Page 1

FUNDADORES Jesús Álvarez del Castillo V. Jorge Álvarez del Castillo Z.

GUADALAJARA, JAL., DOMINGO 10 DE NOVIEMBRE DE 2013

EDITOR-DIRECTOR Carlos Álvarez del Castillo G.

AÑO XCVII TOMO CCCLXVI NÚMERO 34582

SECCIÓN

B

CUADERNO DE LECTURA Alejandro Colunga, creaciones in situ página tres

El caso de Raúl Gudiño y el Tri Sub-17 página seis

Cinco historias para coleccionar páginas cuatro y cinco

Supervisor: Ana ana.rodriguez@informador.com.mx/ /Ana AnaLópez lópezana.lopez@informador.com.mx ana.lopez@informador.com.mx RocioRodríguez Fonseca rocio.fonseca@informador.com.mx

CRÓNICA

MIRIAM PADILLA En el Centro Histórico de la Ciudad, y también en el centro de un círculo de miradas, ellos le desestresan y relajan los músculos

De hombres

con turbante y masajes en plena plaza B

SABER MÁS Los datos ◗ En 15 estados del país, más de 20% de su población ocupada trabaja en el ambulantaje, es decir, tiene un negocio itinerante, de acuerdo con un análisis de Aregional. ◗ En Guerrero y Yucatán, la proporción es más alta: 32.9 y 30.4%, respectivamente, revela el estudio ‘’Mapa del empleo formal, impacto en las entidades federativas’’, el cual considera datos al primer trimestre del 2013.

EL INFORMADOR • J. LÓPEZ

razos, cuello, espalda, piernas. Sus manos recorren el cuerpo de decenas de personas y los ojos de docenas miran cómo “truena” huesos y manipula pieles. El hombre del turbante blanco logra que más de medio centenar de transeúntes detengan su andar en el Centro Históricotapatíoyloobservenactuaren Plaza Guadalajara. Tendido bocabajo en un tapete blanco y negro, Alfonso Hernández se deja hacer. El hombre de turbante y barba oscura ahora encima las rodillas sobre la espalda del taxista, le toma los brazos, luego gira determinante la cabeza a la izquierda y a la derecha. Gloria García ve atenta el espectáculo y le da lengüetazos a la nieve de cuando en cuando. También hace observaciones a su marido, casi como divertida. Dice que a ella no le da miedo cuando a los “clientes” les giran el cuello con ímpetu. Ni que fuera como en las películas, cuando aniquilan a los enemigos rompiéndoles el cuello. Alfonso sólo iba de pasada por la plaza, con su esposa e hija, y decidió probar suerte con el hombre del turbante. Con 58 años y un trabajo que lo ata al asiento del conductor 12 horas al día, la espalda lo tenía molido. Ni conoce su nombre ni sabe si tiene estudios, pero el taxista se tendió al piso,sobreeltapeteacuadros,yelpersonaje de la tela blanca envuelta en la cabeza procedió; lo único que importa a Hernández es que sintió alivio, aunque no desapareció al 100 por ciento la molestia. Así de sencillo. La identidad del hombre tampoco parece interesarles a los otros que recurren a sus servicios. Debe ser que nada más al ver a otros se toma confianza y se antoja romper con el cansancio o molestias musculares. La sesión dura de dos a cinco minutos por persona y no tiene precio fijo; es de a coopera. A Alfonso, por ejemplo, le pareció conveniente pagar 20 pesos. El lapso depende de si se recibe el masaje de pie o acostado, por lo general hay cuatro tapetes extendidos en el suelo, para el que guste pasar. El hombre del turbante no trabaja sólo. Un chaval que se antoja de 18 años labora con él. Si en esta crónica no se revelan sus nombres ni se consignan mayores datos es porque no han querido compartirlos. Que si el poder de la información y los medios que la manipulan a su antojo, que si prefieren no llamar la atención ante la problemática del ambulantaje en el primer cuadro de la

UNA DE AMBULANTAJE Muchas veces la imagen que conservamos del Centro Histórico de Guadalajara es una en la que está repleta de vendedores ambulantes. Desde juguetes para hacer burbujas hasta bolsas y ropa. Con piezasquevandesdelos10hastarebasar,

sin problemas los 100 pesos. El problema de los vendedores ambulantes en el Centro es añejo, y en esta administración, comandada por Ramiro Hernández, el discurso reiterativo ha sido el de regularlo. La modificación reglamentaria que plan-

tearálaSecretaríaGeneraldeGuadalajara en materia de ambulantaje no sólo redefinirá los perímetros donde esta actividad hoy está prohibida, también es posible que termine permitiéndolo en ciertaszonasdentrodelCentroHistórico.

ciudad que dejó sin empleo a algunos funcionarios públicos del Ayuntamiento de Guadalajara… son algunos de los motivos que citan para no dialogar ni conceder entrevistas, el barbudo menciona incluso al norteamericano Edward Snowden, quien informó al mundo de los programas de espionaje electrónico global de Estados Unidos. “¿Conoces a Snowden?”, pregunta. Cada quién su desconfianza. Un poco fuera del halo de misterio, el hombre del turbante entrega una tarjeta de presentación a cada niño, hombre, mujer o anciano al que atiende. En el rectángulo de cartulina se aprecian datos como una cuenta en Facebook, número celular y hasta una dirección, aunque no su nombre. Destaca una foto tomada desde arriba de su cabeza y que deja ver parcialmente el rostro. Las tarjetas las da él mismo y no su compañero de oficio. Lo que el muchacho suele hacer es caminar por el círculo u óvalo que conforman las decenas de curiosos, para saber quién desea el servicio. Con cierto gesto intrigante, extiende los brazos y se detiene a observar una a una a las personas, como para invitarlas. A quienes accede los pasa al centro y los deja en las manos de quien pareciera su jefe. Las siguientes que tienen turno con el hombre del turbante son Juana y Tere. Madre e hija —la primera en silla de ruedas— sienten la fuerza de él en brazos y espalda y se desestresan. Tampoco quieren compartir más aspectos de la experiencia. Para qué. Entre la gente que rodea a ambas mujeres está Rocío Hernández. Sus gestos reflejan su deseo por pasar al frente y dejar atrás la tensión muscular, pero confiesa que le apena ser el centro de atención. ¿Y si en una de esas resulta lastimada?, se pregunta la veinteañera, que está de paso por la plaza y a quien la atrajo el gentío reunido. En el centro de la ciudad, el hombre del turbante blanco y su ayudante no son los únicos personajes únicos que generan óvalos humanos en torno a sí mismos. Payasos, músicos, acróbatas y artistas, atraen con sus actos a decenas bajo la pretensión de obtener algunas monedas, en la mayoría de las ocasiones. Desde hace más de tres meses completan el panorama el hombre del turbante blanco y barba oscura que “truena” huesos y manipula pieles. Dónde verle El hombre del turbante blanco suele estar los domingos a partir de las 17:00 horas en la Plaza Guadalajara del Centro Histórico tapatío. También acudía a Plaza Universidad.


PÁGINA 2-B

EL INFORMADOR

Domingo 10 de noviembre de 2013

Rosa Montero

Aprendiendo a reír Yo creía, y así lo escribí en mi último libro, que no había ninguna foto de la gran Marie Curie en la que apareciera sonriente. Antes al contrario: sus retratos la muestran invariablemente adusta, tensa, a menudo incluso trágica, una dura máscara de esfuerzo y dolor. Una lectora genial, sin embargo, me mandó hace poco una instantánea de Madame Curie, ya mayor y pareciendo aún mucho más vieja por los estragos causados por la radiactividad, muy cercana sin duda a la fecha de su muerte, vestida como siempre de negro y, también como siempre, sin maquillaje y con los cabellos recogidos de cualquier manera. Pero sonríe. ¡Sonríe! No es una risa franca, pero es un gesto indudablemente risueño. Y a mí me parece que esa pequeña curvatura de sus labios es un logro monumental de la científica. Quizá más importante para ella, incluso, que el descubrimiento del polonio y el radio. “El joven que no llora es un salvaje, pero el viejo que no ríe es un necio”, decía el filósofo George Santayana. Es una frase profundamente conmovedora; y creo que he tenido que llegar a los alrededores de la vejez para poder comprenderla en toda su sabiduría. Las palabras de Santayana me recordaron uno de mis cuadros preferidos; se trata de un autorretrato de Rembrandt, el último del centenar de autorretratos que se hizo. Lo pintó más o menos un año antes de morir y es un cuadro casi monocromático, una explosión de ocres, de luces doradas y brillos que se apagan entre las

sombras. Por entonces el artista debía de tener 62 años (murió a los 63), pero parece ancianísimo. Rembrandt fue un hombre muy vital y probablemente supo ser feliz en muchas ocasiones. Alcanzó un tremendo éxito como pintor siendo muy joven, tuvo varios amores, se casó en segundas nupcias con una mujer a la que adoraba. Pero luego la vida le pasó factura. Su inmenso talento le impidió seguir siendo el artista comercial que triunfa haciendo los retratos complacientes que le pide el mercado. Eligió pintar cada vez mejor y de manera más auténtica, y eso le hizo perder la clientela. Su éxito terminó, los encargos dejaron de llegar y se llenó de deudas. Para comer tuvo que venderlo todo, incluso su colección de arte. Cuando murió estaba en la más completa miseria. El Rembrandt que pintó el último autorretrato era este hombre olvidado y arruinado. Y no sólo eso: para entonces había enterrado a su primera mujer, y luego también a su segunda y muy amada esposa, fallecida prematuramente pese a que era mucho más joven que él; por último, también había tenido que soportar la muerte de su hijo Titus. Y, sin embargo, pese a toda esta devastación, o seguramente por todo eso, el Rembrandt de este autorretrato sonríe. Asomado de escorzo a la ventana del lienzo, el pintor nos contempla y parece decirnos: mirad, esta es la vida, la gran broma pesada de la vida, así es la inocencia de los humanos, así el afán, el fulgor, el dolor. Es una sonrisa triste, pero serena e inmensamente sabia. “El arte es una he-

rida hecha luz”, decía el pintor francés Georges Braque. Otra frase certera que me viene a la cabeza cuando recuerdo este cuadro de Rembrandt. La luz otoñal del rostro del pintor emerge de las tinieblas del fondo, de la oscura herida de la vida, cauterizando y suavizando su dolor y el nuestro. Por lo menos, Rembrandt tuvo su arte hasta el final (el valor de seguir pintando, de no rendirse). Por lo menos, nosotros tenemos a Rembrandt. El arte nos salva, la belleza nos salva, y la vida, si se vive con conciencia de vivir e intentando aprender de lo vivido, quizá nos proporcione esa comprensión final, ese entendimiento apaciguado que permite que aflore la sonrisa. En las Navidades de 1928, Marie Curie le mandó una carta a su hija Irene para felicitarle las fiestas. Y escribió: “Os deseo un año de salud, de satisfacciones, de buen trabajo, un año durante el cual tengáis cada día el gusto de vivir, sin esperar que los días hayan tenido que pasar para encontrar su satisfacción y sin tener necesidad de poner esperanzas de felicidad en los días que hayan de venir. Cuanto más se envejece, más se siente que saber gozar del presente es un don precioso, comparable a un estado de gracia”. Creo que estas palabras son el logro de una vida. Y la insólita sonrisa de Curie en la foto que me envió la generosa lectora es sin duda una consecuencia de estos pensamientos. Alcanzar esa maravillosa sencillez no es fácil, desde luego, así que habrá que aplicarse. Aquí estoy, en fin, intentando aprender a reír día tras día.

Carlos Enrigue

Antonio Ortuño

AYER DECÍAMOS

EL MUNDO ALUCINANTE

Hacia la igualdad del acceso al hueso Pues llegó el tiempo de equidad gubernamental, esto es que presentantes y representatas populares deberán ser electos chicos y chicas muchachas y muchachos gobiernen al parejo, por los partidos para competir para alcanzar las prebendas lo que por el entusiasmo de quienes proponen la “acción afir- en la misma proporción y las organizaciones supuestamenmativa” debe ser una cuestión de justicia elemental; ahora te creadas para evitar la discriminación deben actuar proteque, como siempre no percibo que se trate de dar una solución giendo a los gordos, para evitar inadecuadas representaciodefinitiva, sino como siempre medias tintas, pequeños avan- nes deberá establecerse dentro del periodo de registro una ces pero no una solución verdaderamente igualitaria que es lo ceremonia de pesaje para ver en cual de las dos categorías se compite y evitar los colados. que yo propongo. Va a estar en chino dar el peso después Así, a pesar del desprestigio que causa de la megacampaña que nuestro amado preel ser diputado hay quienes proponen que la sidente y sus huestes, siempre tan preocumitad de candidatos a las curules deberán ser ocupado por las féminas, lo que en principio A pesar del desprestigio pados por nuestra salud están haciendo vamos a quedar en esté país muy pocos gordos. no me parece que ellas por sí puedan hacerlo peor que los varones, pero se me hace po- que causa el ser diputado Rumores comunicados por personajes poco confiables aseguran que al Doctor Carstens co, para establecer un principio igualitario y por tanto dicha selección simplemente por hay quienes proponen que (que es probablemente el único de primera división que tenemos) lo tienen tan vigilado genero es profundamente discriminatoria para otro tipo de personas, así, cuando me- la mitad de candidatos a que entre las pacas de billetes le pasan tortas de Amparito. Hay quienes desean condenos nuestros representantes deben ser precisamente eso: representativos. Por ello los las curules deberán ser narnos a vivir en un gueto y a traer en el brazo una tela amarilla con un taco dibujado, candidatos deberán ser fiel reflejo de las diversas tendencias de la sociedad, así los re- ocupadas por las féminas como injustamente lo padecieron los judíos, sin que podamos defendernos, entendamos presentantes de otros géneros deberán tener que las normas gubernamentales se han su adecuada representación, en el porcentaconvertido en una campaña de odio, que preje de representación que tengan en la societende, que seamos como no somos, después dad, no más, no menos. Para nuestra mala suerte las entidades gubernamentales que podrían defender- seguirán los prietos, chaparros y demás minorías aunque esnos de la discriminación, son simples paleros que gozan de tas seamos mayoritarias. Pero reitero, no bastará el género ni las particularidades una beca económica y no sirven para nada. El 31 de octubre la señora Secretaria de Salud Doctora físicas, ni ambos aspectos juntos, deberán tomarse en cuenta Mercedes Juan declaró a los medios que el 38.8% de mexi- además los porcentajes de edad, escolaridad, cuestiones étnicanos tienen sobrepeso y el 32.4% somos obesos, por tanto, cas, posición topográfica de sus viviendas, ritmos favoritos y si queremos como principio un mínimo de equidad los re- en general lo que nos debe hacer iguales.

Hágalo usted mismo Sucedió hace muchos años, en un partido Chivas contra Atlas. El Rebaño le estaba dando tal paliza a los rojinegros (acabó 5-0 el marcador) que Jaime el “Tubo” Gómez, su portero, decidió aventurarse a un gesto de superioridad suprema. Se recargó en un poste y se puso a leer la historieta que le acercó un aficionado. Le tomaron, así, una foto que se hizo histórica. La rivalidad entre ambos vecinos, que ya ardía, recibió con eso otro buen cubetazo de gasolina. Claro: aquellos eran tiempos más venturosos, en los que el Atlas era una potencia (acababa de ganar su único título de Liga) y las Chivas iniciaban la era del Campeonísimo, esa racha de títulos que sigue siendo la gesta más épica realizada por cualquier equipo de mexicanos que jueguen a lo que sea. Para fines de este texto, lo importante es destacar que esa imagen, la del “Tubo” Gómez, debe ser una de las pocas que existen en nuestro país con una estrella del deporte (o la canción o la actuación o cualquier actividad auténticamente popular) dedicándose a leer. Y poco importa que el impreso de marras no fuera de Walter Benjamin sino de Memín Pingüín, porque tampoco hay que olvidar que el“Tubo”Gómez,ademásdeportero,fueunconsumadocronistaynarróconbuena pluma y agudeza los hechos de su generación y su tiempo. Y, cabe aclarar, él no le dictaba a una resignada secretaria, acompañado de un equipo de traductores, como dicen que hace hoy día Cuauhtémoc Blanco. No. Él escribía. Un servidor, que nació más de veinte años después de que se jugara ese Chivas-Atlas, supo lo que sucedió aquella mañana porque el “Tubo” Gómez tuvo a bien narrarlo. Yo lo leí en una revista por allá de 1990. Era, el suyo, un texto colorido, cargado de humor y de buena nostalgia. ¿Un portero escritor? No es algo que uno imaginaría en estos tiempos de futbolistas millonarios, consentidos y, con alarmante frecuencia, bastante ineptos en toda una serie de labores humanas diferentes al pateo de balones. Y tampoco es, por cierto, algo que aceptaría con facilidad cierta calaña de literatos nacionales, para quienes todo aquel que escriba pero no tenga exactamente sus mismas lecturas, estudios académicos y grupo de cuates es, sin más, un espontáneo y un metiche. ¿Pero quiénes han sido, a lo largo de la historia, esos “improvisados” que se pusieron a contar lo que veían y pensaban aunque no fueran, ni pretendieran ser, literatos de tiempo completo? Pues gente como Jenofonte, Julio César, Marcos y Mateo (y Lucas y Juan), Bernal Díaz del Castillo, Marco Polo, Ana Frank… Autores, en fin, de algunos de los textos más trascendentes de la historia humana. En las letras también puede ejercerse, venturosamente, la estrategia del “Do it yourself

Armando González Escoto

María Palomar

LOS COLORES DEL TIEMPO

El quehacer político La experiencia cotidiana nos ha enseñado que en nuestro pa- en su más correcta expresión. Tras bambalinas están los reís como en otros muchos, el quehacer político es fundamen- presentantes, los contratos, las condiciones de las giras, los talmente actuación, dramaturgia. De la misma forma en que costos negociables, la vida real. También en el mundo polítiun buen actor de teatro se gana el aplauso si encarna a la per- co, más allá del pueblo delirante que aclama a su “líder”, al lífección un papel que es solamente eso, así los actores políti- der de los pobres, o de las clases medias, o de los campesinos, cos se ganan el voto si asumen ante su público los gestos, ade- están las negociaciones en serio, los arreglos entre partidos, manes, poses y sobre todo, el discurso que la gente espera oír. las maquinaciones, el reparto de curules. Pero este espacio de Poner cara de circunstancias ante una catástrofe que se retaguardia tiene infinitos pliegues. Siempre tras de un escenario hay otro, donde se anulan o relativizan pudo evitar con una buena gestión, vestirse los acuerdos tomados en el escenario antede mezclilla y chaqueta para visitar damnifirior, se mejoran los costos y se multiplican los cados, de fino traje y corbata de seda cuando beneficios, desde luego, personales. se habla ante los empresarios, todo acaba El drama funciona a pesar de ser puro siendo parte de la actuación aprendida. En la actuación política teatro, porque hay quien lo pague a fin de gaPor lo mismo los políticos en general nar algo, un algo en una escalada compleja más que preocuparse por desarrollar un los guiones están donde éste obtiene un puesto de vigilante y trabajo efectivo e inteligente, se preocupan por hacer una actuación afectiva y siempre en permanente aquél uno de senador, sabiendo uno y otro que el cargo es lo de menos, lo importante es la poconvincente, particularmente desde los sibilidad de ser promotor de otros a cambio años en que la política se volvió parte del cambio, su lenguaje de nuevos canjes, el vigilante ahora podrá deespectáculo, y las campañas electorales un jar pasar a quien no debe, de la misma forma desfile de estrellas, donde habría de ganar es doble, de que el senador no dejará pasar las leyes que la galanura, no la capacidad de gobierno, la chaviza metrosexual por encima de la interpretaciones múltiples sí debe. En la actuación política los guiones están siempre en permanente cambio, su lenexperiencia política. En delante ni líderes guaje es doble, de interpretaciones múltiples, genuinos ni buenos administradores, porpero eso es justamente lo que el público sigue que el líder sabe bien hacia donde quiere conducir a un país, y el administrador sabe a su vez de qué pagando o es obligado a pagar por sus directivos empresariamanera se organiza una buena gestión por encima de inte- les, quienes desde luego suelen moverse entre bambalinas para conocer a los actores y sugerirles nuevos cambios al guion, reses de grupo o grillas subterráneas. Los actores hábiles saben representar a la perfección los en la medida que eso proteja sus intereses. Ya vendrá luego el papeles más opuestos, hoy hacen de reyes, mañana de román- líder obrero a desempeñar su parte en el drama, para que el ticos enamorados o psicópatas seriales, encarnan su papel a espectador se sienta finalmente defendido por alguien, aunfondo porque así lo exige el público, pero apenas termina la que sepa que eso también es teatro. armando.gon@univa.mx obra, vuelven a ser ellos, todo lo dicho y lo actuado era teatro

DE LECTURAS VARIAS

Para ver 1. El santo olor de la panadería, en la casa ITESO-Clavijero. Es una exposición realmente bonita, informativa y bien montada; excelente trabajo de Jaime Lubín y Gutierre Aceves, que tuvieron la estupenda idea de recurrir a las panaderías tradicionales de la ciudad. Las piezas de pan tienen en las vitrinas la dignidad y la belleza de una joya o una escultura. Y es que la gran artesanía, la que por costumbre se considera ancilar respecto de las artes nobles, no es “arte menor”. La orfebrería, la alta costura y el bordado, la gastronomía, la ebanistería, la yesería, la edición y la encuadernación, la marroquinería y tantos otros oficios y artes que en México se han descuidado por décadas tienen una importancia fundamental no sólo como indispensables complementos de las artes mayores, sino también como presencia cotidiana, a veces hasta humilde, que contribuye a una calidad de vida más digna y amable. Otro gallo cantaría si se diera a los artesanos el respaldo que necesitan para producir con excelencia. Algo que debería ocupar más las reflexiones de tantos artistas y curadores. 2. La película Gravedad, de Alfonso Cuarón, es por varias razones una hazaña cinematográfica que está siendo recibida con los aplausos que merece. Más allá de un trabajo de cámara absolutamente deslumbrante, en que se recurrió a todos los avances y trucos visuales imaginables con efectos contundentes (que en tercera dimensión resultan vertiginosos), las actuaciones son de primerísima, hay un fino sentido del humor y a lo largo de toda la película se mantienen constantes la atención y la tensión del espectador, lo cual no es poca cosa si se piensa que se trata casi de un monólogo y que prácticamente se respetan las tres unidades de la tragedia clásica... Ni quién dude que habrá una buena cosecha de óscares y demás premios. 3. Otra película: Siete días en La Habana, que quién sabe si se ha exhibido en salas en este país (formó parte de la selección del año pasado de la sección Un certain regard, en Cannes), pero la están pasando en los canales de cine de la TV. Es una curiosidad: como todas las películas hechas al alimón por distintos realizadores, parece en cierto sentido una colcha de parches, pero logra mantener su unidad gracias a que el trasfondo, la ciudad de La Habana, es la gran protagonista. Hay segmentos fallidos, pero hay dos o tres deslumbrantes. Benicio del Toro dirige uno y Emir Kusturica actúa en otro (mientras Castro, en la tele, avienta su interminable rollo). Vuelven el director y algunos protagonistas de la legendaria Fresa y chocolate. Padura estuvo entre los guionistas. Hay un par de “días” inolvidables. Se buscó una instantánea de la ciudad real: destartalada y triste, oprimida y pobre, inevitablemente bella. Quién sabe cómo será La Habana en unos años, pero los habaneros seguirán siendo valientes y fuertes ante ese desastre que les ha robado las esperanzas, los ha envilecido y sumido en la miseria. Pero qué simpatía, qué música, qué mar.


Domingo 10 de noviembre de 2013

EL INFORMADOR

PÁGINA 3-B

ARTES PLÁSTICAS. CREACIÓN IN SITU

Me regresaron

Alejandro Colunga PINCELADAS. Alejandro Colunga, junto con los estudiantes de The American School Foundation of Guadalajara, crearon tres piezas.

El arte mágico de Colunga llegó al Art Fest, entre niños, sueños y pesadillas Norma Gutiérrez uando Alejandro Colunga se vio a sí mismo, un torrente de agua fría cayó sobre su mente refrescando los recuerdos y pesadillas que almacena desde hace 65 años, desde aquel día en que respiró por primera vez, en diciembre de 1948 en Guadalajara. De lentes oscuros y cabello cano, el también llamado “Fogonero del delirio” enmudeció cuando sus ojos registraron a un Alejandro infante, a un niño que conocíaporprimeravezaesosseresfantásticosquele han colmado de fama internacional a través de obras pictóricasquerompenlasbarrerasdelsurrealismo,los sueños y los temores del ser humano. Era Colunga cuando niño y la personificación viva de sus más característicos seres, entre lunas malabaristas, payasos mágicos, gatos y conejos risueños, magos poderosos y una muerte bailarina, que se dieron cita la tarde de ayer en las instalaciones del colegio The American School Foundation of Guadalajara (ASFG) para rendirle homenaje en la 25 edición del Art Fest, encuentro cultural que emprendió una retrospectiva reflexiva y escénica sobre la importancia de impulsar el talento artístico entre las jóvenes generaciones. Aunque Colunga sabía que el Art Fest lo acogería como invitado de honor y que en la mayoría de las actividades culturales él sería el tema de conversación, el asombro y los nudos en la garganta tomaron desprevenido al artista, quien no imaginó ser traducido por la mente y talento de cientos de estudiantes que se abalanzaron sobre los pigmentos del color, las brochas y los lienzos para agradecerle su legado artístico. El Art Fest no solo convocó a la comunidad estudiantilydocentedeTheAmericanSchool,puescoleccionistas privados, críticos de arte y el público en general acudieron a conocer de cerca al maestro, quien no terminaba de agradecer y de tomarse fotografías con ellos.

C

Sueños a escena Bastaron 15 minutos para que Colunga aplaudiera sin cesar al finalizar del reconocimiento en su nombre. En el escenario no sólo se mostró el talento actoralydancísticodelosalumnosdeprimaria,secundaria y preparatoria del ASFG, pues en el homenaje se retomó los símbolos que el artista plasma en su plástica, desde la vida y hasta la muerte. La obra montada fue breve: un infante Alejandro Colunga que se encontraba por primera vez un mundo mágico, donde los seres fantásticos esperaban al “elegido”, al que les abriría el portal hacia una vida real a través de libres pinceladas. En el transcurso de lo colorido de las lentejuelas, los efectos de iluminación y una cabalgante musicalización de halo místicoycircense,laspesadillasdeColungatambién relucieron, hubo una emotiva batalla entre sus ma-

gos y la muerte; una muerte danzante que se doblegó ante el poder de la creación. “No me lo esperaba, superaron las expectativas de talento. Me regresaron a mi infancia, hace 65 años. Todo ha circulado en mi vida, en mi mente, en mi corazón, en la realidad, mis pesadillas y sueños. Estos personajes viven conmigo desde que nací, y ellos (los niños) me hicieron recordarlos. Son personajes muy vividos, es lo que veo todos los días”, expresó Colunga. Minutos antes, Colunga tomaría la brocha para intervenir tres lienzos blancos que progresivamente se llenaron de color, estuvo acompañado por los estudiantes quienes tuvieron la libertad de trazar pinceladas junto al artista que no dejó de animar a los menores a sumarse a la creatividad y entusiasmo, al arte. El “fogonero” explicó que esta experiencia le mostró un nuevo mundo en las artes, al admirar el desenvolvimiento de los niños y atajando con un reclamo ante la carencia de accesos artísticos que se vive en las escuelas públicas. “Yovineaaprender.Nuncameimaginéqueregresaría al colegio, a seguir aprendiendo una lección de talento, de amistad, energía, cariño, de magia. Los niños meestándandounalección,noimportasisondeuncolegio privado, hay muchísimo talento de los jóvenes y losprofesoresqueotrasescuelasdeberíandetomarestos ejemplos, porque hay escuelas que no tienen ni mesabancos”, expresó Colunga antes de dar el toque final a las de obras creadas in situ. Mientras Colunga saludaba y convivía con los invitados, The American School se transformó en unagaleríavivientealmontarespaciosdeexposición para demás artistas consolidados como Ana Rosa Navarro, Aram Cortés, Herculano Álvarez Lomelí, y primerizos como Olga Zuno, a la par que el colectivo tapatíoZaikocircohizogaladesufolclorcircenseentre malabares, payasos en zancos y músicos enfundados en vestuarios de fantasía y misterio mágico. Ya en la recta final del encuentro, el escenario abrió paso al ritmo de antaño con la presentación del legendario músico, Tony Vierling, de la banda The Spiders, agrupación tapatía que marcó un antes y después en la escena musical del rock de la década de los sesenta, momento en el que Colunga también mostraría su talento musical, el que pausó al enamorarse por completo de la pintura. Por su parte, Rosa María Colín de Julián, coordinadora general del Art Fest, agradeció los esfuerzos brindados por Colunga al permitir que los estudiantes se sumergieran a su mente y tuvieran la posibilidad de convivir de cerca con el arte, pues entre las actividades que más disfrutaron los niños fue la intervención que realizaron en una de las famosas arañas gigantes del artista –como las instaladas en el exterior del Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara– que mediante pinceladas perdió el negro metal para teñirse de brillantes colores de acuarelas.

EL INFORMADOR • A. HINOJOSA

a mi infancia:


PÁGINA 4-B

EL INFORMADOR

Domingo 10 de noviembre de 2013

SOCIEDAD. EN LA BÚSQUEDA DE RAREZAS

Tapatíos

El coleccionismo es más diverso de que lo que creemos: hay de todo tipo de objetos y de personas. Cinco habitantes de la ciudad comparten sus colecciones no muy comunes, pero sí muy queridas

de colección Brenda Ramos

V

ariedad de colecciones hay muchas. Tipos de personas también, aunque los coleccionistas parecen tener ciertos motivos en común. Algunos lo hacen para enriquecerse, otros para exhibir al mundo lo que han logrado, pero la mayoría lo realiza por auténtica admiración y disfrute del proceso. Hay quien colecciona para conocer y

conectar con la gente, y atesora esos recuerdos tanto como los artículos de su acopio. Casi todos se encariñan con sus colecciones, que nunca están completas, sino que forman parte de la incesante búsqueda de un todo. El coleccionismo responde a la agrupación y organización sistemática de objetos de una misma categoría. Ello implica que haya un conocimiento de lo que la persona tiene, un orden y una búsque-

da específica por ciertos artículos. Del coleccionismo a la acumulación compulsiva hay una gran diferencia. El primero es un placer, un hobby; la segunda, una patología. Parece un acto solitario, pero detrás tiene un entretejido de relaciones humanas, algunas nuevas y otras de años atrás. Amigos y extraños contribuyen con piezas e ideas. Las colecciones traen lo mismo añoranzas que retos futuros.

Los objetos más comunes son monedas, timbres u otros artículos postales, arte, música o juguetes. Éstos tienen un valor muy notorio dentro del mercado, además de una visibilidad social, pues hay grupos y asociaciones. No obstante, el coleccionismo no tiene límites: cada quien puede encontrar placer en agrupar objetos tan disímiles como latas, souvenirs, nacimientos, barajas o artilugios tecnológicos. Aquí algunas historias.

países como la República de Yemen hasta Perú. Tiene un cartel que pidió al Museo Olímpico de Suiza, un mapa despegable de la Ciudad de México con la identidad gráfica de los Juegos y unos pisapapeles diseñados por el primer arquitecto de la Universidad de Guadalajara, Gabriel Chávez de la Mora ❖ Artículos: cerca de 500 piezas en individual.

“Yo tenía seis años, no me acuerdo gran cosa de las Olimpiadas. Pero lo que más me llamó la atención fueron dos aspectos: que en ese tiempo salió un álbum coleccionable, que yo adquirí; y que escuchaba a los adultos hablar mucho del asunto de Tlatelolco. Entonces yo crecí, por un lado, con la alegría de un álbum que te platicaba la Historia de México y de los Juegos Olímpicos, así como el diseño gráfico y arquitectónico; y por el otro lado, oyendo la sombra de la época, que fue la cuestión estudiantil, la matanza de Tlatelolco. De ahí me surgió la idea. Cuando estaba niño, un primo más grande que yo trabajó en los Juegos Olímpicos. Él vivía en Guaymas y yo estaba en sexto de primaria cuando lo fuimos a ver, en los setenta. Ahí me dio mi primera pieza: un cenicero, que en realidad es políticamente incorrecto, porque ya no se concibe que el tabaco patrocine el deporte y menos unos Juegos Olímpicos. Entonces ése y el álbum los conservo como mis primeras piezas. Después me metí a estudiar arquitectura y conocí a profundidad a Pedro Ramírez Vázquez, quien fue presidente del Comité Organizador de los Juegos. Desde mi punto de vista, es el mejor arquitecto mexicano de arquitectura nacionalista. Antes iba mucho a la Ciudad de México, ahí es donde encuentras piezas, en los tianguis. Siempre que iba, buscaba algo. Poco a poco te vas haciendo de cosas. Empecé con los timbres olímpicos que coloqué en un álbum. Primero dije: ‘nada más quiero los timbres de la última se-

rie’. Y luego dije: ‘pues ya tengo la última serie, entoncesvoyporlasanteriores’.Despuésmeencontré el álbum; recientemente lo acabo de completar. En Mercado Libre es donde más he estado consiguiendo. De hecho me acaban de llegar algunas piezas que son de otros países, pero que hablan sobre la Olimpiada. En Facebook me he encontrado con otros coleccionistas. Me llama la atención de que muchos son extranjeros, es poca la gente en México que se dedique a coleccionar esto. Tampoco he gastado fortunas. Muchas piezas me las han regalado, como este libro de una exposición en el Museo de Arte Moderno. También tengo artículos del movimiento estudiantil. Hay unos que son verdaderamente geniales, porque los estudiantes le ponían cosas alusivas a la masacre, como la paloma de la paz ensangrentada o el presidente Díaz Ordaz con cerebro de chango. Esto es muy importante, porque te muestra la otra faceta de los Juegos. El placer del coleccionismo está desde la búsqueda de la pieza hasta que la encuentras, y entonces vas haciendo contactos. La parte básica del álbum de timbres, hasta hace menos de un año la completé, y entonces cada que viajaba a algún lugar, me iba a las casas de timbres. Es algo muy interesante que te abre la faceta de una ciudad, como de otros puntos de vista. Conoces gente. En Chihuahua conocí a un señor que tenía una colección de timbres y platiqué con él. Luego me vendió uno que yo necesitaba. Es una forma de interrelacionarse, de socializar”.

PROHIBIDO PATEAR UNA LATA

EL INFORMADOR • M. VARGAS

❖ Gabriel Michel, arquitecto, académico y promotor del ciclismo. ❖ Colección: parafernalia de las Olimpiadas de 1968, carteles, libros, boletos, boletines informativos, credenciales de prensa, timbres postales, fotos, ceniceros, calcomanías y álbumes coleccionables. ❖ Rarezas: timbres emitidos en todo el mundo, que van de

EL INFORMADOR • A. LEYVA

A LA CAZA DE SOUVENIRS OLÍMPICOS

❖ Rudy Orduño, diseñador gráfico. ❖ Colección: latas de refresco, cerveza y jugos. ❖ Rarezas: una Pepsi de un país del Medio Oriente, un

refresco de chocolate y una lata de refresco de yogur hecho en Hawái. ❖ Artículos: cerca de tres mil 500.

“Empecé por unos primos. Ellos tenían sus colecciones de latas importadas cuando no había tantas aquí en México, y me estuvieron insistiendo en que empezara a coleccionar. Yo no quería, hasta que una vez me regalaron unas latas y así empecé. Eso fue hace 20 años. Ahora yo soy el único que me quedé coleccionando, porque ellos incluso se cansaron de sus colecciones y me las pasaron a mí. Es muy raro, porque normalmente voy al súper, paso por la sección de bebidas y ya veo cuáles tengo y cuáles no. Hay muchas que vuelves a juntar que ya tenías y ya se te olvidó, porque es complicado aprenderte cuáles son todas las que ya tienes. Las tengo que vaciar, porque ya me ha pasado que un par han explotado. A parte, para cargar y mover es mejor que estén vacías. Si no están bien limpias, se pueden oxidar. Por eso hay que lavarlas y secarlas muy bien, porque pueden venir las hormigas. Cuando las traigo, las dejo como una semana para que se sequen bien. Recientemente agregué una. Siempre están saliendo nuevas y nuevas. Cuando vas curioseando por tiendas de latas importadas, llegas y preguntas por una, te preguntan: ‘¿tú también coleccionas? ¿Cuántas tienes?’ Y ya empezamos a cambiar las fichas. Luego, por ejemplo, salen las colecciones de Navidad de Pepsi y Coca, y tienes que andarlas buscando con la presión del tiempo. Un artículo especial es una lata de Pepsi de Brasil, que llegó a mí a través de un gran amigo. Él se la trajo desde allá y decidió rega-

lármela por la buena amistad que teníamos. Otra es de cuando mi papá trabajaba en Pepsi, y su jefe se la trajo de Medio Oriente. Ésta también es muy especial, es un refresco de chocolate, lo compré en Estados Unidos. Obviamente trato de probar todas las latas que compro. Ésta sabía horrible. Hay una que perdí de la colección de Coca de la Selección Mexicana, que cada lata traía diferentes jugadores. Fui al súper con mi novia y se empezó a tomar una, y se la llevó a su casa para terminarla. Después su mamá se la tiró. Yo dije: ‘voy y la consigo otra vez’, pero no, nunca la volví a encontrar. Hay quien dice que es nomás pura basura, pero en general mi familia me ha apoyado muchísimo en esto. Me han ayudado e incluso me han regalado cosas. El coleccionismo es una diversión, tienes que andar buscando mucho, te ayuda a crear relaciones con las personas: he conocido muchísima gente a través de esto. Es increíble ver cómo reacciona la gente. Tengo amigos que siempre me llegan con una lata: ‘¡a que ésta no la tienes!’ Y pues sí, sí la tengo. Te ayuda mucho para la memoria. Intenté numerarlas alguna vez, pero es muy complicado. Me dio diabetes hace cinco años y eso me bajó mucho el ímpetu de andar comprando latas. Sí me las puedo tomar, pero no es tan sano. Cuando me enfermé, pensé en vender la colección, pero ya es algo que quieres mucho, has trabajado gran parte de tu vida en eso y es una satisfacción muy grande”.


Domingo 10 de noviembre de 2013

EL INFORMADOR

PÁGINA 5-B

EL NIÑO JESÚS HA NACIDO 195 VECES

EL INFORMADOR • A. LEYVA

❖ Rosa María Jiménez Rodríguez, ama de casa y abuela. camas de pescado. ❖ Colección: nacimientos. ❖ Artículos: 195 nacimientos en total, cada uno con al ❖ Rarezas: algunos traídos de países como El Congo o menos cuatro piezas. Perú, otros hechos de jabón, de hoja de plátano o de es-

“Mi primer nacimiento, aunque no como elección, fue el que me dieron cuando me casé, que mis hijos eran chicos, pero se quedó así nada más como nacimiento. Ya después pasó mucho tiempo y mi hija quería uno para su recámara, se lo compré de plástico y todo, y luego volvieron a pasar años y ya vi uno muy bonito de hierro forjado. Lo interesante y lo valioso de mi colección es que la mayoría son regalados, y si me los regalan, es porque las personas se fijan en mí y me tienen estima. Hoy en la mañana me dieron otro. Así he hecho mi colección. No tengo ni uno repetido. El mínimo son tres figuras y un pesebre, pero hay otros de 13, de 14 o de seis. Además del Niño, María y José, por lo general los nacimientos tienen un ángel, un pastor y un borreguito, o los Reyes Magos. Para que sea nacimiento debe tener un pesebre, si nomás son los tres elementos, es una Sagrada Familia. Para nosotros los católicos, es el nacimiento del Niño Dios. El primero lo hizo San Francisco de Asís, para que las personas creyeran. Para mí es una devoción muy bonita. Antes los tenía en un mueble de puras tablas. Me la pasaba limpiándolos, empezaba un lunes y terminaba un viernes quitándoles el polvo. Entonces mi hijo me hizo un mueble donde no entra el polvo.

Pero el día que los sacudo, duro todo el día con ayuda. Ahora lo hago como cada seis meses o cada año. Tengo varios de madera que son del Congo, de Santa Clara del Cobre, de Tonalá, de Tlaquepaque y de Jocotepec. Éste es de Puebla. Hay de Morelia, de Santiago de Compostela, de Roma, de Belén, de Perú. Algunos son de vidrio soplado, de cerámica o de plomo. Mis nietas me hicieron uno de papel crepé y otro de plastilina. Tengo de jabón, y también de escamas de pescado y de barro. Hay cuadros de nacimiento con hojas de plátano, tengo de palma tejida y hoja de maíz. Hay una amiga que de hecho me regala varios. Cuando empezamos a platicar de las colecciones, ella tenía más, pero ahora yo la superé, además de que ella no los tiene en exhibición. Para mí el valor es el estimativo, porque eso de pensar que viene la gente, los niños, los padres y lo ven, pues me llega. Tengo una relación de todos los nacimientos, desde el primero que empecé, sé quién me lo regaló y de qué material está hecho. El nacimiento de plástico que le regalé a mi hija, que falleció, es muy especial. Para mí lo principal es la devoción, me entretengo mucho; paso, los veo y siento tranquilidad. El mueble, de hecho, es un pesebre”.

una computadora portátil de los ochenta marca HP, con un pequeño mouse plegable y un lector de CD-ROM externo que funciona con pilas AA, y una Powerbook de Macintosh con pantalla monocromática. ❖ Artículos: cerca de mil.

“A mí lo que me llama la atención es cómo se han ido juntando las cosas. Cómo se ha ido integrando lo que ahorita traemos en un teléfono celular a la mano ya que llegan las tecnologías inalámbricas. Estas tarjetas de red pues terminaron convirtiéndose en algo así (señala un teléfono inteligente). Este teléfono lo tengo porque es una curiosidad. Es un Sony Ericsson que trae la cámara por fuera; las fotos quedan guardadas en la cámara. ÉstaesunaPocketPCde2003,antecedentedelos teléfonos inteligentes que integran toda la función de una computadora en el celular. Es mi segunda colección, la tengo desde 2003. La primera me la tiraron a la basura. Había empezado desde niño. Cuando me casé, me salí de la casa y mi hermano dijo: ‘ésta recámara es mía’, y lo tiró todo. Fue horrible, porque tenía cosas que comencé a juntar desde los setenta. A mí todo esto me empezó a llamar la atención cuando vi las cosas de mi abuelito, quien tenía un radio de bulbos gigantesco, con foquitos por fuera. De hecho estudié la Ingeniería en Sistemas porque siempre me gustó. Curiosamente, mi trabajo está enfocado a la innovación, es decir, a crear cosas nuevas. Hace rato fue la última vez que agregué algo. De hecho, la idea es poner un museíto o algo así, porque ya no cabemos aquí. En la administración gubernamental pasada, envié escritos al Gobierno del Estado, al municipal y a la Universidad de Guadalajara (UdeG) mencionándoles que tenía más de mil objetos de historia de la tecnología. Siendo el Valle del Silicio de América Latina, pues no hay un museo tecnológico, por lo que les hice ver ese hueco que hay aquí. No hubo eco; en el Ayuntamien-

to ni siquiera me recibieron el escrito. En el Estado hubo un seguimiento y se murió, no hubo más interés. De la UdeG ni me contestaron. Los ingenieros definitivamente deberían tener conocimiento de todo esto. El usuario común no tiene ninguna necesidad. Me he topado con dos o tres ingenieros que dicen ‘¿por qué no lo habían hecho antes?’. Por ejemplo, ahorita con el iPad, todo mundo está loco, pero es un invento que conceptualmente tiene 50 años. Si tú ves el primer prototipo, era una pantalla monocromática en un aparatote burdo, pero que en ese entonces lo traían por todos lados. No tenía conexión inalámbrica obviamente, traía otras tecnologías. La lógica con la que funcionan muchas cosas hoy en día es la misma desde hace medio siglo. El conocimiento de esa tecnología vieja es lo que te ayuda a integrar, a crear cosas nuevas, porque ya sé que existen, que alguien se le ocurrió. Cuando veo que hay venta de cochera y que es una casa setentosa o de dinero, siempre voy. Por ejemplo, las consolas de videojuegos las he comprado en esos lugares... ratones, computadores: son cosas que la gente no tiene ni idea. Lo tengo todo guardado en cajas selladas, con bolsas de burbujas de material antiestático, porque casi todo funciona. Las piezas más viejas son tóxicas si tienes mucho contacto con ellas. Yo soy un coleccionista de colecciones, o al menos lo era. Tenía una de cosas chiquitas, como un cofrecito del Tesoro o cochecitos microscópicos. Tenía otra colección de coches para armar. No he conocido a otros que coleccionen cosas relacionadas con historia de la tecnología.

UNA GRAN BAJARA DE COMODINES ❖ Teresa Dueñas, simplemente coleccionista. tura renacentista. ❖ Colección: comodines o jokers de baraja. ❖ Artículos: alrededor de 350 enmarcadas en ❖ Rarezas: cartas redondas, ovaladas, en 3D, cuadros. un comodín de la NASA, un joker perro y de pin-

EL INFORMADOR • E. PACHECO

❖ Paco Rentería, ingeniero en sistemas. ❖ Colección: todo lo que tenga que ver con la historia de las tecnologías de la información, equipo de cómputo, tarjetas de red, circuitos integrados, cámaras, computadoras, módems, consolas de videojuegos. ❖ Rarezas: un teletipo, antecedente de la computadora;

EL INFORMADOR • A. LEYVA

GADGETS RETRO CONTRA LA DESMEMORIA TECNOLÓGICA

“Hace nueve años empecé. Mi esposo y yo somos aficionados a jugar póker con los amigos. Después me di cuenta de que había comodines diferentes y me empezó a llamar la atención. Ahí comenzó mi afición. Aunque me gustan mucho las barajas, me concentré en los comodines porque hay unos que son como muy comunes, que se repiten en barajas. Y otros no. Me gustan en general los juegos de azar. He ido a Las Vegas y a veces a Aguascalientes a jugar en un casino. Pero es algo leve, tampoco es vicioso. El último que agregué fue hace unos 15 días, de un viaje que hizo mi suegro. Me trajo una baraja y tenía un joker diferente. La mayoría sí son comprados, pero mis amigos me aportan una gran parte. Me han dado barajas o el puro comodín. Las barajas siguen en utilidad, ya que los jokers no son necesarios en el póker. Mi marido tiene algunas latas y cosas de lobos, pero yo quiero tener un cuarto decorado con artículos alusivos a los perros. Nos apoyamos los dos: baraja que él ve, me la hace llegar, y yo lata diferente que veo, también. Como que agarramos eso de afi-

ción, de coleccionar cositas. Siempre me ha llamado la atención eso de tener algo diferente. No he buscado a otras personas que coleccionen. Yo soy poquito cibernética, si te digo que tengo dos años navegando tantito en el Facebook, es mucho. Algo chistoso, de que bromeamos, es con esa ovalada de al lado. Decimos: “vamos a jugar con el panti protector”. Llegamos a jugar con ella, pero la verdad sí es complicado, sobre todo barajarlas. Solamente cuando vamos a viajes es forzado buscar. La gente que me conoce me ha ayudado. Entonces voy lenta en cierta forma, tranquila, pero sí me imagino que esto pueda tener un valor monetario. Por lo pronto sentimental sí lo tiene, ya ando pensando quién se va a quedar con ella, alguien que la pueda apreciar. Como varias son aportaciones de amistades, se siente padre que sepan que te gusta la baraja o coleccionar. Van a algún lado y después me dicen: ‘toma Tere, te traigo ésta. En estos días que estuve revisándolas, es padre. Me traen recuerdos. Es como tener a mis amigos también aquí”.


PÁGINA 6-B

EL INFORMADOR

Domingo 10 de noviembre de 2013

PERSONAJE RAÚL GUDIÑO

Héroes por necesidad Arturo Pacheco

Este es el caso de Raúl Gudiño y la Sub-17, quienes consiguieron el subcampeonato mundial en Emiratos Árabes Unidos

L

a desesperada búsqueda de héroes en México le dio una proporción desmedida —y a la vez, cotidiana en nuestro país— a lo realizado por los muchachos del Tri Sub-17 que consiguieron el viernes pasado el subcampeonato mundial de su categoría en Emiratos Árabes Unidos. Pasar del infierno más profundo luego de un vergonzoso debut en el torneo ante Nigeria —que goleó 6-1 a los mexicanos— a ganar consecutivamente a Irak, Suecia, Italia, Brasil y Argentina, para disputar ante las “Águilas Verdes” la posibilidad de un tricampeonato tricolor, sí es en realidad una historia de superación personal y colectiva, más allá del sabido final agridulce: nueva derrota, ahora en la final, ante la súper potencia infantil africana que consiguió un brillantísimo tetracampeonato. De entre estos jóvenes futbolistas seleccionados nacionales, que aún no alcanzan la mayoría de edad, sobresale y no sólo por su estatura de 1.95 metros, el portero Raúl Gudiño. Nacido en Guadalajara el 22 de abril de 1996 bajo el nombre de Raúl Manolo Gudiño Vega, el guardameta tricolor llegó a las filiales de Chivas a los 11 años. En el club rojiblanco lo detectaron como un talento capaz de adelantar su proceso formativo, por lo que actualmente se desempeña en Segunda División, donde sus compañeros son uno o dos años más grandes que el arquero nacional Sub-17. La apreciación mediática sobre su actuación mundialista fue tan variada e intensa como subirse a una montaña rusa con los ojos vendados. Primero, Gudiño fue destazado por la crítica al recibir la mayor goleada en contra en la historia de una selección mexicana en cualquier evento mundialista —en el mencionado y terrorífico debut ante Nigeria—. El termómetro social que son las redes digitales lo convirtió en una “coladera” y algunos usuarios lo “invitaban” a retirarse del futbol profesional antes de siquiera haber jugado un minuto en Primera División. Los comentarios individuales a Gudiño en Twitter y Facebook no eran muy distintos de los dirigidos al resto de sus compañeros y cuerpo técnico, y ni qué decir de todos ellos como colectivo: “maletas” era el piropo más pequeño que los tricolores infantiles recibieron luego de su primer partido en el Mundial, al que México llegó como campeón vigente tras la corona levantada en el estadio Azteca en 2011. La falta de confianza e incertidumbre sobre la capacidad psicológica para levantarse un golpe tan devastador fue expuesta por todas las personas que estaban ajenas al proceso del técnico Raúl “Potro” Gutiérrez, por aquellas personas —en los medios y en la calle— que gozan del fracaso de un connacional por encima de un éxito propio. Y que por supuesto no estaban físicamente con el equipo, al otro lado del mundo. La tranquilidad de Gudiño y sus compañeros, así como la confianza en su entrenador, fue vivida en soledad y únicamente por los susodichos. La concentración del Tri en Emiratos Árabes Unidos fue por momentos más parecida en realidad a un enclaustramiento, bajo la llave y supervisión del cuerpo técnico, que prohibía la entrada a

cualquier persona ajena al grupo tricolor. Familiares y medios de comunicación esperaban a la distancia y de acuerdo a los privilegios personales y laborales que les permitían, pero nunca tan cerca de los jugadores que los pudieran distraer del motivo real por el que estaban allá. Como siempre, en el deporte los resultados mandan, y poco a poco la fe del público en México comenzó a volver por su equipo en Medio Oriente conforme las victorias se acumulaban. Del mismo modo fue mejorando la opinión sobre Gudiño y los demás, a pesar de que la mayoría no podía ver los partidos en vivo debido al horario matutino de las transmisiones. El momento de oro llegó en cuartos de final ante Brasil —el todopoderoso histórico del futbol mundial—, específicamente en la cardiaca serie de 24 penales lanzados entre los dos equipos. Gudiño y sus compañeros vencieron a fantasmas antropológicos del mexicano. Estos jóvenes no crecieron en la época de los “Ratones Verdes”, ni los “ya merito”, ni los “jugamos como nunca y perdimos como siempre”. No vivieron la era en la que una serie de penaltis para México significaba una derrota segura. Al contrario, estos chavos encabezados por el portero tapatío han gozado más glorias que fracasos, crecieron observando cómo México conseguía dos campeonatos mundiales Sub-17 y la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, tienen jugadores mexicanos referentes en sus equipos en Europa —a donde la inmensa mayoría aspira a irse a jugar— y tienen

una larga experiencia internacional en categorías menores, tanto en selección nacional como en sus respectivos clubes. En otras palabras, tienen otra mentalidad, y ésta es positiva y triunfadora. Gracias a esa nueva mentalidad, aunada a su carácter y capacidad individual, México dejó en el camino al favorito Brasil en esa serie de penaltis, en la que Gudiño se volvió el mesías que el país buscaba ansiosamente, al detener dos lanzamientos brasileños y anotar el suyo. Parte aguas en la vida de Raúl, quien de golpe y porrazo se convirtió en Trending Topic: #Gudiñoparapresidente, #Gudiñoheroe, #Todossomosgudiño o #Gudiño a secas marcan la necesidad de la gente por encontrar una referencia positiva. La cuestión es que no es fácil reconocer qué tanto puede afectar a un joven de 17 años una exposición como esa, sumada a las portadas de periódicos digitales e impresos por todo México, en los que fue expuesto como el salvador del país. Luego en la final ante Nigeria se equivocó groseramente y regaló el segundo gol a los africanos, la anotación que sentenciaba el rumbo de la final, y de nuevo no faltó el anónimo sabio que en redes socialeslollamóbultoeinútildespués de haberlo santificado. Ahora le viene la parte más complicada de su carrera y su vida. Como buitres aparecerán en el universo de Raúl Gudiño supuestos promotores, patrocinadores fantasma y familiares que aún no conoce. La gente lo reconocerá en la calle, algunos le pedirán una foto o autógrafo, y también de repente se hará más atractivo ante las chicas. Todo eso lo tendrá que mediar entre su ascendente carrera en Chivas —donde ya hay voces que lo quieren “subir” anticipadamente como tercer portero del primer equipo— y su vida como un tapatío adolescente en Guadalajara, que asiste a la preparatoria en Educare y que sueña en que el éxito y fama de ese mes dorado en Emiratos Árabes Unidos se extienda a lo largo de su vida.

Raymundo Riva Palacio

PORTARRETRATO El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, acudió este viernes a una comparecencia al Senado, en donde el panista Javier Corral lo quiso arrinconar con cuestionamientos sobre la seguridad y, afirmó un pacto de silencio con la prensa para que dejaran de publicar lo que llamó “el ejecutómetro”, que fue una medición cuantitativa, sin contexto ni explicación, del número de muertos que dejaba la guerra contra el narcotráfico durante el Gobierno de Felipe Calderón. La respuesta de Osorio Chong fue devastadora, para Calderón y para el PAN. No hay menos información, dijo Osorio Chong, pero sí menos espectáculo que el que hubo durante el calderonismo. “En muchos de esos espectáculos llevaron a que varios de esos criminales tuvieran que salir (libres) porque se afectaban sus derechos humanos”, precisó. “No creo que no sea porque no son criminales, sino porque este tipo de acciones espectaculares de ponerlos en la televisión”. Llevarlos a la televisión como método gubernamental, antes de iniciar siquiera el proceso, violaba en efecto las garantías individuales de los presuntos delincuentes, a quien se les presentaba ante la opinión pública como personas juzgadas. Osorio Chong se refirió al reciente caso de Israel Arzate Meléndez, acusado de participar en la matanza de casi dos decenas de jóvenes en Villas de Salválcar, en Ciudad Juárez, que la semana pasada fue liberado por la Suprema Corte de Justicia porque lo torturaron. La Corte no determinó si era culpable o inocente del delito por el cual lo juzgaron, sino que en el proceso sí se violaron sus garantías. Es la gran deuda del Gobierno de Calderón, la violación al Estado de Derecho: de 103 mil personas detenidas durante su sexenio, sólo tres mil fueron sentenciadas. En diciembre de 2009, este autor publicó en el diario madrileño El País: “La mundialmente difundida muerte de Arturo Beltrán Leyva, el jefe de narcotraficantes más violento y sanguinario que ha existido en México, tuvo un aplauso efímero. No terminaba de celebrarse que unidades de élite de la Marina lo hubieran cazado después de una intensa persecución, cuando la difusión de las fotografías de su cadáver, con los pantalones a las rodillas y tapizado con billetes ensangrentados, desató un escándalo. ‘¿Por qué se preocupan de esos detalles cuando hay cosas más importantes en qué preocuparse’, cuestionó un ciudadano en un comentario colocado en las redes sociales, sin alcanzar a comprender que el episodio es parte sustantiva de la guerra con-

La deuda de Calderón tra el narcotráfico que vive México desde hace tres años. “Lo que (demostraban) las fotografías (era) un acto de manipulación, dentro de toda una operación de propaganda de la Marina que, al final de cuentas, le salió mal… La oficina de prensa de la Marina (había invitado) a los periodistas… a acompañarlos a donde se estaba dando el enfrentamiento (contra Beltrán Leyva), en Cuernavaca... Llegaron en un autobús en medio del tiroteo, y les permitió entrar al apartamento donde se había dado el choque final entre sus unidades y los narcotraficantes, sin importar que era una escena de crimen donde había evidencia que podía ser contaminada. Los propios marinos tomaron fotos de Beltrán Leyva abatido y las transmitieron por sus teléfonos celulares, mientras los medios registraban los momentos en que se preparaba el tapizado del cuerpo. “La difusión de las imágenes hizo olvidar la muerte del criminal que modificó los términos de la violencia en la guerra contra el narcotráfico, y provocó que el gobierno federal se embarcara en una campaña de control de daños y deslindara a la Marina de tan grotesca iniciativa. Medios de prensa citaron a fuentes militares subrayando que todo había sido deliberado, dentro de una operación de propaganda ubicada en una nueva faceta de esa guerra, que pareciera confirmar toda la movilización de periodistas que hicieron para mostrar su acción en Cuernavaca. Buscaron los símbolos, tan obscenos como los que emplean los propios narcotraficantes en sus ejecuciones. La escenografía en Cuernavaca no fue, sin embargo, algo inusual. Todo lo contrario. (Era) parte de una larga guerra de propaganda en la que se encuentran embarcados el gobierno federal y los cárteles de la droga. “Los narcotraficantes comenzaron a grabar en vídeo las ejecuciones de sus enemigos y difundirlas. Las puestas de escena tenían similitudes a las ejecuciones que realiza Al Qaeda en Afganistán y Pakistán por cuanto a su representación escénica. Quienes comenzaron a realizar ese tipo de grabaciones fueron, paradójicamente, los sicarios de Beltrán Leyva. La práctica se socializó entre los criminales y se amplió la crudeza de lo documentado. Otro cártel, La Familia Michoacana, grabó a 11 policías federales que estaban tras su pista luego de ser descubiertos y capturados. Los muestran golpeados, torturados y finalmente ejecutados, sin dejar de incluir en su pequeño filme casero la violación de una agente.

“El gobierno federal no se quedó atrás. Los asesores de imagen del presidente Felipe Calderón decidieron realizar su propia contraofensiva propagandística. Inmediatamente después de cada detención de presuntos narcotraficantes, difundían spots en radio y televisión mostrándolos como criminales y ensalzando la tarea de la policía y los militares. Los spots, vistos desde un punto de vista jurídico, violan la ley. En el Derecho mexicano todos son inocentes hasta que se demuestre su culpabilidad, pero en los spots, antes de que se iniciara el juicio, la Presidencia de la República ya había decidido que eran criminales. Se puede decir que equivalen a juicios sumarios donde el fallo se daba por decreto”. El presidente Calderón y sus asesores, nunca detuvieron esa propaganda. La habían iniciado desde los primeros días de la administración cuando descubrieron que le daba puntos de aprobación entre los mexicanos. Calderón había encontrado en la exposición de criminales, su legitimidad. Golpes fuertes y contundentes, en una sociedad permeada aún por una cultura autoritaria, marcaron una línea de acción, que en un principio, inclusive, fue más grave: en los spots que difundieron el primer año de gobierno, incorporaban información de averiguaciones previas, lo que es un delito penal. Corrigieron esa violación flagrante a la ley, pero no cuidaron jamás las garantías individuales al presentarlos ante la televisión e inclusive facilitar entrevistas con la prensa. Lo que promovían como una demostración de que se estaban haciendo las cosas, hoy se ha convertido en un bumerán para toda la administración de Calderón. En el momento en que los abogados de los criminales que fueron expuestos ante los medios en aquella estrategia de fuegos y centellas para demostrar la contundencia de la fuerza contra la delincuencia organizada empiecen a utilizar los spots en radio y televisión que produjo el gobierno contra sus clientes, y las entrevistas a las que fueron obligados horas después de haber sido capturados —generalmente antes de rendir declaración ministerial—, empezarán a salir de las cárceles por la violación a sus garantías individuales. En ese momento, la denuncia de Osorio Chong a Calderón, podría convertirse en un proceso penal contra los responsables de aquella estrategia que partió el alma mexicana. rrivapalacio@ejecentral.com.mx Twitter: @rivapa


Domingo 10 de noviembre de 2013

DIARIO DE UN ESPECTADOR En un rincón de la terraza una ligera vibración en un recoveco oscuro introduce una pequeña nota alegre e intrigante. Se trata de una mínima hoja de la enredadera que gira, al azar del aire, como una delgada pirinola, colgada del invisible hilo de una araña. Haz y envés, águila o sello. Luz y sombra le dan al diminuto planeta vegetal, en sus giros exactos, una traslación que ahora lo acuerdan por última vez al inmenso movimiento del mundo.Antesdevolversetierra,humus,casinada:aquídavueltas un poco de la materia que fue estrella, bacterias, savia; la que, indestructible, en un instante conformado por miríadas de años, tal vez regresará a tomar —hoja, piedra o pájaro— su lugar bajo el mismo sol. El jardín, todo él, no es al final más que una múltiple réplica de la hoja que, por ahora, sigue dando vueltas. Y así este planeta, esta galaxia… ** Se nos murió Lou Reed, como un aerolito desgastado por su propio brillo. Nada que agregar ahora sobre el poeta que alumbró con la sombría lucidez de sus versos eléctricos el otro lado de una cierta vida contemporánea. Inevitable recurrir a la invitación que marcó su trayectoria, y que fue una especie de divisa desde los días en que Nico, musa y enigma, era como una de las posibles encarnaciones de un trasmundo violentamente violeta: camina por el lado salvaje, cruza la línea de sombra, encara los demonios de esta era extraviada y delirante, afronta —ah, Ulises— los riesgos de la Medusa, las fatalidades del Rubicón. Como tantos de los artistas contemporáneos, Lou Reed deja sobre todo perplejidades y entreveros, preguntas para nunca, una certeza quizás de que el mundo gira para oír lo que dijo, lo que no dijo. Y algunas de las canciones que a la postre definirán su siglo. De un poema de 1976: Oye hombre, cuál pues/ es tu estilo/ de dónde sacas las ganas/ de vivir/ qué haces/ para poner la adrenalina/ a correr. ** En la pantalla de la computadora, muy nítida, aparece una devastadora petición: Ayúdenos a comprobar que usted no es un robot. Interesante operación. Unas grafías ilegibles acompañan a tal requerimiento. Se sabe, según Borges, que todos somos el golem. O ya sin saberlo, meros replicantes. Dice la Wikipedia que la palabra robota significa literalmente trabajo o labor y, figuradamente, “trabajo duro” en checo y muchas lenguas eslavas. No es difícil describir la vida de tantas gentes como robótica, ni la condición de millones de trabajos como dignos de un robot. Haciendo abstracción de las casi infinitas eras y glaciaciones que nos han depositado en este presente, quién dirá que no somos más que el resultado de una larguísima ingeniería que el gran demiurgo, o las ciegas fuerzas del cosmos, continúan experimentando ahora, mientras nos sentamos iluminados por el resplandor de los pixeles que exigen la prueba patente, a través del desciframiento de una clave, de nuestra pertenencia, acaso, al género humano. O al menos a la especie que posee la bárbara sabiduría de la irreductible inscripción, que ahora —como la escritura enunmurohacemileniosderrotado— ya se borra. Se nos murió Lou Reed, ** Morelia. La cantera rosa como un aerolito de los edificios señeros de la antigua Valladolid emite un redesgastado por su flejo sutil que hace que la gente de la ciudad viva una vida propio brillo. Nada que que no se parece a la de ninguna otra parte, que define para agregar ahora sobre el sus días una calidad exacta, intransferible. Ante los portales, poeta que alumbró con la vida pasa, empecinada — festiva o fatal. Una larga proce- la sombría lucidez de sión de carteros morelianos aturde la quietud de la tarde re- sus versos eléctricos el cordando, con un agradecible buen humor para estas tierras otro lado de una cierta tan acongojadas a ratos, que está por llegar en el calendario vida contemporánea la fecha de su celebración. No desfilan a bordo de las pacíficas bicicletas de otras veces: avanzan ahora sobre raudas motonetas y nadie de ellos emite el clásico sonido de su silbato inconfundible. No le hace: partiendo plaza en la ciudad, a risa y risa, el antiquísimo y muy noble gremio de los mensajeros viene a decir que, sin él, la vida no se completa, los amores no se cumplen, los negocios naufragan en la confusión y el desorden. Mal que le pese al arrogante mundo de la cibernética, los carteros mantienen la innegable supremacía de lo real sobre lo meramente virtual, la soberanía de la inmediatez de unas manos que entregan, a través de trabajos y distancias, un mensaje, un mismo objeto físico, unas letras que establecen un vínculo de carne y hueso, de lágrimas a veces y en otras de sangre, de fatiga, de prosperidad y ruina, de banal intrascendencia o de gravedad vital, entre dos seres humanos. ** El café, bajo la sombra semicircular de los portales de cantera rosa, viaja a su velocidad de crucero. Un personaje se planta con decisión a medio establecimiento y espeta a quien lo oiga su capacidad para curar, hic et nunc, cualquier dolencia de huesos, músculos, articulaciones y conexas. Ante la duda de quienes atienden su reclamo, les repasa una letanía de posibles achaques que en ellos mismos sin duda han advertido, sin saber que allí encontrarían el fulminante remedio. Un asiduo parroquiano atestigua las eficaces habilidades del práctico —ya legendario en el cotarro habitual— que hace gala de un humor seco y afilado. Se va dejando unos mínimos papelitos con sus señas, por si las dudas. La gente se remueve en sus equipales, comprobando la elasticidad de tobillos y rodillas. Las campanas de la catedral moreliana marcan la hora. Había hace mucho, bajo la sombra de un laurel de la India que perdura en el atrio, una señora que se sentaba en el suelo, lejos de todos, inmóvil y remota. A nadie le pedía nada. Pero su porte de una honda elegancia, el testimonio de sus muchos años que ostentaba con impasible calma, la refinada calidad de su humilde vestimenta, su inmemorial hieratismo, atraían a su lado a algunas gentes. Y como la ofrenda que se entrega a una diosa inalcanzable, se inclinaban ante ella y dejaban a su lado el testimonio no tanto de su caridad como de su homenaje. La señora, simplemente, duraba. ** México. La torre del optimismo espejea ahora las luces de la ciudad y navega los mares procelosos de trámites y engorros varios. Pero ya la tarde dibuja, completa, su silueta como la de un papalote de concreto que, esperanzadamente, se ha echado a volar. Desde la terraza de la casa verde dejó no hace mucho de verse el revolotear de las grúas que alzaron el ingenio. Queda una imagen en la vista fija: un espectro inasible que desde esas ventanas el tiempo y el coraje supieron volver de piedra. Lo que fue aire, lugar vacante, nada. La ciudad portentosa cierra sus puertas, congela sus arterias, confunde a los habitantes que se arraciman inútilmente tratando de llegar a citas imposibles. Aviones que se van, gira la noche. Al final del trayecto espera, milagrosamente, un vuelo. Muy abajo, a través del aire cristalino, destellan los pueblos que bien saben cruzar, y medir, los tiempos. jpalomar@informador.com.mx

PÁGINA 7-B

VANESA ROBLES

CRÓNICA

Otra de

perros y

encantadores

Astro, un tragón compulsivo, se reformó ante los ojos de miles de personas; el líder de la manada hizo su trabajo

s

e había vuelto tortuoso, desagradable, estéril comer en la casa de Astro, que jamás podrá confesar que era un tragón compulsivo. Si había jitomates, Astro quería jitomates y lo mismo con el aguachile de habanero, las tortas, las galletas y las salchichas. Las salchichas, sobre todo, eran la perdición de Astro. Eran: pretérito imperfecto. Tan imperfecto que Astro está rehabilitado desde la noche del jueves… O eso pareció entre luces aplausos y cerveza, pobre Astro. El que hizo el milagro fue nada menos César Millán, el líder de la manada. Los de la manada aplaudimos, naturalmente. Casi no hay otro asunto más importante en la región que rehabilitar a un perro Beagle mañoso que puede comer aguachile de camarón con habanero si se le antoja. El primer mundo en el primer mundo. César Millán, el “encantador de perros” en el auditorio Telmex de la Universidad de Guadalajara. Asientos de entre mil y 200 pesos. ¿Qué son tres salarios mínimos para la perrada? Un estacionamiento colmado con decenas de autos que cuestan más que una casa de interés social. Gente feliz bajo la lluvia otoñal: por fin el dóberman dejará de agredir a la abuela. ***

César Millán es encantador. De veras. Ha de ser una ventaja de los que nacen en Sinaloa. Además parece buena persona y es excepcional. La ha hecho en grande entre los 33.5 millones de mexicanos y descendientes, la mayoría de los cuales sobrevive en Estados Unidos como jornaleros del campo, lavaplatos, jardineros, niñeros, miembros de pandillas. Millán, en cambio, tiene un programa en el canal de televisión privado NatGeo, que se ve en la Patagonia y a lo mejor también en Kazajistán. Es más: en 2012 NatGeo produjo un documental sobre su canoso conductor, cuya vida en México transcurría como la de millones de connacionales. El líder de la manada era pobre “de los de debajo de la manada”, se autodefine él. Igual que muchos pensó hacerse narcotraficante. El destino le había preparada otra cosa. Hace poco más de 20 años se largó al Norte a ganar dólares. Se cruzó sin documentos a Estados Unidos, escondiéndose entre matorrales, vivió bajo un puente, fue lavaplatos, chalán, paseador y peluquero de mascotas hasta que un día el Tío Tom le sonrió. Conoció a una famosa de Hollywood, a la que debió caerle bien —es de veras encantador—, quien lo recomendó con otras estrellas, todas ellas muy amantes de los perros. César había pasado parte de la infancia con su abuelo, arreando vacas, en el rancho Ixpalino. En su nuevo círculo aplicó la mexicana: empezó a tratar a los perros como perros, los perros entendieron que son perros y el país más poderoso del mundo cayó a los pies del sinaloense, que hoy descansan sobre una fortuna de unos 100 millones de dólares, según el diario El País. Igualito que en Hollywood le ocurrió en Guadalajara. La manada que el jueves mismo usaba, en sus pláticas de Lobby en el Telmex, expresiones como “naco”, “chacha” e “indio” le perdonó a Millán palabras como “está impuesto a comer en la mesa”, “la diferiencia” y “caminastes”: las mismas que oímos tantas veces los que tenemos abuelos campesinos. En el Telmex César Millán, que de por sí es muy sencillo tuvo un detallazo: usó la camiseta verde de la Selección Mexicana de futbol… igual que en el Superdomo Orfeo de Buenos Aires usó la de la Selección Argentina de futbol. En los últimos meses César Millán ha recorrido siete países. *** El auditorio Telmex tiene capacidad para hasta 11 mil 500 espectadores y estaba casi lleno el jueves 7 de noviembre, cuando “el encantador de perros” se presentó en Guadalajara. Entre el público había parejas de ancianos, mujeres en grupo, familias completas como la de Francisco, que debe mantener a tres hijos y cinco canes. Era fascinante ver los rostros iluminar-

EL INFORMADOR • E. PACHECO

Juan Palomar

EL INFORMADOR

MAGNÉTICO. César Millán, “el encantador de perros”, se presentó la noche del jueves en el Auditorio Telmex, donde hizo su magia.

se cuando César Millán lograba que Rito, el Lo que sí, es estimulante saber que en perro neurótico, se transformaba en uno México los perros podrían salvar a los niapaciguado y Roco, un huraño, acabara con ños. Lo sabía hasta Gandhi: “La grandeza un carácter muy sociable y Asde una nación y su progreso tro, el insaciable tragón, no remoral pueden ser juzgados cayera ni ante una apetitosa por la manera en la que trata salchicha de las buenas. a sus animales”, leyó y proAhora Astro reposaba in- El líder de la manada yectó el encantador en una diferente junto al embutido gran pantalla del escenario que tres minutitos antes fue su era pobre, “de los de del Telmex. Parece que perdición, su ama anunció que Gandhi hablaba de los que las tertulias volverán al domi- debajo de la manada” comen carne, pero no imporcilio de ambos y todos los preta. Para llegar a la grandeza, sentes entendimos que el proCésar Millán anunció que en blema nunca fue del perro sino Guadalajara podría abrir el del ama, que tiene con Astro primer Centro de Atención una gran relación de gourmet y afecto, envi- Psicológica Canina de México. diable para cualquiera de los seis mil niños Los de la manada aplaudimos y aullaque viven en albergues en Jalisco. mos de júbilo.


PÁGINA 8-B

EL INFORMADOR

Domingo 10 de noviembre de 2013

CULTURA. LAS FUTURAS MECAS DE LA CREACIÓN

Astaná, ¿la nueva

ESPECIAL

capital de la lírica?

El presidente kazajo regala una megalómana ópera que ha costado más de 400 millones de dólares

MAGNA. La fachada del teatro, por ambos lados de la entrada principal, muestra las esculturas de músicos tocando antiguos instrumentos kazajos: kobyz y zhetygen.

J. Á. Vela del Campo / El País

E

n Kazajistán existen 17 teatros de ópera y se elevan a 40 al menos los títulos líricos de compositores locales. Con uno de ellos, Mukan Tolebayev, y gracias a su ópera Birzhan-Sarah, tuvo lugar el pasado 21 de junio la preinauguración de un teatro construido en tres años con piedra blanca, madera y mármoles de Sicilia, que según el presidente del país, Nursultan Nazarbáyev, constituye su “regalo” a Astaná por sus “15 primeros años de capital de Kazajistán”, relevando en funciones a Almaty, a unos 800 kilómetros al Sur. En una ciudad como Astaná, de apabullante arquitectura contemporánea, el teatro de la Ópera se alza como una construcción de rasgos helénicos y cierto manierismo barroco, en contraste muy marcado con la inmensa mayoría de los edificios, comenzando por el centro Khan Shatyr de Norman Foster, situado justo enfrente. La Ópera se eleva como reducto privilegiado y un tanto megalomaniaco de la gran tradición. Así lo ha comprendido el arquitecto Desideri y su equipo mayoritariamente italiano. Las dimensiones del vestíbulo de entrada, o el lujo de las instalaciones, imponen. Se habla de un coste que oscila entre 500 y 650 millones de dólares, en las opiniones más moderadas. El teatro, en cualquier caso, aún no está terminado del todo, y se cierra en un

SABER MÁS Colosal ❖ El Astana Opera El colosal edificio del teatro, construido con las tecnologías más modernas, permite en su escenario un área de más de mil metros cuadrados, para implementar las representaciones de cualquier grado de complejidad. ❖ El foso de la orquesta está diseñado para albergar a 120 músicos. El equipamiento del escenario fue proporcionado por especialistas de Alemania, mientras que la acústica fue llevada a cabo por maestros italianos. ❖ El vestíbulo del teatro fascina con su visión de esplendor de acabado terminado en mármol de diversos colores, mezclándose con varias formas geográficas, el friso de la balconada diseñando con un ornamento elegante kazajo.

par de meses para completar el escenario, de unos dos mil metros cuadrados, equipado con la tecnología más avanzada. De momento había que llegar a la inauguración oficial esta semana, y se ha llegado. Se ha rendido homenaje a Verdi con su ópera Attila, en el 200º aniversario del nacimiento del compositor italiano, y se ha puesto en pie una gala de tres horas de duración con artistas de la lírica y el ballet. El presidente Nazarbáyev asistió a la primera representación. Las comparaciones son odiosas, pero inevitables. La historia se repite con otros protagonistas, pero en el fondo los valores son los mismos. A finales del XIX, en pleno esplendor de la explotación del caucho se levantó un teatro de la Ópera en Manaos, en la selva amazónica, como imagen representativa de una burguesía local para la que el dinero no lo era todo. Mármoles de Carrara, porcelana de Sèvres, madera de la cercana floresta, se utilizaron para construir un teatro con la aspiración de convertir a Manaos en un reflejo brasileño de una ciudad tan emblemática como París. En los comienzos del siglo XXI, en Astaná, la riqueza proveniente del gas o el petróleo permite la búsqueda de un símbolo culto para dar amplitud a su privilegiada dimensión económica actual. Y qué espectáculo mejor que la ópera, en su combinación de todas las artes y en su proyección social. Las experiencias de Brasil y de Kazajistán tienen, pues, lazos comunes. La sensibilidad tan diferente de

los dos países favorece soluciones distintas. Lo que las identifica es algo tan elemental, o quizá tan complejo, como que para el poder emergente la ópera es la imagen soñada. La Ópera de Astaná ya ha establecido relaciones de colaboración con el teatro alla Scala de Milán, el teatro San Carlo de Nápoles —con el que coproducen Aida, en la puesta en escena de Franco Dragone, el director que estuvo durante la última década al frente del Cirque du Soleil— , la Ópera de París y la Ópera de Roma, de la que procede originalmente la puesta en escena para Attila de Pier Luigi Pizzi, con la que se ha inaugurado oficialmente el teatro kazajo. El fichaje de William Graziosi, procedente de la Fundación Pergolesi-Spontini en Italia, hace albergar esperanzas de una programación esmerada. El desplazamiento de los centros tradicionales de poder operístico o musical hacia países de pujanza económica emergente es uno de los temas que con mayor preocupación comentaban estos días en Astaná los observadores occidentales. En la última década el país pionero fue Abu Dabi, inaugurando su periplo musical nada menos que con Christian Thielemann y la orquesta del Festival de Bayreuth con un recital wagneriano en el hotel Emirates, con su sala de conciertos a la que se llega por un paseo de palmeras, antes de que técnicos alemanes dejasen a punto un auditorio en un oasis a un centenar de kilómetros por el que han desfilado ya las mejores orquestas y direc-

tores de Europa y Estados Unidos. Después fue la hora de Omán con su teatro de ópera ya visitado por Plácido Domingo y grandes estrellas de la lírica. Ahora es el turno de Astaná en Kazajistán. Es el poder del dinero y la necesidad de una ostentación social la que marca las pautas. Que nadie dude que contratarán a los mejores artistas, lo mismo que han hecho con los mejores arquitectos. El Palacio de la Paz y la Concordia de Norman Foster en Astaná, un lugar para el encuentro de religiones e ideologías opuestas en una gran mesa en la parte superior de una pirámide con toda su decoración añadida de flores y pinturas ornitológicas, es de esos lugares que dejan boquiabierto a cualquier visitante. Como impactante es, en el centro de la ciudad, el monumento vertical Bayterek, coronado por una cúpula con su mirador panorámico donde una escultura en oro reproduce la huella de la mano del presidente Nazarbáyev, artífice de este encargo. Si el visitante pone allí su propia mano suena de inmediato a todo volumen el himno nacional. En esa atmósfera se ha levantado el nuevo teatro de la Ópera. No hay que tomárselo a broma. Si la ópera es el género escogido por los nuevos poderosos para dar una imagen de su cultura, la competencia con Occidente puede ser feroz, sobre todo por los efectos de una crisis económica que ha dejado temblando a los principales centros tradicionales de decisión artística europeos. Veremos.

Carlos Cortés Vázquez

VISIÓN Y DECISIÓN Partamos del principio aquel: “todos somos entes políticos” con derechos y obligaciones conducentes a obtener garantías en la comunidad donde somos residentes, temporales o definitivos. El Instituto Estatal de Participación Ciudadana es preciso en su denominación al conferir autoridad apersonascon vocaciónycalidadparaorganizar,supervisar y garantizar la promoción y respeto al voto emitido por la ciudadanía, a su vez acreditada por el Instituto Federal Electoral —IFE— cuya esencia básica obedece a propósitos similares. El IFE ha elevado a la categoría de Consejeros a nuevos personajes que habrán de calificar elecciones federales, estatales y municipales futuras en su correspondiente fecha y lugar. Lo que se ha cuestionado con insistencia es la procedencia de los integrantes de tan importante Instituto, pues cualquier vínculo con partido político alguno podría privilegiar eventualmente alguna decisión contraria a la mayoría electora. A su vez, a nivel Federación está a discusión la vigencia o desaparición de los institutos estatales de participaciónciudadana,comoelquefuncionaenJalisco, porque alguna decisión pudiera contar con la influencia de la autoridad en turno. Ciertamente se contempla la teórica duplicidad defuncionesyhastadedominioenlasdecisiones,sin desestimar la importancia del costo operativo de los dos institutos, Federal y Estatal, puesto que hay años con intensa actividad electoral como ocurre cada sexenio. Sí, pero también en el mismo lapso existe ayu-

Reforma política no por dos lapsos integrantes de cuatro por sexenio. El bono de la confianza es intransferible. El gran reto actual de las autoridades es incorporar confianza al principio democrático electoral y con ella el respaldo a las acciones de gobierno en los ámbitos Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Por lo mismo la decisión de mantener vigente el Instituto Estatal de Participación Ciudadana entraña enorme significado, con vista a las elecciones de diputados, estatales, federales y autoridades municipales en los 125 municipios de Jalisco. En cada proceso electoral se advierte mayor efervescencia ciudadana. El proceso dejó de ser un merotrámiteburocráticoratificadordedecisionestomadas por los altos poderes políticos. La influencia de los medios de comunicación en la juventud, principalmente, abre espacios para la exhaustiva rendicióndecuentasconabsolutatransparenciaelectoral. Con ello, desde la selección de candidatos, los partidos deberán ser más escrupulosos y ante una designaciónciudadanaexigentesdelcumplimientoestricto de los proyectos y promesas de campaña. La obtención y aplicación de recursos por parte de las autoridades y legisladores, que tanto ha dado para comentar y hasta señalar, implica responsabilidad y estricto comportamiento en toda función, principalmente pública. A esto, la población está cada vez más atenta a través de otro Instituto, el de la Transparencia. Dios nos guarde de la discordia. sicpm@informador.com.mx

Guillermo Dellamary

EXPLORANDO EL MUNDO Un mundo de ensimismados, atrapados en los lazos sociales y la música, vía el instrumento predilecto de una sociedad, que pierde el instante inmediato, por su mundo virtual. Gente que va y viene, concentrada en lo que tiene en sus manos. Un medio para enlazares con el mundo de allá y perder la experiencia del aquí. Una nueva manera de vivir el mundo cotidiano, andar por la vida acariciando el presente tecnológico quenosconectaconmúsica,imágenesydiálogoscon gentequenoestáaquí.Queestáenotrolado,peroque la puedes hacer tuya de inmediato. La sórdida experiencia del aburrimiento parece desvanecerse ante un entretenimiento que no tiene límites, o convives en una red social, o ves fotos, o exploras mundos intelectuales diversos o charlas con alguien. A la hora que sea, en diversos lugares y situaciones puedes contar con el inseparable amigo y el teléfono inteligente te hace compañía. ¿Será que el horrible aburrimiento está por retirarse frente a la triunfal llegada de tan seductora tecnología?

Inmersos ¿O a lo mejor entramos en una nueva esclavitud, unaespeciedesometimientoalosinflujosdeunmundo virtual que nos impide disfrutar el momento, sin necesidad de algo más? Hoy más que nunca la gente tiene necesidad de tomaryverfotos,habríasidoelsueñodelaKodakhacealgunasdécadas,perohastahoyseconcretaenmillones de cámaras acompañadas de celulares. Llegar a un sitio turístico es tomarle una foto e irse,nohaynadamásimportantequeconstatarqueestuviste allí, tomándole una foto y guardarla en un archivo para compartirla con tus vínculos. ¿Y la realidad misma se desvanece? ya no hay nada más qué ver. Vine, tome la foto y me fui. El lema más socorrido por un viajero desabrido. Entre fotos, música, audífonos, información y conversaciones con la gente que está allá. Nos alejamos del aquí y el ahora. De la gente que está alrededor. ¡Vaya fenómeno el que estamos viviendo! Habrá mucho más que reflexionar al respecto. ¿Y a dónde nos conduce la tecnología? ¿Será al más allá, que al más acá?

Tapatío 10 de noviembre de 2013  

Cuaderno de lectura. Suplemento Cultural de EL INFORMADOR.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you