Page 1

El horror

hecho

cubismo

POR. jAIRO FAUSTINO HERRERA Guernica era conocida por ser una población donde se reunían los representantes de la corona española para renovar su juramento de respetar las libertades vascas, cada dos años. Siendo una tarde del 26 de abril de 1937, fuerzas aéreas falangistas integradas por unidades españolas, italianas y alemanas, dirigidas por un comando nazi, aliados del General Franco, denominados la “Legión Cóndor”, bombardearon la ciudad, causando un saldo de 1600 muertos y más de un millar de heridos. Una poderosa flota de aviones consistente en tres modelos alemanes, bombarderos Junkers, Heinkel y cazas Heinkel, destruyó la ciudad con explosivos destructivos, bombas antipersonales y 25.000 bombas incendiarias, que eran bases rellenadas de aluminio y oxido de hierro capaces de elevar la temperatura hasta cerca de los 27000ºC. El bombardeo de esta ciudad vasca, que duró tres horas y quince minutos, desde las cuatro y media de la tarde hasta las ocho y cuarto de la noche, fue un episodio incomparablemente siniestro, pues no había razones aparentes que justificaran el ataque de una pequeña ciudad como aquella, poblada entonces casi exclusivamente por mujeres, niños y ancianos, ya que los hombres se encontraban en el frente. Frente a ello, el artista malagueño Pablo Picasso no se hizo ajeno, pues ese mismo año decidió plasmar en un Óleo sobre lienzo 349,3 x 776,6 cm la cruenta situación que se vivió en aquella tarde de abril. Picasso inmortalizó con esta obra el nombre de Guernica, simplemente porque su destrucción le inspiró ese enorme cartel propagandístico en contra del fascismo. Picasso era consciente que esta obra debía ser contemplada no sólo por entendidos del arte, sino también, por cualquier persona.

Recordando la famosa obra de Miguel Angel, la piedad se plasma dentro de la pintura en una mujer rota de dolor, con lágrimas como si fueran de sus ojos, recogiendo en sus brazos a su hijo yacente. El artista representa aquí los distintos modos de horror por el bombardeo, en este caso el de una madre. También encontramos a un hombre descuartizado, tirado en el suelo, con una estrella de cinco puntas en una mano y una espada y flor en otra que simbolizan las victimas de la barbarie Los animales dentro de la obra tienden a transmitir sentidos del ser vivo, pues normalmente a las personas un caballo inspira nobleza, belleza e impresión, pero un toro genera sensación de muerte, bravura o violencia. No obstante, para el autor de la obra ello representa lo contrario y lo manifiesta como un aficionado a la tauromaquia, donde el toro es el protagonista de la “Fiesta Brava” En cambio el caballo, dentro del espectáculo taurino ataca al toro considerándose enemigo.


En el Caballo hallamos las reminiscencias de su etapa cubista. Los distintos puntos de vista que ofrece, como en las demás figuras, aquí podemos verlas a la perfección. Realmente no estamos viendo una única perspectiva, sino muchas que se suman para realizar el todo. Se trata de un animal que sufre y está desbocado ante este dolor.

El Guernica es una obra de crueldad y dolor que permite expresar a cualquier persona las injusticias y consecuencias generadas por la Guerra civil española.

El toro en su obra se puede encontrar representado como minotauro, algo muy frecuente en su pintura, y en ocasiones como victima herida, con dificultades o ciego; se sentía completamente identificado con esta figura poética, y seguramente el toro en el Guernica se trata de un autorretrato. Una figura como un fantasma llega desde una ventana abierta con una vela en sus manos. Se dice que podría ser una representación de la República dias después, que entra desconsolada para mirar la escena. Picasso representa igualmente el dolor mediante una mujer saliendo de un edificio cubierto en llamas, atrapadas en ellas, pidiendo auxilio lo más pronto posible, con sus brazos levantados y la boca abierta expresa el horrible sufrimiento que padecieron los habitantes de Guernica aquel fatídico lunes. Dentro del escenario cubista, se encuentra una herradura, un farol encendido y una flor que definen la esperanza que puede haber en medio del horror de, no solamente un ataque, sino también en una guerra hecha por diferencias Picasso incluye una paloma con un ala rota y el pico abierto para simbolizar por la paz rota por completo, una bombilla podría aludir a las bombas que cayeron en la ciudad. En general, la obra “Guernica” es un cubismo que demuestra el caos que se percibía en aquella tarde, no tiene en claro si es un exterior o interior donde se realiza la acción del lienzo, pareciese un cubismo sintético por el manejo de las siluetas que hay en cada personaje, o simplemente analítico por el mensaje que quiere dejar los personajes plasmados en aquella obra.

El horror del cubismo  

Explicar el atentado de guernica segun la obra de Picasso