Page 1


Estaba el se単or Don Gato en silla de oro sentado, calzando medias de seda y zapatitos dorados.


Nuevas le fueron venidas que habĂ­a de ser casado con una gata morisca de ojos anaranjados.


Mand贸 a preparar la boda con torta, turr贸n y vinos, entremeses a la moda y dulces de los m谩s finos.


Decoraron la capilla con rosas, calas y lirios, gobelinos de Sevilla, velas, velones y cirios.


DespuĂŠs de la ceremonia, Don Gato subiĂł al tejado; maullaba de la alegrĂ­a bajo el cielo estrellado.


Estaba el señor don gato  
Estaba el señor don gato  

Estaba el señor don gato