Page 5

Cierto es que a veces el invento no sale, pero ¿acaso no vale la pena intentarlo y divertirse a lo grande experimentando la alegría de crear por nuestra cuenta? Cuanto más probemos, más posibilida­ des de éxito tendremos, y quien no lo intenta, seguro que no inventa nada. Equivocarse antes de hacerlo bien es lo normal. Incluso un genio como Leo­

nardo da Vinci, hace 500 años, diseñó un montón de artefactos: un automó­ vil, un helicóptero, un paracaídas, un submarino, un ascensor, un telescopio, un caballero-robot, unos zapatos para caminar sobre el agua, etc. Algunos se fabricaron durante su vida. Muchos no pudo construirlos porque aún no se co­ nocían los materiales adecuados para

Par aca ída s

Tornillo aéreo

Automóvil a cuerda apto para ser programado

Máquina de combate acorazada

Leonardo da Vinci

hacerlos o los proyectos tenían algunos errores. Muchos de aquellos inventos se adelantaron a su tiempo, así que, o no se apreciaron, o no se consideraron

5

¡Paténtalo!  
¡Paténtalo!  

Cuando a finales del siglo XV Leonardo da Vinci inventó un tanque, un automóvil, un parapente, un paracaídas, un helicóptero, un submarino y...