Page 29

EL GLOBAL, 12 al 18 de noviembre de 2012 |

29

I Industria El sector pide que se actúe para que los fármacos no comercializados no influyan en los precios ■ La solución pasaría, según las compañías, por avanzar en la integración de los datos registrados por la Aemps y los del nomenclátor ■ El jefe del Servicio de Intervención de Precios del MSSSI confirma que se trabaja en esa línea, aunque es preciso conjugar distintos intereses FRANCISCO ROSA

Madrid

Los representantes de la industria farmacéutica pusieron una vez más el grito en el cielo para denunciar que existen medicamentos no comercializados que se usan para configurar conjuntos y agrupaciones homogéneas y que suelen servir para tirar hacia abajo de los precios. En este caso, aprovecharon el Seminario sobre Precios de Referencia y Precios Menores tras el RDL 16/2012, organizado por la Fundación CEFI, para trasladar a Jesús García Herrero, jefe del Servicio de Intervención de Precios de Medicamentos del Ministerio de Sanidad, esta reivindicación. El origen del problema está, según Germán Alonso, especialista en derecho administrativo de Mazars Abogados, “en la gran confusión que genera la acumulación de listados, registros, y bases de datos” por parte de las distintas instancias regulatorias que, para empezar,usan terminologías y fórmulas de sistematización de los datos que no coinciden entre sí. Esto, según Alonso, genera graves distorsiones, ya que “la industria no sabe muy bien con qué datos quedarse”, en lo que se atrevió a denominar como “la dictadura del PDF”, citando a otros representantes del sector que habían hecho uso de esta expresión en otros foros similares.“Si alguien intentaba crear un sistema que no entendiera nadie, hay que darle la enhorabuena”, remarcó. Para poner un poco de orden en el entuerto, tanto este experto en derecho administrativo como Irene Andrés, directora legal de MSD, y Victoria Fernández, directora legal de Janssen, abogaron por el diseño de un único registro oficial de aplicación para todas las administraciones del Estado, con unos efectos jurídicos definidos y con la inclusión de todas las características que definen a cada producto. Entre ellas, destaca la necesidad de dejar claro qué producto está comercializado y cuál no,para que los segundos no puedan participar en la formación de agrupaciones homogéneas. Este registro único oficial, además de recoger los datos aludidos, tendrían que ser de acceso público y online, de modo que todo el mundo pueda revisar simultáneamente los cambios de estatus de los medicamentos a la hora de

Jesús García Herrero (al fondo de la imagen), participó en el encuentro organizado por la Fundación Cefi sobre el sistema de precios de los medicamentos, en el que departió con distintos miembros de la industria farmacéutica.

establecer las nuevas agrupaciones homogéneas y no se den distorsiones como las que se vienen dando hasta ahora. ¿Propuesta inviable? Sobre este particular opinó el jefe del Servicio de Intervención de Precios de Medicamentos, quien recordó que el hecho de tener una base de datos más rígida, como es el nomenclátor, “permite dar una cierta estabilidad a la industria”, que si no tendría que estar revisando día a día la inclusión de nuevos medicamentos comercializados. “Al fin y al cabo, entendemos que

un sistema como ese introduciría una incertidumbre mayor, lo cual choca con la estabilidad que nos pide la propia industria”, apuntó. En cierta medida, el argumento de García Herrero convenció a algunos de los asistentes, que dieron relativamente su brazo a torcer y admitieron como una solución intermedia la obligación de introducir en el nomenclátor la distinción “alta comercializado” o “alta no comercializado”, como ocurre en la base de datos de la Aemps.De este modo,se evitarían las confusiones y la posibilidad de incluir medicamentos que no

están siendo comercializados en las agrupaciones homogéneas. El jefe de Servicio de Intervención de Precios reconoció que las autoridades “son conscientes de los problemas que estas situaciones ocasionan a la industria innovadora” y recomendó el recurso de la suspensión cautelar para minimizar el impacto de estos sucesos. Junto a estas recomendaciones, García Herrero trató de mandar un mensaje tranquilizador a la industria farmacéutica, al apuntar que el ahorro en el gasto farmacéutico acumulado en estos últimos meses ha causado una cierta

El coste como aspecto a tener en cuenta El encuentro organizado por la Fundación CEFI contó con la presencia de Ángel Guirán, asesor del director general de Cartera Básica de Servicios del SNS y Farmacia, el cual justificó las medidas que ha venido aplicando el Gobierno en materia de precios con la situación económica que vive el país. En esta misma línea, defendió la introducción del copago farmacéutico, ya que “ha conseguido que la gente solo retire los medicamentos que necesita”, con lo que ha quedado constatado, según él, su carácter disuasorio. Asimismo, Guirán hizo públicas las estimaciones que ha realizado el ministerio sobre el impacto que tendrá la introducción del sistema de bajadas voluntarias de precios, “que redundará en un ahorro cercano a los 700 millones de euros en 2012” y, pese a que ha generado controversias, “está funcionando cada vez mejor”.

Al hablar del sistema de precios de referencia, lo definió como el “principal motor de ahorro” al que se está agarrando la Administración en el ámbito farmacéutico, aunque reconoció que “cabe la introducción de determinadas reformas en el mismo de cara a minimizar la incertidumbre” que este puede generar en un sector que vive continuamente con la mirada puesta en el largo plazo. Por último, declaró que el departamento para el que trabaja está comprometido con el fomento de la innovación, “aunque la necesidad de sostener el sistema está haciendo que existan dificultades para ello”. “Esto nos obliga a establecer una serie de prioridades para determinar lo que se puede financiar y lo que no, ya que la industria, a veces, nos llega con precios excesivos que no podemos asumir”, concluyó.

relajación en el seno del Gobierno, que podría redundar en una suavización de su forma de afrontar las relaciones con el sector del medicamento. En este sentido, apuntó, en respuesta a la reivindicación de Vicente Morales, patrono de la Fundación CEFI y responsable legal de Pfizer, que podrían darse algunos pasos en este sentido, como la derogación de la creación automática de conjuntos aunque no exista genérico (recogido en el artículo 93 de la Ley 29/2006 de Garantías y Uso Racional de los medicamentos). También hizo referencia a la laxitud con la que se está actuando en cuanto a la tramitación de bajadas voluntarias de precios. En primera instancia, se había establecido que no se aceptarían las que se realizaran por debajo del 10 por ciento, aunque “en la práctica se están tramitando todas las que, a pesar de no reducir un 10 por ciento el precio del fármaco, se ajustan al precio más bajo”, señaló. Aunque en realidad, esa voluntariedad ha quedado en suspenso con las últimas modificaciones normativas. Ahora, el que no baja precio queda fuera de las opciones de que dispone el farmacéutico y eso es algo que va contra la filosofía de muchas compañías. “El hecho de que tengamos que bajar nuestros precios nos supone un conflicto con la central, ya que nos lo tienen terminantemente prohibido”, recordó Morales, a la vez que se lamentó de que la única alternativa a la que pueden optar las compañías, a partir de ahí, es relegar el producto al mercado desfinanciado. En este sentido, el respresentante del ministerio instó a esperar a la regulación del precio notificado para solventar este grave problema. García Herrero, que en todo momento animó a la industria a hacer oír su voz en lo que respecta al desarrollo del RDL 16/2012, aludió finalmente a los principios que podrían regir el sistema de precios seleccionados, en el que trabaja actualmente el Gobierno. Como adelantó,aunque está parado de momento, todo apunta a que solo se incluirán productos con un importante impacto presupuestario, en aquellos casos en los que existan más de tres medicamentos comercializados y valorando muy bien que quede garantizado el abastecimiento. “Esa es la clave”, culminó.

586  

El global nº 586

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you