando pozos y buscando aguas subterráneas, como en la India. Por el contrario, en otros países el problema se plantea por un exceso de agua…”exceso” que en el caso de Holanda se concreta en la necesidad de rescatar tierras al mar, lo que se logra por medio de un sistema de diques. Al mismo tiempo, una red de canales facilita al transporte de mercancías por el interior del país.

Agua Sinónimo de Vida  

El agua fuente vital de vida

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you