Issuu on Google+

“No hay que temer a los que tienen otra opinión, sino a aquellos que tienen otra opinión, pero son demasiado cobardes para manifestarla” Napoleón Bonaparte, Político Francés.

El Mural Órgano informativo de publicación quincenal

Noviembre de 2010

Año 1, No. 11

¿NO TIENE QUIEN LE ESCRIBA? Geometría Urbana

Sentado en el baño… No tengo que decir el resto ¿o si? Por José Ignacio De Castro

Daniel Vargas es un Estudiante de Comunicación Social, de la Universidad del Norte, quien se define a sí mismo como alguien que gusta de dibujar utopías con la luz y los grafos, capturar los momentos a velocidades diferentes, exponer su vida con imágenes abstractas, enfocar los sueños de manera selectiva dándole un sentido personal a cada uno, y guardar un negativo para editar aquellos momentos que no fueron tan buenos, y poder mejorarlos cuando divaga sólo en su memoria; pero sobre todo, para aprender de ese instante inoportuno.

La Cultura Colombiana en el Mundo

On France´s Immigration Law and the European Community.

Mauricio Herrera Rodríguez

By Kostantinos Antonopoulos.*

En su libro “El Insomnio de Bolívar”, Jorge Volpi nos ofrece una reflexión bastante original acerca del estado de la región latinoamericana. Como buen filólogo, el escritor mexicano de la generación del “Crack” no desperdicia la ocasión para arremeter contra la ya trillada tendencia a asumir que el realismo mágico no solo es sinónimo de la literatura latinoamericana, sino también nuestra forma natural de expresarnos y de vivir. Claro está que no solo Volpi ha mostrado desconfianza o rechazo ante esta postura superficial. El escritor peruano Alfredo Bryce Echenique ha observado como el realismo mágico opacó en sus momentos otras facetas del ser latinoamericano y sus expresiones, como lo es su característico sentido del humor. Pero Volpi no solo señala, con justa razón, que los latinoamericanos tenemos otras formas de expresarnos y que también podemos escribir sobre asuntos y lugares que van más allá de los plantaciones bananeras, los cerdos con cola y las mariposas amarillas. El autor argumenta que para poder contribuir de manera auténtica en un mundo globalizado, los latinoamericanos debemos dejar de lado el exotismo en el que nos han (y nos hemos) encasillado durante dos siglos de vida independiente.

vena abierta colombiana que, dicho sea de paso, se aprecia desde el museo, se salva y sale airoso del lente y verbo de García Márquez. Su majestuosidad es indomable y no hace más que acentuar la sensibilidad y perspicacia del autor al haberlo hecho protagonista de su obra. Volpi tiene razón, pero no porque la obra de García Márquez no merezca ser parte de un museo, ni mucho menos porque ya no tenga nada que aportar al menú cultural del presente siglo. Más bien, Volpi lleva razón al subrayar que la obra y el estilo de García Márquez deben entenderse como una forma más de expresarse dentro de un crisol cultural riquísimo que no merece ser homologado ni reducido a lo que este gran escritor allá podido describir y narrar. Colombia le haría un daño muy grande al acervo cultural mundial si cae en la trampa de dormirse en sus laureles (por no decir mariposas).

Recientemente tuve la oportunidad de visitar el Museo del Caribe en Barranquilla. Creo que ese hermoso lugar no hace más que darle la razón a Volpi. Con gran habilidad los curadores del recinto han plasmado la gran diversidad de esa región colombiana, que ostenta rasgos que simultáneamente la vinculan al resto de los pueblos vecinos del Mar Caribe y la distinguen del resto del país. De todas las puestas en escena, la que menos me llamó la atención fue la dedicada a la obra de Gabriel García Márquez. Claro está que el museo no podía dejar de lado los aportes de este escritor a la cultura caribeña, colombiana y mundial. Sin embargo, la diversidad, originalidad y contundencia de las otras manifestaciones culturales (música, prosa y poesía, toponimia, danza, plástica, industria, textiles, orfebrería, etc.) subrayadas en el museo opacan los temas, lugares y personajes predilectos del autor. Precisamente las peleas de gallos, fiebres tercianas, pueblos, seres y vidas hiperbólicas que se describen en sus libros han perdido autenticidad en la medida que han sido sistemáticamente hiperexpuestos y sobre interpretados en otros medios. Únicamente el Río Magdalena, esa

De lo contrario, Shakira, Carlos Vives, Juanes, las narconovelas, Botero y otra vez Gabo (la marca registrada), seguirán siendo las caras globalizadas y cada vez menos auténticas que le ofrece Colombia al mundo. Mucho me hubiera alegrado por ejemplo haber disfrutado en Costa Rica de esa gran producción que fue Escalona, Un Canto a la vida y que ayudó a que una nueva generación de colombianos valoraran la obra del gran compositor (y dicho sea de paso a lanzar a la arena internacional a Carlos Vives y al ritmo vallenato). Mucho me alegré cuando mis amistades colombianas llevaron a Estados Unidos al extinto grupo Guafa y me ayudaron a descubrir que existe un instrumento llamado Cuatro, que la música de los llanos hermana a Venezuela y a Colombia, y que el muy europeo contrabajo puede acompañar de gran manera el canto conmovedor de unas cantaoras. Tal vez sin saberlo, estos amigos colombianos seguían los pasos de Gabriel García Márquez, quien en 1982 invitó a Toto la Momposina a que lo acompañara, se luciera (y cantara) ante la audiencia global que atendía la ceremonia de entrega del Premio Nobel en Estocolmo.

En los tiempos actuales la cultura de un país es difundida alrededor del mundo según las leyes del mercado. Para nadie es un secreto que para las casas editoriales, estudios televisivos y cinematográficos es muy sencillo sacar provecho de García Márquez y su obra por la reputación que les antecede. Deben entonces los colombianos en su devenir por el mundo, y el gobierno como parte de su esfuerzo en reconstruir el nombre e imagen de Colombia, resaltar y promover la gran diversidad de manifestaciones artísticas que surgen de esa tierra y que no cuentan con el beneplácito del mercado.

The controversy between the French government and the European Union over F r an ce’s p o li ci es against the Romani population has reached a breaking point. Nicolas Sarkozy has taken a personal bet along with his close buddy, Silvio Berlusconi, to throw away from their countries the largest minority group in Europe, the Roma. The Roma population numbers 10 to 12 million people within the EU, they have lived in Europe for no less than 500 years and they can be found everywhere from Finland to Greece. To add insult into injury, the Romani population have been around longer than the Belgians or the Dutch if I may… …so it goes. France insists that it breaks no European law and that its actions are acceptable and lawabiding on grounds of security. France keeps challenging the EU as to why countries such us Hungary and Romania refuse to accept “their own people” in their own ground. However, the EU through the Justice Commissioner, Viviane Reding, answered back that "France is not applying European law as it should,", The dispute seems to be very complicated not only because Sarkozy has a great number of supporters in his own country, but also because the anti-Roma sentiment is strong all around Europe. On the other hand, Amnesty International and several other human rights groups accuse France of picking on vulnerable people. …so it goes. Any effort to elaborate on the Roma living condition at this point brings nothing novel on the table. It goes without saying that for years they are denied access to education, healthcare,

and employment. They have been marginalised and suffer all form of discrimination. After all that, one can only laugh listening Sarkozy's statement last year claiming that he loves listening to “gipsy kings”. …so it goes. The EU has failed for years to protect the Roma fundamental rights as it does for any other minority group or the majority of EU citizens. Maybe this is why now the EU became suddenly so sensitive against the whole FrancoItalian -...and associates- “expulsion”. In each member-state the inclusion of the Roma population to the general population of the country follows a similar pattern. This is a pattern which resembles the American military policy about gays; “don’t ask don’t tell”. …so it goes. After a long lasting exchange of memos and accusation between the EU and Sarkozy one would assume that both sides would follow the diplomatic avenue. We only have to wait but let’s not hold our breath. For the time being, the dispute only escalates. The European authorities warned France on September 29, 2010, that the latter would face disciplinary proceedings. ...so it goes. For existing member-states, a concrete Roma policy will guarantee their dignity and liberty. But any policy that will be taken on the national level will lead to a disaster. The contemporary EU history is a history of self-sabotaging. States are working against the Union which is a Union of the very same states. Confused? You should be. This is Europe. ...so it goes. One thing is for sure. It will take years and years for the mentality to change and for living standards to improve. *Kostas, es Ateniense, Magister en Ciencias Políticas, Miembro de varias organizaciones internacionales de derechos humanos y viajero incansable, quien será el nuevo colaborador internacional para El Mural desde Grecia.

Me complace saber que mi primer escrito ha logrado la inspiración gracias al reciente “logro” de las Fuerzas Militares colombianas (FF.MM.), donde se dio de baja al alias y señor Jorge Briceño Suarez mejor conocido como el “Monkey yoyoy” - Es que cuando el gobierno se pronuncia en alusión a estas temáticas se me revuelve todo y me dan ganas de ir al baño. Les prometo que solo serán unas cortas palabras para no retenerlos, que no retengan y yo tampoco. No estoy a favor del conflicto armado ni de una revolución armada, pero si me dieran pata yo daría también. Estoy seguro de que las balas no solucionan nada y la prueba está, que con los 8 corticos años de tu ex presidente autorizando plomo más a siniestra que a diestra - siendo él de ultra derecha, que curioso ¿no? - no llegamos ningún acuerdo. Tu gobierno se harta el ego alardeando con la muerte de los cabecillas y las FARC siguen igualitas, un onanismo completo ¿Es que el pueblo no se da cuenta o qué? Si bien lo anterior solo muestra una partecita del infinito meollo y que por sentido común todos sabemos que es cierto (asumo que tienes sentido común), mi preocupación va más allá. Pongamos un ejemplo breve que ilustra mi inquietud. Suponemos que una persona cualquiera (tu papá) ha salido de la cárcel porque pagó su crimen, durante su estadía en el recinto penal, él admitió la culpabilidad, se arrepintió frente a los jueces y en la comodidad de su celda reflexionó y se arrepintió frente a los ojos de tu dios, ¿ahora que está libre le darías trabajo? ¡Si!, porque es tu papá, pero otros no lo harían ¿o si? Por lo tanto, si tu gobierno logra la desmovilización de las FARC y el ELN ¿quién garantiza que podrán ser reintegrados a la sociedad de forma justa y adecuada?, ¿quién garantiza que no van a ser discriminados y recriminados por su pasado? y más importante aún ¿quién les daría trabajo?, ¿tu? ¡No!, porque tú no quieres criminales cerca de ti. ¡Despierta! Pueblo mediocre, mezquino, ignorante, conformista.

Banderilla Daniel E. Aguilar R.………….Editor Alberto Martínez M……………Gurú Kell Pozo……………………Ideóloga Alejandro Ángel……….Apoyo Moral Andrés Arias P……………….Hacker En este número colaboraron Andrés F. González Franco…..(Uninorte) Cinthya Escorcia Rocha..(Artes Plásticas) Mauricio Herrera R………….(Costa Rica) Diana Quijano Pardo…………..(Uninorte) Kostas Antonopoulos……………..(Grecia) Daniel Vargas…………………...(Uninorte) José de Castro…………………...(Uninorte) Paula Barrera……....(Colombia-Uruguay) Raúl y sus ficciones…………...(Colombia) Isaías Molina………(Colombia-Argentina)

www.uninorte.edu.co


El Mural

“Solo podemos dar una opinión imparcial sobre las cosas que no nos interesan. Sin duda por eso mismo, las opiniones imparciales carecen de valor” Oscar Wilde, Escritor Irlandés.

Abyecto...

Fósforos para quemar un mundo ilegal Por: Isaías Molina Jácome * Dos niños están frente a la

se acomodó con el espaldar hacia delante y

televisión de 64 pulgadas

tomó aire para explicarles, que en este mundo

y sonido estéreo. Están

los billetes son equivalentes al poder y sólo

me puedes guardar un secreto, me dijo… soy un hombre sin secretos, lo siento, tal vez me es imposible, mmm, no importa, tan sólo pensé que podría ser tu secreto...

solos y concentrados en el

ellos dan bienestar, así estén manchados de san-

relato de una mujer que

gre. Ellos los tenían, por eso no existían razones

Ella sabía todo de mí. Estaba a su merced. Es posible que eso me

usaba bebés muertos para

para preocuparse.

hiciera frágil. Tal vez no, al contrario. Pensaba que mi mayor for-

transportar droga colom-

¿Algún día me sacarán los ojos?, se preguntó, la

taleza era mi fragilidad. Nunca supe en que momento había des-

biana. No abren los ojos

verdad era que no lo sabía con certeza, pero si

aprendido esos movimientos de los músculos del rostro, del cue-

ni la boca ante la narración violenta que les

ellos eran como él, sólo era cuestión de tiempo

llo, de los hombros, y ese tono de la voz que nos permiten soste-

construyó el periodista. No reaccionan, porque

para que lo hicieran. Cuando la policía llegó a

ner una mentira y seguir actuando con esa llamada "naturalidad",

en ese momento son como matarifes que entie-

la puerta de la casa, el televisor seguía encendi-

rran su cuchillo, sin atender miradas de piedad.

do y aunque le daban la espalda, el aparato

Uno de ellos mastica su comida, en el instante

arrojó en sus oídos la información ampliada de

en que la voz del reportero informa a la audien-

la red de narcotráfico, que comenzaba a caer

soy. Las cosas que hago. Como las hago. Cuando las hago. Me

cia, que la mujer maquillaba el rostro del cadá-

lentamente, en varias ciudades del país.

sentía con el derecho pleno. Por eso contaba todo, hablaba de to-

ver, de pocos meses de edad, para darle la apa-

Su padre les recordó que en caso de una huida

do. A quien conocía, lo que sentía, lo que dejaba de sentir. Ella

riencia de un infante dormido, pero por dentro

debían meterse rápido al hueco que había deba-

podía entrar y salir de mi vida, todo el tiempo, a cualquier hora.

tenía las entrañas llenas de cocaína.

jo de la cama, allí estarían a salvo de una posi-

Por eso siempre estaba disponible al teléfono y nunca dejaba de

La noticia no los impresionó, en vez de eso

ble incursión de la justicia, tenía escaleras que

contestar una llamada. Me puedes llamar a cualquier hora, decía,

continuaron devorando una carne asada, adoba-

comunicaban a un túnel, que a su vez conducía

da con pimienta y acompañada de arroz blanco,

a una calle cercana. Además, estaba equipado

papitas fritas y una coca cola fría con trocitos

con una despensa de alimentos no perecederos,

de hielo picado.

agua, ropa limpia y dinero.

de contestar. También por Skype, todo el tiempo, si, hablando, con

Sin perder tiempo la bella mujer de las noticias

En ese instante la fuerza pública redujo a los vi-

el vídeo, puedes ver mi sala, mi cocina, mi cuarto, todo, siempre

pasó a la historia de un narcotraficante captura-

gilantes armados que tenía la casa y entró sin

expuesto. Sentía entonces que cuando me miraba podía penetrar

do en su mansión, a la orilla del mar. Y eso si

hacer ruido. Uno de los niños se puso de pie y

dentro de mí. Dentro, muy dentro, casi sin límite. Podía predecir-

los sacó del estado de plenitud hipnótica en el

fue directo al baño a vaciar su vejiga, sin oír el

me, podía adivinar mis lugares, mis tiempos y mis acciones. Podía

que se hallaban, porque su padre se dedicaba al

regaño de su padre; el otro continúo mirándolo

saber con seguridad la cantidad de amor que le expresaba en cada

comercio ilegal de alucinógenos.

a la cara, simulando una atención estricta.

Era un hombre de sangre fría, pero se alteraba

De repente, hombres armados con fusiles entra-

con el menor ruido y su corazón se agitaba mu-

ron gritando y pateando con sus botas negras el

cho sin razón aparente. Su fórmula para reducir

cristal de sus vidas. Dentro de poco la periodis-

caneaba, me olfateaba. Pero todo de manera silenciosa, despre-

los riesgos consistía en la tenencia de armas

ta, que presentaba las noticias del medio día le

ocupada, sin ninguna intención. Más bien como un ejercicio ruti-

cortas de fabricación europea, distribuidas en

diría al país que su padre enfrentaría un juicio

nario, sin esfuerzo alguno, como cuando se respira. Como parte de

sitios estratégicos de la casa; guardaespaldas

por narcotráfico y lo mostraría junto a los polic-

una mágica habilidad lograda que hacia parte de su ser. Al final,

sanguinarios, chalecos antibalas y carros lujo-

ías encargados de trasladarlo a la cárcel.

eso no importaba, fuese ella o fuese yo mi sensación era la misma.

sos blindados.

Las imágenes de su captura se expondrían en

Sin embargo, ¿qué sentía ella? ¿De qué manera asimilaba mi vul-

Poseía un avión privado, relojes de oro, di-

todos los periódicos y ahora su mundo ilegal,

amantes, una colección de carros, fincas con

pestilente e impregnado de gasolina por las au-

miles de cabezas de ganado, mujeres de varias

toridades reaccionaría ante el calor del fósforo

razas, comida en abundancia, licores importa-

encendido de la justicia y acabaría convertido

ban. Si, fue así. Igual sin proponérmelo una tarde no las pude

dos y edificios, cuyos apartamentos alquilaba a

en cenizas. Sin embargo, ya otros trabajaban

aguantar más, tenía una fuerte angustia, sentía un nudo en alguna

gente que no se atrasaba en el pago. Lo único

para levantarlo de nuevo, reconstruyendo sus

parte, no en la garganta, tal vez en los tobillos, en la cien, en los

que le faltaba era la tranquilidad y decía que

fortalezas, sus rutas, sus soldados para gozar

ojos o en la boca. Sentía como si mi cuerpo no tuviese espacio

aún debía poseer mucho más dinero para com-

otra vez de un breve reinado con carros, aparta-

propio. Era etéreo, volátil, informe. Necesitaba asirme a un pun-

prarla.

mentos, joyas, mujeres y comida en abundan-

to, a un ancla, una capa sobre mí que pudiera, aunque fuese por

Cuando él llegó a saludar, los niños lo interro-

cia…

Ficciones de Raúl # 4 Un hombre sin secretos.

para los cuales me habían entrenado muy bien desde mi infancia. Sin proponérmelo había decidido ser así. No tener secretos. Buscar una transparencia absoluta que intuía como expresión de libertad. Quería ser así. Quería tener una aceptación total. Tal como

en cualquier momento, siempre te contestaré. Igual al contrario ¿Ves como soy? Siempre contesto el teléfono, delante de ti, no importa con quien hable, no tengo nada que ocultar. O el Messenger, siempre atento, siempre en el BalckBerry, nunca te he dejado

momento y las cercanías y lejanías de acuerdo con mi estado de ánimo. Otras veces pienso que no era yo. Que no era mi transparencia. Que en realidad no era traslúcido. Que todo estaba en ella.

"Lo abyecto cuestiona violentamente al yo, sus límites, a su estabilidad y todo aquello que perturba un orden en general." Arte por Cinthya Escorcia Rocha. Artes Plásticas.

Era su intuición, su mirada, su tacto, su paciencia. Me leía, me es-

nerabilidad? ¿La usaba acaso tal vez de manera sutil como una forma de manipulación? Al principio no importaban, pero poco a poco iban minando estas preguntas, se hacían más grandes, de un

El Pueblito, Una página imposible de regresar… Por Diana Carolina Quijano Pardo En aquella época, este era un sitio rodeado por estudiantes de todos los niveles sociales y lo que menos importaba era quién se sentara ahí. De un lado para otro se veían pasar bolas de papel por encima de algunos, los acordeones sonaban, los hombres cantaban o jugaban dominó, cartas y demás, juegos que los entretenía y los sacaba por un momento de las responsabilidades universitarias. Cada día se volvía mas intenso e inquietante porque en ese entonces había un coordinador paseando la zona percatándose de cualquier por menor que ocurriera ahí, tal era el caso que los estudiantes le temían porque el cumpliendo su deber del manual de disciplina de la universidad no es permitido los juegos de azar en el campus educativo, en fin, ellos se cuidaban de su presencia para no levantar sospechas por el cual Toño se acercara y se los quitara. El pueblito como lo llamaban, tenia a su alrededor en ese entonces solo dos restaurantes, mesas y sillas atornilladas al piso para que no las corrieran y desordenaran el sitio, su ambiente era de total agrado para los que hacían parte de el, se divertían, además como lo dije anteriormente que jugaban también hacían de las suyas riéndose y gritándole a los “Primíparos” cosas que a ellos no les agradaban y vulgarmente les hacían pasar su pena delante de todos los que estaban ahí. Andrés* puntualiza: “Anteriormente se presentaban personas de seguridad que estaban pendiente de acercarse y ver si habían jóvenes en juegos de manos o de azar para mayor entendimiento, me parece que ahora es mas seguro porque hay mas personas encargadas incluyendo a Toño que en esa época se encontraba cuidando, y realmente nos hemos cohibido de entrar ahí y llevar a cabo ese tipo de juegos que no propician el estudio y que mas bien propician las apuestas y el desorden, nos hemos cohibido de que nos llamen la atención solo por tener libre expresión”. Beatriz* agrega que anteriormente en el pueblito se veía mucho mas relajo*, se mostraban mas los estudiantes, no les daba pena nada, podían ser libres en sus cosas expresando lo que ellos querían. Noté una tarde, la multitud de estudiantes reunidos disfrutando de cantos luiferistas bajo las notas del acordeón, acompañado por las palmas y la histeria de algunas estudiantes emocionadas por su bello canto. Los tiempos van cambiando poco a poco y ahora estando en el año 2010 vemos un sitio aun mas grande llamado Plaza Du Nord, el cual tiene mas variedad de sitios de comida, aire acondicionado, muy lindo al parecer de algunos, pero para otros muy triste porque el sitio donde se divertían y compartían muy de seguido sus dotes de cantantes, acordeoneros, y muchas cosas mas, solo quedan en el pasado y es una página la cual no se puede volver a regresar. *(Andrés) Nombre cambiado *(Beatriz) Nombre cambiado

susurro se fueron convirtiendo en gritos que poco a poco resona-

Cataratas. Por Eduar Barbosa

un momento, detener esa mirada. Necesitaba un referente que me hiciera sentir que tenía una certeza. Y apareció, vino entonces el

Está desdibujada e inerte la copa y yo alienando sentimientos, en la silla, entre el humo.

momento revelador, la idea absurda pero salvadora. Necesitaba

Intento no verte ahogando la mirada pero, ¿de qué sirve? si tengo el corazón por delante.

¿Cada jueves? ¿A la misma hora? ¿La misma ausencia? ¿La mis-

tener un secreto. Si, un secreto. Como era un hombre sin secretos tenía la imperiosa necesidad de inventarme un secreto. Por eso co-

Pero no puedo, no puedo mecerte, mi niña, en el columpio del olvido.

*Isaías es Colombiano, estudiante del Doctora-

ciero de televisión, quien pertenecía a su orga-

do en Comunicación en Argentina, desde donde

nización criminal, pero él les aseguró que no

ejerce como periodista y colaborador para El

tenían nada que temer. Luego, arrastró una silla,

Mural.

mencé a desaparecer, si, lo hacía cada jueves, a la misma hora, la misma ausencia, la misma escusa. La misma pregunta ¿y Raúl? ma excusa? Si la misma pregunta. Si no fuese por esta USB pegada con cinta a una tarjeta y con chinches al techo del baúl, con

Si desea ser parte de El Mural, envíenos sus manuscritos (preferiblemente con corrección de ortografía superada) al siguiente correo electrónico:

el_mural@yahoo.es

más de cien canciones de múltiples dedicatorias, con más de cien archivos en Word con igual cantidad de escritos de ficciones, que

Aclaro la garganta e intento hacer lo mismo con los ojos y las razones.

garon acerca del capturado que mostró el noti-

También pueden leer las ediciones anteriores de El Mural en:

tal vez en algún momento comience a compartir, todos con la fecha de esos jueves, a la misma hora, de la misma ausencia, de esta historia del invento del secreto no sabría hoy si fue simplemente

www.issuu.com/el_mural O descargar nuestra publicación en:

http://elmuralun.wordpress.com

un sueño, o tan sólo una ficción más de las allí guardadas.

Toda luz equivale a una sombra

Envíenos sus comentarios y deje de ser pasivo. Póngase al frente de El Mural. Frota bien y ya verás… Por Paula Barrera * Miro el teclado esperando que de él se desprenda un genio-no como Einstein, sino como uno de esos genios árabes con botellas que contienen deseos-, no tengo muy claro que pediría; podría responderle como una reina de belleza que quiero la paz mundial y que se acabe la pobreza, podría ser vulgar o prácticallámenlo como quieran- y pedirle que me haga multimillonaria, más hermosa que Aishwarya Rai y algo de insensibilidad para ser feliz en el mundo, por más que lo piense no tengo deseos reales, le pediría que me concediera como deseo el deseo mismo.

Mi dedicatoria Por Andrés Felipe González Franco Tan sublime, que da vergüenza intentar escribirle un poema. En mi suciedad la mancho y plasmo mis tontas ideas. No me importa, por ella todo; y ¿cómo no vivirlo así? Es la mujer más fiel del mundo y, como toda mujer, orgullosa. Vale la pena desearla sin limitación alguna. También aparece la desgraciada duda. Sin pedir permiso se aloja acá adentro, o afuera; no sé. Pero usualmente nunca encuentra nada importante, y se va. Allí nos volvemos a encontrar, la veo tal cual, como siempre: pura, blanca, sin forma, pero pura…y blanca… Me gusta ser inocente, la amo pero…no me desvivo por ella. A ella no le importa, es indiferente; ni se enfada ni se vanagloria. Es un juego en donde siempre gana ella. Igualmente me frustro…por más que la he hecho mía, quiero dar la altura en la próxima. Miro hacia atrás; y si llego a sentirme orgulloso, por favor, córtame los dedos cuando pasen por ti en ésa otra oportunidad. Hazte difícil hoja en blanco, muy difícil…

Foto, Daniel Vargas.

Tambaleo de un lugar a otro, de un taller de pintura a una clase de yoga, acrobacia en telas, de novelas alemanas a cuentos eróticos, en mi mente salté de la medicina al diseño de modas, para saltar a la antropología y "optar" por la sociología, la indecisión reina mis decisiones, opto porque es un imperativo en el mundo no porque haya optado realmente por algo. Hay cosas ante las cuales simplemente no tenemos el poder de decidir, no podría resistirme a ti, no podría dejar de escribir estupideces, no podría elegirme una mejor familia, no podría dejar de comer chocolate.

Admiro profundamente a las personas apasionadas que se internan en un teatro toda su vida, que estudian un tema sin que se les agote la curiosidad, admiro a los que se sienten casi obligados a pintar aunque el panorama económico sea negro. No entiendo muy bien de dónde proviene ese deseo profundo, estoy llena de pasiones efímeras que me dejan deshabitada constantemente, dejo un amante para buscarme otro que me de más, siempre falta algo, nada es suficiente. Leo esto y me siento un poco miserable, tal vez si tuviera que preocuparme con qué vivir no andaría cuestionándome por mi ausencia de admiración y pasión, podría ser medianamente buena en algo pero esa parte muerta en mí me vuelca a la mediocridad indecisa. Me estoy poniendo muy existencial, muy burguesita estúpida que repudia la cantidad de opciones cuando la mayoría no tiene demasiadas. Tal vez vivir es la búsqueda de la pasión, ya empiezo a sonar como Paulo Coelho, la humanidad ya tiene suficiente con uno mejor dejo en paz a este sacrílego teclado. *Paula es Bogotana, residente en Montevideo Uruguay, en donde estudia sociología. A partir de ahora contaremos con la eventual colaboración de ella desde el país austral.


“Los que aprueban una opinión, la llaman opinión; pero los que la desaprueban, la llaman herejía” Thomas Hobbes, Filósofo Inglés.

El Mural


EL MURAL NO11