Issuu on Google+

“DIALOGOS POR LA CONSTITUCION” Jornadas de debate y reflexión sobre la Reforma de la Constitución de Santa Fe 27 de junio de 2008 Diputado Raúl Lamberto:

Muchas gracias. Poder legislativo y régimen electoral son dos temas muy importantes a abordar en una futura reforma. ¿Por qué digo esto? , por lo siguiente: la constitución vigente que fue elaborada en un tiempo político complejo, si uno hace un poco de historia, esta convención funcionó cuando en el país había existido un derrocamiento de Presidente, y no era menor, o sea, había sido destituido Arturo Frondizi, había sido reemplazada por el Presidente del Senado de la Nación, el Senador José María Guido y en ese ínterin funciona la Convención Constituyente, o sea, rodeada de una gran inestabilidad política y por supuesto con sendas dudas de no poder continuar y con el antecedente previo de haberse creado sin quórum de la Constitución de 1957. Esto en la practica empieza a tener su correlato, porque desde cuando se logra quórum para sesionar, después de producido el derrocamiento de Arturo Frondizi en la primera sesión ordinaria, se produce el retiro definitivo de la Convención, del Partido Laborista, que era el Partido justicialista, que se estaba recomponiendo, pero que no se podría haber presentado como partido justicialista por leyes de proscripción que estaban vigentes. O sea que, prácticamente la convención queda con la UCRE que era el partido oficial y con bancadas menores, eran menores inclusive desde el punto de vista numérico, el PDP, UCR, el Partido del Progreso Social, el de la Democracia Cristiana, etc. Entonces en esa realidad se logra y se discute y se valora algunos de los consensos que no tenían ni estaban previstos cuando se empezó la Convención Constituyente. Es decir, la Convención Constituyente para que ustedes tengan idea, se hizo en base al actual sistema que tiene la Cámara de Diputados de la provincia, se eligieron 36 convencionales por la mayoría y el resto 24 se distribuyeron entre las minorías. Un sistema bastante ilógico, porque en general, las convenciones constituyentes eligen sus convencionales en base a más sistemas representativos y proporcionales. Lo concreto es que en esa realidad la Unión Cívica Radical intransigente, que era el partido oficial y que tenía el convencimiento de hacer una convención muchísimo más acotada que la prevista, terminó acordando fórmulas de consenso; algunas fueron positivas y otras no tanto. Evidentemente se logró les diría,


una Constitución superior, más abierta que el proyecto oficial que tenía previsto la Unión Cívica Radical intransigente. A modo de ejemplo, el sistema municipal, el proyecto de la Unión Cívica Radical intransigente preveía que eran meras delegaciones administrativas y el intendente era electo por el poder ejecutivo de las provincias con acuerdo de la Asamblea Legislativa. A raíz de esta debilidad, del partido de gobierno de ese momento, encabezado por Silvestre Begnis, se tienen que acordar reformas y el interés de la reforma surge de la nueva composición de intendentes electos, y se elimina esa formula de que meras divisiones administrativas. Pero, por que les digo esto, la idea original de este proyecto de reforma, era afianzar una gobernabilidad en un tiempo político difícil, y que se iba incrementando y se iba haciendo cada vez más difícil. Por eso, el sistema institucional estaba basado en tres aspectos que no son menores: empiezo por el legislativo, porque es el eje central de lo que es para mí una idea de desequilibrio de poder. La cámara de diputados tiene, otorga, 28 diputados al partido que gana y distribuye 22 diputados entre las fuerzas de la minoría, en base a un sistema proporcional. En las tratativas previas, la Unión Cívica Radical intransigente quería darle 30 diputados y darle solo 20 a las minorías, se acordó después de muchísimas negociaciones que quedaran 28 y 22. Pero este sistema, que hoy para que ustedes tengan idea, no se aplica en ninguna provincia con sistema bicameral, es el sistema de mayoría fabricadas, es decir, mayorías que no surgen de los votos, sino que surgen de una decisión de la Constitución, al margen de los votos, así se gane por un voto, solamente se aplica en Chubut, pero con la diferencia, que no es menor, que en Chubut, es un sistema unicameral. En el resto de las provincias, en todas las provincias, el sistema que distribuye los votos en los cuerpos, especialmente en las Cámaras de Diputados, es a través del sistema proporcional. La otra Cámara que es el Senado, toma para distribuir los Senadores, una vieja distribución administrativa de 1914, que eran los departamentos, es decir, que consolida un sistema de departamentos que no tenia modificación desde 1914, estamos hablando de 1961, y establece a su vez la constitución, que toda modificación de lo que es el sistema de división territorial de la provincia, se tiene que hacer por los dos tercios de los votos. Entonces, en base a eso, se consolida una mayoría fabricada en Diputados y una mayoría en base a la circunscripción uninominal, que son los departamentos en el Senado. Bueno, ¿por qué digo esto? Porque en la práctica, con esta conformación, se establece el sistema electoral, en sentido estricto, en la propia composición de la legislatura, es decir, hay un sistema de mayoría relativa en Diputados un sistema de mayorías relativas en Senadores. Con ese sistema consolidado, que evidentemente es muy funcional a los ejecutivos, se establece la cláusula 29 que es la de sistema electoral, que se permite modificar todo lo otro vinculado a un proceso electoral, lo que es el sistema electoral en sentido amplio, no solamente la distribución de escaños, o la distribución de bancas, sino, todo lo que es la conformación de los sistemas electorales basados en si, basados en una mayoría


predeterminada en la Constitución. Ese es el segundo elemento de concentración que tiene la Constitución. Y el tercer elemento que tiene la Constitución es una pequeña cláusula, que queda perdida dentro de las atribuciones de la asamblea legislativa, que es la que le posibilita el acuerdo tácito, para todos los cargos que la Constitución prevé que necesitan acuerdo legislativo. Es decir, pasados los 30 días de ingresado un proyecto a la legislatura, si no es tratado, queda aprobado por el transcurso del tiempo. En base a estas tres partes, que en cierta forma forman parte orgánica de la Constitución, se fueron gestando el poder político de la provincia de Santa Fe, desde el año 1962 hasta la fecha. Esto en la práctica exige que nosotros empecemos a pensar como logramos una Constitución que equilibre el poder, es decir, uno puede decir las instituciones en realidad no son importantes, sino lo fundamental son los cambios de actores como se ha dado, después de 24 años en la provincia, un cambio de actor, y nosotros creemos que el cambio de actor es necesario; pero muchas veces también es necesario el cambio de las instituciones. Entonces, uno se tiene que preguntar, si nosotros queremos cambiar una Constitución, para que la queremos hacer, entonces el para qué, es el que te coloca en el debate, es decir, que valores son los que llevan a un proceso de reforma de la Constitución y en esos valores nosotros hoy, jerarquizamos, y creemos que se debe jerarquizar, ya no la reelección como un valor que fue el anterior motivo para muchos intentos de reforma en la provincia, si no lograr el equilibrio de poder para que nosotros tengamos formas consensuales de funcionamiento de la Democracia en nuestra provincia de Santa Fe. Ahora, como logramos, de hecho yo creo que el sistema electoral, cuando uno modifique la composición legislativa, el tema es bastante más sencillo, porque yo creo que el sistema electoral tiene que tener dos cláusulas centrales y una de reaseguro, una cláusula central es que no hay modificación de sistema electoral individual, si no es por mayoría individual, para impedir que haya modificaciones realizadas por un solo partido, la segunda es que tiene que haber un control de los sistemas electorales, de los procesos electorales en base a un órgano independiente, y nos parece que la formación de un tribunal independiente es una deuda pendiente en nuestra provincia; y el tercer punto como una cláusula de reaseguro es que tiene que estar que el voto es intransferible para evitar en el futuro las aventuras que nos han llevado en esta provincia estas mayorías, como es, o ha sido la ley de lemas. El tema más complejo es el tema de la composición legislativa, de hecho, no es simplemente una formulación teórica o un posicionamiento político, el asentar un sistema unicameral o bicameral, yo les quiero plantear un poco, como es, o como nosotros vemos el tema, después de muchos años de haber estudiado el tema, de haber hecho evaluaciones, de haber estudiado las alternativas de bicameral o unicameral, uno podría decir unicameral porque esté en 17 o 16 provincias, por algo esta en la mayoría de provincias, unicameral


porque en realidad se repiten materias, entonces no tiene ningún sentido tener dos cámaras que traten los mismos temas, unicameral porque el sistema que nosotros tenemos es un sistema de representantes del pueblo y tanto en Diputados como en el Senado, representan al pueblo, uno elegido por toda la provincia y otro elegido por departamentos, pero no, un Senado no representa en la práctica al departamento, porque en la práctica el departamento no es una persona jurídica, es decir, el departamento es una división administrativa. Es decir, todos esos son argumentos válidos, desde el punto de vista de un debate, pero para mi lo central es como nosotros logramos que haya un equilibrio de poder para que no pase, lo que ha pasado estos 24 años, que el sistema ha retroalimentado a un partido político hegemónico. Porque ese es el problema central, lo que ha pasado en estos 24 años, no es casualidad, y tal es así que no es casualidad, que prácticamente, por ejemplo en el Senado no había terceras opciones, salvo en el año1995 y 1999 que accedió un senador el Partido Demócrata Progresista, desde el 83 hasta la fecha el Senado fue de dos partidos políticos, y no es menor. Pero entonces, ¿cómo lograr este equilibrio?, el otro día debatía porque me dicen, bueno porque el Senado no es una representación fabricada como es Diputados, sino que es una representación ganada, y efectivamente es una representación ganada, y es, el que gana por un voto se lleva todo, yo saco el 30% de los votos, dejo el 70% sin representación. Si uno analiza la composición del Senado del 83 hasta la fecha, se encuentra con cosas muy llamativas, pero la más llamativa de todas es la de la última elección donde el Frente Progresista en el orden Senado, segmento Senado, gano por 100.000 votos y tiene 5 Senadores, el Frente para la Victoria que perdió por 100.000 votos, tiene 13; ahora me dicen que ese es el resultado electoral. Cuando uno analiza estos sistemas de circunscripciones uninominales, que lo analiza muy bien Arendt Lijphart, el problema es que la circunscripción es sistemática, pero no sistemática porque se da siempre, sino como sistema, siempre favorece la concentración en los partidos mas hegemónicos, mas desarrollados territorialmente y con mayor historia electoral, y en esa medida, el que en esta provincia indefectiblemente reúne todas esas condiciones es el partido justicialista, que aparte de su continuidad electoral, ha ido, y con muy poco alternancia, ha ido concentrando más poder, y más poder en el orden de los Senadores. Presentador: dos minutos… Permítanme redondear esta idea. Entonces, el tema es el siguiente, ¿cómo lograr un equilibrio de poder?, por qué con esa composición legislativa, las grandes decisiones políticas que se tomaron estos 24 años, en materia económica, de seguridad, de educación, de personal, era la decisión de sola orientación política, de la del partido de gobierno. No había posibilidad de que esto sea parte de lo que es la Democracia de gobierno, una Democracia consensual. Y después de ver, estudiar y revalorar, es que nosotros llegamos a la conclusión de que la única posibilidad de tener un equilibrio cierto entre el ejecutivo y el legislativo es a través de un sistema unicameral. ¿Por qué? Vamos a suponer, por ejemplo, variantes de modificación de Diputados y de Senador: de Diputados la variante principal, la


coherente y responsable con la Democracia moderna es una sola, es llevar Diputados a un elección en base al sistema representativo, variable D’Hont que es el que se esta aplicando en el país, es decir, el que saca el 30% con una representación del 30%, el que saca un 20 con el 20, se discutirá si se quiere que haya un piso, yo creo que un piso tendría que haber, porque la atomización es también muy negativa; pero cuando uno va al Senado, ¿cómo lo modifica? Me decían 2 o 1 por ejemplo, dos por la mayoría y uno por la minoría que es la fórmula que se aplico en el orden nacional, nosotros en lugar de equilibrar estamos fortaleciendo al Senado porque lo llevamos de 19 Senadores a 57. Si nosotros decimos queremos elegir el Senado por regiones por ejemplo, en base a los cinco modos que están planificados la provincia y que forma parte de toda la estructura que se va llevando adelante a través del gobierno del doctor Binner, supóngase, que 5 por 7=35 también lo jerarquizamos, ampliamos la cantidad de Senadores, si uno plantea, bueno, achicamos la regiones, vamos a tres regiones, regiones donde se elija por el sistema proporcional, 6 Senadores por región, vamos de nuevo a un sistema donde entre la región norte y la del centro va a ver 12 o 13 senadores con el 30% de la población y el 70% del sur de la provincia, va a tener la mitad de los legisladores que tiene el centro y el norte. Entonces, otra variante es cortar, es decir, fraccionar los períodos, hacer elecciones mitad, cada dos años, este sistema en la práctica también significa, debilitar otro tema, como es en la Democracias, debilitar a las minorías, a su vez, cuanto menos eligen, las minorías tienen menos posibilidades de acceder a una banca, o a una representación parlamentaria. Entonces, en función de eso, y con esto termino, y esto lo podemos seguir charlando y ampliando, es que nosotros creemos que una Cámara, con representación territorial y con representación de población, es una respuesta importante, no solo desde el punto de vista del equilibrio de poder, sino como respuesta política a la población, nosotros pensamos que 70 legisladores, 35 elegidos por el sistema proporcional, variante D’Hont, tomando a la provincia como distrito único y 35 legisladores, ampliamos la actual representación territorial, elegidos en los 5 nodos, a razón de 7 legisladores elegidos por nodo o por región, también elegido en base a sistema proporcional con variante D’Hont. Es decir, combinamos en forma igualitaria la representación de la población con la representación territorial, y es más, no hay ningún inconveniente, hasta se puede garantizar que como mínimo haya un legislador territorial por departamento para que se garantice que no haya ningún departamento sin legislador. Creemos que vamos a un funcionamiento armónico, de territorio y población, que es, no solamente combinar, lo que hoy se da, que es la participación de territorio, sino que equilibrar el territorio con las poblaciones, que no es menor. Yo creo que los territorios deben tener una participación importante, y la población no debe superar a su vez el equilibrio, pero de la combinación de ambos debe surgir un sistema mucho más equilibrado. Yo paro acá, después podemos seguir hablando y charlando sobre el tema, pero termino simplemente diciendo que a nosotros nos parece que si el valor a tener en cuenta en una futura reforma constitucional, es el equilibrio de poder, nosotros no podemos hacer el


equilibrio de poder en base a desjerarquizar la carta, es decir, quitarle la mayoría automática a Diputados y jerarquizar por el otro lado, aunque sea sin tocarlo, a la Cámara de Senadores. Porque lejos de ir a un equilibrio de poder, volvemos de nuevo a una mayor concentración del poder.


Conferencia del Diputado Raúl Lamberto en "Diálogos por la Constitución"