Page 1


4

Revista

Edición Especial

Más de 14.000 hombres

General SERGIO MANTILLA SANMIGUEL Comandante Ejército Nacional

R

eciba el Batallón Colombia n.°3 un saludo de felicitación por estos treinta años de sostenimiento y dedicación, en un área remota que está hoy más que nunca en el corazón de cerca de 14.000 hombres que han contribuido con la misión asignada, la cual ofrece el cumplimiento de un deber internacional. Esta Unidad Militar es sucesora de una tradición de honores y glorias que se encumbran en el legendario Batallón Colombia, que bajo la tutela de las Naciones Unidas, en la década del 50, fue a prestar sus servicios en Corea, y cuya huella de valor y sacrificio, forma parte de la historia de la Nación. Posteriormente, con la denominada crisis de Suez en 1956, Colombia se hizo nuevamente presente con el Batallón Colombia n.°2, integrado debidamente en la Fuerza de Emergencia de las Naciones Unidas, instalándose en la zona de Gaza; su misión consistió en el fomento y aseguramiento de la paz en esa área. Para el año de 1967 y 1973 nuevos enfrentamientos bélicos se presentaron, lo que dio origen a que los dos jefes de Estado, Anwar Al- Sadat, de Egipto, y Menahem Begin, de Israel, junto con el presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, empezaran a trabajar en los llamados acuerdos de

Trigésimo Aniversario


Paz. Allí, Israel se comprometió a devolver el territorio del Sinaí, y, por otra parte, Egipto se comprometió a reconocer como Estado a Israel. Después de sendas reuniones, el 3 de agosto de 1981 se firmó el protocolo que estableció la entrega gradual de los territorios del Sinaí. Como consecuencia de lo anterior y la voluntad de las partes en conflicto, fue aceptada la creación de un organismo militar internacional denominado Fuerza Multinacional de Observación, bajo la dirección del teniente general noruego Frederick Bull-Hansen. EL Bicol n.°3 nació por medio de la Disposición 00013 del 16 de octubre de 1981 con tablas de organización y equipo aprobadas por el Comando de las Fuerzas Militares y por el Ministerio de Defensa, respectivamente. « Como comandante constitucional de las Fuerzas Armadas, vengo a esta ceremonia a despedir a ustedes queridos compatriotas, y desearles pleno éxito en el ejercicio de sus nuevas responsabilidades que comprometen el buen nombre de la Institución y de la Patria misma», fueron las palabras empleadas por el entonces presidente de la República, Julio César Turbay Ayala, durante la ceremonia de entrega del pabellón de guerra al teniente coronel Bernardo Ramírez Lozano, comandante del primer Batallón Colombia n.°3, el 5 de marzo de 1982. Durante 30 años esta Unidad Militar nos ha representado a los colombianos de manera efectiva, con tesón, entusiasmo y voluntad; manteniendo y garantizando constante la paz, como han cumplido todos los batallones que hacen parte de la Fuerza Multinacional.

Durante 30 años esta Unidad Militar nos ha representado a los colombianos de manera efectiva, con tesón, entusiasmo y voluntad; manteniendo y garantizando constante la paz, como han cumplido todas las fuerzas que hacen parte de la Fuerza Multinacional

La labor de los soldados colombianos en esas latitudes bíblicas habla con objetividad y certeza de la misión que nos exige todas las condiciones físicas y morales, al servicio de un ideal de grandeza. Por eso, mi reconocimiento a los hombres y mujeres de la patria que con esfuerzo logran representar a Colombia en esas tierras lejanas. GrMantilla

Batallón Colombia n.o3

5


66

Revista Revista

Edición EdiciónEspecial Especial

Over 14.000

General SERGIO MANTILLA SANMIGUEL General Commanding, Colombian Army

I

would like to congratulate Colombia Battalion n.°3 for these 30 years of support and dedication in a remote area which is today, more than ever, in the heart of over 14.000 troops who have taken part in the mission assigned as an international commitment. This Military Unit has inherited an honor and glory tradition from the legendary Colombia Battalion n.°1 which, as UN troops, served in Korea in the 50s, and whose courage and sacrifice thread has become part of the National History. Later, in the so called Suez Crisis in 1956, Colombia was present again with Colombia Battalion n.°2, being part of the UN Emergency Forces, and stationed in the Gaza Strip where it had the mission to foster and secure peace for that area. By 1967 and 1973, new belic conflicts arose and led two Chiefs of State: Anwar Al- Sadat of Egypt and Menahem Begin of Israel along with Jimmy Carter, President of the United States, to begin working in Peace Agreements. Israel agreed to return the Sinai territory and Egypt agreed to recognize Israel as a State. After meetings, on August 3, 1981 the protocol stating the gradual delivery of Sinai territories, was signed. Consequently, the parties agreed creating an international military entity named Multinational Force and Observers, commanded by the Norwegian Lieutenant General Frederick Bull-Hansen. COLBATT n.°3 was established through Resolution No. 00013 of October 16, 1981 with the organizational chart and equipment chart approved by COLMIL HQ and the Ministry of National Defense, respectively. “As the constitutional Commander of the Armed Forces, I come to this ceremony to say goodbye to you, my dear fe-

Trigésimo Trigésimo Aniversario Aniversario


llows, and wish you a full success in executing your new responsibilities that engage the good name of the Institution and our motherland itself”, said President Julio Cesar Turbay Ayala, during the ceremony, handing in the war flag to Lieutenant Commander Bernardo Ramírez Lozano, Commander of the first Colombia Battalion n.°3 on March 5, 1982. Over the last 30 years, this Military Unit has represented Colombians effectively, tena-

ciously, enthusiastically and willfully by keeping and securing peace as thoroughly as all other forces part of the MFO. Labor of the Colombian soldiers in those biblical latitudes objectively and certainly tells about a mission that demands all our physical and moral conditions serving a noble ideal. That is why, I would like to thank to those men and women, who with sacrifice, represent Colombia in those far lands. GrMantilla

Batallón Colombia n.o3

Over the last 30 years, this Military Unit has represented Colombians effectively, tenaciously, enthusiastically and willfully by keeping and securing peace as thoroughly as all other forces part of the MFO

777


8

Revista

Edición Especial

Director General GR. SERGIO MANTILLA SANMIGUEL Comandante Ejército Nacional Comité Editorial MG. MANUEL GERARDO GUZMÁN CARDOZO Segundo Comandante y JEM Ejército Nacional BG. JAIME REYES BRETÓN Jefe Jefatura de Acción Integral CR. WILSON FERNANDO TORRES Dirección Administrativa

Página

TC. SANDRA GARCÍA COLMENARES Dirección Comunicaciones Estratégicas TC. MARGARITA MARÍA QUIROGA VARGAS Sección Impresos LUZ MARTHA MELO RODRIGUES Redacción General Periodistas NICOLÁS RINCÓN GARZÓN VIVIANA BOJACÁ NICOLÁS TENJO SUÁREZ

08

Relevo 100: Orgullo de la Nación El Batallón Colombia, un batallón que, desde la década de los cincuenta –en Corea y en el Canal de Suez–, y ahora, cuando lleva más de 30 años en el Sinaí, no ha hecho otra cosa que ayudar al mantenimiento de la paz mundial.

Colaboradores SV. MAURICIO CAICEDO RAMÍREZ LUZ MARINA BETANCOURT MARULANDA Traducción NÉSTOR DAVID ROJAS

Página

Fotografía ARCHIVO EJÉRCITO NACIONAL HÉCTOR FABIO ZAMORA Reportero Gráfico EL TIEMPO Diseño y Conceptualización ANTONIO JOSÉ ROSERO TORRES Publicista Diagramación HUGO A. CLAVIJO DAZA Diseñador Gráfico

Página

JOSÉ NOEL MUÑETÓN MEDINA Diseñador Gráfico Impresión IMPRENTA Y PUBLICACIONES FF.MM Asesor MÓNICA AZZA Tel. 2660419 monicaa@ejercito.mil.co

14

20

30 años ondeando al pabellón nacional en el desierto del Sinaí

Respondiendo con profesionalismo en el Medio Oriente

www.ejercito.mil.co

24 36

Página

Derechos Reservados. Revista Ejército es una publicación que circula bimestralmente y difunde información de interés nacional, sobre temas de carácter militar y/o civil. Las opiniones expresadas en ella por autores militares y civiles son de su exclusiva responsabilidad y no reflejan necesariamente el pensamiento de la Institución.

Página

Carátula Revista Ejército Edición Especial

Organización del Batallón Colombia n.°3

Medio Oriente, Fuerzas de Paz y El Batallón Colombia

Trigésimo Aniversario


Página

Página

78

El Batallón Colombia n.°3 tuvo como antecedentes las experiencias en Corea y el Suez, lo que lo calificó y puso en un puesto particular para ser tenido en cuenta en las misiones de paz o de guerra a nivel mundial.

Ser ‘Héroe de la Patria’, no es tarea fácil, requiere de mucha abnegación, pundonor y valor para poder cumplir con las misiones encomendadas con honor.

Organization of

Colombian Battalion n.°3

Remembranzas de Una tierra lejana

192 horas con nuestros Soldados en el Sinaí

Página

Proyección internacional

74 86 88 90 94

Página

Ejército colombiano

Página

La península del Sinaí

Página

Página Página

44 50 56 62 66

Geopolítica en

Página

30 Años de Historia

Página

Una mirada al origen de la MFO

Página Página

30

Batallón Colombia n.o3

Responding professionally in the Middle East

Mujeres parte de la

Misión de Paz

Importancia de la Mujer

en el BICOL n.°3

Force Skills Un reto superado

Caricatura

99


10

Revista

Edición Especial

Relevo 100

orgullo de la Nación Doctor JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN Presidente de la República

Apartes del discurso del señor presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, durante la ceremonia conmemorativa del relevo 100, Batallón Colombia n.º3.

Trigésimo Aniversario


(…) Si hay algo que nos enorgullece a los colombianos ante el mundo, es el Batallón Colombia, un batallón que, desde la década de los cincuenta –en Corea y en el Canal de Suez–, y ahora, cuando lleva más de 30 años en el Sinaí, no ha hecho otra cosa que ayudar al mantenimiento de la paz mundial. Nuestro papel en la Guerra de Corea –donde fuimos la única nación latinoamericana que respondió al llamado de la ONU– ha sido siempre agradecido por el pueblo coreano como un acto de solidaridad y valor sin precedentes.

Ustedes representan a nuestro país, representan a nuestro glorioso Ejército, representan a una Fuerza Pública que no ha cesado ni cesa un solo segundo de defender la soberanía y la tranquilidad de los colombianos

Batallón Colombia n.o3

Más de 4.000 militares colombianos lucharon en Corea y 163 ofrendaron su vida por la libertad de un pueblo lejano. pero amigo. Su valor fue tal que el Mayor General Blackshear Bryan, comandante de la División 24, dijo una frase memorable: «He combatido en tres guerras, pensé que nada me faltaba por ver en el campo del heroísmo y de la intrepidez humana. ¡Pero me faltaba ver combatir al Batallón Colombia». (…) De nuestra parte, seguimos comprometidos con la paz mundial a través de la acción

11


12

Revista

Edición Especial

“Aunque no lo conozco estoy dispuesto a dar la vida por usted”. Esa frase es la que hace que los colombianos tengan a las Fuerzas Militares como la institución más apreciada de todas

Ustedes representan a nuestro país, representan a nuestro glorioso Ejército, representan a una Fuerza Pública que no ha cesado ni cesa un solo segundo de defender la soberanía y la tranquilidad de los colombianos. Hoy quisiera aprovechar esta ceremonia para hacer el reconocimiento que merecen nuestras Fuerzas Militares y de Policía por su trabajo y sacrificio por Colombia, y para reiterar nuestro compromiso irrenunciable con la seguridad del país. Hoy tenemos, gracias a un proceso de varios años que hemos incrementado durante nuestro gobierno, las Fuerzas Armadas más fuertes y más capaces de toda nuestra historia. (…) Qué bonita frase la que estoy leyendo yo: “aunque

del Batallón Colombia n.°3, destacado en otra península –la península del Sinaí–, que hace parte de la Fuerza Multinacional de Paz y Observadores desde 1982. Hace 31 años fue el presidente Julio César Turbay quien entregó el pabellón de guerra al primer comandante de este batallón, y hoy me siento muy feliz al presidir su relevo n.°100. Debe sentirse también usted orgulloso, general Mantilla, al asistir como comandante del Ejército al centésimo relevo de esta unidad que usted comandó entre 1998 y 1999. A los oficiales, suboficiales, soldados y civiles que parten para esa lejana península, les deseo todos los éxitos y que sigan dejando en alto el nombre y la bandera de Colombia.

Trigésimo Aniversario

no lo conozco estoy dispuesto a dar la vida por usted”. Esa frase es la que hace que los colombianos tengan a las Fuerzas Militares como la Institución más apreciada de todas, cosa que les debe enorgullecer y me enorgullece a mí como Presidente. ¿Y en qué se traduce todo esto? En mayor contundencia, contra los violentos y los criminales. (…) Ahora que miro este nuevo contingente del Batallón Colombia que se prepara para viajar al Sinaí, pienso que ustedes representan un símbolo muy importante del papel que pueden jugar nuestras Fuerzas Armadas en un escenario de posconflicto. Porque es bueno ir pensando en el posconflicto.


Sin duda, nuestras Fuerzas, por su experiencia y capacidad, serán cada vez más requeridas en operaciones de paz como esta. (…) Las Fuerzas Armadas también deben prepararse, como las de los países más desarrollados, para tener una participación aún más activa en la prevención y atención de desastres.

Ustedes representan un símbolo muy importante del papel que pueden jugar nuestras Fuerzas Armadas en un escenario de posconflicto

Batallón Colombia n.o3

13


14 14

Revista Revista

Edición EdiciónEspecial Especial

A los oficiales, suboficiales, soldados y civiles que parten para esa lejana península, les deseo todos los éxitos y que sigan dejando en alto el nombre y la bandera de Colombia

La experiencia acumulada, además, nos puede convertir en un centro de entrenamiento regional en temas como el combate de selva, los derechos humanos o la interdicción contra el narcotráfico, donde hemos adquirido una experiencia invaluable. De esta forma, nuestras Fuerzas Militares se proyectarán a nivel internacional y serán –como ya lo es este Batallón Colombia n.°3 – los mejores representantes del país en el exterior. Hoy, al tiempo que reafirmo el compromiso esencial de nuestro Gobierno contra la violencia y el delito, y por la seguridad de los colombianos, les deseo todos los éxitos, toda la suerte a los

miembros de este relevo número 100 que en pocos días llevará la bandera de Colombia muy cerca de las antiguas pirámides de Egipto. No olviden, cuando las vean, lo que dijo Napoleón a sus tropas al pasar junto a ellas: «Desde lo alto de estas pirámides cuarenta siglos nos contemplan». A ustedes también, soldados, y a nosotros, nos contemplan más de dos siglos de historia republicana, más de dos siglos de democracia. Obremos con la pasión y el heroísmo de los libertadores y hagamos de Colombia un país seguro.

¡un país en paz!

Trigésimo Aniversario Aniversario Trigésimo


16

Revista

Edición Especial

30 años ondeando el pabellón nacional

en el desierto del

Sinaí

Doctor JUAN CARLOS PINZÓN BUENO Ministro de Defensa Nacional

F

ieles a la tradición democrática de nuestro país y dignos herederos de los soldados del Batallón Colombia n.°1,

que dejó en lo más alto el nombre del Ejército Nacional en la lejana

exaltados por los mejores ejércitos del mundo.

península de Corea, los hombres y mujeres del Batallón Colombia n.°3 han confirmado el valor, arrojo y profesionalismo de esos héroes

Por eso, al conmemorarse 30 años de la presencia de nuestras tropas en la península del Sinaí, quiero exaltar en

Trigésimo Aniversario


Los hombres y mujeres del Batallón Colombia han confirmado el valor, arrojo y profesionalismo de esos héroes exaltados por los mejores ejércitos del mundo

nombre del pueblo colombiano, el compromiso con la paz mundial, de cada uno de nuestros oficiales, suboficiales y soldados que han prestado sus servicios a la patria, a través del trabajo combinado con uniformados de otras latitudes. Esta distinguida unidad del glorioso Ejército colombiano congrega año tras año a los mejores combatientes de cada una de las Armas de la Institución, y quienes se han distinguido por sus virtudes militares en el desarrollo de las operaciones contra los enemigos de la Nación. Y aunque su misión en esas tierras es muy distinta a la que

Batallón Colombia n.o3

cumplen en su país, es necesario recordar por qué es tan importante que representen a Colombia en ese escenario internacional. Tras los acuerdos de Camp David, como se conocen los convenios de paz firmados por el presidente egipcio Anwar al-Sadat y el primer ministro israelí Menachem Begin, el 17 de septiembre de 1978, la Organización de Naciones Unidas creó una Fuerza Multinacional para el mantenimiento de la paz en el oriente medio. Fue así, como el director de la recién creada Fuerza Multinacional de Observación, Lemon R. Hunt, solicitó al presidente

17


18 18

Revista Revista

Edición EdiciónEspecial Especial

Julio César Turbay Ayala contribuir con un Batallón de Infantería de 500 hombres al organismo militar previsto. El gobierno nacional consideró favorablemente la petición, fiel a la tradición iniciada a raíz del conflicto de Corea, de contribuir a las Fuerzas de Paz. que el máximo organismo de la comunidad de naciones acordara para la convivencia internacional y la salvaguardia del derecho y la libertad en el mundo. Al igual que ocurrió en Corea y en Suez, donde participó el Batallón Colombia n.°2, el Comando del Ejército decidió que las Armas de Infantería, Caballería, Artillería e Ingenieros estuvieran representadas en la

Esta distinguida unidad del glorioso Ejército colombiano, congrega año tras año, a los mejores combatientes de cada una de las Armas de esta Institución

unidad y que la Policía Militar participara con un pelotón de soldados bachilleres bilingües. Desde entonces el Batallón Colombia n.°3 mantiene presencia en el área de operaciones Zona C de la Fuerza Multinacional de Paz y Obser-

Trigésimo Trigésimo Aniversario Aniversario

vadores, MFO, por sus siglas en inglés, para «observar y reportar» actividades que amenacen la estabilidad del tratado de paz. Su jurisdicción denominada Zona C tiene una extensión de 11.620 kilometros cuadrados, en la que el Batallón Colombia


Ese reconocimiento nacional e internacional, debe seguir motivándonos en la defensa de las instituciones y la protección del pueblo colombiano mantiene el control sobre 4.400 kilómetros cuadrados, en el centro de la zona. La parte norte de la Zona C es controlada por el Ejercito Fijí, mientras la parte sur es controlada por el Ejército de Estados Unidos. Las tropas de la Fuerza Multinacional de Paz y Observadores MFO, cumplen cuatro tareas esenciales: 1. Operación de puestos de chequeo, patrullas de reconocimiento y puestos de observación a lo largo de la frontera internacional y dentro de la Zona C. 2. Verificaciones periódicas de la implementación de lo previsto en el anexo al Tratado de Paz, que se realizan no menos de dos veces al mes, a menos que exista común acuerdo de ambas partes. 3. Verificaciones adicionales dentro de las 48 horas después de recibida una solicitud por cualquiera de las partes. 4. Asegurar la libertad de navegación a través del estrecho de Tirán, en el mar rojo.

en cada una de sus acciones, los soldados colombianos del Batallón Colombia n.°3 han dejado una honda huella de valor y coraje en el desierto del Sinaí.

Por el cabal cumplimiento de estas funciones y el profesionalismo demostrado

Sin lugar a dudas, un motivo más de orgullo para el ministro de Defensa y para el pueblo

Batallón Colombia n.o3

colombiano, que cada día valora más su esfuerzo y sacrificio en la lucha contra los terroristas y criminales en el país y su destacado papel en el mantenimiento de la paz y la ayuda humanitaria en tierras lejanas.

19


20

El futuro del país en buena medida está en las manos de los soldados de Colombia; por eso, los invito a que sigamos siempre adelante, recordando el lema del glorioso Ejército Nacional: «Patria, Honor, Lealtad»

Revista

Edición Especial

Ese reconocimiento nacional e internacional, debe seguir motivándonos en la defensa de las instituciones y la protección del pueblo colombiano, y aunque gracias a su sacrificio ya podemos ver la luz al final del túnel, aún nos queda el último tramo del camino, seguramente el más difícil, pues los enemigos seguirán utilizando el terrorismo y la intimidación como forma de lucha contra la institucionalidad. Pero ¿qué encontrarán los terroristas?, encontrarán una Fuerza Pública más fortalecida, más equipada, con mayor movilidad y mejor inteligencia, pero sobre todo unos soldados más profesionales y con la moral en alto, gracias a los avances en materia de sanidad, rehabilitación, educación y vivienda fiscal que hemos logrado a través de nuestra política de bienestar y para la cual destinamos 1,1 billones de pesos. No quiero terminar estas palabras sin antes reiterar la importancia de trabajar en equipo, pues el futuro del país en buena medida está en las manos de los soldados de Colombia; por eso, los invito a que sigamos siempre adelante, recordando el lema del glorioso Ejército Nacional: «Patria, Honor, Lealtad».

Trigésimo Aniversario


Batall贸n Colombia n.o3

21


22

Revista

Edición Especial

Respondiendo con profesionalismo

en el

Medio Oriente Mayor General WARREN J. WHITING Comandante de la Fuerza Multinacional y Observadores

D

urante mi tiempo como Comandante de la Fuerza Multinacional y Observadores, he tenido el honor de trabajar y tener bajo mi comando a los dedicados y profesionales oficiales, suboficiales y soldados colombianos, que son verdaderos embajadores de su país y representan con muy buen crédito las más altas tradiciones militares de su Ejército Nacional. Estos hombres continúan manteniendo la orgullosa reputación ganada por los soldados del Batallón Colombia n.°1 que sirvieron en Corea, de 1951 a 1954, y del Batallón Colombia n.°2 que colaboró en Egipto durante la crisis del Suez, como parte de la Fuerza de Emergencia de Naciones Unidas, entre 1956 y 1958. Desde 1982 el Batallón Colombia n.°3 ha hecho parte de la Multinacional Force and Observes, (MFO), cumpliendo la misión de observar y reportar cualquier actividad en la zona central, para ello cuenta con personal siete días a la semana y veinticuatro horas al día en ocho áreas remotas. De igual forma, el

Trigésimo Aniversario


Sin dudas, el Ejército colombiano, puede mirar los últimos 30 años, y estar Batallón es responsable de proveer la seguridad para el campo completamente principal de la MFO, así como satisfecho por su contribuir con la labor de las diáreas de la Fuerza, provaliosa contribución ferentes veyendo oficiales de plana mayor a ramas como Operaciones, a la MFO, y a su Dispensario y Policía Militar. importante rol, Uno de los desafíos más para la Fuerza Multinaciomanteniendo la paz grandes nal se presentó en enero de 2011, luego de la revolución en Egipto y y estabilidad en el la caída del régimen anterior, puesMedio Oriente to que los eventos que siguieron a Batallón Colombia n.o3

este suceso han cambiado fundamentalmente el ambiente de seguridad en la península del Sinaí, lugar en el que se encuentra el área de operaciones. Sin embargo, a pesar del relativo aumento en el nivel de amenaza, la MFO, incluyendo el Batallón Colombia, ha continuado con el cumplimiento de la misión, adaptándose rápidamente y respondiendo con profesionalismo al nuevo ambiente operacional y a los desafíos que han venido consigo.

23 23


24

Revista

Edición Especial

Oficiales, suboficiales y soldados colombianos son los embajadores de su país y representan con muy buen crédito las más altas tradiciones militares de su Ejército

Sin dudas, el Ejército colombiano, puede mirar los últimos 30 años, y estar completamente satisfecho por su valiosa contribución a la MFO, y a su importante rol, manteniendo la paz y estabilidad en el Medio Oriente.

Comprometidos en todos los campos Por otro lado, el personal del contingente colombiano ha participado activamente en todas las actividades de carácter militar, cultural y deportivo ofrecidas por la Fuerza. Ejemplo de su

Trigésimo Aniversario

compromiso en todos los sentidos es haber ganado la competencia más peleada por los contingentes, la Force Skills 2012, con la cual el equipo demostró el espíritu competitivo, valor físico y excelentes habilidades militares. Asi mismo, el Batallón Colombia n.°3 lidera otro evento muy importante en el calendario anual, la exigente Marcha de la muerte, la cual es una de las más rigurosas midiendo el nivel de entrenamiento y estado físico de los competidores bajo el sol del Sinaí.


26

Revista

Edición Especial

Organización del

Batallón Colombia n. 3 o

E

l Batallón Colombia n.°3 ha hecho presencia en la península del Sinaí como garan-

te de los acuerdos de paz entre Egipto e Israel durante los últimos 30 años, haciendo gala de la disciplina, el respeto por los

Trigésimo Aniversario

Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario, la responsabilidad y el compromiso de todos sus integrantes.


Fue el presidente de turno quien autorizó la conformación de un Batallón de Infantería de 500 hombres a solicitud expresa de Lemon R. Hunt, director de la Fuerza Multinacional y Observadores. Esta Unidad se activó bajo el mando del general Fernando Landazábal Reyes, comandante del Ejército en ese momento, por medio de la disposición 00013 del 16 de octubre de 1981, por la cual se incluían 30 oficiales, 84 suboficiales, 363 soldados y 20 civiles al servicio de la Fuerza. Acto seguido se expidió la Directiva Transitoria n.°009-81 donde se establecieron los procedimientos orgánicos, administrativos y de entrenamiento para la concentración y organización del Batallón. Para tal efecto, se designó como comandante de la Unidad al teniente coronel Bernardo Ramírez Lozano y como segundo comandante el mayor Roberto Quiroz Quiroz.

El Batallón Colombia n.o3 ha hecho presencia en la Península del Sinaí como garante de los acuerdos de paz entre Egipto e Israel durante los últimos 30 años

Designaron también al mayor Manuel José Santos Pico, jefe de operaciones; capitán Jairo Toro Landazábal, oficial de Inteligencia; capitán Rafael Gómez Quintero, oficial de Asuntos Civiles; capitán Ramiro Bautista Mesa, ayudante; y teniente Elkin Henao Cano, oficial de Personal.

Batallón Colombia n.o3

Desde ese momento comenzó la planeación, organización, selección y entrenamiento del personal de distintas unidades militares, cuya cuota correspondió a un 40% del Arma de Infantería y el 20% de las Armas de Caballería, Artillería e Ingenieros. El soldado colombiano con su participación en la Fuerza Multinacional confirmó el compromiso de convertirse en símbolo de paz, entrenamiento y capacidad; de ahí que no se llevaran armas de apoyo de infantería, pese a que parte de las tareas que se realizan consisten en mantener la seguridad y vigilancia en el conflicto entre los países objeto de la misión. La Compañía de Apoyo y Servicios para el Combate se organizó de tal forma que su misión principal es el abastecimiento, transporte, comunicaciones y sanidad. Dentro de la estructura se contó inicialmente con soldados regulares y bachilleres, quienes por sus conocimientos en inglés o francés, servían de traductores facilitadores de la comunicación y relaciones con los funcionarios de los diferentes países; años más tarde integraron las filas soldados profesionales.

27 27


28 28

Revista Revista

Edición EdiciónEspecial Especial

Despliegue del Batallón En la zona asignada para la naciente Unidad Militar en la Península del Sinaí. Sus integrantes empezaron un proceso de adaptación a las condiciones climáticas, culturales, sociales y económicas; seguidas de otro proceso aún más dispendioso de reconocimiento de responsabilidades y asignación de tareas a cumplir inspeccionadas por el Estado Mayor de la Fuerza. El despliegue de la Unidad se hizo a partir del 25 de abril de 1982, fecha en la que se encargó de la parte central en la Zona C, y empezó el proceso de instalación de ocho puestos de control y observación, con dos puestos de mando a nivel de Compañía, uno en el aeropuerto de Eilat y el otro en Kuntilla.

Ahora bien, la misión central, básica y de gran envergadura consiste en establecer la seguridad perimétrica en Campo Norte para observar y reportar las violaciones al Tratado de Paz entre Egipto e Israel y proteger las instalaciones del cuartel general de la MFO, cuyo único fin es proyectarse como una Unidad Táctica organizada, equipada, altamente entrenada y motivada, con un excelente nivel de profesionalismo, capaz de apoyar el cumplimiento de la misión en el mantenimiento de la paz. El Batallón Colombia para cumplir su misión se organizó en dos centros de control, conocidos con las siglas (SCC3 y SCC4), y cada uno de ellos tiene a cargo tres puestos de observación (OP) y un punto de chequeo

Trigésimo Trigésimo Aniversario Aniversario

El soldado colombiano con su participación en la Fuerza Multinacional confirmó el compromiso de convertirse en símbolo de paz, entrenamiento y capacidad


(CP), ubicados en la Zona C, los cuales tienen una numeración asignada dentro del dispositivo de fuerza que permite un cubrimiento de la frontera entre Israel y Egipto. Así mismo, presta un servicio de escoltas y de patrullas motorizadas (MOT), con la capacidad de operar en toda la Zona C sobre un área de responsabilidad que se extiende sobre un espacio de 4.400 kilómetros cuadrados.

Distintivos de la Fuerza Escudo El escudo de la Fuerza se estructuró teniendo como base una paloma (símbolo de paz) que porta un ramo de olivo dentro del círculo central, enmarcada a su vez en un círculo externo cuyo lema es Multinational Force & Observers. Los colores usados para este distintivo son el zanahoria, que representa el color de la misión y el blanco, como símbolo de la bandera de paz.

Medalla ‘Unidos en el Servicio por la Paz’ La forma, tamaño, inscripción y requisitos para acceder a la Medalla fueron asunto de la oficina de personal y quedó establecida en un círculo de 35 mm de diámetro, de color dorado-bronceado, donde se ubica el escudo de la MFO, del cual pende una cinta de 40 mm de largo por 35 de ancho, donde se ubican los colores básicos de la misión; el blanco ribeteado con bordes negros y el zanahoria, color de la bandera. En el reverso está la inscripción United in service for Peace haciendo alusión a la unión de los países que atendieron a ese proceso de paz en el Medio Oriente.

Batallón Colombia n.o3

Moneda conmemorativa 30 años Con motivo de los 30 años de cumplimiento de la Misión de paz se diseñó un recordatorio para ser entregado a personalidades del orden nacional e internacional, a los pioneros colombianos en el Sinaí y a miembros destacados del Ejército que durante tres décadas han venido cumpliendo con éxito la asignación. La moneda posee las siguientes características: El anverso tiene dentro de un círculo central el escudo de la Fuerza Multinacional y Observadores, con las características ya establecidas, el cual está enmarcado en un círculo exterior con las banderas de los 13 países, incluyendo Egipto e Israel.

29 29 29


30

Revista

Edición Especial

El reverso tiene en un círculo central el escudo tradicional del Batallón Colombia, que ha sido plasmado en las misiones del Bicol n.°1, en Corea; Bicol n.°2, en el Suez, y Bicol n.°3 en el Sinaí, acompañado de una leyenda que destaca los años 1982 y 2012 como marco de los 30 años de servicio a la paz mundial. Tanto el anverso como el reverso de la medalla están coronados por un cordón dorado, símbolo del sol de Colombia, de los inmensos recursos que posee y de la esencia del espíritu divino que guía a los Soldados dentro y fuera de la patria.

La misión central, básica y de gran envergadura consiste en establecer la seguridad perimétrica en Campo Norte para observar y reportar las violaciones al Tratado de Paz entre Egipto e Israel

Trigésimo Aniversario


32

Revista

Edición Especial

Una mirada al origen

de la Doctora LUZ MARTHA MELO RODRIGUES Asesora Jurídica Asesora en Comunicaciones

E

l Batallón Colombia n.°3 tuvo como antecedentes las experiencias en Corea y el Suez, lo que lo calificó y puso en un puesto particular para ser tenido en cuenta en las misiones de paz o de guerra a nivel mundial. Para contextualizar, lo que dio origen a la Fuerza Multinacional y Observadores, MFO, fue el Tratado de Paz de Camp David firmado entre Israel y Egipto con apoyo de los Estados Uni-

MFO dos. «Mi único propósito, evidentemente, era la paz y la paz no podía ser obtenida de cualquier manera; no podía ser sino el resultado de encuentros directos

Trigésimo Aniversario

de las partes en conflicto» fue lo expresado para la época por el presidente de Egipto, Anwar al-Sadat. Después de varias reuniones, el Tratado se firmó el 26 de marzo de 1979 entre Anwar al Sadat y Menajem Beguin, primer ministro de Israel, y como testigo el presidente Jimmy Carter.


Tan interesados estaban en alcanzar el camino de la paz que el preámbulo como espíritu de la norma naciente consignó que «Convencidos de la apremiante necesidad del establecimiento de una paz justa, general y duradera en el Cercano Oriente… Deseando poner fin al estado de guerra entre ellos y establecer una paz en la que cada Estado de la región pueda vivir con seguridad…», de la misma forma su compromiso supremo en la evacuación de las Fuerzas Armadas en la frontera entre Egipto y Palestina. Ahora bien, la naturaleza jurídica de la MFO reposa en el artículo IV, el cual concibe la organización de una fuerza y observadores de las Naciones Unidas. Para efectos de su constitución, consagrada en el artículo en mención, Colombia aportó un Batallón con quinientos hombres, que se integró junto con un Batallón de los Estados Unidos conformado por 500 hombres, una unidad de apoyo costero, un elemento aéreo y una unidad de comunicaciones; y un Batallón de las Islas Fijí con otros 500 hombres.

“Mi único propósito, evidentemente, era la paz y la paz no podía ser obtenida de cualquier manera; no podía ser sino el resultado de encuentros directos de las partes en conflicto” Presidente de Egipto, Anwar al-Sadat.

Algunos Estados contribuyeron con contingentes

Batallón Colombia n.o3

pequeños y especialidades distintas, entre las que se cuentan abastecimientos, comunicaciones, policía militar, transporte y tareas administrativas. Australia y Nueva Zelanda aportaron 120 efectivos, aviones y helicópteros; Noruega envió tres efectivos como elementos de Estado Mayor; Francia aportó aviones de ala fija y 30 efectivos; Italia 90 efectivos y patrulleros navales; Inglaterra, 30 efectivos como miembros de Estado Mayor; Holanda, 100 efectivos especialistas en comunicaciones y policía militar y Uruguay, un grupo de transporte con 70 efectivos. Con el tiempo los países que conforman la MFO han ido cambiando, de tal forma que Australia fue reemplazada por Canadá; Hungría hace parte desde 1995; y el Reino Unido hizo parte por un tiempo prudencial. Hoy por hoy son trece países los que conforman la Fuerza Multinacional, todos aportando de forma responsable y eficiente a la misión que les ha sido asignada.

33


34

Revista

Edición Especial

Según el tratado «El área objeto de Operaciones de la Fuerza Multinacional está dividida en las zonas A, B, C y D según lo preceptuado por el articulo II del Protocolo así:

Zona A: (1) La Zona A está limitada, al este, por la línea A y al oeste, por el canal de Suez y la costa oriental del golfo de Suez, como lo indica el mapa 1.

(2) En esta Zona habrá una fuerza armada egipcia compuesta por una división de infantería mecanizada y sus instalaciones militares, así como sus fortificaciones de campaña. (3) Los principales elementos de esa División estarán constituidos por: (a) Tres brigadas mecanizadas correspondientes a infantería.

Trigésimo Aniversario

(b) Una brigada blindada. (c) Siete baterías de artillería de campaña, que incluirán hasta 126 piezas de artillería. (d) Siete baterías de artillería antiaérea, que incluirán misiles separados tierra-aire y hasta 126 cañones antiaéreos de 37 mm o más. (e) Hasta 230 tanques. (f) Hasta 480 vehículos blindados de todo tipo para personal. (g) Un total de hasta 22.000 miembros del ejército.


Zona B: (1) La zona B está limitada al este por la línea B, y al oeste, por la línea A (línea en guiones) como lo dice el mapa 1. (2) Unidades fronterizas egipcias, de cuatro batallones pertrechados con armamento ligero y vehículos rodantes, proporcionarán seguridad y complementarán la policía civil en cuanto al mantenimiento del orden en la zona B. Los principales elementos de los cuatro batallones fronterizos los constituirán un total de 4.000 miembros del ejército. (3) En la costa de esta Zona podrán establecerse puntos de vigilancia costera de las unidades de patrulla fronteriza, basadas en tierra, de corto radio de acción y bajo poder. (4) En la Zona B habrá fortificaciones de campaña e instalaciones militares para los cuatro batallones fronterizos.

Para efectos de constitución de esa Fuerza consagrada en el artículo en mención Colombia aportó un Batallón con 500 hombres Zona C: (1) La Zona C está limitada al oeste por la línea B y al este por la Frontera Internacional y el golfo de Akaba, como lo indica el mapa 1. (2) En la Zona C habrá acantonadas únicamente fuerzas de las Naciones Unidas y de la policía civil egipcia. (3) La policía civil egipcia, armada con armamento ligero, desempeñará funciones normales de policía dentro de la Zona.

Batallón Colombia n.o3

(4) La Fuerza de las Naciones Unidas se desplegará dentro de la Zona C y desempeñará las funciones que se definen en el artículo VI del presente anexo. (5) La Fuerza de las Naciones Unidas estará principalmente en campamentos situados dentro de los siguientes puntos de acantonamiento, que se indican en el mapa 1, cuyo emplazamiento exacto se determinará después de consultas con Egipto: (a) en la parte de la región del Sinaí, contigua a la Frontera Interna-

35 35 35


36

Revista

Edición Especial

cional, abarcando hasta unos 20 kilómetros del mar Mediterráneo. (b) en la zona de Sharm el Sheikh.

tituidos hasta por 180 vehículos blindados para personal y hasta un total de 4.000 miembros del ejército.»

Zona D:

Para el cumplimiento del tratado y sus protocolos, se estableció que la MFO no incluiría fuegos de apoyo, aviación táctica o estratégica, ni una marina de guerra. De la misma manera que sus elementos terrestres, aéreos y navales únicamente son para optimizar la capacidad de transporte.

(1) La zona D está limitada, al este, por la línea D (línea de puntos y rayas) y, al oeste, por la Frontera Internacional, como viene indicado en el mapa 1. (2) En esta Zona habrá una fuerza Israelí limitada a cuatro batallones de infantería, sus instalaciones militares y fortificaciones de campaña y observadores de las Naciones Unidas. (3) Las Fuerzas Israelíes de la Zona D no incluirán tanques, artillería ni misiles antitanques, salvo misiles individuales tierra-aire. (4) Los principales elementos de los cuatro batallones de infantería israelí estarán cons-

Así, las operaciones están limitadas a la instalación de puestos de vigilancia, patrullas de reconocimiento, puestos de observación que deben estar encaminados a asegurar la evacuación de la península por parte de Israel, la libertad de navegación por el estrecho de Tirán y el cumplimiento de los Acuerdos.

Trigésimo Aniversario

Para el cumplimiento del tratado y sus protocolos se estableció que la MFO no incluiría fuegos de apoyo, aviación táctica o estratégica, ni una marina de guerra


38

Revista

Edición Especial

Medio Oriente, Fuerzas de Paz y

El Batallón Colombia MARCOS PECKEL Profesor Facultad de Relaciones Internacionales, Universidad Externado de Colombia; columnista temas internacionales El Espectador y El País; autor de numerosos artículos sobre Medio Oriente para revistas especializadas y académicas; colaborador habitual de medios en Colombia y el Exterior sobre Medio Oriente y temas internacionales.

A

sangre y fuego nació el Estado de Israel, el 15 de Mayo de 1948, cuando declaraba su independencia al final del mandato británico, que había sido otorgado a la corona inglesa por la Liga de las Naciones en 1922. Al día siguiente ya estaba inmerso en su primera guerra contra los países de la liga árabe que se habían puesto como meta impedir la creación del estado judío. El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de la ONU en una resolución histórica, la 181, aprobó la creación de dos Estados en Palestina, uno judío y uno árabe, que debían establecerse cuando las tropas

británicas finalmente se retirarán de la región, lo cual ocurrió ese 14 de mayo. La guerra de independencia, como se denomina en Israel, se prolongaría por un año y concluiría en 1949 con sendos armisticios entre el nuevo estado judío y los países árabes agresores, Egipto, Siria, Transjordania y Líbano. Como resultado de la guerra, Israel prevaleció pero el Estado árabe-palestino que debió haberse creado el mismo día que Israel, nunca vio la luz del día, ni la ha visto hasta ahora. Otra consecuencia de esta guerra fue la génesis del problema de los refugiados palestinos, unos 700.000

Trigésimo Aniversario

que abandonaron sus hogares y fueron ubicados en escuálidos campos en Líbano, Siria, Jordania y Gaza, convirtiéndose este problema en la base de la narrativa palestina de su desplazamiento a la que denominan Naqba, catástrofe en árabe. Israel, el atacado en la guerra, acusa a los agresores de responsabilidad en el tema de los refugiados y que el Estado árabe-palestino no se haya creado entonces. El júbilo de un pueblo, el judío que obtenía su independencia y vivía el nacimiento de su propio estado solo cuatro años después del holocausto, contrastaba con la tragedia del pueblo palestino que quedaba sin Estado y con


parte de su pueblo en calidad de refugiados. Un contraste que ha marcado desde entonces la historia íntimamente ligada de estos dos pueblos.

Fuerzas de Paz Las Naciones Unidas comenzaban su gestión en el turbulento mundo de la posguerra con una serie de conflictos inconclusos y otros nuevos que surgían. Fue a raíz de la guerra de Corea de 1950 que la ONU decide por primera vez, bajo el capítulo VII de su carta, intervenir militarmente en un conflicto internacional, apoyando a Corea del Sur que había sido víctima de una invasión a su territorio por parte de Corea del Norte.

La decisión tomada por el Consejo de Seguridad, a pesar de varios vetos soviéticos, finalmente posibilitó el envío de un ejército comandado por Estados Unidos que incluía fuerzas de otros trece países, incluyendo Colombia, el único de América Latina presente en esa guerra. Ciento treinta y un compatriotas murieron en las planicies coreanas, aún hay 69 desaparecidos y 28 cayeron prisioneros. El nombre de Colombia quedaba muy en alto en el concierto internacional, a un significativo costo en vidas humanas.

El nombre de Colombia quedaba muy en alto en el concierto internacional, a un significativo costo en vidas humanas

Años antes en 1948 se iniciaba en el Medio Oriente la era de las Fuerzas Multinacionales de Paz de Naciones Unidas, los Cas-

Batallón Colombia n.o3

39


40 40

Revista Revista

Edición EdiciónEspecial Especial

Colombia con la experiencia lograda en el Sinaí se perfila como una gran contribuyente a estas nuevas fuerzas de paz

cos Azules, cuya función es en términos generales mantener la tranquilidad en zonas de conflicto y ofrecer todo tipo de asistencia humanitaria y sólo en muy contadas ocasiones participar abiertamente en operaciones militares. Desde entonces la conflictiva región del Medio Oriente ha mantenido diversas fuerzas de paz con miles de soldados presentes en la zona. Igualmente, tras la primera guerra entre India y Pakistán en 1947, fuerzas observadoras de la ONU fueron despachadas a la zona a verificar el acuerdo de cese al fuego en Cachemira, escenario de la conflagración.

La creación de las Fuerzas de Paz de Naciones Unidas con mandato y estructuras definidos fue obra del futuro primer ministro canadiense Lester Pearson quien por esa contribución a la paz mundial recibió el premio Nobel en 1957. A diferencia de los Cascos Azules, la guerra de Corea fue una intervención militar aprobada por el Consejo de Seguridad de Naciones, unidad similar a las posteriores en Irak en 1990 con ocasión de la primera guerra del golfo, en Libia, 2011 y en Mali, 2012.

Trigésimo Trigésimo Aniversario Aniversario

Desde entonces las operaciones de las Fuerzas de Paz de Naciones Unidas han tenido altos y demasiados bajos, como fue la inacción en Sarajevo en la guerra de los Balcanes o como monumento a la infamia, la indiferencia ante el genocidio de Ruanda donde murieron más de 800.000 personas en el lapso de tres meses en las narices de los Cascos Azules que observaban incólumes la matanza a machete de la minoría tutsi. Los cascos azules han emprendido más de medio centenar de misiones en diferentes zonas del planeta donde han


participado más de 750 mil soldados de un centenar de países. Según el portal de las Naciones Unidas han muerto en misiones de paz más de 1.500 soldados, la gran mayoría en la última década en África, especialmente en Somalia y Congo. Actualmente, los mayores contribuyentes de soldados a los Cascos Azules son India, Pakistán, Bangladesh, Nigeria y Ghana para quienes las fuerzas de paz son una apetecida fuente de empleo para sus hombres. En los primeros años las Fuerzas de Paz estaban dominadas por militares de Canadá y Europa.

Acuerdos de Camp David Los primeros acuerdos de paz en el Medio Oriente fueron los firmados en 1978 entre Israel y Egipto, tras la dramática visita del presidente egipcio, Anwar Sadat a Israel en 1977 y la incan-

Una vez superado el conflicto interno en nuestro país, preservar la paz en los confines del planeta debe ser una misión del Ejército colombiano curtido en batalla pero también en las lides de preservar la paz y la armonía entre los pueblos

Batallón Colombia n.o3

sable mediación del presidente norteamericano Jimmy Carter, con la ayuda del rey de Marruecos Hassan II y el presidente de la comunista Rumania Nikolai Chauchesku. Estos países habían peleado cuatro cruentas guerras antes de llegar a la paz; en 1948, 1956 guerra de Suez, 1967 guerra de los seis días y 1973 guerra de Yom Kipur, por lo que los acuerdos de paz adquirían una gran relevancia y cambiarían de manera permanente la geopolítica regional. Estos acuerdos, llamados de Camp David por la finca de recreo del presidente estadounidense donde se negociaron, establecían la retirada de Israel de la península del Sinaí, ocupada

41 41 41


42 42

Revista Revista

Edición EdiciónEspecial Especial

por el Estado Israelí, en la guerra de los Seis Días, en 1967, el establecimiento de relaciones diplomáticas plenas entre los dos Estados y la disposición del Sinaí como zona desmilitarizada.

nal y de Observadores (MFO), para monitorear este, uno de los más importantes acuerdos, que ha mantenido la paz entre estos dos pesos pesados regionales, Israel y Egipto.

Debido al veto de la Unión Soviética, el consejo de seguridad no aprobó el despacho de Cascos Azules para mantener la paz, por lo que Estados Unidos conformó una unidad especial con ese fin, la Fuerza Multinacio-

Desde entonces, 1982, el Batallón Colombia n.°3, hace parte de esta Fuerza de Paz junto a soldados de otros trece países incluyendo a Uruguay como el otro representante de América Latina.

Desde entonces las operaciones de las fuerzas de Paz de Naciones Unidas han tenido altos y demasiados bajos, como fue la inacción en Sarajevo en la guerra de los Balcanes o el monumento a la infamia El Batallón Colombia, con poco más de trescientos efectivos, es el más numeroso después de Estados Unidos, país que encabeza esta misión. El territorio cubierto por la MFO en el Sinaí está dividido en cuatro zonas: A, B, C y D. para tal efecto, los soldados colombianos han estado principalmente en la Zona C, en el oriente de la península del Sinaí y a pocos kilómetros de la frontera internacional entre Egipto e Israel. Otros países participantes son Canadá, Hungría, Australia y Fiji, isla del pacífico que tiene desplegada otra gran fuerza similar a la colombiana, para un total de unos 1.700 soldados en la MFO. Unos 14.000 soldados colombianos han hecho parte de los cien relevos que lleva la fuerza en estos 30 años de su importante misión en la soledad del desierto, de inclemente calor en el día y gélidas noches.

Trigésimo Trigésimo Aniversario Aniversario


La MFO es considerada una de las más exitosas del mundo en el cumplimiento de su misión de paz que está definida como “Supervisar la implementación de las disposiciones de seguridad del acuerdo de paz israelo-egipcio y hacer todo lo necesario para evitar violaciones al mismo”.

Yihadistas al acecho Desde su despliegue en 1982 son pocos los incidentes de tipo militar en que han estado involucrados los soldados de la MFO. Sólo uno que otro suceso aislado y el lamentable accidente de un avión DC-8, en Gander, Canadá, en el que fallecieron 248 soldados del contingente americano que regresaban a su base en Estados Unidos, tras haber cumplido su servicio en el desierto egipcio.

La MFO es considerada una de las más exitosas del mundo en el cumplimiento de su misión de paz, y en los acuerdos correspondientes define: «Supervisar la implementación de las disposiciones de seguridad del acuerdo de paz israelo-egipcio y hacer todo lo necesario para evitar violaciones al mismo»

Sin embargo, la tranquilidad relativa de la que han gozado los miembros de la MFO podría estar llegando a su fin. Desde la caída de Mubarak en febrero de 2011, como resultado de las protestas de la primavera árabe, la región de Sinaí se ha vuelto tierra de nadie y centenares de yihadistas – combatientes islamistas radicales- han aparecido en la península aprovechando el vacío de poder. Desde el Sinaí, estos militantes atacan objetivos militares egipcios, lanzan cohetes contra Israel y en septiembre de 2012 en un masivo ataque llevado a cabo por docenas de estos militantes yihadistas, atacaron la principal base de la MFO en el norte del Sinaí, incendiando carros y edificaciones y dejando como saldo tres soldados del Batallón Colombia heridos. Esta situación podría agravarse en la medida que Egipto siga enfrascado en un conflicto sin fin entre el nuevo gobierno de la hermandad musulmana en cabeza del presidente Mohamed Morsi y la oposición secular. Grupos militantes afines a Al Qaeda ven en el Sinaí una gran oportunidad de establecer un puente de playa, similar al que ya tienen en Mali, en Yemen y en Siria, con el agregado de estar en la frontera con Israel, considerado el enemigo número uno de estos radicales. Esta nueva realidad en el Sinaí, sumada a la incertidumbre generada en toda la región por la primavera árabe, presenta

Batallón Colombia n.o3

43 43 43


44

Revista

Edición Especial

nuevos desafíos a la MFO y al Batallón Colombia en particular. La posibilidad de enfrentamientos y ataques con los grupos yihadistas es real, pues estos han declarado a la misión de paz objetivo militar y buscan que esta Fuerza abandone la península para poder actuar más libremente.

Futuras misiones En el mundo proliferan los conflictos que se han desatado tras el final de la guerra fría, especialmente aquellos que

involucran actores no estatales. Decenas de misiones de paz bajo el paraguas de Naciones Unidas operan en innumerables países con historial conflictivo como Somalia y Congo, entre otros. El Medio Oriente es ahora mismo testigo de una cruenta guerra en Siria, en la que el presidente Assad comete genocidio contra su propio pueblo. Irak y Líbano sufren altos niveles de desestabilización debido al conflicto sirio. Israel y los Palestinos deberán en algún momento llegar a un acuerdo de paz. En esta

Trigésimo Aniversario

convulsionada región y, sin lugar a dudas, habrá necesidad en el futuro de desplegar varias fuerzas de paz. Colombia con la experiencia lograda en el Sinaí se perfila como gran contribuyente a estas nuevas fuerzas de paz. Una vez superado el conflicto interno en nuestro país, preservar la paz en los confines del planeta debe ser una misión del Ejército colombiano curtido en batalla, pero también en las lides de mantener la paz y la armonía entre los pueblos.


46 46

Revista Revista

Edición EdiciónEspecial Especial

Geopolítica en

la península del Sinaí Teniente Coronel PEDRO JAVIER ROJAS GUEVARA Oficial Produción de Doctrina Jefatura de Educación y Doctrina

Trigésimo Trigésimo Aniversario Aniversario


L

a comprensión de los procesos políticos requiere una aguda visión capaz de captar en su verdadera dimensión y profundidad, los hechos y fenómenos que se suscitan en un momento histórico y en un espacio geográfico determinado. Es absolutamente necesario, tener presente que los eventos políticos no son producto de una simple casualidad, sino que por el contrario, obedecen a una concreta causalidad de naturaleza sociopolítica y socioeconómica, que se da específicamente en un determinado contexto geográfico y en un preciso ciclo histórico, nunca repetible ni posible de extrapolar, pero si susceptible de compararse en sus causas y consecuencias, tanto en el tiempo como en el espacio. En tal sentido, la península del Sinaí es una de las regiones más complejas del planeta, tiene una extensión aproximada de 60.000 kilómetros cuadrados, con muy pocos habitantes. Este enclave geopolítico históricamente ha sido escenario de varias guerras, la mayoría en el siglo XX, entre sus principales protagonistas, Israel y Egipto (1948, 1956, 1967 y 1973), este

último dueño político del territorio: sin embargo, no puede ejercer plena soberanía, toda vez que producto de la guerra de “Yom Kipur” en 1973, que condujo a los acuerdos de Camp David, se logró un arreglo bilateral de cese de hostilidades, con la consecuente implementación de una Fuerza Multinacional de Observadores, MFO, que garantizaría de manera neutral la paz y tranquilidad. Precisamente, Colombia es invitada a participar desde 1981 con nuestro Batallón Colombia n.°3, y a partir de ahí se convierte en protagonista dentro de la MFO, no solo por cumplir efectivamente con las funciones

de verificación, reconocimiento y observación a lo largo y ancho de la frontera, con énfasis en los denominados «lugares aislados», sino también, por el gran carisma y amabilidad que caracteriza al soldado colombiano, cuya participación en las pruebas físicas y de resistencia de varios días conocidas como Force Skills, es ya un referente para otros ejércitos, que muestran arrojo y un alto nivel de entrenamiento: Colombia se destaca ante los demás contingentes que conforman la Fuerza. Así las cosas, sobre la base de las consideraciones

El espacio geográfico dotado de recursos naturales, genera poder económico, en la medida que un estado sea capaz de movilizarlos adecuadamente, e Israel es un país muy pequeño en territorio y con tan solo ocho millones de habitantes

Batallón Colombia n.o3

47 47 47


48

Revista

Edición Especial

Colombia es invitada a participar desde 1981 con nuestro Batallón Colombia n.o3, y a partir de ahí se convierte en protagonista dentro de la MFO

anteriores, es posible visualizar la compleja condición geopolítica de Israel, dada su destacada posición geográfica que la interrelaciona directamente con los principales centros de poder a nivel mundial y hemisférico, a través de importantes arterias de circulación y comunicaciones aéreas y marítimas; sumado a sus inmensas potencialidades y capacidades humanas con las cuales están dotados sus habitantes, considerados verdaderos guerreros artífices de innovación tecnológica, ejemplo de liderazgo, industrialización y organización política y militar ante el mundo. Indudablemente, esta posición geográfica privilegiada

Trigésimo Aniversario

hace del Estado de Israel dentro del contexto geopolítico regional, un objetivo vital para conquistar por cualquier país que adelante procesos con pretensiones expansionistas de carácter político o con alguna intención de recuperar territorios, que a través de decisiones político-jurídicas del pasado hayan determinado la soberanía para el llamado «pueblo de Dios». Así pues, el espacio geográfico, que según el expresó Sanguin “es la base territorial del estado”, no es simplemente un hecho físico-natural en donde el hombre realiza sus actividades. La geopolítica le agrega la connotación de «espacio político»,


en el entendido de que todos los procesos políticos, se dan necesariamente sobre un territorio perfectamente definido y en donde el Estado ejerce su soberanía. Por ello, en este “espacio político” se dan con variable intensidad unas fuerzas centrípetas que propenden a una acción integradora y de cohesión interna del Estado; y unas fuerzas centrífugas, que por el contrario estimulan la disgregación del mismo. Cuando prevalecen en el tiempo estas últimas, ese Estado será objeto de grandes perturbaciones en el orden social, político y económico, ejemplo claro de ello es la situación actual en Venezuela. En el mismo sentido, hay un aspecto que bien vale la pena analizar y es la dimensión territorial. Egipto es una nación que supera muy por encima en extensión territorial a Israel, es necesario recordar que la misma península del Sinaí es una parte

En este “espacio político” se dan con variable intensidad unas fuerzas centrípetas que propenden a una acción integradora y de cohesión interna del Estado

Batallón Colombia n.o3

de su territorio. No obstante, esto no implica necesariamente que tenga una marcada influencia en el poder nacional, dado que este aspecto territorial ha de ser relacionado con otros factores como: ubicación geográfica, clima, potencial humano, recursos naturales, capacidad industrial y la propia organización política. El asunto estriba en el poder que genera a un Estado la relación armónica entre la extensión territorial y ese conjunto de factores. El espacio geográfico dotado de recursos naturales genera poder económico, en la medida que un estado sea capaz de movilizarlos adecuadamente, e Israel es un país muy pequeño en territorio y con tan solo ocho millones de habitantes, pero con unas capacidades extraordinarias, producto de su disciplina y cohesión política y militar.

49 49


50

Revista

Edición Especial

Consecuente con lo anterior, en conclusión, la geopolítica considera, entre otros, una serie de factores geográficos tales como: el espacio geográfico, la posición geográfica, la extensión y configuración física, el dinamismo cualitativo y cuantitativo de la población y de los recursos naturales, con una sucesión de eventos de carácter histórico, económico y político, según esta establecido en el Tratado General de Geopolítica, en su capítulo sobre el factor geográfico y el proceso histórico de Vincens Vives. En síntesis, esta concepción implica la obtención de una visión de conjunto de gran-

des dimensiones espaciales; y hoy en día cobra especial vigencia en la península del Sinaí y la enorme influencia regional y global del Estado de Israel, donde se aprecia cómo se interrelacionan y proyectan dinámicamente todos estos factores físicos y sociales. Por tanto, Colombia representada en nuestros soldados, desde hace más de tres décadas hace presencia en tan lejanas tierras con bravura, patriotismo y responsabilidad, observando de primera mano y coadyuvando activamente a mantener la paz entre pueblos milenarios a los que tenemos mucho que aprender como modelos de liderazgo y visión mundial.

Trigésimo Aniversario

Colombia representada en nuestros soldados, desde hace más de tres décadas hace presencia en tan lejanas tierras con bravura, patriotismo y responsabilidad


52 52

Revista Revista

Edición EdiciónEspecial Especial

Ejército colombiano:

proyección internacional Doctor CARLOS A. OLANO Coordinador de Operaciones de Información Grupo Militar de Estados Unidos en Colombia

“Sin duda, nuestras Fuerzas, por su excelencia y capacidad, serán cada vez más requeridas en operaciones de paz como esta” Juan Manuel Santos Calderón Presidente de la República

Trigésimo Trigésimo Aniversario Aniversario


H

oy, 30 años después del primer envío de personal colombiano a la Fuerza Multinacional de Paz y Observadores (15 de marzo de 1982), la participación de tropas colombianas resulta cada vez más relevante. El presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, recalcó la importancia del Batallón Colombia n.°3 en el mantenimiento de la paz mundial durante la ceremonia de relevo número 100 de este Batallón. Sin embargo, la importancia del contingente colombiano en el Sinaí no radica únicamente en el mantenimiento de la paz en la frontera entre Israel y Egipto, sino en el conocimiento que las tropas colombianas están adqui-

La actual coyuntura colombiana obliga a repensar la función de las Fuerzas Militares en un escenario futuro próximo riendo en los niveles estratégico, operacional y táctico en el marco de un escenario de construcción de la paz (peacemaking y peacebuilding). Así, el presidente Santos afirmó durante la ceremonia conmemorativa del relevo 100 del Batallón Colombia n.°3 «representa un símbolo muy importante del papel que pueden jugar

Batallón Colombia n.o3

nuestras Fuerzas Armadas en un escenario de posconflicto (…). Sin duda, nuestras Fuerzas, por su excelencia y capacidad, serán cada vez más requeridas en operaciones de paz como esta». La actual coyuntura colombiana obliga a repensar la función de las Fuerzas Militares en un escenario futuro próximo, en el cual la amenaza principal no sea la existencia de grupos insurgentes, sino las problemáticas propias de un escenario de construcción y mantenimiento de la paz, no sólo dentro de nuestro territorio sino en misiones al exterior. De firmarse la paz en Colombia, la función de las Fuerzas Militares debe cambiar. La protección de las fronteras y del orden constitucional continuará

53 53 53


54

Revista

Edición Especial

siendo su principal función, pero nuevas funciones deberán ser asumidas. Así, la participación de personal militar y civil en la MFO y la experiencia adquirida mediante el desarrollo de la Acción Integral por parte de las Fuerzas, al igual que la coordinación necesaria para la adecuada implementación de la Política Nacional de Consolidación Territorial, hacen que Colombia sea hoy un referente internacional. Tal y como lo expresa el presidente Santos. No en vano, Colombia es hoy un importante cooperante internacional en materia de seguridad y defensa (armada y no armada) a países como Haití, Guinea-Bissau, México y Guatemala, entre otros.

El número actual de efectivos, 250.000 hombres y mujeres, ya no será necesario para mantener el orden de Colombia. Así, deben ser reentrenados en sus nuevas funciones y desplegados a lo largo y ancho del mundo, dando cumplimiento a la tradición colombiana de apoyar esfuerzos multinacionales de mantenimiento del orden, seguridad y paz mundiales en el marco de las Naciones Unidas.

Antecedentes El presidente de la República Árabe de Egipto, Muhammad Anwar al-Sadat y el Primer Ministro Israelí Menachem Begin, se reunieron a instancias del presidente de Estados Unidos,

Trigésimo Aniversario

No en vano, Colombia es hoy un importante cooperante internacional en materia de seguridad y defensa (armada y no armada) a países como Haití, GuineaBissau, México y Guatemala


Jimmy Carter, entre el 5 y el 17 de septiembre de 1978 en Camp David con el fin de dar solución a una guerra de más de 30 años entre ambos Estados. Así, fueron firmados dos acuerdos en los cuales se buscaba la paz general en el Oriente Medio, la firma de un tratado de paz entre ambos países y el retiro del Ejército israelí de la península del Sinaí. Como resultado de estos acuerdos marcó, el 26 de marzo de 1979 y bajo el auspicio de Estados Unidos, se firmó el Tratado de Paz entre Israel y Egipto. En este se estableció que el estado de guerra entre las partes debía darse por terminado, el retiro de las fuerzas armadas y civiles israelíes del Sinaí y el sub-

siguiente ejercicio de la soberanía de este territorio por parte de Egipto. Adicionalmente, se estableció que una vez se diera la retirada, Egipto e Israel establecerían relaciones normales y amistosas de acuerdo con el artículo III del Tratado, respetando así la soberanía mutua, integridad territorial e independencia política, y se abstendrían de la amenaza o uso de la fuerza directa o indirectamente, según el “Israel-Egypt Peace Treaty”, 26 March 1979. Con el fin de buscar espacios para evitar confrontaciones futuras, las partes acordaron solicitar apoyo a la Organización de las Naciones Unidas para el

Batallón Colombia n.o3

establecimiento de una fuerza de observación, la cual según el artículo VI, tendría funciones de verificación en puntos de control, patrullas de reconocimiento, verificación periódica de la implementación del tratado y asegurar la navegación en el Estrecho de Tiran, entre otras. De esta manera, la Organización de las Naciones Unidas, en especial el Consejo de Seguridad, asumía la responsabilidad de ser garante de las condiciones estipuladas en el Tratado, dando cumplimiento al mandato estipulado en la Carta de 1948 del mantenimiento del orden y la seguridad internacionales.

55 55


56

Revista

Edición Especial

Sin embargo, el 18 de mayo de 1981, el presidente del Consejo de Seguridad informó que este órgano no había llegado a un acuerdo (amenaza de veto por parte de la Unión Soviética) sobre el establecimiento de una fuerza de observadores de la ONU y, por lo tanto, no podría cumplir con esta obligación. De esta manera, Israel, Egipto y Estados Unidos iniciaron conversaciones para el establecimiento de una nueva organización que cumpliera con las funciones de verificación, hasta llegar a la firma del Protocolo del Tratado de la Paz, el 3 de agosto de 1981, y en el cual se establecía la Fuerza Multinacional

de Paz y Observadores (Multinational Force and Observers – MFO); la cual tendría las mismas funciones dadas a la fuerza de las Naciones Unidas en el Tratado de Paz. En este nuevo contexto, el Director de la MFO envió una invitación al Gobierno de Colombia en septiembre de 1981 para participar de esta nueva Fuerza Multinacional con un contingente militar. El Gobierno nacional, dada la tradición de la política exterior colombiana de apoyar el mantenimiento del orden y seguridad internacionales, demostrada en la participación en la Guerra de Corea con el Batallón

Trigésimo Aniversario

Colombia n.°1 y en el conflicto del canal de Suez con el Batallón Colombia n.°2, aceptó la invitación. Finalmente, el Ejército, a través de sus unidades especializadas en Misiones Internacionales y Acción Integral, es hoy su apuesta principal, pues en ellas se forma el personal del futuro, que tendrá la responsabilidad de mantener el nombre en alto de Colombia, así como fortalecer el acercamiento entre la Institución y la población a nivel nacional e internacional.


58

Revista

Edición Especial

Organization of

Colombia o Battalion n. 3 C

olombia Battalion n.°3 has been stationed at Sinai Peninsula as grantor of the Peace Agreements entered into by Egypt and Israel, over the last 30 years, with discipline, respect for human rights and International Humanitarian Law, responsibility and commitment of all COLBATT members. The President by that time, authorized establishing an Infantry Battalion composed by 500 troops, upon requested by Lemon R. Hunt, MFO Director. This Unit was activated under command of General Fernando Landazábal Reyes, COLAR Commander, through Resolution No. 00013 of October 16, 1981, where 30 officers, 84 NCOs, 363 Privates and 20 civilians were included. Afterwards, the Transitory Directive No 009-81 was

issued to state organic, administrative and training procedures to gather and organize this Battalion. To this effect, LTC Bernardo Ramírez Lozano was appointed Commander and MAJ Roberto Quiroz Quiroz, Second Commander. Also, MAJ Manuel José Santos Pico, Chief of Operations; CPT Jairo Toro Landazábal, Intelligence Officer; CPT Rafael Gómez Quintero, Civil Affairs Officer; CPT Ramiro Bautista Mesa, XO; and 1LT Elkin Henao Cano, Personnel Officer were appointed. By that time, planning, organization, selection and training of personnel coming from several units was begun. The share was 40% infantry, 20% Cavalry, 20% Artillery and 20% Engineers. The Colombian Soldier by taking part of the MFO affirmed the commitment as a peace, training and capability symbol; that is why no infantry support services were deployed even when part of the tasks to be performed is to keep security and surveillance over the conflict between those countries subject of the mission. The Combat Support and Service Company was organized in a way such that its main mission is supplies, transportation, communications and healthcare. The structure initially had regular

Trigésimo Aniversario


and high-school soldiers who as English or French speakers, performed as translators facilitating communications and relationships with officials from different countries; some years later, professional soldiers became Battalion members.

Deployment of the Battalion In the zone assigned to this new born Military Unit in the Sinai Peninsula, its members began adapting to the climatic, cultural, social and economic conditions; followed by another process intended to recognize responsibilities and assigning tasks to be completed under supervision of the MFO Staff.

Colombia Battalion n.o3 has been stationed at Sinai Peninsula as grantor of the Peace Agreements entered into by Egypt and Israel, over the last 30 years

Batall贸n Colombia n.o3

59


60

Revista

Edici贸n Especial

The deployment of the Unit was performed beginning on April 25, 1982 when it assumed responsibility of the central part of Zone C, and began installing eight control and observations posts with two company-level command posts, one at Eilat airport and another in Kuntilla. Well, the main, great sized mission is to establish the perimetrical security at North Camp to observe and report violations to the Peace Treaty between Egypt and Israel as well as to protect MFO HQ facilities. As such, COLBATT purpose is to reflect an organized, equipped, and highly motivated and trained tactical unit having an excellent professional

level and capable of supporting the peacekeeping mission.

The Colombian Soldier by taking part of the MFO affirmed his/her commitment as a peace, training and capability symbol

Colombia Battalion in order to comply with its important mission was organized into two control centers, which are known by the acronyms SCC3 and SCC4, and each has three observation posts (OP) and one checking post (CP) located in Zone Zona C. All these posts have a number assigned by the MFO to cover the border between Israel and Egypt. Also, it renders a service of Motorized Patrol and Escort (MOT) having capability to operate in Zone C, and covering a responsibility area extending over 4.400 square km.

Trig茅simo Aniversario


The main, great sized mission is to establish the perimetrical security at North Camp to observe and report violations to the Peace Treaty between Egypt and Israel

MFO Emblems Badge The MFO Badge was structured based on a dove (peace symbol) wearing an olive branch within a central circle framed by an external circle with the inscription MULTINATIONAL FORCE & OBSERVERS. Colors used for this badge are “MFO orange” which represents the color of the mission, and white symbolizing a peace flag.

Batallón Colombia n.o3

61


62

Revista

Edición Especial

‘United in Service for Peace” Medal The shape, size, inscription and awarding requirements were stated by the personnel office as follows: a 35 mm Ø, golden-bronzed circle with the MFO badge on the obverse suspended from a 40 mm L x 35 mm W ribbon, having the basic colors of the Mission; white centered between two vertical green stripes and MFO orange. The words United in service for Peace on reverse referring to the unity of the countries which assisted this peace process in the Middle East.

30 Years Commemorative Coin Because of the 30 years complying with the peacekeeping mission, a souvenir was released to be submitted to national and international celebrities, to Colombian pioneers in Sinai and to those outstanding Army members who, over three decades, have complied with the assignment successfully. The coin has the following features: The obverse has a central circle with the MFO emblem framed by an external circle with flags of the 13 countries MFO

Trigésimo Aniversario

members, including Egypt and Israel. On reverse, it has the COLBATT emblem which has been positioned by the missions of COLBATT n.°1, in Korea; COLBATT n.°2, in Suez Canal; and COLBATT n.°3 in Sinai along with the dates 1982 and 2012 which frame thirty years of service to world peace. On obverse and reverse, the coin is crowned by a golden cord symbolizing Colombia’s sun, the natural resources it has and the essence of the divine spirit which guides Soldiers in and out of the Country.


64

Revista

Edici贸n Especial

Remembranzas de

una tierra lejana Periodista Dora Glottman Unidad Investigativa Noticias Caracol Televisi贸n S.A.

Trig茅simo Aniversario


N

o hacía falta que dijeran una sola palabra para saber que los jóvenes que a veces veíamos por las calles de Tel Aviv eran soldados del Batallón Colombia situado en el Sinaí. Con solo ver sus rostros ya sabía yo que venían de mi tierra. Durante los tres años que viví en Israel me los encontré muchas veces, generalmente, en sus días libres. La sensación fue siempre la misma. Primero orgullo, seguido por un profundo agradecimiento y ganas de conversar con ellos. Orgullo patrio, pues Colombia está cumpliendo con su responsabilidad como miembro serio de la comunidad internacional al prestar un servicio como observador de paz. Agradecimiento porque como judía, me emociona saber que estos jóvenes han viajado hasta tan lejos para asegurar

El Batallón Colombia es el resultado de un momento histórico donde el bien de dos naciones le ganó al mal y donde Colombia entró a cumplir un papel fundamental

el bienestar de la tierra de mis ancestros y de su vecino; hoy amigo: Egipto.

del mundo en su búsqueda de la paz, pues lleva 30 años cumpliendo con su palabra en el Sinaí.

Los beneficios vienen acompañados de responsabilidades y el país merece el respaldo

Vivir en Israel es vivir bajo una constante amenaza de guerra. Ya sea desde el Líbano,

Batallón Colombia n.o3

65


66

Revista

Edición Especial

Siria, Irán o los territorios palestinos. Un debate político sobre el tema no tiene fin, lo indiscutible es que para israelíes como para árabes es una zona del mundo donde no se respira en paz. La presencia de los soldados colombianos es un recordatorio de que una solución negociada, como en el caso de Camp David para lograr un acuerdo entre Israel y Egipto, es posible. El Batallón Colombia es el resultado de un momento histórico donde el bien de dos naciones le ganó al mal y donde Colombia entró a cumplir un papel fundamental.

Orgullo patrio, pues Colombia está cumpliendo con su responsabilidad como miembro serio de la comunidad internacional al prestar un servicio como observador de paz

Era inevitable que una joven estudiante de periodismo, como lo era yo en ese momento, me acercara a hablar con los soldados que veía alegres caminar por Tel Aviv. Contaban sobre sus aventuras en el desierto, sobre los beduinos, la comida tan distinta a la nuestra… Mis amigos israelíes tenían tantas preguntas sobre las experiencias de estos militares tan lejos de su país y su vida en el desierto. Los colombianos contestaban con la calma propia de un guardián de la paz. Serenos nos contaban como desde sus diferentes puntos de observación, contemplaban paisajes en otra época, manchados por la guerra y hoy símbolos de reconciliación. También a ellos les enorgullecía ser parte de este compromiso con la patria y con el mundo. Han pasado más de 20 años desde esas conversaciones en el Malecón frente al mar Mediterráneo entre jóvenes universitarios y militares del Batallón. Tal vez hoy con la llegada de la primavera árabe y conflictos esporádicos con sus vecinos beduinos, la conversación de los colombianos enviados al Sinaí no sea tan ligera, pero no cambia el orgullo que me hacen sentir. Ellos, los héroes de la patria colombiana son un ejemplo de que nuestro país cree en la paz, la que anhelamos tanto en Oriente Medio como en Colombia. Se luce mi Ejército colombiano con el Batallón Colombia n.°3, nos hacen quedar bien no solo ante el mundo, sino ante los afortunados que hemos tenido la oportunidad de conversar con ellos cuando en sus días libres pasean por Tel-Aviv.

Trigésimo Aniversario


Batall贸n Colombia n.o3

67


68

Revista

Edición Especial

192 Horas con nuestros D

Periodista JINETHE BEDOYA LIMA Subeditora Judicial Casa Editorial El Tiempo

esierto. Tan solo arena, cielo, el silbido del viento y desierto. Eso es lo que ve y escucha a diario el soldado Miguel Sanabria desde su garita, en el puesto remoto de control que le asignaron en medio de la península del Sinaí (Egipto). Este curtido combatiente de mil batallas, soldado profesional de las Fuerzas Especiales y padre de tres pequeños extraña el grito inconfundible de la selva: una mezcla de murmullos de micos y loros, y el traqueteo lejano de las balas del enemigo. Aquí, su esporádica compañía es la de un ocasional beduino con su camello. “Es un premio sacrificado”, dice mientras sonríe. Y tiene toda la razón. El ser uno de los mejores soldados de la Fuerza de Despliegue Rápido (Fudra) le valió el máximo reconocimiento para un militar: hacer parte de la Fuerza Multinacional de Paz y Observadores (MFO) en el Medio Oriente. El costo-beneficio cada uno lo evalúa porque no están combatiendo, pero tienen que dejar por un año a sus familias y no es fácil adaptarse a la soledad del desierto. EL TIEMPO viajó hasta la lejana península egipcia para conocer cuál es esa misión –poco difundida– que cumple un grupo de 360 militares. Todos se sienten orgullosos de hacer parte de los 13 ejércitos del mundo que vigilan el cumplimiento de los tratados de paz entre Israel y Egipto. Y por estos días la alegría es mayor: se cumple el relevo número 100 de la fuerza. En el nuevo grupo viajan militares como el sargento Rodrigo García Amaya, quien se hizo famoso tras el episodio con los indígenas paeces, en Toribío (Cauca), que lo sacaron a él y a sus hombres a empellones; su rostro lavado en lágrimas le dio la vuelta al mundo, pero su humildad lo lleva hoy a representar al Ejército y a su país en el Sinaí. “A la MFO solo van los mejores. Los que han sido heridos en combate, los que han estado en las mejores operaciones y los que para nosotros son unos héroes, pero para el país son unos soldados anónimos”, dice el general Sergio Mantilla Sanmiguel, comandante del Ejército. El 12 de marzo de 1982 llegó el primer relevo del batallón Colombia No. 3 al Sinaí. Su creación la ordenó el entonces presidente Julio César Turbay Ayala, quien respondió al llamado de la ONU para integrar una fuerza que vigilara los acuerdos de paz que habían firmado Egipto e Israel en Campo David (EE. UU.), en 1979, tras 30 años de hostilidades y cinco guerras. Así empezó el alistamiento de militares. Como comandante fue escogido el coronel Bernardo Ramírez y entre los jóvenes subtenientes, que creían que iban a la guerra por el duro entrenamiento que les dieron, estaba Manuel Guzmán Cardozo. Hoy, 30 años después, y convertido en general de tres soles, Guzmán regresó al Sinaí como segundo comandante del Ejército. En esos días de 1982, él y sus compañeros se prepararon en la base militar de Tolemaida y empacaron maletas convencidos de que llegarían al Medio Oriente a combatir. “Cuando entramos, en una caravana de diez camiones, no había nada. Nada. Ni siquiera alojamientos o medios de comunicación. Nuestra primera acción fue observar, a principios de abril de ese año, cómo se bajaba del asta la bandera israelí y los egipcios izaban la suya. Fue un momento histórico”, recuerda el general.

Trigésimo Aniversario


soldados en el Sinaí El largo camino Desde esa fecha, los soldados de nuestro país han sido garantes de los acuerdos. Sin embargo, muy pocos colombianos conocen cómo es el día a día de estos combatientes a más de 12.000 kilómetros de su tierra. El viaje a esta misión de paz empieza en un vuelo Bogotá - Madrid. En la capital española se toma otro vuelo hacia Tel Aviv, donde los controles de inmigración por estos días son rigurosos por la amenaza de un ataque árabe. Por lo general, los militares llegan a El Cairo y viajan ocho horas a través del desierto hasta El Gorah (Sinaí), donde queda la base Campo Norte. En este viaje, el equipo de EL TIEMPO voló en una aeronave de la fuerza de paz durante una hora, desde Tel Aviv hasta Campo Norte, bordeando el mar mediterráneo para esquivar la Franja de Gaza. La base de la MFO se ve desde el aire como una pequeña mancha blanca, en medio de las dunas de arena. Allí hay 2000 militares de 13 ejércitos y los únicos de habla hispana son los de Colombia y Uruguay. Desde este punto se coordina la observación de una franja de 600 kilómetros a lo largo de la frontera de los dos países. “Esta es una unidad de infantería, por lo tanto tenemos la seguridad terrestre de todo Campo Norte y ocho puntos remotos de observación (Opis), que son los más difíciles de esta misión por la distancia. El más lejano queda a 230 klms. de la base (10 horas en vehículo)”, señala el coronel Julio César Mejía, actual comandante del batallón Colombia.

Batallón Colombia n.o3

69


70

Revista

Edición Especial

En estos Opis hay un oficial, dos suboficiales y siete soldados. La comida les llega a través de una caravana de la fuerza cada ocho días y sus vecinos, los beduinos y sus camellos, de vez en cuando pasan cerca. También hay dos perros en cada puesto. Son caninos egipcios que deambulaban por el desierto y fueron adoptados; ahora la veterinaria de la MFO los revisa cada 15 días. “Aquí se siente impotencia porque hay mucha comida y las familias de los beduinos pasan muchas necesidades. En relevos anteriores los soldados les dieron víveres y ellos los enterraron en el desierto, luego los consumieron y como ya estaban descompuestos, se intoxicaron. Desde ese día no les podemos ofrecer ni siquiera agua”, recuerda el soldado Martínez. Pero los niños han aprendido una que otra palabra en español y cuando ven a los militares les gritan “amigo, ¡water!”.

La soledad del desierto El Opi más lejano tiene a un grupo de soldados de Urabá. Son de contraguerrilla y algunos han sido heridos en combate. La imponencia del desierto los tiene deslumbrados. “Pedimos que cuando nos trajeran provisiones nos echaran pollo, algo parecido a las habichuelas y pan. Con eso preparamos arroz con pollo los fines de semana y así no extrañamos tanto la casa”, dice el soldado Silva. También tienen una buena dotación de USB con canciones del grupo Niche, algunas de Jhonny Rivera y J. Balvin. Cuando están de descanso, las notas se pierden en el océano de arena. Desde este puesto se pueden ver a lo lejos los tres aviones que quedaron abandonados en la Guerra de los Seis Días, uno de los conflictos que enfrentó a Israel con una coalición árabe integrada por Egipto, Jordania, Irak y Siria, entre el 5 y el 10 de junio de 1967. Las aeronaves egipcias fueron derribadas por los bombarderos israelíes.

Trigésimo Aniversario


Todos los soldados que pasan por este Opi tratan de tener una fotografía de recuerdo. “Aquí todas las fotos son importantes. El solo desierto ya es mucho para nosotros que venimos de comer selva todo el año”, agrega Silva. En otro extremo están las pequeñas casas de Max y Mona, los perros de este puesto. Pero en medio de lo complejas que pueden llegar a ser la soledad y el clima (por extremo frío o calor), hay algo que es incontrolable para los militares y les deja un gran sinsabor: las redes de trata de personas que se mueven por este inmenso yermo. Es algo que admite el general Warren Whiting, el neozelandés comandante de la MFO. “Nuestra misión es exclusivamente de paz y no podemos hacer acciones operativas –reconoce Warren–. Sabemos que en esos camiones que atraviesan la península, debajo de esas cajas de frutas y víveres, pueden ir hasta cinco mujeres y niños escondidos”. Las cifras del Gobierno israelí señalan que en el 2010 se incrementó en un 170 por ciento el paso de africanos migrantes hacia su país (cerca de 14.000 personas), en muchos casos mujeres engañadas por redes que les prometieron una mejor vida en Tel Aviv, pero que terminaron golpeadas, abusadas y esclavizadas sexualmente. “Es un tema complejo pero real y frente a eso ni los colombianos ni la fuerza como tal podemos intervenir porque no es nuestra responsabilidad”, agrega Warren con impotencia. Los beduinos son los encargados de hacer el recorrido de estas personas, a lo largo de la península, en condiciones precarias. Muchos han muerto en el intento.

Vida en las garitas De regreso a Campo Norte, tras un recorrido de un día por todos los Opis, el clima cambia nuevamente. Las tormentas de arena llegan y se van en cualquier momento. En el día la temperatura puede llegar a 45 grados. En la noche, el frío penetra los huesos y a lo lejos el

Batallón Colombia n.o3

71


72

Revista

Edición Especial

desierto se alcanza a percibir como un pálido mar. Entre las 5 y las 8 de la noche los soldados pasan al comedor y luego se preparan para hacer la guardia en las garitas. El turno es de tres horas y aunque la torre de observación está dotada de calefacción y los elementos necesarios es la misión que menos quieren los militares. “La guardia no es fácil, pero somos afortunados de realizar esta tarea porque la experiencia es inolvidable y hay que aprovecharla”, asegura el soldado José Arias, quien salió de la brigada móvil 22, en las selvas del Caquetá. En esta tarea hay que permanecer como un búho, atento a cualquier movimiento. Pero también hay espacio para la recreación. “La MFO siempre procura que los militares que hacen parte de la misión estén bien. Existen actividades que los mismos contingentes han propuesto”, comenta el general Mantilla. Por eso cuando los húngaros se presentaron con la iniciativa de tener clases de salsa no hubo objeción. Todos saben que los jueves hay pizza night y que cada ejército se turna la preparación. Los colombianos promovieron, desde hace varios años, la ‘marcha de la muerte’: prueba máxima de resistencia para cualquier militar. Consiste en darle tres vueltas a la malla externa de la base a 40 grados, con el equipo al hombro. Y las historias que han pasado de contingente a contingente, como la del canibalismo de los fiyianos, no son ajenas a los chistes y la cotidianidad de la base. “Sabemos que ellos dejaron de ser caníbales hace 90 años, por eso cuando su batallón hace algún asado de integración bromeamos con que no nos falte algún soldado. Pero es una broma y ellos lo saben”, dice uno de los oficiales.

El adiós a la misión Dentro de todas estas actividades hay una última misión que tiene el batallón Colombia No. 3 en el Sinaí, y que es de obligatorio cumplimiento: el viaje a El Cairo, Luxor y Tierra Santa. “Este viaje tiene que servir para que los soldados conozcan las otras culturas y se encuentren con las raíces de su religión y sus creencias”, señala el comandante del batallón Colombia. Cuando

Trigésimo Aniversario


los militares han cumplido la mitad de la misión viajan a El Cairo a conocer las pirámides de Giza (Keops, Kefren y Micerino). La travesía de ocho horas en bus se hace desde Campo Norte, a través de la península del Sinaí y luego por el canal del Suez. Antes de subir al vehículo, cada uno recibe una ‘mangarilla’ (refrigerio) que es necesario llevar porque en el camino no hay nada más que arena. El único punto con población es El Arish, a 37 kilómetros. Allí se ven los tanques del Ejército egipcio, que además custodia durante todo el trayecto a la caravana de la fuerza. Desde los vehículos se ve a las mujeres cubiertas con sus burkas, que llevan de la mano a los niños mientras pastorean un rebaño de chivos. Ya en la capital egipcia el caos les hace extrañar aún más a Colombia. “Después de ver esto, Bogotá es el paraíso”, dice un soldado que se coge la cabeza a dos manos, al ver el trancón de más de tres kilómetros. Esta congestión es habitual en El Cairo, donde los carros llegan a los 12 millones. La situación de las mujeres árabes también llama la atención y genera rechazo. Y con las occidentales no es diferente: la plaza Tahrir se ha convertido en un sitio de discriminación y atropello. El segundo viaje, a Tierra Santa (Israel y territorio palestino), es la antesala del fin de la comisión y el regreso a Colombia. “Puedo decir que para todos esta visita es lo más importante de la misión en el Sinaí. Poder estar en el Santo Sepulcro, el sitio donde nació Jesús en Belén, o en el mar de Galilea, son experiencias y sensaciones que pocos pueden vivir”, resalta el soldado Velásquez. De estas palabras da fe el capellán del batallón, Freddy Rodríguez. Cuando llegó a Cafarnaúm hace unas semanas, con el grupo de soldados que está por regresar a Colombia, ellos le pidieron hacer una confesión masiva. De allí salieron hacia el río Jordán a renovar sus votos bautismales y algunos a recibir el sacramento por primera vez, en el mismo lugar donde lo hizo Jesús, según el Nuevo Testamento.

Batallón Colombia n.o3

73


74

Revista

Edición Especial

La parte más emotiva de la visita es el recorrido por el monte del Calvario y el Santo Sepulcro, donde se cree que fue sepultado Jesús. Jerusalén, que alberga al judaísmo, el cristianismo y el islam, está llena de misticismo. “Es imposible no llorar”, dice el padre Rodríguez. El trabajo en la misión de paz del Sinaí se acaba. Algunos cuentan los días para volver a ver y abrazar a sus hijos. Otros no niegan que extrañarán el desierto porque vuelven a Colombia a exponer sus piernas en una mina, a enfrentar la realidad del combate. La frase del soldado Arias lo dice todo: “Estoy listo para volver al monte, a la móvil 22, y me voy contento. Hoy desde el Sinaí, mañana desde Peñas Coloradas, en el Caguán (Caquetá)”. Colombia en la historia Habla el general Sergio Mantilla ¿Cuántos militares han pasado por el Sinaí? En total 12.000 colombianos. ¿Cuál es la importancia de la presencia de Colombia? Nos hace protagonistas de la historia de una parte importante del mundo. En los últimos 30 años Israel y Egipto han estado en paz y gracias a esta fuerza han encontrado el mecanismo para mantenerse en contacto y solucionar sus disputas. Hubo un momento difícil el año pasado... Sí, pero la habilidad y la madurez del comandante del batallón permitió que de la mejor forma sorteara la situación que se vivió con los beduinos (léase recuadro ‘Las horas difíciles’). ¿Usted fue comandante de las tropas en Sinaí? Sí, en el 98 estuve al frente del batallón y en ese entonces las cosas eran más sencillas y había menos problemas en el lado de Egipto.

Tomado de El Tiempo Domingo 14 de Abril de 2013 Héctor Fabio Zamora Reportero Gráfico EL TIEMPO

Trigésimo Aniversario


El Ejército colombiano llegó al relevo número 100 en la fuerza de paz que se integró en 1982

Batallón Colombia n.o3

75


76

Revista

Edici贸n Especial

Responding Professionally

in the Middle East Major General WARREN J. WHITING Commander, Force Multinational and Observers

Trig茅simo Aniversario


I

n my time as MFO Commander, I have been honored by working and commanding those dedicated and professional Colombian Officers, NCOs and Privates who are real ambassadors of their country and represent the highest military traditions of their Army. These men continue retaining the proud reputation gained by the Soldiers of Colombia Battalion n.째1 which served in Korea from 1951 to 1954, and Colombia Battalion n.째2 which cooperated in Egypt during the Suez Crisis as part of the UN Emergency Force in 1956-1958. Since 1982, Colombia Battalion n.째3 has been part of the Multinational Force and Observers (MFO), in compliance with its mission to observe and report any activity in the central zone. To do so, it has 24x7 personnel in remote

Without a doubt, the Colombian Army may look back at the last 30 years, and be completely satisfied with its valuable contribution to MFO in preserving peace and stability of the Middle East

Batall처n Colombia n.o3

areas. Also, this Battalion is responsible for providing security to the MFO Main Field and contributing with other tasks in Force areas such as Operations, dispensary and Military Police for which it assigns staff officers. One of the greatest challenges for MFO happened in January 2011 after a revolution in Egypt, which caused the fall of the previous regime, because the events following have changed the security environment in the Sinai Peninsula where the operations area is located. However, despite the relative increase in threat, the MFO, including Colombia Battalion, has continued performing its missions by getting adapted to the new operational environment and to the challenges that it reflects.

7777


78

Revista

Edición Especial

Without a doubt, the Colombian Army may look back at the last 30 years, and be completely satisfied with its valuable contribution to MFO in preserving peace and stability of the Middle East.

Engaged in every field Personnel of the Colombian contingent have actively taken part in all military, cultural and sports activities offered by the Force. An example of their

commitment is having won the most relevant competence for contingents, ‘Force Skills’ 2012, where the team showed competition spirit, physical aptitude and excellent military skills. Also, Colombia Battalion n.°3 is leading another important event in the yearly calendar, the very demanding “Death March” which is very rigorous measuring the training level and physical condition of competitors under the burning sun of Sinai.

Trigésimo Aniversario

Colombian Officers, NCOs and Privates who are real ambassadors of their country and represent the highest military traditions of their Army


80

Revista

Edici贸n Especial

Trig茅simo Aniversario


Batall贸n Colombia n.o3

81 81


82

Revista

Edición Especial

Los soldados del Batalllón Colombia n.°3 se han destacado por su responsabilidad, cumplimiento y dedicación durante su participación en la misión de paz

Trigésimo Aniversario


Colombia ha sido ganadora dos veces de la competencia Force Skills, organizada por la MFO

Batall贸n Colombia n.o3

83 83


84

Revista

Edici贸n Especial

Trig茅simo Aniversario


El presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, hizo presencia en la ceremonia de despedida del relevo n.°100 e hizo entrega del pabellón nacional a los hombres y mujeres que representarán esta Unidad en el Medio Oriente

Batallón Colombia n.o3

85 8585


86

Revista

Edici贸n Especial

Trig茅simo Aniversario


88

Revista

Edición Especial

Mujeres parte de la Misión de Paz L

a mujer en las Fuerzas Militares ha cobrado especial importancia en los últimos años por considerar que su labor es tan significativa como la de los hombres, razón suficiente para que hagan parte de esos héroes silenciosos que entregan lo mejor de sí por un futuro mejor. El Ejército desde hace un tiempo ha venido en un proceso de inclusión de la mujer desde toda perspectiva, bien sea administrativa, logística e incluso en las escuelas de armas. Tanto es así que cuenta en la actualidad con mujeres que han ofrecido su tiempo, dedicación y constancia a la Fuerza como es el caso de la coronel Paulina Leguizamón, con 27 años de servicio y recientemente convocada a curso para general de la República, o la sargento mayor Luz Marina Correa con 22 años de servicio, y la primera mujer en alcanzar este grado militar. El Ejército acorde a las necesidades mundiales de la presencia de la mujer en sus instituciones, no solo ha creado planes de estudio y currículos pensados para lograr el desarrollo de competencias, claras y precisas

dentro del ámbito militar, sino que también ha tenido en cuenta a esas mujeres oficiales y suboficiales destacadas para enviarlas en, tal vez, una de las comisiones más importantes a nivel internacional: El Batallón Colombia n.°3 Para el relevo 100 del Bicol n.°3, contingente conformado por 188 hombres -héroes de la patria-, se debe resaltar la presencia de dos

Trigésimo Aniversario


las insta a sacrificios como estar lejos de sus familias, enfrentarse a conocer nuevas culturas y, en algunos casos, a la barrera del idioma. Sin embargo, eso no es impedimento para que la sargento viceprimero María Consuelo Amado Merchán, perteneciente al arma de Logística, y quien lleva 17 años prestando sus servicios, haga parte de esta comisión. De la misma forma, Lourdes Paternastro Aguilar, oriunda de Chivoló, Magdalena, quien sin ser militar lleva 20 años trabajando en la Primera División del Ejército en labores administrativas. No es fácil enfrentarse a este nuevo reto; por eso, la garantía de cumplir con los objetivos de la MFO y para lo que ha sido designado el Batallón Colombia n.°3 tiene como base la garantía, firmeza, seguridad y compromiso de todos y cada uno de los integrantes de semejante encargo.

mujeres destacadas y merecedoras de representar a su género en este importante momento histórico para el Ejército y la Nación. Las seleccionadas para hacer ese viaje, durante diez meses

Sin fusil ni personal a su cargo las mujeres que hacen parte de la Institución en el grado que les corresponde se han convertido en el soporte que garantiza dedicación, responsabilidad y seguridad en cada una de las Unidades a las que pertenecen.

Batallón Colombia n.o3

89


90

Revista

Edición Especial

Importancia de la mujer

en el Bicol n.º 3

L

a Teniente Claudia Carolina Ramírez Murillo en entrevista con medios institucionales resaltó el papel de las mujeres

como profesionales, como militares y como personas comprometidas con la misión asignada en el Batallón Colombia n.°3 Medios Institucionales: ¿Qué significa participar en un Ba-

Trigésimo Aniversario

tallón de trascendencia internacional? Teniente Claudia Carolina Ramírez Murillo: Estoy orgullosa y me siento privilegiada de estar representando a las


mujeres del Ejército en la Fuerza Multinacional y Observadores. Es parte del compromiso para con la Fuerza y los colombianos, para con la profesión misma. El conocimiento no es de una sola mano y menos cuando se trata de prestar un servicio a mi país, hay que cumplir con orgullo y valentía la misión que nos asignaron en tan lejanas tierras, siempre en beneficio de los hombres que al igual que yo encarnan el sentir de unos pueblos que durante mucho tiempo buscaron la paz y solo la encontraron con la firma de un Tratado que es lo que legitima nuestra estadía en la zona. Med. Inst: Desde su óptica personal ¿Qué importancia tiene para el Ejército el apoyo que se brinda a la MFO? TE. Ramírez: Teniendo como base la experiencia, considero que todos los hombres y mujeres que integramos la Institución, con esta importante asignación aportamos diariamente a la paz que tanto anhelamos y por la cual trabajamos incansablemente desde hace más de 50 años. Med. Inst: Desde su profesión como odontóloga, ¿Qué considera que le aportó el viaje a su desempeño como profesional? TE. Ramírez: Sin duda ejercer mi rol como odontóloga especialista en endodoncia a miles de kilómetros de mi país, y contribuir con ello al mejoramiento de la salud oral de los hombres que conforman este prestigioso

Estoy orgullosa y me siento privilegiada de estar representando a las mujeres del Ejército en la Fuerza Multinacional y Observadores Batallón, representación de uno de los mejores Ejércitos del mundo y conformado por soldados comprometidos con la causa- es demasiado gratificante y honroso desde tres perspectivas. La primera como miembro de tan prestigiosa Institución como es mi Ejército. La segunda como mujer representante del género en una comisión tan significativa; y la tercera como profesional en Odontología. Med. Inst:¿Qué le dejó la participación en la MFO? TE. Ramírez: Una gran satisfacción por haber cumplido la misión estando lejos de Colombia, fortalecimiento como profesional, agradecimiento a mis superiores por haberme permitido representar a mi país, compromiso con el juramento que realice para servir con honor y lealtad a mi patria; y tal vez una de las cosas más importantes el poder apoyar la ejecución de nuestro Plan de Campaña «Espada de Honor».

Batallón Colombia n.o3

91


92

Revista

Edición Especial

Force skills:

Un reto superado L

a sargento viceprimero Andrea Bojacá Mendoza fue

seleccionada para conformar el relevo n.°74 del Batallón Colombia n.°3. Estuvo integrado por 132 personas, entre oficiales, subofi-

Trigésimo Aniversario

ciales, soldados profesionales y personal civil al servicio a la Instrucción, orgánicos de diferentes unidades del Ejército.


Medios Institucionales: ¿Qué significa haber hecho parte de la misión de paz? Sargento Primero Andrea Bojacá: Significa todo. Significa el compromiso, la dedicación y constancia de los hombres y mujeres que integramos el glorioso Ejército que demuestran la tenacidad, el amor y la entrega. Significa dejar en alto el nombre de las mujeres militares a nivel nacional e internacional, dejar en alto el género. Med. Inst: ¿Cuál fue su participación en el relevo n.°74 del Batallón Colombia? SP. Bojacá: Me desempeñé como Ayudante de Comando. Desde la concentración en Bogotá nos asignaron los cargos y responsabilidades que desempeñaríamos en la MFO. Recuerdo las recomendaciones que nos dieron en materia de cumplimiento, entrenamiento, doctrina y disciplina deportiva por aquello de las competencias tradicionales. Med. Inst: Usted ganó la Force Skills. ¿En qué consiste la competencia? SP. Bojacá: Primero, es una oportunidad para que el personal con ciertas aptitudes físicas pueda llegar a participar. Esta

Tengo muy buenos recuerdos de los días de entrenamiento, pero también recuerdo que en esa pista deje lágrimas competencia consiste en demostrar el desempeño, rendimiento y capacidades militares, dicho de otra forma el entrenamiento de los hombres y mujeres que participan. Por otra parte, el equipo de Force Skills está integrado por oficiales, suboficiales y soldados que tienen un desempeño deportivo óptimo. Ellos para poder participar deben estar concentrados entrenándose porque es una competencia con pistas individuales y de grupo, las cuales incluyen además pruebas, tanto intelectuales como de simulaciones de rescates y operaciones. La pista está conformada de 11 obstáculos, el objetivo es pasarlos todos. No hay un tiempo determinado, por cuanto gana el que la atraviese en el menor tiempo. Hay unas reglas establecidas para la competencia y en caso de no cumplirlas o no poder pasar algún obstáculo se debe dar un puntapié o patada al mismo, ello indica que se renuncia a la prueba. Med. Inst: ¿Cómo se entrenó para llegar a ser la primera mujer en ganar dicha competencia? SP. Bojacá: Lo primero fue tomar la decisión. Lo segundo la constancia y el deseo fueron las circunstancias que me llevaron a ganar la competencia.

Batallón Colombia n.o3

93


94 94

Revista Revista

Edición EdiciónEspecial Especial

Desde la concentración en Bogotá nos asignaron los cargos y responsabilidades que desempeñaríamos en la MFO

Trigésimo Trigésimo Aniversario Aniversario

Para el año 2002 sufrí una lesión en mi pierna derecha, particularmente en la rodilla donde tenía un esguince grado 2, así que por recomendación médica no debía esforzarme y la prueba requería justamente de eso. Sin embargo, mi deseo por participar superó el problema, así que decidí y decidí, con ayuda de los integrantes del equipo, empezar a entrenar realizando ejercicios cada vez más intensos. Recuerdo que asistía todas las noches al gimnasio, trotaba, nadaba y mis compañeros se encargaban de enseñarme la pista para poder superar sus obstáculos.


96

Revista

Edición Especial

En el Ejército no existían funciones específicas para las mujeres, hasta mediados del siglo anterior. Después empezaron a tener participación en labores como la enfermería y funciones administrativas.

Tradicionalmente la mujer se desempeñaba en labores de secretariado y auxiliares de oficina, pero la eficiencia, dedicación y voluntad hicieron que su participación se fuera abriendo espacios en instancias superiores.

Con, dedicación, preparación y desempeño destacados, las mujeres se fueron volviendo así indispensables en el desarrollo de la misión constitucional. Hoy día se puede destacar su ascenso dentro de los Oficiales al grado de General y en los Suboficiales al grado de Sargento Mayor.

Trigésimo Aniversario


Revista Ejército 165  

Revista ejército 165

Revista Ejército 165  

Revista ejército 165

Advertisement