Issuu on Google+

Viernes 2 de noviembre de 2012

PÁGINA 9-B

hogar

calor de

Supervisor: Aimeé Muñiz / aimee@informador.com.mx

EL INFORMADOR • R. SUÁREZ

MEDICINA ALTERNATIVA.LA SALUD EN UNA DOSIS

HIERBERÍAS. En el Mercado Corona abundan los puestos con variedad de plantas; las “especialistas” esperan a los clientes para darles la cura a sus padecimientos.

Herbolaria para todos los males Médicos advierten la necesidad de hacer un diagnóstico antes de “recetar” alguna planta Los huesos arden. Luz María Hernández dice que están secos y que el frío es el responsable. El dolor regresa cada noche a calarle en el interior de la pantorrilla. No le tiene fe a los fármacos. Ella confía en los remedios que su madre le compartió hace más de tres décadas. Una pomada de árnica es su salvación. ¿Dónde la compró? En la calle. ¿Cuánto le costó? 15 pesos. No hay etiquetas que especifiquen las propiedades de la crema elaborada con una planta considerada medicinal. Tampoco hay indicaciones para su uso, pero Luz María sumerge los dedos en la verdosa pasta. Quiere un alivio inmediato. El peroné le duele. A veces no sabe ni de qué forma. Hay ardor. Frío. Resequedad. Todo un paquete de síntomas que le anuncian una escena fatal en su mente: “En cualquier momento el hueso me va a reventar. A tronar como una rama seca”. Luz María ignora la procedencia de la planta empleada para la crema. No le importa. Los médicos le sugieren que retome las pastillas a causa de la entrada a la menopausia: “Que por eso me calan los huesos, pero yo prefiero el árnica, desde siempre me ha funcionado”. Luz María es también fiel amiga del té de tila, pues el dolor del peroné la fatiga y la bebida caliente le ayuda a conciliar el sueño. La alacena de esta señora está llena de plantas, raíces y hojas secas que se conservan en bolsas transparentes. Cada una tiene una etiqueta con una palabra distinta: manzanilla, romero, verónica, jazmín, yerbabuena. Como ella, algunas personas confían su salud a la Naturaleza y sus principios activos, capaces de controlar enfermedades que –a su parecer– los químicos no han podido.

El riesgo de intoxicarse motivó que en 1999 la Secretaría de Salud prohibiera la venta de cerca de 90 plantas; sin embargo, se siguen vendiendo en los mercados y los tianguis Javier Barriga Marín, toxicólogo y jefe de Urgencias en Pediatría del Antiguo Hospital Civil.

Tradición familiar Ramona Cano vende plantas medicinales en el Mercado Corona de Guadalajara. En su puesto tiene más de tres mil hierbas de todos tamaños, apariencias y aromas. De memoria conoce la función de cada hoja y raíz: que el epazote sirve para incrementar la memoria, la sábila para reducir la tos y las ramas del orozuz para evitar la caída del cabello. En 30 minutos más de cinco personas acuden al negocio en busca de soluciones que frenen la tortura que aqueja al cuerpo. Ramona tiene más de 50 años de experiencia y su margen de error es mínimo al recetar una planta. Las conoce al derecho y al revés. Ramona conoce casos de éxito donde las plantas medicinales (fitoterapia) brindan alivio y unanuevaopcióndesalud.Dicequetodoslosmales se pueden tratar con hierbas, desde una sencilla quemadura, incrementar los niveles de fertilidad o hasta sobrellevar el cáncer de próstata. Ramona aprendió el oficio por sus padres. Asegura que para que las plantas hagan efecto “hay que tener paciencia y ser constante, sobre todo con las enfermedades muy duras. Muchas personas no se curan porque no quieren, pero tampoco se van a aliviar con un solo té”. Gregorio Nieves Hernández, profesor y responsable del Departamento de Botánica y Zoología de la Universidad de Guadalajara (UdeG), destaca que la efectividad de las plantas medicinales responde a una correcta dosificación, dependiendo del principio activo a utilizar. El especialista señala que el uso de la herbolaria nace desde que el hombre comenzó a interactuar con la Naturaleza bajo la necesidad de encontrar alimentos y remedios a los padecimientos del organismo hace más de 10 mil años. Sin embargo, la mezcla cultural con Europa y posteriormente con Asia, introdujo a México especies que incrementaron las opciones de la herbolaria, como la yerbabuena,

orégano, tomillo, albahaca, romero y la menta, que en mancuerna con las nacionales (como el árnica, santa maría, tecoma, cola de caballo), actualmente se emplean para combatir la diabetes y problemas de riñón, circulación sanguínea y trastornos gastrointestinales.

Equilibrio constante A sus 70 años de edad, Ramona Cano levanta un poco su larga falda y presume la ausencia de varices y venas reventadas, como resultado de una vida entregada a las plantas medicinales; ella decidió evitar cualquier tipo de pastilla. “Las plantas rejuvenecen. La gente que es 100% yerbera está sana y fuerte, como la que vive en el campo”. Ramona respeta a los médicos respaldados por años de estudio, por eso prefiere no hablar sobre la medicina convencional y sus diferencias con las plantas medicinales: “No tenemos tanta ética como los médicos”, pero insiste en que hay tratamientos químicos que lejos de ayudar al cuerpo, lo empeoran. Javier Barriga Marín, toxicólogo y jefe de Urgencias en Pediatría del Antiguo Hospital Civil “Juan I. Menchaca”, no piensa lo mismo y advierte que el mal empleo e ingesta de las plantas medicinales, puede provocar afectaciones mayúsculas lejos de propiciar el bien deseado para la salud. Para el experto, la herbolaria padece de una desinformación entre sus consumidores, con mayor impacto en los principiantes que apenas descubren los principios activos y efectos de cada planta. Aunque otorga el beneficio de la duda a las bondades curativas de la planta –pues son los mismos principios empleados en los fármacos-; los errores antes de consumirla son lo que predisponen a una intoxicación que puede ser mortífera. El especialista señala que para poder consumir una planta, quien la receta debe hacer un diagnóstico exacto de la enfermedad a tratar, aunque sea un simple dolor de cabeza, cosa que no hacen quienes venden libre-

mente estos remedios en los mercados y tianguis.

Ni tan buenas, ni tan malas El riesgo más importante, expone Javier Barriga Marín del Hospital Civil, es encontrar “una dosificación precisa para este tipo de plantas, y eso es muy difícil. No es lo mismo una planta seca que una fresca, que una joven, ni de mediana edad ni vieja. Ni lo mismo si se utiliza la raíz, el tronco, la flor o las hojas, cada parte tiene distinta dosificación; la concentración del principio activo puede variar si la planta se cosecha por la noche o la mañana”. El académico de la UdeG, Gregorio Nieves Hernández, comenta que para que la planta tenga mejor efecto deberá estar fresca o deshidratada, “pero a la sombra, para que no pierda muchas de sus propiedades”, y cuando se exceden las dosis “en la mayoría de los casos no hay mucho problema (…) si las plantas no te ayudan mucho, tampoco te perjudican”, explica e incida que dosis indicadas se han aprendido con base en la experimentación. Aclara que hay plantas con extractos muy riesgosos por su nivel en alcaloides, como el llamado codo o hueso de fraile, que se recomendaba para adelgazar o para desparasitación. Y aunque existen casos documentados de que esta planta cobró dos vidas en 2010 por su ingesta, Nieves Hernández señala que no hay un reglamento que controle su venta y receta al público en general. “El riesgo de intoxicarse o tener problemas con plantas, hizo que en 1999 la Secretaría de Salud, por decreto, haya prohibido la venta de cerca de 90 plantas que se comercian de manera libre en el país, y sin embargo, se siguen vendiendo en los mercados y los tianguis”, añade Barriga Marín. El toxicólogo del Hospital Civil advierte que una de cada tres plantas que existen a nivel mundial, contiene principios activos tóxicos, que pueden causar el mismo riesgo que un tratamiento con medicamentos. Destaca que “recetas” tan simples como el té de floripondio, de jamaica (diurético) u orégano (para la tos), pueden causar intoxicación atropínica, al igual que las complicaciones que generan las infusiones con toloache, ruda o el epazote, éste último empleado para matar lombrices.

GASTRONOMÍA.PLACERES CULINARIOS

Gourmet francés a la carta milares a la lechuga convencional pero con toques más amargos, que delicadamente es bañada con un trozo de queso roquefort y finas rebanadas de pera cruda y cocida, que comparten espacio en el platillo junto a unas cuentas avellanas. Para el plato fuerte, el comensal tiene dos opciones: pescado o res. El primero responde a un filete de huachinango cocido y aderezado a la parrilla acompañado por puré de papa y aceitunas. El segundo platillo oferta un medallón angus bañado con champiñones confitados, también con una presentación distinta de papa dorada y servido con una pieza de tuétano (médula ósea). Ambos platillos comparten la peculiaridad de tener una cama de salsa de res casera a la bordolesa (llamada así en honor a la zona vinícola de Bordeaux). Para el final, el postre es un mil hojas con una esponjosa y pastelera crema muselina de pistache, de dos pisos intervenida con capas de frambuesa entera.

PARA SABER Los detalles El gasto aproximado por el menú básico es de 240 a 300 pesos por persona. El festín gastronómico francés estará abierto al público en el restaurante Frutas y Flores, en el horario de comida y cena, de 13:00 a 23:00 horas. Reservaciones: 36781234, extensión 7310.

EL INFORMADOR • M. FREYRÍA

La cocina francesa es considerada una de las tres mejores a escala internacional. Su elaboración requiere de distintas formas de cocción y presentación final a la mesa, elementos que la convierten en un mosaico de sensaciones instantáneas al paladar y la vista Un buen pretexto para iniciarse en el gusto por lo comida importada desde Francia, es asistir al festival Au Pied de Cochon, que del 5 al 17 de noviembre, estará disponible en el Restaurante Frutas y Flores del Hotel Presidente Intercontinental de Guadalajara. El reconocido cocinero David Gambeau es el anfitrión principal de esta fiesta que promete una verbena elegante entre los condimentos e ingredientes más característicos de la república francesa. El menú que el chef Gambeau propone a los tapatíos, se basa en una perfecta combinación de sabores y proporciones con frutas, vegetales, carne y pescado. En la entrada el paladar recibe una ensalada gobernada por las endivias, hojas si-

PLATILLOS. El chef David Gambeau tiene preparada una rica selección de la cocina francesa para sus comensales.


PÁGINA 10-B

EL INFORMADOR

Viernes 2 de noviembre de 2012

HOGAR PREPARACIÓN.EXPERIENCIA QUE SE COMPARTE

Alfonso Cadena desde la cocina El chef está en la ciudad como asesor en un posgrado de Creatividad en Cocina Mexicana

Experiencia bajo el fogón La propuesta culinaria de Alfonso Cadena se distingue por el valor agregado que él mismo ha dado a la función de cocinar, pues además de

preocuparse por la calidad en el sabor de cada platillo, para él el servicio y el ambiente que se disfruta alrededor de la mesa del comensal es lo más importante. “Estoy en el punto en que estoy buscando nuevas cosas qué hacer. Creo mucho en compartir las experiencias que uno ha vivido, es una orientación básica para los nuevos cocineros”, explica Cadena Rubio, quien considera que uno de los errores más comunes de los recién egresados –de cualquier carrera– es pensar que la vida profesional será fácil es su inicio. El experimentado chef, que ahora radica en Puerto Vallarta, destacó que algunos cocineros novatos se visualizan como titulares de restaurantes olvidando que en esta profesión requieren de aprendizajes y errores sobre la marcha. “Ser cocinero es un trabajo de mucho sacrificio y temple. La parte de investigación es importante, el saber qué tipo de productos nos rodean en la localidad, saber qué se hace y cómo podemos ayudar a los pequeños productores”.

“La cocina me hace sentir muy libre”. Alfonso Cadena Rubio, cocinero.

PARA SABER EL INFORMADOR • E. BARRERA

Para el cocinero sonorense Alfonso Cadena ubio, la acción de preparar platillos es una terapia. Lejos de las escuelas y la teoría, aprendió a manejar la cocina de manera empírica y experimental, muy a su modo, en el que los tiempos y las reglas no existen para ofertar un menú visceral. De visita por el Colegio Gastronómico Internacional de Guadalajara –donde imparte el posgrado de Creatividad en Cocina Mexicana–, el reconocido chef compartió los conocimientos que ha adquirido en el rubro profesional de la mano de prestigiados cocineros, como su padre Ignacio Cadena. “Mi papá me enseñó a cocinar, pero nunca me obligó a seguirlo. Yo quería la música y el diseño gráfico. Sin embargo, siempre cociné, en todos lados. Pero la enseñanza de mi mamá es de lo más importante”, comenta Alfonso al asegurar que en la figura femenina encontró la fórmula ideal para organizarse en lo administrativo al interior de un restaurante, en el que los elementos como la limpieza, la pulcritud, la jerarquización y el trabajo en el equipo son su quehacer cotidiano. En 2001, Cadena Rubio estudió en la Escuela Culinary Arts en Vancouver, Canadá; ahí comenzó su andar gastronómico que tres años después daría como fruto a “La leche”, su primer restaurante ubicado en la ciudad de Monterrey. El joven cocinero optó por innovar con un concepto donde la creatividad y el libre albedrío son sus herramientas para la fusión de especias e ingredientes poco convencionales en el rubro restaurantero.

Un lugar para compartir Actualmente, el cocinero Alfonso Cadena es propietario del restaurante La leche en Puerto Vallarta, un centro culinario que además funge como almacén gourmet desde 2008, siendo uno de los puntos gastronómicos más importantes de la costa jalisciense.

FORMACIÓN. Alfonso Cadena Rubio reconoce que en la cocina hay que estar preparado para experimentar; algo de ello enseña actualmente en el Colegio Gastronómico Internacional de Guadalajara.

José Luis Cuéllar de Dios

“Ninis”: entre APRENDER DE ELLOS recovecos y laberintos Se han ido acumulando hasta sumar millones, fuentes confiables hablan de que 28% de jóvenes mexicanos entre 18 y 28 años ni estudian, ni trabajan; nuestro país aparece como uno de los primeros lugares en el concierto mundial en este terrible y delicado problema que, para mayor desconsuelo, camina a la alza. Paradójicamente, México es una de las naciones con mayor número de estudiantes en el extranjero, estudiantes cuyas posibilidades de empleo, cualitativa y cuantitativamente, son altas y sobra decirlo, por razones obvias cuentan con posiciones económicas desahogadas. Tal parece que el delicado asunto de los “ninis” se ha tratado de una manera un tanto escurridiza, se consignan estadísticas, se bromea acerca de ellas, pero no se ve que se emprendan acciones gubernamentales, empresariales y sociales de gran calado que permitan aspirar a soluciones ágiles y sobre todo estables. A fin de tener un panorama más amplio del reto que significa esta problemática, habrá que enfocarla bajo la mirada de lo que significa para el ser

humano la satisfacción material y emocional del “deber cumplido”, es simplista pensar tan sólo en el aspecto de retribución económica que ofrece un empleo, si bien son épocas de culturas hedonistas y marcadamente materialistas, el trabajo es necesario desde el punto de vista del bienestar emocional que aporta a quien lo realiza. Una y mil veces se ha comprobado que el cansancio del trabajo produce satisfacción emocional y que conforme el tiempo transcurre este trabajo conduce a la felicidad. No es momento de invocar máximas románticas e idealistas que sentencian que el dinero puede comprar la cama pero no el sueño, o los libros pero no la inteligencia (anónimos dixit), es cuestión de aterrizar en la realidad y hacer programas adecuados para evitar que los jóvenes sigan transitando de las ilusiones universitarias a las frustraciones del desempleo –hay casos de profesionistas con dos años de egresados que no han tenido ¡un solo empleo!–, el pendiente cobra visos de tragedia. A raíz de este previsible, pero descuidado fenómeno, aparecen infinidad de casos de empleos de poca monta, temporales y algunos de ellos con matiz de explotación, que son desempeñados por jóvenes con un título universitario en la mano que lo acredita como profesionista en una carrera que nada tiene que ver con lo que le piden desempeñar; además, tiene como compañero de trabajo a un joven que apenas cursó la secundaria. Estamos ante un problema social de dimensiones alarmantes, los pantanos creados por la inevitable y feroz globalización han atrapado a millones de jóvenes cuyo recurso económico aplicado para su formación académica se está desperdiciando al igual que su talento y preparación; el empleo tranquiliza, el desempleo turba; tal turbación padecida por largos periodos, llega a provocar desviaciones en la conducta humana de tal gravedad que se toman decisiones equivocadas y de funestas consecuencias: suicidios, ingreso a las filas de la delincuencia organizada, depresiones incapacitantes y mil etcéteras más. La respuesta a este preocupante y latente problema requiere de visión y estrategias a largo plazo en las que participen gobierno y sociedad, buen principio será sacudirnos el marasmo y la complacencia con la que se mira el fenómeno de este desesperado colectivo. Por lo pronto, a todos los “ninis” habrá que pedirles que aprendan de los jóvenes con algún tipo de discapacidad su fortaleza para superar, a diario, todas sus adversidades. Amén de los amenes.


Viernes 2 de noviembre de 2012

EL INFORMADOR

PÁGINA 11-B

HOGAR SALUD.UN ESTUDIO ENFOCADO EN MUJERES ARROJA RESULTADOS

Sin tabaco, 10 años más de vida

EL INFORMADOR • E. BARRERA

Dos terceras partes de las muertes de fumadoras de menos de 70 años se deben al tabaquismo

SIN FUMAR. Los efectos negativos del cigarro se pueden evitar si lo deja antes de llegar a una edad mediana.

Maya Navarro de Lemus

MUJERES QUE DEJAN HUELLA

Rosario Uriarte de Atilano, “Las cosas pequeñas” (In-Memoriam) Este 2 de noviembre Día los Difuntos, recordamos a la señora Rosario Uriarte de Atilano, quien llevó la columnaLascosaspequeñas,desde1959enELINFORMADOR. Nació en Mazatlán, mudándose a Guadalajara en 1932.Trabajó durante 30 años en el Ferrocarril Sur Pacífico de México. Su maestro de literatura Agustín Basave, la incita a escribir poesía. Dedicada a la cultura, destaca en estas aptitudes: literatura, historia del arte de Jalisco y de México; hablaba francés y sus maestros fueron José Cornejo Franco, Severo Díaz y José Arreola. Editó su primer libro Cosecha, con portada del vate Jesús Núñez y semblanza de Rosario Sansores. El secretario del Museo Nacional de AntropologíaeHistoria;NúñezyDomínguez,lededicóunacrónica en Jueves de Excélsior y le presenta a Amalia Caballero de Castillo Ledón, directora de Acción Cívica y secretaria de Cultura, Embajadora y representante de México en Washington en la Comisión Interamericana de Mujeres, quien invita a Chayito a pertenecer al Ateneo Mexicano Femenino donde es presentada como poeta. Escribe en 1940 Musgo, con prólogo de Enrique González Martínez: “Mujer joven que obedece al mando irresistible de su temperamento lírico. Es un libro sin literatura, lo cual quiere decir que está limpio de impureza profesional, que suele matar cuando llega la tiranía del procedimiento, el germen de la verdadera poesía. La llamada sinaloense-jalisciense y la misma jalisciense-sinaloense”. Publica un plaquette: Y ésta es mi vida de hoy. En 1955 recibe el premio Sixto Osuna en los Juegos Florales de Mazatlán, por su poema Ausencia sin olvido. Ofreció recitales poéticos en el Museo Regional del Estado, Centro Español, Casa de la Cultura Jalisciense, Galería Torres Bodet, Bellas Artes en México. Don Agustín Yánez, Gobernador del Estado de Jalisco, le otorgó en 1956 el Premio Jalisco de Poesía por el libro En el final del cuento. Rosario Atilano figura en la antología de Poetas Sinaloenses, en 1958. Ofreció pláticas con temas habituales, como “La poesía en el hogar”, “La secretaria y la cultura”, “Poesía en la vida cotidiana”. Socia fundadora de la filial en Guadalajara de la Unión Femenina Iberoamericana en 1963, y presidenta de 1968 1970, escribiendo el boletín mensual. Docente en 1968 en Ipala. En su 40 aniversario como poeta publicaRubí,conviñetasdeAlfonsodeLaraGallardo.Aparece en la Enciclopedia editada por José Rogelio Álvarez. En Mazatlán una calle lleva su nombre: “Andador Rosario Uriarte de Atilano”. Su libro Collage es presentado en la Feria Nacional del Libro y la Cultura en Guadalajara. En su 60 aniversario como poeta, el Consejo EstatalparalaCulturaylasArteslerindehomenaje,donde presenta su antología de poesía A corazón abierto. “Tengo el corazón dormido”: Hubo un tiempo en que, gozosa,veíapasarlaengañosa,loca,inquieta,esplendorosa caravana de la vida. Hubo un tiempo en que esperabaconelalmapalpitanteyconloslabiosenflor, la visita tan soñada, tan deseada, del amor. Hubo un tiempo en que soñaba... Soñaba sueños azules… Me hacían soñar los trigales, las playas, los abedules. Hubo un tiempo en que cantaba. Cantaba a la vida buena, a la luz, al Sol, al aire y a la tierra morena. Hubo un tiempo en que reía y mi risa parecía agua fresca que caía. Era feliz. Te quería. Hubo un tiempo en que lloraba. Lloraba porque aprendí cosas que ni sospechaba; cosas muy tristes y amargas… ¡Llanto que lloré por ti! Hoy, ya ni canto, ni río. Y ya no puedo llorar. Nada espero, nada quiero, nada sueño, nada pido. Yo no sé lo que me pasa. Tengo el corazón cansado. La Universidad de Guadalajara reconoció a las decanas de la literatura en Jalisco: Lola Vidrio, Paula Alcocer y Chayo Uriarte, en 1994. Participó en el Homenaje a Enrique González Martínez, con la ponencia Mis recuerdos de E. G .M. Su acervo es formado por comunicación epistolar con intelectuales, como Salvador Novo, José Cornejo Franco, Federico Gamboa, del Vaticano de Su Santidad Juan Pablo II, Totus Tutuus. Sus versos clásicos y alejandrinos, sonetos, décimas y el hai-ku, dominó estas técnicas. Así vivió Rosario Uriarte de Atilano, de Las cosas pequeñas. maya.navarro@hotmail.com

MADRID.- Abandonar el tabaco puede prolongar la vida de las mujeres en 10 años, según una investigación que publica The Lancet. El trabajo utiliza los datos del grupo llamado “Million Women Study”, en el que participan más de 1,3 millones de mujeres. Las voluntarias de este macroestudio, no dirigido especialmente al tabaquismo, fueron reclutadas entre 1996 y 2001, cuando tenían entre 50 y 65 años. El trabajo hizo un seguimiento de las voluntarias durante 12 años, periodo en el que unas 66 mil murieron. Las participantes habían contestado un cuestionario sobre su estilo de vida, lo que permitió hacer el seguimiento. Al comienzo del trabajo, el 20% de las partici-

pantes del estudio eran fumadoras, el 28% ex fumadoras y el 52% nunca había fumado. A los tres años, las fumadoras tenían casi tres veces más probabilidades de morir que las no fumadoras. Dos terceras partes de todas las muertes de fumadoras a los 50, 60 o 70 años fueron causadas por el tabaquismo, y estaban relacionadas con enfermedades como el cáncer de pulmón, la enfermedad pulmonar crónica, enfermedades del corazón o un derrame cerebral. La cantidad de tabaco estaba directamente relacionado con la mortalidad. Pero el trabajo aporta otro dato que confirma que no se puede hablar de un consumo seguro de tabaco: incluso entre las

que fumaban sólo un cigarrillo al día, la mortalidad era el doble que entre las no fumadoras. El efecto del tabaco puede revertirse, aunque poco a poco. Entre las que lo dejaron con 30 años, el riesgo de muerte prematura se redujo un 97 por ciento. A partir de los 40 años, como el efecto es bastante permanente, los beneficios de dejar de fumar disminuían. “Tanto los hombres como las mujeres que dejan de fumar antes de llegar a una edad mediana ganan 10 años de vida”, dijo Richard Peto, de la Universidad de Oxford, y uno de los coautores del trabajo. El País


Calor de hogar 2 de noviembe