Page 1

FUNDADORES

Jesús Álvarez del Castillo V. Jorge Álvarez del Castillo Z. EDITOR-DIRECTOR

Carlos Álvarez del Castillo G.

SECCIÓN

B

AÑO XCVI TOMO CCCLXVI NÚMERO 34268

GUADALAJARA, JAL., DOMINGO 30 DE DICIEMBRE DE 2012

CUADERNO DE LECTURA VARGAS LLOSA, SOBRE SARTRE Página TRES Y SUS EX AMIGOS

CRÓNICA: LA BASURA NUEVA Página TRES DEL AÑO VIEJO

vivir sin celular, DESCONECTADoS Páginas CUATRO Y CINCO

Supervisor: Eduardo Castañeda H. eduardo.castaneda@informador.com.mx / Ana López ana.lopez@informador.com.mx

Chabelo meme entre los memes No es inmortal, pero internet opina lo contrario: el animador Xavier López está por cumplir 44 años al frente de su programa dominical; el Récord Guinness que ya le concedieron. Su longevidad televisiva lo ha hecho objeto de una divertida sorna en las redes sociales

PARA SABER ¿Qué es un meme? La unidad básica del humor cibernético es el meme, que sirve para más cosas que las humorísticas. En internet, un meme es un signo cuyo significado puede cambiar infinitamente sin que su forma cambie. El autor del término lo emplea para una teoría sobre la difusión de la información. En internet la cosa es más simple: un meme es un dicho, un texto o una imagen que los usuarios parodian de forma incansable. Lo visten, lo pintan, le ponen textos nuevos y cuentan decenas de chistes distintos, por ejemplo, con la misma foto. Jesús crucificado, en sus múltiples versiones gráficas, es el meme ideal, explotado hasta el hartazgo, porque permite todas las posibles parodias. Igual que la broma de que Chuck Norris es invencible. Pero en el mundo de los memes cabe cualquier fenómeno: diálogos cómicos entre Hitler y Ana Frank que se aprovechan de las fotos de ambos sonriendo, las caras que hace el gesticulador Barack Obama, un gato al que le pusieron una corbata, un perrito de las praderas que mira hacia la cámara, un niño con aspecto nerd al que le inventan toda la mala suerte del mundo. Hay, incluso, una industria informal de los memes: alguien dibujó una serie de monitos de trazo simplísimo, en blanco y negro con el sencillo programa Paint, que cualquier adolescente con cuenta en Facebook identifica hoy con toda facilidad: “Like a boss”, “Forever alone” o “Challenge accepted” gobiernan las redes sociales desde la perspectiva de los adolescentes.

omo ocurre con todo en internet, nadie sabe cómo empezó la broma, pero todos la conocen. Un día comenzóacircularunavisoqueparecíareal:“Porcada cigarro que te fumas”, advertía con insistencia de propaganda médica, “Dios te quita un año de vida… para dárselo a Chabelo”. No era el primer chiste pero a nadie le importaba: de allí en adelante, Chabelo se convirtió en el personaje favorito de las redes sociales para losmexicanos—yotrosquenoloson—por un dato obvio: es uno de los animadores de la televisión en habla hispana que más tiempo ha permanecido al frente de su programa, en forma ininterrumpida, y sigue haciendo ese mismo personaje al que bautizan el Amigo de Todos los Niños: un crecido muchachito de pantalones cortos,conlavozagudadeunchiquillo travieso, que llama “cuates” a los demás. Lo ven los niños de hoy y lo vieron sus abuelos, en la tele, exactamente en el mismo programa, queestáporcumplir44años.YatieneunrécordGuinnessperoelasunto, para internet, es mucho más que una anécdota sobre la poderosa industria mexicana de la televisión. Algo debe haber hecho Chabelo paraextendersuimperioportantasgeneraciones, concluyeron los internautas con ganas de agarrarlo de bajada. El chiste comenzó a circular por la red, creciendo y alterándose. Hasta que alguien abrió el ataúd del vampiro y reveló el secreto: sólo hay una explicación: Chabelo es inmortal. Típico que naces y ves En Familia con Chabelo. Creces. Te reproduces. Tus hijos ven a Chabelo. Tus nie- lidad, “antes de Chabelo” y “después de Chabelo”. tos ven a Chabelo. Mueres. Chabelo va a tu funeral. Y tiene sentido. Porque cuentan que, cuando Dios dijo Xavier López nació en 1935 y el 17 de febrero que viene “Hágase la luz”, Chabelo ya debía dos recibos. cumplirá 78 años. Cuando él nació la esperanza de vida para Qué suerte que Chabelo es un eterno niño: en internet el un mexicano promedio era de 34 años nada más, pero hoy es humor funciona de una manera que quizá muchos adultos de casi 76 años. No sólo ha superado esa estadística del Ine- ya no entenderían. gi sino que parece estar muy sano. Está lleno de arrugas y una Chabelo es un meme entre los memes. Algunos medios venerable papada de abuelito le protege el cuello; no permi- de comunicación lamentan que el actor Xavier López (“Don te que se le vea una sola cana y se peina con un rulito de ca- Xavier López”, le ponen respetuosamente) sufra esta forma bello sobre la frente. de “ciberbullying” que supone ser protagonista de chistes Más o menos así era el personaje de mimo que inventó recurrentes con popularidad periódica. En su momento, en 1955, y que fue poco a poco transformándose en un favo- Twitter ha experimentado ya más de una vez la fiebre del rito de la televisión aunque en el origen era más bien pícaro y hashtag “#RIPChabelo”, que implica que alguien decide hasta algo malhablado. El anecdotario de Televisa quiere que matar al longevo artista para que luego la tele o la radio tenChabelo naciera por casualidad: Xavier López estudiaba me- gan que salir a desmentirlo, celosas de que alguien ose todicina y al mismo tiempo trabajaba como car a la Vetusta Morla de Televisa. asistente de cámaras en los estudios del naPorque el aspecto físico de Chabelo La teoría más escandalosa ha variado más bien poco. Por supuesto ciente gran conglomerado, en el Distrito Federal, cuando un buen día le faltó un actor a recuerda que las abreviaturas que las arrugas son evidentes, pero Xavier otro tótem de la empresa, el Tío Gamboín, López se ha esforzado por mantener la para un programa en vivo. Xavier López era AC y DC que utilizamos para identidad de su programa. Con singular famoso por hacer voces cómicas y salió al datar las fechas del mundo éxito,reflejoendatoscomoquesólohafalquite; el personaje que debía interpretar se tado siete veces a las emisiones en vivo — llamaba Chabelo y el niño se le quedó a Xa- —antes de Cristo y después según dice la santa Wikipedia, terror de la vier López, que empezó a vestir trajes infande Cristo— significan, en precisión y salvación de las tareas de setiles para llevar a su creación a otros progracundaria—. Sigue vistiéndose prácticarealidad, “antes de Chabelo” mente igual que en cuando empezó En Famas, a algunas películas, a shows… No está clara la genealogía de Chabelo. milia, en 1968, y la lógica del show es muy y “después de Chabelo” Si es un vampiro, internet entonces ya lo parecida: hay mexicanos de 60 años de identificócomopartedelclanCullen,delque edad que, si este domingo encendieran la desciendeelpersonajeprotagonistadelasnovelasCrepúscu- tele a las siete de la mañana, lo encontrarían familiar. Chalo. Pero la hipótesis es dudosa, porque entonces a Chabelo le belo canta vestido en overol de mezclilla, comienzan los brillaría la piel, igual que a Robert Pattinson en las películas. concursos y las cápsulas y vienen los anuncios de los patroHay una foto donde Lestat y Louis, los personajes de En- cinadores y el cantante invitado; hay catafixias y espantotrevista con el vampiro que interpretaron Tom Cruise y Brad sas equis y edecanes con shortcitos y luego Chabelo canta Pitt, miran de lejos a Chabelo: “¿Él es uno de nosotros?”, pre- y adiós, hasta el domingo siguiente. gunta Louis. El cruel Lestat contesta: “No, Louis: es algo muEntre los anunciantes hay otros notorios inmortales, cho más cabrón”. Y Chabelo se ríe de los vampiros. hijos de un México al que la industria y la televisión alimenInternet tiene la memoria más poderosa del mundo. Na- taron en el siglo XX: la marca de golosinas Ricolino va pada de lo que hagas allí será jamás olvidado. Y los internautas ra las cuatro décadas y es una estrella del Grupo Bimbo oriya encontraron a Chabelo en la Historia: lo identificaron en ginal fundado por Lorenzo Servitje, que tiene su récord en la foto de Zapata y Pancho Villa sentados en la silla presiden- el Gansito de Marinela, originario de 1957. cial y con Hitler en uno de los congresos del Partido Nazi. Ya Porque, ¿se acuerdan de que antes nada más había una lo vieron con gorro de pastorcito, en medio de María y de Jo- televisión en México? Los 44 años de En Familia con Chabesé, la noche en que nació el niño Jesús. lo están vinculados a la hegemonía y el poder de Televisa coPero la teoría más escandalosa recuerda que las abrevia- mocentromediáticodelpaís,ylarelacióndelatelevisióncon turas AC y DC que utilizamos para datar las fechas del mun- la industria de la publicidad necesariamente toca al progrado —antes de Cristo y después de Cristo— significan, en rea- ma de Xavier López. Es difícil pensar en un juguete que Cha-

EL INFORMADOR • J. LÓPEZ

C

Por Iván González Vega

belo no haya anunciado. ¿O no, en los ochenta, se subía a una Avalancha y regalaba triciclos Apache? ¿No ofrecía zapatos Bubble Gummers y cantaba la canción del Osito Montes? El meme que persigue a Chabelo es, por supuesto, el de Muebles Troncoso, su eterno patrocinador. En los ochenta, los niños de los concursos se ganaban su Avalancha y el mañoso Chabelo les ofrecía catafixiarla por una sala con el riesgo de perderlo todo. Los padres brincaban de gusto ante las cámaras: Ándale, mijo, ve por la sala Troncoso. El niño quería su Avalancha. Así éramos hace unos años: Chabelo ilustró con acierto nuestra de por sí folclórica comedia nacional. La leyenda dice que el Arca de Noé era de Muebles Troncoso. Guardando las distancias: la televisión mexicana es copartícipe de la fama y el respeto que mexicanos como Cantinflas consiguieron en el mundo. Si a éste le inventaron un verbo, ¿no podríamos reconocerle tal derecho, que de todos modos la gente ya le prodiga, al eterno Chabelo? “Catafixiar” es verbo y sustantivo y adjetivo y se conjuga con suma facilidad: yo catafixio, tú catafixias, nosotros catafixiamos. La gran sorpresa de cualquier televidente mexicano bien educado —por la tele, pues— es cuando escucha a Xavier López con su voz real, no la de Chabelo. Es una voz gruesa y formal que, ni modo, no parece salir de ese actor. Xavier López ha hecho otras cosas: salía en La criada bien criada de los setenta y en La Carabina de Ambrosio de los setenta y ochenta como una versión un poco más pícara y agresiva de Chabelo; “Pujitos”, un muñeco de ventrílocuo, hacía sufrir a César Costa en El show del Loco Valdés, criticando a la Selección Mexicana y a la inflación de los años setenta. Más recientemente apareció en un capítulo de la serie Los simuladores. La tele se recicla a sí misma. Allí está YouTube, lleno devideosdeljovenXavierLópez,comocuandoVerónicaCastro, que fue la primera edecán de En Familia, develó la placa conmemorativa de los 40 años del programa. Si el 21 de diciembre se cumplía la profecía maya y se acababa el mundo, al día siguiente iba a haber un solo superviviente. Dios creó al hombre y a la mujer para que Chabelo no estuviera tan solo.Nada es imposible para Dios. Excepto matar a Chabelo. Y adivinen en quién se inspiraba Mum-Ra, el villano de los Thundercats. El actor sabe que un día tendrá que retirarse. Acercarse a los 80 años de edad puede que sea un buen aviso, pero le dijo a un entrevistador en 2010, cuando se celebraban las mil 200emisionesdesuprograma:“Unaactividaddetantosaños nosepuedesoltartanfácilmente.Estoyconscientedequeno soy eterno; el aviso del fin tal vez llegará de parte del público o del señor que trabaja de dueño en la empresa, no lo sé”.


PÁGINA 2-B

EL INFORMADOR

Fernando Savater

Domingo 30 de diciembre de 2012

Mario Vargas Llosa

PIEDRA DE TOQUE

Aprendiendo a empeorar

Sartre y sus ex amigos

Puede que la presente crisis económica (que también es social, educativa, cultural… y desde luego política) no nos enseñe que es necesario cambiar de forma de vivir pero al menos nos va dando severas lecciones sobre como acostumbrarse a vivir peor. Por ejemplo, en la España obligada a drásticos recortes y a sacrificar gran parte de su presupuesto en enjugar su déficit con Europa, ya hay españoles que confiesan: “Ahora comprendemos cómo se las han visto los países latinoamericanos durante tantos años con la dichosa deuda externa”. En efecto, ese inacabable débito bloquea el desarrollo, jibariza la protección social, aumenta la desigualdad en todos los campos (sobre todo en el fundamental de la educación) y deteriora sustancialmente la confianza en las instituciones democráticas. Y cuando éstas “Ahora comprendemos cómo se pierden apoyo —porque no sólo las han visto los países son cuestión de razón sino también de fe, como casi todo— el latinoamericanos durante vacío que dejan se rellena con su tantos años con la dichosa caricatura, la mermelada populista. Algunos han dicho —yo, deuda externa”. En efecto, ese sin ir más lejos— que el populisinacabable débito bloquea el mo es la democracia de los ignodesarrollo, jibariza la rantes: añadamos, para ser justos, que es también la protección social, aumenta la democracia de los decepcionadesigualdad en todos dos… El populismo es el sueño de los campos una democracia sin trabas ni remilgos, un sistema instantáneo en el que la voluntad generosa y solidaria del pueblo se realizase sin interferencias. Pero lo malo es que precisamente son las trabas (es decir, los procedimientos, garantías y contrapoderes) los que constituyen la democracia, mientras que la pretensión de que hay una sola voluntad popular (y que por tanto lo que piense cada ciudadano es irrelevante o nocivo salvo que coincida con ella) es la negación misma del sistema democrático. Actualmente las instituciones democráticas dejan insatisfechos a los ciudadanos en bastantes países europeos y por tanto el populismo gana terreno en ellos, como viene ocurriendo una y otra vez en América latina. Está pasando desde luego en Grecia, con el auge de un grupo neonazi como Amanecer Dorado, y en Hungría, donde la extrema derecha pide publicar la lista de los judíos por ser peligrosos para el país, pero también en Francia con una derecha radicalizada y próxima a posturas xenófobas o en Italia, donde no es impensable ya ni siquiera el regreso político del Mientras continúe el aborrecible y recurrente Berlusdesasosiego laboral y los coni. Incluso en Gran Bretaña recortes en servicios públicos, cunde la desconfianza respecto a la BBC (lo que en ese país prela tentación populista seguirá ludia el vértigo del abismo), aumenta el número de aislacionisactiva, al acecho de otras tas euroescépticos y Escocia oportunidades. Y los pide la secesión para escapar de ciudadanos tendremos que la quiebra del hasta ahora incombustible reino. acostumbrarnos a vivir en En España, el populismo peores condiciones políticas también se reviste de gesticulación disgregadora. La apuesta de lo que creíamos separatista de Artur Mas en las pasadas elecciones opuso a la leya consolidado galidad democrática de las instituciones la expresión vocinglera y sin trabas de un pueblo al que no podrían detener reglamentos constitucionales. Por suerte los votantes se han mostrado bastante más cautos que los representantes políticos y han demostrado que sigue habiendo más partidarios de la ciudadanía que del oleaje populista. Sin embargo se han producido serias fisuras en nuestro ordenamiento político que no van a ser fáciles de reparar a corto plazo. Mientras continúe el desasosiego laboral y los recortes en servicios públicos, la tentación populista seguirá activa, al acecho de otras oportunidades. Y los ciudadanos tendremos que acostumbrarnos a vivir en peores condiciones políticas de lo que creíamos ingenuamente ya consolidado por siempre jamás…

Estaba ordenando el escritorio y un libro cayó de un estante a mis tural y que cesó, de aquella manera trágica, a sus 35 años. En tanpies. Era el cuarto volumen de Situations (1964), la serie que reú- to que, cuando refuta a Camus, aparece como un perfecto compane los artículos y ensayos cortos de Sartre. Lo encontré lleno de ñero de viaje, en el que dedica a defender la vida y la obra de Nianotaciones hechas cuando lo leí, el mismo año que fue publicado. zan, Sartre es un debelador implacable del sectarismo dogmático Comencé a hojearlo y me he pasado un fin de semana releyéndo- que cubría de calumnias infames a sus críticos y prefería descalilo. Ha sido un viaje en el tiempo y en la historia, así como una pe- ficarlos moralmente antes que responder a sus razones con razones. El ensayo es también una premonición de lo que podría llaregrinación a mi juventud y a las fuentes de mi vocación. Sus libros y sus ideas marcaron mi adolescencia y mis años marse el espíritu de mayo de 1968, pues en él Sartre propone a universitarios, desde que descubrí sus cuentos de El muro, en 1952, Nizan como un ejemplo para las nuevas generaciones, por haber mi último año de colegio. Debo haber leído todo lo que escribió has- sido capaz de romper los moldes ideológicos y las convenciones y ta el año 1972, en que terminé, en Barcelona, los tres densos tomos esquemas dentro de los que se movía la izquierda francesa, y haber buscado por cuenta propia y a través de la dedicados a Flaubert (El idiota de la familia), experiencia vivida un modo de acción —una praotra de las tetralogías que dejó incompletas, coxis— que acercara el medio intelectual a los secmo las novelas de Los caminos de la libertad y En nuestros días los debates de la sociedad. su empeño en fundir el existencialismo y el marintelectuales tienen un horizonte toresElexplotados ensayo sobre Merleau-Ponty es, también, xismo, Crítica de la razón dialéctica, cuya sínmuy limitado y transpiran una una autobiografía política e intelectual, un retesis final, prometida muchas veces, nunca escribió. Después de 20 años de leerlo y estudiarlo secreta resignación conformista cuento de los años que compartieron, como estudiantes de filosofía en la École normale supécon verdadera devoción, quedé decepcionado rieure, su descubrimiento de la política, del de sus vaivenes ideológicos, sus exabruptos pomarxismo, de la necesidad del compromiso, y, líticos, su logomaquia y convencido de que buena parte del esfuerzo intelectual que dediqué a sus obras de ficción, sobre todo, su toma de conciencia del odio que les inspiraba el mesus mamotretos filosóficos, sus polémicas y sus úcases, hubiera si- dio burgués de que ambos provenían. Este odio impregna todas las do tal vez más provechoso consagrarlo a otros autores, como frases de este ensayo y se diría que, a menudo, es él, antes que las ideas y las razones, y antes también que la solidaridad con los marPopper, Hayek, Isaías Berlin o Raymond Aron. Sin embargo, confieso que ha sido una experiencia estimulan- ginados, el que dicta ciertas tomas de posición y pronunciamiente —algo melancólica, también— la relectura de su polémica con tos de los dos amigos. Sartre es muy sincero y poco le falta para Albert Camus del año 1952, sobre los campos de concentración so- reconocer que, en su caso, la revolución no tiene otro objetivo priviéticos, de su recuerdo y reivindicación de Paul Nizan, de marzo mordial que borrar de la tierra a esa clase social privilegiada, duede 1960, y del larguísimo epitafio (casi un centenar de páginas) que ña del capital y del espíritu, en la que nació y contra la que alienta dedicó a la memoria de su compañero de estudios, aventuras polí- una fobia patológica. En este ensayo aparece la famosa afirmación ticas y editoriales, amigo y adversario, el filósofo Maurice Merleau- sartreana (“Todo anticomunista es un perro”) que llevó a Raymond Aron a preguntar a Sartre si había que considerar a la humanidad Ponty (1961). Era un soberbio polemista y su prosa, que solía ser siempre in- una perrera. Merleau-Ponty fue el último de los intelectuales de alto nivel teligente pero seca y áspera, en el debate se enardecía, brillaba y parecía insaciable su afán de aniquilación conceptual de su con- con los que Sartre fundó Les Temps modernes, en romper con la trincante. No se equivocó Simone de Beauvoir cuando dijo de él revista que, durante años, fue para muchos jóvenes de mi generaque era “una máquina de pensar”, aunque habría que añadir que ción una especie de Biblia política. A partir del alejamiento de Merese intelecto desmesurado, esa razón razonante, podía ser tam- leau-Ponty, en los años cincuenta, sólo quedarían con Sartre los inbién, por momentos, fría y deshumanizada como un arenal. Leída condicionales, que, durante toda la guerra fría, aprobarían sus idas hoy, no cabe la menor duda de que su respuesta a Camus era equi- y venidas y sus retruécanos a veces delirantes en esa danza sado vocada e injusta, y que fue el autor de El extranjero quien defendió masoquista que vivió hasta el final con todas las variantes comula verdad, condenando la muerte lenta a que fueron sometidos mi- nistas (incluida la China de la revolución cultural). Este ensayo impresiona porque muestra la fantástica evolullones de soviéticos en el Gulag por el estalinismo a menudo por sospechas de disidencia totalmente infundadas y sosteniendo que ción de Europa en el medio siglo transcurrido desde que se escribió. Cuando Sartre lo publica, la URSS parecía toda ideología política desprovista de sentido moral se convierte en barbarie. Pero, aun así, los Arthur Koestler pensaba en Sartre una realidad consolidada e irreversible. La guerra fría daba la impresión de poder transformarargumentos que esgrime Sartre, pese a su entraña capciosa y sofística, están tan espléndida- cuando dijo que un intelectual era se en cualquier momento en guerra caliente y, mente expuestos, con retórica tan astuta y per- alguien que creía todo aquello que aunque Sartre y Merleau-Ponty discrepan sobre muchas cosas, ambos están convencidos de que suasiva, tan bien trabados e ilustrados, que suscitan la duda y siembran la confusión en el podía demostrar y que demostraba la tercera guerra mundial es inevitable y que, una vez que estalle, el Ejército soviético tardará lector. Arthur Koestler pensaba en Sartre cuantodo aquello en que creía muy poco en ocupar toda Europa occidental. do dijo que un intelectual era, sobre todo en La política impregna hasta los tuétanos la viFrancia, alguien que creía todo aquello que podía demostrar y que demostraba todo aquello en que creía. Es de- da cultural en todas sus manifestaciones y los extremos apenas dejan espacio a un centro democrático y liberal que tiene pocos defensores cir, un sofista de alto vuelo. La evocación de Paul Nizan (1905-1940), su condiscípulo en el en el mundo intelectual. No sólo Sartre y Merleau-Ponty ven en de liceo Louis le-Grand y en la École normale supérieure, a quien lo Gaulle y la Quinta República a un fascismo renaciente y en Estados unió una amistad tormentosa, es soberbia y —adjetivo que rara vez Unidos a un nuevo nazismo. Semejante disparate es en aquellos años merecían sus escritos— conmovedora. Hijo de un obrero bretón de esquematismo e intolerancia un lugar común. Produce vértigo que que, gracias a su talento, recibió una educación esmerada, Nizan pensadores que nos parecían los más lúcidos de su tiempo se dejaran fue muchas cosas —un dandy, un anarquista, autor de panfletos cegar de ese modo por los prejuicios políticos. Ahora bien. Pese a las orejeras ideológicas que delatan, aquedisfrazados a veces de novelas que seducían por su violencia intelectual y su fuerza expresiva— antes de convertirse en un discipli- llos debates tienen algo que en el mundo de hoy ha sido barrido nado militante del Partido Comunista. Cuando el pacto de la URSS por, de un lado, la banalidad y la frivolidad, y, por otro, el oscurancon la Alemania nazi, Nizan renunció al partido y criticó con dure- tismo académico: la preocupación por los grandes temas de la jusza esa alianza contra natura. Poco después, apenas comenzada la ticia y la injusticia, la explotación de los más por los menos, el consegunda guerra mundial, murió en el frente de una bala perdida. tenido real de la libertad, cómo conciliar ésta con la justicia e Pero su verdadera muerte fue la pestilencial campaña de descrédi- impedir que sea sólo una abstracción metafísica, etcétera. En nuestros días los debates intelectuales tienen un horizonte muy limitato desatada por los comunistas para envilecer su memoria. Camus rompió con Sartre por la cercanía de éste con el Parti- do y transpiran una secreta resignación conformista, la idea de que do; Nizan, por las diferencias y reticencias que guardaba con aquél. aquellas utopías de los tiempos de Sartre y Camus han quedado paEn su ensayo, que sirvió de prólogo a Aden, Arabie, Sartre hace un ra siempre erradicadas de la historia. Hoy por hoy, tratándose de recuento muy vivo de la fulgurante trayectoria de ese compañero política, el sueño está prohibido, ya sólo son admisibles los sueños que parecía destinado a ocupar un lugar eminente en la vida cul- literarios y artísticos.

María Palomar

DE LECTURAS VARIAS En una de las mejores novelas de Julio Verne, Matías Sandorf, la intriga comienza con una paloma que lleva un mensaje cifrado de los patriotas húngaros que conspiran contra los austriacos y que cae en manos de los malos. El recado estaba escrito en un código secreto que sólo podía entenderse con una rejilla que tapaba las letras inútiles del texto. Además de aprender nombres tan bonitos como Trieste y Ragusa, el lector se entera gracias a Verne de los esfuerzos de los húngaros por sacudirse el yugo de los Habsburgos y adquiere una idea del panorama geopolítico de finales del siglo XIX. Y, sobre todo, Matías Sandorf es una gran novela de aventuras. Pero el recuerdo más indeleble para el lector infantil es el del mensaje secreto. Más de treinta años después de terminada la II Guerra Mundial, unos señores que decidieron arreglar la chimenea de su casa en Surrey, Inglaterra, se hallaron los restos de una paloma que llevaba amarrada a una pata una cajita roja con un papel. Ahora

Códigos secretos se cree que las 27 pequeñas secciones escritas, cada una compuesta por mezclas de letras y números, contienen detalles de inteligencia mandados desde el campo de batalla en Francia por un paracaidista de la Real Fuerza Aérea británica en que daba a la comandancia de los bombarderos las posiciones de los tanques y la infantería alemanes, en vísperas del desembarco aliado en Normandía. Los ingleses tenían un “escuadrón” de un cuarto de millón de palomas mensajeras que cubrían distintas rutas y cuya información se mandaba por duplicado por si sucedía algún percance, como en el caso de este pájaro que quedó atorado en la chimenea. Los dueños de la casa donde se hallaron los huesitos de la paloma hicieron llegar el papel a Colin Hill, curador de una exposición titulada Palomas en Guerra, que organizó este año el ejército británico en Bletchley Park, donde estuvo la sede de los servicios de inteligencia y de criptografía durante la guerra. El

pasado noviembre, el gobierno británico pidió a sus expertos que trataran de descifrar el mensaje; también varios periódicos dieron a conocer el encriptado y los lectores participaron con gran entusiasmo en los intentos. El mejor resultado es al parecer el que logró un equipo canadiense que utilizó el código de un manual de la Primera, no de la Segunda Guerra Mundial. Los manuales y las máquinas usados para ese propósito en la Segunda Guerra fueron destruidos al acabar ésta. Las instalaciones de Bletchley Park, que durante años han permanecido cerradas, albergaban un formidable grupo de especialistas y espías que desempeñaron un papel probablemente mucho más importante de lo que se sabe en la derrota alemana. Ahora los ingleses están restaurando el lugar para hacer un museo en el que se cuente la historia de los servicios de inteligencia y el asombroso trabajo que se desarrolló en ese lugar durante varios años.

Antonio Ortuño

EL MUNDO ALUCINANTE Me gustan las historias de romanos y las de caballeros armados. Lo que no me gusta son los best sellers. Y ya sea por culpa de la alineación de planetas o la ineptitud de nuestros libreros más comerciales, las únicas obras visibles de tales materias en nuestras principales librerías han sido escritas por sujetos llamados Valerio Valierini o Hortsvadt Mikaininentag, llevan títulos como Las legiones malditas de César, Las malditas legiones de César o, por qué no, Las cesáreas malditas del legionario y son best sellers clavados. En la portada de tales volúmenes aparece un centurión rubio y con claveles en el casco, como imaginado por el sujeto que le compone las canciones a Enrique Iglesias. En la contraportada, el

Heraldo de Winchester o la inapelable revista Libros y librazos nos aseguran que la novela que tenemos entre manos es “¡Apasionante!” y “¡Más romana que la pizza!”. Se nos informa también, en la nota del editor, que el libro aborda las aventuras y desventuras de la familia Pepitorius, compuesta por un senador, un cónsul, tres matronas, una heredera bella y romántica, cinco perros, un gladiador, varios esclavos nubios y un secreto. El secreto, desde luego, es que el libro es horroroso y el senador, los esclavos, la heredera y hasta los perros se comportan como personajes de la serie pseudomédica de televisión Grace Anatomy. Es decir, se acuestan unos con los otros (y de vuelta con los unos) y sufren mucho en busca del querer.

Los best sellers malditos También hay historias artúricas de esa calaña. Se llaman El dragón y la doncella, La doncella del dragón o El caballero con yelmo de dragón y una vecina doncella y el Heraldo de Winchester no duda en describirlas como “¡Apasionantes!”. En ellas, en todas ellas, conocemos al joven Ictus, humilde campesino con ganas de ser paladín y más ganas de dormir entre los brazos de la bella Ylswerewara, noble heredera del rumbo. A todo esto, el dragón no es el bicho con aspecto de iguana que hubiéramos querido sino el apodo del conde Ylswerewaro, guerrero bruto y esforzado que, pese a deslomar a latigazos a Ictus, tiene un corazón de oro. Con el que no contábamos era con el envidioso de

Wilsbaberto, noble arruinado y servil que no dudará en recurrir a las peores mañas para hacerse con los encantos de Ylswerewara. ¿Por qué medran estas bazofias, aplaudidas en medios risibles por reseñistas pagados e indignos de la menor confianza? Sencillamente porque la industria editorial está más interesada en hacernos comulgar con las ruedas de molino de una ralea infinita de best seller que en ofrecernos textos arriesgados. Y porque nuestra abulia como lectores nos lleva a aceptar historias manidas que nos distraen y nos tranquilizan a la vez. Total, la revista Libros y librazos ya declaró que las andanzas del buen Ictus son “Más britanas que el ceviche”. Qué más podemos pedir.


Domingo 30 de diciembre de 2012

PORTARRETRATO

Perdedores El año que cierra trajo muchas derrotas consigo. Algunas tan relevantes como la de Andrés Manuel López Obrador, cuyo segundo intento fallido por la Presidencia terminó de romper la frágil alianza que mantenía con el PRD y decidió emprender el nuevo camino de formar un nuevo partido que lo postule en 2018. Otro fue Marcelo Ebrard, quien se fue apagando en la agonía de su gestión como jefe de gobierno en el Distrito Federal. Uno indiscutible es Felipe Calderón, quien como ciudadano va a enfrentar una persecución internacional, en las cortes y las calles. Otras derrotas fueron menos obvias, pero no menos importantes. La más visible, al cierre del año, fue la de la maestra Elba Esther Gordillo, que tras liquidar la alianza con los gobiernos panistas, que le dio dos sexeniosdeprivilegios,pactóconelPRIyEnriquePeñaNieto. Como Presidente no fabricó un nuevo quinazo –el arresto de Joaquín Hernández Galicia, “La Quina”, a los 41 días de iniciar el gobierno de Carlos Salinas- para legitimarse, pero con su Reforma Educativa le mostró la puerta de salida para un retiro, en la medida de lo posible, digno. LafrialdadconlaquemanejóPeñaNietoesteprincipio del final de casi un cuarto de siglo de poder, parece inspirado en la racional que utilizó con otro de los grandes perdedores, Alejandro Quintero, el símbolo perverso de Televisa ante los ojos públicos. Quintero, el menos visible de los perdedores, es reconocido como la persona que mejor conoce a las audiencias en México y desde hace tiempo encapsuló la política en paquetes comerciales para trabajar electoralmente a partir de las personas, no de los programas. Es decir, vendía candidatos al público como, le gustaba decir a los suyos, Peña Nieto. El nombre de Quintero se convirtió en una divisa de uso común para mostrar la perversidad de la publicidad política en televisión. Reportajes en la prensa internacional recogieron viejas denuncias de medios mexicanos que dibujaba la forma como Quintero vendía publicidad en forma de información.Fuetambiénprotagonistaanónimoenvarios cables divulgados por WikiLeaks, en uno de los cuales en 2009, diplomáticos estadounidenses apuntaron que “es ampliamente aceptado que el monopolio televisivo de Televisa apoya al gobernador (Peña Nieto) y le da un extraordinario tiempo al aire y otro tipo de coberturas”. Todas esas imputaciones afectaron a Peña Nieto, quien desde que esas acusaciones salieron por primera vez hace casi cinco años en Proceso, le dijo a sus cercanos que eran mentiras. El problema siempre fue de percepciones, y le costó al Presidente. Pero fue peor para Quintero, quien casi fue despedido en agosto como vicepresidente de Comercialización y Marketing, y que en la actualidad, de acuerdo con funcionarios del nuevo gobierno, está totalmente marginado de todo convenio que se firme con Televisa. Pero si la caída de Quintero fue vertical, la de Ernesto Zedillo fue asombrosa. Durante la campaña presidencial, Zedillo era de todos los ex presidentes quien tenía más ascendencia indirecta sobre el equipo de Peña Nieto. Sus incondicional Liébano Sáenz, estaba en el cuarto de guerra; otro muy cercano, Santiago Levy, había escrito parte del libro que publicó el entonces candidato; Guillermo Ortiz se encontraba cerca en los asuntos financieros. José Antonio González se le metió personalmente a Peña Nieto, como también Roberto Miranda, que fue jefe del Estado MayorPresidencial de Zedillo, y hasta uno de los mejores amigos cercanos del ex presidente, Jaime Camil, se hizo íntimo del futuro Presidente. Salvo Camil, que sigue como gran amigo de Peña Nieto, nadie más quedó en su entorno cercano. El caso más simbólico es el de Sáenz, quien fue el único de los integrantes del cuarto de guerra que se quedó sin cargo en la nueva administración. La influencia de Zedillo desapareció de manera aún no explicada, lo que no es el caso con otro de los grandes perdedores del año, Arturo Sarukhán, embajador en Estados Unidos. Gran diplomático, Sarukhán debió haber sido el canciller de Felipe Calderón, pero el ex presidente decidió utilizarlo para la segunda parte de su gobierno. Cuando el tiempo llegó, decidió no hacerlo por no perder la relación con el presidente Barack Obama, con cuyo equipo Sarukhán había forjado una amistad personal desde los tiempos en que nadie apostaba por el entonces senador. El embajador, sin embargo, hizo lo quealgunosdiplomáticosafirmanequivocado:rompió la institucionalidad. En varis giras por ese país acompañó a Alejandro Poiré, en sus diversas modalidades como funcionario de Calderón, para desprestigiar al PRI y construir la idea de que una victoria de Peña Nieto era un regreso al pasado y a la negociación implícita con el narcotráfico. La campaña de Poiré se tuvo que enfrentar con una contracampaña política y de relaciones públicas, pero la molestia contra el ex secretario de Gobernación,setrasladóaSarukhán.Elembajadorhadichovarias veces en privado que él nunca fue más allá de lo que su trabajo lo obligaba, y negó haber participado jamás en una campaña de esa naturaleza. No le creen. Cuando fue Peña Nieto a Washington como presidenteelecto,eliminóporcompletoaSarukhándelacomitiva que habló con el gobierno. El embajador sabía meses antes de la toma de posesión, que no tendría lugar en el nuevo gobierno, y abrirá una consultoría en Washington, donde se quedará a vivir. Finalmente, quien después de dos meses en el extranjero regresó a México, fue Josefina Vázquez Mota. Pero en las antípodas de López Obrador, no se reinventó . Con el descrédito del presidente Calderón dentro de su partido y el choque interno por el liderazgo nacional, Vázquez Mota tenía la oportunidad de quedarse al frente de él y reconstruir su vida pública, pero no lo hizo. Sigue pensando en qué hacer, y quiere anunciar en enero lo que decidió. Todo lo que haga será, quizás, muy tarde. A diferencia de todos los perdedores, ella sí tuvo su futuro en sus manos y no lo supo ver. La única persona de quienes salieron derrotadas en este año, aumentó sus pérdidas por errores de diagnóstico y ejecución. En su caso, como nadie más de los perdedores, ella fue derrotada dos veces, por sus adversarios y por ella misma. rrivapalacio@ejecentral.com.mx twitter: @rivapa

CRÓNICA

PÁGINA 3-B

VANESA ROBLES

Año viejo, basura nueva E

l carretón hediondo pasa todos los días por el barrio. La basura lo espera en la esquina, con apariencia inofensiva, escondida en bolsas negras como pasas uvas en el gran ponche metropolitano. Las bolsas negras salen de las casas. Unas veces madrugan; otras, las cargan mujeres presurosas, quienes las entregan a los muchachos sucios, a quienes ellas evitan tocar, a quienes ellas tiran las monedas desde lejos. La basura desaparece para siempre. Los del barrio respiran cuando la ven irse. Al principio respiran el tufo podrido que deja el carretón. Pero luego el tufo le deja el paso al monóxido de carbono y los millones de partículas suspendidas que por suerte ni huelen ni se ven. A las bolsas que se fueron las reemplazarán otras, el día siguiente y otras y otras. Siempre habrá bolsas en la esquina. Las bolsas encierran monstruos de creación humana. ¿Ha mezclado usted una batería alcalina con la cáscara de una naranja, con una toalla sanitaria usada? Cuando llega el niño Dios; cuando es momento de despedirse de lo viejo para celebrar el Año Nuevo; cuando Melchor, Gaspar y Baltazar visitan su casa los monstruos aumentan en cantidad. Si antes eran diez ahora son trece. Si Jalisco generaba siete mil toneladas de basura diario, ahora genera 9,200, ha advertido la Universidad de Guadalajara y se han quejado todos los ayuntamientos metropolitanos. No es Jalisco, son los jaliscienses. No se amargue: ¿Qué sería de la Navidad sin envolturas y cartones y huesos de pavo? Lo bueno es que la basura desaparece en un camión, que la lleva lejos del barrio. Por ejemplo, un poco de la que se genera en lascasasviajaalaestacióndetransferenciadeMatatlán, en Tonalá. Nunca se ha sabido bien cuánta ni por qué la llevan a una estación intermedia. Ya no importa. El sitio arqueológico que hubo ahí ha sido forrado por toneladas de huesos de pollo, pañales y bolsas que encierran a otras bolsas que encierran a un ejército de larvas de mosca, que en sus estómagos encierran de todo. A Matatlán, que desde 2007 recibe poco, casi nadie puede entrar. Lo impide la empresa Caabsa Eagle, a la que varios municipios le pagan por llevarse las bolsas del barrio y lo impiden los líderes de los pepenadores, a los que la empresa les ha dicho que si se sabe lo que pasa ahí dentro perderán su fuente de vida. Quienes han entrado a Matatlán saben que un puñado de mujeres voluptuosas, hombres de buen músculo y niños pequeños han hecho su propio barrio a unos metros de la basura del nuestro. Las mujeres, los hombres y los niños destripan al monstruo y toman de sus entrañas lo que los de la ciudad despreciaron. Las latas y los botes de leche son, para ellos, un tesoro pre-

Armando González Escoto

LOS COLORES DEL TIEMPO Lo dice un refrán, a propósito de las pequeñas comunidades: “Pueblos de godos, todos parientes y enemigos todos”. Las noticias que nos llegan sobre los afanes separatistas de importantes regiones españolas como Cataluña, nos lleva a reflexionar en las paradojas de la historia de aquella nación tan emparentada con los países latinoamericanos. Mientras que lo dividido buscó unirse, hablo del caso alemán, lo que estaba unido busca disgregarse: Yugoeslavia y antes Checoeslovaquia, la propia Rusia y ahora España, que es un caso especial, pues al parecer todo el tiempo han buscado no lo que los une sino lo que los separa, y si de momento no lo hallan, pues acuden a la historia que los puede atiborrar de ejemplos. Los catalanes separatistas deben seguramente anhelar la Edad Media con pasión incomparable, pues están empeñados en volver a ella. Que Barcelona fuera en los tiempos de la Guerra Civil un fuerte baluarte de los republicanos izquierdistas, algo ha de influir en las decisiones de ahora, pero en semejante postura se dan por lo menos dos paradojas bastante complejas: De haber triunfado la facción republicana, sin duda que habrían tenido que pagar factura a la Unión Soviética, y hoy, a la vista de lo ocurrido con esa potencia comunista y sobre todo ante las secuelas para los países que la siguieron, España estaría como Albania, o en el mejor de los casos, como Polonia, que ya es mucho decir. Pero es raro el país que aprende de la historia y muy común quienes en cambio gustan de repetir sus errores. La segunda paradoja resulta del serio contraste entre los catalanes de izquierda que en estricto apego a su ideología lucharon esa guerra en aras de un sistema económico, político y social opuesto al capitalismo; no obstante hoy día se han convertido en magníficos exponentes de ese odiado sistema, cuyo egoísmo histórico explica el que no quieran estar “unidos” a un país “proletario”, por eso se quejan de lo que les cuesta pertenecer a España, de la cual seguramente no han recibido jamás nada a cambio. Por supuesto que es vergonzoso querer formar parte de

EL INFORMADOR • J. URRUTIA

Raymundo Riva Palacio

EL INFORMADOR

HABITAT. En el basurero un puñado de familias han hecho su propio barrio a unos metros de la basura del nuestro.

ciado. Los rescatan con un gancho filoso que hacen de varilla o los rescatan con las manos pelonas. Los descubren de entre los papeles embarrados con mierda y, en estos días, de sobras de la cena de Navidad, papeles con estrellas y moños, que ellos también desprecian. Y todo lo hacen muy rápido, antes de que la mano de un traxcavo se los arrebate para siempre. ¿Que cómo es Matatlán? Como una película del fin del mundo, en la que aparecen muchos perros sarnosos. Y eso que a Matatlán llega poca cosa. En Zapopan, el eufemístico relleno sanitario Picachos ha recibido desde hace varios años mil 400 toneladas de basura diaria. Ahora, sus cerros desérticos que esconden gusanos, trapos y animales muertos han apilado 5 millones de toneladas, según el propio ayuntamiento. ¿Se imagina usted 5 millones de toneladas de cualquier cosa? En Zapopan, los campesinos alrededor de Picachos afirman que sus tierras se pudren en la medida que llegan las bolsas negras y escurre al subsuelo el caldo que cocinan la batería alcalina, la cáscara de la naranja y la toalla sanitaria. El ayuntamiento lo niega todo. “El relleno sanitario Picachos tiene bajo control los lixiviados”, afirma en sus comunicados de principios de diciembre. En el otro basurero, el de Los Laureles, en los límites de los municipios de Tonalá y El Salto, Caabsa prefiere guardar silencio. Cada día, la empresa deposita allá más de 3 mil toneladas de bolsas que encierran bolsas que encierran gusa-

España, tierra de godos una nación cuando a ésta le va bien, y querer separarse de ella cuando las cosas empiezan a funcionar mal. A partir del ingreso de España a la Unión Europea todo mundo rebozaba felicidad, de pronto llegaron los millonarios subsidios, apoyos y préstamos que se convirtieron en autopistas, redes urbanas, aeropuertos de primer nivel, cheques-bebé, en fin, el “estado de bienestar” que superaba con mucho las quimeras comunistas. Todo fue ganar y gastar trabajando menos, a nadie al parecer le avisaron que había que pagar lo bailado; cuando comenzaron a vencerse los plazos y llegó la hora de rendir cuentas en cuanto a productividad, la fantasía se desvaneció, pronto se volvieron a acordar de que eran catalanes ¿cómo que nos juntamos con aquéllos? Ahora los catalanes quieren ser solamente europeos, ajenos a los gustos primitivos de la fiesta brava, y muy decididos a esperar un mínimo de 10 años antes de ser admitidos a la Unión Europea como nuevo estado miembro, si es que definitivamente los separatistas logran imponer su punto de vista para que surja un micro estado más en aquel vasto archipiélago de identidades obsesivas. armando.gon@univa.mx

nos blancos que por suerte ni los del barrio ni nadie puede ver, pues todos tienen prohibida la entrada al cerro inmundo, donde a veces al aire juega con el plástico y lo lleva a los patios de los vecinos más cercanos. Los vecinos han intentado cerrar Los Laureles. Cuando lo intentan las autoridades de la zona metropolitana de Guadalajara se muerden las uñas, mientraslostapatíossientennáuseasnomásdeverquelas bolsas se mosquean en la esquina con sus panzas negras rellenas de huesos de pollo y papel sanitario. No hay de qué preocuparse. El problema siempre se resuelve en contra de los quejosos. Los desechos vuelven a desaparecer de las esquinas. Incluso en estos tiempos de tirar lo viejo la basura desaparecerá rápido y para siempre de las esquinas del barrio, presumen los responsable del aseo público de todos los municipios. En los días pasados el Ayuntamiento de Guadalajara se ufanó de haber levantado con celeridad 13 toneladas de desechos de la zona comercial de Obregón y otras 12 de la zona comercial de Medrano: empaques de juguetes, cajas de cartón, plásticos y envases desechables, además de los casi dos kilos que generó cada tapatío cada uno de estos días, cuando su ración diaria de desperdicios aumenta 30 por ciento. Ese 30 por ciento también se irá en el camión apestoso, que se parece mucho a Santa Claus en el misterio. Casi nadie sabe de dónde trae el gordo paquetes desechables. Casi nadie sabe a dónde se lleva el carretón los empaques y los desperdicios de las cenas que celebran el fin de año.


PÁGINA 4-B

P

or la Americana, Lomas de Polanco, la Independencia, Providencia, donde sea, pasan miles como si hablaran solos, presionando una cucaracha de Madagascar electrónica sobre la oreja; otros van observando lo que sostienen en una mano y apretando pequeños botones con la otra. Detallan su agenda de trabajo, ajustan el lugar de encuentro para esa noche, cualquier cosa. Pero entre ellos también circulan los “otros”, esos que no usan celular, que no tienen llamadas perdidas ni mensajes sin leer. Estas son historias de ciudadanos que forman parte de los 13 de cada 100 mexicanos que no cuentan con un móvil. Ligia, Uriel, Raúl, la señora Fregoso y Marco Aurelio son un quinteto de exiliados por las estadísticas de la Comisión Federal de Telecomunicaciones, que recientemente cuantifico el total de usuarios de telefonía celular en México. Las gráficas de barras, flechas y números indican que en el primer semestre de 2012 había un total de 97.6 millones de usuarios en el país. Tal cantidad de mexicanos es mayor a 13 veces la población total de Jalisco contabilizada en 2010 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Pero ellos no forman parte esos números. Cada uno tiene un porqué para una misma convicción: no cargar en los bolsillos con un teléfono móvil.

“Lo aborrezco, pero con odio jarocho. No lo soporto” En plena cena, mientras Lidia toma asiento al lado de su esposo, un intruso interrumpe el momento familiar. Se disponía a compartir los alimentos con sus dos hijas y un nieto, cuando arranca el sonsonete de un teléfono. “¿De quién es?”, dice una voz. “El mío no fue”, otra por allí. “Ya cámbiale de tono porque es igualito que el mío.” Así es como se arruina una buena cena. ¿Y quién fue el culpable? Claro, el celular. “Lo aborrezco, pero con odio jarocho. No lo soporto.” En los aeropuertos, ve a las parejas embelesadas ante la pantalla del móvil, los pulgares de arriba para abajo con jiribilla. Ignorándose a tan sólo unos centímetros el uno del otro. “No se platican, no ríen, no nada. Puro repicar del celular.” Un coraje le entra cuando ve a los muchachos conduciendo mientras se desatan con un ataque de risa por lo que acaban de escuchar del otro lado del auricular. Lo mismo le pasa cuando en pleno Credo, suena un ringtone, como queriéndole ganar a la voz del padre que celebra misa; o cuando el Deus ex machina se representa en el proscenio del tea-

tro y el aparatito ya está interfiriendo con la catarsis del público. “Me pone… no, no, no, no, no”, dice con cólera en los ojos. Y para colmo, sus hijas le quisieron comprar uno: -Mama, ¡pero cómo es posible! En estos tiempos… -¡En estos tiempos! Viví toda mi vida sin uno y viví muy feliz. ¡¿Ahora porqué me la voy a complicar con un celular!? “Mi marido es otra cosa”. En el sillón, Lidia observa a su esposo con picardía. Él, estrujando la vista para mejor enfoque, maldiciendo cuando aprieta dos teclas en lugar de una. Ella se ríe. “Para qué me voy a querer mortificar como él. Y luego, como desde chiquilla soy miope, tendría que agarrarlo mientras me quito y me pongo los lentes.” Lidia, la nativa del pueblo mágico sinaloense de Magdalena de Kino, en vez de entregarle su tiempo a la tecnología, prefiere pedirle al chofer que la lleve a caminar a un parque en las tardes, cocinar al mediodía o leer por las noches. O ir a misa, como acostumbra cada viernes primero del mes, el día de la Divina Providencia y los martes de San Martín de Porres. Recién este septiembre cumplió 84 años. Se sigue dedicando al hogar, como lo ha hecho desde que se casó. En su fiesta de cumpleaños no intentaron regalarle un teléfono portable, como en otras ocasiones. “Y que menos intenten darme uno de esos dichosos iPhone, del que sacan uno nuevo cada mes. No me gustan, pero bien que leo sobre ellos y sé que son el oscuro objeto del deseo de todo mundo”.

El poeta fuera de línea Raúl ha pasado sus 59 años en el barrio de Santa Tere, en el mismo hogar. “De la casa de tu vida a la tienda de la esquina’, como inmortalizó en uno de sus poemas las memorias de su infancia. Desde chico, cuando le enseñaban en la escuela a escribir con manuscrita y los teléfonos locales eran novedad, se negaba por completo a atender una llamada. Como una violación a la intimidad, al encanto del encuentro de dos pares de ojos para adivinarse lo que hay de más en cada uno. Sí, prefería hacer caso omiso al timbre que salía del cuerno colgado sobre la mesita de la sala. “Tenía una reserva tremenda para hablar por teléfono. Se me hacía una cosa extraña, que no era natural. Al principio hablaba sólo cosas precisas. No me gustaba conversar por teléfono. Ya más grande, si quería hablar con alguien, le pedía una cita. No se puede platicar por teléfono. Se puede comunicar, pero el platicar implica otras cosas, se estimula con todos los sentidos”. Los vecinos guiaban su día con las campanadas del templo, las mujeres tomaban las calles morenas, que se hacían lodo luego de las lluvias, para ir por el mandado y él salía a jugar con sus amigos de la cuadra. Una vida sencilla y grata queda en sus recuerdos. Luego comenzó a atravesar el barrio el primer autobús que venía desde Zapopan. “Hablar del Centro Histórico era como hablar de otro municipio”. Por eso, Raúl

EL INFORMADOR

Domingo 30 de diciembre de 2012

Desenchufados:

la vida sin celular Ellos no tienen llamadas perdidas, ni mensajes de texto sin leer. Mantienen conversaciones sin ponerlo sobre la mesa o mandar un tuit. No tienen telefóno movil; están en el grupo de los 13 de cada 100 que han escapado de los ringtones Por Rubén Gil

Nokia con lamparita. Hasta sus 16 años de vida no había comprado uno de esos aparatos. Aunque bueno, en sus épocas de secundaria apenas surgía como hype mediático el consumo de los nuevos y mejorados modelos. Aquel Nokia 3300, al que le cabían a lo mucho 17 canciones, era la cumbre de la tecnología celular. Y eso que ni cámara tenía. Pero Uriel, como sus demás compañeros de la prepa 12, terminó por hacerse de un móvil. Sin embargo, no duró por mucho tiempo. A tan sólo cuatro meses de haber obtenido su portátil en segundo semestre, una chica lo hizo perdidizo. “Fue un robo muy tonto. Se lo presté a una chava para que hiciera una llamada y luego me dijo que no lo encontraba”. “Los odié a partir de ese momento”. Fue entonces que Uriel comenzó a ver el celular como una “responsabilidad” innecesaria. “Cuando tienes uno debes estar cuidando que no te lo vayan a robar, debes estar pendiente de la gente que se te acerca y me parece que no puedo cuidarlos. Soy muy descuidado”. Por eso ya no quiso volver a comprar un celular. Terminó la prepa sin uno. Ingresó a la licenciatura en Biología sin uno. Fue hasta sus 22 años que les dio una segunda oportunidad, con otro modelo simple. De esos que sólo sirven para llamar, mandar mensajes de texto y jugar a la viborita comelona. Nada más. Desechó la idea de volverse biólogo e ingresó a la carrera de Letras. Seis años bastaron para que aligerara su opinión, puesto que los mensajes de texto le parecieron una buena forma de mantenerse en contacto con los demás. No obstante, afirma que sólo lo utiliza, a lo sumo, tres veces por semana. Un objeto de poca importancia. “Hace poco olvidé mi celular en la escuela, pero bueno, le llamaron a mi papá y me lo regresaron”. De no haber recibido esa llamada, tal vez otro sexenio hubiera pasado para hacerse de un tercero. Mientras tanto allí lleva el celular, dentro de la bolsa de su pantalón o en la mochila. Para Stephen King, Uriel (aunque no lo conozca) es una de esas personas que él se imaginó como muertos vivientes que habitan las calles. Forma parte de los cuatro de cada cinco mexicanos que, según las estadísticas de 2011 de la firma de consultoría especializada en telecomunicaciones, The Competitive Intelligence Bañuelos bromea diciendo que el viene de San- sido muy útil aislarme para leer y escribir”. ta Tere, Jalisco. Nuevas formas de transporte y comunicación Unit (CIU), usan celular. Y por ello, a pesar de Llegó otro intruso más, la computadora, y Ra- fueron poco a poco entrometiéndose en la colonia que no es muy afecto al móvil, es un zombie paúl se consideró desde entonces incapaz de mane- Santa Tere hasta volverse algo común en la rutina. ra el escritor norteamericano. jarla. A pesar de que le enseñaron a usarla dos, Raúl es parte de esa generación que le tocó transitres veces, con pasos a seguir y todo, no pudo. tar por el limbo tecnológico. En medio de esos que Una necesidad falaz Apuntó en libretas, lo intentó, pero no, no pudo. crecieron sin una computadora de escritorio y los Dejó de estudiar el uso de la computadora y siguió que revisan su correo electrónico cada dos minuAllá en Nayarit, en el pueblito de Puente de escribiendo con lápiz o pluma tos a través del teléfono mó- Camotlán, para ser exactos, nació la Señora Fregoen los cuadernos; no concibe Un objeto de poca importancia. “Hace vil. Por eso se enfrenta entre so. Recuerda que por aquellos años de infancia se la escritura de otro modo. poco olvidé mi celular en la escuela, usar y no tecnología, mas el dejaban caer unas lluvias que arrasaban con la luz Luego pasa en limpio a otra licelular ha recibido por su par- de todas las casas. Y dice también que incluso de pero bueno, le llamaron a mi papá y te un rotundo no. breta y de ahí pide auxilio pamás pequeña ni luz había. Así se creció y piensa que ra que alguien transcriba a tede aquellas tormentas salió la gota que derramó el me lo regresaron”. De no haber clado. Con el celular es otra vaso, y que por esa forma de vida decidió no utiliRendido ante recibido esa llamada, tal vez otro historia. la tentación zar tecnología. “El celular es un cenceHoy, a sus 54 años, casada, madre y jubilada sexenio hubiera pasado rro electrónico, como decía En 2006, Stephen King después de ser maestra por tres décadas, vive en para hacerse de otro mi amigo Alejandro Vargas. lanzó Cell, una novela que re- Guadalajara, desconectada, sin usar computadora Eres localizable como el relata el pandemónium al que el ni poseer un móvil. Decora su casa, la desempolva, baño: suspende e interrumpe tu soledad. Y a mí mundo enfrenta por culpa del teléfono móvil. La ru- corta y riega el césped, cocina y así es feliz. “En esme gusta mucho mi soledad”. Entre las normas tina se ve frenada de imprevisto a causa de que las te momento no es algo que yo requiera, que neceque rigen su obra, se dice que el poema necesita personas, luego de recibir una llamada, comienzan site. Veo que gente más grande que yo usa mucho un vacío alrededor. “En mi caso soy yo el que ne- a comportarse de manera extraña, devorándose los el celular, pero yo no lo necesito”. cesita el vacío, que mis distracciones generales, unos a los otros. Y sólo sobreviven los que no tiePrefiere no salir y cuando lo hace, es con su esexistenciales, se esfumen para poder concen- nen celulares. Si Uriel, un jalisciense de 24 años, poso. A pesar de mudarse a la ciudad, de haber ejertrarme. Octavio Paz decía que el problema fun- fuera un personaje en esta historia, formaría parte cido su profesión, no sintió que requiriera asirse a damental del artista actual son las distracciones. de los que actúan como zombies. la tecnología para adaptarse a la urbe. En cambio, Reconozco la valía del celular, pero para mí ha Y todo por culpa de entregarle sus manos a un la historia en Puente de Camotlán es distinta.


EL INFORMADOR

PÁGINA 5-B

EL INFORMADOR • J. LÓPEZ

Domingo 30 de diciembre de 2012

Dispositivos inteligentes conectados Porcentaje de unidades compradas, agosto de 2012

Smartphones

Tablets

Computadoras

100% 80%

servicios de comunicación, sino por su valor agregado y que nacieron rodeados de tecnología digital; los segundos son aquellos de generaciones anteriores que desarrollaron la capacidad de utilizar las nuevas tecnologías; mientras que los últimos son los que las desconocen por completo. “En el pueblito, que es un ranchito por allá de ser social; si el hombre es social porque estable- Así se llega a clasificar la sociedad en usuarios de lejano, vieras qué actualizados andan. Muchos ce comunicación con los demás, el Facebook lo ha tecnologías, como el celular, y los que prefieren usan celular y mi hermano me dice ‘¡válgame transformado a la satisfacción en soledad”. no serlo. Dios! Tú vienes de la ciudad y cómo es posible que no uses celular’, pero es que no lo necesito. De nativos, migrantes Es indistinto, tanto puede usar el celular una per- y analfabetas digitales sona de la ciudad como una del campo. Es cuesEn una sociedad de consumo, el uso de la tetión de gustos.” Dos son las afirmaciones que componen el lefonía móvil ha causado un efecto cultural disargumento de la Señora Fregoso para no usarlo: yuntivo. De acuerdo con el profesor investigador En primer lugar, el celular es para la gente que en el departamento de sociología de la Universise crea la necesidad de tener uno, y en segundo, dad de Guadalajara, el doctor Mario Cervantes, hay personas que determinan poner un límite enpuede que esté afectando los lazos familiares. Recuerda. “Mi papá en la tarde sacaba una tre lo público y lo privado, por lo que no usan cesilla, la recargaba en un muro y nos contaba un lular, pues lo ven como una extensión de la permontón de historias, sobre los cerros que cono- sona mediante la cual pueden ser localizables en cía o las cosas que hacía cuando se iba a caballo. todas partes. Por otra parte, también se genera la antítesis, Eso me gustaba mucho. Ahora yo intento hablar con mis hijos, a veces lo logro, pero en general quienes presentan cierta dependencia a las tecla gente joven está muy pendiente de Twitter y nologías, hasta presentar rasgos de adicción. Y Facebook. Tienen todo un mundo de conexión, esto puede provocarse por las añadiduras sociopero a través de la pantalla, y siento que eso sí culturales, pues según indica el doctor, la misma sociedad ha establecido un estatus al uso del celos aleja un poco”. lular. Teniendo en cuenta esto, junto con la mer“Me parece impertinente que me llamen cadotecnia que ‘diviniza’ ciertos modelos telefóen cualquier momento” nicos, por ciertas características técnicas, se cae en un deseo desmedido de consumo. También, Cuando se comienza a popularizar el teléfo- destaca, esta distinción se debe a una brecha geno celular, allá por el 95, se rompe con una regla neracional, que se clasifica en nativos, migranbásica de la comunicación telefónica, dice Marco tes y analfabetas digitales. Aurelio Larios. Para él, en la clásica llamada por Los primeros se relacionan directamente, en teléfono se marcaba a la casa o a la oficina; luga- materia de axiología, con la sociedad de consumo res donde evidentemente se podía localizar al su- que identifican al teléfono portátil no sólo por sus jeto buscado. Pero, cuando el celular aparece, y porque es portable, la persona que llama, de alguna manera, tiene una injerencia en la vida personal y resulta una verdadera impertinencia. El escritor y profesor de literatura en la Universidad de Guadalajara, Marco Aurelio, no tiene celular. “Me parece impertinente que me llamen en cualquier momento, cuando estoy haciendo otro tipo de actividades. Ahora hay una irrupción, digo yo impertinente, por todos lados, todos tiempos, en todos los espacios. Y eso es lo que no me gusta”. Irremediablemente se ha visto en la necesidad de llamar a alguien al móvil, pero una sensación de pena lo invade: ¿será el momento adecuado, estará trabajando, en alguna reunión? Grave impertinencia. Piensa, ¿cuántos mensajes de texto en el mundo no han despertado conflictos? Viene a la mente una escena: una cita romántica, cursi tal vez. Dos amantes comen manjares, dialogan, intercambian caricias… suena el celular de carpeta. El amante lo desdobla, se pone a leer y algo en su mirada cambia. La amante se vuelve lectora profesional de lenguaje corporal: hay alguien más. “Supongo yo que se ha llegado hasta el divorcio por esa gran impertinencia que es el celular”. Por eso y más, el profesor de 52 años prefiere otros medios de comunicación, como algunas redes sociales. “Uso Facebook porque la conversación se da cuando tú quieres y le quita el rasgo de impertinencia que tiene el celular. Cuando está alguien conectado, si tú quieres hablar con esa persona, le escribes, y la persona decide si te contesta. Los muros los veo como mesas de conversación con distintos agregados, donde tú, revisando Facebook, los lees. Si te interesa conversar sobre el tema agregas un comentario y si no, lo ignoras”. “Evidentemente”, concluye Marco Aurelio, “la amistad y la conversación se establecen desde la soledad de tu computadora. Eso modifica la forma

60% 40% 20% 0%

Continente americano

Europa, Medio Oriente y África

Asia-Pacífico y Japón FUENTE: IDC


PÁGINA 6-B

EL INFORMADOR

Carlos Cortés Vázquez

FATIGA CRÓNICA DAVID IZAZAGA

Dos escenas del fin del mundo en tiendas de autoservicio 1 El viacrucis por un mueble Liliana extraña que ir a este autoservicio de membresía no sea lo mismo hoy que antes. Lo ha comprobado ya varias veces los últimos meses, pero dice que esta ocasión ya fue el colmo. Pasó casi media hora buscando ayuda para que le atendieran. Cuando su paciencia casi se agotaba, fue en busca de “alguien” y se topó con una mujer que jalaba un carro con una pila de cajas. A medio pasillo y sin ir a donde estaba el producto, la “asociada” le respondió de mala manera y sin resolverle sus dudas. Liliana fue entonces directamente al mostrador de atención al cliente; una mujer con una seca amabilidad le resolvió su problema… a medias. Al final, pudo dejar “en custodia” el mueble que había comprado, pues era 25 de diciembre y no había servicio de fletes. Cuando pagaba en una de las cajas, luego de más de una hora de espera, el único empleado amable de ese día le confesó: “Pues sí, andan todos de malas porque pues es Navidad y los hicieron venir a trabajar, crudos y desvelados”. Sam Walton estará revolcándose en su tumba, pensó Liliana. Tal como había quedado, al otro día fue a recoger el mueble que ya había pagado. Esperando en la misma estación de atención al cliente, le tocó aguardar más de media hora (pensó que quizá la

bodega de la que traerían su mueble se encontraba en El Salto). Mientras escuchó decenas de reclamos, algunos de ellos increíbles. Como el de una señora que llegó a regresar unas trufas de chocolate, porque las había comprado a mitad de precio, ¡en otra sucursal de la misma tienda! Cuando se cansó de esperar, preguntó por su mueble y de mala manera la empleada le dijo que se lo habían ido a traer. Un rato después, llegó un empleado, nervioso, a disculparse: le dijo a Liliana que a la mujer que el día anterior le había vendido el mueble, se le olvidó ponerlo en custodia. Es decir: no lo habían guardado, aunque ya lo habían vendido. La tarea era ir a los pasillos a ver si no lo había comprado ya alguien más. Afortunadamente no. El mueble estaba ahí todavía. El viacrucis ahora consistió en hacer todo un trámite burocrático para demostrar lo que había sucedido: que si tenía un ticket de compra, no era porque ya se hubiera llevado el mueble. Más copias y firmas y credenciales de identificación que si fuera a solicitar un crédito PYME. De no ser porque en verdad le gustaba el mueble y estaba a buen precio, hubiera —dice— dejado todo ya ahí. Cuando salió de ahí, satisfecha por tener por fin físicamente lo que había comprado, un sabor amargo recorrió su boca al recordar que aparte de lo económico había invertido al menos tres horas de su tiempo en hacer una compra.

2 El tostador invendible Unos días antes del episodio del mueble, Liliana había acudido a otro autoservicio, pero de los comunes. No iba específicamente a comprar nada, sino a

Guillermo Dellamary

EXPLORANDO EL MUNDO Y la vida sigue adelante con su elegante prosapia. El tiempo sigue su curso, y no se detiene ante nada. Las cosas seguirán sucediendo, con nuestra voluntad o sin ella. Al final de cada año, hay personas que tienen la fina tarea de hacer el recuento de lo que ha hecho o dejado de hacer. Reflexiona sobre lo sucedido y medita en lo bueno y en lo malo. En fin, hace un balance de lo acontecido y se revuelca de risa por muchas torpezas cometidas, y se remuerde la conciencia por las ofensas realizadas. Hay quien toma muy en serio terminar el año, mirando al pasado y hay quien prefiere solo mirar al futuro. Por supuesto que no faltan los que saben conjugar ambas y regodearse con la satisfacción de hacer ambas. Para valorar lo acontecido, vale la pena preguntarse lo que haz aprendido. Realmente vivir, es una constante escuela, y año con año nos llegan nuevas lecciones que incluir. Necios, tercos y de

llevar a su madre a por algunas cosas para la cena de Nochebuena. Caminando por los pasillos vio un tostador que le gustó y recordó que el suyo alguien se lo había descompuesto. Al parecer era el único en existencia. Preguntó a la encargada del área, que buscó donde Liliana ya había buscado y luego se fue. Cuando volvió, 20 minutos después, le dijo que no estaba la caja, que tendría que ir “hasta la bodega” a buscarla, quizá pensando que la frase funcionaría como bálsamo para que la clienta desistiera de su compra. Pero no, Liliana, al contrario, tomó como reto al asunto y le dijo que esperaría lo que fuera. La empleada, encogida de hombros y malhumorada se fue a la bodega. Media hora después regresó sólo para decir que no estaba la caja. Y como no estaba la caja no se podía tener el código del producto, o sea: no se lo podía vender. Que lo dejara ahí. Cuando la empleada aquella se dio la vuelta, Liliana se fue a la caja con el tostador que cargaba desde hace rato como si fuera su bebé de tres meses. Ya ahí, explicó el caso, que la cajera no pudo resolver, por lo que llamó a la gerente o encargada de la tienda, quien se enfadó cuando escuchó la historia que le relató Liliana. Y tomó el caso como suyo: “¡Claro que sí te lo puedes comprar!”, le dijo como la personificación de Mamá Lucha. Y movilizó a varios empleados que vueltos locos fueron y vinieron con cajas y códigos. Hasta que uno fue el bueno. Liliana salió de ahí pensando que si un día de verdad se acaba el mundo, el fin seguramente empezará en las tiendas de autoservicio. Y con los empleados negándolo. david.izazaga@gmail.com

VISIÓN Y DECISIÓN

Simulación y disimulo Los ímpetus conducen al consumismo, igual entre los particulares que entre las naciones. El fenómeno está de manifiesto en algunos países de la Comunidad Europea, con evidente afectación a otros de, aunque sana economía, repercute en las relaciones comerciales. En cuanto a nosotros, adquiere vigencia aquello: “Cuando a Estados Unidos da gripe, en México el contagio se convierte en neumonía”. Ser uno mismo sin caer en ilusiones y creencias falsas. Al leer estas líneas habremos superado la fecha fatídica final del mundo que fincó inquietudes y formó supuestos de indiferencia a hechos tan reales como el apetito a la dispersión y hasta del crédito de manera indiscriminada ajena al juicioso empleo de los recursos. Ser y valer por nosotros mismos representa preservar la tranquilidad. Y esto no se limita a lo económico, sino a la aplicación inteligente y creativa de recursosentodalaextensióndelconcepto:apreciarparapreservar.Porlomismoespeligrosocontinuaractitudesdesimuladaimitaciónyhastaadquisición de tendencias conducentes al déficit de valores propios. Recontar los activos y aplicarlos con oportunidad para sortear obstáculos, es esencia de los mensajes pronunciados con intención de cambio de actitud pasiva por la propositiva, sustentada en la convicción de geLos mitos quedan para el nerar los elementos conductores al crecimiento con desarrollo que, adianecdotario, como la falta de cionalmente, produzcan el blindaje carácter convertido en estigma. de avatares como los de otras regiones y países. Existencia y no mera subsistencia Contamos con población joven son paradigmas de un proceso y entusiasta mano de obra, marco lidonde se aprovechen los toral superior a los 10 mil kilómetros, vecindad con el mayor consu- obstáculos de otros en el curso de midor del mundo, atractivos los planes establecidos turísticos, centros de estudios superiores con experimentada capacidad académica e investigación. Es momento de eliminar lamentos y perversos mensajes desalentadores, retroalimentados por intereses ajenos a la familia con hijos con auténticos deseos de superación. Palabras, propuestas y proyectos caben en el espíritu decembrino impregnado por tradición. Es tiempo de negar espacio a tantos mitos que enferman y envenenan el ambiente, reflexionando acerca de lo auténtico y conveniente, sin más razón que la propia sin imitación y sí con identidad. Los mitos quedan para el anecdotario, como la falta de carácter convertido en estigma. Existencia y no mera subsistencia son paradigmas de un proceso donde se aprovechen los obstáculos de otros en el curso de los planes establecidos por las autoridades de reciente y próxima asimilación. Concluyeron las Posadas y Navidad con su propia dosis de gozo y dolor. Ambos pertenecen al pasado y la disposición debe ser hacia el año venidero con auténticos propósitos para cumplir en el próximo, pues no todo es fiesta y sí estricta responsabilidad compartida en el marco de derechos y obligaciones. Dios nos guarde de la discordia. sicpm@informador.com.mx

Carlos Enrigue

Un año más cabeza dura, son los que no quieren dejar que el maestros de la vida los haga crecer. Pero sabios y humildes los que se dejan conducir por un orden superior que nos lleva de la mano a ser siempre mejores personas. ¿Cómo haz tratado a los demás? ¿Haz hecho sentir bien a los que te rodean? Es tan importante el modo en que nos relacionamos con los demás y sobre todo, las actitudes y el estado emocional con el que nos comportamos, son vitales para la evaluación de lo hecho. Y finalmente no podemos dejar a un lado el optimismo, la alegría, el entusiasmo y la decisión de trabajar y alcanzar nuestros objetivos. El posponer, el derrotarse, aflojar la disciplina y el desánimo, son verdaderos enemigos de nuestra prosperidad. Es un final y un principio, lo que ya no se hizo, se podrá hacer. Está en cada uno de nosotros el tener al tiempo de aliado para crecer o para solo envejecer.

AYER DECÍAMOS

Misterios a descubrir Miles de personas, con excepción de los hoteleros y restauranteros de la zona maya que esos si están muy contentitos por las ventas, están tristes; pero yo hablo del estado de humor del infelizaje, que con la falla en la predicción se encuentran muy desilusionados porque los mayas le fallaron a la raza en la fecha de la destrucción del mundo, vamos ni siquiera se vio esta en una destruccioncita chica como podía haber sido un temblorcito o un eclipse, vamos, lo más tremendo que pasó fue que a algún turista le presentaron una cuenta inflada y la tuvo que pagar. Pero yo creo que es por falta de curiosidad científica, ya que hay miles de misterios por descubrir, todo es cosa de fijarse. Durante la vacación decidí explorar mi filmoteca de joyas cinematograficas y opté por ver Santo en la venganza de las mujeres vampiro filmada en el año 1970 con subtítulos en inglés y francés y que si no recuerdo mal me la trajo mi tío Tolito en un viaje que hizo al festival de Cannes, donde obtuvo no se qué tantos premios, la película, no el tío, aunque debo decir que parece pirata, otra vez la película no el tío. En ese filme, casi sin querer queriendo, se desvela uno de los misterios que podrían hacer que las universidades norteamericanas realizaran un estudio sobre el final de los tiempos y digo las universidades gringas porque las nacionales tienen que dedicarse a solucionar problemas reales en cambio los de las facultades gabachas tienen que darles temas de platica a los Durante la vacación decidí explorar ex presidentes de los países bananeros que después de gobernar se mi filmoteca de joyas encuentran refugiados en las unicinematograficas y opté por ver versidades de ese país impartiendo cursos que les fabrican para haSanto en la venganza de las gocen sus exilios dorados. mujeres vampiro filmada en el año cer que Pues en esta joya cinemato1970 con subtítulos en inglés y gráfica se revela que Santo, el enfrancés y que si no recuerdo mal mascarado de plata, tuvo un ancestro que en 1730, por los rumbos me la trajo mi tío Tolito de Transilvania donde el solo acabó, aunque no de forma definitiva, con las vampiras, cuyos cadáveres fueron traídos a enterrar a nuestra patria y eso me provoca dudas terribles tales como por qué el ancestro del enmascarado no acabó con ellas en forma definitiva, ¿algún interés oculto? ¿Fue por un interés económico? ¿Cómo se arreglaron los que transportaron e importaron los cadáveres en la aduana? ¿Hubo cochupos o tratos inconfesables, o nada más se dieron los arreglitos habituales? ¿Quién tuvo la culpa de haberlas traído o de haberlas rehabilitado, los virreyes o los mirreyes?, ¿la maestra Elba Esther pertenece al gremio de las redivivas?, porque hay que decirlo una gran multitud de maestros sospecha de dicha pertenencia. Según esta historia la existencia de vampiras es una realidad innegable, pero ¿no hay vampiros? ¿Drácula desapareció con todos sus draculitas?, existe acaso discriminación respecto de dichos hematófagos. ¿Tienen estos, carta de privacidad de datos personales de vampiros? porque los el ITEI como chupan sangre. Como verán hay una gran cantidad de misterios que resolver, y no hay que esperar tanto tiempo para solucionarlos. DENUNCIE USTED Grupos Armados

089 089@jalisco.gob.mx

Más de la mitad de las detenciones por delincuencia organizadase logran gracias a las denuncias anónimas

A

La gente estaba de mal humor y las filas parecían interminables, pero se salió con la suya

Domingo 30 de diciembre de 2012

Llame desde cualquier teléfono público

en los 25 municipios de Jalisco

ció ten n 24 H

365Días


Tapatío 30 d diciembre  

Tapatío 30 d diciembre

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you