Page 1

Sábado 6 de noviembre de 2010

PÁGINA 9-B

Fundadores • Jesús Álvarez del Castillo V. • Jorge Álvarez del Castillo Z. • Editor-Director • Carlos Álvarez del Castillo G. Supervisora: Karelia Alba • tapatio@informador.com.mx | EN FACEBOOK: Tapatio de El Informador

Fatiga Crónica

Tres episodios urbanos con el auto como protagonista por: David Izazaga

EL INFORMADOR

1. EL AUTO QUE CAMINA SOBRE LA BANQUETA

• El Teatro Degollado, uno de los grandes recintos de Jalisco.

Entre las piernas

Telones abiertos Muestra Nacional de Teatro, un encuentro con el quehacer escénico de otros estados y la oportunidad para conocer los foros de la ciudad por: Aimeé Muñiz Ya llegó la Muestra Nacional de Teatro a la ciudad de Guadalajara; apenas ayer se llevó a cabo la inauguración de este evento, en el que se reúnen compañías teatrales de Baja California, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Tamaulipas, Yucatán, el Distrito Federal y Jalisco, por supuesto. Una parte de la comunidad jalisciense, básicamente tapatía, acudió a la cita vestida de blanco y portando un moño negro en un acto de reflexión para mostrar su repudio a la violencia que se vive en este país y en memoria de Christian Katapú, compañero de andanzas en los escenarios, fallecido el pasado 17 de octubre. Probablemente a esta alturas muchos ciudadanos, amantes del teatro, se han enterado ya de las opciones que podrán ver en este encuentro; seguro la mayoría conoce y reconoce los foros en que se montarán los espectáculos, pero para los que aún desconocen estos escenarios, va un listado de los espacios que acogerán las 31 obras que se presentarán en la ciudad; va una, pero apenas comienza la fiesta.

Foro de Arte y Cultura Concebido primero como un auditorio, posteriormente el Foro de Arte y Cultura -construido en 1976 e inaugurado un año después- fue designado para convertirse en un espacio en el que convergieran distintas manifestaciones artísticas, con hincapié en las artes escénicas. Tiene capacidad para 853 personas y destaca por la amplitud de su escenario. Se encuentra en Prolongación Alcalde 1451, frente al Code. Hoy, a las 11:00 horas, se presenta la obra Cristóbal Colón, con la Compañía Metropolitana de Teatro (Jalisco). Mañana, El rinoceronte enamorado (San Luis Potosí) presentará La muerte de Büchner, a las 19:00 y 21:30 horas. Querido Diego, te abraza Quiela se presenta el martes, a las 17:00 y 19:00 horas, con Atabal teatro (Querétaro); el miércoles tomará el escenario Idiotas contemplando la nieve, de la Compañía titular de la Universidad Veracru-

zana (Veracruz), a las 21:00 horas. El jueves y el viernes, a las 18:00 y 19:00 horas, respectivamente, El gesticulador, con la Compañía Estatal de Teatro (Jalisco).

Teatro Experimental de Jalisco Entre 1959 y 1960 se construyó este edificio, un proyecto del arquitecto Erich Coufal. Nació como un espacio estatal, pero desde 1989 la Universidad de Guadalajara administra el foro. Se trata de uno de teatros mejor equipados de la ciudad. Este año celebra su 50o. aniversario con la publicación de un libro y varios festejos al margen. El Teatro Experimental de Jalisco (situado en la Calzada Independencia, a un costado del Parque Agua Azul) levantará el telón a las 19:00 horas para distintas agrupaciones del Distrito Federal: mañana comienza la función con Oleanna; el lunes, llegará El gallo; el martes le sigue Descomposición (que tendrá también función a las 21:00 horas); el miércoles y el jueves, el espacio seré de Incendios.

Ignacio López Tarzo y María Teresa Rivas. Tiene capacidad para 566 personas y se encuentra en la avenida 16 de Septiembre 868. Hoy y mañana, a las 20:00 y 17:00 horas, respectivamente, se presentará ¿Quién es Macbeth? (Tamaulipas); el lunes, a las 19:00 y 21:00 horas se abre el telón para Nezahualcóyotl (Distrito Federal); el miércoles, a las 17:00 horas, toca el turno a La creación del mundo y la primer culpa del hombre (Puebla); El hombre sin adjetivos (Baja California) llega el jueves a las 19:00 y 21:00 horas; el viernes, Cananeas (Sinaloa) tendrá su lugar a las 19:00 y 21:00 horas.

visuales y propuestas de danza y teatro. Se trata de la panza de un teatro, antes Cine Variedades, que no ha podido convertirse en tal. Normalmente se colocan algunas sillas plegables de acuerdo a las necesidades del espectáculo. Se encuentra en la calle de Ocampo, esquina con Juárez. El martes, a las 21:00 horas, Larva acogerá una muestra en cuatro actos, es decir, igual número de obras procedentes de Michoacán, Nuevo León y Yucatán; el miércoles, a las 23:00 horas, se presentará Cabaret Noir (Distrito Federal), y el sábado 13 de noviembre, a la misma hora, La impro lucha (Distrito Federal).

Teatro Jaime Torres Bodet

Casa A la deriva

Nació primero como centro cultural, aunque actualmente son las artes escénicas el principal giro del lugar inagurado entre 1965 y 1967; se reabrió 1991 en el marco del 449 aniversario de la ciudad de Guadalajara. El escenario es pequeño, así como la sala (tiene cabida para 300 espectadores), y aunque se trata de un espacio ideal para obras de pequeño formato, a veces resulta un Estudio Diana poco incómodo, pues hay unas enormes columnas que bloquean la visiSe trata de un pequeño brazo del bilidad. Teatro Diana, cine que fue restaurado Lágrima de agua dulce (Mipor la Universidad de Guadalajara choacán) será el único montaje que para darle una nueva cara. Es una tendrá funciones en este espacio, el suerte de teatro de cámara, propone sábado 13 de noviembre, a las 11:00 un encuentro más cercano con los es- y 13:00 horas. pectadores, además de que da la posibilidad de ajustar el espacio a las ne- Teatro Alarife Martín Casillas cesidades de cada agrupación. En diciembre de 1976 abrió sus Este sitio acogerá a dos obras de Jalisco (Adiós querido Cuco, sábado puertas tras ser acondicionado como a las 13:00 y 15:00 horas, y Perros hin- teatro. Hace algunos años fue restauchados a la orilla de la carretera, lu- rado, cambió sus butacas y alfomnes a las 17:00 y 19:00 horas) y dos del bras, además que se renovó una parte Distrito Federal (Pájaro Dziú, domin- del equipo técnico. Tiene capacidad go a las 11:00 y 13:00 horas, y Riñón para 522 espectadores. Este teatro de cerdo para el desconsuelo, viernes acogerá a Nuestra señora de las nubes (Yucatán), hoy a las 18:00 y 20:00 a las 17:00 y 19:00 horas). horas; y Los sueños de Paco (Distrito Teatro Guadalajara del IMSS Federal) se presentará el sábado 13 de noviembre, a las 13:00 horas. Fue inaugurado el 14 de mayo de 1962 por el Agustín Yáñez Delgadillo, Larva (Laboratorio de Artes y gobernador constitucional del Esta- Variedades) do. Unos días después, el 1 de junio, Espacio multiusos al que se ha se presentó la primera obra en este teatro: Un tigre a las puertas, de Jean dado un tinte más alternativo, sede Giraudoux, con las actuaciones de de conciertos, exhibiciones de artes

Foro de creación del grupo A la deriva, dirigido por Fausto Ramírez. En un afán por ganar espacios en la ciudad, esta agrupación independiente se lanzó a la tarea de abrir más puertas al teatro, dando al trabajo escénico mayor cercanía con el espectador. Medea y Jasón (Tamaulipas) tendrá función mañana a las 23:00 horas (sólo para participantes) y el lunes a las 20:00, para todo público.

Teatro Degollado Entre 1855 y 1866 se construyó este espacio de estilo Neoclásico, llamado anteriormente Teatro Alarcón, en honor del dramaturgo Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza. Se inauguró el 13 de septiembre de 1886 con su actual nombre para honrar la memoria del gobernador Santos Degollado que decretó su edificacióncon la ópera Lucía de Lammermoor, de Donizetti, interpretada por el “Ruiseñor mexicano”, Ángela Peralta. Tiene un aforo de mil 23 lugares. El teatro se encuentra en el corazón de la ciudad, en la calle Belén, entre Hidalgo y Morelos, frente a la Plaza Liberación. Con Ubú rey, a cargo de El Tlakuache (Jalisco), se inauguró ayer la muestra en este teatro. La clausura es el próximo 13 de noviembre, a las 18:00 horas, con El jardín de los cerezos, con la Compañía Nacional de Teatro (Distrito Federal). lexeemia@gmail.com

Son las dos de la tarde, camino por la calle de Simón Bolívar, voy de López Cotilla hacia La Paz, por la acera oriente. En la esquina hay una oficina de un banco. Por lo regular, como utilizan las banquetas como estacionamiento, hay que optar entre bajarse y caminar por la calle o seguir serpenteando entre los autos y tener suerte de salir bien librado, llegando a la banqueta de avenida La Paz. Como ya es la hora de la comida, en esta ocasión no hay un solo auto sobre la banqueta, así que la recorro a mis anchas. En ésas estoy, cuando levanto la vista y tengo frente a mí a una camioneta Town and Country blanca, y arriba una mujer que ha puesto cara de enojo porque se ha topado con un peatón sobre la banqueta. A ver: está usted leyendo bien, no hay necesidad de regresarse, no crea que ha entendido mal. Es más, en aquel momento, cuando caminaba yo sobre la banqueta, levanté la vista y me encontré frente a frente con la camioneta, por un segundo dudé si es que iba yo realmente sobre la banqueta. Pues sí, sí iba por la banqueta y la camioneta que circulaba sobre avenida La Paz, al ver que la fila de autos que esperaban a que cambiara el semáforo de avenida Unión era muy larga, seguramente le pareció muy normal “cortar” camino subiéndose a la banqueta. Hay que decir que un detalle que “invita” a que esto suceda muy frecuentemente es que como la banqueta está habilitada como estacionamiento está casi al ras, lo que no complica sino invita a que sucedan así las cosas. ¿Qué pasó después? Pues nada, que el peatón le tuvo miedo a la máquina, al bulto, al movimiento y a la cara de la señora a la que seguramente le urgía llegar a presumirle a sus amigas las extensiones que se había puesto en la cabeza; así que me hice a un lado y poco me faltó para disculparme por haberme puesto en su camino. De eso hará ya más de un mes y sigo arrepintiéndome por haberme comportado de esa manera.

2. EL AUTO QUE NO CAMINA Voy caminando por la banqueta, a mitad de una cuadra me dispongo a cruzar, cuando veo que sobre la avenida viene una camioneta, no calculo que venga muy rápido, pero aún así mejor decido esperar a que pase para luego cruzar con calma. Pero casi imperceptiblemente la camioneta va disminuyendo la velocidad, cada vez más y más, como si se le hubiera acabado la gasolina. No hay autos atrás, el semáforo está lejos... la camioneta no se orilla, viene circulando por el carril central. Yo podría haber cruzado ya y enfilado hacia mi destino, ¿pero luego quién iba a contar esto? Pues nada, sigo parado ya bajo la banqueta, esperando a que la camioneta pase, cosa que no sucederá al menos en poco tiempo, pues la señora que conduce está con su mano izquierda deteniendo al oído su teléfono celular y con la derecha manoteando, como si con quien habla lo tuviera enfrente. Yo la observo, ella continúa en su labor y la camioneta sigue parada a media avenida, con la fortuna de no tener a nadie atrás que le toque el claxon. No sé cuánto tiempo pasó hasta que la señora se percató de mi presencia, pero cuando vio que la veía, la vergüenza se le dejó venir: se encogió de hombros, soltó el teléfono, se percató de dónde es que estaba y se fue de ahí. Hasta eso, tuvo suerte la señora, primero porque lo hizo sin que vinieran autos detrás y después, porque no le voy a decir nada a su esposo. Porque no lo conozco.

3. EL CAMIÓN QUE NO DETIENE SU MARCHA Es sábado por la tarde, circulo cerca de la Minerva en mi auto. El tránsito a esta hora es muy relajado. De pronto, se escuchan a lo lejos unas sirenas, por lo que yo y los pocos conductores que vienen a mis lados detenemos la marcha, pues de principio no vemos de dónde procede el sonido. Aparece en eso la primera de las patrullas que lleva los códigos encendidos y escolta a un gran autobús de pasajeros. Es el autobús de las Chivas, que conduce a los jugadores del hotel de su concentración, al nuevo estadio, donde jugarán en unas horas. Luego vemos cómo se aleja sobre avenida Vallarta, a gran velocidad, pasándose todos los altos, escoltado por las patrullas de Vialidad. Yo le voy a Las Chivas, pero aún así no me parece que tengan que ir escoltando su camión y mucho menos que se vaya pasando todos los altos, como si llevara un grupo de parturientas. Todavía ganaran y ya estuvieran calificados, pero ni...


PÁGINA 10-B

EL INFORMADOR

Sábado 6 de noviembre de 2010

TAPATÍO Periscopio

HARO, EL MÁS GRANDE por: J. Audirac No tuve el gusto de conocer personalmente a Julio Haro, falleció cuando yo tenía 16 años y era un preparatoriano inquieto con pretensiones de saber todo en la vida. El primer acercamiento que tuve a la música de este singular personaje fue en 1988 cuando La Maldita era mi grupo preferido, teníamos un grupo en el que versionábamos temas de Caifanes, The Cure y U2, y un día de ensayo llegó el entonces bajista con una cinta de nombre No me hallo, el intérprete, según decía, era El Personal. Debo confesar que no me gustó, o más bien no entendí claramente el mensaje, sólo disfrutaba el tema La tapatía, que sonaba discretamente en la radio por aquellos días. La siguiente noticia que tuve de ellos fue el deceso de Pedro Fernández,

M á s

su baterista, en 1990. La noticia fue por demás trágica, justo por esas fechas un familiar cercano murió por la misma causa, el VIH. A raíz de esto comencé a escuchar el disco con detenimiento, la música era buena, pero la lírica mucho mejor. ¿A qué sonaba El Personal? No era un grupo de rock dentro de los estándares, percusiones, melódica, ritmos guapachosos, sendos ganchos al hígado, hits instantáneos inimaginables, la guarrada, el desparpajo, la desfachatez, recuerdo como si fuera ayer la cara de mi madre cuando los parlantes del estéreo de la sala de casa repiqueteaban Niño, déjese ahí a alto volumen. La cinta quedó magnetizada de tantas veces que se escuchó. Este tapatío por acogimiento, nacido en Sonora, cimentó a la última gran banda de culto de la escena nacional. Julio Haro además era escritor

i n f o r m a c i ó n :

de obras de teatro, pintor, dibujante y un cantante que sin tener un chorro de voz marcó un estilo singular. Tampoco tuve la fortuna de verlos en concierto nunca, apenas comenzaba 1992 cuando falleció este grande, por lo mismo que su baterista. Siempre quedé con el gusanito de conocer más de él, ese disco era una “Caja de Pandora”, cada vez que lo escuchaba nuevas cosas ocurrían. Años después conocí en el camino a Andrés Haro aka “El boy” (bajista y cofundador), y al entrevistarlo varias dudas quedaron despejadas, al poco tiempo su sello Discos Imposibles editó un DVD con material en vivo de la banda. Después conocí a Alfredo Sánchez (tecladista, guitarrista) y compartió conmigo varias anécdotas vividas junto a Julio, una de las que más recuerdo es aquella en la que cuando estaba desahuciado en la que

fue su última cama, alguien le preguntó su tipo sanguíneo y contestó sin pena alguna “Magna Sin”. A la muerte de Haro hubo otros “personales”, pero soy de la idea que El Personal era sólo uno, y no demerito el esfuerzo de aquellos que participaron en la odisea, como dato curioso el vocalista que le sucedió, Lalo Parra, también murió de SIDA. A más de 20 años de distancia todavía podemos ponerle play a No me hallo sin empacho alguno y sigue sonando igual de fresco que el día que salió a la venta. Para los buscadores aferrados y coleccionistas fetichistas consíganse el No me hallo y algo más… donde aparecen cuatro temas extras grabados en vivo en la desaparecida Peña Cuicacalli –el lugar de sus éxitos– y un remix de Nosotros somos los marranos.

w w w . m y s p a c e . c o m / e l p e r s o n a l

Diario de un espectador por: Juan Palomar De un día para otro cambió el clima. Los fríos vientos que -se dice- ya recorrieron las planicies del Polo Norte, despeinan las enredaderas del jardín. El cielo se refleja, idéntico en su azul empecinado, en la caja del agua. Ya tarde, una nube aborregada toma el centro de la escena en el balcón del aire. Como una gran pantalla fragmentada, se pone a reflejar minuciosamente la ciudad que abajo discurre. Un reflector alterna en su recorrido la exploración de la piel de la nube con su carrera hacia el infinito. Haces de luz para poblar por siempre el espacio. Luces de navegación.

** Consideraciones desde un edificio alto. El viento limpió el aire y la luz describe con seca precisión el panorama. De la ciudad que aquí se ve, lo mejor son los árboles compasivos. Y el farallón del Mexicano que relumbra en el mediodía. Pero hay una consistencia serena, un temple tranquilo, una cierta contención que, mientras la mirada recorre la distancia del cerro del Colli a la barranca, se desprenden del conjunto. Una acumulación de trazos urbanos sencillos, de construcciones razonablemente sensatas que logran asimilar, aquí y allá, las estridencias y las agresiones. La ciudad germina poco a poco en sí misma: de ella surgen las oscuras fuerzas que la reproducen y la mantienen viva, o que la lastiman y agostan. Por la Mesa Colorada se acumulan los precarios caseríos que se van convirtiendo en barrios mejores. Los valles vecinos se defienden como pueden del asalto del asfalto. Una torre en construcción levanta una nueva cota en el paisaje: marcará de aquí en adelante, en la frente de la ciudad, su referencia. Se agota la carrera hacia fuera; el tejido se irá renovando. Algo de la topografía generosa, algo de la sensata gracia que ha sabido hacer su oficio, algo de los destellos del genio que por aquí ha cruzado, algo producirá todo esto que valga la luz del tiempo y la fama de clara ciudad.

** De una serie de videos propuesta en la red cibernética por el poeta Eduardo Vázquez Martín, llega este espectador –a través de esa máquina del tiempo que puede ser youtube- a uno del aguerrido Paco Ibáñez: las inolvidables Palabras para Julia, de José Agustín Goytisolo. De allí, por asociaciones temporales, a otro hito de la educación sentimental de nuestra generación: el grupo Aguaviva, del que existe una serie de videos de reciente recuperación. Y sus musicalizaciones de poemas de García Lorca, Blas de Otero, Rafael Alberti, León Felipe… De éste último, una canción emblemática: Mía es la voz antigua de la tierra. Las canciones de Aguaviva fueron un recordatorio y una confirmación de la esencial heredad que la Generación del 27 representó para quienes se asomaban al paisaje de las letras en los primeros años setenta. Otra canción electrizante: Poetas andaluces, de Rafael Alberti. ¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?, inquiere airadamente el vate, quien fue una especie de figura tutelar de Aguaviva. Toda la huella del exilio español en México, del combativo ánimo que insufló a esos años, se hace presente. Por el mismo tiempo, y quizás bajo parecidas influencias, un grupo de novicios jesuitas, en San Ángel, formaban La Fauna (sin rastro en youtube). Queda un disco de deficiente grabación, y mejor, el recuerdo de dos o tres presentaciones que sucedieron en el Instituto de Ciencias. O Paco Martínez Negrete cantando Paper Soldiers… Pero toda nostalgia que no desemboque en el presente puede ser asfixiante. Siguiendo la temblorosa línea de las ligas informáticas aparece un video del festival de AguaViva que se realiza en las Islas Canarias. Llama la atención el rock de Fito y fitipaldis. Enérgico, bien trabajado, trabado de guitarras, oscuro: Fito Cabrales hace su oficio, y algunas canciones se quedan vibrando en la memoria. (De paso: el grupo anterior de Fito se llamaba Platero y tu…) Y, sin solución de continuidad, Celtas Cortos, Kings of Leon. Con idas y venidas, a ratos mordiendo el polvo y a veces volando, el rock –finalmente, la canción, la misma que surge y se transforma a través de los sigloshace su camino y puntúa el recorrido.

** Un poeta perdido. Pasó hace años por aquí. Debe haber sido por este tiempo, y la pérgola no estaría tan sombreada como hoy. Se entretuvo largamente viendo el jardín. De vez en cuando señalaba alguna cosa, reconocía en el tequila un sabor que le parecía cercano, elogiaba el tono del musgo. Era norteamericano, usaba sombrero. Hablaba despacio, no se sabía si por cortesía o temperamento. Dejó dos libros ahora extraviados. Iba y venía por la ciudad, abierta para él como un libro desconocido y extraño. Insistía en mirar el tronco del arrayán y sus vetas misteriosas como si allí estuvieran las respuestas. Quizá no se equivocaba. Luego, el café navega en la mañana. Una luz inconfundible, la voz de un señor que pasa repitiendo, en inglés, que todo está bien. Al filo de las palabras, de los recuerdos, emerge su nombre: Stephen Dobyns. Internet entrega un poema, del que va un ensayo de traducción: Con una taza de café o/ paseando al perro, podía recodar algún incidente/ de su juventud –nada importante- trepando un árbol/ en su patio, esperando en el jardín izquierdo por el swing/ de un bateador, sentado en un coche estacionado con una muchacha cuya cara/ ya no recordaba, su mano en un pecho/ y su cuerpo electrizado; remembranzas que mirar/ con curiosidad, el inofensivo comportamiento de un extraño, con/ nada que lamentar u donde obtener particular gozo. Y/ aunque no percibía estar en algún viaje,/ tales recuerdos le hicieron ver lo lejos que había/ viajado, lo que, a su vez, le hizo preguntar como/ habría de mirar atrás a la persona que era ahora, esta/ persona que parecía tan importante. Estas imágenes, era como ver un álbum de viejas fotografías,/ reconociendo una frente, la barbilla delgada, y/ quizá recordando la historia de un primo segundo/ mayor, cómo se había ido hace mucho a probar suerte/ en Argentina o Australia. Y vio que se estaba/ convirtiendo en alguien como esa persona, que el día iba/ a llegar cuando voltearía ver su actual persona/ como a un pariente lejano que habría derivado hacia/ tierras ignotas. jpalomar@informador.com.mx

Tapatio 06 de noviembre 2010  

Tapatio 06 de noviembre 2010