Page 1

Domingo 26 de diciembre de 2010

PÁGINA 7-B

Fundadores • Jesús Álvarez del Castillo V. • Jorge Álvarez del Castillo Z. • Editor-Director • Carlos Álvarez del Castillo G. Supervisora: Rosa Elia Reyes • espectaculos@informador.com.mx

La cuna del tequila

Amatitán, un pueblo con magia

EL INFORMADOR • E. FLORES

El origen de este pueblo de Jalisco, ubicado a tan sólo 45 minutos de la ciudad de Guadalajara, se remonta a los asentamientos de los aztecas; su nombre proviene de una historia muy peculiar, que señala que en un principio los indios que habitaban esas tierras adoraban al dios Titán y fue cuando otra civilización intentó penetrar en el territorio y cambiarles de ideología, cuando los oriundos de ahí pregonaron: “Indio ama a Titán”. El pueblo luce como un municipio de los pocos en el Estado que conserva un toque muy especial. Sus calles y avenidas principales, aún guardan esa estructura de un pueblo típico que lo convierte en un destino diferente, con actividades que redundan en la tranquilidad de un lugar que goza del mejor paisaje agavero de la región. Se distingue por la calidez de su gente. El pueblo, relativamente pequeño, se subsidia en gran porcentaje de la producción del tequila, la venta de agave y toda aquella actividad que tenga que ver con la bebida nacional, aunque la ganadería y la agricultura juegan también un papel importante en las actividades económicas del municipio.

• Así lucen algunas de las calles del pueblo.

M á s

EL INFORMADOR • E. FLORES

El municipio agavero aún conserva su esencia, tradiciones y un particular estilo de vida

• Camino que lleva a la hacienda San José del Refugio. muchas las fábricas que han aparecido, siguen resaltando en el mercado firmas tan importantes como Casa Herradura y Regional, entre otras.

Un destino de retrospectiva

Trasladarse a Amatitán puede llegar a ser una aventura que lo adentre en el más mágico instante de un contexto diferente. Pasear por sus calles angostas, ver cómo la gente conserva vivas las costumbres de un pueblo tradicional, es una experiencia inigualable. El municipio además ofrece sitos de interés que marcan ese concepto del pueblo con la Naturaleza. Cerca del municipio, a tan sólo 15 minutos, se encuentra la Presa de Santa Rosa, que se rodea por una parte de la Barranca de Chome y Achío; las vistas que ofrece y la vegetación que la rodea, hacen de este paseo una verdadera experiencia. Al ser este lugar un ícono del tequila a nivel mundial, vale la pena resaltar las Amatitán, el origen del sabor visitas guiadas a la ex hacienda San José del Refugio. Este lugar conserva de maLas versiones que giran en torno al nera única cada detalle de una hacienda verdadero origen del tequila son diver- vieja, donde también se fabrica Tequila sas. La realidad, según apuntan los Herradura. Para ello se proporciona el oriundos del pueblo, es que nació ahí, ya conocido paseo de Tequila Express, justo en el poblado embrocado en un pe- que hace una parada en el lugar, mismo queño pozo que se rodea por los cerros que brinda un espectáculo donde el arte de Amatitán y de Tequila, Jalisco. también tiene su espacio mediante la Se dice que los primeros indicios de música, el baile y el colorido. la bebida datan de hace cientos de años, En últimas fechas se ha celebrado el cuando un rayo cayó sobre un agave y lo Festival Mundial de Globos de Amataticoció. De ahí parten diferentes versio- tán, en donde decenas de globos aerosnes, de las cuales destaca aquella que se- táticos se dan cita para ofrecer una verñala que en un principio se utilizó como dadera postal a la vista; una fusión entre “remedio” por una curandera del pueblo. la naturaleza del pueblo y el color y forLo cierto es que Amatitán es cuna de mas de los artefactos. El evento tiene lubuen tequila, actualmente, aunque son gar en el mes de noviembre.

i n f o r m a c i ó n :

El carnaval de Amatitán Es cierto que en diferentes municipios de Jalisco es muy conocida esta celebración, incluso forma parte representativa en el aspecto turístico de los lugares, pero… el carnaval de Amatitán es, sencillamente, diferente. El festín tequilero que reúne a cientos de marcas de la tradicional bebida, así como de visitantes, es la fiesta no patronal más grande del pueblo. Las actividades laborales y escolares mueren estos cuatro días de fiesta, pues ha llegado el esperado carnaval. Es aquí donde resalta la calidez de su gente. Por la mañana se ve a los hombres a caballo peinando y bañando a sus pencos. A las 11:00 horas se comienza a aglutinar la caballada junto con el carro de la reina para ir rumbo al jaripeo de entrada libre, al cual se le conoce comúnmente como “toro de once”. Una vez culminada esta fiesta campirana, la gente sigue en las terrazas establecidas de la plaza principal y la fiesta y alegría no para hasta altas horas de la madrugada. Esta fiesta arranca el sábado, previo al miércoles de ceniza, y culmina el martes, con un baile en alguno de los casinos del pueblo. Música, bailes y charrería, se fusionan en este proyecto que data de cientos de años.

CÓMO LLEGAR Se toma la carretera libre a Nogales; primero se pasará La Venta del Astillero, para posteriormente tomar la carretera que se hace un solo carril. Hay que cruzar el poblado de Santa Cruz, El Arenal, y enseguida, tras una pronunciada curva llamada “La Herradura”, te encontrarás con Amatitán.

w w w . a m a t i t a n . g o b . m x


Domingo 26 de diciembre de 2010

EL INFORMADOR

PASAPORTE Veredas POR VICENTE GARCÍA REMUS

EL INFORMADOR • V. GARCÍA

La Esperanza

• Al este de la barranca Las Coronas se encuentra la Hacienda la Esperanza. El otro día visité Tonila, y para disfrutarla plenamente pernocté en una hacienda llamada La Esperanza, la cual se levantó sobre una cima para mirar lejos, la planta arquitectónica fue rectangular abrazada por tres portales, el portal oriente y el norte tienen el mismo nivel de piso, el portal poniente está unos peldaños abajo y es de menor claro, columnas cuadradas los delimitan. La fachada sur tiene dos ventanas verticales con forja, una amplia puerta y cuatro pequeñas ventanas arqueadas, entre las dos últimas se ubicó la ventana de raya. El portal norte corresponde con el zaguán, que presume de una preciosa puerta de fierro pesada y de dos hojas, rematada en arco de medio punto, el zaguán conduce a tres románticos corredores, el del zaguán con tres arcos, el central escarzano y los aledaños en medio punto, con capiteles dóricos, los corredores laterales con cuatro arcos en medio punto, al fondo los une un muro con tres ventanas verticales y una puerta. Los corredores miran a un bonito jardín con una fuente de tres copas al centro, y conducen a los diversos espacios de la casa grade, todos bautizados: “Tienda de raya”, con una mesa de billar, “Don Rafael”, con una barra y una sala, las habitaciones: Doña Carmen, Peña, El tabor, Don Enrique, Doña Griselda, Chiapa, Quevedo, Lupe Lepe y Capetillo, la ropería estaba indicada, el comedor Don Guillermo y la sala Rangel, con muebles de su autoría (los nombres y/o apellidos son de personalidades vinculados de alguna manera con la hacienda), muebles, esculturas, pinturas y fotografías de antaño ambientan las recámaras. Me recibió Carlos Hugo Chávez y me dio la preciosa habitación “Capetillo”, con fotografías del matador, cuando la hacienda perteneció a Rafael González se inició la cría de ganado bravo, con ejemplares de La Punta y de otra ganadería, su hijo Guillermo entusiasmo a Manuel Capetillo Villaseñor (quien laboraba en el ingenio de Quesería) a realizar sus primeras tientas en el fabuloso coso hundido, despertando su pasión por lidiar toros. Disfruté la tina con hidromasaje de mi baño y después fui al comedor a platicar con el doctor Miguel Delgado Álvarez (hijo de la poetisa Griselda Álvarez), me dijo: “Hace tres décadas me ofrecieron la hacienda, y vine con mi hijo Miguel Ángel a visitarla, quien se quedó encantado por la finca, montó a caballo, jugó con los perros y fue al pajarete, simplemente se enamoró del sitio, de la atmósfera campirana y por ende me incliné a tratar la propiedad, a pesar de que no tenía la cantidad total, le propuse al ingeniero Jesús Hernández a hacerle pagos parciales y aceptó. Gastamos las vacaciones y fines de semana posibles en la hacienda. Luego a mi segunda esposa, Liliana de Paul, se le ocurrió convertir el casco en hotel, idea que se cristalizó hace siete años”. Poco antes del Porfiriato, Odilón Villanueva tenía el rancho Colorado, sembraba caña, café, arroz, cereales y trabajaba un trapiche, contaba con tres mil 216 hectáreas. Construyó la casa grande y la llamó “La Esperanza”, la esperanza de progresar. En los albores del siglo pasado tocó a su puerta un vendedor de maquinaria, que procedía de la Ciudad de México, el alemán Enrique Schöndube, quien levantó un pedido. En uno de sus viajes por occidente, se enamoró y se casó con una tapatía, Luisa Kebe Quevedo, hija de Eduardo Kebe y de Luisa Quevedo, procrearon a: Luisa, Isabel, Margarita, Enrique, Otto y Clotilde. Para 1909, el trapiche no prospero y con una deuda impagable, obligaron a Odilón a ceder su querida hacienda en remate, por 250 mil 80 pesos, siendo el comprador el ingenioso Enrique S., quien adquirió más tierras, al sur hasta el Río Tuxpan y al norte hasta las faldas del Volcán de Fuego (sumando cuatro mil 800 hectáreas), aprovechó todo el agua posible a través de presas, acueductos, canales y túneles; el trapiche lo transformó en un ingenio moderno y de buena capacidad productiva, construyó un molino de arroz, instaló una planta de luz, líneas de teléfono, y hasta un funicular, emprendió una escuela y edificó una capilla. Unos grillos arrullaron mi sueño, por la mañana admiré los volcanes, me acerqué a las ruinas del ingenio y luego bajé a la presa, donde diversos pájaros volaban bajo para saciarse, una ordeña se delató por los bramidos. De la presa subí a un bosque de parotas, daban sombra a dos tumbas, una de Enrique Schöndube, con una estrella y la cita del 25 de noviembre de 1861 en Rodensleben Alemania, y una cruz, 12 mayo 1927 Hda. La Esperanza, Tonila, Jalisco. La otra tumba de Francisco Eduardo Lake Cuesta, ago. 13 de 1908, ene. 16 de 1928. Ambos muertos por cristeros. Enseguida aprecié la capilla, con sus arbotantes, su bóveda de cañón y su Virgen Morena, animada con flores, pues era su día. Después baje unos escalones para ver unas amplias galeras. Antes de medio día fui a presenciar la peregrinación de la Guadalupana, después caminé por la sensacional barranca Las Coronas. Y más tarde disfruté de la alberca, y por último degusté el delicioso bufet dominical preparado por Yolanda Rodríguez.

PÁGINA 9-B


PÁGINA 8-B

EL INFORMADOR

Domingo 26 de diciembre de 2010

PASAPORTE Recorridos muy naturales

De viajes y aventuras

Caballos y atardeceres a la antigua

POR PEDRO FERNÁNDEZ SOMELLERA (deviajesyaventuras@informador.com.mx)

EL INFORMADOR • P. FERNÁNDEZ

Vive una experiencia inolvidable en Hacienda Sepúlveda, donde la arquitectura se enfrasca en un mundo de servicios al huésped

• Una divertida posada, según Posada.

EL UNIVERSAL

Y para esta Navidad… ¡Posada!

• Algunas de la habitaciones de Hacienda Sepúlveda datan desde 1684. LAGOS DE MORENO.- “Mariquita” es quien manda en el arte de la guisandería de Hacienda Sepúlveda. Desde hace 35 años cocina al pie de la letra las recetas secretas de la bisabuela: las albóndigas al pulque o las pacholas, un platillo típico de la región (carne molida preparada con varios condimentos en un metate). Sería un sacrilegio hacerles el feo y no comerlo, ni siquiera probarlo. A unos cinco kilómetros de Lagos de Moreno se construyó esta hacienda a finales de 1684. Anteriormente se dedicaba a la ganadería, pero hace apenas una década fue restaurada para convertirla en un hotel boutique de tan sólo 23 habitaciones, cuidando su esencia rural, sus muebles de época, los ladrillos quemados de sus muros y los techos abovedados. Se le ha añadido a la ecléctica decoración piezas antiguas y objetos traídos de otros países, como el cuadro del Tíbet que se encuentra en la recepción, los tapetes de Irán y otros objetos de Varsovia y Cambodia. El huésped también encontrará artesanías mexicanas en varias de las habitaciones. Desde hace seis generaciones, la familia de Juan Alfonso Serrano es la

propietaria de esta hacienda, ubicada muy cerca de dos caminos reales, uno que iba a Zacatecas y otro a San Luis Potosí. Se dice que por ello, Miguel Hidalgo y otros insurgentes pasaron por aquí y aprovecharon para hacer una reunión, y que Pancho Villa se la apropió por un tiempo. Muchos años después, Juan Alfonso vendría de niño todos los veranos a pasar sus vacaciones, a los cumpleaños de la abuela y a algunas bodas y festejos familiares. Por las mañanas, desde la terraza de la habitación se observan un par de caballos pastando, un burro y quizá gallinas; con el paso de las horas, llegan atardeceres que merecen ser contemplados con un tequila (o dos) en compañía. Todas las habitaciones tienen personalidad propia y chimenea. En los jardines hay hamacas donde recostarse para leer un libro, o camastros en la alberca, o en la orilla del estanque a la sombra de un árbol. En el bar, la variedad de tequilas va de la “a” a la “zeta”. Los clamatos y las margaritas son la especialidad. También hay que probar la sangrita, o las sesiones de spa (instalado en un

aperitivo; en otra, le ofrecen una comida y, en la última, hasta una serie de suertes charras. Juan Alfonso Serrano sugiere visitar la hacienda de San Cayetano, de vocación taurina que, además, imparte equinoterapia; la de La Labor, que resguarda una colección de trofeos ganaDe sombrero y chaparreras dos por los caballos de esa propiedad (ahí te dan “lo que come el patrón”: guiHay quien se la toma muy en se- sos típicos que parecen preparados por rio y viste camisa a cuadros, pantalón los dioses), y la hacienda Tlalixcoyan, y sombrero vaqueros y hasta chapa- con su hermosa capilla. Una familia ha rreras. Y no es para menos, con tantas sido su propietaria por más de 400 años. espinas que uno puede clavarse en el El recorrido puede hacerse tamcamino. bién en bici de montaña o en camioLas cabalgatas son de las excur- neta. El personal de Sepúlveda orgasiones más demandas por extranje- niza lunadas, observaciones de ros que han montado en diferentes estrellas con telescopio, salidas a partes del mundo. Arandas a probar diferentes tequilas El paisaje es agreste, semiárido, y visitas guiadas al casco histórico de lleno de mezquites y pirules. De re- Lagos de Moreno. pente se ve uno que otro animalejo. El Universal Incluso, se organizan paseos de seis noches y siete días para ellos. Las tarifas en Hacienda Sepúlveda Pero también se preparan recovan desde los 185 dólares por rridos a caballo de casi todo un día a habitación cada noche, más tres diferentes haciendas. Los trayecimpuestos. tos no duran más de dos horas entre Más información: hacienda y hacienda. El viajero elige. www.haciendasepulveda.com.mx En una, los dueños lo reciben con un granero): un facial que te quite la arruga, un masaje con vino o chocolate, un balance de chakras o el temazcal. Todo para olvidar el asfalto y el trabajo. Pero si el adicto a las redes sociales no puede desintoxicarse, también hay internet inalámbrico.

PARA SABER

Apuntes de mi libreta POR CUAUHTÉMOC CISNEROS MADRID

(ccmadrid@iatt.net.mx)

Productos trimestrales de la OVCG La ciudad de Guadalajara y su zona metropolitana continúa fortaleciendo su imagen y experiencia como una de las sedes más importantes del país en materia de congresos y convenciones, así como destino de incentivos, segmentos todos ellos que serán de una gran importancia en la primera mitad del siglo XXI y al que están avocados los principales destinos del mundo. Con el arribo del fin de año llegó también la rendición de cuentas acerca de la inversión que se realiza para fortalecer la difusión y promoción turística, lo cual nos parece un sano ejercicio, pues no hay que olvidar que se trata de recursos públicos, que si bien es cierto son recaudados vía el impuesto de hospedaje, no por ello dejan de ser recursos de los cuales se debe de dar cuenta puntual, de ahí la importancia de la información proporcionada en la Oficina de Convenciones y Visitantes de

Guadalajara (OVCG), con respecto a los últimos tres meses de trabajo promocional realizado en diversos países de América. De acuerdo con el reporte presentado por Luis Felipe Nuño, la asistencia a la Feria Internacional de Turismo de América Latina, FIT, celebrada en Buenos Aires, Argentina, en la cual Guadalajara fue anunciada como la sede para el Congreso Latinoamericano de Radiología, y el Congreso Latinoamericano de Mujeres Médicas en 2012. La edición número 15 de la FIT reunió a 88 mil 907 visitantes, lo cual representa un incremento total de 6.5% respecto al año 2009; entre los presentes estuvieron agentes de viajes, expositores, periodistas y visitantes de más de 50 países del mundo, entre los cuales destacan: líneas aéreas como Copa, Lanchile, Marsans, Agaxtur, Solways, Julia Tours, Delfos, Piamonte, Logan y Toselli.

Así como con los más importantes medios de comunicación de ese país austral, mismos que han realizado importantes publicaciones sobre la Zona Metropolitana de Guadalajara y sus recursos periféricos. La revista Bar and Drinks que circula en todo Argentina tuvo en su portada un reportaje sobre Tequila, Jalisco, apoyado por la OFVC en colaboración con el CPTM.

La escoba de oro El sector turístico de Puerto Vallarta “se puso las pilas” y escoba, trapeador, mangueras y cuñas en mano, para realizar una limpia a la zona más turística de aquella ciudad, en un desplante de bienvenida a los turistas nacionales e internacionales que han empezado a llegar con motivo de la temporada navideña y la época invernal, que son de las más esperadas por el destino, ya que significan la temporada alta del mismo. Todas las asociaciones del sector turístico hicieron acto de presencia y laboraron a la par de los trabajadores del municipio, en una muestra más de su disposición por fortalecer la actividad más productiva del mismo.

José Guadalupe Posada, el célebre grabador satírico de allá de por aquellos tiempos de nuestra gloriosa Revolución, creo que se merece un espacio -nomás por el hecho de apellidarse así- entre los acolchonados cuernos de los renos del cursísimo trineo del gordinflón y colorado Santiclós. Y como la sola mención de la palabra “posada” nos remonta hasta aquellos tiempos de las antiguas y tiernas tradiciones melosas que han evolucionado hasta convertirse en “disco-posadas-funk-show”, siento que también puedo justificar mi entrometimiento entre las nieves, algodones y campanitas navideñas, al amparo de las doctrinas de nuestro queridísimo Germán Dehesa -quien le iba, de todas, todas, al inigualable Scrooge- que odiaba la parafernalia de las navidades, para presentar a una gran personalidad en el arte mexicano: Posada. Y si a esto le agregamos el hecho de haber tenido la suerte de visitar recientemente el museo que le dedica la ciudad de Aguascalientes, exhibiendo la obra histórica, satírica, costumbrista que dejó en sus grabados, podrán imaginar el porqué del tema de hoy. Pero… volviendo a Scrooge y las cursis navidades, aprovecho este párrafo para pedirles -casi de favor- que lean Cuento de Navidad, de Charles Dickens, en donde el personaje principal es el extraordinario Scrooge, que odia las navidades y todo lo referente a ellas, hasta que se encuentra con los fantasmas… de su pasado, presente y futuro y… ya no les cuento más porque… léanlo por favor; es una de las joyas de la literatura universal. Y si a ustedes también les chocan las navidades y le van a Scrooge (se dice scrugsh) escríbanme y les mando puntos que se aplicarán en contra de la barriga del Santiclós. Pero -como decíamos antes-, el tal señor don Lupe Posada con sus grabados perspicaces y atinados, no sin buen tino y alegría, se dedicaba a agregar arte y sabiduría a las trifulcas revolucionarias que en aquellos tiempos sucedían. “La Catrina” con su gran sombrero de encaje, es desde luego la imagen más conocida; pero es muy importante ver el mar de fondo que tienen sus grabados; mismo que se va haciendo más patente con el caminar entre las imágenes y los textos de la exhibición. Historias de nuestra tierra que son vistas desde un punto diferente; caminos que habiéndose caminado paso a paso en aquellos tiempos, quedaron grabados con punzón certero en placas que no temen al olvido. Don Lupe siempre trabajó por encargo y nunca tomó partido por ninguna de las causas. Con Antonio Vanegas expresó gráficamente los sentires políticos de la Revolución y del Porfiriato. Y con Heriberto Frías tan sólo trataba de relatos y leyendas, en donde, con la sola imagen, se daba la nota roja y la acentuación necesaria para enfatizar lo que en el texto se decía, y pudiera ser comprendido hasta por los que no sabían leer. Los dibujos de Posada -excepto en contadas ocasiones- nunca eran agresivos y siempre ensalzaban a los héroes de bronce, enfrascados en la dicotomía entre los buenos y los malos, la violencia y la muerte en la vida cotidiana de esos tiempos. Octavio Paz nos dice: “Muchos críticos se han empeñado en hacer de Posada un prototipo del arte de protesta. La verdad es que en su obra apenas hay ideas políticas; aunque sus grabados expresan ideas sociales muy intensas, no defienden ninguna causa, ni proponen éste o aquél remedio para los males de su tiempo. Posada no quiere reformar o cambiar la sociedad: quiere retratarla. Su retrato es, simultáneamente realista, fantástico, piadoso y burlón. No hay en su obra negativo, ni propósito reformador. Lo que dice no lo dice en forma de proclama sino en el lenguaje ambiguo, doble o triple de la sabiduría popular”. Y yo tomo de ahí cuatro palabras que resumen la idiosincrasia de nuestro pueblo: “realista, fantástico, piadoso y burlón” ¡Así es nuestro México! Seamos orgullosos de nuestra cultura y de nuestras tradiciones y costumbres. Recordemos que las raíces más profundas son las más fuertes, y no así las más vistosas.

Pasaporte 26 de diciembre 2010  

Suplemento de El Informador

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you